Eugenia Grandet; Honoré de Balzac

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Realismo. Novela realista francesa. Biografía. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Oscar Villarreal
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
¡Viva la Pepa! La Constitución de 1812 a través del Tiempo
UNED
A lo largo de tres días pretendemos dar respuestas a distintas preguntas sobre la vida y la actividad política del...
Solicita InformaciÓn

Doctorado en Literatura Hispánica (Catalana, Gallega, Vasca) en el Contexto Europeo
UNED
Ofrecemos aquí una somera descripción del Doctorado en literaturas hispánicas (catalana, gallega y vasca) en el...
Solicita InformaciÓn

publicidad

RESUMEN: Análisis y comentario de texto de esta gran obra realista acompañado de una pequeña reseña biográfica del autor. Cuenta la historia de Eugenia Grandet, una sencilla muchacha hija de un rico vinatero, quién sin comprender realmente las verdades del mundo material, aprovecha las riquezas de su padre para compartirlas con los más pobres y necesitados. Es una excelente novela en la que se mezclan dos tópicos completamente distintos por un lado la avaricia de Grandet, y por otro la generosidad sin límites y el amor de Eugenia.

EUGENIA GRANDET

BIOGRAFIA DEL AUTOR

Honoré de Balzac (1799-1850, nombre original Honoré Balssa), escritor francés de novelas clásicas que figura entre las grandes figuras de la literatura universal. Fue el iniciador del realismo en su país.

Balzac nació en Tours, el 16 de mayo de 1799. Hijo de Francois Bernard Balzac un campesino convertido en funcionario público y Laure Balzac; su hermana también se llamó Laure, tuvo una infancia infeliz, a los ocho años es internado en el colegio de Vêndome, y sometido a una dura disciplina; permanece alejado de su familia hasta que cumple catorce años. Obligado por su padre, estudió leyes en París de 1818 a 1821. Sin embargo, decidió dedicarse a la escritura, pese a la oposición paterna. Entre 1822 y 1829 vivió en la más absoluta pobreza, escribiendo teatro trágico y novelas melodramáticas que apenas tuvieron éxito. En 1825 probó fortuna como editor e impresor, pero se vio obligado a abandonar el negocio en 1828 al borde de la bancarrota y endeudado para el resto de su vida.

En 1829 escribió la novela Los chuanes, la primera que lleva su nombre, basada en la vida de los campesinos bretones y su papel en la insurrección monárquica de 1799, durante la Revolución Francesa. Aunque en ella se aprecian algunas de las imperfecciones de sus primeros escritos, es su primera novela importante y marca el comienzo de su imparable evolución como escritor. Trabajador infatigable, Balzac produciría cerca de 95 novelas y numerosos relatos cortos, obras de teatro y artículos de prensa en los 20 años siguientes.

En 1832 comenzó su correspondencia con una condesa polaca, Eveline Hanska, quien prometió casarse con Balzac tras la muerte de su marido. Éste murió en 1841, pero Eveline y Balzac no se casaron hasta marzo de 1850. Balzac murió el 18 de agosto de 1850.

En 1834 concibió la idea de fundir todas sus novelas en una obra única, La comedia humana. Su intención era ofrecer un gran fresco de la sociedad francesa en todos sus aspectos, desde la Revolución hasta su época y criticar la falta de valores de la época a través de personajes crudos y toscos. En una famosa introducción escrita en 1842 explicaba la filosofía de la obra, en la cual se reflejaban algunos de los puntos de vista de los escritores naturalistas Jean Baptiste de Lamarck y Étienne Geoffroy Saint-Hilaire. Balzac afirmaba que así como los diferentes entornos y la herencia producen diversas especies de animales, las presiones sociales generan diferencias entre los seres humanos. Se propuso de este modo describir cada una de lo que llamaba "especies humanas". La obra incluiría 150 novelas, divididas en tres grupos principales: Estudios de costumbres, Estudios filosóficos y Estudios analíticos. El primer grupo, que abarca la mayor parte de su obra ya escrita, se subdivide a su vez en seis escenas: privadas, provinciales, parisinas, militares, políticas y campesinas. Las novelas incluyen unos dos mil personajes, los más importantes de los cuales aparecen a lo largo de toda la obra. Balzac logró completar aproximadamente dos tercios de este enorme proyecto. Entre las novelas más conocidas de la serie figuran Papá Goriot (1834), que narra los excesivos sacrificios de un padre con sus ingratas hijas; Eugénie Grandet (1833), donde cuenta la historia de un padre miserable y obsesionado por el dinero que destruye la felicidad de su hija; La prima Bette (1846), un relato sobre la cruel venganza de una vieja celosa y pobre; La búsqueda del absoluto (1834), un apasionante estudio de la monomanía, y Las ilusiones perdidas (1837-1843), un relato sobre las ambiciones de un criminal, Vautrin, dotado de una inteligencia única.

