Enfermería y Sociedad

Salud social. Cuidados paciente. Conocimientos enfermeros. Autocuidado. Capacidades

  • Enviado por: Javi Vega
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 67 páginas
publicidad
cursos destacados
Cálculo Diferencial
Cálculo Diferencial
En este curso se tratan temas básicos del cálculo diferencial como son: Límites, Derivación...
Ver más información

Series y Sucesiones
Series y Sucesiones
Curso sobre series y sucesiones que incluye definiciones básicas, criterios de convergencia, series de...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

Con este libro, se pretende que el estudiante de enfermería o el investigador debe hacerse una idea sobre el ámbito y limites de la enfermería como un servicio de salud a la sociedad. Para ello debe de entender bien el objetivo de la enfermería (lo que hay que tener en cuenta y a lo que se dirige como enfermero), y debe de llegar a ser capaz de pensar enfermería cuando se enfrente con las condiciones complejas y cambiantes de su práctica profesional.

Las enfermeras tienen que seleccionar y aplicar los mismos conocimientos de enfermería como conocimientos de muchas otras disciplinas, para entender los problemas de asistencia sanitaria, de individuos de familias y comunidades.

Las enfermeras están empezando a reconocer que un dato informativo sobre un paciente puede tener un significado para el médico y otro completamente diferente para la enfermera. Para la enfermera y cada estudiante que aspire a ejercitar eficazmente la enfermería debe de entender el significado de la perspectiva de enfermería y la variedad de fenómenos humanos encontrados en la práctica.

EL modelo de cuidados de Dorothea Orem está dentro de la tendencia de suplencia o ayuda y concibe el papel de enfermera como la realización de acciones que el paciente no puede llevar a cabo en un determinado momento en su ciclo vital (enfermedad, niñez, anciano), fomentando el autocuidado por parte del paciente.

CAPITULO 1

LA ENFERMERÍA Y LA SOCIEDAD.

Las Enfermeras, como programadoras y suministradoras de enfermería deben tener en cuenta los índices de necesidad objetiva de la demanda y del suministro de enfermaría.

Las relaciones de enfermería en la sociedad se basan en un estado de desequilibrio entre las capacidades de las enfermeras para recetar, programar, supervisar y mantener sistemas de autocuidado terapéutico a individuos y las capacidades de hacerlo de estos individuos o sus familias. Este desequilibrio existe cuando las capacidades de las enfermeras sobrepasan las de otros, cuando las capacidades de las personas sobrepasan las de las enfermeras o cuando no hay desequilibrio de capacidades, no existe una base válida para emplear la enfermería.

La práctica de enfermería no sólo tiene aspectos técnicos, sino también aspectos morales, porque las decisiones de enfermería afectan a la vida, la salud y bienestar del ser humano. Ña enfermería tiene que preguntarse, ¿ esta bien para el paciente? Tanto como ¿será eficaz?

Las soluciones propuestas para el problema de la administración y mantenimiento de autocuidado terapéutico del paciente y sus familiares, los cuales están limitados para cuidarse, pueden dar lugar a otros problemas, la solución de los cuales puede ser difícil o imposible.

La Enfermería tiene como preocupación especial la necesidad del individuo para la acción de autocuidado y su provisión y administración de modo continuo para sostener la vida y la salud, recuperarse de la enfermedad o daño y adaptarse a sus efectos. Se ha indicado que el papel de la Enfermera en la sociedad tiene el enfoque de:

1.-El mantenimiento de aquellas acciones de autocuidado imprescindibles para sostener la vida y la salud. Recuperarse de la enfermedad y el daño y hacer frente a los efectos de la enfermedad y accidente.

2.-La Autorregulación de las capacidades de autocuidado del individuo.

El aumento de ambulatorios y otras organizaciones sanitarias en la comunidad ha aumentado la demanda de servicios de enfermería, que hacen hincapié en:

1.-La Enseñanza y orientación sanitaria en el autocuidado terapéutico.

2.-La ayuda que permite a los pacientes identificar y funcionar las condiciones internas y ambientales que interfieren sus acciones de autocuidado.

El estudiante de Enfermería o el investigador debe hacerse una idea sobre el ámbito y límites de la enfermería como un servicio de salud a la sociedad.

CAPITULO 2.

LA PRÁCTICA Y LOS CONOCIMIENTOS DE ENFERMERÍA.

La complementariedad de los conocimientos de enfermería y su práctica..

Tal como se ofrece la enfermería al público, en forma de ayuda o servicio, las enfermeras deben alcanzar y mantener un alto nivel se conocimiento y práctica de enfermería; pero para ser eficaces, las enfermeras han de obtener los conocimientos antes de practicarlos, ya que la enfermería no es sólo un campo de práctica, sino también un campo de conocimientos.

  • Niveles de conocimientos de enfermería.

Los conocimientos de enfermería describen y explican individuos y grupos con unas incapacidades que les impiden alcanzar eficazmente las necesidades para el autocuidado o para el cuidado de gente con los métodos propios de la enfermería.

Todo lo que las enfermeras han investigado y han puesto en conocimiento de sus colegas y estudiantes constituye el cuerpo de los saberes de enfermería que debe estar al alcance de todos los que se preocupen de esta materia. Para el crecimiento y evolución de la enfermería como servicio humano en imprescindible el desarrollo sistemático de sus ciencias. Los conocimientos de enfermería tienen distintos grados de generalización que va desde las vías generales hasta todas y cada una de las situaciones de enfermería.

  • Conocimientos generales de enfermería.

Los conocimientos de enfermería que se pueden generalizar en todos los casos de enfermería incluyen teorías de enfermería generales y de gran amplitud. Las teorías de enfermería que han demostrado su validez y fiabilidad proporcionan la estructura conceptual para e desarrollo de las ciencias de enfermería.

El dominio de una teoría amplia y general de lo que es la enfermería y de por qué la enfermería es apoyada y producida por grupos sociales en un primer paso para los profesionales de enfermería que quieren ser conscientes de la relación entre lo que saben y lo que hacen.

La realización de tareas es un constituyente de todos los esfuerzos prácticos, y las enfermeras deben ser hábiles en el análisis de las tareas, en la síntesis de las mismas para formar líneas válidas de acción, y en la ejecución de la tarea. Las enfermeras deben comprender cómo las tareas entran en las programaciones aún más grandes para el autocuidado y la enfermería, así como entender cómo seleccionar y hacer aquellas tareas con eficacia.

  • La práctica de enfermería.

El ámbito de la práctica de enfermería se puede describir en función de las poblaciones que pueden ser ayudas por la enfermería. Los candidatos son aquellos con relaciones deficientes entre:

1.- su capacidad para suministrarse el autocuidado y suministrar el cuidado a otros.

2.- la demanda cualitativa y cuantitativa para este cuidado la razón de este déficit entre necesidades y demanda para cuidados se asocia con el estado de salud o las necesidades para cuidados sanitarios de aquellas personas que necesitan ayuda.

El ámbito de la práctica de enfermería puede ser descrito por medio de las actividades que desempeña la enfermera en su práctica profesional. Hay cinco áreas de actividad para la práctica de enfermería.

1.- Entablar y mantener relaciones de tipo enfermera-paciente con individuos hasta que los pacientes puedan ser dados de alta.

2.- Determinar cómo ayudar a los pacientes por medio de la enfermería.

3.- Responder a las peticiones, deseos y necesidades de los pacientes.

4.- Recetar, suministrar y regular la ayuda directa a pacientes por medio de la enfermería.

5.- Coordinar e integrar la enfermería con la ayuda diaria del paciente, con otra ayuda sanitaria necesaria y con los servicios sociales y educativos que necesitan recibir.

- Una teoría general de enfermería.

Las teorías de enfermería informan de relaciones y sirven como planes o como resúmenes para organizar la perspectiva de la profesión. Son los resultados de las ideas creativas teóricas y de las investigaciones y encuestas basadas en estas ideas.

Una teoría de enfermería específica si se puede establecer por adelantado la existencia de relaciones entre acontecimientos, bajo qué condiciones y qué relaciones deben ser deliberadamente efectuadas para asegurar que los sucesos permanecen dentro de las escalas deseadas.

La teoría de enfermería de la autora está formada por estructuras teóricas:

  • La teoría del déficit de autocuidado.

  • La teoría de autocuidado.

  • La teoría del sistema de enfermería.

  • La teoría de déficit de autocuidado.

La idea central de esta teoría es que la gente puede beneficiarse de la enfermería debido a que está sometida a limitaciones derivadas o relacionadas con la salud, que le incapacitan para el autocuidado continuo, para la asistencia a gente dependiente o que terminan en cuidados.

  • La teoría de autocuidado.

La idea central en que el autocuidado y el cuidado de miembros dependientes de la familia son comportamientos aprendidos que regulan intencionadamente la integridad de la estructura humana y su funcionamiento y desarrollo. Esta teoría establece la relación entre acciones intencionales de autocuidado de miembros, adultos y en vías de madurez, de grupos sociales y su propio desarrollo y funcionamiento tanto como la relación del cuidado continuo de miembros dependientes de la familia a su funcionamiento y desarrollo.

  • La teoría del sistema de enfermería.

La idea central en que se forman sistemas de enfermería cuando las enfermeras utilizan sus capacidades para recetar, programar y suministrar enfermería a pacientes válidos. Estas acciones o sistemas regulan el valor, o el ejercicio, de las capacidades del individuo para participar en su autocuidado y satisfacer los requisitos de autocuidado de manera terapéutica.

Los fundamentos conceptuales que constituyen esta teoría general y amplia de la enfermería pueden servir a las enfermeras para dar un enfoque de enfermería a sus esfuerzos prácticos y para proporcionar una base para la organización de la información sobre los pacientes. Los conceptos también pueden servir a las enfermeras en su intento para formar las ciencias prácticas y teóricas de la enfermería.

-Conocimientos de enfermería y su educación.

El desarrollo de los programas de enfermería para incluir cursos con contenido de conocimientos precisos de enfermería en un trabajo grande que necesita la atención continua y concertada de estudiosos avanzados de enfermería. El grado de desarrollo de las cinco disciplinas propias de la enfermería varía, pero actualmente, cada una de ellas está desarrollándose en parte. Estas cinco disciplinas son:

1.- el campo social de la enfermería: dimensiones de la enfermería bajo condiciones sociales, culturales, económicas y políticas, tanto fijas como ambientales.

2.- la enfermería como profesión y trabajo, incluyendo consideraciones legales.

