El sentido de la vida

Religiones. Cuestiones básicas. Ciencias empíricas y humanismos. Ocultismo y magia. Clasificación religiosa. Ateísmo. Feuerbach. Nietzsche. Marx

  • Enviado por: Diego Ferrandiz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas
publicidad

EL SENTIDO DE LA VIDA

1.- INTRODUCCIÓN.

Cuando hablamos del sentido de la vida hemos de hacer referencia a toda una serie de preguntas que se hacen las personas y que las podemos resumir en las que nos han transmitido el grupo musical “Siniestro Total” en su canción Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos:


¿Cuándo fue el gran estallido?

¿Dónde estamos antes de nacer?

¿Dónde está el eslabón perdido?

¿Dónde vamos después de morir?

¿Qué son los agujeros negros?

¿Se expande el universo? ¿Es cóncavo

o convexo?

¿Quiénes somos ? ¿De dónde

venimos? ¿A dónde vamos?

¿Estamos solos en la galaxia o

acompañados?

¿Y si existe un más allá? ¿Y si hay

reencarnación?

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos?

¿A dónde vamos?

¿Qué es el ser?

¿Qué es la esencia?

¿Qué es la nada?

¿Qué es la eternidad?

¿Somos alma? ¿Somos materia?

¿Somos fruto del azar?

¿Es eficaz el carbono 14?

¿Es nuestro antepasado el hombre de

Orce?

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos?

¿A dónde vamos?


Todas estas preguntas se pueden dividir en existenciales y científicas.

¿Cuáles son las existenciales y las científicas?

Toda persona en este mundo se plantea alguna vez las preguntas sobre el sentido de la vida. a veces vivimos sin acordarnos de ellas, pero siempre llega un momento en la vida de toda persona que surgen de nuevo estas preguntas. Esos acontecimientos pueden ser una enfermedad, la muerte de un ser querido, el salir ileso de un accidente, etc.

¿Te has planteado alguna vez estas preguntas?

Y aunque la gente no se plantee las preguntas, si que busca el sentido de su vida, es decir, su felicidad, por diferentes caminos:

  • Por el materialismo y consumismo (dinero, riquezas, motos, coches, etc.).

  • Por los placeres de la vida (drogas, sexo, etc.).

  • Por las ciencias ocultas (magia, cartas astrales, el espiritismo, brujería, etc.), y todo esto con el fin de dominar las fuerzas de la naturaleza y conocer el futuro.

  • En las respuestas y descubrimientos de las ciencias empíricas.

  • En el voluntariado y la ayuda a los demás.

  • En la religión y sus distintas manifestaciones.

  • Los Cristianos buscan el sentido de su vida viviendo como Jesucristo nos enseña en el evangelio, y considerando a Dios como la persona más importante de su vida.

  • Y otros… no encuentran el sentido a su vida y deciden terminar con la vida suicidándose.

2.- EL PANORAMA DE RESPUESTAS.

Después de ver este cómic de Romeu vemos la evolución de Betty, este personaje imaginario que pasa por distintas etapas en su vida y en cada una de ellas da un sentido a su vida. Nosotros ya podemos agrupar las respuestas al sentido de la vida en tres grandes grupos:

- Las ciencias empíricas y los humanismos.

- Las ciencias ocultas.

- Las religiones.

2.1.- Las ciencias empíricas y los humanismos.

Las ciencias empíricas buscan responder a las preguntas sobre el sentido de la vida solamente en la razón humana, es decir en la ciencia, en lo que se puede comprobar científicamente. A partir del desarrollo de las ciencias en los últimos siglos, a la hora de responder a las preguntas sobre el sentido de la vida, se prescinde cada vez más de Dios. Antes, los que se preguntaban sobre el origen del mundo y del hombre eran los filósofos; pero hoy día, estas preguntas son investigadas por las ciencias llamadas empíricas como la Física, la Química, la Biología, la Geología, la Arqueología, la Antropología, las Matemáticas, la Medicina… y en el campo de lo personal por la Psicología y la Psiquiatría.

La característica principal de estas ciencias es que buscan la respuesta a las preguntas últimas dentro de los límites de la razón (es decir lo que se puede comprobar científicamente). Para eso, utilizan para eso el método científico de formular hipótesis y comprobarlas empíricamente. Por eso prescinden de cualquier explicación que tenga que ver con Dios o con realidades no comprobadas científicamente (como extraterrestres, etc.).

El problema es que las ciencias a veces se basan en hipótesis que no están comprobadas científicamente, por ejemplo la Teoría de la Relatividad, la Teoría del Big-Bang, La Teoría del origen del planeta Tierra, el origen de la vida, la Teoría del origen del ser humano, etc. Estas teorías son admitidas por una amplia mayoría de gente pero son meras hipótesis o teorías.

La gran paradoja de hoy día es que cuanto más desarrollada están las ciencias, la mayoría de personas buscan su sentido de la vida no en las ciencias sino en las ciencias ocultas o en las religiones. La razón clara es porque las ciencias no dan la felicidad.

2.2.- Las ciencias ocultas y la magia.