El objetivo de Balzac era ofrecer una descripción absolutamente realista de la sociedad francesa, algo fascinante para el autor. Sin embargo, su grandeza reside en la capacidad para trascender la mera representación y dotar a sus novelas de una especie de suprarrealismo. La descripción del entorno es en sus obras casi tan importante como el desarrollo de los personajes. Balzac afirmó en cierta ocasión que "los acontecimientos de la vida pública y privada están íntimamente relacionados con la arquitectura", y en consecuencia, describe las casas y las habitaciones en las que se mueven sus personajes de tal modo que revelen sus pasiones y deseos.

Aunque los personajes de Balzac son perfectamente creíbles y reales, casi todos ellos están poseídos por su propia monomanía. Todos parecen más activos, vivos y desarrollados que sus modelos vivos, siendo esta superación de la vida un rasgo característico de sus personajes. Balzac convierte en sublime la mediocridad de la vida, sacando a la luz las partes más sombrías de la sociedad. Confiere al usurero, la cortesana y el dandi la grandeza de héroes épicos.

Otro aspecto del extremado realismo de Balzac es su atención a las prosaicas exigencias de la vida cotidiana. Lejos de llevar vidas idealizadas, sus personajes permanecen obsesivamente atrapados en un mundo materialista de transacciones comerciales y crisis financieras. En la mayoría de los casos este tipo de asuntos constituyen el núcleo de su existencia. Así por ejemplo, la avaricia es uno de sus temas predilectos. Balzac demuestra en sus diálogos un extraordinario dominio del lenguaje, adaptándolo con sorprendente habilidad para retratar una amplia variedad de personajes. Su prosa, aunque excesivamente prolija en ocasiones, posee una riqueza y un dinamismo que la hace irresistible y absorbente.

Entre sus numerosas obras destacan, además de las ya citadas, las novelas La piel de zapa (1831), El lirio del valle (1835-1836), César Birotteau (1837), Esplendor y miseria de las cortesanas (1837-1843) y El cura de Tours (1839); los Cuentos libertinos (1832-1837); la obra de teatro Vautrin (1839); y sus célebres Cartas a la extranjera, que recogen la larga correspondencia que mantuvo desde 1832 con Eveline Hanska.

