Eucaristía

Cristianismo e Iglesia. Sacramentos. Primera Comunión. Preparación y catequesis

  • Enviado por: Marialba Bros
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 48 páginas
publicidad
publicidad

A travez del tiempo, generación tras generación, cultura tras cultura, raza tras raza, los creyentes en Cristo hemos comunicado nuestras creencias y fe en El por medio de la enseñanza, del culto y su propio reflejo en nuesras vidas, nuestros corazones. Formulamos nuestra fe, mediante los simbolos de fe, el magisterio y la predicación.

Las enseñanzas y palabra de Jesus se han seguido acogiendo por nosotros los Cristianos, tal como las dió a conocer a los Apóstoles desde su llegada hasta su muerte, sin alteración ni cambio, trtando de seguir transmitiéndolas por medio de la Eucaristía, los sacramentos y las fiestas, manifestación de la vida de todos los pueblos y elemento fundamental de las religiones.

Quien sigue los mandamientos del Señor, escucha su palabra, celebra junto a la Iglesia y recibe su bendición en la Eucaristía, esta siguiendo a Cristo. Pues cumple con lo que El quiere que hagamos para ser mejores en la vida que Dios nos ha regalado.

Todo cristiano, toda comunidad de fe, toda Iglesia, vive su seguimiento al Señor Jesucristo con una actitud de fe en su palabra, caridad con quienes le rodean y esperanza de un mañana mejor y de la llegada de Jesus nuevamente a salvarnos.

Pág. 1

Santo Domingo, República Dominicana

Celebración de la Primera Comunión

Colegio del Apostolado

19 de Abril de 1998

Monición

Buenos días, hermanos en Cristo. Hay una fuerza que ha tenido la capacidad de convocarnos. Es la fuerza inquietante y actual, de Jesus vivo y resucitado entre nosotros. Hoy es día de manifestar nuestra fe en asamblea. Es día de llamar con nuestra presencia viva y consciente a un grupo de niños. Es día de introducir en nuestra comunidad de adultos en la fe a nuestros hijos que viven con gozo y paz, con pureza e ilución, a compartir con nosotros el Pan de Vida: Jesus hecho palabra inquietante, hecho Pan para todos.

Hermanos, que nuestro gozo de fiesta sea como el de Jesús: “Yo te alabo, Señor de cielo y tierra, porque has revelado estas cosas a los pequeños y sencillos y se las has ocultado a los sabios y entendidos”.

Pág. 2

Canto de entrada.

Yo canto

Yo canto amor porque Tú eres amor,

Yo canto pas porque Tú eres la paz(2v)

  • Canto con todos los pueblos, Señor,

  • con los que esperan de El redención,

    canto con todos los que sufren,

    con todos los que ríen,

    con todos los que buscan amor.

    Canto, Señor, con la confianza

    que vive en la esperanza

    del día que vendrás a salvar.

    Padre

    En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

    Todos

    Amén.

    Pág, 3

    Padre

    La gracia y la paz de Dios nuestro Señor esté con todos ustedes.

    Todos

    Y con su espíritu.

    Padre

    Hermanos, antes de celebrar los Sagrados Misterios, reconozcamos nuestros pecados.

    Padre y todos

    Yo confiezo ante Dios todopoderoso y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión; por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor.

    Pág. 4

    Padre

    Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

    Todos

    Amén.

    Canto

    Señor ten piedad

    Ten piedad de nosotros, Señor,

    contra ti todos hemos pecado,

    ten piedad de nosotros, Señor,

    oh Señor, ten piedad.

    Buen Jesús,

    que sufriste en la cruz,

    el pecado la muerte te dio,

    Ten piedad, ten piedad.

    Pág. 5

    Gloria

    Gloria a Dios en las alturas

    y en la tierra paz al hombre.(2v)

    Bendigamos, adoremos

    y alabemos al Señor

    porque es digno de alabanza,

    honor y gloria para siempre.

    Padre

    Oremos…Dios, guía a los que yerran, muéstrales la luz de tu verdad para que puedan volver al camino de la justicia; concede a cuantos profesan la fe cristiana, que se aparten de cuanto va en contra y sigan lo que es conforme a ello.