3.- historia de la enfermería.

4.- ética d la enfermería.

5.- ciencias de la enfermería.

Las cinco son necesarias, pero el desarrollo y dominio de las ciencias de la enfermería es insuficiente para el desarrollo continuo de una enfermera y el logro de los orientaciones cognoscitivas necesarias para su práctica.

CAPITULO 3.

LA ENFERMERÍA Y EL AUTOCUIDADO.

Autocuidado es la práctica de actividades que las personas inician y hacen por sí mismas para el mantenimiento de la vida, la salud y el bienestar. Normalmente se cuida a sí misma cada persona; pero los lactantes, niños, ancianos, enfermos e inválidos requieren asistencia.

El autocuidado contribuye de forma específica a la integridad estructural, funcionamiento y desarrollo humano.

Los requisitos o propósitos del cuidado son:

  • Sostener los procesos vitales, la formación, el mantenimiento y la integridad.

  • Mantener las condiciones de desarrollo a lo largo de la vida.

  • Prevención y control de las alteraciones para controlar y mitigar sus efectos.

El autocuidado es la suma de la cultura general y de las profesiones sanitarias.

Es necesario emitir juicios y tomar decisiones para que el cuidado sea correcto.

El autocuidado es un sistema de acción y un proceso dinámico, una serie de acciones hechas

en alguna secuencia para alcanzar un objetivo específico. Hay dos formas de alcanzar los objetivos: el método general ( lo que se suele hacer, de forma natural ) y las operaciones y acciones necesarias.

Las enfermeras deben desarrollar capacidades para:

  • Identificar los autocuidados necesarios.

  • Seleccionar los métodos generales.

  • Formalizar los autocuidados y las exigencias para la acción del mismo.

El autocuidado es una función humana en hechos y teorías de las ciencias humanas ambientales. Los autocuidados requieren la investigación y comprensión de cuales son los requisitos de autocuidados que existen, y requieren también un juicio de lo que se puede y se debe hacer.

Las personas que conocen los requisitos de autocuidados suelen sentir la necesidad de cuidarse.

La orientación de la acción de autocuidado es la práctica, con toma de decisiones. En autocuidados hay una necesidad de reflexión sobre lo que se debe en salud y en enfermedad son parte de la cultura general.

El autocuidado y cuidado de la gente dependiente puede ser bien intencionado, pero no terapéutico. El autocuidado es terapéutico cuando contribuye a satisfacer los resultados siguientes:

- apoyo de procesos vitales y promoción del funcionamiento normal.

- el mantenimiento de crecimiento, desarrollo y maduración.

- prevención, control o curación de la enfermedad.

  • prevención de o compensación de la invalidez.

El autocuidado es una respuesta práctica a una demanda.

Las personas que se quieren dedicar al cuidado deben de, buena voluntad, tener en cuenta que los requisitos universales de autocuidado son comunes a todo ser humano durante todas las etapas de la vida. Cuando se satisfacen eficazmente estos requisitos, se producen condiciones humanas y ambientales que ayudan a la recuperación del individuo.

La satisfacción de estos requisitos de alteración de la salud puede ayudar en el control de la patología en sus etapas tempranas y en la prevención de los efectos e invalidez.

Los requisitos universales de autocuidado son:

Se sugieren ocho requisitos de autocuidado, comunes a todo ser humano.

1.- el mantenimiento de una ingesta suficiente de aire.

2.- el mantenimiento de una ingesta suficiente de agua.

3.- el mantenimiento de una ingesta suficiente de comida.

4.- la provisión de cuidados asociados con procesos de evacuación y excrementos.

5.- el mantenimiento de un equilibrio entre actividad y descanso.

6.- el mantenimiento de un equilibrio entre soledad y comunicación social.

7.- la prevención de peligros en la vida, funcionamiento y bienestar humano.

8.- la promoción del funcionamiento y desarrollo humano dentro de grupos sociales, de acuerdo con la capacidad, las limitaciones conocidas y el deseo del hombre por ser normal.

Estos ocho requisitos representan los tipos de acciones humanas que causan las condiciones internas y externas que mantienen la estructura y el funcionamiento humano, que a su vez sostienen su desarrollo y madurez. Cuando ha sido suministrado eficazmente el autocuidado, se fomenta la buena salud y el bienestar.

El mantenimiento de ingestas suficientes de aire, agua y alimentos suministra a los individuos los materiales necesarios para el metabolismo y la producción de energía. El equilibrio entre la actividad y el descanso controla el gasto de energía.

El mantenimiento de un equilibrio entre la soledad y la interacción social proporciona condiciones esenciales para los procesos de desarrollo, en los cuales se adquieren conocimientos, so forman valores y esperanzas y se alcanza una media de seguridad y realización.

La prevención de peligros contra la vida, el funcionamiento, el bienestar y el desarrollo humano previenen del desarrollo de las condiciones que constituyen peligros internos contra la vida, su funcionamiento y desarrollo.

Todos estos requisitos están relacionados.

Los suministradores de cuidado deben preguntar y responder unas cuestiones:

-¿Qué en una ingesta suficiente de aire, agua y alimento? ¿Es normal la eliminación?

-¿Qué peligros hay? ¿Cómo se pueden prevenir?

-¿Se puede promover el funcionamiento y el desarrollo normal? ¿Cómo? ¿Qué grados de descanso son adecuados?

La satisfacción de los requisitos universales de autocuidado se separa del ritmo de la vida humana cuando predominan ciertas condiciones:

  • la contaminación con materias nocivas del aire, agua y alimentos.

- la escasez de alimentos y agua.

  • las condiciones que afectan negativamente al trabajo, a las actividades recreativas, educativas y religiosas.

  • enfermedades, efectos e invalides.

LOS REQUISITOS PARA EL AUTOCUIDADO: FINALIDADES:

  • Causar y mantener las condiciones de vida que sostienen los procesos vitales y promueven los procesos del desarrollo cuando el individuo sea dependiente.

  • Prevenir condiciones que pueden afectar el desarrollo humano.

LOS REQUISITOS PARA EL AUTOCUIDADO DE ALTERACIÓN DE LA SALUD.

Estos requisitos son para personas que están enfermas, con daño, con formas específicas de patología que incluyen defectos e invalidez, estando todas ellas bajo el diagnóstico y tratamiento médico. La evidencia de alteraciones de salud conduce a exigencias para la determinación de los que se debe hacer para restaurar la normalidad.

Las alteraciones de salud pueden causar síntomas de enfermedad, o no. La enfermedad o daños afectan no sólo a las estructuras específicas y a los mecanismos fisiológicos, sino también de medidas terapéuticas de asistencia señaladas por los médicos. El dolor, incomodidad y frustración que resulta de la asistencia médica también crea requisitos de autocuidado para traer alivio.

Las enfermeras deben conocer y estar atentas a estos resultados y requisitos. Los avances modernos de la medicina requieren que las enfermeras tengan una buena base en patología y en diversas tecnologías médicas si quieren asistir a sus alteraciones de salud.

El cálculo de la demanda para el autocuidado terapéutico incluye:

  • La particularización de cada uno de los requisitos universales de autocuidado y la identificación de los mismos.

  • Identificación de las interrelaciones entre los requisitos universales de autocuidado.

  • Determinación de métodos para la satisfacción de los requisitos específicos de autocuidad.

  • Diseño de modos de acción.

Los métodos para la satisfacción de los requisitos de autocuidado deben ser examinados y entendidos dentro del contexto cultural de los grupos sociales. Algunas medidas pueden ser percibidas por los grupos sociales. Algunas medidas pueden ser percibidas por el grupo social como peligrosas.

Poco a poco, el adulto llega a tener algún tipo de comprensión de sus demandas de autocuidado a través de la acumulación de experiencias diarias.

Sobre todo, los profesionales de la enfermería necesitan un alto desarrollo de habilidades para personas y grupos dentro de los ámbitos definidos de la práctica de enfermería.

La demanda de autocuidado puede ser:

  • Una demanda de autocuidado de prevención primaria (los requisitos universales de autocuidado).

  • Una demanda de autocuidado de prevención secundaria o terciaria (los requisitos de autocuidado de alteraciones de salud o de desarrollo)

En enfermería se deben tener unos conocimientos y habilidades terapéuticas para tratar adecuadamente a los pacientes. Las enfermeras necesitan tener habilidad en el diagnóstico para identificar los déficits de autocuidado de pacientes adultos que intentan satisfacer sus demandas presentes y futuras de autocuidado terapéutico.

La variedad de demandas de autocuidado y la gama de déficits de autocuidado son indicadores del tipo y cantidad de enfermería que se necesita.

CAPITULO 4

LA ENFERMERIA COMO UN SERVICIO DE AYUDA

Los fundamentos de la ayuda.

La profesión de enfermería necesita una educación y actitud adecuadas para recetar, planear, supervisar y suministrar los cuidados de enfermería.

El desarrollo por parte de la enfermería sigue dos pasos:

1º- capacidad de imaginar modos válidos de ayudar, en relación con los resultados adecuados para la condición y circunstancias del paciente.

2º- desarrollo de actitudes, conocimientos y artes necesarias para motivar a los pacientes a alcanzar los resultados adecuados, teniendo en cuenta la condición y circunstancias del paciente.

La educación adecuada para la enfermería debe permitir al estudiante que comienza a adquirir y usar conocimientos sobre:

1) el arte de ayudar

2) métodos de ayudar

3) situaciones de enfermería

4) sistemas de enfermería

El total de los conocimientos no se limita solo a la formación académica,

el desarrollo de su formación como enfermeras debe de ser continuo.

La enfermería es un servicio de ayuda. El proceso de dar y recibir ayuda para satisfacer aquella necesidad dependerá de la personalidad y situación vital de ambos; la persona que necesita ayuda y la que la proporciona. Pero en realidad es más fácil para unos individuos que para otros.

Pronto nos damos cuenta, que el deseo de ayudar a otro no significa la capacidad de hacerlo. Esta capacidad hay que desarrollarla en relación con las circunstancias de la vida cotidiana.

Las enfermeras que tienen una actitud adecuada se aceptan a si mismas como ayudantes de pacientes y como responsables de actos de enfermería hechos para su desarrollo continuo como personas y enfermeras.

Aprendiendo a ayudar a otros

La persona que necesita ayuda no la aceptara si no cree que el ayudante tiene el derecho de proporcionar ayuda, que no tiene conocimientos y capacidades suficientes para ayudar, que actuará con prudencia y que es consciente de lo que requiere la situación. La enfermera tiene que ganar la confianza de otros por medio de la demostración de conocimientos y habilidades.

