Energía eléctrica

Formas energéticas. Tipos de centrales eléctricas. Impacto medioambiental

  • Enviado por: Aigor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

La Energía Eléctrica: Importancia de su producción e impacto Medioambiental

El consumo de energía esta muy ligado al de la electricidad, aunque esta no es una fuente de energía, sino únicamente una forma de utilizarla. Su empleo en gran escala es una de las cacterísticas más importantes de la llamada II revolución industrial en el año 1873, en que se invento la dinamo, y 1883 en que se logro resolver el problema del transporte de la energía eléctrica, la producción y el consumo de este tipo de energía ha ido en constante aumento.

La producción de electricidad se ha convertido en requisito indispensable del proceso de industrialización, y esto se debe a que la energía eléctrica posee una serie de características que resultan de gran utilidad:

  • Es muy regular: Su tensión es siempre la misma y se dispone de ella en cualquier momento que desee.

  • Es una Energía limpia: Una vez obtenida apenas produce contaminación ambiental.

  • Es fácil de transportar: Se puede hacer llegar en un tiempo mínimo a cualquier punto sin perdidas apreciables, siempre que el transporte se realice a alta tensión.

  • Es fácil de transformar en otros tipos de energía: (mecánica, calorífica, química, etc.) Los motores eléctricos accionan los medios de transporte,... Los distintos sistemas de alumbrado son también de tipo eléctrico.

La energía eléctrica presenta el gran inconveniente de la imposibilidad de su almacenamiento: ello ocasiona grandes problemas y aumenta considerablemente los costos.

La utilización de la electricidad, además de transformar algunos sectores, como los del transporte y comunicaciones, resulta indispensable en la moderna tecnología de las industrias química y metalúrgica, por ejemplo, y el consumo de energía eléctrica aumenta de forma considerable a medida que se eleva el nivel de vida medio de la población.

Además de por hilos o cables, se puede transportar mediante ondas electromagnéticas. Aunque la energía transmitida sea débil. Así se transmiten la palabra, la imagen y las señales de mando para accionamiento de mecanismos.

La obtención de energía en instalaciones especiales que reciben el nombre de centrales eléctricas, y que pueden ser de distintos tipos:

Tipo de Central

Energía Primaria que Transforma

Térmica

Energía procedente de la combustión de carbón, fuel o gas natural.

Nuclear

Energía procedente de reacciones de fisión nuclear.

Hidroeléctrica

Energía potencial del agua.

Solar (Fotovoltaica o térmica)

Energía del sol

Eólica

Energía del viento

Geomotriz

Calor de la tierra

Mareomotriz

Energía de las mareas.

Estas centrales constan, por lo general, de grandes turbinas movidas por agua, las cuales hacen, a su vez girar a un alternador, en el que se origina la corriente eléctrica.

La energía eléctrica obtenida en estas centrales se transporta mediante cables de cobre o de aluminio a tensiones muy elevadas hasta las subestaciones, que suelen encontrarse situadas en las cercanías de las ciudades. De esta manera se consigue minimizar las perdidas de energía en forma de calor.

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

La energía eléctrica es una “energía limpia” pero solo en lo que respecta a su utilización. En cambio su producción y transporte pueden acarrear importantes consecuencias negativas obre el entorno medioambiental.

  • Centrales Térmicas: Utilizan como combustible carbón, fuel o gas, cuya combustión afecta de diversqas maneras al medio ambiente.

    • Productos y residuos volátiles que se difunden en la atmósfera: principalmente dióxido de carbono, vapor de agua, oxido de azufre y de nitrógeno, son la causa de una serie efectos perjudiciales, entre los que se pueden citar los siguientes:

      • Efecto invernadero. Aunque parte del dióxido de carbono producido en las centrales térmicas lo utilizan las plantas en el proceso de fotosíntesis y la otra parte se disuelve en el agua de los mares y océanos, el dióxido de carbono restante se acumula en la atmósfera aumentando su producción progresivamente en el transcurso de los años. El dióxido de carbono permite el paso de la radiación infrarroja que reemite la tierra hacia el espacio. De esta forma, se conserva más eficazmente el calor del sol, lo que se puede traducir en alteraciones climáticas importantes. Por ejemplo si la temperatura aumentara suficientemente podrían llegar a fundirse los polos.

