Etiqueta: Protocolo

Relaciones protocolarias. Historia. Anfitrión. Invitado. Vestimenta. Mantelería. Vajillas. Cubierto. Cristalería. Comportamiento. Decoración. Regalos

  • Enviado por: Ili
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Conflictos y mediación escolar
Asodeindo
Curso Oficial y homologado por la Universidad de Montemorelos para profesores y maestros estén o no ejerciendo; una...
Solicita InformaciÓn

Máster Profesional en Intervención Social
Divulgación Dinámica
El Máster Profesional en Intervención Social es un producto de formación que va dirigido a la especialización,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Introducción

Utilizamos muchos cubiertos, prendas o tenemos ciertas costumbres que seguimos... pero debido a que. ¿Por qué, de donde vienen? De donde viene el tenedor, o la servilleta, y quien fue el que ideo su uso y si lo usamos correctamente

Al profundizar en estos temas, nos estamos encontrando con que muchas de las investigaciones nos dan orígenes inciertos e incluso distintos orígenes para una misma cosa. Nosotros trataremos de poner los que objetivamente sean más garantizados, o indicaremos las distintas posibilidades para los mismos.

HISTORIA Y ORIGEN

Etiqueta es la disciplina que tiene por objeto facilitar y hacer agradable las relaciones entre los semejantes

Los deberes que inculcan una buena crianza se agrega el deseo de agradar en la vida social, conviene que se conozca las formalidades legales del protocolo que rigen las costumbres de los países civilizados para saber corresponder a ese comportamiento y a las actividades de las diversas ocasiones.

Protocolo “Es el refinamiento en el trato social”

En el siglo XVIII estableció unas normas y exigía el cumplimiento de esas normas.

En 1932 en nueva Inglaterra fue donde se edito el primer libro de etiqueta escrito por troyote de lo que es el hemisferio occidental

En el siglo XI en Venecia por primera vez una dama comió con un tenedor y fue criticada por los eclesiásticos por que solo se utilizaba en privado, en publico se utilizaba el cuchillo

En el año 1955 empiezan las mujeres a entrar a las universidades y participar mas en todo lo que le rodea he importa.

El anfitrión

El anfitrión es la persona que tiene invitados a su cargo. Es decir, aquella persona que recibe y se encarga de atender a los mismos. Daremos los principales puntos que debe cuidar una persona para ser un perfecto anfitrión. Saber atender a nuestros invitados, es la garantía de un éxito en cualquier ámbito de nuestra vida (social, laboral e incluso familiar).

Tenemos dos lugares principales donde recibir:

1. En casa. Son aquellas ocasiones especiales en que congregamos a un grupo de amigos y personas cercanas a nosotros. Las exigencias aquí suelen ser mayores a la hora de la organización ya que tendremos que encargarnos del menú, los vinos, la decoración, los aperitivos, etc.


2. Fuera de casa. Ocasiones en que por el número de invitados o por el tipo de acto, no podemos o queremos hacerlo en casa. En este caso, las tareas del anfitrión se centran en la atención exclusiva de los invitados, ya que el resto será simplemente dos pasos: elegir y pagar.

Las principales funciones, amén de otras de importancia menor, pero no por ello menos importantes son:

1. Recibir. Estar siempre al cuidado de las personas que llegan, para darles la bienvenida. Saludarles, y conversar unos minutos. No alargarse en la conversación que para eso habrá tiempo, y no es correcto tenerlo demasiado tiempo a la puerta o en la entrada de cualquier lugar.


2. Presentar. Durante el desarrollo de la velada, los anfitriones se encargarán de presentar a los invitados entre sí. Es una costumbre, no por ello obligatoria, que los caballeros presentan a sus amigos, y las señoras a sus amigas. No obstante, está costumbre está totalmente liberalizada y se puede obviar perfectamente.

3. Conversar. Los anfitriones deben estar siempre atentos, para que sus invitados no estén en grupos de silencio. Deberán ser capaces de establecer conversaciones, de introducir temas para las mismas e incluso de ejercer como "moderadores".


4. Despedir. Estar siempre dispuesto a despedir a los invitados que se van, y "sondear" la opinión de los mismos respecto de la velada. Agradecer su presencia y enviar saludos cordiales a quienes no pudieron asistir.
Como dijimos, hay otras muchas facetas de los anfitriones (evitar que falte vino en las copas de los invitados, servir en algunas ocasiones, etc)

Invitado

Cuando acudimos a un acto como invitado, debemos comportarnos de una forma correcta. No fuerce sus modales. Hay que ser distinguidos y elegantes, pero sin hacerlo notar. "La mejor elegancia, es aquella que no se nota".

Como invitado podemos citar algunos puntos fundamentales:

1. Comida. Debe comer de forma educada, utilizando de forma correcta los cubiertos y evitar caer en excesos, por muy exquisita que esté.


