Escoba de bruja del cacao

Explotaciones agrícolas amazónicas. Crinipellis perniciosa. Hongos endémicos del Amazonas. Fitosanitarios. Enfermedades de las plantas. Sintomatología. Basidiocarpos

  • Enviado por: Beatriz Eugenia Rodríguez y Lizardo Norbey Ibarra
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 33 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

tabla de contenido

Pág.

1. INTRODUCCION…………………………………………………

4

2. LA PLANTA HOSPEDANTE……………………………………..

5

3. EL PATOGENO……………………………………………………

6

3.1. TAXONOMIA Y ORIGEN…………………………………………

6

3.2. BIOLOGÍA……………………………………………………………

6

4. EPIDEMIOLOGÍA………………………………………………….

8

4.1 AMBIENTE……………………………………………………………

8

4.2 PRODUCCIÓN DE INOCULO……………………………………...

10

4.3 FENOLOGÍA DEL TEJIDO SUCEPTIBLE………………………

11

4.4 DINAMICA DE LA ENFERMEDAD………………………………...

12

5. SÍNTOMAS…………………………………………………………

15

5.1 SÍNTOMAS EN PLANTULAS PEQUEÑAS………………………

15

5.1.1 Síntomas Primarios……………………………………………...

15

5.1.2 Síntomas Secundarios………………………………………….

15

5.2 SÍNTOMAS DESARROLLADOS A PARTIR DE INFECCIONES

DE YEMAS VEGETATIVAS………………………………………...

15

5.2.1 Síntomas en yemas de plántulas………………………………

15

5.2.2.1 Escoba Típica………………………………………………

16

5.2.2.2 Escoba Látigo………………………………………………

16

5.2.2 Síntomas en yemas terminales de árboles…………………...

16

5.2.2.1 Escoba Típica………………………………………………

16

5.2.2.2 Escoba Látigo………………………………………………

16

5.2.2.3 Necrosis De La Yema……………………………………..

17

5.2.2.4 Rama Atrofiada…………………………………………….

17

5.3 SÍNTOMAS DESARROLLADOS A APARTIR DE

INFECCIONES EN LOS COJINES FLORALES………………….

18

5.3.1 Escobas Vegetativas Del Cojín………………………………

18

5.3.2 Proliferación De Flores………………………………………….

18

5.3.3 Frutos Chirimoyos……………………………………………….

18

5.3.4 Frutos Zanahorios……………………………………………….

19

5.4 SINTOMAS EN FRUTOS POR INFECCIÓN DIRECTA………..

19

5.4.1 Frutos Con Lesiones Necróticas……………………………….

20

5.4.2 Frutos Con Lesión Necrótica Extendida……………………...

20

5.4.3 Frutos Con Zonas De Maduración Prematura………………..

20

5.4.4 Frutos Con Lesión Necrótica Deprimida………………………

20

5.4.5 Frutos Parcialmente Maduros Con Zonas Verdes De

Diferente Tamaño………………………………………………..

21

6. SIGNOS……………………………………………………………..

22

6.1. DESCRIPICIÓN DEL BASIDIOCARPO…………………………..

22

7. IMPACTO ECONOMICO………………………………………….

24

8. CONTROL…………………………………………………………..

27

8.1 CONTROL CULTURAL……………………………………………..

27

8.2 CONTROL QUÍMICO………………………………………………..

28

8.3 CONTROL BIOLOGICO…………………………………………….

30

8.4 CONTROL POR VARIEDADES RESISTENTES………………...

31

9. BIBLIOGRAFIA…………………………………………………….

33

INDICE DE FIGURAS

Pág.

FIGURA 1. Cacao. Theobroma cacao 5

FIGURA 2. Escoba de Bruja: Escoba verde de yemas terminales 17

FIGURA 3. Ramas vegetativas elevándose de un cojín floral 18

FIGURA 4. Vainas de cacao infectadas con C. perniciosa mostrando una

lesión en la superficie y una pudrición extensa de las semillas 19

FIGURA 5. Escoba de Bruja: Basidiocarpos de C. perniciosa en el

pedúnculo de una vaina parecida a una chirimoya 22

FIGURA 6. Basidiocarpos de C. perniciosa 23

  • INTRODUCCIÓN

  • Los problemas fitosanitarios constituyen uno de los factores depresivos más importantes de la producción del cacao. Cualquiera que sea la forma social de producción es importante racionalizar al máximo la tecnología de manejo de los problemas. La investigación bajo diferentes condiciones agroecológicas, sociales y económicas permite establecer la dinámica en el comportamiento de enfermedades e insectos dañinos para proponer las alternativas de solución, en función de las características del sistema productivo. (Tovar, 1991)

    La escoba de bruja del cacao es una enfermedad endémica, originaria del valle alto del Amazonas. La enfermedad fue registrada por primera vez en 1785 con el nombre de “lagarto” por el brasilero Alexander Rodríguez, constituyendo, probablemente, el registro más antiguo de la enfermedad. (Tovar, 1991)

    El hongo causante de la enfermedad fue descrito inicialmente, en 1915, por Stahel quien lo denomino Marasmius perniciosus y, posteriormente, en 1942 fue transferido por Singer al genero Crinipellis. Hasta hoy se le reconoce como Crinipellis perniciosa (Stahel) Singer. A partir de la identificación del hongo responsable de la enfermedad han sido muchas y muy variadas las contribuciones científicas sobre el problema. (Tovar, 1991)

    Entre 1940 y 1970 se desarrollaron estudios sobre la infección a nivel de varios tejidos del árbol, la determinación de hospedantes secundarios, la fructificación del hongo, la caracterización sintomatológica, evaluación de materiales por resistencia al hongo, y, en general, se hicieron estudios sobre el ciclo de la enfermedad, con un enfoque principalmente descriptivo. (Tovar, 1991)

