Especies amenazadas

Zoología. Peligro: desaparición. Causas. Conservación

  • Enviado por: Liliana Ibardia
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información

publicidad

Especies amenazadas, especies de plantas y animales en peligro de desaparición en un futuro inmediato. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN), se consideran siete categorías de estado de conservación de las especies, que hoy constituyen un patrón internacional: (Ex) extinguida, (E) en peligro, (V) vulnerable, (R) rara, (I) indeterminada, (K) insuficientemente conocida y (NA) no amenazada.

En España, la ley de la conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres (promulgada en 1989) establece que el reconocimiento de especies amenazadas, tanto animales como vegetales, cuya protección requiera medidas de protección, se realizará mediante su inclusión en un catálogo, el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, donde se recogen las especies y subespecies en `peligro de extinción' y las de `interés especial'.

La extinción es en realidad un proceso normal en el curso de la evolución. A lo largo de todo el tiempo geológico, el número de especies que se han extinguido es mayor que el de las que existen en la actualidad. Su lenta desaparición fue consecuencia de cambios climáticos y de la incapacidad para adaptarse a situaciones como la competitividad y depredación; de hecho, antes de que el ser humano interviniera en todos los ecosistemas, la tasa de extinción natural de los mamíferos era de la pérdida de una especie cada dos siglos. Sin embargo, desde el siglo XVII, se sabe que se han extinguido al menos 60 especies de mamíferos y que este proceso se ha acelerado debido al impacto sobre los ecosistemas naturales de la explosión demográfica y de los avances tecnológicos. Hoy en día, los cambios que sufre el medio ambiente son más rápidos que la capacidad de la mayoría de las especies para adaptarse a ellos mediante selección natural. Según datos actualizados en 1996, de la `lista roja' de la UICN, una cuarta parte de las especies de los mamíferos del mundo está amenazada de desaparición si no cambian las causas de esta extinción. En España, el inventario oficial más actual sobre el estado de conservación de nuestros vertebrados recoge que más de la mitad de las especies de mamíferos españoles están catalogadas como amenazadas, según las diferentes categorías, así como el 53% de los peces continentales, el 27% de anfibios y reptiles y el 33% de las aves. Algunas especies catalogadas como en `peligro de extinción' en la península Ibérica son: quebrantahuesos, águila imperial ibérica, malvasía, lagarto gigante del Hierro, lince ibérico, foca monje, oso pardo, bucardo y varias especies de plantas de diversos géneros.

Según datos de 1996, en España se conoce que unas 500 especies de plantas superiores también están amenazadas, y se sabe algo menos sobre el estado de los invertebrados. A nivel mundial, los datos que se barajan sobre especies amenazadas son: más de 26.000 especies de plantas y más de 2.700 vertebrados. A principios de 1997, en Ginebra tuvo lugar la convención de los estados miembros (unos 53 países) sobre la conservación de las especies migratorias, donde se acordó incluir unas 40 especies a la lista internacional que registra los animales migratorios que necesitan una protección inmediata. Entre los animales que requieren una protección urgente y que tienen mayor riesgo de desaparición están los gorilas de África central, la grulla de Siberia, los gansos enanos, los halcones, los porrones pardos, el águila imperial, entre otros. De las especies que habitan en América Latina destacan: el delfín de la Plata, los ciervos de los Andes meridionales, la nutria de Chile, el pingüino de Humboldt, el flamenco de los Andes, entre otros.

Causas

Las especies se extinguen o se ven amenazadas por diversas razones, aunque la causa primera es la destrucción del hábitat. El drenaje de zonas húmedas, la conversión de áreas de matorrales en tierras de pasto, la tala de los bosques (especialmente en los trópicos, donde los bosques tropicales desaparecerán hacia el año 2000 si se mantiene el ritmo de destrucción actual), la urbanización y la suburbanización, y la construcción de carreteras y presas, han reducido notablemente los hábitats disponibles. Al producirse la fragmentación de los hábitats en `islas', la población animal se agrupa en áreas más pequeñas, lo que supone una destrucción mayor del hábitat. En éstas, las especies pierden el contacto con otras poblaciones del mismo tipo, lo que limita su diversidad genética y reduce su capacidad de adaptación a las variaciones del medio ambiente. Estas poblaciones pequeñas son muy vulnerables a la extinción, y para algunas especies estos hábitats fragmentados son demasiado reducidos para que una población sea viable.