2. Bebida. Modere su consumo, para evitar caer en un estado de excesivo furor que pueda poner en ridículo a Usted o a otras personas que le acompañan.


3. Conversación. Debe procurar entablar conversación, con las personas que le presenten, evitando esos silencios prolongados e incómodos. Proponga algún tema de conversación para salir al paso

4. Servicial. Sobre todo, cuando es invitado a una casa, muéstrese dispuesto a colaborar con los anfitriones en cualquier tarea. Retirar una mesa, servir un licor o café, etc.


5. Agradecido. Como dice el refrán "De bien nacidos es ser agradecidos". Exprese su satisfacción por la velada, felicite a la cocinera por la exquisita comida, etc. pero cuídese de exageraciones y excesos en sus halagos. Serían totalmente contraproducentes.


6. Comportamiento. En cualquier momento de la velada, recepción, comida, baile, etc. compórtese de forma educada. Solo la buena educación hace sentirse bien a Usted y a las personas que le rodean. Pero cuidado sin exageraciones, no sea el pedante de la velada.

Ir vestido de forma elegante, es un comienzo correcto, un buen comienzo. ir vestido como indica la invitación es un signo de respeto hacia la persona que invita y hacia el resto de los invitados. Hay una frase que dice muy acertadamente: "Te reciben según te presentas; te despiden según te comportas". Con lo que viene a decir que en primer término te clasifican por la vestimenta, por el exterior de ti (aún no hay otros elementos para opinar), pero luego ya opinan por tu manera de comportarte. De nada vale ir muy elegante, llevar un buen regalo... todo eso se ve oscurecido si su comportamiento no es correcto (recordemos que "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda").

Vestuario

El vestuario es un elemento muy importante a la hora de causar una buena impresión. Cuando nos presentamos en un sitio, en lo primero que se fijan es en nuestra apariencia externa. Aunque los verdaderos valores de una persona no sean su vestuario, hay que causar una buena primera impresión. Saber estar no consiste solamente en ser educado, sino en un conjunto de factores entre los que ocupa un lugar muy importante nuestra apariencia, como nos vestimos.

La mantelería

El mantel es el vestido principal de la mesa. Salvo para comidas familiares (incluso en estas, debería evitarlo), olvídese de mantelitos individuales y manteles de papel. Es muy recomendable utilizar un bajo-mantel o muletón, que sirve para varias cosas importantes: evitar que el mantel resbale, proteger la mesa de comidas calientes, evitar humedades por el derrame de líquidos, proteger la mesa de golpes y evitar ruidos durante el servicio de mesa. El muletón o bajo-mantel nunca deber ser mayor que el tamaño del mantel, para que no sobresalga. Tampoco debe ser muy grueso, para que no haga el efecto de estar debajo de una "colchoneta".

El mantel debe cubrir al completo la mesa, pero sin colgar hasta el suelo. La regla general es que solamente debe colgar, como mucho, un tercio de la distancia que haya desde la mesa hasta el suelo. Por supuesto, tampoco deberá quedar corto, dejando al descubierto una parte de la mesa o del muletón, o quedando al "ras" de la mesa, tapando justamente el borde de la misma. Si el mantel es calado es obligatorio poner un muletón o "fondo" para evitar que se vea la mesa.

Diseño

El mantel debería con juntarse con la mayor parte de elementos que componen la mesa. Con la vajilla, con los adornos, etc. El color más utilizado y elegante es el blanco, y los colores pasteles suaves o el color marfil. En determinada ocasiones, como Navidad por ejemplo, se pueden utilizar manteles con diversos motivos referentes a la fecha. Las servilletas, deben estar a juego con el mantel, o al menos ir conjuntadas con el (si no pertenecen al mismo juego). Éstas se colocan a la derecha del plato, aunque en diversos libros de protocolo las sitúan a la izquierda también. Encima del plato, no se debería aunque también se hace.

Servilletas

Es un elemento imprescindible en toda buena mesa. Habrá que contar con servilletas de recambio para poder cambiarlas a lo largo de la comida (sobre todo si vemos que hay algunas muy sucias).El tamaño más utilizado es de 50 x 60 cms., aunque existen muchas variantes. Se doblan en forma de triángulo o de rectángulo y se dejan a la izquierda del plato (o la derecha como dijimos anteriormente). Los doblados artísticos solo están permitidos en fiestas familiares o muy informales. Y nada de meter la servilleta en la copa, salvo en las ocasiones citadas como familiares o poco formales.

