Esclavitud

Análisis antropológico. Bosquimanos. Amos. Obediencia. Colonialismo. Ideas esclavistas. Mestizaje

  • Enviado por: Albert
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

“ Kunta escuchó los extraños gritos: ¡De físico perfecto!, ¡De mucho espíritu!, ¡Trescientos!, ¡Cuatrocientos!, (...) ¡Mírenle!, ¡Trabaja como una mula!, ¡Quinientos!, ¡Recién recogidos del árbol!, ¡Brillantes como monos!, (...) ¡ Se les puede enseñar a hacer cualquier cosa!, (...) Mientras, el del látigo le hizo arder las costras ulceradas de las nalgas...”

Alex Haley, Raíces

“La humanidad se divide en dos: los amos y los esclavos”

Aristóteles, La política

La lectura de este artículo como apunta José Luís Peset en la introducción me ha hecho retroceder en el tiempo y plantearme históricamente los problemas actuales de la esclavitud. Él, retorna cien años atrás, yo he desempolvado libros para darme cuenta lo antiguo que es este tema.

Ya en Egipto esclavizaron a los bosquimanos , como lo estan ahora por los mismos africanos, ubicados entre alambres posando a la fotografía, porque de hecho, sólo ellos saben lo que tardan las termitas en reconstruir el termitero . Estos esclavos y otros ayudaron a construir las pirámides de Egipto y otros esclavos más el sistema hidráulico en China. Los primeros códigos ya condenaban a muerte quien ayudase a huir al esclavo. En Grecia y Roma abundaban a miles. Capturados en razias y intercambiados para la servitud los esclavos negros resultaban exóticos y atractivos. Jenófanes ya escribió acerca de las diferencias entre blancos y negros. Aristóteles decía que los amos tienen el derecho a ordenar y los esclavos han nacido para obedecer. Platón comparaba el amo con el alma y el esclavo con el cuerpo.

Acercándonos al debate que Peset expone en su libro suscitado el siglo pasado, añadir también que los sofistas, en principio, fueron los primerizos y más racionales en llevar la reflexión a su conclusión lógica y así llegaron a alegar que la esclavitud no tenía fundamento en las leyes de la naturaleza puesto que derivaba de la costumbre, así explicaban también, que un hombre libre y un esclavo eran desconocidos en la naturaleza. No obstante, la condición del esclavo se agravó con el estoicismo y posteriormente, tampoco le ayudó mucho el cristianismo, con aquello que la libertad se conseguía después de muerto. En la Alta Edad Media los esclavos negros constituyen una parte apreciada en Europa y para el Islam quien Mahoma aceptó la esclavitud como un rasgo incuestionable de la organización humana. Colonialismo, trata de esclavos, barcos negreros, esclavos, negros, inmigrantes subsaharianos, inmigrantes negros, conceptos hasta la actualidad.

Ante esto, los interrogantes son claros ¿será esto un código de costumbres? como apuntaban los sofistas. Creo que sí. Abono expansionista, producción, industrialización, bienestar, capitalismo, imperialismo, etc. Mano de obra barata. Alimento, actualmente, de la sociedad capitalista, abono de la desigualdad.

Bien, ante esta introducción extensa para afrontar el artículo en cuestión, comentar que, la historia, nos ayuda a reflexionar, así entonces, una mirada atrás o alrededor puede ayudarnos a ser más tolerantes con nosotros mismos y con los demás porque de hecho como bien apunta Eudald Carbonell y Robert Sala en su libro, Planeta humano,solo nos queda esta directriz la del planeta humano. Y para esto, pienso que todavía falta bastante para construir esta primera piedra.