Desde el siglo XVII, la causa de que muchas especies se hayan extinguido o estén amenazadas ha sido la explotación de animales para la alimentación y elaboración de otros productos. Por ejemplo, la aniquilación de ballenas de gran tamaño para obtener aceite y carne las ha conducido al borde de la extinción; los rinocerontes africanos, sacrificados para obtener sus cuernos, también están amenazados. El gran alce gigante se extinguió en el siglo XIX a consecuencia de una caza excesiva, y el periquito de Carolina desapareció como especie debido tanto a su caza como a la destrucción de su hábitat.

La introducción de enfermedades, parásitos y depredadores frente a los que la flora y la fauna nativa carecen de defensas ha provocado el exterminio o reducción importante de algunas especies. Por ejemplo, la propagación accidental de una plaga eliminó los castaños de los bosques caducifolios de Norteamérica. También el control de los depredadores e insectos tiene efectos adversos. El control excesivo de los perros de las praderas ha extinguido casi por completo a uno de sus depredadores naturales, el hurón de pies negros.

La contaminación atmosférica, del agua y del suelo son causas importantes de extinción, así como la introducción de especies exóticas, la sobreexplotación directa de las especies y la intensa agricultura. Los productos químicos tóxicos, sobre todo los hidrocarburos clorados, como el dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) y los bifenilos policlorados (PCB), se han concentrado en las cadenas tróficas, afectando más a aquellas especies situadas al final de la cadena. Así, tanto el DDT como los PCB interfieren con el metabolismo del calcio de las aves, lo que origina el reblandecimiento de las cáscaras de los huevos y malformaciones en las crías. La contaminación y el aumento de la temperatura del agua han provocado la desaparición de especies endémicas de peces de varios hábitats.

Esfuerzos dirigidos a la conservación de las especies

Se han efectuado algunos esfuerzos privados y gubernamentales dirigidos a salvar especies en vía de extinción. Una propuesta inmediata es la protección de especies a través de la legislación. Además, son importantes los esfuerzos que se realizan a través de los convenios internacionales, de las publicaciones de `listas rojas' o catálogos de las especies amenazadas, de diferentes proyectos como ARTEMIS (creación de un banco de semillas para plantas en peligro), ZEPAS (Zonas de Especial Protección para las Aves); así como los acuerdos que se obtienen en los diferentes congresos y cumbres, tanto a nivel internacional como nacional.

Los esfuerzos internacionales se concretan en el Convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Flora y Fauna Salvaje, ratificado por 51 países. Su propósito es reducir la explotación de éstas mediante la regulación y restricción de su comercio. Sin embargo, en algunos países la eficacia de estas leyes depende de la aplicación y apoyo que reciben de la población y de los tribunales. Debido a que su aplicación no es totalmente estricta, a la negligencia de algunos segmentos de la sociedad que consienten el comercio con especies amenazadas, y a que las actividades de cazadores furtivos y traficantes sin escrúpulos facilitan este comercio, el futuro de muchas especies, a pesar de su protección legal, es incierto.

Los esfuerzos dirigidos a la conservación de especies también incluyen la repoblación de la naturaleza con animales en edad de procrear, bien para restablecer su número (como en el caso del halcón peregrino) o para aumentar la población natural (como en el caso de la grulla cantora). Gracias a la reproducción en cautividad, por ejemplo, el número de ejemplares de cóndor de California se ha elevado de 27 en 1987 a unos 52 en 1992. Otro proyecto implica la determinación de los hábitats críticos que se deben conservar para las especies amenazadas. Su protección puede llevarse a cabo mediante el establecimiento de reservas, aunque su valor está limitado por el efecto isla. Las objeciones planteadas por algunos grupos con intereses particulares hacen que la conservación de zonas para las especies amenazadas sea también difícil.