El interés de las personas por conocer su futuro y encontrar respuestas a sus dudas es muy antiguo. El origen de las astrología y las ciencias ocultas se remontan a la civilización de los caldeos (en la antigua Mesopotamia, que es la actual Irak) unos 3.000 años a. C.

Las ciencias ocultas aceptan una fuerza o algo superior a este mundo pero no lo consideran como personal. En el caso de la magia, el vudú, la hechicería etc., se trata de dominar las fuerzas de la naturaleza directamente, por medio de encantamientos y conjuros. En el caso de la astrología, las cartas astrales o el tarot se pretende llegar a resolver los problemas y las angustias de una persona, partiendo del supuesto de que los astros influyen en las personas. En el caso del espiritismo se trata de averiguar el futuro consultando a los espíritus que vagan por el mundo.

Hoy día han resurgido con fuerza las ciencias ocultas porque muchas personas andan preocupados por su futuro y su sentido de la vida, de ahí que busquen sus respuestas en lo oculto, lo extraño, lo esotérico, o en el "Más Allá”.

Sin embargo estas “ciencias ocultas” se suelen presentar a la gente como verdaderas ciencias. Pero no se pueden comprobar científicamente. Muchos científicos las califican como “Pseudo - Ciencias” porque dan como ciertos unos fenómenos que no se pueden comprobar científicamente. Sin embargo, si la gente recurre a ellas es porque, en definitiva, busca su felicidad, cosa que las ciencias empíricas no la pueden dar.

2.3.- Las Religiones.

Todas las religiones históricas han cumplido la función de dar sentido a la vida y responder a las preguntas últimas recurriendo a un Ser trascendente y Absoluto. Cada cultura se lo ha imaginado y concebido de distinta manera, pero lo más curioso es que todas las culturas de la Tierra y a lo largo de todos los tiempos hayan creído en un Ser trascendente y Divino al que se le llama Dios, creador de todo y a quien hay que darle culto. Veamos este cuadro sobre las religiones y sus distintas visiones.

CLASIFICACIÓN DE LAS RELIGIONES

CLASES

MÍSTICAS

PROFÉTICAS

PRIMITIVAS

Origen:

¿Dónde surgieron?

EXTREMO ORIENTE

India: Hinduismo

Budismo

China: Taoísmo

Confucianismo

Japón: Sintoísmo

ORIENTE MEDIO

Palestina: Judaísmo

Cristianismo

Arabia: Islamismo

Persia: Mazdeísmo.

OCCIDENTE

Egipto: Egipcia

Grecia: Griega

Roma: Romana

México: Azteca

Guatemala: Maya

Perú: Inca

África: Animistas

Base social

Experiencia del hombre sedentario

Experiencia del hombre nómada

Experiencia de pertenecer a un pueblo o tribu

Idea sobre Dios o la Realidad Suprema

Conciben a Dios como un Ser Inmanente: algo que está dentro del hombre o del mundo, algo que se posee

Conciben a Dios como un Ser trascendente: Algo que está fuera del hombre y del mundo, algo que se busca.

Conciben a Dios como un ser antropomórfico, es decir: con forma humana.

Dios es un Ser impersonal, una fuerza (Algo)

Dios es un Ser Personal (Alguien)

Dios es un ídolo y la imagen contiene su espíritu.

Tienden al Panteísmo: Todo es Dios

Tienden al Monoteísmo:

Un solo Dios creador.

Tienden al Politeísmo: Muchos dioses

Concepción de la Historia

Concepción cíclica o circular de la Historia: Todo se repite como en la Naturaleza.

Concepción Lineal de la Historia: Todo cambia: la historia, progresa y tendrá su final.

Concepción fatalista de la Historia: La historia es llevada por el destino caprichoso de los dioses.

Concepción del mundo

El mundo es eterno: no tiene principio ni fin. Creen en el mito del eterno retorno.

El mundo es temporal: Tiene principio y fin. Y al final y estará el juicio final

Distintas concepciones: eterna o temporal.

Ideas sobre el hombre

Creen en la separación del alma y cuerpo

Creen en la Unión del alma y cuerpo

Ideas sobre el más allá

Creen en la Reencarnación del alma en distintos cuerpos sucesivos

Creen en la Resurrección de la persona individual en cuerpo y alma después de esta vida.

Creen en la Inmortalidad de las almas: pervivencia de los espíritus de los muertos que viven en lugares determinados.

Concepto de verdad religiosa

La verdad es fruto de la Inteligencia del hombre. El hombre mediante la meditación y reflexión puede conseguirla

La Verdad es revelada y enseñada por Dios y recogida en un libro.

La verdad viene por la tradición de los antepasados.

Concepto de salvación

La salvación depende del conocimiento y del esfuerzo humano. La oración es igual a meditación

La salvación es una gracia o regalo de Dios. La Oración es igual a Diálogo con Dios.

La salvación es un capricho divino. Hay que ganarse el favor de los dioses: Oración es igual a Fórmulas ya hechas.

Manifestaciones religiosa

Insisten en los ritos o acciones sagradas (misterios)

Insisten en la Palabra sagrada (Profecía): oral (Predicación) y escrita (Libros sagrados)

Suelen practicar la magia (Dominar a Dios) o la superstición (miedo a Dios)

Extensión ¿Qué pretenden abarcar?

