El último trabajo del señor Luna; César Mallorquí

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela juvenil. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

El señor Luna ( Así se hacía llamar el asesino en esta ocasión) realizó un viaje por la selva, que por cierto, odiaba, llegó a la mansión de Don Aurelio Coronado, una típica mansión colonial española, con las paredes encaladas, y mucha vegetación, una piscina muy grande, de proporciones olímpicas, un campo de golf con nueve hoyos y una pista de aterrizaje.

Después de que Luna fuese cacheado por el mayordomo, pasó hacia el recibidor, y cogió una revista y esperó a que le llamasen.

En breve le hicieron pasar, y estuvo hablando con Aurelio, porque él no estaba seguro de que con quien hablaba era Luna realmente y no un impostor.

Luna, para demostrarlo, en un momento de descuido, enrolló la revista y disparó un dardo envenenado contra una viga de madera situada al lado de la cabeza de Aurelio, de esta manera fue reconocido.

Tras la comprobación, le explicaron su misión: matar a una mujer boliviana, peluquera, de unos 40 años, que actualmente, se encontraba en Madrid. Luna aceptó, y se dispuso a leer el dosier.

Amelia, la madre de Pablo le preguntaba cosas del colegio a la vez que sugería que necesitaban una sirvienta.

Pablo iba al colegio Alberto Magno, y pertenecía al grupo de superdotados. Al llegar a clase, se enteró de que Benito se había intentado suicidar y empezaron a discutir sobre la razón que había podido llegar a hacer que su amigo intentara suicidarse. El psicólogo hizo una serie de preguntas con el fin de que sus compañeros no intentasen lo mismo. Al salir de clase, fue a buscar a Patricia Arroyo, la chica más guapa del colegio, que previamente se había citado con él, y caminaron hasta la parada del autobús, ella lo que quería era que le ayudase con las matemáticas, Pablo, aceptó y Patricia, le dio dos besos.

Gabriel que les había seguido, le dijo que se acababa de meter en un buen lío, porque el novio de Patricia, Víctor, tenía muy mala fama y que sólo está en el colegio por su dinero, y que además, se quiere unir a la panda de skins “para luchar por sus creencias”.

Pablo, regresa a casa, y se da cuenta de que ya han contratado a una sirvienta, ella se llama Flor Huanaco.

Luna aterrizó en Madrid y se dirigió al hotel en taxi. Al llegar a su habitación, llamó a las oficinas de la Sugar & Grain Co. Y se dirigió hacia allí.

En las oficinas se encontró con Aurelio Coronado, que le dio más información sobre Flor Huanaco y su hija, los lugares más frecuentados por los inmigrantes bolivianos.

Al regresar al hotel con la furgoneta que le habían dado, se cortó el pelo el mismo, y se vistió mal, para pasar desapercibido, y empezó su búsqueda, en el lugar más frecuentado por los inmigrantes, la discoteca “El Topo”.

Pablo salió una hora antes del colegio para hacer un trabajo y tener tiempo para las clases de Patricia. Al llegar a su casa, Flor, no le dejaba concentrarse con las adivinanzas que le decía y una de estas le dejó realmente intrigado.

Más tarde fue a darle las clases a Patricia, que no entendía nada hasta que Pablo se lo enseñó todo con historias de Star Wars y Star Treck. Al acabar, Patricia besó a Pablo en los labios como muestra de agradecimiento.

Luna se presentó en los despachos de la Sugar & Grain y Tacho le enseñó las puertas y cristales blindados, el aparcamiento de camiones y además, todo el recinto estaba doblemente vallado y dinamitado, en caso de cualquier alerta o intrusión, todo podía ser estallado en apenas unos segundos.

Luna fue a la discoteca donde al fin, pudo hablar con Gladis, que le dijo que Flor estaba trabajando en un barrio de las afueras de Madrid, que sonaba algo así como las vacas, es decir, Aravaca. El problema que ahora se planteaba Luna, era, que cuántas casas habría en ese barrio.

Pablo tenía un problema, Patricia le gustaba, pero no sabía si a Patricia le gustaba él, y se puso a pensar, en quién le podría ayudar, pensó que a sus amigos no, que no le tomarían enserio. Le preguntó a su padre, que le lió aún más las cosas. Al salir del despacho de su padre vio a Flor, y pensó en preguntar a ella, pero se echó atrás y solo le dijo la respuesta a la adivinanza aunque resultó ser incorrecta, la oruga, al transformarse, sigue siendo el mismo ser.

Luna se encontraba buscando por Aravaca, pero pensó que él solo no lo podría hacer, y entonces vio una pintada que ponía “skin heads” y se le ocurrió que esa ayuda iría muy bien.

Víctor y Fote estaban juntos. Víctor estaba contento porque ese era el día en el que tenía la prueba para entrar en el grupo de skins, Fote no estaba muy convencido de ir, ese tipo de cosas no le gustaban, pero Víctor, logró convencerle.

