En la sangre; Eugenio Cambaceres

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Generación del 80. Determinismo literario. Argumento y personajes

  • Enviado por: Froilán García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

1.- Introducción

Los aires culturales europeos no son ajenos a los hombres ilustrados de finales del siglo XIX. Hacia 1880 el naturalismo era un movimiento que estaba triunfando en la figura de Zola, que será, a posteriori, el que marcará las directrices. La irrupción de esta teoría naturalista en Argentina se da junto a la llamada Generación del 80. Su máximo representante será Eugenio Cambaceres con la obra En la sangre. Los escritores naturalistas buscan nuevas formas de interpretar la realidad. De esta manera se puede desentrañar y criticar los vicios que la aquejan.

Nuestro escritor nació en Buenos Aires en 1843 y murió en la misma ciudad el año 1889. Su padre fue un francés llamado Antonino Cambaceres que llegó a Argentina como inmigrante en el año 1833. Una vez establecido en el país invirtió su fortuna en la compra de campos, transformándose así en un poderoso estanciero. Por entonces, se casó con una mujer porteña llamada Rufina Alais. De esta unión nació Eugenio Modesto de las Mercedes Cambaceres. Él cursó estudios en la Facultad de Derecho y Leyes, graduándose de abogado en 1869. Fue un porteño que incursionó en política bajo el ideario liberal y progresista, perteneció al distinguido Club del Progreso, ocupó un puesto en el Congreso de la Nación y se caracterizó por tener una cultura francesa. Andrés Cáceres Milnes dice de este escritor que “se muestra como un agudo observador de las costumbres de su tiempo, especialmente del medio porteño al que pertenecía. Su actitud lo lleva a enjuiciar con un realismo crítico el momento histórico y el medio ambiente de la ciudad”.

La producción literaria de Cambaceres comienza a tener importancia a partir de la publicación de la novela Pot-pourri (1882), subtitulada Silbidos de un vago. Luego aparecen Música sentimental en el año 1884 con el mismo subtítulo de la novela anterior, en 1885 Sin rumbo y la última En la sangre. “Estos textos van delineando las características narrativas de un escritor que es considerado como uno de los fundadores de la novela argentina”.

La obra que vamos a comentar se publica en el año 1887. Se nos cuenta la historia de un hijo (Genaro) de inmigrantes italianos que llega a encumbrarse en lo más alto de la sociedad argentina por medio de un buen matrimonio y por su falta de escrúpulos. Genaro es un mero producto de su herencia genética. Se puede ver que su carácter es tremendamente dañino para la sociedad que lo ha acogido.

En este trabajo nos vamos a centrar en qué características de la teoría naturalista influyen en la obra. Para ello iremos analizando la incidencia de éstas. Nos fijaremos en cuestiones como el determinismo, los rasgos feístas, el poder incontrolable de los instintos sexuales, los ambientes marginales, los juicios de valor y otros elementos de menor interés.

2.- El Determinismo

El personaje naturalista aparece como un ser sin voluntad. Hay una serie de factores superiores inherentes a él y a su entendimiento que lo marcan en una línea o en otra. Se pueden destacar principalmente dos: uno el medio en que se ha creado y el otro la herencia recibida.

En el capítulo II se nos dice:

Así nació, llamáronle Genaro y haraposo y raquítico, con la marca de anemia en el semblante, con esa palidez amarillenta de las criaturas mal comidas, creció has cumplir cinco años. De par en par abrióle el padre las puertas un buen día. Había llegado en momento de serle cobrada con réditos su crianza, el pecho escrofuloso de su madre, su ración de bodrio cotidiano. Y empezó entonces para Genaro la vida andariega del pilluelo, la existencia errante, sin freno ni control, del muchacho callejero, avezado, hecho desde chico a toda perversión baja y brutal del medio en que se educa.

Como se puede ver en estos comienzos de la novela ya se nos narra la vida del protagonista y se nos anticipa, ya con cinco años, lo que va a ser de mayor: un pillo que pisa a quien tenga que pisar. Se nos dice algo más y es que es bravo y leal y que está dispuesto a ser el primero en afrontar el peligro. Vivía en un conventillo, lugar típico de la época en donde se hacinaba una familia entera en una sola habitación.