Tienden a ser universales pero sin propaganda directa, por imitación.

Tienden a ser universales y proselitistas (con propaganda directa: Buscan seguidores en todo el mundo.

Son particulares y nacionalistas: propia de un país, sociedad o tribu.

3. - EL ATEÍSMO Y LOS HUMANISMOS.

La Edad Media era una época Teocéntrica y nadie dudaba de Dios. Pero en el Renacimiento, el hombre comienza a ponerse en el centro del universo. Surge así la época antropocéntrica que se acentuará mucho más en el S.- XVII y XVIII con los descubrimientos científicos y el desarrollo de la ciencia y la técnica. A partir de entonces el hombre se siente capaz de dominar la naturaleza y busca la respuesta a las preguntas del sentido de su vida en las ciencias. La ciencias, al utilizar el método científico sólo creen en lo que se puede comprobar científicamente. Por eso, como Dios no se puede comprobar, se prescinde de Él.

En el S.- XIX fueron los intelectuales y filósofos quienes negaban a Dios, pero en nuestra época el número de los que no creen y se proclaman "ateos" ha aumentado considerablemente.

Vamos a estudiar ahora qué es el ateísmo.

3.1. - ¿QUÉ ES EL ATEÍSMO?

La palabra Ateísmo viene del griego “A - Theos” que significa sin Dios. Pero hoy día dentro del ateísmo distinguimos tres clases:

- Ateísmo, los que no creen en Dios y tratan de demostrar que Dios no existe. Ser ateo, o abrazar el ateísmo, es negar que haya Dios, o negar que haya dioses, o negar que haya alguna realidad que pueda llamarse divina. Pero los ateos tratan de razonar y defender siempre que Dios no existe. Por tanto detrás de esta postura hay un razonamiento.

- Ateísmo práctico o indiferentes que son los que viven su vida habitualmente como si Dios no existiera, pero sin plantearse las razones de porqué no creen y se consideran ateos. Detrás de esta postura no hay ningún razonamiento.

- Por último están los agnósticos que son los que no se plantean las cuestiones religiosas, por el hecho de que no se pueden conocer ni demostrar científicamente. Les da igual que exista Dios o que no exista, a ellos les da igual y "pasan" del asunto.

3.2. - EL FENÓMENO DEL ATEÍSMO AUMENTA CADA DÍA MÁS.

La verdad es que el número de los auténticos buscadores de Dios es cada día menos en nuestra civilización. Efectivamente, el ateísmo contemporáneo ha dejado de ser un fenómeno de gentes intelectuales, como ocurría en anteriores etapas de la historia, para convertirse en un fenómeno de masas, especialmente en el área cultural que llamamos mundo occidental.

Además, el ateísmo contemporáneo no consiste solamente en una negación de Dios sino que constituye una manera de vivir que impregna todos los sectores tanto de la vida individual como social: filosofía, moral, ciencia, arte, literatura, historia, política, economía, derecho, etc. No sólo se niega al Dios cristiano, sino que se descalifica la forma cristiana de vivir, considerándola como algo pasado de moda e irrelevante para la vida moderna.

En este sentido, el ateísmo actual no constituye una moda pasajera, sino una nueva situación de la historia de la humanidad, que marca profundamente la vida de muchos personas en el tiempo presente y que va a marcar nuestro próximo futuro. Si tenemos en cuenta el prestigio cultural de Occidente y la extensión de su forma de pensar y de vivir a otras partes del mundo, es lógico pensar que el ateísmo se difunda en las próximas décadas a culturas y países hasta ahora muy marcados por el pensamiento religioso.

Ya hemos dicho que la Increencia es un fenómeno que aumenta hoy día. Sabemos que en siglos pasados la sociedad en general era mucho más religiosa que hoy día. Ahora nos toca preguntarnos:

3.3. - ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL AUMENTO DE LA INCREENCIA HOY EN DÍA?:

- El rápido desarrollo de las ciencias tanto físico - matemáticas (física, química, matemáticas, biología, geología, etc.) como las llamadas humanas (psicología, psiquiatría), que intentan dar una respuesta al sentido de la vida sin tener en cuenta a Dios para nada.

- El progreso de la técnica en todos los campos de la vida del hombre (alimentación, sanidad, cultura, transporte, comunicación, etc.). Los avances técnicos posibilitan que la gente viva mejor y más cómoda, de tal manera que son muchos los que piensan que el cielo puede conseguirse en la tierra y no hace falta esperar a que uno se muera para disfrutar. Por tanto, muchos creen que, gracias a la técnica, la felicidad se puede conseguir en la tierra y no en el cielo.

- El cambio social. En muy pocos años se ha pasado de una sociedad agrícola a una sociedad industrial y moderna. Se ha pasado de una vida rural a una vida urbana. Esto significa el abandono de las raíces culturales y cristianas de los pueblos.

- La sociedad del bienestar y consumo, cuando más bien vive uno, más consume y menos se acuerda de Dios y de los demás.

- La mala imagen de Dios enseñada por muchos cristianos (muchos han enseñado una imagen de Dios justiciero y castigador , en vez de su auténtica imagen, la de un Dios que nos ama y nos perdona). La mala imagen que dan algunos creyentes y los sacerdotes que no viven como predicó Jesucristo.

