Exhibicionismo y voyeurismo

Sexualidad humana. Actividad sexual. Fantasías. Impulsos sexuales. Exhibicionista. Disfunciones. Diagnóstico. Características. Sintomatología

  • Enviado por: Flor Y Manuel
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 11 páginas
publicidad

INTRODUCCION

El voyeurismo se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho de observar ocultamente a personas, desnudándose o que se encuentren en plena actividad sexual.

El exhibicionismo se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican la exposición de los propios genitales a un extraño que no lo espera.

VOYEURISMO

Trastorno psicosexual consiste en que la excitación y el placer sexual se obtiene por observación secreta de objetos o situaciones sexuales. La satisfacción se alcanza mediante la prevención visual activa sin buscar la relación sexual con la persona observada. Se intenta mantener el anonimato cuando mira a las mujeres desnudas o poco vestidas obteniendo así (con o sin masturbación)gratificación sexual. Se trata de una anomalía del comportamiento que forma parte de las parafilias. Como conducta sexualmente desviada, evoca respuestas relativamente débiles. El DSM-IV indica que es necesario que las compulsiones sexuales y las fantasías de excitación voyeuristas se produzcan de manera repetitiva por mas de 6 meses.

Características personales y sociales del sujeto:

Se caracteriza por su inhibición o inseguridad que lo hace incapaz de un contacto real con el otro sexo. No le interesa establecer comunicación con su víctima y no representa peligro para esta.

El voyeurismo grave es solo practicado por hombres y el voyeurismo encubierto es mas practicado por las mujeres.

Etiología conductual:

Esta desviación sexual por lo general comienza en la adolescencia y su inicio va asociado a la excitación sexual después de la observación, tal ves, casual de una mujer desnuda, una pareja durante el acto sexual, etc. Posteriormente el sujeto asocia las fantasías con la masturbación, condicionado con la excitación sexual.

Criterios para el diagnostico de Voyeurismo:

  • Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en plena actividad sexual.

  • Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de tras áreas importantes de actividad del individuo.

  • Sintomatologia del voyeurismo

    La Sintomatologia esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que implica el hecho de observar ocultamente a otras personas cuando están desnudas o en actividad sexual. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbada ellas.

    DISFUNCIONES SEXUALES

    Se consideran disfunciones a la existencia de inhibición de los deseos sexuales o de los cambios psicofisiologicos que caracterizan al ciclo completo de la respuesta sexual. El ciclo completo de la respuesta sexual se divide en cuatro fases.

  • Deseo: Incluye fantasías y ganas de tener actividad sexual.

  • Excitación: Consiste en la sensación subjetiva de placer que va acompañada de cambios fisiológicos. (Erección, lubrificación vaginal, etc.).

  • Orgasmo: Es el punto culminante del placer sexual con la eliminación e la tensión y la concentración rítmica de los músculos del perineo y de los órganos reproductivos pélvicos. En el hombre existe la sensación de inminencia ayaculatoria, seguida en la emisión del semen. En la mujer existen contracciones de la pared del tercio externo de la vagina. En ambos sexo existe a menudo tensiones o contracciones musculares generalizadas.

  • Hablamos de disfunciones sexuales ciando una o más de estas fases sufre alteraciones, pudiendo hablar por tanto de:

    Trastorno del deseo sexual

    Trastorno de la excitación sexual

    Trastorno del orgasmo

    Trastorno sexual por dolor.

    ¿ Que son las fantasías sexuales?

    Son pensamientos e imágenes sobre temas sexuales que nos llevan a sentir sensaciones corporales placenteras. Como están en nuestra imaginación, en lo irreal, podemos transformar estos pensamientos o imágenes en lo que más nos guste; no hay límites y todo está permitido: podemos ser o hacer todo aquello que en nuestras vidas reales y sexuales no nos permitimos.

    Por medio de las mismas nos expresamos sexualmente, así mismo, las podemos utilizar para lo que queramos: para sentir deseos sexuales, para excitarnos, para divertirnos...

    Por ello las fantasías pueden ser una fuente de crecimiento personal, de autoconocimiento de placer, de juego, de creatividad... A partir de las mismas podemos entender muchas de nuestras actitudes relacionadas con la sexualidad, de nuestros valores y de nuestros roles.

    ¿Por qué se consideran las fantasías sexuales un tema tabú?

    Como con cualquier otro tema relacionado con la sexualidad, con nuestros cuerpos y con mis mentes, se han formado muchos mitos y muchos tabúes: se piensa que las fantasías que tenemos son el resultado de algo que reprimimos en nuestro interior ( p.e, si tenemos fantasías con personas de nuestro mismo sexo, pensamos que en realidad tenemos sentimientos homosexuales reprimidos y que no aceptamos); por ello le ponemos connotaciones negativas e intentamos no hablar de las mismas.

    Porque siempre se han asociado con la inmadurez, la infidelidad, la inmoralidad, el pecado, lo prohibido...

    Porque en nuestras fantasías todo esta permitido, no tenemos censura, sólo lo que nosotras queramos poner. Probamos experiencias, sensaciones, deseos, sentimientos que socialmente están prohibidos o mal vistos.

    Algunas culturas y religiones consideran que el pensamiento y el acto es lo mismo, así que si pensamos en cosas raras o inmorales estamos cometiendo un grave pecado, como si lleváramos a la realidad esos pensamientos.

    Porque se consideran como algo muy intimo, que pueden desvelar aspectos muy secretos de nuestra personalidad y que no hay que contar. Mejor no compartirlas, pues nos podemos avergonzar de lo que pensamos, o quizá s creamos que tenemos que llevarlas a la practica.