En la ardiente oscuridad; Antonio Buero Vallejo

Literatura española contemporánea. Teatro español de Posguerra. Obra dramática. Argumento. Temática. Diálogos. Estructura. Registro lingüístico

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

En la ardiente oscuridad

Antonio Buero Vallejo

1. -EL AUTOR Y LA EPOCA

1. - Antonio BUERO VALLEJO (Guadalajara, 1916). Realizó los estudios de bachillerato en su ciudad natal (1926-1933). Pronto manifestó una decidida vocación por el dibujo que sería alentada por su padre. Al ser éste destinado a Madrid en 1934, Antonio se traslada a la capital con su familia, y cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Al estallar la guerra y no pudiendo alistarse como voluntario, por la negativa de sus padres, trabaja en el taller de propaganda plástica de la F.U.E. hasta que al ser movilizada su quinta es destinado a un batallón de infantería. Al final de la contienda es condenado a muerte, pena que le fue conmutada ocho meses después. Tras un largo peregrinar por diversas cárceles sale en libertad condicional el año 1946. Vuelve a su antigua vocación pictórica, la cual quedará relegada a un segundo plano al obtener el año 1949 el premio Lope de Vega con Historia de una escalera y en el mismo año el premio de la Asociación de Amigos de los Quinteros por su acto único: Las palabras en la arena. Buero desempeña una actividad intelectual y literaria intensa, acudiendo a diversas ciudades extranjeras para dar conferencias, charlas, debates o abrir coloquios. Muchas de sus adaptaciones de Shakespeare, Ibsen y Bertol Brecht son de una perfección notable. Desde 1971 pertenece a la Real Academia Española. Rebelde a las clasificaciones, la obra dramática de Buero Vallejo se integra en una serie de planos que aparecen superpuestos en sus primeras obras (lo simbólico y lo realista, lo existencial y lo social) y que irán evolucionando a lo largo de su trayectoria dramática. La historia de una escalera (1949) —obra que marcó un hito en nuestro teatro de la postguerra— se puede calificar como el drama de la frustración social visto a través de tres generaciones de la clase media baja. En La ardiente oscuridad (1950) trata sobre una Institución de ciegos, en ella se plantea el dilema de si debemos aceptar nuestras propias limitaciones, tratando de ser felices con ellas, o debemos rebelarnos trágicamente.

A estas primeras obras siguieron La tejedora de sueños (1952), basada en una original interpretación del mito de Ulises y Penélope, La señal que se espera (1952), donde se exalta el poder creativo de la fe, Casi un cuento de hadas (1953), que trata del valor que supone para el hombre la posesión del amor, e Irene o el tesoro (1954) sobre la diferencia abismal entre el mundo real y la fantasía de la protagonista. En Hoy es fiesta (1955) y Las cartas boca abajo (1957), los ambientes se acercan a los representados en La historia de una escalera, desarrollándose respectivamente en la azotea y en el interior de unas casas modestas. Un soñador para un pueblo (1958) es, en cierto sentido, un «drama histórico» (sobre Esquilache, ministro de Carlos III). Esquilache, en nombre de la razón, pretende sacar al país del oscurantismo tradicional en que se encuentra pero termina derrotado por este mismo pueblo. Sobre Velázquez, Las Meninas (1960), y Goya, El sueño de la razón (1970), están basados los dos dramas siguientes de tipo «histórico». A ellos se une La detonación (1977), que gira en torno a la figura de Larra. Relacionada con este grupo se encuentra El concierto de San Ovidio (1962), en el que se recrea el ambiente de los ciegos del Hospicio Quince-Veinte en el París del siglo XVIII. Aquí los ciegos son un símbolo de los oprimidos. La historia, en este ciclo, es el pretexto de que se vale el autor para plantear problemas de actualidad sin cortapisas de la censura. El tragaluz (1967) enfrenta dos mundos paradójicos: vencedores y vencidos. La doble historia del doctor Valmy (1976), trata el tema de la tortura. En La llegada de los dioses (1971), vuelve a aparecer la ceguera del protagonista como símbolo de la rebelión contra las injusticias que le rodean. La Fundación (1974) presenta a varios presos políticos que buscan la libertad a través de enfrentar realidad y ensueño. En esta obra merecen destacarse las modernidades técnicas del dramaturgo: el público ve la realidad escénica a través de la fantasía del personaje principal. La situación política de fines de los setenta le inspira Jueces en la noche (1979). Con Caimán (1981), vuelve a los planteamientos sociales de su comienzo. La obra dramática de Buero Vallejo es considerada como la más relevante de la postguerra en España. A través de ella el autor intenta adquirir conciencia de las realidades de tipo psicológico, social o metafísico en que se desarrolla la vida del hombre actual