    2. LA PLANTA HOSPEDANTE

    El centro de la diversidad genética de T. cacao es la región del Amazonas Brasilero en Sur América. El cacao es una planta perenne de la región del Neotrópico. Theobroma junto a otros dos géneros, Herrania y Guazuma, pertenecen a la familia Esterculiáceas. T. cacao, es la única especie cultivada, que ha alcanzado alturas mayores de 15 metros en el bosque Neotrópico, y bajos condiciones de cultivo presenta rangos entre 5 a 8 metros. Cerca de las tres cuartas partes de la producción mundial de cacao se encuentra entre latitudes de 8ºN y 8oS, y el máximo de latitud es de 24oS en Sao Paulo, Brasil. El rango anual de precipitación en las mayores áreas de producción es de 1250 a 2800 mm. El cacao crece en alturas de 1000 m.s.n.m, pero puede producir favorablemente en alturas de 1300m cerca de Manizales, Colombia. (Purdy y Schmidt, 1996)

    Las vainas del cacao pueden producir de 30 a 50 semillas, y puede llegar a producir cerca de 50.000 flores. (Purdy y Schmidt, 1996)

    3. EL PATOGENO

    3.1 Taxonomía y origen

    El agente causal de la Escoba de bruja del cacao, se le nombro en primera instancia como Marasmius perniciosus, pero se renombro a Crinipellis perniciosa (Stahel) Singer, (de aquí se ha referido con el nombre binomial de C. perniciosa, cuando Singer reviso el genero Marasmius). C. perniciosa es del Orden de los Agaricales, Familia Tricholomataceae, y es una especie endémica de la región del Amazonas Brasilero en Sur América. Se presume que C. perniciosa es el mayor patógeno que se desarrolla análogamente con T. cacao. Dentro de la diversidad genética de T. cacao en su hábitat natural, han ido apareciendo árboles con resistencia a escoba de bruja - de aquí que el fin de las expediciones a la región del Amazonas brasilero sea la colecta de germoplasma de cacao. (Purdy y Schmidt, 1996)

    3.2 Biología

    El hongo causal de la enfermedad escoba de bruja en cacao es el Basidiomycete Crinipellis perniciosa (Stahel) Singer. Se sabe que infecta brotes, inflorescencias y frutos de Theobroma cacao y es endémico para muchas otras especies de Theobroma y Herrania además de dispersarse por el bosque amazónico. (Andebrhan, 1986)

    Las basidiosporas que se producen en los basidiocarpos se diseminan sobre tejidos susceptibles, la penetración ocurre a través de los estomas en un período de 2 horas. La infección de brotes causa sintomas de escobas vegetativas presentándose variación en los periodos de incubación de acuerdo al periodo de la yema o del botón. (Andebrhan, 1986)

    La infección en florescencias puede ocurrir en flores individuales o, si avanza, puede destruir todo el cojín floral. Los cojines florales infectados también producen escobas vegetativas. Los síntomas varían de acuerdo al estado de las vainas. El patógeno es un hongo hemibiotrópico que se presenta en dos formas: a) parasítico, creciendo intercelularmente caracterizado por un grueso micelio y b) saprofítico, con micelio delgado (multinuclear) donde se producen los basidiocarpos. (Andebrhan, 1986)

    El micelio se reporta como morfológicamente variable. Se determino que el micelio del hongo invade a lo largo de escobas maduras. Se postulo que el micelio cubre las escobas dentro de los tejidos sanos hasta el inicio de la formación de las escobas laterales. (Baker & Crowdy citados por Calle et al, 1982)

    4. EPIDEMIOLOGIA

    T. cacao y C. perniciosa son especies autóctonas del Amazonas brasilero en Sur América. En este ambiente natural, los árboles de cacao se esparcen por el denso bosque; estos árboles tienen un crecimiento relativamente lento y sus flores y fructificaciones son escasos. En contraste a esto, los cultivares de cacao crecen en plantaciones de muchos años y son expuestas a un ambiente totalmente diferente a su ambiente natural y es por esta razón que existen diferentes condiciones epidemiológicas para la enfermedad de la escoba de bruja. En estas plantaciones, donde se presenta abundante vegetación se favorece la infección del hospedero y esporulación de C. perniciosa, dado a la ocurrencia de muchos factores conjuntos como el clima en la cosecha. En cacao, es típico al igual que en otras especies silvestres cultivadas la presencia de patógenos y puede ocurrir que se presente una extensa y severa epidemia. El perfil de defensa y de existencia de la enfermedad en una situación natural es la destrucción del cultivo. Específicamente, para la escoba de bruja en plantaciones de cacao se presenta un incremento del tejido susceptible (meristemos vegetativos, flores y frutos) que frecuentemente se sincronizan de un árbol a otro, especialmente entre material genético similar; el clima húmedo y seco durante la cosecha favorece la infección y en relación con eso promueve la esporulación de C. perniciosa; y frecuentemente se reduce la diversidad genética. (Purdy y Schmidt, 1996)

    4.1 Ambiente

    El cacao es predominante del bosque húmedo, en ambientes tropicales con eventual distribución de lluvias y estaciones lo cual es predominante para el establecimiento de la enfermedad. Típicamente, el cacao se cultiva en zonas donde el ambiente se caracteriza por: promedio de lluvias de 1250 a 2800 mm/año, en donde 3 - 4 meses se presentan lluvias menores a 100 mm/año; con una temperatura máxima de 30 a 32oC (min 18-28oC); latitud de 8ºN - 8oS; en altitudes no mayores de 300m; y donde no hay presencia de fuertes vientos. El suelo debe presentar un perfil profundo para el apto crecimiento del cacao, donde los estratos no son impermeables, arcillas-arenas de 12 cm. de superficie y arenas-arcillas debajo de 25 cm. Aunque algunas áreas de cacao se cultivan en diferentes condiciones de precipitación, latitud, elevación y suelos. (Purdy y Schmidt, 1996)

