Factores del proceso de romanización

Conquista. Hispania. Romanos. Latín. Derecho. Administración. Provincias. Lusitania. Baética. Tarraconensis

  • Enviado por: MAH
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

PRIMERA PARTE: MÁXIMO 4 PUNTOS.

Factores del proceso de romanización

La presente unidad didáctica es una simple guía de orientación para selectividad, siendo preceptivo para el examen el estudio del tema (páginas 13 a 21 inclusive del libro de texto).

SE RECOMIENDA ESTUDIAR LA CRONOLOGÍA INICIAL DEL LIBRO (PAG. 14-15)

Se recuerda que, en esta pregunta, la conquista romana de la Península Ibérica no es preceptiva que se aborde: ESTE ES EL CONSEJO DEL COORDINADOR DE SELECTIVIDAD. OS ACONSEJO QUE LO HAGÁIS BREVEMENTE.

-INTRODUCCIÓN: MÁXIMO 0'5 PUNTOS.

El proceso de romanización se extiende desde el siglo III a.C. al siglo II d.C., como mínimo, y significa la adopción y asimilación por parte de las poblaciones autóctonas de las formas políticas, económicas y culturales de Roma.

-DESARROLLO DEL TEMA: MÁXIMO 3 PUNTOS.

El proceso comprende dos aspectos:

a- Militar. Se trata de la conquista de la península, que se desarrolla en tres etapas principales:

- Conquista de la fachada mediterránea, desde el 218 a.C. (desembarco de Publio y Cneo Escipión en Ampurias en el marco de la II Guerra Púnica) hasta el 197 a.C. fecha de la primera división provincial.

- Conquista de la Meseta (153-133 a.C.), con dos episodios destacados:

La guerra de Numancia (celtíberos).

La guerra contra los lusitanos (resistencia de Viriato).

- Conquista de la cornisa cantábrica, con las guerras cántabras (29-19 a.C.).

b- Cultural, dando a este término una acepción amplia, que incluye aspectos políticos, económicos, administrativos, religiosos y artísticos. Aquí es donde verdaderamente se aprecia la romanización, como imposición progresiva de formas culturales que demostrarán la superioridad de Roma y la inclusión de la península en una estructura política superior, formando parte primero de la República y más tarde del Imperio.

Los elementos más importantes de esta romanización son:

1- La lengua. El latín se mostró como vehículo fundamental de transmisión de la civilización romana, desplazando a las lenguas vernáculas que, salvo excepciones, se puede considerar habían desaparecido en el siglo I d.C. Transmitido sobre todo por las legiones, el latín será la lengua común y también la oficial de la administración, convirtiéndose en la base de la mayoría de las lenguas actuales de la península.

2- El derecho. La inclusión de la península en la estructura política romana, mucho más amplia, supuso el sometimiento a la Lex Romana. Esto se notó desde el principio en el distinto trato dado a las ciudades (sometidas, estipendiarias y federadas), y en el futuro con dos hitos clave: la extensión del derecho latino a todos los habitantes libres del imperio, y la posterior concesión del derecho romano por el emperador Caracalla (212 d.C.).

3- La administración. Muy poco tiempo después de la conquista militar, los romanos empezaron a organizar la administración de los nuevos territorios incorporados. Ya en 197 a.C. se forman dos provincias, Hispania Citerior (del norte) y Ulterior (del sur). A medida que se fueron incorporando territorios, la división provincial fue evolucionando: con Augusto eran ya cinco provincias (Tarraconensis, Carthaginensis, Baetica, Lusitania, Gallaecia), que llegaron a seis en el siglo III d. C. con la inclusión de la Balearica. Para empezar, hay que considerar la posibilidad de que una provincia sea calificada como senatorial o como imperial. Después, el hecho de que cada provincia ha de tener una capital (Tarraco, Cartago Nova, Hispalis, Bracara, Emerita Augusta...), sede de las autoridades provinciales. Desde allí se gobernaba la provincia por un pretor, y la provincia se dividía en conventos jurídicos, con su respectiva capital de convento. En la base, las ciudades gobernadas por una Curia compuesta de magistrados llamados Ediles y Duumviros. Esta magistratura local sirvió, entre otras cosas, para la integración de las clases altas de los pueblos de la península, generalmente dentro del orden social que los romanos denominaban equites o caballeros.