La preparación para proporcionar auxilios primarios y enfermería en la casa del paciente son otros ejemplos de preparación en tipos especiales de situaciones.

Las características en las situaciones de ayuda

Todas las situaciones tienen modelos o patrones generales parecidos. El modelo esta constituido por los roles de las personas implicadas- una persona que necesita ayuda y la persona que va a proporcionar y por los comportamientos esperados (roles) de las personas. Se complementa el comportamiento de la persona que necesita ayuda con el comportamiento del ayudante.

Las acciones del ayudante del herido van encaminados a 4 objetivos:

1) la prevención de más daños de su amigo.

2) la consecución de servicios sanitarios para él.

3) el cuidado de la propiedad de su amigo.

4) el arreglo de los asuntos personales de este.

Mientras un ayudante intentaba alcanzar un objetivo u objetivos para otra persona, tenía conocimiento completo de sus acciones y de sus propias limitaciones. El ayudante primero concibió y limitó lo que iba a hacer en relación con:

1) la condición para la cual se necesitaba ayuda.

2) lo que sabia y no podía hacer.

3) lo que se consideraba permisible o aconsejable bajo tales circunstancias.

Situaciones de enfermería.

Las situaciones de enfermería tienen las características generales de situaciones de ayuda, estas son:

1) Hay por lo menos 2 personas de distintas categorías en la situación, la categoría de ayudante y la del que necesita ayuda.

2) La categoría de la persona que necesita ayuda esta legitimada por dos criterios:

· a) debido a las circunstancias y condiciones del momento, aquella persona tiene necesidad de actuar para alcanzar inmediatamente o en el futuro propósitos específicos.

· b) hay limitaciones de acción que hacen imposible, ineficaz, incompleta o imprudente esta acción futura o inmediata por parte de la persona.

3)la categoría de ayudante se legitima por dos criterios:

· a) el ayudante ha identificado, tiene conocimientos de, y acepta, la demanda de actuar para la persona con necesidad de ayuda y también acepta sus limitaciones de acción

· b) el ayudante actúa para el bienestar del otro, de acuerdo con factores que limitan lo que se puede y debe hacer bajo las condiciones del momento.

4) las acciones del ayudante:

· a) completa las acciones de la persona que necesita ayuda para cumplir los propósitos específicos que debe alcanzar esa persona en su necesidad.

· b) suministra y fomenta las condiciones para facilitar el desarrollo o ejercicio de las capacidades para alcanzar los propósitos específicos.

Un paciente con necesidad de enfermería tiene una necesidad doble: acción para cumplir el autocuidado y acción para compensar o superar una incapacidades o capacidad limitada para participar en el cuidado, es la base de la relación de enfermería.

Los dos tipos de situaciones, señalados en la figura 4.1, exigen distintas orientaciones por parte de la enfermería, debido a las diferencias en los propósitos de atención y cuidado.

Es importante que las enfermeras distingan entre la provisión de enfermería para una unidad multipersonal y la provisión para un numero de personas durante el mismo periodo. Las personas a quien la enfermera ayuda durante una temporada contribuyen su repertorio de trabajo durante un periodo de tiempo.

Métodos de ayuda.

Los métodos de ayuda han sido desarrollados y utilizados por miembros de grupos sociales en sus intentos de ayudarse entre si.

Hay por lo menos cinco métodos generales que puede utilizar una persona para ayudar o asistir a otras.

1) actuando por otro o realizando el trabajo por él

2) dirigiendo a otro.

3) apoyando a otro (fisiológica y psicológicamente).

4) proporcionando un ambiente que promueva el desarrollo personal para satisfacer demandas actuales o futuras para la acción

5) enseñando a otro

El autocuidado que el paciente puede o no puede hacer, y las razones para ello, le sirven como guía a la enfermera en su selección de los métodos adecuados para ayudarle.

Los métodos de ayuda más comunes utilizados en estas situaciones so la orientación, dando apoyo psicológico, la enseñanza y la búsqueda de un ambiente adecuado para el desarrollo de la persona.

Las enfermeras tienen que estar por encima de los métodos comunes de asistencia y seleccionar los métodos más adecuados según las circunstancias:

Actuando por otro.

Método de ayuda que requiere que el ayudante utilice sus capacidades dirigidas hacia la satisfacción de resultados específicos para personas que necesitan ayuda. La persona ayudada, si es consciente, debe permitir actuar al ayudante en su lugar.

El método, entonces, no se puede usar con una persona consciente si no hay cooperación por parte del paciente.

La actuación por otro no es válida cuando los resultados dependen de actos internos, tales como control del comportamiento de uno mismo.

Orientación a otro

Método de asistencia, es válida en situaciones donde las personas deben:

1) tomar decisiones

2) seguir un curso de acción con dirección o supervisión

Este método necesita que estén en contacto la persona que da la orientación y la que la recibe. Con frecuencia, la orientación a otro se usa conjuntamente con, “El apoyo a otro”.

Apoyo a otro

Quiere decir sostenerla en un esfuerzo y por tanto, prevenirla para que evite una situación o decisión desagradable. Puede permitir a la persona con necesidad de apoyo hacer algo sin exceso de tensión (estress) gracias al apoyo del ayudante.

La responsabilidad de la enfermería es la de decidir cuanto debe hacer o aguantar el paciente y cuando le debe ayudar.

El apoyo que estimula la acción esta relacionado tanto con el tipo de acción que tiene que hacer la persona, como por la tensión nerviosa producida por la situación. La acción de dar apoyo físico y psicológico es utilizada por varios estamentos:

1) adultos con sus dependientes

2) el estado con respecto a personas privadas

3) los ciudadanos de un país con los de otro que tienen más necesidad

4) toda persona que se preocupa por su vecino menos afortunado.

Este tipo de apoyo no es un trabajo especializado de enfermería.

Suministro de un ambiente de desarrollo.

Necesidad de que el ayudante le proporcione condiciones ambientales que motiven a la persona que recibe ayuda a establecer metas adecuadas y adaptar su comportamiento para alcanzar los resultados señalados por las metas. Pueden ser psicosociales o físicas. Es el ambiente total lo que permite el desarrollo completo, no una de sus partes solo.

Las condiciones ambientales que conducen al desarrollo proporcionan oportunidades a las personas que reciben ayuda para estar con otras y llegan así a ser miembros de grupos donde:

1) se ofrecen y dan cuidados a aquellas personas con necesidades

2) oportunidades para la soledad y el compañerismo

3) hay ayuda disponible con respecto a olas preocupaciones e intereses personales y del grupo.

4) las decisiones y ocupaciones son asuntos personales; no hay interferencia, salvo en asuntos con consecuencias graves para personas que están afectadas por la situación.

5) se da a otros respeto, credibilidad y confianza, y se reconoce y fomenta el poder de desarrollo

6) cada persona espera, o intenta ganar el respeto y confianza de otros

7) cada persona asume o intenta asumir, la responsabilidad para si mismo y su desarrollo personal.

Las condiciones físicas que contribuyen al crecimiento y desarrollo personal proporcionan las necesidades para la vida diaria y para el desarrollo psicosocial e intelectual.

Enseñar a otro.

Método válido para ayudar a una persona o a un paciente que necesita instrucción para desarrollar conocimientos o habilidades específicas. Tal vez no se da el aprendizaje si la persona que va a recibir la enseñanza no esta en disposición de aprender, no se da cuenta que no sabe o no esta interesada en aprender.

La enfermera debe tomar en consideración los orígenes y experiencias, estilo de vida y hábitos de la vida diaria, modos de percibir y pensar y los requisitos de autocuidado para poder impartir conocimientos al paciente

Con frecuencia los pacientes en situaciones de autocuidado tienen que aprender a limitar sus actividades físicas. Del mismo modo, los pacientes tienen que adquirir destreza en cambiar vendajes o habilidad en la medida o administración de medicamentos para inyección. La ayuda por medio de enseñanza tiene que adaptarse tanto a la edad como a la educación y experiencia previa.

EL AUTOCUIDADO A OTRO

Características de la acción intencional

El autocuidado o cuidado de gente dependiente implica conocer la razón del resultado deseado antes de realizar la acción. Esta se puede identificar en varios niveles de comprensión.

La acción intencional es una acción para alcanzar un resultado previsto que esta precedida por la investigación, reflexión y juicio para evaluar la situación, y por una decisión premeditada e intencional de lo que se debe hacer.

Se distinguen la acción intencional de los “mecanismos programados”, psicológicos y fisiológicos, en que sirven para responder a condiciones internas y externas. Estos son actividades de reflejo, impulsos instintivos, reacción emocional y sentimientos de agrado y desagrado.

Los mecanismos y hábitos fisiológicos y sociológico afectaran al tiempo que la persona puede controlar su postura. La acción intencional, es siempre iniciada, dirigida y controlada por uno mismo con respecto a las condiciones y circunstancias del momento.

Una acción independiente, sacada de su contexto, dentro de una secuencia de acciones, tal vez no transmita el propósito, ni tampoco el significado de la acción dentro de la secuencia particular. Es importante para las enfermeras que entiendan las secuencias de acción en función de las acciones independientes y actos de unidad de que están constituidas.

El autocuidado como un comportamiento aprendido.

Las maneras que determinan y satisfacen las necesidades de autocuidado no son innatas, es decir no nacemos con ellas, son aprendidas. Ahí es donde interviene el personal de enfermería, debe enseñar al enfermo o herido a autocuidarse.

En este termino tiene una especial importancia la relevancia de la cultura, dependiendo de la estimación del cuidado del cuerpo en esa cultura, por ejemplo, la higiene en las diferentes culturas, la circuncisión, higiene bucal, cuidado del pelo, y de todo el cuerpo en general.

También cabe destacar, en las sociedades más avanzadas la presencia de una comunidad, con unas costumbres únicas, pero además la presencia de una sanidad de carácter primario, la atención primaria que pone unos prólogos de conducta e higiene en favor de la salud para la integración de estas acciones de autocuidado en las acciones de vida cotidiana, como limpiarse los dientes, ducharse a diario…

Direcciones orientativas a las acciones de cuidado.

Los requisitos centrales para el autocuidado son el aprendizaje y uso de conocimientos para llevar a cabo las secuencias de autocuidado. El proveedor o agente de autocuidado realiza acciones que se pueden determinar si una acción de autocuidado es de orientación interna o externa por medio de la observación o pidiendo información subjetiva del agente de autocuidado, o de ambos.