Vajillas

La vajilla es un elemento imprescindible en la mesa, tanto a diario como en ocasiones especiales. Aunque existe diversidad de materiales, las más habituales son de porcelana y de loza. Igual nos ocurre con los diseños y los tamaños. Las modas y los fabricantes han dado lugar a una libertad (dentro de unos límites) en cuanto a tamaños y diseños. Lo mejor será escoger, algún diseño clásico, válido para cualquier ocasión, pues se pasan menos de moda, y son más fáciles de combinar. Para diario o reuniones informales puede contar con una vajilla de diseño más moderno y atrevido.

Una vajilla debe contener, al menos en su formato más básico: platos hondos, platos llanos y platos de postre. Las vajillas más completas pueden llegar a tener un número de piezas elevado, aunque muchas de ellas no se suelen utilizar nada más que en contadas ocasiones. Podemos encontrarnos vajillas con: platos y tazas de consomé, soperas, salseras, bandejas de los más diversos tamaños y formas, platos especiales para espárragos, caracoles, cuencos diversos, etc. Cuidado con utilizar elementos extraños de la vajilla que puedan poner en un compromiso a nuestros invitados.

Algunos elementos que inicialmente no componen la vajilla, son los bajo-platos o platos de presentación, cada más utilizados y muy elegantes. Se colocan como elemento decorativo, y como base de la vajilla tradicional. En comidas formales procuraremos utilizar vajillas de calidad (tipo Sevre, Limoges, Rosenthal...). Cuando coloque los platos en la mesa recuerde que nunca se colocan dos platos iguales juntos (dos llanos o dos hondos juntos, por ejemplo). Tampoco se coloca directamente sobre el mantel (o bajo-plato) un plato hondo.

Los platos se colocan separados entre sí unos 45 cms. y a unos 3 cms. del borde de la mesa (para no medirlo, unos 3 dedos, más o menos). Los platos deben colocarse limpios libres de saltones o rayados. Se puede colocar un plato de "relleno" que se retira cuando se va a servir la comida. Si utiliza un platillo para el pan éste se coloca en la parte superior izquierda, justo en la parte superior de los cubiertos de la izquierda. Puede ir acompañado de un pequeño cuchillo (tipo postre) para untar la mantequilla, junto al bollo de pan.

Cubiertos

Al igual que la vajilla, es un elemento imprescindible en cualquier mesa, ya sea formal o informal. En cuanto a sus diseños y tamaños, podemos decir que hay tantos como fabricantes. Aunque la mayoría de cubiertos sigue una línea básica, nos podemos encontrar verdaderas "rarezas" o maravillas. El material más utilizado es, generalmente, el acero inoxidable, aunque existen otros materiales, que no por ser menos utilizados, son también de gran calidad, como son la plata y la alpaca. Estos últimos suelen ser solo utilizados en ocasiones puntuales.

Variedad

Si solo tiene una cubertería, elija una de diseño sobrio y elegante, la cual le puede valer para cualquier ocasión. Evite elegir formas raras o diseños incómodos. La gran variedad de cubiertos existentes, podemos decir que, es casi ilimitada. Cada plato tiene un cubierto especial. Podemos encontrarnos cubiertos para marisco, caracoles, para cortar tartas, para servir legumbres, etc. Aunque raramente se utilicen, algunos pueden ser verdaderamente útiles. Está totalmente prohibido utilizar, bajo ningún concepto, cubiertos de plástico o madera. Ni en comidas con amigos o familiares; salvedad, alguna comida en el campo o finca, y aún así, si podemos evitarlo, mucho mejor.

En nuestra cubertería deberíamos contar al menos con: cucharas, tenedores, cuchillos y cucharillas de postre. Algún cucharón y cazillo para servir. Si queremos tener algo más sofisticado, o necesitamos tenerlo por los compromisos que acuden a nuestra casa, sería bueno contar con: cubiertos para pescado, cucharillas para helado o sorbete, cuchara salsera (para acompañar a la salsera) y alguna otra pieza. Si su grado de sofisticación es muy alto, puede completar su cubertería con los más diversos "artilugios" que harán las delicias del más "snob", pero seguramente no, la de algunos de sus invitados.

Colocación

El cuchillo se coloca a la derecha del plato, con el filo hacia adentro. La cuchara se coloca a la derecha del cuchillo con la concavidad hacia arriba. Y el tenedor se coloca a la izquierda del plato, con las puntas hacia arriba. La utilización es muy sencilla: se empieza utilizando los cubiertos más alejados del plato (de fuera hacia adentro). Los cubiertos de postre se colocan en la parte superior del plato, y en otras ocasiones solo se ponen en el momento de servir los postres. Los cubiertos se colocan a 3 ó 4 cms. de distancia a cada lado del plato. Procure no utilizar los mismos cubiertos durante toda la comida. Cámbielos, siempre que le sea posible, para cada plato.

Tipos de cubierto

1. Cuchara sopera.
Cuchara de cavidad honda, de unos 22 cms. de largo. Utilizada para sopas, purés, gazpachos y legumbres, principalmente.

