El sentido de la vida

Teología. Filosofía. Existencia humana. Moral y religión. Kant. Dios. Motivaciones. Encuesta

  • Enviado por: Piluka
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

La persona humana está llamada a realizarse; es decir, a construir su personalidad, formar su manera de ser y adquirir una serie de valores. Ello es posible mediante el desarrollo de sus capacidades físicas, intelectuales y afectivas.

Para conseguir esta realización, el ser humano ha de estar abierto a la trascendencia. A lo largo de la vida, el hombre y la mujer se plantean numerosos interrogantes en torno a su existencia: ¿De dónde vengo? ¿Qué sentido tiene mi vida?…, y buscando la respuesta a dichos interrogantes.

Los filósofos suelen estudiar entre algunos de sus tópicos el “sentido de la vida”. Pero no abordan el tema directamente, sino que lo exponen con rodeos y en conexión con cuestiones como la muerte, la inmortalidad, la reencarnación, la resurrección, etc.

La filosofía moral, que sólo se plantea si lo bueno y el deber pueden unirse o si podría tener sentido tal unión. La filosofía de la religión, por su parte, o bien tiende a dar por supuesto que cualquier problema que aborde roza el “sentido de la vida” o simplemente juzga que dichos problemas llevan a esta cuestión.

En este trabajo dividiremos lo que la filosofía de la religión debe decir sobre el sentido de la vida en tres partes. Primero nos referiremos al problema de si la vida tiene o no tiene sentido. En la segunda hablaremos de las correspondencias entre moral y religión, y en la tercera observaremos hasta qué punto desean resolver el problema algunas doctrinas religiosas.

PRIMERA PARTE: ¿Tiene sentido la vida?

Podemos pensar que la expresión “sentido de la vida” carece de significado, pero lo que quiere decir es que la vida merece la pena vivirse. La vida debería de ofrecernos suficientes razones para seguir viviendo sin necesidad de optar por la radical solución de la autoaniquilación. Tampoco deberíamos necesitar la existencia de otra vida para que esta vida sea digna de vivirse. Estas actitudes son las contrarias que debería de adoptar alguien que tenga una actitud positiva respecto a la vida humana. Quien mantenga que la vida no tiene sentido alguno, o supone que es mejor no existir -y si no comete suicidio será por motivos psicológicos, que no lógicos- supone que la vida sólo adquiere dignidad si se complementa con otra ultramundana que compense los males de este mundo. Esto no quiere decir que no debemos creer en la Existencia de una vida eterna con Dios; sino que no podemos basar toda nuestra vida en la existencia de otra vida más allá de la muerte: debemos vivir esta vida con verdadero sentido sin caer en ninguno de estos dos extremos.

En medio de estos dos extremos encontraríamos otras posturas más o menos cercanas a uno de los polos. Por ejemplo, podríamos pensar que la vida trae tantos problemas y deja abiertos tantos interrogantes al ser humano que se hace difícil afirmar que la vida tenga sentido. Pero podría ser que la vida no tenga sentido en su sentido más estricto y que nuestra tarea consistiera en ir dando algún sentido. Esta actitud no cae en ninguno de los extremos antes citados: todo el sentido esta aquí - nos referimos a creer que el único sentido es la otra vida- o aquí no hay ningún sentido -los que piensan que la vida carece de sentido.

En la vida son tantos los deseos y tan poca la realidad, tan grande la injusticia y tan mínima la justicia que suenan extrañas las voces de los que afirman que la vida tiene sentido por sí misma. Pero el que la vida sea difícil de entender y de vivir no quiere decir que tengamos que optar por el suicidio o por colocar el sentido en un más allá, y para ello hay varios motivos:

- La vida humana se extiende en el tiempo, es decir, que no podemos tener en cuenta todo nuestro pasado y futuro sólo por un momento en el que no consigamos encontrar el sentido de nuestra vida.

- La vida humana consiste en dar sentido a todo lo existente. Es verdad que esto no sólo produce satisfacciones, pero por el camino hay una serie de bienes que no son pocos y que merece la pena ser experimentados.

- El ser humano no puede adivinar el futuro, así que en el insatisfactorio día a día siempre podemos albergar la esperanza de que nuestra vida mejorará; y esto puede convertirse en realidad por muy difícil que lo tengamos.

