Estructura de las clases sociales

Proceso social. Clases sociales. Desigualdad. Exclusión social. Pobreza. Mercado laboral. Desempleo. Estado de bienestar

  • Enviado por: Ricardo Sepulcre Ortuño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

  • la estructura de las clases sociales: nuevas desigualdades, nuevas perspectivas

  • la sociedad de la desigualdad

  • Uno de los rasgos más característicos de los últimos años es el aumento de la desigualdad social. Este crecimiento de la desigualdad social se traduce en una fragmentación de las sociedades. Cuando atendemos a la estructura de clases actual podemos decir que es una estructura de clases fragmentada, la expresión de las clases sociales actuales es distinta de las anteriores. Hay un elemento clave para esta fragmentación de las clases: el sistema ocupacional, que en los últimos años ha sufrido grandes transformaciones en los países centrales.

    De un sistema en el que con un único sueldo podía subsistir una familia (sistema fordista) con estabilidad en el empleo, en la actualidad hay una ruptura: es muy difícil encontrar ese tipo de empleos que permiten con un único ingreso subsistir a una unidad familiar.

    Esto se explica por esa gran multiplicación de nuevos trabajos que son muy mal pagados y es preciso aunar varias entradas (que varias personas de una familia tengan empleos que, al ser precarios, proporcionen varios sueldos). Es interesante contemplar los ingresos globales de una familia porque nos ayuda a explicar muchas cosas, como el hecho de que la precariedad de empleo no siempre lleva a una pobreza, sino que muchos pequeños terminan aportando el suficiente capital como para mantener a una familia fuera de la pobreza. E. Mingione destaca esta idea del paso de una sociedad fordista con estabilidad en el empleo bien remunerado a un modelo donde la unidad familiar se sostiene gracias a la suma de varios ingresos. Por ello globalmente si bien no tenemos una situación de pobreza, si se da el caso de una sobreexplotación en empleos con gran precariedad.

    Esto ha hecho que en los últimos años se han llevado a cabo numerosos estudios sobre las “estrategias de supervivencia” sobretodo en las clases más bajas. Este tipo de estrategias de estilos de vida se pueden aplicar a otras clases (medias) donde se compatibilizan varios sueldos o donde un mismo trabajador tiene más de un empleo (en la mayoría de los casos es en el sector informal de la economía).

    En aquellos países centroeuropeos donde la familia no se basa en una red de apoyo mutuo se observa como con una desaparición de ayudas por parte del Estado lleva a situaciones de mayor pobreza. En las estrategias de supervivencia no sólo hay que contar con los ingresos por salario sino también con la pensión de los ancianos.

  • pobreza y vulnerabilidad

  • El concepto de vulnerabilidad se debe a un sociólogo francés R. Castel. Vamos a hablar en primer lugar de la exclusión social, que hace referencia a aquellos sectores sociales que están quedando fuera de los derechos de ciudadanía social, política y económica. Por muchos factores quedan fuera de los mecanismos de reproducción social, son aquellos sectores que tienen rotos sus vínculos sociales con aquella sociedad en la que deberían estar incluidos.

    Se habla de un estado de exclusión social, pero es muy interesante tratar a la exclusión social como un proceso y no tanto como una situación estática. Es un situación que se produce con unas características concretas, en un momento concreto y en unas sociedades determinadas.

    En la medida en que hay muchos individuos que no pueden integrarse en la sociedad por falta de un trabajo se favorece esta situación de exclusión.

    El trabajo era el modo en el que los individuos se integraban en la sociedad por falta de un trabajo se favorece esta situación de exclusión.

    El trabajo era el modo en el que los individuos se integraban en la sociedad, esto ocurría en sociedades en las que era relativamente sencillo encontrar un empleo con el que se accedía a otros servicios.

    Actualmente hay una crisis en el empleo, con un acceso muy complicado, con lo que las posibilidades de tener un vínculo con la sociedad se dificulta.