2. Tenedor mesa.
Cubierto, del mismo tamaño que la cuchara, y dentado. Puede ser de 4 o 5 dientes, aunque hay muchos otros diseños. Utilizado para tortillas, la mayor parte de la verdura y en compañía del cuchillo, la mayoría de las veces.

3. Cuchillo de mesa.
De igual longitud que el tenedor y la cuchara, ligeramente dentado, la mitad del filo aproximadamente. Utilizado para cortar alimentos.

4. Pala de pescado.
Cubierto de pala plana, ancha. Sin filo. Puede ser recto o ligeramente curvado. Utilizado para pescado tanto con espina como sin ella

5. Tenedor de pescado.
Tenedor más plano que el de mesa y ligeramente más ancho. Utilizado para los pescados. Si carecemos de estos cubiertos, se puede utilizar el tenedor de mesa.

6. Cuchillo de carne.
Suele ser algo más pequeño que el cuchillo de mesa, y con filo más dentado. Utilizado para carnes magras, chuletones y carnes similares.

7. Cuchillo afilador.
Utilizado para dar un mejor filo de corte al cuchillo de trinchar, principalmente. Pero también utilizado con otros cuchillos, como por ejemplo, el cuchillo jamonero.

8. Cuchillo de trinchar.
Cuchillo de grandes proporciones, aproximadamente unos 30 cms. de longitud. Utilizado para trinchar aves y otras piezas de caza, cuando se sirven enteras a la mesa.

Uso de los cubiertos

La correcta utilización de los cubiertos denota, en gran medida, la buena educación de una persona. Como regla general todos los cubiertos se cogen por el mango en su parte superior. El tenedor, utilizado en solitario se coge con la mano derecha y con las púas hacia arriba. Se utiliza para llevar los alimentos a la boca, y para trocear alimentos blandos como verduras, tortillas y huevos. Si se utiliza con el cuchillo, el tenedor de coge con la mano izquierda y las púas hacia abajo, siendo su misión llevar los alimentos a la boca.

La cuchara, se coge con la mano derecha y la concavidad hacia arriba. Es utilizada para alimentos líquidos (sopas), pastosos (cremas, purés) y otros platos como legumbres y platos caldosos. El cuchillo se coge con la mano derecha y el filo hacia abajo. Y se utiliza haciendo una ligera presión con el dedo índice, por la parte opuesta al filo. El cuchillo nunca se lleva a la boca, ni se chupa ni se limpia (con la boca o la servilleta). La función del cuchillo es cortar o trocear los alimentos. La regla general para la utilización de los cubiertos es: la comida se lleva a la boca y no la boca a la comida.

Ninguna de las piezas de la cubertería se limpia con la servilleta. La cuchara se puede utilizar con el tenedor únicamente para servir ensalada. Aunque existen gran variedad de cubiertos, como hemos visto, por regla general, se utilizan solamente los más básicos, no siendo necesarios la mayoría de los cubiertos "extraños" o poco utilizados. En determinadas ocasiones, sobre todo en restaurantes, veremos que no se ponen todos los cubiertos en la mesa, sino que se van poniendo a medida que se cambian los platos. Es una práctica muy utilizada cuando son pocos los comensales, pues en caso contrario sería casi imposible hacerlo.

En la mesa

Cuando estamos en la mesa y queremos hacer una pausa los cubiertos deben reposar en el plato y no, sobre el mantel o la servilleta. Se deben colocar en ángulo de 45º, el tenedor con las púas hacia abajo y el cuchillo con el filo hacia adentro. Si terminamos y deseamos que nos retiren el plato, debemos colocar los cubiertos, colocados de forma paralela, a un lado del plato (haciendo la similitud con las agujas de un reloj, en la posición de las cuatro y veinte). Los alimentos se cortan a medida que se van comiendo y solamente se trocea entero un alimento a los niños y personas incapacitadas o muy mayores.

Cristalería

La cristalería, al igual que la vajilla, marca y distingue una mesa. Si desea poner una mesa elegante opte por diseños sencillos y de cristal transparente (evite el uso de copas de color). Las cristalerías de color, deberían ser utilizadas solamente para ocasiones más informales, aunque hay diseños verdaderamente preciosos. También, en la medida de lo posible, debemos evitar formas complicadas, o diseños demasiado vanguardistas que nos hacen dudar cual es la copa de agua o la de vino.

Las piezas básicas con las que debemos contar en una cristalería son: copas de agua, copas de vino y copas de champán. Al igual que en la cubertería, la variedad de piezas en cuanto a copas podemos decir que es casi ilimitada. Cada bebida tiene su copa, en la mayoría de los casos. Podemos enumerar algunas: copa de Brandy, copa de cóctel, vaso de Jerez, vaso de whisky, jarra de cerveza, etc. Todas las piezas pueden encontrarse en la más amplia variedad de diseños, formas y colores.