2.- ASPECTOS TEMATICOS

2.1. - ARGUMENTO: Un buen día en un colegio para ciegos, donde reina la cordura, la tranquilidad y el bienestar llega Ignacio, un chico amargado por sus ideas. Cuando llega y se presenta con sus compañeros estos se dan cuenta que este es torpe y que no es alegre. Conforme van pasando los días los demás se van dando cuenta que Ignacio cada vez absorbe mas a la gente con sus ideas pesimistas, por las cuales la mayoría de ellos se vuelven apagados, ya no tienen la misma alegría que antes en el centro. Este es el desencadenante de que Carlos, el chico que se enfrenta con Ignacio por sus ideas, lo mate porque piensa que es un mal ejemplo para el centro, y que por su culpa los demás chicos del colegio estén perdiendo la confianza en ellos mismos, aunque Ignacio viva en la realidad y Carlos en la alegría del centro.

2.2.- TEMAS:

1ºLa ceguera: en el libro podemos observar que los ciegos en el colegio van sin bastones y no sienten miedo

««... Andáis con seguridad y me habláis.... como si me estuvieseis viendo ... »» (pag 53.)

A Ignacio esto le resulta incomprensible porque los ciegos normalmente van con bastón como él hace. Lo que me parece es que estos ciegos en la realidad no existan o existan muy pocos, porque, que ciegos van ha andar sin bastones. Creo que Ignacio en parte llevaba razón en lo de que viven en una mentira continua por el amor aunque a él parece que le ocurre algo parecido, cuando besa a Juana, levanta el bastón y se va casi corriendo sin necesidad del bastón

««... CARLOS. - ¡ Ha sonado un beso¡. ...(Ignacio, con el bastón levantado del suelo, conduce rápidamente a JUANA hacia la portalada... »» ( pag 103 )

como podemos ver en esta ocasión si que sale sin bastón y rápidamente de la sala, pero no sabemos si es porque le ha dado un beso a JUANA o porque la situación lo requiere, ya que si le hubieran pillado a él y a ella no sabemos cómo hubiera acabado el libro. CARLOS quiere seguir viviendo en esa mentira porque todos son felices y como el bien dice es por la culpa de Ignacio, por el contagio de sus palabras, por la rapidez con la que el pesimismo se transmite de IGNACIO a los demás que al final todos acaban por caer en sus redes, hasta CARLOS

««... La -sutil- apreciación de CARLOS... La influencia de éste se deja notar ... »» ( pag 118 )

Pero este no quiere saber nada de la realidad de Ignacio ya que le parece que no es así el mundo en realidad, que es mejor de lo que cuenta Ignacio, pues este no cuenta las cosas como son en realidad en el mundo, sino que las cambia a peor, porque esta harto de los videntes, y porque todos tienen el acierto de crisparle con su alegría.

««... Ignacio.- Todos tenéis el acierto de crisparme. ... »» ( pag )

También podemos ver como Carlos se enfrenta a Ignacio, cuando este último le reta a venir rápido desde donde él estaba hasta donde se encontraba Ignacio, Ignacio le dijo que algún día iba a tropezar y que le iba a dar miedo, pero este siguió adelante, y a la mitad del camino empezó a aminorar la marcha hasta que fue andando, Ignacio le dijo:

««... Ignacio.- Has vacilado... »» ( pag 90 )

ahora podemos observar que lo que dijo Ignacio era verdad, porque sintió miedo, aunque él diga que no fue eso sino que de pronto sintió una sensación rara, que de pronto comprendió que... y decía que esa prueba era nula.

2º Las relaciones: en el libro podemos ver relaciones muy diferentes. Desde amistad hasta de odio, pasando por el amor. Carlos y Juana tienen una relación de amor, él la quiere a ella mucho pero pasan unos momentos de indecisión por parte de Juana, la cual no tiene claros sus sentimientos, ya que Ignacio la besa, aunque después se reconcilie con Carlos con el que no estaba ni tan sincera, ni tan cariñosa como lo estaba antes, le dice que nunca dejo de quererle y que sus intenciones eran buenas.