    En climas donde el cacao se cultiva se distinguen principalmente una distribución anual de lluvias y la presencia o ausencia de períodos secos de gran magnitud. En los extremos, abunda, la distribución de lluvias a lo largo del año, o en períodos de 4 a 6 meses con poca o sin lluvia. El sistema que controla el patógeno de la enfermedad de la escoba de bruja es manejado principalmente y se encuentra obligado a una atmósfera húmeda (lluvia, neblina, rocío y humedad relativa), la presencia o ausencia de cualquiera de estas condiciones de epidemia puede hacer que varíen los efectos de la fenología del hospedero, producción, liberación y dispersión de basidiospodoras, infección y la sincronización de estos eventos. La temperatura regula la tasa de desarrollo de la enfermedad, pero es raro que exista un factor limitante en el desarrollo de la misma. La temperatura puede jugar un papel importante en estas afecciones cuando el cacao se encuentra en crecimiento como por ejemplo en: a) Secamiento de escobas (se relaciona con la producción de basidiosporas); b) evapotranspiración, que induce estress de humedad y vaciado de tejidos del hospedero y en relación al incremento en número, sincronización e infección de plazas, y c) formación de rocío en tejidos susceptibles del hospedero, relacionándose de esta manera con el abastecimiento de humedad para la germinación de esporas y su subsiguiente infección. (Purdy y Schmidt, 1996)

    4.2 Producción de inóculo

    Los basidiocarpos se presentan en una variedad de tejidos necróticos sobre la copa del árbol, al igual que en el tronco y sobre el suelo. El origen principal de los basidiocarpos (abundancia y/o duración de producción) son las escobas vegetativas que han sufrido una necrosis en la copa del árbol, en las ciruelas, en las escobas caídas en el suelo, las escobas de los cojines florales, y vainas enfermas en los árboles o en el suelo. Los estudios conducidos en campo de producción de basidiocarpos se llevan a cabo con pruebas de simulación de las condiciones naturales removiendo escobas necróticas que se encuentran en la copa, en el tronco o suspendidas sobre las ramas y colocando estas en el suelo para así facilitar la observación de los basidiocarpos. Los basidiocarpos se producen en respuesta a la presencia de lluvias. Los estudios en cámaras húmedas de producción de basidiocarpos en las escobas han demostrado que la humedad y ausencia de esta son un factor importante en su desarrollo, y Rocha & Wheeler indican que a 8 horas en húmedo y 16 horas en secado son los óptimos. En campo, los basidiocarpos aparecen en las escobas de 4 a 8 semanas seguidas de lluvia, pero su aparición temprana o tardía depende en gran parte de la edad de la escoba, de su localización y de la climatología del lugar. Debido a la relación tan estrecha entre la humedad y las escobas, la edad de las escobas, tamaño, localización e interacción de estos factores con la climatología de la cosecha, se tiende hacia una línea de relación entre el tiempo y especialmente, a la abundancia de basidiocarpos e igualmente a la suma y duración de lluvias por lo cual los datos son frecuentemente difíciles de mostrar. Los basidiocarpos se presentan de 4 a 6 meses en locaciones donde se alternan periodos secos y de humedad. En lugares donde la precipitación es alta a lo largo del año, los basidiocarpos predominan durante esa época. Los basidiocarpos son pocos o ausentes durante prolongados periodos secos. Las escobas pueden llegar a producir de 10 a 100 basidiocarpos por estación, y este produce alrededor de 100 a 1000 basidiosporas que se esparcen durante su tiempo de vida por el viento o por el agua. Normalmente las basidiosporas se liberan abundantemente en un rango de 2200 - 0.700 h, cuando en el ambiente prevalece una alta humedad y una temperatura reducida. La temperatura óptima para la liberación es de 20 a 25oC, pero los basidiocarpos liberan las esporas en un rango de 10 a 30oC. (Purdy y Schmidt, 1996). Se indico que los basidiocarpos liberan sus esporas de 2 a 8 días. Donde las escobas son abundantes, el inóculo probablemente no es un factor limitante de la epidemia, excepto durante prolongados períodos secos. (Wheeler & Suárez citados por Purdy y Schmidt, 1996)

    4.3 Fenología de tejido susceptible

    Los tejidos nuevos, especialmente retoños desarrollados, son atacados general mente por Crinipellis perniciosa; quedando endurecidos. La fenología de los brotes ha sido bien estudiada. Algunos autores notan que si bien el cacao se desarrolla en áreas muy pequeñas con variaciones estaciónales de temperatura y días largos, la planta exhibe periodos de intenso crecimiento vegetativo, alternándose con periodos de reposo vegetativo; los ritmos de ocurrencia dependen del tiempo en el año dentro de cada región. También se plantea que el estrés causado por humedad produce abscisión de hojas y estimula el crecimiento de yemas, continuando con un intenso crecimiento de brotes (retoños y hojas en expansión) en presencia de una adecuada humedad, reduciendo sombrío a través de podas de brotes vegetativos. (Purdy y Schmidt, 1996)

    En floración, la cual se sabe que es estacional, puede comenzar así: de forma temprana; a los tres meses de edad o tardía a los tres o cinco años de edad, dependiendo de las condiciones climáticas, de la variedad cultivada y de las practicas culturales. (Purdy y Schmidt, 1996)

    Existen otros factores climáticos que presentan cambios drásticos a través del tiempo como lo es el fenómeno del niño, la intensidad y frecuencia de la precipitación y la presencia de periodos críticos en el desarrollo de la enfermedad. (Purdy y Schmidt, 1996)