Un poco mas adelante se nos cuentan las pretensiones del padre. Lo que nos podemos preguntar es si estas pretensiones distan tanto de las de su hijo. Si se hubiese desarrollado el personaje del padre, aunque por las leyes genéticas no sea necesario, hubiese llevado el mismo camino que el hijo. El padre además de ser un avaricioso, pernicioso era un tacaño y solo miraba por su interés. El médico en el momento del examen de Esteban dice que muere a causa de un vicio orgánico. Con esto el autor nos está indicando cual va a ser una de las taras del protagonista en adelante.

Algo que choca contra el determinismo son las aspiraciones de la madre por hacer de su hijo un hombre de provecho. Da la impresión de que la madre es conocedora de lo que puede suceder a su hijo. Y por eso pretende sacarlo del ambiente y darle una educación para que este sea alguien en la sociedad y no lo que era su padre. Esto lo podemos ver muy claro en el siguiente texto:

Pero abrigaba secretamente una ambición, soñaba con hacer a su hijo un señor, un rico que anduviese, como los otros, vestido de levita.

El juicio que se puede dar a la madre es positivo. Se comporta como cualquier madre que quiere dar lo mejor a sus hijos y como mujer viuda que se vuelve proteccionista sobre el hijo. Nos dice el autor que el hijo tras la muerte del padre se ha vuelto holgazán y perezoso, este defecto parece que no lo poseía el padre, y además era un niño consentido y mimado. La obstinación de la madre porque su hijo se pueda mover en medio de los hijos de la alta alcurnia, se puede entender como un afán de superación de la gente trabajadora que por medio de su esfuerzo van teniendo más posibilidades económicas (quizás se está refiriendo a la clase media alta o la burguesía. Larra en uno de sus artículos habla del hombre globo). Parece que la madre puede conseguir su propósito, su hijo se envuelve en medio de los hijos de los más ricos y sabremos que Genaro es amigo o buen amigo de alguno de estos. Pero el autor nos deja claro que este no es un buen camino y nos vuelve a meter al chico en la causa determinista.

Que el chico no asista alguna clase es algo típico de los jóvenes, pero en una de estas escapadas reconocen a Genaro y lo ponen en ridículo delante de sus amigos. Este es el momento en que Genaro deja de ser un joven integrado en la alta sociedad y pasa a ser el hijo del “tachero”. Me estoy refiriendo al episodio en que lo reconocen en el mercado.

¿Qué ya no me conocés, que no sabés quién soy yo?... Será lo que andás de casaca y te juntás con los ricos, que has perdido la memeoria... [...] Luego dirigiéndose a un vecino -el carnicero de enfrente- púsose a hablarle en voz alta de Genaro, a referirle que con motivo de ocupar un cuerto de la misma casa, había conocido al padre en el conventillo de la calle San Juan.

Es en este momento cuando se hace un juicio de valor de lo que era el padre del muchacho. La persona que lo hace parece ser que lo conocía muy bien. Entre otras cosas se nos dice que el padre pegaba a la mujer y al hijo y como veremos al final de la obra Genaro da unos buenos azotes a su mujer.

Pero el autor en este episodio no da pie a la lástima ni a la consideración de Genaro por su grupo de amigos. Este accidente en vez de acercar caminos, aunque sea con pena, lo que hace es crear un abismo mayor entre éste y los muchachos para dejar bien clara la separación existente entre el pueblo bajo o la burguesía y la nobleza.

De la madre de Genaro, al igual que de Máxima y de su madre en la obra se puede hacer un juicio de valor positivo. Cambaceres en las primeras obras literarias se muestra misógino pero al casarse y al tener un hijo cesa este recelo hacia el sexo femenino. A partir de este momento cambia de postura y nos presenta a una mujer en positivo. No obstante, al producirse este hecho ahora el hombre ejercerá el papel de malo. Esto se ve muy claro en Esteban y sobre todo en Genaro. Se nos dice de Esteban:

Era un viejo carcamán, un pijotero; un sinvergüenza; ni un triste puchero había sido nunca capaz de comprar para la familia; no hacía otra cosa que caerle a la mujer, le sacudía cada tunda al muchachito que lo dejaban tecleando, y de chiquillín no más, sabía sacarlo a la calle, cargado de fuentes de lata.