Los cuatro tipos de acciones de orientación interna y externa incluyen lo siguiente:

1) secuencias de acción de búsqueda de conocimientos

2) secuencias de acción de búsqueda de ayuda y recursos

3) acciones que ponen de relieve formas de manifestación interpersonales.

4) secuencias de acción para controlar factores externos.

Los dos tipos de acciones de autocuidado de orientación interna incluyen lo siguiente:

1) secuencias de acción usando recursos para el control de factores internos.

2) secuencias de acción para el control de uno mismo. Regulan los factores internos y las orientaciones externas de uno.

Es importante para las enfermeras entender el autocuidado como acción intencional con orientaciones internas y externas. Este entendimiento ayuda a las enfermeras a adquirir, desarrollar y perfeccionar las habilidades necesarias para:

1) conseguir información válida y fiable que describa los sistemas de autocuidado de individuos.

2) analizar la información descriptiva de sistemas de autocuidado y cuidado de dependientes.

3) Emitir juicios de cómo se puede y debe ayudar a personas, con respecto a la realización de sus operaciones de autocuidado, las cuales contribuyen a la demanda de ejercicio terapéutico.

Fases del autocuidado

El autocuidado o cualquier otra forma de acción intencional se puede decir que tiene fases, a veces se da esta secuencia:

1) planificando

2) realizando

3) revisando

Un enfoque más amplio y utilitario para las fases de acción identifica estas en función de los tipos de operaciones hechas y de los tipos de resultados conseguidos. La acción intencional incluyendo el autocuidado se puede describir en dos fases:

Fase 1: El autocuidado

Las personas antes de decidir el autocuidado tienen que adquirir los conocimientos de los posibles planes de acción y de ola eficacia y convivencia de estos planes. Los productores eficaces de autocuidado cierran la primera fase de éste cuando toman una decisión sobre las acciones que realizaran y las que evitaran

Los suministradores de autocuidado necesitan varios tipos de conocimiento para determinar las acciones a realizar:

1) condiciones internas o externas que son pertinentes a la salud y bienestar

2) características de las condiciones

3) significado de estas condiciones para la salud y bienestar.

4) los resultados benéficos y nocivos que resultaran por escoger un plan u otro.

Las decisiones de un adulto en relación a la satisfacción de requisitos de autocuidado son programadas en el sentido de que la experiencia A pide la acción intencional B. Es decir, en el ejemplo de que uno se pone enfermo, sus malas condiciones motivan a un mayor autocuidado, para que éste proporcione un mayor bienestar. Por lo que intensifica el autocuidado.

Fase 2: Las acciones para el autocuidado.

La fase 2 empieza con la decisión sobre que camino de acción hay que seguir en relación con la demanda específica o grupo de demandas para el autocuidado. Esta decisión de lo que hará o no, termina la primera fase de acción intencional.

La satisfacción de los varios tipos de autocuidado universal, de desarrollo y de alteración de la salud, necesita consumo de energía para satisfacer las demandas del cuidado. Se entienden y conocen estos requisitos cuando empieza la acción y mientras se desarrolla la misma.

La condición esencial para el gasto de energía para satisfacer demandas de autocuidado en situaciones específicas y en tiempos específicos, es la capacidad de iniciar y perseguir el autocuidado para alcanzar los resultados específicos. Esto resulta de:

1) tener conocimientos y habilidades específicos y necesarios

2) teniendo motivación suficiente para iniciar y continuar el esfuerzo hasta que se alcanzan los resultados apetecidos.

3) estando comprometido a satisfacer demandas concretas de cuidado hasta el punto que se olvide o elimine el posible olvido y se de prioridad adecuada a las medidas de cuidado

4) siendo capaz de hacer los movimientos necesarios

5) teniendo bastante energía y sentido del bienestar para iniciar y sostener el esfuerzo de autocuidado.

Comprender el significado y valor del autocuidado es fundamental para participar en él. Algunos factores que afectan esta comprensión y significado han sido expuestos en la primera fase de autocuidado. Es esencial el conocimiento de la exigencia de éste y las medidas para satisfacerlo.

La iniciación y perseverancia en la acción para satisfacer demandas de autocuidado demuestran el poder de agencia de la persona en esta forma de acción intencional. Cualquier limitación de la acción disminuye los poderes de agencia y da lugar a una necesidad de ayuda.

CAPITULO 5.

LA CAPACIDAD DE PRACTICAR LA ENFERMERÍA.

La capacidad de practicar la enfermería y agencia de enfermería.

Son las capacidades especializadas que les permitan cuidar de una manera positiva a personas y ayudarlas a superar derivados o relacionados con la salud. Estas capacidades especializadas y pensadas como una unidad han sido llamadas agencia de enfermería que es la característica que cualifica a las personas para la posición de enfermera dentro de un grupo social.

Arte y prudencia.

Las enfermeras imaginan, diseñan y producen asistencia de enfermería para otros.

El arte se preocupa de la creación de sistemas de asistencia o cuidado de enfermería. La prudencia de enfermería se preocupa de hacer éste o aquel acto en momentos específicos, teniendo en cuenta los conocimientos que uno tiene de la situación. El arte y la prudencia se desarrollan con la experiencia.

Operaciones comunes a profesiones sanitarias.

En las profesiones sanitarias hay cuatro operaciones generales de práctica:

- Diagnosis: respuesta a las preguntas ¿ qué es? ¿ porqué ?

- Prescripción: respuesta a las preguntas ¿qué debe ser?

- El tratamiento o regulación: puesta en marcha de los planes prescritos de acción.

- La administración de cuidado dentro de la situación: integración de tratamiento en un sistema integrado y dinámico de cuidado.

La realización de estos cuatro tipos de acciones comunes a las profesiones sanitarias se ha denominado proceso de atención de enfermería.

Sistemas de enfermería.

El término sistema de enfermería se usa para representar todas las acciones e interacciones entre enfermeras y pacientes en situaciones de práctica de enfermería.

En 1970 el Grupo para el Desarrollo de Enfermería describió el sistema de enfermería como un sistema tridimensional formado por subsistemas sociales, interpersonales y tecnológicos. Sus elementos son la enfermera, el paciente y los acontecimientos que suceden entre ellos.

Los sistemas de enfermería surgen cuando las enfermeras y los pacientes funcionan según las normas de su papel.

El diseño básico.

El diseño básico para un sistema de enfermería es el de un sistema de ayuda.

Las enfermeras que trabajan profesionalmente a nivel profesional deben ser hábiles en la realización y planificación de diseños para sistemas de enfermería.

Los diseños que surgen de los sistemas de enfermería dejan claro:

- El ámbito de la responsabilidad de la enfermera en situaciones de cuidados sanitarios.

- Los papeles generales y específicos del as enfermeras y del paciente.

- Los motivos para relaciones entre las enfermeras con el paciente.

- Los tipos de acciones que hay que hacer y los patrones de realización de acciones entre las enfermeras y los pacientes.

Los métodos de ayuda son:

- Haciendo por o actuando por otro.

- Guiando o dirigiendo a otro.

- Proporcionando apoyo físico.

- Proporcionando apoyo psicológico.

- Proporcionando un ambiente que apoye el desarrollo.

- Enseñando.

Tipos de sistemas de enfermería.

- Sistemas de enfermería de tipo compensatorio total.

- Sistemas de tipo compensatorio parcial.

- Sistemas tipo sustentados-educativo.

Operaciones de enfermería y las características de la enfermería.

Las enfermeras tienen que iniciar, mantener y cortar las relaciones con sus pacientes y con otra gente importante en la vida de sus pacientes.

Las enfermeras deben acostumbrarse al papes de enfermeras y ayudar a los pacientes a hacer lo mismo.

Las enfermeras tienen que adaptarse y ayudar a sus pacientes a acomodarse a condiciones y circunstancias cambiantes y a situaciones más amplias de cuidados.

Las enfermeras deben cooperar con otros trabajadores sanitarios.

Las enfermeras tienen que conocer el campo y límites de la enfermería y mantener sus acciones profesionales dentro de dichos límites.

Características personales de los pacientes.

El contacto inicial con personas que están bajo cuidados de enfermería que los buscan, o del uso de historiales obliga a que las enfermeras determinen lo siguiente:

- Razones por las que se buscan o reciben cuidados sanitarios.

- Experiencias de la persona en la familia.

- Edad, sexo, posición en la familia.

- Evidencias notables del estado de desarrollo por etapas en el ciclo vital.

- Evidencias notables del estado de salud.

- Nacionalidad, lenguaje, lugar de residencia...

Características personales de la enfermería.

Se consideran factores posicionales personales y bajo las responsabilidades de enfermería:

- Factores posicionales.

- Factores personales.

- Factores incluidos bajo las responsabilidades de enfermería.

CAPITULO 6.

ENFERMERÍA Y SALUD.

La enfermería , una forma de cuidado sanitario.

La enfermería contribuye a la administración de autocuidado terapéutico.

El autocuidado, para ser terapéutico, ayuda a sostener los procesos vitales; a mantener el funcionamiento integrado, a promover el crecimiento y el desarrollo normal, y a prevenir o regular la enfermedad e invalidez y sus defecto. La meta de la enfermería, como la de otros asistentes sanitarios, es conseguir resultados sanitarios satisfactorios cuando el individuo o el grupo necesite de su ayuda.

Salud y sano son términos utilizados, por ejemplo, a un ser humano completo tanto estructural como funcionalmente. Así, cualquier alteración de la estructura o funcionamiento normal se puede definir correctamente como una ausencia de salud, considerando esta su totalidad. La salud, entonces , debe incluir lo que hace humano a una persona, que es, la vida mental, biológica e interpersonal o social. De esta forma, las profesiones sanitarias empiezan a reconocer que, en su estado ideal, la salud es la responsabilidad de la sociedad y sus miembros individuales y no sólo una parte de aquella sociedad.

La acción intencionada de un adulto para mantener un estado de salud par el mismo y las personas que le rodean implica los componentes del autocuidado. El autocuidado requiere un fundamento educativo y experiencia práctica, para que el autocuidado sea terapéutico deberá ser continúo , y tener unos hábitos sanitarios buenos, así como la capacidad de cambiar los hábitos viejos para atender a los nuevos requisitos que puedan ir surgiendo a lo largo de la vida. La educación y el entrenamiento en las prácticas de autocuidado son imprescindibles para el buen desarrollo de conocimientos, habilidades y actitudes positivas relacionadas con la salud.