    4.4 Dinámica de la enfermedad

    En el trópico húmedo el sistema patógeno de la enfermedad de la escoba de bruja es único en su etiología y en su epidemiología, especialmente al compararlo con el sistema continúo del patógeno en las regiones templadas. El patógeno es un Hymenomycete, es un biotrofo en la fase de infección y empieza a ser saprofito en estados tardíos de colonización, esporula únicamente sobre tejidos muertos del hospedero. Muchos Hymenomycetes son saprófitos; algunos son parásitos facultativos, pero usualmente estos no invaden los tejidos en crecimiento. Ni infectan junto a tejidos vegetativos y reproductivos. Lo más importante, es que el sistema patógeno de la escoba de bruja es continuo, especialmente en lugares con alta precipitación durante el año. Es decir, no hay una separación temporal del tejido susceptible del hospedero y el inóculo del patógeno, esto desde que no exista un periodo prolongado de dormancia para ninguno de los dos. En la incidencia de la enfermedad se presenta un pico y una calma, especialmente en áreas con prolongados periodos secos, con el final de algún ciclo de la enfermedad durante la época seca y el comienzo de otro ciclo con la venida de una época lluviosa (Purdy y Schmidt, 1996). Se ha indicado que el sistema patógeno es predominantemente monocíclico en un año y con el paso de los años se convierte en policíclico (Tovar citado por Purdy y Schmidt, 1996). El inóculo y la enfermedad puede presentarse en algún tejido del hospedero durante el año, y el conocimiento sobre el origen del inóculo no se encuentra siempre bien correlacionado con la presencia de la enfermedad. Es probable que la enfermedad sea causada dentro de la plantación por el inóculo, sin embargo las basidiosporas pueden viajar distancias muy largas, y el inóculo adyacente o proveniente de otros sitios juega un rol importante en el establecimiento de la enfermedad dentro de las plantaciones de cacao, o en plantaciones donde se practica fitosanidad como un medio de control de la enfermedad. La epidemia causada por escoba de bruja es difícil de desinfectar en campo. Los parámetros epidemiológicos críticos son definidos y/o varían grandemente y son los siguientes: incubación, latencia, períodos de infección y progreso de la enfermedad. Establecer estos parámetros epidemiológicos es una utilidad limitante, ya que una mínima variación en estos aspectos en la enfermedad de la escoba de bruja consecuentemente hace que varíe el tiempo, la magnitud y el origen de infección en plazas e inoculo. Al relacionar estas variables dependientes e independientes y el efecto crítico causal se muestra su difícil cubrimiento (Purdy y Schmidt, 1996). Aunque, se encontró relación entre el número de escobas en hojas y escobas en cojines florales y la suma de los inóculos en los últimos meses, e igualmente encontró una relación positiva entre el número de escobas en cojines y el número de frutos infectados (Tovar citado por Purdy y Schmidt, 1996). Una variación crítica en cualquiera de estos factores frecuentemente se incrementa por diferencias entre variedades de cacao, edad de árbol (tamaños), factores climáticos (especialmente duración de humedad y períodos secos), y prácticas culturales, como la arquitectura y/o fitosanidad en podas. Desde el principio, la epidemia causada por escoba de bruja exhibe en la epidemia conducta natural indeterminada policíclica en la región templada, después de algún tiempo sufre severos itinerarios del ciclo de infección. (Purdy y Schmidt, 1996)

    La epidemia de escoba de bruja cuando decae se empieza a dirigir a otras plantaciones de cacao, frecuentemente por vías que son de difícil apartamiento y cuantificación. Casi siempre, los análisis estadísticos y la cuantificación de las epidemias se ven frustradas por la enfermedad escoba de buja dado a su gran variabilidad entre los parámetros críticos antes mencionados. Sin embargo, se conoce la biología y epidemiología de escoba de bruja en miras a su manejo. (Purdy y Schmidt, 1996)

    5. SÍNTOMAS

    El cuadro sintomatológico de la escoba de bruja representa un interés practico en el diagnostico de la enfermedad. Los sintomas han sido descritos por varios investigadores a partir de estudios sobre el proceso de infección en yemas vegetativas, cojines florales y frutos. (Tovar, 1991)

  • Síntomas En Plántulas Provenientes De Semilla Infectada

  • 5.1.1 Síntomas primario: Hipertrofia en la base del hipocótilo;

    Las infecciones artificiales de la semilla pre-germinada (3 - 4 mm de longitud). El sistema radicular de las plantas infectadas presenta un desarrollo muy escaso en relación con plantas sanas. (Tovar, 1991)

    5.1.2 Síntomas secundarios: Tristeza, clorosis y secamiento foliar: Algunas plantas antes de morir presentan varios síntomas secundarios, tales como: a) Tristeza: que se manifiesta por un debilitamiento de la plántula con las hojas en posición subnormal; b) Clorosis: de las hojas siendo muy delgadas y de consistencia apergaminada y c) Secamiento de la hoja: presentando una consistencia quebradiza. Las semillas provenientes de frutos infectados pueden originar plántulas con hipertrofia del hipocótilo, pero más leve. (Tovar, 1991)

  • Síntomas Desarrollados A Partir De Infecciones De Yemas Vegetativas

  • 5.2.1 Síntomas en yemas de plántulas

    5.2.1.1 Escoba típica: Consiste en la hipertrofia del brote principal y el desarrollo de yemas axilares también hipertrofiadas; proliferación, agrandamiento y persistencia de las estípulas en el ápice de las yemas; base del pecíolo de las hojas hipertrofiado. En inoculaciones artificiales se pueden presentar la formación de un cáncer en el sitio de la inoculación. Las hojas de la escoba presentan generalmente clorosis. (Tovar, 1991)