Da la impresión, en un principio, que el padre de Máxima no desarrolla este papel, pero, al final, el autor lo condena porque no ha sabido darse cuenta de las intenciones que tiene el protagonista respecto a sus bienes y a su hija.

El hecho en que mejor se ve reflejado la característica de la herencia recibida es en la página 102 cuando se dice:

Y víctima de las sugestiones imperiosas de la sangre, de la irresistible influencia hereditaria, del patrimonio de la raza que fatalmente con la vida, al ver la luz, le fuera transmitido, las malas, las bajas pasiones de la humanidad hicieron de pronto explosión en su alma.

¿Por qué el desdén al nombre de su padre recaía sobre él, por qué había sido arrojado al mundo marcado de antema o por el dedo de la fatalidad, condenado a ser menos que los demás, nacido de un ente despreciable, de un napolitano degradado y ruin?

¿Qúe culpa tenía él de que le hubiese tocado eso en suerte para que así lo deprimieran los otros, para que se gozasen en estarlo zahiriendo, reprochándole su origen como un acto ignominioso, enrostrándole la vergüenza y el ridículo de ser hijo de un tachero?

¿Le sería dado, acaso, quitarse alguna vez de encima esa mancha, borrar el recuerdo del pasado, veríase irremediablemente destinado a ser un objeto de mofa y menosprecio, entre sus compañeros ahora, entre hombres después, cuando llegara a ser hombre también él?

Un sentimiento de odio lo invadía, de odio arraigado y profundo, que no podía, que no hacía por sofocar en su corazón contra la memoria de su padre, del viejo crápula, causa de su desgracia.

No obstante, a renglón seguido, Genaro quiere quitarse de encima la etiqueta que lo define y en cierto modo el determinismo y se pone a estudiar duro para que al menos sea respetado por lo que es y no por lo que era su padre. Se observa que el autor condena a las personas que quieren salir de su marco social.

Parece que Genaro se está resarciendo de su determinismo. Pero el autor, de vez en cuando, nos recuerda que de tal palo tal astilla. Que por mucho que se empeñe por disimular quién es las leyes genéticas actuarán. La razón en este momento no tiene cabida. Este elemento está por encima de la razón. Como se puede ver aprueba el examen haciendo trampas: todo va saliendo de acuerdo al plan prefijado. El episodio de la trampa en el examen y los momentos anteriores es algo que le interesa al propio autor para que nos fijemos ya que describe esto con gran minuciosidad y parece que se trata de una película que estamos viendo. Lo que nos podemos preguntar es que si no hubiera hecho trampas, seguro que el muchacho hubiese sacado la bola del único tema que no sabía. Llama la atención que Genaro coge la bola como aturdido, ensimismado, en un momento de ensoñación (el subconsciente actúa por sí mismo); se nos describe todo esto como si fuese una quimera.

La cuestión es que ha transgredido la ley y una vez que ha hecho esto es un hombre capaz de hacer cualquier cosa. Aunque se sentía mal, siempre echa la culpa a “esa ingénita tendencia que lo impulsaba al mal”. Y por mucho que se esmerase en cambiar, esa ley genética le llevará a actuar al modo de su padre. Dirá el autor que esa ingénita tendencia está en su sangre.

Una vez dado este paso todo lo demás sucede encadenado: deja la carrera de Derecho porque no le va a valer más que para defender a los pobres, luego tiene que aprovechar los mejores años de su vida y para hacerlo necesita dinero, dinero que tiene su madre y como sobra la embarca para Italia y así no tiene que molestarlo. En ese momento su propósito será entrar en los clubes de alta sociedad y dice

¡Pero cómo, siendo quien era, iba a atreverse él, con el padre que había tenido, con la madre, una italiana de lo último, una vieja lavandera!”

El mayor despecho que hace a su madre está aquí. Que se la quite de encima porque le molesta en sus propósitos se puede entender, pero que la llame lo que la llame es el grado mayor de crueldad de un hijo que no ha sabido reconocer lo que la madre ha hecho por él: es el colmo de la ingratitud.

Nos dirá el autor que lo esencial para él era guardar las formas, las apariencias. Llama la atención la extensión que dedica el autor a la ansiada entrada en el “Club del Progreso”. Quizás sea para indicarnos que es algo muy costoso y que es muy difícil su entrada si no es con trampas y con argucias que será lo que hará nuestro protagonista. Se dedicará a intimar con la única hija de una de las personas más destacadas de la sociedad bonaerense. Una vez que ha esquivado a los padres y que les ha ganado a la hija para su causa la propone que se vaya a los carnavales con el propósito de violarla y que se quede embarazada. De esta manera el padre no tendrá más remedio que dársela en matrimonio.