ARGUMENTO

Eugenia Grandet, hija de un rico vinatero de la provincia de Saumur, el señor Grandet, llamado comúnmente el Tío Grandet, cumple 23 años, los amigos de su padre, los Cruchot y los Des Grassis llegan a felicitarla llevándole grandes regalos, pero una inesperada visita, el Primo Charles Grandet, hijo del hermano del Tío Grandet, acaba de llegar de París, el visitante entrega una carta al Señor Grandet de parte de su padre, en esta el Tío Grandet se entera de que su hermano ha sufrido una terrible quiebra y por lo tanto se suicida, y además pide a Grandet que mande a su hijo a las Indias para que haga fortuna; la noticia de la muerte del señor Grandet de París no tarda en aparecer en los periódicos de la región, noticia que compromete mucho al señor Grandet, puesto que se ve obligado a salvar el honor de los Grandet; mientras él piensa que hacer con su sobrino, Eugenia, su madre y la gran Nanon, criada del señor Grandet, llamada así por su gran estatura y gran corpulencia, se encargan de atender al joven Charles, quién se siente confundido en aquella casa solitaria y hostil sin saber el porque de su visita, pero la señora Grandet, Nanon y sobretodo Eugenia tratan de satisfacer hasta el mínimo capricho del recién llegado a escondidas del Jefe de la Casa, todo transcurre normalmente hasta el día en que Charles se entera por medio del Tío Grandet, de la muerte de su padre, desde este día la vida de Charles se torna triste y melancólica, permaneciendo encerrado y solo en su habitación, mientras el señor Grandet sigue en sus negocios, y ahora interesado por salvar la liquidación de su hermano, este interés lo lleva a pedir la ayuda del Señor Des Grassis, el cual se encargará de viajar a París y recuperar este dinero. Eugenia aprovecha una salida de su padre a Angers, para entrar a la habitación de Charles en la que encuentra unas cartas escritas a sus amigos, Eugenia aprovechando que su primo esta dormido, se atreve a leer una de ellas, en la que se entera de la gran crisis por la cual esta pasando Charles, y contagiada por la tristeza de su primo Eugenia vuelve a su cuarto para traer todos los ahorros de su vida y dárselos a su primo, este a cambio le entrega un cofre de oro con las fotos de sus padres, este intercambio se convierte en un secreto para ambos; cuando el padre de Eugenia regresa los dos jóvenes ya se reúnen muy a menudo en el jardín, pasando momentos muy agradables para ambos, esta amistad le preocupa poco al Tío Grandet puesto que ya tiene listo todo para el viaje de su sobrino a las Indias, cuando llega por fin el día de la despedida, Charles y Eugenia se juran amor eterno en el jardín, y para asegurar más aún esta promesa, se dan el último beso de amor, el cual se convierte en algo inolvidable para Eugenia, que sigue acordándose de Charles todos los días cuando ve el precioso cofre que le dejó en prenda, este secreto que Eugenia había prometido nunca revelarlo, es descubierto por su madre, quien la sorprende en su cuarto mientras comparaba el parecido de Charles con su madre, el secreto permanece sin embargo entre las dos hasta el primero de enero, día de año nuevo, donde el padre de Eugenia, pide que le muestre su oro, la joven sin saber que hacer simplemente dice que ya no lo tiene, el padre dominado por la ira y por la avaricia pide una explicación por la pérdida del oro, sin ser satisfecho, razón por la cual se enoja con su hija, encerrándola en su cuarto a pan y agua, esta separación trae como consecuencias la enfermedad de la Señora Grandet, la cual va decayendo día tras día, hasta que finalmente seis meses después, el Tío Grandet se digna pagar un médico para el cuidado de su mujer y se reconcilia con su hija gracias a la influencia del notario Cruchot, su gran amigo, el cual le dice que si su mujer muere su hija quedará heredera de toda su fortuna, razón por la cual el Viejo avariento cede a sus más viles sentimientos y vuelve a encariñarse con su hija, la muerte de su mujer trae consigo grandes riquezas para la fortuna del avaro y una profunda tristeza en el corazón de Eugenia, en los siguientes seis años que transcurren, el Tío Grandet sigue aumentando sus riquezas y su relación con Eugenia es la mejor, el viejo pasa sus últimos días alado de su más preciado tesoro, el dinero y cuando muere deja una inmensa fortuna a su hija, diecisiete millones de francos, suma extraordinariamente grande en aquel tiempo, pero Eugenia que no conoce nada más bello que el amor espera con ansia noticias de su primo, quien tras el viaje por las Indias ha conocido nuevas gentes y esta pronto a casarse, sin saberlo Eugenia recibe una carta de este, en la que le cuenta su situación actual y pide que le mande aquel cofrecillo de oro, por el cual Eugenia estaba dispuesta a dar la vida, la noticia trae a Eugenia total resignación y al ver que los Cruchot estaban interesados en su fortuna logra convencer a uno de ellos, el presidente C. de Bonfons, quién se encarga de llevar aquel cofre de oro y una carta de Eugenia a Charles, en la cual le agradece a por su amistad y le dice que siempre será su fiel amiga; por otro lado La Gran Nanon consigue por fin alguien que la comprenda y se convierte en la señora de Cornoiller al casarse con este viejo servidor de la familia. Después de esto Eugenia y su nuevo esposo pasan los días en su casa que ahora se llena cada noche con muchas personas de la provincia, que se reúnen para jugar al Twist, pero el matrimonio de Eugenia dura corto tiempo, porque su esposo muere tres años después de su casamiento; sin nadie más que su fiel criada Nanon y Cornoiller, Eugenia pasa los días en su casa, ayudando a los pobres y haciendo obras de beneficencia, con una sola idea en su mente, ganarse el cielo.

TEMA

Balzac en su obra trata dos temas muy importantes, el primero es la avaricia, representada por el señor Grandet, en su obra se ve como el dinero puede dominar a las personas, a las leyes e incluso a los sentimientos, como el amor, de ahí se deriva el interés por el dinero; en la obra podemos apreciar, como dos familias (Loa Cruchot y los Des Grassis) se pelean la mano de Eugenia, pero sólo es por las riquezas que posee su padre, ellos sólo buscan el dinero, más no él amor. La otra temática que trata el autor es la del amor, representado en su forma más pura, por medio de Eugenia, la cual aunque vive en un mundo material, todo lo que hace y piensa esta dirigido por su espíritu; vemos como la bondad de Eugenia no tiene límites, que es capaz de regalar todo el oro que posee por amor y así termina la obra, Eugenia se convierte en una persona generosa, ayudando a los pobres y haciendo obras de beneficencia.