Las copas, y cualquier pieza de cristal, queda muy brillante si se la friega con una combinación de agua con vinagre y se deja secar en un escurridero, sin frotarla con ningún paño. Si la cristalería es muy fina tenga cuidado con los cambios de temperatura al fregarla o sacarla del lavavajillas, ya que una corriente de aire podría resquebrajar o romper algunas piezas. Si tiene algún resto pegado, nunca utilice un estropajo metálico ya que podría rayar su cristalería.

No utilice la copa como servilletero. Evite meter la servilleta en las copas, al menos en las comidas formales. También debe evitar utilizar cristalerías muy talladas o de cristal no transparente, pues privaría a sus invitados de apreciar el color y el cuerpo del vino. Si hay dos copas de vino, la del vino blanco suele ser de menor tamaño, debido a que el mismo se debe tomar "frío" y se sirve menos cantidad, pero más veces. No es habitual colocar en la mesa más de 4 copas.

Tipos de copas

1. Copa de agua.
De gran tamaño, ligeramente abombada. Utilizada para agua y zumos. Solo se llena, como mucho, hasta 4/5 de su capacidad.

2. Copa de vino.
Copa ancha, de gran cavidad abombada. Antes eran algo más pequeñas que las de agua, aunque ahora se empieza a imponer una gran copa. Solo se llena hasta 3/4 de su capacidad.

3. Copa de vino blanco.
Algo más pequeña y estrecha que la de vino tinto (por su necesidad de mantenerse frío). Al igual que el vino tinto, solo debe llenarse como mucho a 3/4 de su capacidad.

4. Copa de Jerez.
Ligeramente aflautada, tamaño medio y de pie corto. Utilizada para tomar los vinos dulces y de Jerez. No debe llenarse más de 2/3 de la misma.

5. Copa de champán.
Alta, de cuerpo largo y aflautado, y corta de pie. La finalidad es retener las burbujas. No se deben utilizar las conocidas copas planas de champán Se pueden llenar hasta 4/5 de su capacidad.

6. Copa de vermouth.
Copa corta y ancha en su boca, estrechándose a medida que se acerca al pie. Es indicada para determinados cócteles y para el vermouth.

7. Copa de coñac.
Gran copa, de amplia cavidad abombada y pie muy corto. Pensada para "abrazarla" con la mano y mantener templado su contenido. Utilizada para coñac y brandy. No se debe llenar más de 1/3 de su capacidad.

8. Copa de licor.
Pequeña, de pie muy corto y escasa capacidad. Utilizada para todo tipo de licores, y una de la copas con más variantes en diseños y medidas. Se puede llenar hasta 4/5 de su capacidad.

9. Vaso de tubo.
Vaso alto (de unos 17-18 cms.), sin pie. Utilizado principalmente en hostelería, para el servicio diverso de refrescos, copas y "cubatas". Se puede llenar hasta 5/6 de su capacidad.

10. Jarra de cerveza.
Jarra de diverso tamaño, de cristal grueso, utilizada para tomar cerveza. La más habitual es de medio litro. Se llena hasta que la espuma alcanza el borde. En algunos lugares, se ha tomado la costumbre de mantener las jarras heladas en el congelador.

Los diseños aquí expuestos solo son una representación de las piezas más corrientes y diarias de una cristalería. No obstante, puede encontrar multitud de formas, diseños, tamaños y colores diferentes. Tenga en cuenta que las copas lisas y de cristal transparente son más "clásicas", y se pasan menos de moda, combinando con la mayoría de los tipos de mesa que pueda haber. Recuerde que la cristalería independientemente de otros factores (tamaño, color, forma, etc). debe ser de cristal fino. Nunca se deben poner copas "saltadas" o con algún otro desperfecto.

Antes de beber, debemos limpiarnos los labios con la servilleta, para evitar dejarlos marcados en nuestra copa. También, habrá que repetir esta operación al terminar de beber, presionando ligeramente la servilleta sobre nuestros labios. No hace falta restregarse la servilleta por los labios. La bebida, se toma, no se sorbe. Procure evitar cualquier tipo de ruido cuando bebe. Tampoco se toman tragos largos, o se apura la copa de un tirón. Si ve en su copa "restos" de labios u otras manchas pida por favor que le cambien la copa.

La mayor parte de las copas no deben llenarse hasta los bordes. En la mayor parte de los casos se debe dejar al menos 1/3 libre de la misma. Si tiene señoras a su lado, debe preocuparse por mantener su copa siempre llena. Determinadas copas se deben asir por la base y otras por el cuerpo, en función de la temperatura a la que se deben tomar su contenido. Por ejemplo el vino blanco, como se debe tomar frío, hay que evitar coger la copa por su cuerpo y mantenerla mucho tiempo en la mano. En cambio el coñac se deja "abrazar" y mantener en la mano.