La salud como un estado.

La OMS define la salud como un estado de bienestar físico, mental y social, y no soñamente como la ausencia de enfermedad o debilidad.

Se utiliza estado cuando se aplica a cualquier condición bien definida de una persona, estado también se define como lago compuesto cuando se expresa el estado de salud de una persona como un grupo de valores determinados.

El termino sano significa posesión de vigor y fuerza además de la ausencia de enfermedad, y el término entidad quiere decir que no se ha olvidado nada. Cuando estos términos son expresados juntos significan, integridad funcional y estructural, ausencia de defecto y desarrollo progresivo del ser humano. Así la salud definida anteriormente como un estado de estar sano, es un estado de perfección.

Los profesionales de la salud, y entre ellos las enfermeras, obtienen y utilizan información que describe los aspectos estructurales y funcionales del ser humano. Las enfermeras deben definir el estado de salud del paciente, y al operar con muchos tipos de información utilizan el concepto de campo que es un método útil de análisis y organización de la información.

Los profesionales sanitarios ven a los pacientes como unidades complejas pero ven los posibles componentes de sus estados de salud desde sus conocimientos, por lo que saben que componentes hay que atender. Además, los individuos tienden a aprender que alguna combinación de los componentes les servirá como índice de su estado de salud. Las enfermeras deben saber como percibe su estado de salud el paciente.

La Enfermería y la regulación del estado de salud.

Anteriormente hemos descrito el autocuidado como la acción que permite al individuo sobre vivir en una variedad de estados de bienestar o salud. Podemos llamar regulador a una persona que tenga agencia de autocuidado y la ponga en marcha durante la realización de acciones particulares de autocuidado. Un buen regulador lo es si esas acciones causan las condiciones externas e internas para el mantenimiento de los procesos vitales.

Las acciones de autocuidado necesarias están hechas intencionadamente. La identificación y descripción de tipos de requisitos de autocuidado proporcionan a las , enfermeras lo que es importante y lo que se desea con respecto a la regulación.

La información sobre los valores de los componentes del estado de salud permite a las enfermeras hacer juicios acerca de los efectos presentes y futuros de estos componentes sobre la realización por parte del individuo de sus operaciones de sus operaciones de autocuidado.

El objetivo de los servicios de cuidados sanitarios es la obtención de resultados sanitarios, y son:

  • El mantenimiento de un estado de salud.

  • La recuperación de un estado de salud normal.

  • La estabilización de los efectos de invalidez o mala crónica.

Los trabajadores, en los servicios sanitarios, tienen papales específicos en la realización de los resultados sanitarios. El de la enfermera está especificado por su enfoque para ayudar a individuos a conseguir resultados sanitarios positivos por medio del autocuidado terapéutico.

Enfermería como cuidado sanitario.

La enfermera es la persona que suministra ayuda a otra cuando ésta última lo necesita. Así, la enfermería es la capacidad compleja de realizar o contribuir a la realización le autocuidado terapéutico usual por medio de ayudas a la superación de las condiciones o incapacidades que hacen que la persona no pueda actuar, no quiera actuar o lo haga ineficazmente.

La enfermería es considerada como asistencia porque siempre es algo suministrado para otros y porque lo que se realiza directamente o indirectamente es la responsabilidad del receptor que es el paciente el que tiene la última responsabilidad de su propio autocuidado.

El enfoque esta preparado y el enfoque médico:

El médico está preparado para evaluar los aspectos físicos y psicológicos del paciente y prescribir medidas terapéuticas adecuadas.

Sin embargo el enfoque de enfermería tiene en cuenta la perspectiva médica y la del paciente. Las medidas prescritas por el médico han de empezar inmediatamente para el buen tratamiento del paciente, así como otras medidas tomadas por la enfermera para ayudar al médico. Un enfoque de enfermería es poco realista si no tiene en cuenta el punto de vista del enfermo y como ha sido afectado por ese trastorno.

Las partes del enfoque de enfermería:

Son seis los componentes de un enfoque de enfermería: dos de ellos incluyen la perspectiva del médico y el paciente sobre las indicación sanitaria. Los otros cuatro se refieren sólo al paciente y son: el estado de salud, los resultados sanitarios buscados, la exigencia de autocuidado y la capacidad o incapacidad para contribuir a su autocuidado.

El fundamento para el diseño básico de un sistema de enfermería para un paciente concreto se determina por la identificación y descripción del enfoque de enfermería que corresponde a su caso. Este diseño va cambiando según varían los componentes, por ejemplo, según va mejorando el estado de salud del paciente.

Requisitos para los cuidados sanitarios.

Los cuidados sanitarios se basan en sistemas de conocimientos sobre la salud y la enfermedad, y en prácticas que hagan demostrando alguna clase de eficacia para promover la salud o prevenir o curar la enfermedad. Se usa el concepto de prevención para presentas e interpretar las variaciones en los requisitos de los cuidados sanitarios y de su significación en situaciones en requisitos de los cuidado sanitario y de su significación en situaciones de enfermería. La prevención se basa en los conocimientos de la historia de los trastornos humanos, los conocimientos de la combinación de las causas de los trastornos específicos de la estructura y funcionamiento humano, y en los conocimientos científicos de más factores que provocan la enfermedad.

Los sistemas de cuidados sanitarios preventivos abarcan tres niveles de prevención:

La prevención primaria es adecuada antes de la instauración la enfermedad para mantener y promover la salud. La secundaria es apropiada después del comienzo de la enfermedad y se orienta a la prevención de complicaciones y secuelas. Y la prevención terciaria es apropiada cuando hay una incapacidad y se orienta hacia una realización eficaz y satisfactoria del funcionamiento humano.

Clasificación de las situaciones de enfermería por un enfoque sanitario.

Para el funcionamiento eficaz, las enfermeras necesitan conocimientos de dos aspectos de situaciones de enfermería: aspectos sanitarios y de ayuda.

Una posible clasificación de situaciones de cuidados sanitario es la que sigue que se divide en siete grupos:

  • El enfoque sanitario se orienta a acontecimientos relativos al ciclo vital. La salud puede ser considerada desde excelente a buena.

  • El enfoque sanitario se orienta a la recuperación o superación de una enfermedad. La salud está entre excelente y buena.

  • Orientada hacia el tratamiento de una enfermedad de origen indeterminado. La salud general esta entre buena y regular.

  • Orientada hacia defectos de la naturaleza, genéticos y de desarrollo.

  • Orientada hacia la regulación de una enfermedad de origen determinado. El estado de salud esta afectado por los efectos de la enfermedad.

  • El enfoque sanitario se orienta hacia la restauración del funcionamiento integrado.

  • El enfoque se orienta hacia la regulación de los efectos de los procesos que han interrumpido al completo funcionamiento humano, al grado que la vida no puede continuar mucho más.

Variaciones en el cuidado sanitario y en la enfermería.

Debido a diferencias en el enfoque sanitario, cada grupo de los anteriores indican necesidades para distintos tipos de combinaciones de cuidados sanitarios dirigidos a una o más meta del cuidado sanitario preventivo.

El conocimiento de los objetivos que se deben alcanzar en cada caso sirve de guía en la selección de medidas de cuidado y asistencia para individuos.

En una situación de enfermería enfocada hacia el ciclo vital los objetivos son mantener y promover la salud. En esta situación el comportamiento del paciente indica el bienestar y que hay inicios de que el paciente este bien de salud.

Las necesidades generales para el cuidado sanitario incluirán:

-la evolución periódica de la salud.

-el mantenimiento y promoción de la salud.

-la protección contra los factores ambientales.

-la asistencia del paciente y familia para que asuman el papel apropiado para el cuidado sanitario continuo.

En otra situación de enfermería distinta enfocada hacia la recuperación de una enfermedad las necesidades de cuidado sanitario incluidas:

-control continuo del proceso de recuperación.

-terapia médica continuada y el autocuidado específico para la curación de la enfermedad.

-protección cuando sea necesaria para prevenir secuelas.

-descubrimiento y diagnóstico temprano de complicaciones.

-la rehabilitación del paciente.

-el mantenimiento y promoción de los efectos actuales o posibles de la enfermedad.

-asistencia al paciente y familia para asumir papeles apropiados en cuidados sanitarios.

En cuanto una enfermedad de origen indeterminado las necesidades del cuidado sanitario incluirán:

-diagnóstico médico rápido.

-alivio de síntomas por tratamiento médico.

-tratamiento rápido.

-promoción y mantenimiento de la salud necesaria.

-asistencia al paciente y su familia para el cuidado continuado.

Los cuidados necesarios con respecto a una enfermedad por defecto genético son:

-cuidados sanitarios continuos.

-evaluación continuada de la salud.

-el diagnóstico continuo.

-protección específica contra las complicaciones.

-rehabilitación del paciente o de sus padres.

-mantenimiento y promoción de la salud y protección específica contra efectos presentes o posibles del defecto.

-ayuda al paciente y familia para que tomen actitudes adecuadas en el cuidado continuo de la salud.

Curación o regulación:

Los cuidados sanitarios incluyen:

-cuidado y tratamiento médico continuo.

-terapia para estabilizar o proteger las funciones vitales.

-control continuo.

-protección concreta para prevenir complicaciones.

-el diagnóstico rápido y tratamiento inmediato.

-mantenimiento y proporción de la salud.

-el cuidado para ayudar al paciente a soportar el sufrimiento e incapacidad cuando se presente.

-rehabilitación.

-ayuda al paciente y a la familia para asumir los papeles apropiados en el cuidado continuo.

Los requisitos necesarios de cuidados para la estabilización del funcionamiento integrado son:

-puesta en práctica inmediata del tratamiento.

-control continuo.

-cuidados de enfermería y terapia médica para aliviar el sufrimiento y los síntomas angustiosos y prevenir complicaciones.

-ayudar al paciente y a su familia en la enfermedad.

En cuanto a las enfermedades que causan la muerte, los requisitos generales para cuidados sanitarios incluirán:

-administración médica eficaz de la enfermedad que causará la muerte.

-tratamiento médico activo.

-regulación continua.

-satisfacción continua de los requisitos de autocuidado.

-asistencia dirigida al control de los sentimientos de desesperación o rechazo.

-ayuda al paciente y su familia para entender la enfermedad del paciente y la preparación del futuro.

-apoyo continuo al paciente y a su familia.

Sistemas de cuidados sanitarios.