- Una religión sociológica, es decir, muchos sólo acuden a la Iglesia a realizar ciertos ritos en algunos momentos importantes de su vida (Bautismo, primera comunión, confirmación, bodas y entierros), y no viven auténticamente su fe, y no se toman en serio su religión.

- La secularización de la sociedad. La palabra "secularización significa la desaparición de la religión en la sociedad. Poco a poco los signos cristianos se van eliminando (las cruces en los caminos, los entierros por las calles, procesiones, las fiestas religiosas, imágenes de santos de las calles, las procesiones en las ciudades, etc.).

- La irrelevancia de Dios y de la fe, ya que no se consideran necesarias sino más bien pasadas de moda. Mucha gente ni se plantea la cuestión.

- La gente adora nuevos ídolos, ya no sólo el dinero, el placer o el sexo, sino también una serie de personas famosas como príncipes y princesas, cantantes, deportistas, multimillonarios, etc. Son los nuevos ídolos a los que la gente les dedica parte de su tiempo y sus lecturas.

- El problema del mal. Muchos son los que no creen en Dios pero le culpan a él de los males que ocurren en el mundo.

3.4 - L. FEUERBACH. EL PADRE DEL ATEÍSMO MODERNO.

Para Feuerbach Dios es sólo una idea, una proyección que han hecho las personas. En 1931 le dedicaron un monumento en su ciudad natal y le pusieron una inscripción que resume todo su pensamiento: “El hombre crea a Dios a su imagen”. Por tanto para Feuerbach no es Dios quien crea al hombre sino al revés. Dios sería el espejo donde el hombre se mira a sí mismo. Todos los atributos que la religión ha puesto en Dios (infinitud, bondad, perfección, omnipotencia, santidad, etc.) en realidad pertenecen al hombre.

La conclusión para Feuerbach es que el hombre religioso es un ser alienado (se ha hecho extraño a sí mismo). Por eso hay que acabar con la religión para que el hombre vuelva a ser el mismo. La religión quedará superada cuando el hombre reconozca que no hay más dios que el hombre mismo.

El sentido de la vida para Feuerbach es que el hombre se dé cuenta que está alienado y luche para evitar esto.

La critica que le podemos hacer a Feuerbach consiste en que la suposición de que el hombre sin Dios se realiza más plenamente no está comprobada científicamente ni se puede demostrar. Más bien hoy día ocurre lo contrario, cuando más increencia hay, ¿es más feliz el ser humano? ¿está más a gusto consigo mismo?. Aunque alguno puede contestar que sí, la mayoría de las respuestas son que no.

La existencia de Dios no se puede demostrar científicamente, pero tampoco se puede demostrar científicamente que Dios no exista. Hay un detalle significativo que Feuerbach no lo tiene en cuenta y es que todas las sociedades y culturas del mundo y durante muchos siglos hayan creído en una realidad superior a la que llaman Dios o dioses. Por eso se puede acusar a Feuerbach con su mismo razonamiento: ¿No será el ateísmo el que es un reflejo del hombre?, ¿Por qué si siempre han habido religiones, se empeña Feuerbach y los ateos en decir que no hay nada más allá de este mundo?

Lo del espejismo que afirma Feuerbach no es un argumento suficiente, ya que si uno va por el desierto y ve un espejismo de agua, aunque no sea real en ese momento, eso no significa que en otro lugar no exista agua. Lo mismo ocurre con Dios, aunque las personas se imaginan a Dios de una determinada forma, detrás de esa imaginación si que puede existir un ser que se llama Dios.

3. 5.- EL COMUNISMO DE K. MARX.

Para Marx, la filosofía de Feuerbach es demasiado abstracta. Por eso Marx instaura un nuevo método en filosofía. Marx parte del hombre real, de su realidad, él mismo lo llamaba realidad histórica concreta. Y esa realidad viene marcada por su economía, por su trabajo y por sus problemas.

Marx comienza el análisis de la Realidad Histórica concreta y lo que constata es:

1.- Que el hombre necesita de la Naturaleza para satisfacer sus necesidades y el hombre puede transformar esa naturaleza.

2.- ¿Cómo transforma el hombre la Naturaleza? Mediante el trabajo. El trabajo es una actividad del hombre en que este se encuentra con la naturaleza. El hombre mediante el trabajo transforma la naturaleza.

HOMBRE TRABAJO NATURALEZA

3.- La relación hombre - Naturaleza se realiza en sociedad.

4.- El modo de trabajar la Naturaleza y transformarla para satisfacer las necesidades de las personas se llaman fuerzas de producción. Esto es lo que determinan cómo son las sociedades (por ejemplo si las fuerzas de producción son primitivas, la sociedad será primitiva, si las fuerzas de producción son modernas, las sociedad será moderna).

5.- Marx ahora se pregunta: ¿Cómo es la sociedad en la que vivimos? Y concluye que la sociedad es Capitalista. Por eso Marx analiza el sistema capitalista y observa que el trabajo no humaniza al hombre sino que lo aliena (lo hace extraño a sí mismo) porque este sistema establece dos clases sociales: Burguesía y Proletariado. La Burguesía controla los medios de producción (fábricas, máquinas y capital) y explota y se aprovecha del proletariado que ponen la fuerza y el trabajo.