Comportamiento publico

La vida diaria nos hace compartir espacios públicos donde deberían guardarse ciertas formas de comportamiento. Aunque la mayoría de ellas ha evolucionado debido al tipo de vida que llevamos (si cedemos una puerta a las mujeres en un sitio público es fácil que podamos pasarnos mucho tiempo en la puerta dejando pasar), tampoco hay porque olvidar las mínimas normas de cortesía que hacen que la vida diaria sea algo más agradable para todos.

Como reglas generales para todo tipo de transportes (autobuses, metro, etc.), debemos tener ciertos detalles:
1. Se debería ceder el asiento a las mujeres embarazas, los ancianos y las personas con algún tipo de problema (discapacitados, enfermos, etc.).
2. Tampoco se debe escupir, fumar (si no está permitido), molestar con ruidos o voces, o cualquier otra actividad que pueda molestar al resto de viajeros.

Cuando andamos por la calle también deberíamos respetar unas normas mínimas de cortesía y que se van perdiendo demasiado rápido. Se circula siempre por la derecha, pero si se acompaña a una mujer, los caballeros van por el lado más cercano a la calzada y ellas por el lado más cercano a los edificios. Si se encuentra con personas que vienen de frente puede ceder su derecha si es una mujer o una persona anciana. Aunque a veces nos veamos en la obligación de ceder la derecha a esas personas tan tercas que se "adueñan" de la acera y nos obligan a ceder aunque no vayan por el lado correcto.

Por supuesto, si comemos algo, abrimos un paquete de tabaco, una carta, un sobre o cualquier otra cosa, que genere algún tipo de "basura" no debemos tirarla al suelo sino que debemos esperar a encontrar una papelera y depositar la basura en ella. Si llevamos animales de compañía y estos hacen sus "necesidades" debemos recogerlas y depositarlas también en una papelera o contenedor. Procure siempre utilizar los espacios reservados a tal fin para "pasear" sus animales de compañía

Siempre que estemos varias personas ante una puerta para entrar o salir debemos ceder el paso a las mujeres y personas mayores. (Siempre con un límite). También es un detalle sostener la puerta a nuestro predecesor (sin tener en cuenta el sexo del mismo), y evitar darle un "portazo" en las narices.

Aunque los tiempos han evolucionado favorablemente en este tema tan "tabú", una cosa es la tolerancia y otra el abuso y la falta de sensibilidad. Las manifestaciones amorosas demasiados "ardorosas" han de dejarse para sitios íntimos. No es agradable ver algunas de ellas en parques públicos delante de los niños o personas mayores. No es por asustarse uno es por educación y respeto hacia terceras personas. Todos los extremos son malos y pasamos de la prohibición del beso al "strip-tease" público. Seamos sensatos.

Todos hemos vivido alguna función de teatro o una sesión de cine, con un compañero "envidiable" de butaca. En cualquier tipo de espectáculo debemos guardar silencio y apagar el móvil. Evitar comer cosas "ruidosas" como patatas fritas, maicitos y chucherías por el estilo. Tampoco hablar con nuestros compañeros de butaca o hacer comentarios en alto durante toda la función/sesión. Tampoco ruidos (como eructar) "vocales" o cosas tan poco recomendables como quitarse los zapatos (no está en el salón de su casa) y menos aún si le "huelen" mucho los pies.

Aunque algunas de estas reglas es un poco caduca, un caballero siempre va delante de la mujer cuando bajan unas escaleras (por si se cae, poder cogerla), y siempre va detrás cuando las suben (por el mismo motivo). Si la escalera es mecánica debemos colocarnos bien a la derecha, para dejar paso a quien desee subir más aprisa. Nunca se debe taponar con un grupo de gente la escalera (ni las aceras, puertas de acceso, etc.). En un ascensor según el Protocolo también entra antes un caballero que una señora. Y en la medida de lo posible también se sale antes y se sujeta la puerta

Decoración

La decoración es el complemento ideal para rematar una elegante puesta de mesa. Una mesa elegante no es una mesa recargada. Recuerde que un adorno nunca debe ser un estorbo. La regla de oro para decorar una mesa debería ser: no se crean barreras con la decoración. Evite aislar a sus invitados con elementos decorativos demasiado voluminosos. Calcule el número de invitados y el espacio disponible en las mesas para saber con que espacio cuenta para poder decorar la mesa.