El colmo de la desfachatez lo podemos encontrar cuando, ya casados, el padre se pone mal y va a asistirlo. Al llegar lo encuentra muerto y no se le ocurre otra cosa que ponerse a buscar la caja fuerte. Te queda la esperanza de que no le va a robar, pero esto no sucede así y para un hombre sin escrúpulos como Genaro ya no hay impedimento que se le ponga por delante. El dinero que roba en silencio al padre, lo invierte en bolsa y en los comienzos tiene buen resultado, pero luego va perdiendo y perdiendo hasta tal punto que la herencia del suegro la va consumiendo. Llega un momento en que Máxima dice que no le dará más dinero y Genaro la da una paliza. Queda bien claro o que cede a sus pretensiones económicas, aunque se arruinen, o que recibirá tantos golpes cuantas veces se niegue:

- ¿Me firmas el pagaré, me entregas el dinero, sí o no?

- No.

- ¿No?

- ¡Una y mil veces no!... soy la dueña yo, me parece...

- ¿La dueña, dices? de tu plata, pero no de tu culo, ¡de ese soy dueño yo!...

Y arrojándose sobre ella y arrancándola del lecho y, por el suelo, a tirones, haciéndola rodar, dejó estampados los cinco dedos de su mano en las carnes de su mujer.

3.- El poder incontrolable de los instintos sexuales.

En el naturalismo francés lo que rige las relaciones entre los dos sexos es la animalidad, es decir, un macho y una hembra como norma general tienden a la satisfacción de los instintos sexuales. Pero en Hispanoamérica se produce la salvedad de que estas relaciones entre un hombre y una mujer tienen aún un marcado residuo romántico. La relación entre Genaro y Máxima, al menos por parte de Máxima es una relación de amor. Pero Genaro violenta a Máxima para así poder alcanzar su pretensión de poder entrar en el “club del Progreso”. Quedando ésta embarazada no le quedará a su padre más remedio que dársela en matrimonio.

Pasaban entrelazadas como hechas trenzas las parejas. Un hombre y una mujer, cerca, allí, se manoseaban. La orquesta terminaba el vals de Fausto.

Bruscamente se sintió, se vio arrojar, echar de espaldas Máxima a lo ancho del sofá, empujada por Genaro, y él sobre ella:

-¿Qué?... ¡No!... -balbuceó azorada.

-¡Cállate, que si te oyen, que si nos ven, se arma un escándalo!

Crujieron los elásticos, hubo un rumor sordo y confuso, un ruido ahogado de lucha, luego un silencio.

-¡Es un infame usted, un miserable!... Exclamó Máxima de pie en medio del palco, reparando el desorden de su traje, alzando del suelo su careta. Tenía el aliento afanoso, conmovida la voz, las manos le temblaban.

-Lléveme arriba, donde está mi madre.

-Máxima...

-Lléveme.

- Pero, hija...

- Lléveme, repito, o me voy sola

Quiso darle su brazo él; retrocedió un paso cruzando los suyos ella.

4.- Rasgos feístas

El primer rasgo feísta que encontramos es la descripción del cadáver de Esteban:

Como si hubiese intentado arrastrarse de barriga, la cara de lado, encogido y duro, estaba el napolitano tirado sobre su catre de lona. Una baba espumosa y negra brotaba de sus labios contraídos por el rictus de la muerte, chorreaba a lo largo de su barba. Había metido el brazo debajo de la almohada, sacaba la mano más allá, tenía, en la crispatura de sus dedos, apretada la llave del cajón del mostrador. Una punta de la sábana enredada entre las piernas del difunto, colgaba por un costado hasta rozar el piso de ladrillos.

Los rasgos feístas se utilizan para así poder captar y mantener la atención del lector; al mismo tiempo despiertan en ellos un sentimiento de desagrado. Es uno de los rasgos más característicos del naturalismo. Hoy a nosotros nos parece un tanto repugnante, desagradable. Los escritores naturalistas eran del gusto de todo lo que engloba el campo semántico de lo feo.