SEGUNDA PARTE: Moral y religión

Esta parte trata de la relación entre ética y religión, que son términos que incomprensiblemente suelen ir separados. Recordemos que estamos hablando de religión y no de teología: la teología es la ciencia que estudia a Dios, pero la religión enseña entre otras cosas las actitudes que se deben tomar ante la vida. Y es aquí donde tiene relación con la moral, ya que ambas intentan orientar al hombre en la búsqueda del sentido de su vida. Kant, basándose en la religión católica, dijo que debemos promover que la felicidad de un ser racional sólo está garantizada si cree en un Dios (en este caso sería nuestro Dios católico). Se han puesto muchas objeciones a esta afirmación, pero aquí sólo lo tenemos en cuenta como ejemplo de la proximidad entre moral y religión.

La filosofía moral trata de la vida buena y con sentido no sólo teniendo en cuenta lo que debemos hacer, sino también lo que, en función de lo que hacemos, esperamos obtener. Es decir, el ser humano realiza distintos actos a través de los que espera llegar a algo más que sea beneficioso para él, en este caso actúa para llegar al sentido de su vida. El que siempre esperemos algo hace que la vida que nosotros consideramos como perfecta y llena de sentido sea raramente la que nos toca vivir. Esto nos lleva a pensar que la vida carece de sentido, y ahí es donde entra la creencia en un ser superior que nos ayude a encontrarlo. De esta forma, visto desde la moral, diremos que la religión es portavoz de la impotencia humana, que da salida a los deseos teóricos y prácticos del ser humano

Si la virtud no lleva a la felicidad deseada no debemos exigir que en una vida distinta a la nuestra alcancemos la reconciliación querida; ya que esto va en contra de la moral. Así se vuelve a relacionar la ética con la religión, ya que como con la moral no conseguimos superar ese egoísmo interesado (me porto bien porque quiero algo a cambio) proyectamos todo esto en la religión como sentido de nuestra vida.

ENCUESTA

No todos los hombres coinciden al señalar qué les hace felices, qué es lo que da sentido a su vida. Algunos consideran que la felicidad sólo consiste en tener dinero, poder, influencias y en disfrutar lo más posible de las cosas inmediatas. Otros se afanan por construir una sociedad perfecta, donde los hombres sean justos y se respeten y todos vivan en paz. No falta quien piensa que vale la pena cualquier esfuerzo humano por lograr esa sociedad en un futuro, aun a costa del sacrificio y de la muerte de muchas generaciones de hombres, porque este sacrificio acabará trayendo la felicidad final.

Pero Dios puso en el corazón de cada hombre unos deseos profundos de felicidad que se resumen en querer vivir, en querer vivir para siempre y en querer vivir en un mundo de amor, justicia y libertad.

Nosotros hemos querido averiguar qué es lo que piensan sobre este tema varias personas de nuestro entorno, y para ello hemos hecho una encuesta a diez personas planteándoles las siguientes cuestiones:

¿Su vida tiene algún sentido?

  • Seis personas contestaron que sí por distintos motivos:

  • Cuatro consideran que el verdadero sentido de su vida consiste en alcanzar una buena posición económica.

  • Una piensa que la salud y el bienestar físico es lo que más le preocupa y da sentido a su vida.

  • Una dice que Dios es su único guía, quien da sentido a su vida.

  • Tres personas no supieron dar una respuesta clara ya que aún están intentando dar verdadero sentido a su vida.

  • Una persona contestó que en su opinión la vida no tenía ningún sentido.

¿Ha tenido algún problema que haya hecho que su vida no tuviera sentido?

  • Tres personas dijeron que sí han tenido problemas que les han hecho replantearse su vida.

  • Seis personas afirmaron haber tenido algún problema que afortunadamente pudieron superar.

  • Una persona dijo que aunque había tenido problemas su vida nunca había perdido el verdadero sentido.

OPINIÓN PERSONAL

La religión ofrece un sentido positivo de la vida, esta afirmación se enfrenta, de alguna manera, a las personas que afirman que la vida no tiene sentido.

Estas personas, han de enfrentarse a problemas, que van más allá de sus posibilidades, y deciden (generalmente), y no por sí mismo, que la mejor forma de salir del túnel es quitarse la vida, cuando ni siquiera en la religión (en Dios), encuentran la respuesta a tantas preguntas de supervivencia.

Hay que buscar, por tanto, una realidad que trascienda al hombre y al mundo y que pueda fundamentar la vida.

Esa realidad es, en la vida del cristiano, Jesús, lo más importante, será pues, nuestra relación con los demás, nuestra ayuda a los que no ven sentido en su vida, y mostrarles el camino, que no es otro que seguir creciendo y ayudando a los que de verdad han sufrido o están sufriendo en su vida.

“En el viaje a través de la vida no existen los caminos llanos; todo son subidas y bajadas”

(Arturo Graf)