'Factores del proceso de romanizaci�n'

4- La economía. La conquista de la península por Roma supuso una novedad interesante en el plano económico: los recursos de la península se desarrollarán no en función de los propios habitantes, sino en función de las necesidades de la capital. La península es una colonia, y Roma es la metrópoli. La organización económica implicó:

- Desarrollo de vías de comunicación. Hay que destacar los puertos (Tarraco, Gades, Cartago Nova) y las calzadas (muy importante la llamada Vía Augusta, que comunicaba Roma con Gades (Cádiz) por todo el litoral mediterráneo).

- Circulación monetaria.

- Organización de la explotación económica. Las tierras fueron concedidas a particulares (propietarios originales, terratenientes de origen romano, soldados licenciados que recibían un lote de tierras en las provincias) o explotadas directamente por el emperador o el senado, según se tratara de provincias imperiales o senatoriales. La agricultura de la península producía cereal, vid, olivo y productos de regadío. Se benefició de la introducción de nuevas técnicas de regadío, de cultivo (el tiro, el arado romano) y de peso (la balanza romana, aun utilizada hoy en algunos ambientes rurales).

Una segunda actividad, importantísima, será la minería. En la tradición milenaria de obtención de recursos mineros, los romanos aprovecharon el plomo y la plata de Cartagena (puerto fundamental del comercio, con el testimonio impresionante del monte Testaccio de Roma), el mercurio de Sisapo (Almadén), el cobre de Huelva, el oro de las Médulas o la plata de Sierra Morena. Otros sectores económicos importantes serán la artesanía y la pesca. En resumen, la península aportaba productos agrícolas, entre los que contaban con especial aprecio el aceite de la Bética; minerales; manufacturas, soldados, esclavos (eran muy apreciadas las bailarinas) y otros productos especiales, como el garum elaborado en factorías de salazones de la costa murciana (playa del Castillico) y andaluza.

Como resultado de la aplicación de estos elementos, la Península fue una zona de romanización temprana y muy intensa, en especial la Baetica. Fruto y expresión de ello serán las ciudades, centro neurálgico de la civilización romana, donde se concentran la política y administración; la economía (artesanado) y las comunicaciones. En España contamos con ejemplos excelentes de ciudades fundadas o potenciadas por la presencia romana. Entre las que existen hoy, León, Barcelona, Cartagena, Mérida, Zaragoza, Tarragona, Sevilla, etc... Entre las que hoy son ruinas, Itálica, Segóbriga, Valeria, Baelo Claudia...

Otro apartado que demuestra la trascendencia de este periodo histórico es el del arte y la cultura. La cantidad y calidad de los restos romanos en la península es excepcional, incluyendo restos de calzadas bien conservadas, acueductos (Segovia, Mérida), teatros (Cartagena, Mérida), Anfiteatros (Itálica, Segóbriga), circos (Tarraco), tumbas, epigrafía, esculturas, necrópolis... En la región de Murcia cabe destacar el conjunto arqueológico de Cartagena, los restos de los puertos de Mazarrón y Águilas, y un importante conjunto de villas romanas.

Por último, la adaptación de los hispanos a la civilización romana fue en tal grado, que grandes nombres de la historia romana son de personajes nacidos o con orígenes peninsulares: Trajano, Adriano y Teodosio, entre los emperadores; el filósofo Seneca; el poeta Lucano; el poeta satírico Marcial; el naturalista Columela; el retórico Quintiliano; el geógrafo Pomponio Mela...

De la religión podemos decir que los romanos implantaron sus cultos cívicos. Desde el reconocimiento por Constantino en el 313 el crecimiento del cristianismo fue imparable.

-CONCLUSIONES: MÁXIMO 0'5 PUNTOS.

En conclusión: la romanización supone una ruptura histórica. La península, que era el solar de un buen número de pueblos independientes, se convierte en parte integrante de un imperio, lo que afectará a las estructuras políticas, económicas, sociales y culturales en general. Y si bien el origen es una dominación militar, se puede decir que hay un consenso generalizado a la hora de afirmar que la romanización fue un factor de progreso para la historia de España, incluso en zonas donde su impacto fue más bien limitado, como puede ser el caso del País Vasco.