    5.2.1.2 Escoba látigo: El eje del brote aparece hipertrofiado, siendo más ancho en la base, adelgazándose hacia el ápice; las yemas axilares no se desarrollan o lo hacen brevemente; hay abscisión de las hojas, quedando las cicatrices sobre el brote; el ápice presenta un grupo denso de estípulas, generalmente más grandes de lo normal y persistentes. En algunos casos las estípulas se presentan acompañadas de hojas pequeñas y cloróticas. Las plántulas con escobas látigo pueden recuperarse y presentar un crecimiento aparentemente normal. (Tovar, 1991)

    5.2.2 Síntomas en las yemas terminales de los árboles

    La penetración del hongo se efectúa por la base de la yema o por un nudo o entrenudo del brote en activo crecimiento. El hongo estimula la formación de un brote hipertrofiado. (Tovar, 1991)

    5.2.2.1 Escoba típica: El eje principal del brote aparece hipertrofiado y presenta desarrollo de yemas axilares hipertrofiadas de una longitud considerable en ocasiones más largas que el eje principal. (Tovar, 1991)

    5.2.2.2 Escoba látigo: Parecida a la descrita sobre plántulas. El brote no se presenta severamente hipertrofiado; hay un desarrollo leve de yemas axilares: abscisión de las hojas del brote; yema terminal con un penacho de estípulas persistentes. (Tovar, 1991)

    5.2.2.3 Necrosis de la yema: En algunos casos la respuesta del tejido a la infección es severa y resulta en la muerte de la yema terminal. La infección puede progresar hacia abajo hasta la hoja subsiguiente, la cual puede presentar un chancro en el pedúnculo e hipertrofia del pulvínulo; posteriormente la hoja se necrosa. (Tovar, 1991)

    5.2.2.4 Rama atrofiada: En ciertos casos la infección de la yema terminal resulta en una reducción o acortamiento de los entrenudos: las hojas se deforman y se quedan pequeñas; el brote continúa su crecimiento y en un ciclo posterior las hojas y las yemas tienen una apariencia sana. (Tovar, 1991)

    Figura 2 .Escoba de Bruja: Escoba verde de yemas terminales. . (Dr L.H. Purdy,

    University of Florida, Gainesville) Fuente: http://www.ipgri.cgiar.org/publications/pdf/360.pdf

    5.3 Síntomas Desarrollados A Partir De Infecciones En Los Cojines Florales

    La penetración del hongo a nivel de cojines pueden realizarse a través de la flor, la cual se necrosa sin hipertrofiarse, permaneciendo adherida al cojín, o a través del ovario fecundado. (Tovar, 1991)

    'Escoba de bruja del cacao'

    Figura 3 .Ramas vegetativas (escobas) elevándose de un cojín floral infectado por C. perniciosa. Fuente: http://www.apsnet.org/online/view.asp?ID=33

    5.3.1 Escobas vegetativas del cojín: Estas escobas presentan características similares a las yemas vegetativas. En el extremo de los brotes pueden observarse vestigios de las estructuras florales. (Tovar, 1991)

    5.3.2 Proliferación de flores: Algunos cojines infectados presentan un ramillete denso de flores con pedicelos largos y compuestos, generalmente hipertrofiados. (Tovar, 1991)

    5.3.3 Frutos chirimoyos: Las flores individuales surgidas sobre cojines infectados pueden desarrollar frutos partenocárpicos redondeados, en forma de fresa o chirimoya; el pedícelo aparece comúnmente hipertrofiado y cuando se necrosa prematuramente el fruto se queda muy pequeño; cuando el pedicelo no se necrosa el fruto crece hasta alcanzar una longitud entre 4 y 8 cm. El fruto muere prematuramente en el transcurso de 4 a 6 semanas. (Tovar, 1991)

    5.3.4 Frutos zanahorios: Los frutos de flores polinizadas sobre un cojín infectado pueden presentar pedícelos hipertrofiados de forma alargada y de apariencia normal; sin embargo estos frutos se necrosan prematuramente y no superan los 10 a 15 cm. de longitud. (Tovar, 1991)

    5.4. Síntomas En Frutos Por Infección Directa

    Los síntomas de frutos infectados directamente son muy variados y dependen de la edad al momento de la infección y del fenotipo del fruto. Los síntomas en los frutos son morfológicos o externos e histológicos a nivel de la corteza, el mucílago y las almendras. (Tovar, 1991)

    'Escoba de bruja del cacao'

    Figura 4. Vainas de cacao infectadas con C. perniciosa mostrando una lesión en la superficie y una pudrición extensa de las semillas (cortesía de Jose Rondon y Orlando Arguello) Fuente: http://www.apsnet.org/online/view.asp?ID=36

    5.4.1 Frutos con lesiones necróticas: Los frutos presentan una o varias lesiones necróticas oscuras, irregulares, alargadas, de aspecto alquitranoso, ya sea sobre el surco o sobre el lomo, casi siempre rodeadas de una zona amarilla. La corteza es gruesa con sectores abultados o hipertrofiados y, en corte, se observa parcialmente afectado, mostrando bandas necróticas de penetración del hongo que corresponde con las manchas superficiales; mucílago entre líquido y sólido de color amarillo; semillas deformadas, algunas con hidrólisis de los cotiledones. (Tovar, 1991)

    5.4.2 Frutos con lesión necrótica extendida: A partir de la lesión necrótica principal, irregular y de color oscuro se extiende un pardeamiento marrón oscuro sobre toda la superficie del fruto entremezclado con zonas amarillas. En la parte inferior de la corteza presenta necrosis en líneas ondulantes que corresponden con la lesión exterior: mucílago salido de la parte afectada, almendras deformadas, con hidrólisis de los cotiledones. El hongo avanza por el mucílago destruyendo los cotiledones. (Tovar, 1991)

    5.4.3 Frutos con zonas de maduración prematura: El fruto verde presenta un mosaico de zonas amarillas. En el interior, la corteza presenta puntos necróticos de diferentes tamaños a lado y lado de la capa dura que separa la corteza de las semillas: mucílago sólido en la parte periférica y de color marrón oscuro; algunas almendras destruidas y en otras aparecen cotiledones desarrollados de color violeta. (Tovar, 1991)