Los sistemas de cuidados sanitarios están constituidos por acciones intencionales que son seleccionadas y realizadas por individuos. Éstos abarcan sistemas de autocuidado y cuidado de dependientes, están formados por personas.

Lo que constituye el sistema de cuidado sanitario es la mezcla de servicios suministrados, las relaciones esenciales entre ellos y las contribuciones individuales y combinadas de servicios a la salud de un grupo o individuo.

Para suministrar la enfermería adecuada a los requisitos del paciente, la enfermera debe definir su papel como tal, incluyendo relaciones entre su papel, el de paciente y los de otros trabajadores sanitarios; debe tener conciencia de las dimensiones generales de la situación de cuidado del paciente.

Cada instalación de cuidado sanitario:debe tener un sistema de cuidados sanitarios o modelo fijado de antemano para el buen funcionamiento de la instalación y la atención que necesite recibir el paciente.

CAPITULO 7

VARIACIONES EN LAS SITUACIONES DE ENFERMERÍA

La Compresión de las dimensiones de las situaciones de enfermería.

El número y variedad de las situaciones de enfermería son prematuras, por eso, es trabajo de la enfermería, establecer los hechos antes de iniciar una acción propia de una acción de enfermería.

Para ello, debemos de obtener, clasificar e interpretar el significado de toda la información para conseguir hacernos una idea global de la situación del enfermo.

Factores como la edad, enfoque del cuidado del paciente, , características y requisitos del cuidado y hechos que dificultan que la persona actúe por si misma, han de ser debidamente estudiados y relacionados entre sí para que nos sean de ayuda el la consecución de un óptimo cuidado y desarrollo de nuestra labor de enfermería.

La edad de un paciente es un índice de las dimensiones de la salud del paciente y de la ayuda que puede requerir un paciente, variando estos según la etapa de la vida en la que se encuentre un paciente dentro del ciclo vital, (de la etapa prenatal a la vejez), pues no es mismo cuidado ni los mismo requisitos los que se les presta a una persona adolescente, que a una que ya ha entrado en el ocaso de su existencia, ya que las capacidades expresivas, pensamiento, capacidades mótiles y su propia independencia mental varían con estas por ello, como vemos, la edad es un índice de requisitos para los cuidados sanitarios específicos a variaciones en la estructura y funcionamiento humano durante las etapas del ciclo vital, y el conocimiento de estos requisitos indicarán las dimensiones de la necesidad para el auto cuidado terapéutico del paciente, de base continua o periódica, actuando también como guía para la enfermera en la identificación y descripción de obstáculos a la participación en el autocuidado por parte del paciente.

Estos obstáculos con la participación del paciente en acción intencional demuestran:

1.- Las dimensiones generales de la responsabilidad de la enfermera para con el paciente.

2.- Los métodos que se pueden usar con justificación para asistir al paciente.

3.- La duración probable de la necesidad de ayuda al paciente,

4.- La capacidad futura del paciente como agente de auto cuidado.

Los obstáculos de acción intencional, se relacionan con el estado de salud y tipo de cuidado sanitario necesario, por ello hay que conseguir información de todo tipo de obstáculo, debiendo de ser conocidas las características generales de cada tipo de obstáculo específico si vamos a utilizar la información para realizar deducciones sobre las cuatro dimensiones de asistencia mencionadas

La edad como factor de enfermería.

Como ya hemos dicho antes, la edad es un factor importante en cada situación de enfermería. Normalmente, esta estrechamente relacionada con las características del comportamiento de uno, y su significado está en relación con los comportamientos de auto cuidados del paciente y con la práctica profesional de la enfermería.

Los enfermeros han de ser conscientes de los dignificado que la edad tiene en una sociedad y las influencias que esos tienen sobre la vida de los miembros de dicha sociedad, por que tal conocimiento está relacionado con la consideración de edad en cada situación de enfermería

Significado de edad.

Generalmente se piensa en el significado de edad en términos cronológicos, pero nosotros las dividiremos en etapas o edades, pues existen muchos factores a tener en cuenta, no sólo los factores de tipo físico en el desarrollo de una persona, sino también de carácter psíquico y funcional.

En la edad del desarrollo, nos referimos a las combinaciones de cualidades, poderes y capacidades que se desarrollan por naturaleza en cada persona en función de factores hereditarios y condiciones ambientales (Tales como aspecto físico, lenguaje, postura y

manera de moverse. Determinamos la edad de desarrollo de una persona por la identificación de acontecimientos de conducta y físicas, y su comparación con grupo de la misma edad cronológica.

Las personas que han sufrido algún retraso en su crecimiento por factores hereditarios o externos (p.ej. malnutriciones)pueden tener problemas en aceptarse a sí mismos y ser aceptados por otros, pero los problemas pueden surgir también, en el grado de desarrollo y madurez de un niño, tanto por exceso como por defecto, debiendo de actuar aquí la enfermera como terapeuta.

Algunas sociedades, marcan edades cronológicas determinadas para dictar a partir de que número de años un individuo está capacitado para realizar una u otra acción, vemos por ejemplo la edad de la discreción, del consentimiento, la penal, la mayoría de edad, así pues, el factor sexo también es determinante en dichas sociedades, determinando, entre otras cosas posiciones dentro de la familia o la sociedad

La influencia de la edad en la enfermería.

Las edades cronológicas y de desarrollo influyen en las dimensiones de salud de distintas formas y maneras:

1. - Relaciones sociales entre la enfermera y el paciente.

2. - Las técnicas para asistir, comunicar y hacer sociables los papeles

3. - Las respuestas correctas de enfermería sobre la conducta del paciente

4. - La frecuencia y duración de contactos entre la enfermera y el paciente.

5. - La responsabilidad de la enfermera para proteger al paciente como persona

6. - La relación de la enfermera con miembros de la familia del paciente.

7. - Las necesidades del paciente para la salud y el auto cuidado.

Factores específicos de edad en el suministro de enfermería a niños.

En situaciones donde el paciente es joven, se puede realizar al paciente un cuidado directo por la enfermera, enseñando a su vez a l padre o tutores a proporcionar el cuidado continuo necesario para el niño o a cooperar con los trabajadores sanitarios. La situación doble de la enfermera con el niño y su padre, hace complejo su papel, requiriendo la adaptación de técnicas a las necesidades del niño y las de sus padres, que pueden ser adolescentes o adultos.

Dirigir y apoyar al niño en acción de auto cuidado, son métodos adecuados que proporcionan la enfermería a niños más mayores en el grado permitido por el estado de salud, así como los adolescentes que puedan y quieran ser adiestrados en el cuidado de su propia salud.

Si el niño tiene necesidades de cuidados que los padres por sí solos no pueden asumir, estos deberán de ser repartidos entre la enfermera y los padres. Esta distribución, ha de ser objetiva y basada en las limitaciones de los padres a la hora de proporcionar un cuidado terapéutico.

El paciente joven, debe de sentir que el profesional de enfermería, es un adulto responsable, y preocupado por su salud y a quien puede pedir ayuda, al igual que los padres o tutores que han de ver en la enfermera una instructora que les enseñe a cuidar de su hijo y a superar sus limitaciones para que ellos mismos se vuelquen en el cuidado, rehabilitación y reinserción en un vida normal..

En el cuidado de un menor, el médico debe de estar en comunicación directa con los padres y la enfermera, pues son los padres o tutores quienes tienen la potestad legal sobre el niño, por ello deben de estar enterados de todos los aspectos de su cuidado sanitario y de su estado.

Estos últimos aspectos son pilares básicos en el cuidado a menores, deficientes mentales y personas sin posesión plena de sus facultades mentales.

Factores específicos de la edad en el suministro de enfermería a adultos.

Debido al inadecuado desarrollo físico o de la personalidad, o a los efectos de la enfermedad, daño o invalidez, los adultos, pueden ser emocional y socialmente, dependientes de otras personas. Sin embargo, no son dependientes de la misma manera que un niño debido a su edad.

Cuando un paciente adulto, no es capaz, física o mentalmente de administrar sus propios asuntos o de tomar decisiones sobre su cuidado sanitario, las enfermeras pueden tener contactos frecuentes con un miembro responsable de la familia de paciente. Cuando los miembros de la familia, de la casa, suministran el cuidado continuo necesario, las enfermeras, pueden y deben supervisar y consultar a dichos miembros.

Si los adultos, tienen designados un tutor o un familiar se ocupa de todos sus asuntos, por lo que nos deberemos dirigir a ellos al igual que nos dirigimos a los padres de un niño o menor.

Valoraciones en las exigencias para el auto cuidado sanitario.

Una exigencia para el auto cuidado terapéutico ha sido descrita como la prescripción de medidas de auto cuidado. La exigencia para auto cuidado terapéutico de la persona es una de las dos variantes del paciente en los sistemas de enfermería, siendo la otra la capacidad del paciente para participar en el auto cuidado

Las variaciones de las exigencias del auto cuidado de los miembros de una población de enfermería y las variaciones en las exigencias de los individuos deben de estar identificadas y descritas con:

1. - Los valores particulares de cada uno de los requisitos de autocuidado universal.

2. - Los valores particulares de cada uno de los dos tipos de requisitos de autocuidado y desarrollo.

3. - La presencia de requisitos para auto cuidado relativos a alteraciones en la salud y sus derivaciones.

Dados los valores particulares de los requisitos para el auto cuidado específico, pueden producirse variaciones en las exigencias del auto cuidado terapéutico, debido a los métodos escogidos para su satisfacción y a las medidas de cuidado necesarias para el uso de un método en la satisfacción del requisito.

Dos posibles variaciones existen en la mezcla de los requisitos del auto cuidado:

1. - Una combinación de los requisitos universales y de desarrollo.

2. - Una combinación de los requisitos universales, de desarrollo y de alteración de la salud.

Variaciones en la agencia del autocuidado.

En la practica de enfermería, la capacidad de los pacientes para participar en el autocuidado puede ser evaluada en tres escalas.

  • De desarrollo.

  • Operacional.

  • De suficiencia.

Cuando se sigue esta línea de diagnóstico para tomar decisiones para la agencia de auto cuidados de los pacientes, la enfermera intenta determinar lo siguiente con respecto al autocuidado:

1- Lo que los individuos han aprendido a hacer y consecuentemente hacen.

2- Lo que los individuos pueden y no pueden hacer ahora o en el futuro, debido a las condiciones y circunstancias existentes o previstas.