6.- Con este sistema unos hombres viven alienados en favor de otros (es decir los trabajadores viven esclavizados por sus amos que sólo se preocupan que ganar dinero) por lo que Marx propone el comunismo como modelo social y la lucha de clases. El comunismo para Marx consiste en que no haya propiedad privada de los medios de producción y por tanto no habrá clases sociales.

7.- ¿Qué tiene que ver la religión con todo esto?. Para Marx “la religión es el opio del pueblo”,es el suspiro de la criatura oprimida”. Es una especie de droga suministrada al Pueblo por las clases dominantes para consolar las penas de los proletarios. Para Marx, las religiones y en especial el cristianismo, han nacido para consolar a los que sufren que suelen ser los proletarios. La religión lo único que hace es favorecer el sistema capitalista y a los ricos, y se dedica a consolar a los pobres y a los que sufren prometiendo un futuro mejor (el cielo, el paraíso).

Al igual que Feuerbach, Marx también piensa que la religión no hace al hombre sino que el hombre hace la religión. Por eso, si la religión no humaniza, sino que aliena, hay que abolir la religión para que el pueblo se dé cuenta de la realidad y sus problemas.

8.- El sentido de la vida para Marx es establecer una sociedad sin propiedad privada ni clases sociales, en el que no haya religión y todos puedan participar de los bienes y lo tengan todo en común (Comunismo).

9.- Estás ideas fueron llevadas a la práctica por Stalin, Lenin, Mao-Tse-Tung, Fidel Castro, etc. en sus respectivos países.

La crítica a Marx que solemos hacer es que si la religión fuese un producto del capitalismo, como él creía, a medida que las sociedades se hacen capitalistas y consumistas, debería aumentar la religión y no disminuir. Contrariamente a lo que decía Marx, en las sociedades capitalistas hay mucha más increencia. Y curiosamente en las sociedades comunistas la religión no ha podido ser borrada, y se ha mantenido firme, porque el sistema comunista tampoco da sentido a la vida ni la felicidad.

Con respecto a la frase de que la religión es el opio del pueblo, (es decir que la religión actúa de manera que la gente pobre se resigne a su suerte), hay que decir que aunque la religión ha actuado a veces así, no por eso se puede negar la existencia de Dios. Sin embargo en América Latina y Africa, la Iglesia es la primera defensora de los pobres y sus derechos y la que denuncia la opresión de los ricos. La Iglesia siempre ha trabajado por los pobres y en favor de estos, siempre les ha ayudado.

Además si los bienes se repartieran justamente y desaparecieran las clases sociales (Comunismo): el dolor, la enfermedad y la muerte continuarían existiendo. Y la gente continuará preguntándose sobre el sentido de la vida.

3.6. - EL NIHILISMO de F. NIETZSCHE.

Nace en 1844 cerca de Leipzig, en el seno de una familia de pastores protestantes. Es educado muy severamente en la religión protestante. Estudia Filología clásica y a los 24 años es profesor de lenguas clásicas en la universidad de Basilea. En 1871 se pone enfermo y se retira de su profesión, y su vida transcurre en continuos viajes por Europa buscando salud y reposo. En 1899 sufre un ataque de locura del que ya no se recuperará y muere en 1900. Sus obras principales son Así habló Zaratrusta, Más allá del bien y del mal, la voluntad de poder, Genealogía de la moral, Ecce Homo, el anticristo.

1.- Nietzsche parte de un dato básico: La propia vivencia de la experiencia de la vida que suele ser de insatisfacción, es decir la vida está llena de experiencias negativas, dolor, enfermedad, sufrimiento, etc. Para Nietzsche la vida nos inquieta, nos amenaza, no la podemos controlar ni dominar.

2.- Debido a esa insatisfacción, necesitamos apoyarnos en algo o en alguien, porque no somos capaces de soportar nuestra debilidad solos en la vida. Para Nietzsche, como las personas están insatisfechas, tienen un resentimiento hacia lo real que es el que hace surgir un mundo Suprahumano (según Nietzsche el mundo suprahumano es un mundo irreal que es, en definitiva, el mundo de la moral y de Dios).

3.- Ese mundo irreal, creado por el resentimiento hacia lo real es un mundo aparente, es decir, no existe. Para Nietzsche se lo ha inventado el hombre.

4.- Según Nietzsche, que era un gran conocedor del pensamiento antiguo, el problema viene porque La Historia está marcada por una oposición entre Dionisios (dios griego de la vida, el instinto, la fuerza, el poder, el placer…) y Apolo (el dios griego de la razón, las ideas, el orden).

5.- La realidad está dividida en estas dos formas de entenderlas:

LO DIONISIACO

LO APOLINEO

Aceptación: sí a la vida

Esta es la concepción del fuerte

Resentimiento: odio a lo real

Esta es la concepción del débil y el resentido.

Desde el filósofo griego Sócrates, se ha impuesto la concepción apolínea de la vida. Y la moral cristiana ha consolidado esta concepción apolínea, del débil y del resentido. Para Nietzsche, el cristianismo ha predicado la humildad, la sencillez, la pobreza, la abnegación, el arrepentimiento. Y todo esto porque Jesús (el débil) venció a los sacerdotes judíos (los fuertes). De este modo el cristianismo aplaude la moral de los débiles que es (Nietzsche llama) la Moral de Esclavos.