Algo más adelante se nos narra el ambiente de la habitación con el muerto en ella. Se dice que el ambiente se cargaba y se sentía un “tufo a muerto, a sudor y a aliento de ajo”.

5.- Ambientes marginales

La literatura urbana naturalista desciende a los ambientes más degradados de la sociedad, los que más miseria padecen. En este caso nos habla del ambiente popular y marginado de Buenos Aires. Al igual que la teoría sobre las especies de Darwin, que decía que sólo sobreviven las especies que se pueden adaptar mejor al ambiente y las más fuertes, lo mismo pasa en estos barrios: solo sobrevivirán los más fuertes y los que se sepan adaptar mejor. Genaro sobrevive a una serie de calamidades ya que ha sabido adaptarse al ambiente, actúa como un camaleón.

Comienza la obra enmarcada en el conventillo de San Juan donde viven una serie de familias, entre ellas la familia de Genaro. Sus padres son emigrantes italianos y se gana la vida una remendando pucheros y la otra lavando. La madre de Genaro está enferma y el padre es un vividor. En la obra no se nos habla de la muerte de la madre. Se puede pensar que al dejarle de enviar dinero ha muerto la madre o al menos está ha muerto para el protagonista: para poder sobrevivir él tiene que matar a su madre, si no sucumbirán ambos (supervivencia del más fuerte; es una de las leyes darwinianas).

Al comenzar la obra se nos hace una descripción de una persona de ese ambiente. Esta descripción es somera, como las descripciones de la mayoría de los personajes -personajes planos-. Se entiende que son aquellos que no está retratados psicológicamente. La cita dice así:

Alguna mulata zarrapastrosa. Desgreñada, solía asomar; lo chistaba, regateaba, porfiaba, alegaba, acababa por ajustarse con él [Esteban].

Cuando muere el padre de Genaro sale la madre al patio y comienza a gritar y entran en la casa varias personas del barrio:

el almacenero de enfrente, el colchonero de la acera, el negro vigilante, el changador de la esquina.

También se nos habla de agentes de policía, del Comisario y de un médico. En el velatorio del muerto se nos describe a los amigos de éste:

Poco a poco fueron llegando de a uno, de a dos, en completos de paño negro, con sombreros de panza de burro y botas gruesas recién lustradas.

El episodio de la muerte del padre de Genaro es una descripción llena de elementos que hacen referencia a estos ambientes marginales (capítulos IV y V).

Otro de los episodios en que se puede ver esta descripción es cuando Genaro llega al Claustro de la Universidad:

Había grandes, había chicos, bien vestidos, otros pobres, acusando una pobreza franciscana en sus personas, de ropa lustrosa en los codos y agujeros en las rodillas.

Otro momento es cuando hace las escapadas por el mercado con su grupo de amigos: se nos habla que se marchan a fondas de mala muerte, a pescar en riachuelos:

Y en compañía de otros como él, a la hora de clase, día a día tenían lugar las escapadas, los partidos de billar y dominó en los fondines mugrientos del mercado, discutiendo en alta voz, alegando, empeñando hasta los libros a fin de saldar el gasto, si era que no se hacían humo en un descuido cuando andaban en la mala, muy cortados, las rabonas en pandilla a pescar mojarras y dientudos en el bajo de la Recoleta o en la Boca, a las quintas de Flores y Barracas, saltando zanjas, trepando cercos, robando fruta, matando el hambre, después de una mañana entera de correrías, con un riñón o un chinchulín en el fogón de alguna negra vieja achuradora de los Corrales.

O cuando se encuentra con el amigo de su padre en el mercado se nos habla del pescadero (el amigo del padre), el carnicero, etc.

Como se puede observar se nos presenta un cuadro costumbrista de la sociedad más baja de la época.

6.- Juicios de valor

Es uno de los rasgos más característicos del naturalismo hispanoamericano. Zola decía que el autor tiene que presentar las cosas desde fuera y sin emitir juicios de valor de lo que se está narrando. En la obra nos encontramos un cúmulo de ellos. Una de las primeras ocasiones es cuando Genaro se dedica con afán al estudio por el deseo de estar a la altura de sus compañeros. Dirá el autor de él que

el único talento que tenía él era el de engañar a los otros haciendo creer que lo tenía!....