    5.4.4 Frutos con lesión necrótica deprimida: La lesión puede localizarse en la base del fruto. Cerca del pedúnculo, en la parte media o cubrir una zona amplia desde la mitad del fruto hasta su ápice. La lesión es de bordes irregulares muy oscura y fuertemente deprimida, rodeada por un a zona amarilla bastante amplia. En la parte interior y a partir de la zona necrosada en el exterior el hongo se disemina envolviendo la placenta, dando la apariencia de una faja necrótica que rodea el conjunto de almendras y mucílago; mucílago preferentemente líquido; almendras deformes en su casi totalidad y con hidrólisis de los cotiledones. Algunas semillas presentan sus cotiledones intactos de color violeta. Este síntoma se presenta en frutos de edad avanzada. (Tovar, 1991)

    5.4.5 Frutos parcialmente maduros con zonas verdes de diferente tamaño: Los frutos casi siempre maduros presentan zonas e islas verdes de diferente tamaño. El tamaño de la zona verde no guarda una relación directa con la cantidad de almendras destruidas. En algunos casos la destrucción de almendras es casi total, y en otros casos, la pérdida de almendras es parcial. Estas manifestaciones corresponden, por lo general, a infecciones tardías del fruto. (Tovar, 1991)

    6. SIGNOS

    Los basidiocarpos se forman sobre escobas secas, en hojas secas de la escoba y sobre frutos muertos después de un largo periodo de descomposición y ablandamiento. (Tovar, 1991)

    6.1 Descripción del basidiocarpo:

    Píleo de color rojo carmesí, tornándose de color lila o rosa con la edad, a la vez que comienza el proceso de liberación de las basidiosporas, conservando una mancha de color rojo oscuro en el centro, muy conspicua; estrías radiales campanulado al comienzo, extendiéndose con un margen cóncavo y uno convexo y centro umbilical, o convexo a plano con centro deprimido: diámetro entre 2 y 25 mm; arrugado cuando se deshidrata y con la humedad recupera la turgencia. Laminas o agallas más bien gruesas (0.02 mm) entre 8 - 20 laminas enteras, generalmente 15; algunas se quedan a la mitad de camino, corresponden con las estrías del píleo. Cistidios más bien regulares en forma de botella. (Tovar, 1991)


    Figura 5. Escoba de Bruja: Basidiocarpos de C. perniciosa en el pedúnculo de una vaina parecida a una chirimoya. (Dr L.H. Purdy, University of Florida, Gainesville). Fuente: http://www.ipgri.cgiar.org/publications/pdf/360.pdf

    'Escoba de bruja del cacao'

    Figura 6. Basidiocarpos de C. perniciosa (cortesía de Scott Baver, ARS Information Staff). Fuente: http://www.apsnet.org/online/view.asp?ID=32





    7. IMPACTO ECONÓMICO

    Se considera que la escoba de bruja es la enfermedad mas seria en los países en que ella existe, aunque el grado de severidad varía de acuerdo con las condiciones del clima. Bajo condiciones extremas la infección de las mazorcas y de los cojines florales puede resultar en una pérdida hasta del 50% de la cosecha. Además puede ver infección del tejido vegetativo, dando lugar a un crecimiento en forma de escoba y en una pérdida considerable de follaje. Esto tiende a hacer aún mayores las pérdidas de frutos, dificultando la evaluación del daño total. La enfermedad no causa la muerte de los árboles, excepto en las plantas jóvenes que pueden morir a consecuencia de la destrucción de sus puntos de crecimiento. Sin embargo, la enfermedad debilita considerablemente los árboles adultos. (Hardy, 1961)

    La enfermedad se reconoció por primera vez en Surinam en 1895 y poco tiempo después en la Guyana Británica. En Ecuador se registró en 1922, en Trinidad en 1928, en Colombia en 1929, en Tobago en 1939 y en Granada en 1948. (Barros, 1981)

    En Surinam, después de nueve años del primer registro de la enfermedad (1895), todos los cultivos se encontraban completamente afectados, alcanzando altos niveles de severidad y pérdidas cuantiosas. Los rendimientos del cultivo en el transcurso de 12 años (1895 - 1907) descendieron en un 75%. La alta incidencia y severidad alcanzada por la enfermedad en 1905 determino el reemplazo del cultivo del cacao por el del banano. (Tovar, 1991)

    En 1989 la enfermedad de escoba de bruja se identifico en Bahia, principal región cacaotera del Brasil. En menos de 10 años, en 1987 a 1988 la producción bajo a 383,000 toneladas y se estimo que para el 2002 - 2003 bajo a 150,000 toneladas. Por consiguiente, Brasil pasó de ser el tercer país más grande en producción de cacao a ser el quinto. (Kilaru y Hasenstein, 2005)

    Colombia es un país de amplia tradición cacaotera y parte del área de la Cuenca del Río Caquetá y Putumayo se considera el centro de origen de la especie. En la actualidad el país posee 80.000 hectáreas cultivadas con una producción de aproximadamente 39000 toneladas métricas. El rendimiento esta alrededor de 500 kg/ha, considerados como bajos ya que los rendimientos se ven severamente afectados por el ataque conjunto de Moniliasis y Escoba de bruja agravado por un gran número de árboles híbridos improductivos o con producciones muy bajas. (Mejía y Arguello, 2000)