6.- Pero en la época actual (Nietzsche se refería al siglo XIX que es el que le tocó vivir) hay una crisis de Religión y la religión terminará por desaparecer porque Dios ya no es necesario. Es un acontecimiento inevitable, por lo que Nietzsche propone acelerar la muerte de Dios y asumir la nueva situación.

7.- Por eso Nietzsche proclama la muerte de Dios y a partir de ahí el hombre ya podrá vivir: “Muerte a Dios, viva el hombre, su vida y su existencia”. Pero sin moral y sin Dios queda el Nihilismo (del latín Nihil) que significa: La nada. Si la gente ya no cree en Dios y ya no tiene moral, queda la nada. Esa nada hay que llenarla de algo.

8.- Por eso para superar la Nada, el hombre debe caminar hacia el Superhombre. El superhombre para Nietszche es el que debe superar la moral de esclavos y el resentimiento hacia la vida. A partir de ahora el hombre debe caminar hacia el superhombre que vive sin ninguna trascendencia (es decir sin ninguna cosa del mundo suprahumano, sin acordarse de Dios ni del cielo) y por fin quedará sustituido Dios.

9.- El sentido de la vida para Nietzsche es darle la vuelta a la moral de esclavos, olvidarse de Dios y caminar hacia el superhombre que vivirá sin acordarse de ninguna trascendencia.

10.- La fórmula que encuentra Nietzsche para expresar el sí a la vida es el eterno retorno (se refiere a un movimiento circular indefinido que se repite constantemente). Como el hombre ya no puede aspirar al cielo, Nietzsche introduce esta idea, tomada de la antigüedad para afirmar a toda costa la inmortalidad de las personas.

Crítica a Nietzsche.

1. - Nietzsche no soportaba la idea de que el hombre sea inferior a Dios. A Nietszche le gustaría que el hombre fuera igual a Dios. De ahí que propusiera su doctrina del superhombre, que sustituyera a Dios. Esto recuerda el famoso mito griego de Prometeo. Este mito nos cuenta las aventuras de este joven griego que quería ser como Dios y luchó contra Zeus, y robó el fuego y la inteligencia para dárselo a los hombres. La conclusión del mito es que la inmortalidad solo es para los dioses y no para los hombres. Esto es en definitiva lo que le da rabia a Nietszche.

2. - Nietszche creía que si el hombre abandonaba la creencia en Dios y caminaba hacia el Superhombre, sería más feliz, sin embargo esta idea no se ha cumplido como creía Nietzsche, sino más bien, hoy día ocurre al contrario. Conforme la gente abandona la idea de Dios se vuelve más egoísta e insolidaria. ¿Por qué? Porque la gente, si no cree en Dios, tampoco respeta sus normas morales. ¿Qué ocurre entonces? Que Dios es sustituido por los ídolos como el dinero, el poder, el placer, el sexo, personajes famosos, cantantes, deportistas, multimillonarios, etc. A estos son los que se adoran. Y para conseguir dinero, poder, placer, se llega incluso a pisotear a otras personas.

Detrás de las matanzas racistas que hicieron los Nacis en los campos de concentración está la idea de Superhombre de Nietzsche, puesto que ellos creían en la superioridad de la raza aria frente a las demás razas de la tierra. Detrás de cada agresión racista y cada acción intolerante que se produce en el mundo está la idea de superhombre ya que uno se cree más perfecto e importante que los demás y con derecho a decidir sobre los demás, y con derecho a pisar a los demás.

No pasemos por alto que dentro del grupo de los débiles que eran los que debían ser pisoteados por los superhombres, Nietzsche incluía a las mujeres, puesto que las consideraba como inferiores y débiles.

3.- La idea de Superhombre de Nietszche es quizás la que más ha calado en la sociedad, sobretodo si tenemos en cuenta que hay toda una serie de películas que tratan de transmitir esa idea de superhombre, por ejemplo: Superman, Spiderman, Batman, Rambo, Acorralado, Bolas del dragón, las tortugas ninja, los Power Rangers, Terminator, en definitiva todas las películas y dibujos animados donde hay héroes que luchan contra los malos, etc.

Otra de las influencias de la idea de Superhombre de Nietzsche es el culto al cuerpo que practican muchas personas en nuestra sociedad. Hay muchos hombres preocupados por desarrollar sus músculos para impresionar, y muchas mujeres preocupadas de perder peso, de embellecerse y de tener las medidas perfectas. La mayor parte de las propagandas de revistas y de la tele intentan transmitir esa idea de culto al cuerpo. La idea del cuerpo perfecto e ideal aparece por todos los sitios. Está claro que el cuerpo humano hay que cuidarlo, pero con moderación, sin excederse demasiado no sea que vengan consecuencias negativas como la anorexia, consecuencias secundarias por el uso desmesurado de pastillas, etc.