      • Lluvia ácida. Los óxidos de nitrógeno y de azufre, procedentes de las impurezas que acompañan al carbón y al petróleo y que se desprenden en las centrales térmicas, que constituyen la llamada lluvia ácida, de efectos sumamente perniciosos para la vegetación.

      • Contaminación del agua de los ríos y lagos, lo que afecta tanto la vida acuática como a la potabilidad del agua de consumo.

      • Destrucción del manto fértil del suelo y de gran parte de los bosques. Este es un grabe problema que afecta sobremanera a las naciones más industrializadas.

      • Centrales Hidroeléctricas: Entre los problemas medioambientales que ocasionan se pueden mencionar los siguientes:

        • Los embalses de agua anegan extensas zonas de Terreno, en algunos casos, han inundado pequeños núcleos de población, cuyos habitantes han tenido que ser trasladados a otras zonas.

        • Al interrumpirse el curso natural de un río, se producen alteraciones en la flora y en la fauna fluvial.

        • Las presas retienen las arenas que arrastra la corriente y que son la causa, a lo largo del tiempo forman deltas en las desembocaduras de los ríos.

        • Si agua arriba del río no existen vertidos industriales o de alcantarillado, se pueden producir acumulaciones de materia orgánica en embalse, lo que repercutiría negativamente en la salubridad de las aguas.

        • Una posible rotura de la presa de un embalse puede dar lugar a una verdadera catástrofe

        Sin embargo, pese a lo expuesto, el uso tanto de la energía hidráulica como de las instalaciones que la acompañan presentan una serie de ventajas:

        • El proceso de transformación de la energía hidráulica en energía es “limpio”

        • Las presas que se construyen para embalsar el agua permiten regular el caudal del río evitando de esta forma inundaciones en épocas de crecida

        • El agua embalsada puede servir para el abastecimiento a ciudades en épocas de sequía.

        • Los embalses suelen ser utilizados como zonas de recreo y esparcimiento.

        • Conviene, por ultimo reseñar la gran dependencia de la energía hidráulica respecto a las precipitaciones, pues en épocas de sequía es necesario reservar parte del agua embalsada para otros usos no energéticos.

        c) Centrales nucleares: Entre los efectos medioambientales más acentuados pueden citarse los siguientes:

        • Fugar radiactivas y accidentes: Los primeros accidentes en centrales nucleares tuvieron lugar en los alamos en 1945 y 1946. Posteriormente, los ocurridos en marzo de 1979 en Harrisburg (Pensilvania) y en abril de 1986 en chernobil. La existencia de estos riesgos conlleva la necesidad de establecer rigurosos sistemas de seguridad que contrarresten las consecuencias de posibles fallos. Por eso, aunque el riesgo existe, no debemos ser excesivamente alarmistas, pues el nivel de radiación originado por una central nuclear en correcto estado de funcionamiento es muy inferior al que producen otras fuentes naturales.

        • Calor residual: El calor liberado en las centrales nucleares se elimina por refrigeración. Sin embargo este efecto no es de gran consideración y se limita a una zona muy reducida. Los residuos gaseosos procedentes de las centrales nucleares, una vez tratados para eliminar parte de su radioactividad y las partículas sólidas que los acompañan, se envían directamente a la atmósfera.

        Los residuos sólidos de baja y media radiactividad se mezclan con hormigón y se introducen en bidones, que se almacenan primero en la propia central y luego se desplazan hasta su emplazamiento definitivo.

        Los residuos de alta radiactividad se almacenan en primer lugar en piscinas de hormigón llenas de agua ubicadas en la propia central luego son conducidas hasta fabricas de reprocesamiento en las que se recupera el material combustible no consumido, el resto a unas zonas determinadas geológicamente estables y carentes de corrientes subterráneas de agua, donde se entierran dentro de recipientes resistentes a la corrosión.

        d) Transporte de la energía eléctrica: Entre los problemas medioambientales que plantea el transporte de la energía eléctrica por medio de líneas de alta tensión, se pueden citar los siguientes:

        • Impacto estético de las torres y cables que integran la línea.

        • Peligro que suponen dichas redes eléctricas, en caso de encontrarse en las proximidades de zonas habitadas.

        • El terreno situado debajo de las líneas de transporte resulta prácticamente inaprovechable.