    En cuanto a la severidad se destaca que la enfermedad es demasiado limitante en zonas de bosque húmedo tropical que carecen de un manejo agronómico adecuado. Durante la década del 70 y comienzos del 80 muchas plantaciones sufrieron fuertes ataques de escoba no solo por desconocimiento de su manejo sino por que la enfermedad estaba en el proceso de colonización (epidemia). Por ende la perdida de frutos durante este periodo fue alta, los rebrotes enfermos se fueron acumulando sobre los árboles aumentando la cantidad de inóculo. El monto de las perdidas no han sido bien establecidas, por la característica del daño en frutos, el deterioro paulatino de los árboles y la dificultad en el campo para separar los daños causados por monilia, escoba de bruja y otras enfermedades. (Mejía y Arguello, 2000)

    A comienzo de la década de los 80 se encontró mecanismos de control que incluyen plantaciones sembradas con semilla hibrida, control cultural, en general un manejo integrado de la enfermedad que ha llevado a una reducción de la enfermedad. (Mejía y Arguello, 2000)

    8. CONTROL

    Desde que se empezó a realizarse investigaciones sobre el control de la enfermedad, hace más de 100 años, se han logrado pequeñas cosas. El control fitosanitario, se ha erigido sobre los tejidos infectados, lo cual ha demostrado que es el método de control más eficiente. Debido a la variación en las condiciones climáticas, las prácticas se han diversificado de un lugar a otro al igual que los periodos y las frecuencias de aplicación. (Andebrhan, 1986)

    Esta enfermedad ha sido ampliamente estudiada y para su control se han empleado todas las medidas de lucha de que dispone el fitomejorador. Sin embargo, su incidencia sigue siendo altamente grave en las áreas donde se presenta. (Barros, 1981)

    Los métodos de control que se recomiendan incluyen métodos preventivos mediante prácticas culturales, métodos de protección con sustancias químicas y la utilización de variedades resistentes. (Barros, 1981)

    8.1 Control cultural (Barros, 1981)

    Teniendo en cuenta la forma de infección del hongo y los factores ambientales que favorecen su desarrollo y multiplicación, se podría trazar un programa general para reducir las posibilidades de formación de fuentes de inóculo, programa que consistiría en:

    • Regular la sombra y el drenaje a fin de disminuir la humedad dentro del cacaotal y permitir mayor entrada de luz y aire a las plantas.

    • Remover todas las escobas y mazorcas infectadas quemándolas o enterrándolas; con esto se evita que el hongo fructifique y que sus esporas causen nuevas infecciones. Al eliminar las ramas afectadas es aconsejable cortar unos cuantos centímetros por debajo de la infección, por cuanto el hongo puede haber penetrado dentro de los tejidos aparentemente sanos y haber contaminado la yema próxima a desarrollar.

    • Hacer un programa de recolección de frutos maduros cada tres o cuatro semanas y aprovechar para eliminar las ramas y frutos infectados. Con la recolección frecuente se evita que sufran daño las almendras de las mazorcas que han sido infectadas cuando ya están próximas a la maduración. (Barros, 1981)

    8.2 Control químico

    En el húmedo trópico, debido a la frecuencia y alta precipitación, la eficacia de los fungicidas para el control de la enfermedad es generalmente limitada. En el caso de la escoba de bruja del cacao, todos los fungicidas hasta ahora probados han fallado. Debido a la constante presencia de tejidos meristemáticos durante el prolongado período de esporulación del patógeno (3 - 4 meses), consecuentemente el control químico de la enfermedad ha sido difícil. (Andebrhan, 1986)

    El control químico de la escoba de bruja del cacao (C. perniciosa) puede incluir varias estrategias basadas en las particularidades de la interacción parásito - hospedero. De esta manera, el control puede estar dirigido a la protección de frutos y, eventualmente, de yemas, mediante el empleo de fungicidas protectores; a la interferencia del desarrollo micelial de infecciones causadas sobre tejido vivo (escoba verde); a la interrupción del proceso de dicariotización y de reproducción del parásito en tejido muerto (escobas secas), y a la protección de tejidos meristemáticos contra la infección (yemas) mediante el empleo de fungicidas sistémicos aplicados preferencialmente a la raíz. (Tovar, 1991)

    Se han realizado diversos estudios para el control de la enfermedad de escoba de bruja a través de medios químicos:

    Se evaluaron antiesporulantes para el control de Crinipellis perniciosa, estimándose la efectividad de 12 fungicidas sistémicos y 6 protectantes en la prevención de esporulación del agente causal de la enfermedad de la escoba de bruja en cacao (Theobroma cacao) C. perniciosa. Los fungicidas se aplicaron a las escobas verdes fijas en los árboles y a las escobas secas separadas. Se mantuvieron en lugares con las adecuadas condiciones ambientales para la esporulación. Se monitoreo la producción de basidiocarpos en las escobas semanalmente durante 20 o 30 semanas. Tebucozanol y Ziproconazol surgieron como los antiesporulantes más eficaces. Otros efectos fueron caracterizados por la demora en el inicio de fructificación, llegándose a una reducción altamente significativa en el número de basidiocarpos producidos por escoba. Se realizaron infecciones en semilleros de cacao con inoculaciones de basidiocarpos formados en escobas secas en compañía de productos químicos. Los resultados de estos estudios indicaron que los antiesporulantes pueden ser usados para disminuir la intensidad del inóculo y consecuentemente, las pérdidas de frutos de cacao en regiones con elevado nivel de incidencia de escoba de bruja. (Laker, 1992)

    Igualmente, se evaluaron fungicidas sistémicos para el control de la enfermedad de escoba de bruja en Trinidad: Tres fungicidas sistémicos: Flutolanil, Triadimenol y Hexaconazole fueron evaluados para contrarrestar la enfermedad de escoba de bruja en cacao. Se utilizaron en clones de plantas jóvenes y árboles maduros, además se estimaron otros efectos en el crecimiento de nuevas formas de escoba en almohadilla y producción de basidiocarpos en escobas secas. Toda formulación aplicada como pre-inoculación de plantas jóvenes en suelo mojado se encontró una significativa reducción de la infección por C. perniciosa (Stahel). Todos los fungicidas suprimieron de forma significativa el crecimiento adicional de las almohadillas de escoba. Flutolanil y Triadimenol redujeron el número de basidiocarpos formados en escobas secas. (Laker, 1991).