La sentencia es lapidaria, pero a la vez dotada de una gran belleza. Si el protagonista era capaz de engañar a sus amigos, a pesar de que no tiene talento, bueno es su mérito. Vemos que el oficio de aparentar, muy propio de nuestra época, no es tan moderno como nos pensamos.

7.- Otros datos de interés

7.1.- El poder del alcohol

El episodio en que se expresa el uso y abuso del alcohol es cuando pide la entrada en el “Club del Progreso”. En esos ocho días de espera y sobre todo en el último día bebe bastante. Le da igual que sea vino, que coñac, que anís, que champán, que lo que sea. Todo para intentar pasar esas horas de angustia y para intentar olvidar el asunto que tenían entre manos. Esto se puede ver recogido en el siguiente texto:

“Buscaba en vano tregua a su aflición, en vano hacía por no pensar, no recordar, por distrerse, por aturdirse siquiera, y bebía, pedía Jerez, Oporto, champagne en sus comidas.

Ni el vapor capitoso de los vinos, ni la cama-radería bulliciosa de sus amigos, ni el vaivén, la confusión, el movimiento de las calles, la pública animación en los paseos, en los cafés, en los teatros, bastaban a arrancarlo de su hondo ensimismamiento; [...]

Antes de la hora y fatigado ya de esperar, había agotado Genaro su provisión de cigarros, había pedido cognac, chartreuse, anisette, no importaba, lo que se le hubiese antojado al mozo darle, una cosa de esas, cualquiera con el café...”.

Lo que llama la atención en este texto es que el alcohol no libera la bestia que tienen dentro los personajes, como ocurre en las obras naturalistas francesas, sino que aquí queda el hombre como amansado.

7.2.- Las ordenes religiosas

Se hace una mención a una orden religiosa en grado positivo, como es el caso de los franciscanos. Se nos habla del ideal de vida de esta orden, ya que daban ejemplo de pobreza y esto derivará al dicho que solía circular por la época “acusando una pobreza franciscana”. Este texto ya se ha citado en el apartado de los ambientes marginales.

No obstante, se puede ver una crítica a la Compañía de Jesús. Los jesuitas son expulsados como orden en el año 1773 por el Papa Clemente XIV y vuelven a ser readmitidos en el año 1814 con el Papa Pío VII. A partir de este momento se crearán grupos sociales en torno a este movimiento religioso. Esta crítica se verá acrecentada en España con la Generación del 14. Se da esta animadversión porque tienen una importante cuota de poder y son los encargados de formar, en los colegios mayores, a los hijos de los ricos; estarán en contra de la igualdad social. También vivían holgadamente y dejaban mucho que desear como testimonio evangélico.

Abandonó su asiento al ver entrar a la viuda, se apresuró a atenderla, comedido, movedizo y locuaz, con una locuacidad sonriente y falsa de jesuita.

Es curioso que en la página 92 critica a los jesuitas y unas líneas más adelante hace una alabanza a la manera de vida de los franciscanos.

7.3.- Pervivencia de la dualidad civilización y barbarie

Tras producirse la independencia de los países americanos surge un odio al país dominante. Esto se expresa, en algunos lugares como Argentina, en la civilización y la barbarie. La civilización será la que se da en torno a la ciudad y que está en contra del dominio español; en cambio, la barbarie se localiza junto al pueblo y es porque están a favor de España como potencia. Los europeos que llegan a enriquecerse están en sintonía de la barbarie, ya que son personas rudas e incultas que emigran de su país para poder sobrevivir. Como son personas sin recursos se hacinan en los conventillos y contribuyen a generar más pobreza. Este sentimiento se puede ver latente en la obra, ya que el individuo en su afán por adaptarse a la sociedad seguirá siendo lo que eran sus padres.

8.- Conclusiones

1ª.- Una primera conclusión es que las leyes genéticas están muy presentes. Por más que se empeñe el individuo en cambiar será como fueron sus antepasados: el padre de Genaro era un vicioso y esté lo será de igual forma o incluso más. Lo que tiene que quedar muy claro es que las leyes genéticas se van a cumplir. Se puede observar que el autor proyecta en la obra las corrientes del pensamiento del momento, por ejemplo, el determinismo.