Después de leer el artículo que nos toca y pegarlo en el contexto decimonónico nos damos cuenta que el debate suscitado por los antropólogos en el s. XIX, en medio de un discurso racialista, nos llevará a reflexionar sobre una premisa con substrato, definirnos a nosotros implica definir a los otros. Nos damos cuenta que el debate sobre la abolición de la esclavitud va ligado ferozmente a la formación del capitalismo. Y a la vez, este siglo pasado, el siglo pensante, racional necesita ser justo con sus ideas. Por eso observamos que en Inglaterra las ideas adelantan a favor con el modelo capitalista de industrialización, y en cambio en los estados sureños de América se estancan en estas ideas esclavistas.

El texto, que podría ser una historia externa con sobredosis de cuñas de muchos autores y analistas de la época, nos acerca al debate suscitado en estos años: el darwinismo versus el poligenismo, es decir un modelo liberal de ideas, permisivo con la mezcla de razas y con mobilidad para una transformación social, y por otro lado el poligenismo, blanco y negro justificado en el modelo de explotación, como algo inmutable, porque de hecho siempre ha sido así, y me remito a la introducción: es una costumbre, que decían los sofistas. Es decir, se quiere dos especies diferentes pero inmutables. Algo natural sin mezclas. Discurso vigente en la actualidad entre mismas razas. Por ejemplo en Costa Rica los negros llegados de Jamaica para las explotaciones bananeras o ferroviarias son expulsados socialmente, enguetados en Puerto Viejo y Cahuita, sin salidas, sin poder mezclarse con los “ticos” (costaricenses) porque son considerados todavía negros, negros entre negros,esclavos . Así en una cita de Carlos Luís Fallas en Mamita Yunai “¿De dónde venían y adónde iban esas gentes, arrastrando a través de los siglos el pesado fardo de su piel quemada? ¿Adónde encontrarán su tierra de promisión?”.

Huyeron de la jungla africana de los cazadores de esclavos; tiñeron con sangre las argollas en las profundas bodegas de los barcos negreros (...)

Pareciera que para los negros se ha detenido la rueda de la Historia: para ellos no floreció la Revolución Francesa, ni existió Lincoln, ni combatió Bolivar, (...) y ahora, los pobres negros costaricenses, después de haber enriquecido con su sangre a los potentados del banano, tenían que huir de noche a través de las montañas, arrastrando su prole y los bártulos. No los perseguía el perro del negrero: los perseguía el fantasma de la miseria ¿Qué les esperaría al otro lado de la frontera?.”

El interrogante suscitado por los antropólogos nos conduce a universalizar el concepto del mestizaje, la falta de moral, porque no se mide deun lado ni de otro. Esto es lo grave del problema a intentar solucionar en el s. XXI. Aceptar el mestizaje naturalmente como riqueza, no como adversidad. Ahora bien, se sabe que lo uno no se construye sin lo otro.

El mestizaje será interpretado como una rebaja de la raza superior en beneficio de la inferior. Ejemplos como el anterior los encontramos a lo largo de la historia, por ejemplo en Costa Rica o en Guinea Ecuatorial mismo o en Argentina los descendientes de europeos con los indígenas, en el Bronx no mestizan con blancos i tantos i tantos casos. Lévi Strauss ya decía: el racismo es fruto de la misma identidad. Cuando construimos la identidad (nosotros) se construye la alteridad (los otros). Las sociedades son racistas por el hecho de tener identidad.

El artículo también desgrana abundantemente en hojas el otro debate efervescente del momento decimonónico, los planteamientos paracientíficos basados en los descubrimientos biológicos para diferenciar las dos razas, white & black. Así vemos, que conseguir estas demostraciones en biología y psiquiatría eran necesarias para justificar las necesidades de poder y por tanto mantener las desigualdades.