««... Juana.- ¡Sí, sí¡ Tengo que confesarte muchas cosas... »» ( pag 127 )

Una relación parecida es la de Miguelin y Elisa pero en este caso es Miguelin quien deja a Elisa durante un tiempo. Ella dice que todo es culpa de Ignacio quien se lo ha arrebatado, y ella por lo tanto esta en contra de las ideas y del propio Ignacio. También lo podemos observar en que cuando muere Ignacio ella se va con una sonrisa abrazada de Miguelin.

««... (...Él va serio y tranquilo. Ella no puede evitar una sonrisa feliz.) ... »» ( pag 126)

La relación más estable es la de Don Pablo y la de Doña Pepita, no se han parado de querer desde hace tantos años. Él es serio con ella y más jovial cuando está con los alumnos, a ella se le nota cuando habla que le quiere mucho. Se nota que se quieren y los alumnos lo notan.

««... Carlos.-¿Te atreverías a asegurar que don Pablo y doña Pepita no se han amado?... »» (pag 92)

La relación más desagradable es la de Ignacio con Carlos, en esta ocasión es Ignacio quien no soporta que Carlos diga que las relaciones entre ciegos son por amor y el otro le dice que son por compasión, Carlos le pone el ejemplo de un invidente con un vidente, Ignacio responde lo mismo, pero Carlos le dice qué si don Pablo y doña Pepita se han dejado de querer, él le contesta:

««... Ignacio.- La región del optimismo donde Carlos sueña no le deja apreciar la realidad...

¡ Doña Pepita es muy fea! ... »» ( pag 92)

2.3.- INTERPRETACION DEL TITULO: En la ardiente oscuridad, para la interpretación del titulo me parece muy clara, después de haberme leído el libro porque antes de leerlo no lo entendía muy bien. La verdad es que con este libro te das cuenta de que los ciegos viven en una atmósfera de inseguridad plena y constante. El titulo hace referencia a una de las frases de IGNACIO cuando le dice a JUANA que se va a su casa pero esta le retiene.

««... Juana. - ¿Dónde vas?.... Ignacio. - A mi casa... »» ( pag 71 )

««... Ignacio.- Ardiendo en esto que los videntes llaman oscuridad, y que es horroroso... »» ( pag 74 )

2.4.- EL CONFLICTO:

  • Uno de los conflictos más grandes, entre personas, es el de Carlos e Ignacio. Este se produce porque cada uno piensa diferente y son completamente opuestos no quieren saber nada de lo que dice o piensa el otro, me refiero a Carlos, este no puede aguantar la verdad de Ignacio le pide que se vaya del centro pero este le dice que no porque esta enamorado de Juana.

««... Ignacio.-... ¡quiero a Juana¡ Es cierto ... »» ( pag 116 )

Pero la verdadera razón por la que Ignacio y Carlos están enfrentados es por celos de Carlos hacía Ignacio ya que este último, se besa con Juana al terminar el segundo acto, cuando de pronto entran Don Pablo y Carlos y oyen un beso, pero los dos primeros se van corriendo antes de que los oigan hablar.

««... Ignacio.- ....Juana es la razón de tu furia, amigo mío ... »» ( pag 115 )

Otra razón muy importante por la que ocurre el conflicto es porque Ignacio vive en la realidad, no en el sueño por el que todos están pasando y el cual, Ignacio quiere quitar de la cabeza a todos, para llevarles a la realidad más cruel que es la del mundo.

««... Ignacio.- Yo os vengo a traer guerra y no paz... »» ( pag 74 )

También hay otro problema entre Carlos e Ignacio es la forma de ver el mundo. Carlos lo ve como si fuera el mismo mundo, ve que en el futuro la regla será que haya matrimonios entre videntes y ciegos, ya que según como él dice:

««... ¿ No hacemos deporte? ¿No nos amamos, no nos casamos? ... »» ( pag 87 )

Pero la visión del mundo de Ignacio es diferente, él piensa que forman un mundo aparte que el de los videntes, porque dice que los videntes pueden englobar a la persona amada con una mirada y que los ciegos sólo a pueden a pedazos, y que en realidad no se aman sino que se compadecen unos de otros.

««... Ignacio.-...En realidad no nos amamos. Nos compadecemos... »» ( pag 91 )

Otro conflicto no tan mayúsculo como los anteriores, es el que hay entre Andrés y Miguel, estos se ponen como en contra de Carlos, mientras que este intenta convencer a Ignacio de sus propias ideas, ellos parece, que estuvieran en contra de este por el tono utilizado. Se forman 2 grupos encabezados por Ignacio el primero y Carlos el segundo. Ignacio va con Andrés y Miguel, mientras que Carlos va con Alberto.

««... Andrés.- ¡No te marches!... »» ( pag 88 )

««... Miguel.- ¡Un tanto para Ignacio! ... »» ( pag 90 )

Uno de los conflictos de Ignacio es que quiere ver aunque sea imposible, aunque le consuma ese deseo, él quiere ver. Él sabe que no va a poder ver nunca porque eso es algo que es inaudito, pero a él le da igual porque no quiere resignarse a vivir con la alegría que ellos tienen. Cree que no hay ninguna mujer de corazón que sea capaz de acompañarle en su calvario, pero al final, la encuentra, ella es Juana a la que le confiesa su amor y a la que le dice que ella es la única que le puede querer porque es muy bondadosa y tierna.

««... Ignacio.- ¡Pero yo no quiero una mujer, sino una ciega!

¡Una ciega de mi mundo de ciegos, que comprenda! ... »» ( pag 102 )

Un conflicto muy importante es el de la luz, Don Pablo no se explica como tantos invidentes pueden con la ayuda de Ignacio, se baste él sólo para desalentar a todos ellos. Se pregunta, qué saben ellos de la luz, Ignacio le responde que a lo mejor es porque ignoran la luz, les preocupe. Don Pablo le dice que es muy sutil. Carlos cree que sus amigos les gusta lo misterioso.

««... Carlos.- Mis desgraciados compañeros sufren la fascinación de todo lo misterioso... »»

( pag 118 )

2.5. -PERSONAJES:

Ignacio: Lo que hace Ignacio es desunir y hacer desconfiar a la gente de si mismos ya que según sus propias palabras él viene a traer guerra y no paz.

««... Ignacio.- Yo os vengo a traer guerra y no paz... »» ( pag 74 )

Lo que hace es que por medio del pesimismo aunque sea la verdad, contagia a los demás el pesimismo y lo logra haciendo que los demás desconfíen en si mismos y esto haga que él se haga más fuerte psicológicamente y por lo tanto este más unido al grupo aunque en realidad lo desuna casi del todo y ellos estén cada vez más inseguros.

««... Doña Pepita.- Están ustedes cada día más inseguros ... »» ( pag 95 )

Ignacio tiene unos 18 años es delgaducho, serio y reconcentrado. La clase social de Ignacio es media, porque su vocabulario es correcto y usa palabras correctas, bien empleadas y cultas. También al empezar la obra nos cuenta que su vestimenta es de un traje negro. Su historia parece haber sido triste, ya que una historia que cuenta es muy triste y cuentan que se ríen de él.

««... Ignacio.- ...y las muchachas se estaban riendo a carcajadas ... »» ( pag 83 )

La relación con los demás, con Carlos y con Elisa, es de no amistad, aunque Carlos al principio le trata bien, y Elisa cuando le da la mano presagia lo que ocurrirá después sin acertar del todo, al final acaban por no terminar de congeniar pero les tiene respeto porque son sus compañeros.

««... Ignacio.- ...Yo te estimo, Carlos, y no quisiera ... »» ( pag 88 )

Los rasgos psicológicos de Ignacio, es un chico cortado cuando no conoce al ambiente, pero es abierto cuando conoce a las personas. Es sincero y respetuoso. En el libro lo ponen, en algunos trozos del libro como si fuera un Mesías, como si fuera Dios, y es mas o menos como Dios. Es un incomprendido al principio, después va atrayendo discípulos pero los más fuertes siguen siendo los de siempre y al final muere como Dios.

««... La frase recuerda a la de Cristo en el Evangelio de San Mateo ... »» ( pag 74 )

Carlos: Lo que hace intentar mantener sus ideas de cordialidad y felicidad, no quiere que el pesimismo desuna al grupo, pues es lo que está pasando.

««... ¡Quien nos iba a decir cuando vino que, lejos de animarle, nos desuniría a nosotros¡... »»

( pag 80 )

Al principio Carlos intento por medio de la razón, hacer comprender a Ignacio de sus ideas, pero este las rechaza y sigue con las suyas. Mas tarde Carlos intenta ponerle en contra de los que ahora piensan como él pero tampoco lo consigue. Luego le pide por las buenas y por las malas que se vaya del centro, sigue sin querer irse. Al final tiene que usar medidas drásticas para echarle.