2ª.- Hemos de decir que el personaje de Genaro es tan malo que resulta inverosímil. No puede haber un individuo tan malo. Este es un fallo de Cambaceres, que obsesionado por remarcar los peligros de la inmigración, nos presenta un personaje poco creíble. Hemos de tener presente también que Genaro no es un personaje retratado individualmente, sino que lo que está retratando es a la colectividad de los inmigrantes.

3ª.- Al igual que el padre de Genaro no se preocupa por él, se puede entresacar en la obra que Genaro tampoco lo hace por su hijo; sólo busca su bienestar y enriquecerse él.

4ª.- Es muy llamativo el trato que da a su madre, ya que ha sido la persona que ha intentado que Genaro sea un hombre de provecho y se lo paga de qué manera.

5ª.- La contrapartida del personaje negativo de Génaro se puede observar en Máxima ya que desde el comienzo se nos presenta a una persona que es todo un cúmulo de virtudes. Y la descripción física está en sintonía con su personalidad, o la personalidad está en sintonía con la descripción física. Quizás el personaje principal, desde el punto de vista físico, sea tan horrendo como lo es desde el punto de vista moral.

6ª.- El acogimiento recibido por parte de la familia de Máxima es negativo, ya que si la nobleza o los dirigentes del estado se duermen van a perder la posición que ocupan a favor de los recién llegados. Se puede ver, en cierto modo, una crítica a la política de la inmigración que habían adoptado, los dirigentes políticos, años atrás.

7ª.- En sintonía con la anterior, hay que decir que la obra es un toque de atención a la nobleza y a los que rigen el país ya que si siguen llegando más inmigrantes estos los humillarán y los engañarán como hizo Genaro a Máxima, sobre todo, y a su familia.

8ª.- Se puede ver el trato de favor que otorga al personaje femenino. Se trata de personajes positivos, en contrapartida al masculino.

9ª.- Si la inmigración continúa llegando al país ésta acabará con la burguesía criolla argentina.

10ª.- Se ha considerado que es la obra naturalista en lengua española que más sigue los preceptos naturalistas. No obstante, hay elementos del naturalismo que no se tocan o apenas se tocan -por ejemplo la prostituta, el poder del alcohol- y hay otros elementos propios de la narrativa hispanoamericana -por ejemplo los juicios de valor- . Se pueden encontrar todavía elementos románticos, sobre todo en la concepción del amor.

11ª.- Algún autor ha dicho que más que una novela parece un planfleto de buenos y malos. Estoy totalmente de acuerdo con este autor ya que la estructura narrativa es muy simple y parece ser que la novela está inacabada

9.- Bibliografía

9.1.- Bibliografía General

Cambaceres, Eugenio, En la sangre, Edición de Claude L. Cymerman, Editorial Nacional, Madrid, 245 págs.

Apuntes de clase.

9.2.- Bibliografía electrónica

http://www.argiropolis.com.ar/documentos/investigacion/publicaciones/prismas/1/historias.htm

http://www.banrep.gov.co/blaavirtual/letra-p/pensa/tomo1/2torres.htm

http://www.cubarte.cult.cu/publi/revcult/campra.html

http://www.lvc.edu/languages/faculty/tuninetti/cambacer.html

http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi97/Literatura-Argentina/Etapas/Generación%20del%2080/Generación%20del%2080.html

http://www.lainsignia.org/2000/agosto/cul_021.htm

.- Tomado de la página web http://www.uchile.cl/facultades/filosofia/publicaciones/cyber/cyber13/tx2.html

.- Ibidem.

.- Cambaceres, Eugenio, En la sangre, Edición de Claude L. Cymerman, Editorial Nacional, Madrid, pág. 70-71.

.- Ibidem, pág. 89

.- Ibidem, pág. 101.

.- Ibidem, pág. 101-102.

.- Ibidem, pág. 103.

.- Ibidem, pág. 134.

.- Ibidem, pág. 138.

.- Ibidem, pág. 238.

.- Ibídem, pág. 183-184.

.- Ibidem, pág. 77.

.- Ibidem, pág 81.

.- Ibidem, pág. 68.

.- Ibidem, pág. 77.

.- Ibidem, pág. 79

.- Ibidem, pág. 93.

.- Ibidem, pág. 98-99.

.- Ibidem, pág. 109.

.- Ibidem, pág. 160-161.

.- Ibidem, pág. 93.

.- Ibidem, pág. 92.

1