PERSONAJES

EUGENIA GRANDET

Hija del señor Grandet. En la obra se muestra como una mujer bondadosa y noble de espíritu, además su gran fe en Dios no le hace perder las esperanzas de ganarse el cielo, su amor no tiene límites, cuando siente que alguien la ama esta dispuesta a hacer lo que sea por él, incluso dar la vida; por otra parte la falta de educación no le hace ver con ojos claros como es la realidad del mundo en que vive, pero gracias a su corazón, tan grande como la avaricia de su padre, puede entender los sentimientos de los demás, ella sabe que aquí en la tierra todo es pasajero y esta dispuesta a perdonar hasta la más vil traición, como la que le hizo Charles su primo después de jurarle amor, ella en vez de vengarse, opta por el perdón y lo ayuda a ser feliz, pagándole todas las deudas para que pueda casarse con la señorita D'Aubrión, así mismo no se preocupa mucho por lo material, sino que busca más bien, ayudar a los necesitados, regalándoles cosas, por que su alma no obedece a su destino terrestre, sino a su destino celestial.

EL SEÑOR GRANDET

Por medio de este personaje, el autor nos demuestra cuanto poder puede tener el dinero, que incluso puede llegar a dominar al mundo entero, el señor Grandet, da la vida por el oro, incluso roba a su pueblo con tal de aumentar sus riquezas, él piensa que entre más oro tenga, va a ser más feliz, por eso trata de evitar todo gasto innecesario, incluso esta dispuesto a prescindir de la comida con tal de no gastar su dinero, en los negocios siempre sabe sacar la mejor parte y en lo que tiene que ver con su dinero lo ama tanto, que incluso le tiene reservado un cuarto exclusivamente para él, pero dentro de este hombre también existen los sentimientos. Esto lo podemos ver, por ejemplo cuando ve que su mujer esta a punto de desfallecer, en este momento deja una pelea con su hija, por un cofre de oro puro, y se ocupa de su esposa, hasta su muerte, luego de este suceso guarda luto, por este fallecimiento, después de esto toda su vida la pasa haciendo negocios y vendiendo su oro para aumentar su fortuna, incluso hasta el día de su muerte quiere tener oro cerca para poder morir en paz ( ¡Pon oro delante de mí! - ¡Esto me reanima!). Otra de las partes en que el señor Grandet demuestra su bondad, es al darle trabajo a Nanon, su criada, por la cual siente tanto cariño como por su hija y su esposa, siempre compadeciéndola (¡Pobre Nanon!).

LA SEÑORA GRANDET

Esposa del Señor Grandet. Como toda madre siempre busca el bien para sus hijos, pero en la obra se muestra más como una amiga de su hija, que como una madre, esta relación la lleva a la enfermedad al ver como el padre se enoja con su hija, la señora Grandet también es una persona creyente en la religión cristiana, en la obra podemos ver muchos pasajes en que esta, junto con su hija van a la misa, también por las noches siempre reza sus oraciones, en cuanto a su relación matrimonial permanece sumisa, casi es una esclava de su esposo, por que siempre se atiene a lo que este dice aunque no este de acuerdo.

LA GRAN NANON

Criada de la familia Grandet. Símbolo de fidelidad, a pesar de haber tenido una vida dolorosa y sombría, dentro de su ser es una persona muy bondadosa y caritativa, que contrarresta con su forma física, al permanecer por más de 30 años con el señor Grandet y su familia, se puede decir que es un miembro más de esta, incluso conoce muy bien a su amo, y le guarda mucho respeto. Por medio de Nanon podemos ver como muchas personas a pesar de ser marginadas por la sociedad, encuentran siempre alguien que las comprenda y les dé cariño, como es el caso de los huérfanos y desamparados.