    Proclamación de la palabra.

    Monición

    Es un niño; Samuel, como ustedes. Un niño que abre los ojos y los oídos a Dios que le llama y a un hombre: Elí. Le llama a que le ame, porque él le ama primero. Le llama a que ame a los hermanos. Y es Jesús quien reúne a sus amigos en una fiesta:

    Pág. 6

    les sirve, les da un mandamiento nuevo; comparte con ellos el pan y el vino. Se da: es su cuerpo y su sangre entregado por nosotros. Atentos! Atentos como Samuel. Dios nos llama!

    Lectura del primer libro de Samuel (3, 1-21)

    • Niña

    Lectora: El niño Samuel oficiaba ante el Señor con Elí. La palabra del Señor era rara en aquel tiempo. Un día Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos empezaban a apagarse y no podía ver. Aún no se había apagado la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el Santuario del Señor, donde estaba el arca de Dios. El Señor llamó:

    • Niño

    Dios: Samuel! Samuel!

    • Niño

    Samuel: Aquí estoy!

    Pág. 7

    • Niña

    Lectora: Fue corriendo a donde estaba elí y le dijo:

    • Niño

    Samuel: Aquí estoy, vengo porque me has llamado.

    • Niño

    Elí: No te he llamado, hijo; vuelve a acostarte.

    Lector: Samuel fue a acostarse y el Señor le llamó otra vez. Samuel se levantó, fue donde estaba Elí y le dijo:

    • Niño

    Samuel: Aquí estoy!

    • Niño

    Elí: No te he llamado, hijo; vuelve a acostarte.

    Pág. 8

    • Niña

    Lectora: Samuel no conocía todavía al señor; aún no se había revelado la Palabra del Señor. El Señor volvió a llamar por tercera vez. Samuel se levantó, fue donde estaba Elí y le dijo:

    • Niño

    Samuel: Aquí estoy, vengo porque me has llamado.

    • Niña

    Lectora: Elí comprendió entonces que se trataba del Señor que llamaba al niño y le dijo:

    • Niño

    Elí: Anda, acuestate. Y si te llama alguien dices: “Habla Señor que tu siervo escucha”.

    Pág. 9

    • Niña

    Lectora: Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes.

    • Niño

    Dios: ¡Samuel, Samuel!

    • Niño

    Samuel: Habla, Señor, que tu siervo escucha.

    • Niña

    Lectora: Esto es palabra de Dios.

    Todos

    “Aqui estoy Señor para hacer tu voluntad”.

    Pág. 10

    • Niña

    Lectora:

    Dichoso el hombre que ha puesto

    su confianza en el Señor,

    y no acude a los idólatras,

    que se extravían con engaños.

    Cuántas maravillas has hecho,

    Señor, Dios mío!

    Cuantos planes en favor nuestro!

    Nadie se te puede comparar.

    Intento proclamarlas, decirlas,

    pero superan todo número.

    Tu no quieres sacrificios ni ofrendas,

    y en cambio, me abriste el oído;

    no pides sacrificio expiatorio,

    entonces yo digo: “Aqui estoy”

    como está escrito en mi libro,

    para hacer tu voluntad.

    Monición

    Jesús nos da un mandamiento nuevo: “Amence unos a otros, como yo os he amado, en esto conocerán que son discípulos míos”. En esto consiste la comunión.

    Pág, 11

    Es el signo del que se da para que otros vivan. Y nosotros hemos sido llamados a seguirle. Esto significa que hemos sido llamados a amar.

    Lectura de la primer carta de San Juan (4,7-11)

    Queridos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de El… En esto consiste el amor: no es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que El nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. Queridos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.

    ESTO ES PALABRA DE DIOS…

    Todos

    Te alabamos, Señor.

    Pág. 12

    Monición al evangelio

    Jesús nos ha dejado el regalo más hermoso, su presencia entre nosotros en la forma del Pan y el Vino. “Este es mi Cuerpo y mi Sangre”. Un cuerpo que se parte para saciar nuestra hambre de El. Esta es la prueba máxima del amor, porque “no hay amor más grande que dar la vida por los amigos”.