Elementos

Los candelabros y los centros de mesa, son elementos más utilizados en la decoración. Las velas de los candelabros deberán ser blancas o de color marfil. En determinadas ocasiones, como Navidad, se permiten velas de color rojo, por ejemplo. Las velas solo deben ponerse en la cenas, y si se encienden, se hace después de que los invitados se han sentado a la mesa. Las velas deberán ser de cera inodora. En la mayoría de los casos las velas y candelabros se utilizan como mera decoración y no se suelen encender.

Flores y olores

Si opta por utilizar centros de flores, ya sean naturales o secas, deben ser flores sin perfume, ya que pueden interferir con el aroma de la comida y la bebida. Los centros de flores, tampoco deben tapar a los invitados. Deberá elegir diseños muy bajos, para permitir que los invitados se vean unos frente a otros. Se colocan muy espaciados entre si, pensando en dejar sitio para las bandejas, salseras y otros elementos que necesitemos colocar en la mesa. Las mesas rectangulares dan más juego para la decoración que las redondas, que admiten un centro de flores nada más.

A parte de los centros de flores (que suelen ser de forma triangular, rectangular o alargados y redondos), se pueden optar por otros elementos decorativos en función del tipo de comida y del sitio. Centros de frutas, o detalles originales como un tronco de árbol hueco y barnizado, pequeños centros de pétalos de flores (por supuesto sin perfumar), cuencos llenos de canicas de colores, etc. Sea original pero con gusto y estilo. Y por supuesto, no se olvide de los otros elementos a combinar: mantelería, vajilla, cristalería y cubertería

Obsequios

Regalar es un arte. Hacer regalos tienes su estilo propio, y un significado determinado Se puede regalar por tener una detalle, por amistad, para ofrecer una disculpa... pero cuidado. Un regalo inadecuado o desproporcionado puede causar el efecto contrario al deseado. A la hora de regalar nos tenemos que hacer las preguntas básicas: ¿Qué regalar? ¿A quién va destinado el regalo? ¿ Cuando se debe hacer el regalo ? y ¿ Cómo debemos hacer ese regalo ?. Tenga en cuenta que contestando estas simples preguntar podrá causar el efecto deseado con su obsequio

Que regalar

Dicen que los pequeños regalos, mantienen las grandes amistades. Un regalo nunca se hace para ofender a quien lo recibe. Por ello debemos evitar hacer regalos excesivamente ostentosos, independientemente del poder económico que tengamos. Hay que ser prudente tanto a la hora de regalar como a la hora de recibir regalos. Evite por tanto regalar joyas nada más que a su pareja. ¿Qué podemos regalar? Algo sencillo y de buen gusto. Y si además puede ser de alguna utilidad mucho mejor. Habrá que contar con el grado de confianza-conocimiento que tenemos de la persona destinataria.

Hemos creado dos categorías de forma totalmente personal, sobre los regalos:

1. Regalos anteriores a una invitación. Son aquellos que realizamos con anterioridad a la celebración del acto o ceremonia (aniversarios, bodas...). Se envía el regalo en función del tipo de invitación y la importancia de la celebración. Siempre se deben enviar con anterioridad al evento.


2. Regalos posteriores a un acto. Son aquellos que se hacen después de un determinado evento o hecho. Agradecimiento por una comida, por haber realizado un favor... etc. También podemos englobar aquí el regalo para pedir disculpas por un hecho o comportamiento.

La mayor parte de los regalos de envían por los múltiples tipos de servicios de paquetería/mensajería que existen en el mercado. No obstante, dependiendo del grado de confianza que tengamos con el destinatario, se pueden llevar en mano regalos que la mayoría de las veces se envían (como son los regalos de boda). Hay cierto tipo de celebraciones donde el regalo se suele llevar en mano (como los cumpleaños), y se dan en el mismo momento de la celebración. Otros no permiten estas licencias (aunque se haga) como dar regalos el mismo día de la boda y durante su celebración. Costumbre imperdonable con los medios que existen en la actualidad para hacer llegar cualquier tipo de regalo e incluso dinero.

Invitaciones informales

Nos invitan unos amigos a una comida (o cena). ¿ Qué debemos llevar ?. Si conocemos muy bien a nuestros amigos y son íntimos, podemos llevar un buena botella de vino, un postre dulce (tarta, pasteles, etc.) e incluso de acuerdo con el anfitrión/na un determinado detalle gastronómico para degustar durante la comida. Si donde acudimos no tenemos mucha confianza (casa de jefes y compañeros de trabajo, muchas veces), según dicen las reglas de Protocolo, evitaremos llevar cualquier regalo de tipo gastronómico o bebida (podemos llevar bebida y ser una casa de abstemios o llevar dulces a una casa de diabéticos). Se llevan unas flores o algún pequeño objeto de adorno. Nunca detalles personales.