EL PRIMO CHARLES

Hijo del señor Grandet de París. Sus modales y sus actitudes son las más delicadas, adquiridas de una familia rica, que le daba todo gusto, cuando llega donde su tío, se siente confundido y le cuesta acostumbrarse a las costumbres provincianas, sin embargo los miembros de la familia, sobre todo Eugenia y su madre, tratan de hacerlo sentir como si estuviera en su casa, satisfaciéndole hasta el mínimo capricho. El cambio que sufre Charles a lo largo de la obra es total, antes de partir a las Indias es una persona modesta, incluso el amor que le jura a Eugenia es sincero. Pero como dice Balzac, en su obra: - si la noble y pura figura de Eugénie le acompaño en su primer viaje, como esa imagen de la virgen que colocan en sus naves los marinos españoles, y atribuyó sus primeros éxitos a la mágica influencia de los votos y de las oraciones de la dulce muchacha, más tarde, las negras, las mulatas, las blancas, las javanesas, las almeas, sus orgías de todos los colores y las aventuras que tuvo en diversos países borraron por completo el recuerdo de su prima, de Saumur, de la casa, del banco y del beso del pasillo. Esto nos demuestra como puede cambiar la vida del ser humano cuando empieza a tener poder, en este caso el dinero, cuando Charles viajo por las indias e hizo fortuna por medio de negocios ilegales, como la trata de negros, empezó a apartar el sentimiento de su mente y le interesaban más sus cálculos económicos, en este momento el ya no ve a Eugenia como la dulce niña con quien iba a casarse sino como a una pobre muchacha de provincia, lo único que le interesa ahora a Charles es el dinero y cegado por su ambición, sin saber que su prima acababa de heredar una inmensa fortuna, él cree haber conocido a la mujer que lo llevará a donde el quiere, al poder. La señorita D' Aubrión, una fea muchacha hija de un marqués, es la nueva amante del aventurero joven, decidido a casarse con ella, Charles manda a Eugenia una carta en la que le cuenta el éxito que ha tenido y le confirma su boda, talvez la felicidad del joven no era casarse con la señorita de D' Aubrión pero él ahora piensa diferente que cuando estaba en Saumur, antes sus pensamientos estaban puestos en la figura de Eugenia, ahora ya no le importa eso (Desgraciadamente para mi el momento de las ilusiones ha pasado), el joven Charles busca comodidad y fortuna en su vida futura.