    Esta es la palabra que Jesús proclamó: Escuchen los mandatos del Señor. (2v)

    Padre

    El Señor esté con ustedes.

    Todos

    Y con tu espiritu.

    Padre

    Lectura del Santo Evangelio según San Juan. (todos hacen la señal de la Santa Cruz).

    Pág. 13

    Todos

    Gloria a ti Señor Jesus.

    Padre

    El padre lee la Lectura del Evangelio según San Juan

    (6,1-13).

    Lectura

    Despues, Jesús pasó a la otra orilla del lago de Galilea, cerca de Tiberíades. Lo acompañaba muchísima gente a causa de las señales milagrosas que lo veían hacer en los enfermos. Jesús subió a un cerro y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, fiesta de los judíos.

    Jesús, levantando los ojos, vió todo ese pueblo que estaba subiendo hacia El, y dijo a Felipe: “¿Dónde podremos conseguir pan para que coman?”. Esto lo decía Jesús para ponerlo a prueba, porque El sabía lo que iba a hacer. Felipe respondió: “Doscientas monedas de plata no alcanzarían para dar un pedazo de pan a cada uno de ellos”.

    Otro discípulo, Andrés, hermano de Simón Pedro, dijo: “Aqui hayun muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. Pero ¿Qué es esto para tanta gente?.

    Pág. 14

    Jesús les dijo: “Hagan que se sienten los hombres”. Pues había mucho pasto en este lugar. Se sentaron entonces los hombres en número de unos cinco mil.

    Entonces Jesús tomó los panes, dió gracias y lo repartió a todos los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados

    y todos recibieron cuanto quisieron. Cuando quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos que sobran para que no se pierda nada”. Y llenaron doce canastos con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.

    ESTO ES PALABRA DE DIOS…(besa el Evangelio).

    Todos

    Gloria a tí, Señor Jesús. (Todos se sientan para escuchar la Homilía).

    Homilía

    El Evangelio de hoy nos relata el milagro realizado por Jesus ante una multitud (su iglesia) con los panes y el pescado, signos de vida.

    Pág. 15

    Jesus multiplica su gracia, su amor y su entrega hacia nosotros dejándonos, como a aquella multitud, satisfechos de El.

    AL final, como hoy sigue siendo, se guardan los pedazos que sobran, para no desperdiciar el cuerpo de Cristo consagrado.

    Asi mismo, Jesús quiere integrarlos en su cena, a ustedes niños que hoy seran testigos de la fuerza y gracia del Cuerpo y Sangre de Cristo, perdonando sus pecados y dandoles una oportunidad para pertenecer a esa multitud que le siguió, le sigue y le seguirá por siempre, llenándose de EL en Cuerpo y Alma.

    (Todos de pie para decir el credo)

    CREDO

    Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso. Creador de cielo y tierra, de todo lo visible y lo invisible.

    Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos; Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, Engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho;que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra de el Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos

    Pág. 16

    de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las escrituras y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el espíritu Santo, Señor y dador de vida, qu eprocede del Padre y el hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló con los profetas. Y en la iglesia que es una, santa, católica y apostólica.

    Reconozco aun solo bautizmo para el perdón de los pecados. Epero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

    Amén.

    Oración de los fieles

    Padre

    Unidos en una misma fe, con Jesús nuestro hermano, por la fuerza del Espíritu Santo, roguemos a Dios nuestro Padre:

    Un Niño

    Jesús, muchas veces te hemos dicho que te queremos de verdad, y como nos enseñaste que pidamos lo necesario, te hemos hecho una lista de las cosas que te queremos pedir:

    Pág.17

    • Niño

    Para que el Señor envíe su Espíritu sobre su Iglesia la llene de sus dones y la reúna en la unidad.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    • Niña

    Por el Papa y los Sacerdotes, por todos los que somos la

    Iglesia, para que sepamos ser en el mundo como Jesús y nos dediquemos a hacer el bien y a compartir todo, especialmente con los mas pobres y necesitados.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    Pág. 18