3- Si lo que las personas han aprendido a hacer y pueden hacer en el momento es igual a la satisfacción de todas las demandas presentes o futuras sobre ellas mismas para participar en el autocuidado; es decir, para satisfacer sus demandas de autocuidado terapéutico, en el momento actual o en algún tiempo futuro.

Como el autocuidado es una conducta aprendida, las enfermeras deben de tener en cuenta la disposición y capacidades de participar en el autocuidado.

Las variaciones en la agencia de autocuidado de los pacientes pueden, entonces, ser entendidas y examinadas con relación a:

  • Las medidas de autocuidado que los pacientes saben y hacen generalmente.

  • Las limitaciones de acción que restringen la realización de lo que los pacientes saben hacer con respecto al autocuidado.

  • Las medidas de autocuidado para satisfacer los requisitos conocidos de autocuidado, por los cuales los pacientes poseen o no conocimientos o no, habilidades o voluntad necesaria (la adecuación o limitación de conocimientos, habilidades o técnicas o la voluntad para satisfacer las necesidades conocidas de autocuidado utilizando los métodos particulares de cuidado).

  • El poder de los pacientes para extender o profundizar sus conocimientos de autocuidado y el dominio de técnicas para realizar las medidas necesarias de autocuidado que no están todavía en su repertorio del momento.

  • El poder del paciente para la realización eficaz y consecuente de las medidas nuevas y esenciales de autocuidado, incluyendo la integración de medidas esenciales en el sistema de autocuidado y en la vida diaria.

  • El estado de salud del paciente.

    El bienestar y la enfermedad son factores críticos en las situaciones de enfermería, porque son determinantes en el enfoque adecuado del cuidado sanitario y de los tipos de resultados sanitarios buscados.

    La enfermera ha de buscar información sobre estos dos factores obteniéndose así una imagen global del estado de salud de la persona.

    Específicamente las informaciones que busca la enfermera incluirán descripciones de:

    1.- El grado de enfermedad y sus causas, si es aguda o crónica.

    2.- Los daños o defectos obvios.

    3.- Los patrones presentes de conducta del paciente (lo que él hace o no hace).

    4.- Los efectos de la enfermedad

    5.- Los efectos posibles o conocidos del estado sanitario del paciente en un momento determinado sobre el funcionamiento integral y una forma eficaz de vida.

    En los casos de enfermería en las que los pacientes están bajo cuidado médico, hay una necesidad de comunicación entre la enfermera y el médico para determinar:

    1.- Como ve el médico la situación sanitaria del paciente.

    2.- Los aspectos del régimen del cuidado médico del paciente que deben de ser incluidos en el sistema de autocuidado en un corto o largo plazo, incluyendo la vigilancia de aspectos particularizados del funcionamiento humano.

    3.- Cuál de los médicos, si hay más de uno, tiene responsabilidad para la integración y coordinación del cuidado del paciente.

    4.- La duración proyectada de dicho cuidado.

    Resultados sanitarios.

    Las investigaciones y juicios de las enfermeras sobre los requisitos de autocuidado del paciente toman en consideración las razones de porqué el paciente está bajo cuidado sanitario y los resultados sanitarios que deben de alcanzarse.

    Cuando los pacientes con trastornos sanitarios están bajo cuidados de enfermería, las enfermeras han de buscar información autorizada sobre la historia de los procesos específicos de la enfermedad mediante literatura médica o el concurso de otros profesionales médicos o de enfermería, así, con los conocimientos propios y los obtenidos de las pertinentes consultas junto con los pareceres del paciente nos viene a la mente causas del mal que aqueja al paciente y medias, especialmente preventivas para atajarlos para atajarlos.

    Los conocimientos de la enfermera sobre salud, enfermedad, diagnósticos médicos y modalidades terapéuticas, deben de incluir sus puntos de articulación sobre la enfermería. Las variables del paciente, requisitos de autocuidado terapéutico y agencia de autocuidado proporcionan enlaces adecuados

    El lugar como factor de enfermería.

    Una variable que requiere consideración en las situaciones de enfermería es el lugar donde el paciente recibe los cuidados. El lugar es importante por varias razones, pues muchas veces supone un trastorno adicional para el paciente, ya que puede suponer desplazarlo de su domicilio, con el correspondiente stress que ello conlleva.

    Aunque un hospital tenga instalaciones modernas para el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, los hospitales pueden estar tan metidos en su rutina, que el paciente y su necesidad particular de enfermería están sumergidos en prácticas rutinarias. La tarea de cada enfermera en una situación hospitalaria, es la de asegurar que cada paciente recibe el cuidado individualizado y que el sistema hospitalario se adapta a cada acción de enfermería como su sistema habitual.

    Frecuentemente, los siguientes factores dificultan la enfermería eficaz en centros de recuperación y mantenimiento:

    1.- Servicios rutinarios.

    2.- Gran Número de personas para recibir cuidados durante ese mismo periodo de tiempo.

    3.- Número inadecuado de enfermeras.

    4.-Enfermeras con preparación inadecuada

    5.- Ausencia de enfermeras.

    Trabajadores sanitarios.

    La ciencia y práctica de la medicina están enfocadas tanto al mantenimiento y promoción de la salud como a la cura de la enfermedad.

    Muchos tipos de trabajadores y gente no profesionales también participan en el cuidado y fomento de la salud a nivel comunitario. Frecuentemente se les nombra como trabajadores de la salud pública.

    Las personas con educación teórica y práctica de la salud pública y medicina preventiva, se han formados en varias disciplinas. Algunas enfermeras, médicos y dentistas, hacen sus especialidades en el campo de la salud pública, se encuentran también en esta bolsa, ingenieros sanitarios, nutricionistas epidemiólogos...

    Situaciones de cuidado sanitario: el punto de vista del paciente.

    El paciente ve su situación de cuidado sanitario desde una perspectiva única. Está influido por su educación, experiencia, pensamiento acerca de la vida y la gente conocimientos del mundo sanitario y actitudes hacia el cuidado sanitario. Su intuición sobre sus propias necesidades sanitarias, lo que significan para él los síntomas y señales presentes y la conciencia sobre su capacidad o incapacidad para participar eficazmente en el autocuidado necesario y para trabajar en la cooperación con médicos y enfermeras, es información

    esencial para que la enfermera lo tenga en cuenta y lo use cuando tenga que ayudar al paciente. Cada enfermera debe desarrollar maneras de captar rápidamente los distintos puntos de vista de sus pacientes sobre sus situaciones de cuidado sanitario y de identificar los intereses y preocupaciones de los mismos.

    CAPITULO 8.

    LA PRÁCTICA DE LA ENFERMERÍA.

    El arte de la enfermería se manifiesta por medio de enfermeras individuales, a través de su creatividad en la planificación y suministro de una enfermería eficaz a satisfacer a hombres, mujeres y niños. Se basa en los conocimientos y en la comprensión de las características de la enfermería como a un servicio personalizado de salud. Su práctica exige el conocimiento y la comprensión de las personas que van a recibir su ayuda. El servicio de enfermería puede constar de unidades individuales o multipersonales. Solo los individuos tienen que satisfacer requisitos de autocuidado y solo ellos tienen las capacidades para hacerlo.

    Dentro de los grupos sociales se puede describir la práctica en ocho apartados:

    1.- el número de personas que reciben cuidados de enfermería en una población, en relación con la cantidad de requisitos de enfermería y la incidencia de nuevos casos de enfermería.

    2.- los tipos de sistemas de enfermería que serán planificados, producidos y administrados por individuos y grupos.

    3.- la duración del tiempo y cuándo se suministrará la enfermería.

    4.- el lugar donde se suministrará la enfermería.

    5.- los medios que se utilizará en la realización de contactos eficaces entre la enfermera y el paciente, al comienzo y durante todo el período en que se necesite la enfermería.

    6.- los contactos necesarios y las razones para relacionarse con las enfermeras, con colegas y ayudantes de enfermeras, con asesoras y supervisoras y otros profesionales sanitarios.

    7.- materiales y recursos necesarios para producir cuidados de enfermería, medios para procurarlos, almacenarlos, prepararlos para su uso y para eliminación o conservación después de tal uso.

    8.- modos de pagar por el servicio de enfermería.

    Las enfermeras que participan en la práctica de enfermería deben describir y regular su práctica en función de estos ocho apartados.

    La elección de la enfermera sobre lo que puede hacer realmente es un primer paso en la regulación de las condiciones bajo las cuales servirá a la sociedad por medio de la práctica. Un segundo paso en la regulación de la práctica es el análisis de sus capacidades para suministrar enfermería cada enfermera que alcanza la profesionalidad en su área debe darse cuenta de lo que sabe y no sabe. Un tercer aspecto de la descripción de las condiciones de la práctica de enfermera implica la identificación de direcciones para el autodesarrollo de la práctica de enfermería.

    Cuando se considera a la enfermería como un servicio sanitario hay que tener en cuenta los procesos interpersonales porque la enfermera necesita una relación social entre las enfermeras y los pacientes. Existen tres dimensiones o características que engloban la práctica de la enfermería, estas se resumen en el siguiente cuadro:

    El proceso de atención de enfermería.

    La enfermería en más que una simple combinación de todas las actividades realizadas por las enfermeras para las personas bajo su cuidado. Para que podamos considerar una actividad dentro de la esfera de enfermería, tiene que estar escogida y dirigida conscientemente por la enfermera hacia la satisfacción de objetivos profesionales dentro de una situación de cuidado sanitario. Con una base así, los resultados alcanzados por la enfermería son beneficiosos para los pacientes en la medida en que:

    1.- satisfacen el autocuidado terapéutico del paciente.

    2.- son útiles para mover al paciente hacia la acción responsable en asuntos de autocuidado.

    3.- miembros de la familia del paciente o una persona no enfermera, que atienda al paciente, llega a ser más y más competentes en tomar decisiones relativas al cuidado cotidiano, continuo y personalizado del mismo o en suministrar y administrar su cuidado, con la supervisión y consultas de enfermería, según sea necesario.

    Un sistema preparado de asistencia de enfermería y el plan para llevarlo a cabo son los resultados de los esfuerzos deliberados de la enfermera para identificar el modo de proporcionar al paciente el servicio de enfermería eficazmente en un entorno determinado. El plan de enfermería es el punto de partida para la fase principal y práctica del proceso de atención de enfermería (PAE) en la que el paciente en ayudado en asuntos de autocuidao para satisfacer resultados sanitarios o relativos a la salud que han sido identificados y descritos.

    Los pasos del PAE se pueden resumir así:

    1.- la determinación inicial y continua de por qué una persona debe estar bajo cuidados de enfermería.