4.- Otra de las cosas que profetizaba Nietzsche era la superación de la moral cristiana. La verdad es que muchas personas han abandonado la moral cristiana y la consideran pasada de moda. Mucha gente cree que lo bueno es lo que a uno le apetezca en esos momentos y lo malo son las prohibiciones que a uno le impiden hacer lo que le apetezca. Precisamente para Nietszche la frase de la muerte de Dios significaba la superación de las leyes y normas cristianas. En definitiva lo que quería Nietzsche es que cada persona se hiciera sus normas y su moral, es decir que el hombre hiciera lo que le da la gana. El sentido de la vida para Nietzsche era superar esa moral que el llamaba de esclavos, y que cada uno decida en su vida lo que está bien y lo que está mal (es decir se cree sus propios valores, y se haga su propia moral).

Sin embargo, hay que preguntarse: ¿Esto que dice Nietzsche es positivo?. Y la respuesta es que no. Fijémonos y nos daremos cuenta como este sentido de la vida es totalmente erróneo, porque el hombre, sin moral y sin Dios cae a merced de los instintos. Y si actúa según ellos, se vuelve insolidario, egoísta, individualista, y buscará siempre su propio placer egoísta y su conveniencia, olvidándose olímpicamente de los demás y de sus derechos. Pero al fin y al cabo eso era lo que buscaba Nietzsche al hablar de lo dionisiaco y del superhombre, que las personas se guiaran por sus instintos y sus apetencias y que pisaran a los débiles e indefensos.

Para los cristianos esta concepción de moral que propone Nietszche es totalmente errónea porque fomenta la insolidaridad, la corrupción de la sociedad, la inseguridad ciudadana, la violencia, las agresiones sexuales, etc. Por eso, a medida que la gente deja de creer en Dios y se hace su propia moral, se deja guiar por sus instintos y apetencias de dinero, poder, sexo, violencia, etc. Si nos fijamos bien, nos damos cuenta como en nuestra sociedad, a medida que se abandona la creencia en Dios, se llena de inseguridad, violencia, insolidaridad, agresiones, corrupción, enchufismo, egoísmo, soledad, pobreza, incomprensión, falta de amor, competitividad, menosprecio hacia los débiles, arrogancia de muchas personas para pisar a los que le rodean, etc.

Por eso nos debemos preguntar de verdad, cuando más increencia hay que es hoy día, ¿es más feliz el ser humano? ¿está más a gusto consigo mismo?. Aunque alguno puede contestar que sí, la mayoría de las respuestas son que no.

5.- Y por último, con respecto a la famosa frase de la muerte de Dios, Nietzsche y unos cuantos ateos más, profetizaron una sociedad sin religión y sin Dios. Dijeron que la religión tenía los días contados y que la muerte de Dios estaba muy cerca. Es más, Nietzsche se proclamó como el Anticristo ya que anunciaba para un futuro próximo la definitiva desaparición de la religión y de Dios. Sin embargo, todos estos autores ateos se han equivocado. Incluso el invento, relativamente reciente, de una sociedad sin religión y sin Dios ha fracasado en Rusia y otros países que lo han intentado.

Ni las persecuciones a las personas o a las instituciones religiosas, ni las críticas más destructivas (ya sean científicas o filosóficas), ni las ideas políticas pueden ni podrán acabar con la religión. Aunque hoy día hayan aumentado los ateos, como predecía Nietzsche, continúan habiendo muchos creyentes. Por eso, hoy en día, cuando la sociedad es más científica, y la técnica más avanzada, el ser humano continúa buscando aquello que no puede explicar científicamente. Y es que hay una verdad que por mucho que se niegue está ahí y sale siempre: el ser humano es un ser religioso.

La persona humana necesita de la religión. La religión es precisamente eso: el esfuerzo que hace el hombre por encontrar el sentido de su vida en Dios. Las personas necesitan de la religión y es que ya lo dijo el evangelista Mateo en Mt 4,4, “ No sólo de pan vive el hombre”. No solo de dinero, fama, bienestar, consumo e imitar a famosos... viven las personas sino también necesitan de Dios, de sentido de la vida y de felicidad, aunque no lo quiera reconocer y tarden en darse cuenta. El hombre necesita de la religión y la busca, porque necesita dar sentido a su vida, y quiere ser feliz y esto la ciencia y la filosofía no lo pueden transmitir.

Conforme la gente se va desengañando de la vida y sufre su dureza: la insolidaridad, la falta de valores, la soledad, la pobreza, la incomprensión, la competitividad, el desprecio por parte de los fuertes, pisotones por parte de los orgullosos, el paro, la falta de futuro, etc. busca el sentido de la vida en la religión y concretamente en algunas de sus múltiples manifestaciones. Las ciencias y la tecnología nunca podrán dar la felicidad a las personas, el ateísmo tampoco, en cambio la Religión sí que llena de sentido la vida de las personas religiosas.