COMENTARIO DE TEXTO

La Historia de Eugenia Grandet la podemos comparar con la historia de cientos de muchachas que a pesar de tenerlo todo en este mundo, no son felices pues no encuentran el amor verdadero, y todos los que se acercan a ellas sólo buscan el dinero. Con respecto al padre de Eugenia, el señor Grandet, se puede decir que su avaricia lo lleva a cometer las más grandes fechorías, incluso llega a enojarse con su hija por el oro, esto nos demuestra el alcance que puede tener la avaricia, en este caso el dinero; para él que es un amante de las riquezas todo gasto, por más mínimo que sea siente que lo perjudica, sólo busca aumentar y aumentar más su fortuna, tratando de gastar el mínimo y prescindiendo de muchas cosas con tal de tener más y mas, por otro lado podemos ver que alcance puede tener el dinero, tanto en nuestra época como hace 180 años, por ejemplo aquí vemos que todos los pretendientes de Eugenia, sólo buscan la fortuna de su padre, mientras que esta sin entender el mundo que la rodea, vive ilusionada con el amor, esto lo vemos muchas veces en nuestra sociedad, muchachas o muchachos que buscan personas ricas, para casarse con ellas y tener todo lo que desean, así nos damos cuenta, en esta novela, que mientras unos no se preocupan por lo material, otros dan la vida por lo sentimental, por ejemplo el neceser que le deja Charles a Eugenia, todo en oro, ella no ve el valor real, para ella sólo vale lo sentimental, y no lo aprecia por el material del cual esta hecho, sino por el recuerdo que tiene de él, en cambio su padre cuando descubre por primera vez este cofre, lo primero que ve en él es el oro, mientras que para Eugenia la felicidad más grande es el cielo, para su padre el oro y el dinero lo es todo. Por otro lado esta novela realista, como ya dije nos refleja la realidad actual, donde el dinero domina, la política, las costumbres, las leyes e incluso los sentimientos, aquí nos damos cuenta que siempre todos se acercan adonde ven oro, por ejemplo los Cruchot y los Des Grassis, quienes quieren casar a sus hijos con Eugenia pero no por amor, sino por interés del dinero, también el señor Des Grassis cuando viaja a París, se divorcia de su esposa, casándose con una actriz, la cual tiene mucho dinero, así queda demostrado que el dinero, puede muchas veces vencer a los más nobles sentimientos y cambiar incluso la personalidad de las personas cuando lo obtienen, como sucede con Charles, quien tras el viaje por las Indias se vuelve millonario y ve su realidad con otros ojos, el mismo lo confirma en la carta que manda a Eugenia, para anunciarle su llegada y la gran fortuna que ha hecho - Al marchar era un niño, pero ya me hecho un hombre - esto quiere decir, que su visión del mundo a cambiado totalmente, si antes sólo veía el amor, ahora lo que le interesa es el poder, por eso escoge a la hija de un marqués, para conseguir lo que quiere: - Le confesaré, querida prima, que no siento ningún amor por la señorita D' Aubrión. Pero casándome con ella aseguro a mis hijos una situación social, cuyas ventajas un día serán incalculables - esto nos demuestra que a él ahora le interesa su futuro, y ya no el presente, como cuando estaba en Saumur; Eugenia, su madre y Nanon, representan el amor y la fidelidad; con respecto a Nanon, a pesar de su tosca figura, logra ganarse el corazón de la familia Grandet, incluso del señor Grandet, gracias a su fidelidad, su larga permanencia en la casa de los Grandet, la ha convertido en un miembro más de esta familia, por su parte la madre de Eugenia, no tiene otro sentimiento que el amor tanto a su hija, como a su esposo, ella lo único que espera es el cielo, toda su vida pasa en su casa, sólo sale para ir a la misa y se sostiene con el poco dinero que le da su esposo, es casi una forma de ilotismo; por su parte Eugenia, representa el amor, en su forma más pura, gracias a su inocencia y castidad, esta dispuesta a perdonar hasta la más vil traición, ella no entiende su mundo, y busca una salida espiritual, ayudando a los pobres, y a los desgraciados, su destino lo tiene en el cielo, aunque todo el pueblo la juzga como una muchacha mezquina, ella no pone cuidado a ningún comentario mundano, y con tal de pasar sus días en esta tierra se dedica a realizar buenas obras a favor de la gente, por que su felicidad más grande es el cielo; aunque Eugenia no sepa mucho y tenga aún costumbres muy particulares, la grandeza de su alma compensa estas pequeñeces, y se encamina al cielo acompañada de un cortejo de buenas obras. Tal es la historia de esta mujer que no pertenece al mundo, aún en medio del mundo; que hecha para ser excelente esposa y madre, no tiene ni marido, ni hijos, ni familia. El mensaje que nos deja esta maravillosa novela es que no debemos hacer del dinero algo obsesivo, sino que debemos disfrutar más bien nuestra vida, con las cosas que tenemos, y que siempre es mejor ayudar a los demás que ser egoísta, incluso con uno mismo.

Se puede decir como conclusión, que Eugenia al no hallar felicidad en el mundo material, se fija otros destinos en este caso espirituales y trascendentes, como es la eternidad celestial.

ESPACIO

La historia se desarrolla en la ciudad francesa de Saumur, en el interior de la casa de Eugenia, una gran casa, pero solitaria y fría, que corrobora la personalidad de los personajes, sobre todo el carácter de Eugenia, una muchacha llena de gracia y ternura angelical, lo mismo con el de la familia, puesto que esta a pesar de tener mucho dinero, no es acostumbrada a los grandes festejos, ni a las invitaciones.

TIEMPO

El autor narra la obra en pasado, en la tercera persona del singular, y utiliza el narrador omnisciente el cual conoce todo sobre cada personaje. La historia de Eugenia desde su cumpleaños hasta su casamiento, es de aproximadamente 7 años, después de muerto su esposo, pasan tres años más, o sea un total de 10 años más o menos; en cuanto a la época, se sitúa en plena caída de Napoleón, cuando empezaba a tomar auge la monarquía; con respecto a las costumbres de la época, se puede ver que el autor, hace alusión a la trata de negros, o venta de hombres, que en ese tiempo, era una actividad muy lucrativa, puesto que el esclavismo era parte de la vida diaria, sobretodo en las colonias africanas, otra de las costumbres destacadas es la del vino, Saumur, se conoce, por ser un productor de los mejores vinos, en Francia, el vino es una bebida tradicional, que no puede faltar en la mesa de los países europeos.

BIBLIOGRAFÍA

  • BALZAC, Honore de. EUGENIA GRANDET. Bogota: Editorial La Oveja Negra Ltda. y R. B. A., Proyectos Editoriales S. A. 1982. 219 pág.