Regalos personales

Los regalos personales, deberían limitarse solamente al ámbito de la pareja y la familia cercana. No se deben regalar colonias, prendas de vestir de uso personal como las corbatas y mucho menos lencería y ropa interior. Todos tenemos varias docenas de corbatas que no utilizamos y alguna que otra colonia que nunca nos ponemos. Ante la duda, las flores son un acierto seguro (a menos que quien las reciba sea alérgico a ellas). Las flores tienen su propio lenguaje aunque las mayoría de las veces que se envían flores no se conoce el significado de las mismas, y se envían por pura estética.

Regalos fijos

Hay determinadas celebraciones, que tienen unos regalos muy característicos y de los que rara vez escapamos.


1. Bodas. Vajillas, cuberterías, cristalerías, electrodomésticos, adornos para la casa (floreros, lámparas, etc.), muebles, etc.

2. Bautizos. Objetos de plata como: marcos para fotos, sonajero, cuchara papillera, medallita, concha bautismal, servilletero, vasito con las iniciales, etc. También ropa para el bautizado, alfiler sujeta-chupete, etc.

3. Comuniones. Biblia nacarada, reloj, medalla, un marco de plata, una cadenita de oro, una pluma estilográfica, etc.

4. Aniversarios y Homenajes. Objetos de plata grabados: bandejas, placas, etc.

Agradecimiento

Siempre que se recibe un regalo, hay que agradecer el mismo, aunque éste no sea de nuestro agrado. Al igual que hay que saber regalar, hay que saber recibir regalos. Para rechazar un regalo, tiene que tener una poderosa razón ya que supone hacer un auténtico feo (desplante) a la persona que lo realiza. Solo debería hacerlo cuando el detalle recibido sea desproporcionado para la ocasión, o no sea acorde con el cometido del mismo. Pedir disculpas regalando un brillante de muchos millones. No acepte nunca regalos comprometedores, importantes o anónimos.

Saludos

La forma de saludarse ante una presentación es darse una apretón de manos, cuando se trata de caballeros. En el caso de las señoras, hay que esperar a que ellas nos tiendan la mano, y nosotros se la tomamos. En la actualidad, ya no se lleva el "besamanos", pero es cortés hacer el ademán de besarla. En el caso de Príncipes y Reyes, es correcto para los caballeros hacer una ligera inclinación de cabeza y para las señoras hacer una leve flexión de las piernas. En situaciones íntimas, se pude optar por dar dos besos a la persona que saludamos.

Si las presentaciones se hacen cuando están todos de pié no hay más que seguir las reglas anteriormente dadas. Pero hay otras situaciones:

1. Un caballero siempre se pone en pie cuando se le presenta a alguien, nunca puede permanecer sentado.


2. Las señoras no tiene por que levantarse ante otras damas o los caballeros. Pero si la persona es edad avanzada, es correcto hacerlo. Si la señora es de su edad, es una actitud cordial el hacerlo, pero no obligatorio

3. Si se llevan guantes, los caballeros se deben quitar al menos el de la mano con la que se va a saludar. Las señoras pueden permanecer con ellos puestos.

4. Si el caballero lleva sombrero, boina o gorra, deberá descubrirse, mientras que las señoras pueden permanecer "cubiertas".

5. Si estamos en un sala o habitación y entra alguna personalidad, es correcto que todos se pongan en pié como señal de respeto. (aunque es una costumbre que se ha ido perdiendo desde la base, cuando se ponían en pie en la clase cuando entraba el profesor).

Lo anteriormente expuesto, tiene sus partes conflictivas cuando se encuentran personas que no se caen bien, e incluso que son reconocidos enemigos. Tendremos que sacar todos nuestros conocimientos de buenas maneras, para salir airoso de esta situación. Lo mismo ocurre cuando vamos a presentar a dos personas, pero de una de las cuales no recordamos el nombre. Utilice una fórmula de este tipo: "Ustedes ya se conocen, ¿verdad?; otra "Les presenté anteriormente, ¿no es cierto? o fórmulas similares. Ante todas estas situaciones, lo mejor es tener "tacto" a la hora de realizar las presentaciones, respetando las reglas básicas.

Conclusión

En este trabajo hemos recopilado una serie de "utilidades" cuya función es ayudar en las más diversos comportamientos. Desde hacer manejar la servilleta, hasta la decoración de la mesa, el adorno de los platos a servir...

Pero no solo nos vamos a centrar en la mesa, sino en otros muchos aspectos de nuestra vida diaria, Uno de los lugares más importantes donde se demuestra si una persona está bien o no educada es en la mesa. En torno a una necesidad elemental, como es comer, giran reuniones familiares, laborales y sociales. Pero, las prisas y el ritmo de vida actual han convertido esta parte esencial de nuestra vida, en algo demasiado rutinario. Y entender que nuestra imagen y comportamiento es lo que somos ante los demas

Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo
Etiqueta: Protocolo

19