Una cita inicial de John H. Van Evrie, en White Supremary and Negro Subordination, de 1868 dice “(..).su lento cerebro y su grado bajo de sensibilidad, le hacen incapaz de anticipar ese terrible sufrimiento físico(...) el negro ni trabaja ni puede hacerlo(...) Su predominante sensualidad le impide tal cosa(...)” De esta misma manera, José María Mendiluce en Pura Vida escribe sobre la concepcion que se tiene de los negros costaricenses expuestos en Puerto Viejo o en Cahuita a merced del turismo sexual “Se creen que nacimos por generación espontánea, nos invitan a birras, las cogemos y hacemos todas las cochinadas que nos pidan y alguna más que se les ocurra por el camino, y les invitamos a marihuana. A otros les enseñamos a surfear. Se vuelven a los países y que se joda el negro (...) no se preocupen aquí lo pasarán bien”.

Los negros con diferencias biológicas son diferentes o son iguales. La supremacía blanca atribuye a los negros rasgos que tienen que ver con la estructura social. Todo esto construye diferencia y odio.

Este determinismo racial es más efervescente en las colonias que en las metrópolis. Se vuelcan pues, médicos en demostrar la craneometría, longitudes de pies o nariz para determinar el coeficiente de inteligencia entre otros inventos .

El monogenismo será la corriente más teológica donde Dios creo al hombre y somos de la misma especie, una caridad que no conlleva a nada. Discusión que nos conducirá al evolucionismo para difuminarse perdiendo intensidad y resurgir otra vez con el nacionalsocialismo de Alemania.

En el artículo Morton habla de una profunda separación de razas humanas procedente de un primer designio del Creador. Se habla en el texto de la adaptación del negro a medios duros como está representado en los relieves del antiguo Egipto. De hecho claro exponente de esta corriente más rígida ya había metido la pata cuando los estudios de un famoso enano en la autopsia determinaron que eran un niño. Es en esta misma línea y remitiéndome otra vez al libro de Mendiluce, Pura Vida, la abuela Mahalia dice al principio del libro: “- Desde que el mundo es mundo y la costa es costa, el negro siempre paga. Sí m'hijita, siempre paga. Y pagaremos por ti y por todos una vez más. Los tiempos cambian, pero nuestro color permanece. Siempre delata la negritud, vayás donde vayás, más que marca de ganado. Y aquí estamos para pagar... quizá por que Adán y Eva eran negros, de allá por Etiopía, y Dios, como que castigó a todos, pero se acuerda más, cuando se enfada, del pobre negro. Es extraño Dios. O el que nos ha tocado: el Dios de los cristianos...

Para acabar esta reseña sólo comentar que en el apartado de raza en la Enciclopedia de las Ciencias Sociales, Smith llega a afirmar y todo dentro de la corriente más rígida, que la tez oscura era un fenómeno similar a las pecas y que los blancos expuestos al sol durante tiempo se convertirían en negros.

Así pues, entre cuñas leemos que la mayoría de la doctrina científica apoyaba la idea que las diferencias raciales estaban sometidas al control de los aspectos naturales y culturales del medio ambiente.

Extensa documentación para exponer variantes sobre tendencias que intentan justificar el esclavismo, principalmente al sur de EE.UU, zona al principio con poca salida del capitalismo, estancados con el monocultivo de las materias primeras (algodón). Extensa documentación bibliográfica para observar con las citas que el sistema esclavista toca techo. La burguesía en Europa aprieta. Al sistema capitalista, fruto de la industrialización en la Gran Bretaña, le sobra el esclavismo y por otro lado el evolucionismo aparta la opción teológica. Interesantes notas, pues, para hacer reflexionar sobre un aspecto de primer orden y en ebullición, tanto en la antigüedad como en la actualidad. Dependerá de nosotros saber llevar con tolerancia e igualdad esta explosión de mobilidad hacia el supuesto mundo mejor y a la inversa los “indígenas” soportar el advenimiento de nosotros a su terreno para indagar sobre nosotros mismos, sobre nuestras primeras necesidades, sobre los cuatro conceptos universales, recubiertos en nuestro orden. Inmigrantes todos, también los negros aunque como decía Mahalia en Pura Vida “...el negro siempre paga...” .