    • Niño

    Jesús vivió para los demás. Por todos los que en el mundo trabajan para hacer felices a los demás.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    • Niña

    Por todos los niños del mundo. Por los que no tienen casa, ni escuela ni televisión. Por los que no tienen pan, para que sean felices como nosotros.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    Pág. 19

    • Niño

    Por los catequistas que nos han enseñado el catesismo. Por los profesores, para que sean buenos y tengan paciencia con nosotros.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    • Niña

    Por todos los que hoy hacemos la Primera Comunión.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    Pág. 20

    Un Padre

    Por las veces que no hemos dedicado tiempo a nuestros hijos, por las veces que les hemos dado cosas, pero poco amor.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    Una Padre

    Por las veces que no hemos sido modelo de unidad entre nosotros para nuestros hijos, por las veces que cedimos al cansancio y no supimos buscar fuerzas en Dios para seguir dándonos.

    ROGUEMOS AL SEÑOR…

    Todos

    Te rogamos oyenos.

    Pág. 21

    LITURGIA EUCARÍSTICA

    Presentación del Pan y el Vino.

    Canto de Ofertorio.

    Llegamos a tu mesa.

    Legamos a tu mesa,

    somos tus invitados,

    a presentar los dones

    que nos has entregado.

    Llegamos a tu mesa,

    que nos has preparado

    desde siempre, Señor,

    y hoy, alegres ,

    aquí te queremos cantar.

    Vino y pan, con amor

    te presentamos Señor.

    vino y pan, con amor

    son nuestra ofrenda de amor (2v).

    Pág. 22

    Padre

    (eleva el pan)

    Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre que recibimos e tu generosidad y ahora te presentamos; el será para nosotros pan de vida.

    Todos

    Bendito seas por siempre Señor.

    Padre

    (eleva el cáliz)

    Bendito seas, Señor, Dios del universo por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos. El será para nosotros bebida de salvación.

    Todos

    Bendito seas por siempre señor.

    Pág. 23

    Padre

    (en voz baja)

    Acepta Señor nuestro corazón y nuestro espíritu humilde; que este sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor Dios nuestro.

    (se lava las manos y dice en voz baja)

    Lava del todo mi delito, Señor, limpia mi pecado.

    (luego dice en voz alta para todos)

    Oren hermanos para que este sacrificio mio y de ustedes, sea agradable a Dios Padre Todopoderoso.

    Todos

    El Señor reciba de mis manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia.

    Pág. 24

    PREFACIO

    Padre

    El Señor esté con ustedes.

    Todos

    Y con su Epíritu.

    Padre

    Levantemos el corazón.

    Todos

    (de pié)

    Lo tenemos levantado hacia el Señor.

    Padre

    Demos gracias al Señor nuestro Dios.

    Pág. 25

    Todos

    Es justo y necesario.

    Padre

    En verdad es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación Señor. Santifica estos dones en función de su espíritu, de manera que sea cuerpo y sangre de Salvación.

    Por eso, con los ángeles y los sntos, cantamos tu gloria diciendo: (Todos Cantando)

    Canto

    Santo eres en verdad Señor

    Santo eres en verdad, Señor,

    Dios Padre omnipotente.

    Bendito sea el que viene:

    Santo, Santo es nuestro Dios.

    Santo eres en verdad, Señor:

    Todo honor y toda gloria.

    Hosanna, Hosanna,

    Santo, Santo es nuestro Dios.

    Pág. 26

    ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

    Padre

    Santo eres en verdad, Señor, fuente de todo santidad; Por eso te pedimos que santifiquen estos dones con la efusión de tu Espíritu de manera que sean para nosotros Cuerpo y Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.

    El cual, voluntariamente aceptado, tomó pan y dándote gracias, lo partió y lo dió a sus discípulos diciendo: (Se inclina un poco)

    “Tomad y comed todos de el,

    porque esto es mi cuerpo,

    que sera entregado por vosotros”.

    (Muestra el pan a la asamblea y lo adora haciendo genuflexiones).