En un descanso de clase, Pablo fue a pedir consejo a Laura sobre si a una chica le gustaba un chico, que esperaría que hiciese él, y le respondió que esperaría a que el chico tomase la iniciativa. Gabriel entró en el aula y dijo que si ya estaban otra vez ligando, Laura se enfadó mucho, y se marchó.

Flor, a la hora de siempre, se dirigió al bosque para observar las oficinas de la Sugar & Grain de donde salieron bastantes personas, muy amigas del malvado don Aurelio. Regresó a casa de los Sousa, y llamó a su hija desde una cabina para decirle que estaba bien.

Luna, se encontró a los skins en un callejón, que se pusieron gallitos, y tras darles una paliza por oponer resistencia, les explicó el plan, el cual rechazaron, pero Víctor decidió seguirlo por su cuenta.

Pablo, pasó toda la mañana nervioso pensando en el concierto de esa noche, al llegar a casa, se vistió de una manera elegante pero informal, que le costó mucho elegir. Le dijo a Flor que iba a ir a casa de un amigo, y que regresaría tarde, ella le dio una flor, y le dijo que a su amigo le gustaría mucho.

Aquel mismo día, Luna, alquiló un chalé para retener a secuestrados o para seguir trabajando, la cuartada que ahora tenía, era preguntar, si había alguien de Bolivia nuevo por el barrio.

Pablo recogió a Patricia, que estaba muy guapa, y se dirigieron a una hamburguesería antes del concierto. Entraron y empezó el concierto. Patricia pensó que la música no le estaba gustando, Pablo negó, y dijo que es que él no sabía bailar. Al acabar el concierto, Pablo insistió en acompañarla a casa, al llegar, se despidiéron, y ella le fue a dar un beso en la mejilla a Pablo, él, se desplazó, y besó fuertemente los labios de Patricia, ella le dijo que era una confusión, que ellos sólo eran amigos, que era mejor olvidarlo.

Pablo se despertó con un horrible dolor de cabeza, se le pasó por la cabeza cómo se le había ocurrido intentar besar a Patricia. Pensó alguna excusa para decirle, pero todas eran sumamente irreales. Cuando fue al colegio, Víctor le estaba esperando y habló con él sobre lo del beso y le propino una paliza, le explicó que Patricia salió con él porque el psiquiatra se lo había pedido. Salió corriendo y le preguntó a Patricia y sin esperar respuesta, se dirigió al despacho del doctor Mendizábal y le dijo que nunca más se metiera en su vida.

Pablo fue hacia su casa y preguntó por sus padres, que no estaban, fue a su cuarto y reflexionó sobre todo lo que ocurría. Cuando los ruidos de Guanaco cesaron, Pablo se levantó al servicio, se miro en el espejo, y se lavó la cara. Cuando terminó, vio a su espalda el botiquín, cogió unos sedantes, pero no se vio con fuerzas como para suicidarse. Se dirigió al salón para beber y emborracharse.

Al despertarse, estaba en el lavabo vomitando y Pablo explicó a Flor que su vida era asquerosa y ella le explicó que había gente que vivía mucho peor que él. Se fue a la cama y le pidió a Flor que le ayudase a dormir, y le contó historias de los Incas hasta que se durmió.

Al despertarse, Flor le preparo un mejunje para la resaca que funcionó a pesar de estar asqueroso.

A la tarde se dirigieron al Yatiri que tras hacer unos rituales les respondió a sus dudas con un enigma.

Al día siguiente, después de comer fueron a la discoteca el Topo para que Pablo aprendiera a bailar con la ayuda de Samara. Cuando descubrieron que les estaban buscando, se fueron rápidamente a casa.

Pablo, preguntó a Flor por el enigma de ¿Qué animal es dos veces animal?.

Víctor, estaba de muy mal humor. Como le había dado una paliza a Pablo, Patricia se había enfadado con él. Cuando se acercaba la hora de entrar a las clases, vio a Pablo que iba con una india, esa india era Flor Huanaco.

Al salir de las clases fue a buscar al señor Luna y le llevó a casa de los Sousa, Luna observó, hasta que vio a Flor, entonces, le dio la recompensa a Víctor y le dijo que él no sabía nada, que cómo dijese algo iría a buscarle.

A Pablo le habían ido las cosas mejor de lo que esperaba, y al acabar las clases se dirigió a su casa normalmente. Al llegar a casa, estuvo un buen rato hablando con Flor para hacer tiempo. Llegó la hora y después de tomar una ducha, Pablo se vistió para ir a bailar con Samara en secreto.

Luna vio salir a Pablo y una intuición le dijo que lo siguiera, no tenía ninguna razón pero lo hizo. A una distancia prudencial, siguió a Pablo. Al ver a Samara, Luna, echó a correr hacia su furgoneta que tenía aparcada cerca de allí.

Pablo encontró a Samara y se dirigieron a la discoteca, cuando de repente, un hombre, bajó de una furgoneta, le propinó un puñetazo a Pablo y se llevó a Samara. Pablo no pudo reaccionar así que fue a casa y se lo explicó todo a Flor.