    Con el término vulnerabilidad nos referimos a un enfriamiento del vínculo social. Personas que no pueden acceder a esa sociedad y personas que se sienten vulnerables al detectar que en cualquier momento puede variar su situación al ver peligrar su empleo.

    En los últimos años la crisis del mercado laboral ha afectado a sectores de la clase media que han pasado a una pobreza denominada “nueva pobreza”. La sensación de fragilidad o vulnerabilidad se extiende, sobre todo desde que se cuestiona el Estado de Bienestar.

    Esto nos da una idea de otro cambio de fondo. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta los años setenta se produce una situación en la que la sociedad se estructura en un mismo conjunto en los países centrales, así los grupos de trabajadores eran reconocidos como una clase integrante de la sociedad, eran relevantes por su organización. Esta situación ha cambiado en las dos últimas décadas (80 y 90). En estos momentos todos los sectores que van quedando excluidos (la clase obrera no presenta ya una homogeneidad), que cuantitativamente son importantes son sin embargo ignorados, ya que no se tiene esa visión integral de la sociedad sino que más bien existiría una tendencia a ignorar a estos sectores sociales, llegando a ser sectores descartados en una situación de invisibilidad.

    Esta situación se vive con una mayor preocupación por estar en un estado de desestabilidad frente a la situación de estabilidad laboral anterior. La inseguridad de hoy día se compara con la certeza de seguridad laboral anterior.

  • el desempleo y el mercado laboral

  • Todas las medidas de flexibilidad laboral globalmente no han producido un incremento en la creación de empleos pero si una precarización de los ya existentes.

    Sistemas de empleo rígidos: alemán y francés.

    Flexibilidad laboral: EE.UU., Reino Unido y España.

    En estos casos la liberalización de la economía, la flexibilización laboral, ha ido acompañada de una desaparición del Estado de Bienestar (excepto en España).

    En los países nórdicos con un fuerte Estado de Bienestar, la flexibilidad laboral no ha ido tan lejos.

    El caso británico es el más representativo de una bajísima tasa de desempleo y una alta flexibilidad laboral, con un deterioro creciente del bienestar social.

    Fernández Durán habla de una situación de ingobernabilidad, dejando fuera a una población sobrante, que lleva a un incremento de la delincuencia. Ej.: Indonesia.

  • Las respuestas desde el sindicalismo

  • En los últimos años los sindicatos se han encontrado con una dificultad creciente para organizar a los trabajadores, a partir de que la estructura laboral es ahora muy fragmentada, toda esta heterogeneidad hace que se dificulte la organización. También ocurre que los sindicatos no se han adaptado a esta fragmentación de los trabajadores y han mantenido sus actuaciones como si todavía existiese una homogeneidad entre ellos.

    La acción colectiva actual no se mueve ahora conformando los grandes bloques homogéneos de antes, sino que hay una gran dificultad y heterogeneidad en la representación, y esto se está viendo reflejado en el sindicalismo.

  • el estado de bienestar

  • Luis Enrique Alonso, ha estudiado lo que ocurre en el Estado de Bienestar, en esta situación de acoso y derribo. El Estado de Bienestar sufrió una crítica profunda donde se atacaban las políticas de la redistribución económica. El Estado continúa teniendo una presencia importante en estas acciones de bienestar, aunque lo que más se cuestiona son las políticas sociales y de redistribución, pretendiendo un “Estado mínimo” en el que las acciones del Estado queden reducidas al mínimo.

    La cuestión no es si debe o no haber Estado, sino que la discusión importante residiría en el tipo de estado. El Estado no se debe plantear contra los ciudadanos, sino que el objetivo que debe cumplir es ayudar o satisfacer las necesidades de aquellos ciudadanos que más lo necesitan.

    Lo importante no es que se reduzcan los impuesto, sino que se redistribuyan correctamente, debería haber un sistema de recaudación más equitativo en la medida en que paguen más los que más tienen y una buena gestión de lo recaudado.