    Padre

    Del mismo modo acabada la cena tomó el cáliz, y dándole gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

    (Se inclina un poco)

    “Tomad y bebed todos de el,

    porque este es el cáliz de mi sangre,

    sangre de la alianza nueva y eterna

    que será derramada por vosotros y por

    Pág. 27

    todos los hombres para el perdón

    de los pecados”.

    (Muestra el cáliz a la asamblea y lo adora haciendo genuflexión).

    HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

    Padre

    Este es el Sacramento de nuestra fe.

    Todos

    Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Ven, Señor, Jesús!

    Padre

    Toma el pan y el cáliz consagrados y dice:

    Por Cristo, con El y en El, a ti, Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espiritu Santo, todo honor y toda gloria. Por los siglos de los siglos.

    Todos

    Cantando: Amén, amén, amén, amén.

    Pág. 28

    Pág. 29

    RITO DE COMUNIÓN

    Padre

    Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

    Todos

    Padre nuestro que estas en el cielo.

    Santificado sea tu nombre.

    Venga a nosotros tu reino y

    hagase tu voluntad tanto en la tierra

    como en el cielo.

    Danos hoy nuestro pan de cada día

    y perdona nuestras ofensas como

    tambien nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

    No nos dejes caer en tentación y libranos del mal.

    AMEN.

    Padre

    Líbranos, Señor, de todos los males y concedenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

    Pág. 30

    Todos

    Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria por siempre, Señor.

    Padre

    Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos.

    Todos

    Amén

    Padre

    La paz del Señor este siempre con ustedes.

    Todos

    Y con tu espíritu.

    Pág. 31

    Padre

    Demonos, fraternalmente, el abrazo de la paz.

    Todos

    Se darán la paz los que queden al lado, detrás y delante.

    Canto

    Paz

    Que Dios a ti te bendiga

    y te dé la paz.

    1 Aprende a querer a tu hermano:

    Dios te premiará.

    2 Unidos todos en Cristo

    vivamos en paz.

    3 Amándonos unos a otros

    nos perdonará.

    Pág. 32

    Padre

    Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los llamados a esta Cena.

    Todos

    Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

    Padre

    El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este Pan y este Cáliz, sean para nosotros alimento de vbida eterna.

    Todos

    Amén.

    Pág. 33

    Canto

    Cordero de Dios

    Cordero de Dios,

    que quitas el pecado del mundo,

    danos la paz. (2v)

    Padre

    (En voz baja)

    Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre no sea para mí un motivo de juicio y condenación, sino que por tu piedad me aproveche para defensa de alma y cuerpo, y como remedio saludable.

    (Hace genuflexión, toma la hostia y elevándola dice: “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”).

    Todos

    (Se van parando al comulgar, ordenándose en fila)

    Pág. 34

    Canto

    Tu nos invitas, Jesús

    DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN,
    DEJAD QUE VENGAN A Mí. (bis)

    1 Tu nos invitas, Jesus.

    Para Ti siempre somos importantes.

    En tu mesa nos das la comida mejor;

    el Pan de la Vida y el Amor.

    2 Un mismo Pan se nos da,

    es el Pan de tu cuerpo y de tu sangre

    que nos une en familia

    y nos llena de Dios;

    el pan de la Vida y el Amor (bis)

    3 Para crecer y vivir cada día

    tendré que alimentarme;

    para el alma nos das la comida mejor;

    el Pan de la Vida y el Amor (bis)

    Pág. 35

    EN EL COMULGAR

    Padre

    (Entrega la hostia)

    Dice: “Cuerpo de Cristo”.

    El que comulga

    (Toma la hostia)

    Responde: “Amén”.

    Pág. 36

    Pág. 37

    Despues de comulgar, todos los niños cantan:

    Tan cerca de mí

    TAN CERCA DE Mí, TAN CERCA DE Mí

    QUE HASTA TE PUEDO TOCAR,

    JESÚS ESTA AQUí.

    1 Ya no busco a Cristo en las alturas,

    ni le buscaré en la oscuridad

    dentro de mi ser, en mi corazón,

    siento que Jesús conmigo está.

    2 Yo le contaré lo que me pasa,

    como a mis amigos le hablaré.