Luna se puso en contacto con la Sugar & Grain y le dijeron que llevase a Samara allí, cosa muy arriesgada, pero no le quedó otra y así hizo.

Antes de hacer nada, Flor, decidió explicarle a Pablo la razón de todo aquello, todo empezó cuando Luis, su marido, volaba en un avión por encima de los andes, y Aurelio Coronado, le saboteó el avión por negarse a transportar cocaína. Flor, para vengarse, robó un avión con mil kilos de cocaína, y la quemó toda.

Flor recibió una llamada de Luna para reunirse con ella y así fue, además le dio una carta a Pablo para que la entregase al cartel de Cali si en una hora no volvía.

Pablo llamó a Gabriel, le dijo que se trajese la moto, y cuando llegó le dijo que se esperase en casa sin hacer nada por si llamaban y que él iba a ver a un Yatiri.

El Yatiri, le dijo un acertijo que con la ayuda de Laura consiguió saber donde estaba Flor. Al acabar de descifrar el acertijo, los dos amigos fueron a la Sugar & Grain y encargaron unas pizzas, que Gabriel usó para despistar al guarda mientras Pablo se infiltraba y cambiaba la matrícula de los camiones donde iba la cocaína para por lo menos, poderlo usar como moneda de cambio en caso de necesidad, él, se dirigió hacia dentro y le pillaron, pero le llevaron con quien quería, Flor y su hija.

Cuando Flor llegó con Aurelio les contó todo lo que sabían, mientras Gabriel les llevaba la carta al cartel de Cali.

Pablo llegó con Flor, y les dijo cómo había conseguido llegar hasta allí.

Tacho estuvo interrogando a Flor para que le dijese que había hecho realmente con la droga, Flor no mentía, pero Tacho no se lo creía.

Tacho, intentó violar a Samara, pero Luna, pensando que eso no era profesional, cogió a Tacho por el brazo y le propinó un puñetazo en la cara, Tacho, dijo que lo matasen, y se produjo un tiroteo, con el resultado de un muerto ( Tacho) y dos heridos ( los dos guardaespaldas).

Mientras todo esto sucedía, Gabriel, fue a avisar a la policía.

Los del cartel de Cali, llegaron y tras comprobar que si que se habían independizado y que les había dejado de lado, empezaron a dispararse entre ellos.

Luna, Flor y Samara se quedaron en el despacho, Pablo, fue a decirles a la policía, que si entraban en el edificio todo volaría por los aires.

Mientras, los que quedaban en el despacho, empezaron a buscar una salida rápida para poder escapar en treinta segundos, Flor fue la que la encontró, y sin dudar, pulsaron el botón y se marcharon. Fueron a parar en medio de la vegetación. Luna les ofreció la mitad del dinero, y en un principio Flor se negó, aunque más tarde, pensó en su hija, y cogió el dinero con el que Tacho pensaba pagar por su muerte, y Luna prometió hacer el bien a partir de aquel instante.

Después de la destrucción de la Sugar & Grain, Pablo se hizo muy famoso, salió en la prensa y en televisión, sus padres le prestan una atención especial, todo fue muy diferente.

Pablo decidió que ya era hora de volver a la normalidad, al colegio. Por el camino, un día se encontró a Beni, ya recuperado, que tras una breve conversación, le dio un buen consejo: “ no permitas que los demás decidan por ti”, también le comentó que Laura estaba enamorada de Pablo, así que en clase, él estuvo un poco pendiente de ella.

A la salida, Pablo vio a Víctor con una chupa nueva, y con rabia, Pablo, le echó en cara que el dinero con el que había conseguido esa chupa, había entregado la vida de una persona, que ese dinero era sucio. Gabriel, fue a hablar con Patricia aprovechando el incidente, y Pablo se fue a hablar con Laura, que decidieron ir a bailar, a pesar de que ella no sabía.

“El último trabajo del señor Luna” es un libro en el que suceden muchas cosas alrededor de Pablo y su criada. Me ha gustado mucho. Nunca tienes ganas de dejar de leer, tiene acción y hace pensar. Es divertido porque te identificas de cierta manera con Pablo, por sus problemas con Patricia y sus dificultades en el colegio con Víctor. También, te enseña un poco el lado de las mafias y del narcotráfico donde por encima de todo se trata de conseguir dinero. Los capítulos que más me han gustado, han sido los últimos, ya que eran emocionantes, con acción e ingeniosos. Ver como Pablo y su amigo se las ingenian para despistar al guarda con las pizzas, como cambian las matrículas y al final, la historia que Luna se inventa para hacer tiempo y la manera con la que logran escapar, la lucha entre el cartel de Cali y la Sugar & Grain, que resulta emocionante. Todo, todo el libro es muy bueno, y por parte del escritor, requiere una gran imaginación. Droga, una criada boliviana, un chico superdotado y todo lo que le rodea, es una mezcla que puede resultar muy extraña, pero en este libro resulta genial.

En mi opinión es muy bueno.