    2.- el diseño de un sistema de enfermería para el paciente, que contribuya especialmente a la realización de los objetivos de las agencias de autocuidado y cuidado de dependientes para el paciente o familia.

    3.- la iniciación , realización y control de acciones de asistencia para

  • compensar las limitaciones de autocuidado del paciente

  • superar y proteger las capacidades del paciente de autocuidado y para el autocuidado

  • fomentar y proteger las capacidades del paciente de autocuidado y prevenis que surjan nuevas limitaciones de autocuidao.

  • Un paso esencial es el desarrollo de la descripción adecuada de posiciones de enfermería, en términos pertinentes al PAE y a las demandas de enfermería de varios tipos de situaciones.

    Diagnóstico y prescripción.

    El primer paso para del PAE consta de operaciones profesionales de diagnóstico y prescripción. El diagnóstico es una operación de investigación que permite a las enfermeras tomar decisiones sobre una situación de cuidado sanitario y lo que se puede y debe hacer. En esta fase las enfermeras buscan la contestación a diversas preguntas. En situaciones de práctica, las enfermeras deben recoger solo la información justa para contestar a esas preguntas. Un peligro que hay que evitar para la protección de enfermeras y pacientes es el de hacer el diagnóstico de enfermería y su prescripción con una base inadecuada de datos sobre los pacientes.

    El diagnóstico y prescripción de enfermería son procesos progresivos. Que se siguen mientras el paciente está bajo el cuidado de enfermería, pero las enfermeras los hacen inicialmente en sus primeros contactos con los pacientes. El enfoque del cuidado de enfermería influirá en la manera inicial y subsiguiente de la enfermera en el trato de las operaciones de diagnóstico y prescripción de enfermería.

    En cuanto a la colaboración del paciente y la familia, en el primer paso y en los siguientes del PAE, las capacidades de los pacientes y sus familias de tener interés en la colaboración con las enfermeras afectará a lo que se hace en enfermería. La preocupación de las enfermeras debe ser:

    -la identificación de las características de la personalidad de los pacientes y de los que se relacionan con ellos y que tendrán un efecto importante sobre la situación de enfermería.

    -la identificación y explotación de las preocupaciones del paciente, que pueden llegar a dificultar su colaboración activa con las enfermeras y su participación en el cuidado sanitario.

    Para obtener esta información, las enfermeras tiene que hacer observaciones y obtener información subjetiva del paciente. Es importante que la enfermera sepa si el paciente entiende, acepta, le da igual, siempre acepta lo que le dicen las personas con autoridad, está temeroso o no sabe nada de la situación. La realización por los pacientes de sus requisitos de autocuidado universal para la promoción de su funcionamiento integrado y la normalidad es el primer paso hacia su colaboración con las enfermeras y su participación en el autocuidado.

    Diseñar y planificar.

    El diseñar y planear ocupa una posición media en el PAE tecnológico, siguiendo al diagnóstico y la prescripción y precediendo a la producción y administración de sistemas de asistencia de enfermería. El diseño de sistemas de enfermería es una operación de la enfermería profesional, y la planificación de su producción es una operación administrativa.

    La extensión y profundidad de su producción de un sistema de enfermería y el plan para su producción no puede exceder la cantidad disponible de información fiable sobre el paciente. Un diseño puede ser nada más que un boceto para guiar el trabajo diario. En tales situaciones, el diseño correcto y eficaz de un sistema de enfermería para un paciente y a la vez observan lo que es eficaz o no.

    Este segundo paso del PAE tecnológico es necesario en todas las situaciones de enfermería, a pesar del grado en que se pueda separarlas para su realización. Siempre y cuando los diagnósticos y prescripciones de enfermería sean válidos par aun día o más para las demandas de autocuidado terapéutico y para los papeles de las enfermeras y los pacientes, las enfermeras deben participar en los procesos más formales del diseño y planificación. Las enfermeras deben comprender que estos dos son los componentes principales de

    su trabajo. Siempre y cuando las enfermeras con educación técnica contribuyen a la producción de los sistemas de enfermería, estos planes deben explicarse y estar disponibles para ellas.

    Hay esencialmente dos operaciones en el diseño de los sistemas de enfermería. La primera es preparar una buena organización de los componentes y de las exigencias de autocuidado terapéutico del paciente. La segunda es la selección de la combinación de las maneras de ayuda que serán eficaces y eficientes en la compensación o superación de los déficits de autocuidado por el paciente.

    En el hecho de tomar decisiones sobre como ayudar mejor a los pacientes a ampliar sus capacidades de autocuidado, es necesario que la enfermera tenga un campo de conocimientos que tratan el autocuidado como una acción intencional. Los comportamientos de orientación interna necesarios para el autocuidado son:

    1.- el aprendizaje de actividades relacionadas con el desarrollo de los conocimientos, actividades y habilidades de autocuidado.

    2.- la aplicación de conocimientos en la iniciación, realización y control de actividades de autocuidado.

    3.-la acción para vigilar la condición o respuestas de uno.

    Los comportamientos de orientación externa necesarios para el autocuidado comprenden:

    1.- la actividad de buscar conocimientos en lecturas o en personas que tienen conocimientos de salud, enfermedad y prácticas eficaces de autocuidado.

    2.-la actividad de buscar recursos relativos a la búsqueda de herramientas, materiales, instalaciones y servicios necesarios para el autocuidado.

    3.- la actividad de utilizar recursos relativos al uso de provisiones, abastecimientos o materiales en la realización de autocuidado.

    4.- la actividad para controlar factores en el ambiente externo; por ejemplo, el control del movimiento del aire, el número de contratos sociales o elementos biológicos en el entorno.

    5.- la actividad de buscar asistencia para la realización de un objetivo de autocuidado dentro de una situación interpersonal; por ejemplo, pidiendo ayuda para hacer una tarea de autocuidado, buscando la validez de un juicio o pidiendo que no te dejen solo.

    6.- la actividad interpersonal y expresiva, como cuando un paciente expresa sentimientos sobre la salud o el autocuidado, tanto verbalmente como por otro medio, pero sin una petición directa de ayuda.

    7.-la acción de llegar a estar consciente del lugar de uno en el entorno y en las condiciones ambientales.

    Un buen sistema de enfermería proporciona maneras de relacionar las conductas de ambos, las enfermeras y pacientes con la realización de los objetivos de enfermería que son apropiados para la situación.

    El hecho de diseñar es una actividad esencial de la enfermería porque un plan de la misma tiene, como enfoque central, la entrega de algún sistema seleccionado de asistencia.

    La planificación, como aspecto del PAE tecnológico, es el desarrollo más detallado de patrones para sistemas de enfermería, o para distintas partes de dichos sistemas. La planificación aporta al sistema propuesto de enfermería los datos del tiempo, lugar, condiciones ambientales, herramientas y a veces abastecimientos necesarios para la producción del sistema. Cuando la planificación es para realizar una tarea seleccionada de autocuidado, la enfermera puede llegar a la conclusión de que, bajo las condiciones reinantes, ella efectuará esta acción aquí y ahora para el bienestar del paciente.

    GLOSARIO

    Acción Internacional: Acción para alcanzar un resultado previsto que está precedida por investigación, previsión y juicio.

    Análisis: Separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principio y elementos.

    Asistencia: Medios y acciones que se dan a alguien para que se mantenga.

    Apoyo: Protección, auxilio, favor.

    Autocuidado: Practica o actividades que las personas inician y hacen por si mismas para el mantenimiento de la vida, salud y el bienestar.

    Bienestar: Comodidad, vida holgada.

    Cuidado: Solicitud y atención para hacer bien alguna cosa. Dependencia que está a cargo de uno.

    Demanda: Petición, solicitud.

    Desarrollo: Progresivo aumento en el lado de percepción o complejidad, o de ambas cosas a la vez. En los órganos o seres vivo, propiedad primaria de crecer en todos los sentidos y modificarse hasta llegar a su estado perfecto en la edad adulta.

    Desequilibrio: Incapacidad patológica de incapacidad social.

    Dependencia: Subordinación a un poder mayor.

    Disciplina: Observación de las leyes o normas establecidas o para mantener el orden entre los miembros de una colectividad.

    Incapacidad: Falta de capacidad para hacer, recibir o aprender una cosa.

    Juicio: Acto de unión de ideas.

    Limitación: Acto que no se puede realizar por una incapacidad.

    Método general: Acciones en una secuencia determinada que se suelen hacer para alcanzar un objetivo.

    Modelo: Representación simbólica o conceptual de la realidad.

    Orientación: Adaptar las aptitudes de un individuo a una nueva situación.

    Prevención : Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o utilizar una cosa.

    Promoción: Mejora de las condiciones de vida de productividad intelectuales etc.

    Síntesis: Composición de un todo por la reunión de sus partes.

    Terapéutica: Parte de la medicina que se ocupa del tratamiento de las enfermedades.

    Terapia: Elemento compositivo que entra postpuesto en la formación de algunas voces españolas con el significado de curación, tratamiento.

    INDICE

    Contenidos Páginas

    • Introducción...............................................................................1

    • Capitulo 1: La Enfermería y la Sociedad...................................2

    • Capítulo 2: La Práctica y los conocimientos de la Enfermería..4

    • Capítulo 3: La Enfermería y el Autocuidado............................9

    • Capítulo 4: La Enfermería Como Servicio de Ayuda...............16

    • Capítulo 5: La Capacidad de Practicar la Enfermería...............29

    • Capítulo 6: Enfermería Y Salud................................................33

    • Capítulo 7: Variaciones en las Situaciones de Enfermería.......43

    • Capítulo 8: La Práctica de la Enfermería.................................54

    • Glosario....................................................................................62

    • Bibliografía...............................................................................64

    Bibliografía.

    • Normas Prácticas en Enfermería. De Dorothea E. Orem. Editorial Pirámide

    • Diccionario de Términos Médicos. ­ Editorial Océano/Mosby.

    TRABAJO REALIZADO PARA LA ESCUELA DE ENFERMERÍA “SANTIAGO COELLO” ENTRE EL 1-III-2000 Y EL 8-III-2000 POR:

    • Fco, Javier Vega Ochoa.

    • Leticia Hernando Cuende.

    • Javier Arroniz.

    • Sara Baños.

    • Jose Javier Rio.

    • Roberto Sáenz Ochoa.

    • Marta Sáenz.

    • Dori Martinez.

    • Eva Arciniega

    66