    Yo no se si es El quien habita en mí

    o si soy yo quien habita en El.

    3 Mírale a tu lado caminando

    en las alegrías y el dolor.

    A tu lado va siempre al caminar.

    El es un amigo de verdad.

    (Después que todos hayan comulgado, los niños hacen una oración de gracias comunitaria).

    Pág. 38

    ACCIÓN DE GRACIAS COMUNITARIA

    • Niño

    Señor y Padre nuestro. Es grande tu gozo al vernos cambiados en Jesucristo. La misa y la comunión han obrado en nosotros este milagro. Te damos gracias. Somos inmensamente felices, sabiendo que el Dios de todo lo que existe tiene su mayor tesoro en nosotros. Y como sabemos que Tú concedes todo lo que te pide Jesucristo, por eso te pedimos ahora:

    • Que nos concedas la gracia de cumplir tus mandamientos

    durante toda nuestra vida.

    • Que bendigas a nuestros padres, familiares y amigos.

    • Que des una gracia de conversión, a los pecadores porque no

    saben lo que hacen.

    • Que todos los hombres que sufren, te ofrescan con amor su

    sacrificio.

    • Que todos los hombres nos unamos, para formar gozos, la gran familia tuya en la tierra, que es la Iglesia Católica.

    Pág. 39

    Virgen y Madre nuestra. Desde hoy, somos del todo tuyos, pues el Cristo que tenemos en nosotros, fue tuyo antes, porque eres su Madre. A tí nos consagramos para siempre, para que hagas vivir en nuestras almas, resplandeciente y pura, la señal de Jesucristo en el bautismo, por la gracia.

    ORACIÓN HECHA POR TODOS LOS PADRE DE LOS NIÑOS:

    Padres de los niños

    Señor, Dios nuestro:

    Nosotros somos los padres de estos niños a quienes Tú hoy, por primera vez, has querido sentar a tu mesa y repartirles tu Pan Sagrado.

    Tú, Señor, nos has confiado la grave responsabilidad de la educación de nuestros hijos. N solamente estamos obligados a asegurarles el alimento corporal sino que, sobre todo, Tu nos pides que de ellos hagamos cristianos auténticos. Este día nosotros estamos aquí junto a nuestros hijos a quienes Tu has alimentado con tu mismo cuerpo el Pan de la Eucaristía. Y queremos comprometernos, Señor y velar con tu amor para que esta primera comunión, no sea sino un punto de partida para la vida cristiana. Pero Tu, Oh Dios y Padre Nuestro, conoces nuestra debilidad, ayúdanos para que podamos cumplir lo que prometemos delante de Tí.

    Pág. 40

    Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu hijo, a quien, en unión contigo y el Espíritu Santo queremos dar gloria por los siglos de los siglos …

    …Amén.

    Canción dedicada a los padres

    Deseo de un niño

    (Una niña)

    En mi corazón de niño

    guardo yo muchos deseos,

    el primero es que los hombres

    sean cada vez más buenos.

    El segundo es que la gente,

    viva siempre en alegría

    y que estén todos contentos

    con el pan de cada día.

    (Todos los niños juntos)

    VIRGEN DE MI ALMA

    HAZ QUE SEA Así

    ESCUCHA A ESTA NIÑA
    QUE TE LO PIDE A TI.

    VIRGEN DE MI ALMA,

    MADRE DE BONDAD,

    QUE TODOS MIS SUEÑOS

    SE HAGAN REALIDAD.

    Pág. 41

    (Un niño)

    Yo te pido por mis padres

    Y los padres de otros niños,

    Para que nunca se enfaden

    Y siempre estén unidos.

    Haz que no exista la guerra

    ni tan siquiera en los libros,

    y que en el mundo en que estamos

    no se oiga llorar a un niño.

    Canto de salida

    Todos cantando

    Todos cantando

    Nos marchamos de tu iglesia,

    Un canto nuevo

    Nuestra vida va a entonar:

    Es la alabanza cotidiana

    De tu pueblo,

    Porque tu reino

    Va creciendo sin cesar.