Especies amenazadas

Extinción de plantas y animales

Aunque la extinción de plantas y animales es un aspecto natural de la evolución, el número de especies que desaparecen cada año ha aumentado de forma espectacular desde el siglo XV. Si se mantiene la tendencia actual, al final de este siglo se extinguirán 50.000 especies anuales.

Especies amenazadas

Tigre siberiano en peligro de extinción

En muchos países asiáticos, la caza ha diezmado hasta casi la extinción las poblaciones de tigre siberiano. Algunas partes del cuerpo de este animal se venden con fines medicinales y como alimento.

ESPECIES

UBICACIÓN

MOTIVOS DE SU DISMINUCIÓN

Asno salvaje africano
(Equus asinus)

Somalia, Sudán, Etiopía

Destrucción del hábitat, caza furtiva,
mezcla con asnos domesticados

Murciélago de Indiana
(Myotis sodalis)

Este y medio oeste de EEUU

Destrucción del hábitat
(comercialización de las cuevas)

Guepardo (Acinonyx jubatus)

Desde África hasta India

Destrucción del hábitat, tráfico de pieles

Ciervo de Virginia
(Odocoileus virginianus clavium)

Sur de Florida

Destrucción del hábitat (desarollo agrícola),
muertes al cruzar carreteras

Dugón (vaca marina)
(Dugong dugon)

Oceános

Caza (para la obtención de carne y cuero)

Elefante asiático
(Elephas maximus)

Asia meridional y Sureste asiático

Destrucción del hábitat (desarrollo agrícola)

Turón de pies negros
(Mustela nigriceps)

Se conoce sólo en cautividad

Envenenamiento de las fuentes de alimentación de la especie

Gacela arábiga (Gazella gazella)

Península Arábiga, incluyendo Israel

Caza furtiva

Gibón (Hylobates spp)

China, India, Sureste asiático

Destrucción del hábitat

Gorila (Gorilla gorilla)

África central y occidental

Destrucción del hábitat, captura de los ejemplares jóvenes, caza furtiva

Jaguarundi (Felis yagouaroundi)

Texas, América Central

Destrucción del hábitat, tráfico de pieles

Leopardo (Panthera pardus)

África, India, Sureste asiático

Destrucción del hábitat, tráfico de pieles

Pantera de las nieves
(Panthera uncia)

Asia central

Exceso de caza para la obtención de su piel

León asiático
(Panthera leo persica)

India

Destrucción del hábitat; exceso
de caza por deporte

Mono colobo (Colobus kirki)

África

Caza para la obtención de su piel

Mono araña o mirikío araña de
manos negras (Ateles geofroyi)

Costa Rica, Nicaragua, Panamá

Destrucción del hábitat

Lince ibérico
(Lynx pardina)

España, Portugal

Pérdida del hábitat, persecución ilegal

Orangután
(Pongo pygmaeus)

Borneo, Sumatra

Destrucción del hábitat, exceso de captura
de ejemplares jóvenes para zoológicos

Panda gigante
(Ailuropoda melanoleuca)

China

Restricción de su hábitat

Perrito de las praderas
(Cynomys parvidens)

Oeste de EEUU

Destrucción del hábitat, envenenamiento

Rinoceronte negro
(Diceros bicornis)

Al sur del Sahara en África

Destrucción del hábitat, exceso de caza
para la obtención de su cuerno

Rinoceronte blanco
(Ceratotherium simum)

África central y oriental

Caza furtiva para obtener su cuerno

Tigre (Panthera tigris)

Asia templada y tropical

Destrucción del hábitat, caza deportiva

Rorcual azul
(Balaenoptera musculus)

Océanos

Caza comercial

Rorcual común
(Balaenoptera physalus)

Oceános

Caza comercial

Lobo rojo (Canis rufus)

Sureste de EEUU hasta
Texas central

Destrucción del hábitat; caza, trampas y envenenamiento