    En otro estudio se determinó la sensibilidad del micelio monocariótico de C. perniciosa en escobas verdes y del micelio dicariótico en escobas secas en cuatro fungicidas sistémicos (Bitertanol, Triadimefón, Oxicarboxin y Piracarbolid) y se evaluó bajo condiciones semicomerciales, la aplicación de Bitertanol y Triadimefón para el control de la enfermedad. Los cuatro fungicidas redujeron significativamente (P < 0.001) el porcentaje de escobas esporulantes y el número de basidiocarpos por escoba. El promedio de basidiocarpos por escoba en el grupo del testigo fue de 18.5 en contraste con el encontrado para el grupo de fungicidas que fue de 3.2. La efectividad de los productos a nivel semicomercial fue baja, debido a la interferencia del follaje, a la estructura de la escoba y a sus posiciones en el árbol. La poda química de las escobas presenta un abaja eficiencia a nivel comercial con repercusiones económicas que afectan notablemente la rentabilidad del cultivo. (Tovar, 1991)

    8.3 Control biológico

    Desde que se empezó la investigación de escoba de bruja en cacao, este se ha convertido una parte integral del control de enfermedades, en donde se ha prestado mayor atención en la identificación de hiperparásitos de C. perniciosa y la posible utilización de sus metabolitos en el control químico de la enfermedad. Se aislaron Cladobotrium amazonense (Bastos, Evans & Samson) y Verticillum lamellicola (Smith) Gams como hiperparásitos de C. perniciosa, respectivamente. Sus metabolitos presentan una fuerte fungitoxina que produce un efecto sobre las basidiosporas del hongo. La toxina de C. amazonense in-vitro también inhibe la germinación de las esporas del patógeno en un gran número durante la cosecha. La toxina de V. lamellicola aplicada a escobas productivas, estimulo en un 33% la producción de basidiocarpos. Esto indica que la toxina esteriliza la superficie de las escobas, y así facilita la emergencia de basidiocarpos. Porque el micelio del saprofito sobrevive por un largo periodo sobre la superficie de las escobas, la acción de los microorganismos antagónicos sobre la superficie de las escobas puede ser una pequeña práctica en el uso de microorganismos que aceleran la degradación de las escobas y así se puede mantener un poco la producción. (Andebrhan, 1986)

    8.4 Control por variedades resistentes

    Este es sin duda el método ideal para el control de la escoba de bruja y está ofreciendo grandes posibilidades de éxito gracias a los nuevos híbridos con alta resistencia producidos en Trinidad. (Barros, 1981)

    En sus exploraciones por el Valle del Amazonas, F. J. Pound encontró poblaciones naturales de cacao forastero altamente resistente a la Escoba de Bruja; el cacao Trinitario y el Criollo también han presentado poblaciones con una considerable variabilidad en el grado de susceptibilidad. (Barros, 1981)

    Así los fitomejoradores de cacao han podido encarar el problema de encontrar híbridos utilizando las variedades resistentes encontradas por Pound, a las cuales se les introduce factores de buena calidad y capacidad productiva que falta en las variedades naturalmente resistentes. (Barros, 1981)

    9. BIBLIOGRAFIA

    ANDEBRHAN, Teklu. 1986 Witches´ Broom, Crinipellis perniciosa (STAHEL) Singer: Principal diseases of Cacao (Theobroma cacao L.) in the Brazilian Amazon. p. 479-487.

    BARROS, Ovidio. 1981. Cacao. Manual de Asistencia Técnica Agropecuaria, No 23. Bogotá. ICA. P 210-216.

    CALLE, H; COOK A. A; FERNANDO, S. Y. 1982. Histology of Witches´Broom caused in Cacao by Crinipellis perniciosa. Phytopathology. V 72. p 1479-1481.

    HARDY, Frederick. 1961. Manual de Cacao. Instituto Americano de Ciencias Agrícolas. Costa Rica. p 253-262

    KILARU, A; HASENSTEIN K. H. 2005. Development and Pathogenicity of the Fungus Crinipellis perniciosa on interaction with cacao leaves. Phytopathology. V 95. p 101-107.

    LAKER, H. A. 1992. Evaluation of antisporulants for the control of Crinipellis perniciosa, causal agent of Witches' Broom disease of Cocoa. Agrotropica. V 4. No 1. p 7-15.

    LAKER, H. A. 1991. Evaluation of systemic fungicides for control of witches' broom disease of cocoa in Trinidad. Tropical Agriculture. V 68. No 2. p 119-124.

    MEJIA, L. A; ARGUELLO, C. O. 2000.Tecnología para el Mejoramiento del Sistema de Producción de Cacao. CORPOICA Regional 7. Bucaramanga. p 85-90.

    PURDY, L. H; SCHMIDT, R. A. 1996. Status of Cacao Witches´ Broom: Biology, Epidemiology, and Management. Annual Review of Phytopathology. V. 34. p 573-594.

    TOVAR, Germán. 1991 a. La Investigación sobre la Epidemiología de la Escoba de Bruja del Cacao (Crinipellis perniciosa (Stahel) Singer) en el Piedemonte Llanero de Colombia. Consideraciones generales. Agronomía Colombia, V 8, No 1: p 31-40.

    TOVAR, Germán. 1991 b. La Escoba de Bruja del Cacao (Crinipellis perniciosa (Stahel Singer)): Descripción de síntomas de la enfermedad. Agronomía Colombia, V 8, No 1: p 227-239.


    Anotación realizada por Lizardo Norbey Ibarra & Beatriz Eugenia Rodríguez, estudiantes de VI semestre de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira.