El viento; Martín Chirino. Abraham's sacrifice; Beatriz Kohn

Arte contemporáneo abstracto. Escultores contemporáneos. Escultura en movimiento. Percepción. Materiales. Hierro forjado. Bronce. Piedra. Madera

  • Enviado por: Edu XS
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad


ANÁLISIS DE UNA OBRA DE ARTE PERTENECIENTE AL MUSEO DE ARTE ABSTRACTO DE CUENCA (Fundación J. March);

MARTÍN CHIRINO

Las Palmas de Gran Canaria, 1925

1.1>INTRODUCCIÓN

El hierro forjado por una parte, el viento por otra: parece difícil, en efecto, que puedan encontrarse en algún punto realidades tan antagónicas. Chirino, sin embargo, lo consiguió; consiguió «forjar vientos», esto es, hacer con hierro piezas cuyo vuelo puede sugerir la velocidad del viento. En esta definición que no se puede estar más de acuerdo con lo que dice, se refleja ese espíritu de captar la naturaleza en este tipo de escultura abstracta, como veremos en la siguiente obra, ese afán por sintetizar en el metal y la madera lo que la naturaleza crea por sí misma con los distintos elementos configurados por ella misma y que dan esa fusión entre lo real y lo que es real pero la vista no puede captar, e aquí, la clave de esta escultura, donde Martín Chirino quiere reflejar para él mismo lo que el viento para su propia naturaleza. Todo esto lo explicaremos en el comentario siguiente.

1.2>DESCRIPCIÓN OBJETIVA

Empezamos con esta obra de Martín Chirino diciendo que es una escultura perteneciente al arte abstracto que se encuentra en el museo de Arte Abstracto de Cuenca, concretamente en la Fundación Juan March. Es una abstracción que, particularmente, prefiero incluirla entre lo geométrico y lo matérico, ya que en sí, la espiral que Chirino crea para el espectador es forma geométrica claramente apreciable, y matérica porque aunque el viento lógicamente es inapreciable e invisible para la vista, se puede entender como una fuerza que mueve materia, que se puede apreciar de un modo u otro y que no es sólo un efecto meteorológico y natural, sino que se puede apreciar como un sentimiento, una fuerza extraña, es más o menos lo que con esta escultura se quiere demostrar.

El formato utilizado en esta escultura por Chirino es el pie de apoyo constituido por un tronco de madera bastante erosionado e irregular, donde esta sujeta la enorme y pesada espiral que representa el movimiento de el viento. La espiral tiene un diámetro de 56 cm y ha sido construida sobre la base del hierro forjado, a la manera tradicional que los artesanos y herreros practicaban su oficio con este metal tan polivalente. En la espiral se forman aproximadamente 7 circunferencias irregulares pero de gran precisión artesana que reflejan el movimiento que el viento produce simbólicamente.

Esta abstracción escultórica, crea en el espectador una sensación de movimiento irremediablemente, ya que la acción de la espiral, relacionada muchas veces con la mente, con la distracción o la acción de hipnotización, con ese cánon de belleza creada con la regularidad de las formas, con ese movimiento que impulsa todo lo movible en la naturaleza, eso, precisamente, es movimiento y está representado simple y a la vez amplio en su total concepto.

1.3>DESCRIPCIÓN SUBJETIVA

La primera vez que vi ésta escultura, prácticamente se puede decir que me causó un efecto típico de conexión, por ese “algo” que todos buscamos en una obra de arte, o ya fuera del tema en una canción, o por ejemplo un automóvil, un peinado, una persona incluso, eso “algo” se puede traducir a la conexión que Rodin afirmaba, creada por el propio autor y que despierta emociones en el espectador, que sin apenas conocer esa imagen que tiene delante, se puede quedar observándola y apreciar cada gesto, parte o forma que la compone.

Como ya he dicho, la primera vez que vi ésta obra fue en el museo de Arte Abstracto de Cuenca, aunque ya había apreciado una imagen anterior en una página de internet, pero aquella vez, sin prestarle la atención suficiente que sí presté en el museo. Cabe decir que no la vi en la exposición, si no en la tienda de souvenirs, aunque me bastó para apreciar lo que Chirino quiere mostrar desde el primer vistazo. Me produjo una serie de sensaciones de desahogo, libertad, movimiento, paz y sobre todo fuerza, y es que el viento es eso, reflejado en esa espiral tan llamativa, que aunque, no posee un color destacado que la haga pintoresca o más destacada, sin necesidad de eso, Chirino ha conseguido que el espectador pueda contemplar directamente esa sensación de movimiento que se ha reflejado.

Si queremos apreciar en otros ámbitos lo que esta obra puede significar, se podría decir que esta obra puede despertar sentimientos como los anteriormente mencionados, que llenan al espectador de libertad, espacio y energía positivas que instintivamente cualquier persona puede definir como la acción del viento en plena naturaleza, ése es el sentimiento de amplitud, de fuerza y de velocidad que Martín Chirino ha postrado en esta magnífica escultura.

'El viento; Martín Chirino. Abraham\'s sacrifice; Beatriz Kohn'

El Viento, 1966
Hierro forjado
Diámetro 56 cm.

ANÁLISIS DE UNA OBRA DE ARTE NO PERTENECIENTE AL MUSEO DE ARTE ABSTRACTO DE CUENCA;

BEATRIZ KOHN

Caracas, 1929

2.1>INTRODUCCIÓN

Como Beatriz dice en su página web, letras que me han llegado bastante al sentido de arte, tan peculiar, totalmente de acuerdo con esta frase que, para los que son de mi opinión es un elemento aclaratorio para ese concepto tan mal definido a veces y con tantas y tantas posibilidades, que, para los amantes de la escultura en “movimiento” como lo defino yo es algo así como el lema de este tipo de arte. “Creo que el arte no debería embellecer la vida, sino ser una expresión de la vida misma”. Con esta introducción empezaremos el análisis de tan bella obra.

2.2>DESCRIPCIÓN OBJETIVA

Las esculturas de Beatriz Kohn pueden sorprender primeramente por su sencillez. Ellas netamente son, se bastan a si mismas, casi diríamos viven por si mismas. Esa condición de inmediatez es definitiva. Trabaja en especial el bronce y la patina brillante hace que todo el volumen pueda fluir naturalmente, como una idea global, indivisible. Ésta escultura, estaría englobada en el tipo gestual, ya que los personajes representados están representando una escena, el sacrificio de Abraham. Se podría decir que es geométrica también es diversos aspectos bastante rebuscados, la verdad, podríamos admitir o decir que las dos figuras que componen la escultura guardan entre sí una forma geométrica parecida a un cuadrado sin terminar, entre los brazos de la figura que está sujetando el cuerpo del sacrificado y la espalda misma de éste. Pero también cabe decir que podría tener pinceladas de matérica, ya que el material puede poseer un significado según el espectador pueda crear en su mente tras la observación.

El formato utilizado es un bloque de madera en bruto, bastante colorida que monta otro bloque menor de piedra que a su vez sirve para sujetar la escultura hecha de bronce. En la posición podremos destacar que el punto de apoyo está estratégicamente colocado y relacionado con el equilibrio existente en el peso y composición de los personajes. Esto se explica en que las piernas del sacrificador de Abraham son el punto de apoyo de la escena representada, por lo que se supone que el peso y la cantidad de metal utilizada es mayor que en Abraham. Podríamos decir de esta obra que da una sensación de obra de la antigüedad, muy al estilo romano o griego, al recordarnos esas imágenes de dioses y mitologías que sirvieron al pensamiento arcaico para guiar al hombre antiguo. En sí esta escultura podría significar la escena de un tiempo de la humanidad pasado en que el hombre se guiaba a través de sus Dioses, mitologías y creencias.

2.3>DESCRIPCIÓN SUBJETIVA

Las figuras representadas son por lo general mujeres desnudas, de edad media y complexión fuerte, podría decirse seres que llegan al punto rotundo de la existencia. Lo importante es que siempre se nos presentan como las formas privilegiadas de una naturaleza fluyente, sin interrupciones, donde se pueden englobar al hombre y las mujeres, con otros seres vivos u objetos que los rodean, formando un núcleo común, una misma materia reveladora, aunque en esta escultura ésta guía de representación no ha sido seguida por la artista.

Esta obra, al igual que la de Martín Chirino causó en mí esa primera impresión que da la sensación de conexión perfecta entre el triángulo que podríamos determinar como ESCULTURA-SIGNIFICADO-ESPECTADOR. Antes explicado en el análisis de El Viento, la conexión creada a la primera vista desde mi punto de vista es esencial en la contemplación de esculturas, algo más difíciles de entender que diversas pinturas.

En esta escultura podemos admirar esa sensación de perfección, de absolutismo natural que emerge de las figuras que realizan esa acción. Un sacrificio, sí, en el que la piedra y la madera podrían ser considerados una montaña desde la que se arrojaría a Abraham, hacia el vacío inmenso. Esta obra, al igual que la de Chirino, puede interpretarse, independientemente de su objetivo artístico o emocional, como una representación del movimiento en la naturaleza.

Los sentimientos creados por esta obra en mi fueron claros, una sensación de espacio, de naturaleza y de mitología claramente reflejada. Esta gran artista ha conseguido reflejar ese sentido de la vida humana en sus obras en la que la similitud de altura, sentimiento y fuerza son totalmente apreciables.

3.1>COMPARATIVA DE AMBAS OBRAS

Tanto la obra de Chirino como la de Kohn, son un fiel reflejo de dos autores contemporáneos que vivieron en continentes diferentes pero que con sus esculturas han podido transmitir similitud de formas creativas, usando casi los mismos materiales y transmitiendo con sus obras ingeniosos movimientos que llevan al espectador a otra dimensión de percepción del arte abstracto.

Cabe destacar un aspecto relevante que diferenciaría a los dos artistas. Se podría comparar su procedencia parándonos a contemplar los metales utilizados. Mientras que Chirino, deja claramente plasmado su conocimiento del arte de la forja con esa espiral realizada en hierro forjado, que da una sensación de rudeza, de fuerza y de naturaleza más europea, mientras que Beatriz Kohn refleja su conocimiento y estancia en una ciudad tan moderna como puede ser Nueva York, al usar el bronce en sus obras, toque de refinamiento y elegancia que sería el único punto de diferencia entre estos autores diferentes pero parecidos en muchos conceptos escultóricos.

'El viento; Martín Chirino. Abraham\'s sacrifice; Beatriz Kohn'

Abraham's Sacrifice
bronce, piedra y madera

30,5 x 30,5 x 11,5 cms

Vídeos relacionados