    Nos renovamos, Señor

    Desde dentro:

    Pág. 42

    Nos convertimos en un pueblo fiel.

    Reconciliados, llevamosTu nombre

    a los hombres que buscan la fe.

    RITO DE DESPEDIDA

    Padre

    El Señor este con ustedes.

    Todos

    Y con su espíritu.

    Padre

    La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, decienda sobre Ustedes (Todos se persinan).

    Todos

    Amén.

    Pág. 43

    Padre

    Podeis ir en paz.

    Todos

    Demos gracias a Dios.

    MÚSICA PARA SALIR… (Todos Cantando).

    Pág. 44

    CONCLUSIÓN

    Mandato de transmitir la fe

    Dios quiso que que todo lo que había revelado para la

    salvación de los pueblos se conservara por siempre íntegro

    y fuera transmitido a todas las edades.

    Por eso Cristo nuestro Señor, plenitud de la revelación, mando alos apóstoles ha predicar a todos los hombres el Evangelio como fuente de toda verdad salvadora

    y de toda norma de conducta.

    Este mandato se cumplió fielmente, pues los apóstoles, con su predicación, sus ejemplos, sus instituciones, transmitieron de palabra lo que habían aprendido de las obras y palabras de Cristo

    y lo que el Espíritu Santo les ensenó; además, los mismos apóstoles y otros de su generación pusieron por escrito el mensaje de la salvación inspirados por el Espíritu Santo.

    Los obispos, en cuanto sucesores de los apóstoles, resiben del Señor, a quien ha sido dado todo poder en el cielo y la tierra, la misión enseñar a todas las gentes y de predicar el Evangelio a toda criatura, a fin de que todos los hombres consigan la salvación por medio de la fe, del bautismo y del cumplimiento de los mandamientos.

    Pág. 47

    ¿Que aprendieron del trabajo?

    Aprendimos que la transmisión de la fe en Cristo no terminó con los apóstoles, sino que continúa en sus sucesores, especialmente en los obispos. La misión de los responsables de la Iglesia consiste en perseverar, interpretar y transmitir fielmente la fe heredada por tradición. Esta responsabilidad se le denomina Magisterio de la Iglesia.

    Nos dimos cuenta, por medio de la lectura de San Juan, que Jesus comenzó desde el principio a multiplicar todo lo que nos daba para que alcanzara y sobrara. Que de Jesus heredamos la consagración del Pan y el Vino como su Cuerpo y Sangre, ya que estos signos son muy utilizados por el para repartir a su pueblo (Iglesia) en toda la historia de su vida física en la tierra.

    Ahora en su vida espiritual aqui en la tierra junto a nosotros, Jesus sigue, por medio de la Eucaristía, multiplicando sus dones y consagrando los signos del Pan y el Vino de vida eterna.

    Eucaristía

    Pág. 45

    ¿Qué celebramos en la Eucaristía?

    Celebramos la Cena del Señor:

    • signo de presencia de Jesus, muerto y resucitado;

    • unión de corazones y comunión de bienes;

    • motivo de alegría por la presencia de Cristo y por la unión de todos en El y motivo de esperanza en un futuro mejor;

    • proclamación de la muerte del Señor hasta su vuelta.

    En la Eucaristía celebramos la vuelta de Jesus, su resurrección, que, como había prometido, resucito al tercer día de su muerte, el domingo. De ahí que la Eucaristía y la mayoría de nuestras fiestas cristianas se celebren los domingos.

    En la misa de la Primera comunión, además de celebrar lo mencionado anteriormente, celebramos el hecho de que mas seres humanos van a recibir este Sacramento y a pertenecer a los llamados a la Cena del señor.

    Pág. 46

    BIBLIOGRAFÍA

    • BUP 2 .

    Santillana.

    Págs. 83-85 .

    Págs. 105-109.

    • Misal.

    • Celebración de la Primera Comunión.

    Colegio del Apostolado.

    Entero.

    • Padres:

    • San Judas

    • Apostolado

    Pág. 48

    La Eucaristía

    La Primera Comunión

    DIOS

    Eucaristía