««Doña Pepita.-... habría visto a alguien que subía las escaleras del tobogán cargado con el cuerpo de Ignacio. Luego, desde arriba, se precipita el cuerpo... »» ( pag 130 )

Carlos tiene unos 18 años, va pulcramente vestido como los demás, es de clase media ya que tiene buenas formas. Su situación al principio de la obra es buena, pues todos están felices, pero según va pasando la obra su situación es más critica puesto que el va viendo como los demás sucumben a las ideas del pesimismo, casi al final le dice a Juana que no caiga en las redes de Ignacio.

««Carlos.-...Juana. No desertes tu también... »» ( pag 81 )

Su relación con los demás es buena menos con Ignacio por lo que antes decíamos que sus ideas eran opuestas y que no podía admitir las ideas del otro, la idea de que el mundo de los videntes es un mundo aparte del de los ciegos.

««Carlos.-...Nuestro mundo y el de ellos es el mismo... »» ( pag 87 )

Los rasgos psicológicos de Carlos, es chico alegre y divertido. Defiende sus ideas por encima de todo y quiere lo mejor para sus amigos, por ese sentimiento quiere proteger a sus amigos del pesimismo que trae Ignacio, el cual contagia a todo el centro.

««Carlos.-...Él ha lanzado una semilla que ha dado retoños... »» ( pag 118 )

Carlos se da cuenta de que no puede vencer contra Ignacio, así que se ve sólo y tiene que hacer algo de lo que después se arrepentirá, algo que haga que todo vuelva a ser como antes, así que tiene que echar a Ignacio a la fuerza, ya que por la razón no quiere irse. Esto sin duda hará que todo el mundo cambie y se olviden de Ignacio.

««... Don Pablo.-...Si Ignacio, por ejemplo, se marchase, se les iría con el la fuerza moral para continuar su labor negativa... »» ( pag 118 )

2.6.- EL ESPACIO: El espacio donde se desarrolla es el colegio para ciegos.

««... un moderno centro de enseñanza ... »» ( pag 45 )

2.7.- EL TIEMPO:

  • La duración es de unos meses, de primavera a otoño.

««... Las ramas de los copudos arboles cuajadas de frondoso follaje.... Los arboles del fondo muestran ahora esqueleto de sus ramas ... »» ( pag 45 y pag 77 )

  • La época hace referencia a mas o menos al año en el que se estreno la obra ( 1950)

««... Fumadero en un moderno centro de enseñanza ... »» ( pag 45 )

  • El ordenamiento temporal es lineal, va del principio al final.

3. - ASPECTOS FORMALES

3.1. - ESTRUCTURA EXTERNA se compone de:

Acto 1º, Acto 2º, Acto 3º

3.2. -ESTRUCTURA INTERNA

Presentación: esta se produce hasta que el padre de Ignacio se marcha en el primer acto.

Nudo: se produce desde el final de la presentación hasta que empieza el conflicto entre Ignacio y Carlos.

Desenlace: se produce desde que acaba el nudo hasta el final de la obra.

3.6. - GENERO LITERARIO

El género literario expuesto en esta obra es el didáctico, y dentro de este los diálogos y coloquios, ejemplo:

««...CARLOS.- Si me parece algo muy divertido... »» (pag 86 )

3.7. - LEXICO UTILIZADO

3.8. - REGISTRO LINGÜÍSTICO DOMINANTE

El registro lingüístico dominante utilizado en el libro por casi todos los personajes es normalmente coloquial

««... MIGUEL.- No hay remedio. En fin, vamos allá. Desembucha...»»( pag 62 al final )

menos por Don Pablo, Doña Pepita e Ignacio, parece que hablan con un léxico mas elaborado.

««..DON PABLO.- pero ha venido este viejo importuno y prefiere hablar del alumno nuevo.. »» (pag 65)

4. - CRÍTICA

4.1. - OPINION PERSONAL DE LA FORMA

El estilo de este libro, personalmente a mí, me ha gustado porque el ritmo es constante y a veces variado, hay un trozo que se me ha hecho pesado pero después se hace fácil de leer.

4.2. - OPINION PERSONAL DEL CONTENIDO

El libro me ha decepcionado un poco porque creía que al final todo se iba a arreglar con Ignacio pero aunque no fue así el libro tiene una doble cara que te hace pensar sobre los ciegos, y sobre como están en una nube en este colegio del libro.