6. - ¿De dónde le vienen estas ideas a Nietszche?. Debemos tener presente que el padre de Nietszche era pastor protestante seguidor de Calvino. Éste murió cuando Nietzsche tenía 5 años. De la educación religiosa de Nietszche se encargó su madre, su abuela y su hermana mayor que eran muy religiosas, pero le enseñaron una imagen de Dios terrible, castigador y justiciero. Ellas intentaron a toda costa, que Nietszche siguiera el camino de su padre y fuera pastor protestante. Ante esta severa educación religiosa, no es nada raro que Nietszche se rebotara contra la religión, contra Dios, y contra las mujeres (recordemos que era misógino, es decir odiaba a las mujeres). Es más, incluso al final de su vida se volvió loco y se creía el Anticristo. Teniendo en cuenta su severa educación, cuando Nietzsche proclama la muerte de Dios, piensa en esa idea de un Dios justiciero y terrible, y en esa religión que agobia en vez de salvar. Pero sabemos que la Biblia también presenta otra imagen de Dios. Dios es nuestro Padre, Dios es amor, Dios nos perdona y nos ama. Posiblemente si Nietzsche hubiera conocido esta otra imagen de Dios no se hubiera rebotado tanto contra él.

3.7.- EL ATEÍSMO DE PROTESTA: EL ESCÁNDALO DEL MAL.

Sinceramente el problema del mal se ha convertido en uno de los mayores obstáculos de hoy día para la fe. Mucha gente es atea porque no puede conciliar la existencia de Dios y su bondad, con la maldad que hay en el mundo.

Este problema ya se lo plantearon los antiguos filósofos epicúreos (en la antigua Grecia) 23 siglos atrás, en esta frase que se ha hecho muy famosa:

“O Dios quiere evitar el mal pero no puede, y entonces no es todopoderoso; o puede y no quiere, y entonces no es bueno; pero tanto en un caso como en otro, no sería Dios”.

Aquí tenemos una serie de ideas para reflexionar sobre el problema del mal:

1. - La existencia del mal, más que un problema es un misterio, algo que nunca podremos comprender en este mundo. ¿Por qué es un misterio? Porque se da en todas las personas, en todos los tiempos y de infinitas formas, y es imposible para la inteligencia humana abarcarlo y conocerlo todo para poder analizarlo. También es verdad que el bien se da en todos los lugares y en todas las personas. Es más, en cada persona suelen combinarse elementos positivos y negativos, bondades y maldades, ideas buenas e ideas perversas. Pero aunque hay que respetar este misterio, si que podemos reflexionar sobre él.

2. - Hay que reconocer, que hay muchos males y mucho sufrimiento injusto. Muchos son los inocentes que sufren y muchas son las personas que se dedican a hacer sufrir a los demás. Pero no debemos olvidar que también hay muchas personas buenas y respetuosas que se dedican a hacer el bien a los que les rodean. Si alguien dice que no cree en Dios porque, por ejemplo, permite la muerte injusta de niños inocentes, debe pensar que también hay muchísimos niños que son rodeados del amor y del cariño que necesitan, y que le dan sus padres. Esto ya es un motivo para pensar que Dios sí que existe. Con este ejemplo ponemos de manifiesto como muchas personas tienden a ver el mal y no ven el bien, y esto no es correcto. ¡Cuántas personas hay en el mundo que se dedican a hacer el bien a los demás y la mayoría de esas veces es de una manera callada y oculta!. Es mucho más razonable decir que Dios existe porque hay mucha gente buena en el mundo y que practica el bien, que decir que Dios no existe porque permite el mal.

3.- Nosotros podemos distinguir en este mundo dos tipos de mal:

- El mal físico: Es el producido por la Naturaleza. Son los cataclismos: Terremotos, maremotos, volcanes, riadas, aludes, ciclones, tormentas, granizo y también enfermedades biológicas y la muerte. Aunque es difícil combatir con ellos, nuestra inteligencia y la técnica si que son capaces de predecir y prevenir la mayoría de las veces estas catástrofes naturales.

- El mal moral: que lo provocamos nosotros con nuestra mala conducta y con nuestro mal uso de la libertad: guerras, injusticias, muertes, robos, violaciones, malos tratos físicos y psíquicos, hambre, etc.

4. - Ahora vamos a ver razones que explican el porqué Dios permite y tolera el mal Moral y los sufrimientos humanos. Si somos sinceros nos daremos cuenta que muchos de los males que se le recriminan a Dios los provocamos nosotros directamente como las guerras, el hambre, la mala distribución de las riquezas, las injusticias, etc. ¿Hemos pensado alguna vez cómo funcionaría el mundo si todas las personas hicieran un buen uso de su libertad?. ¿Hemos pensado cómo funcionaría el mundo si todos nos tomásemos en serio a Dios en nuestras vidas?. No habría guerras, ni terrorismo con todas las calamidades que dejan estas, no habría paro, ni odios, ni conflictos en las familias, no habría infidelidades matrimoniales, ni niños privados del cariño de sus padre, ni mujeres maltratadas, ni se daría soledad en los ancianos, ni se acusaría falsamente a los demás, ni se dirían mentiras, ni se tendrían envidias, ni se cometerían golpes bajos ni humillaciones entre las personas.

Si la sociedad funcionase como lo hemos descrito arriba, hasta las enfermedades y la muerte serían más llevaderas. Recordemos siempre que los causantes de que las cosas no vayan así son las personas y sus egoísmos, ya que hacemos el mal en vez del bien. Dios no tiene la culpa.

Los niños cuando son pequeños son inocentes, transparentes y no tienen culpa. Pero por desgracia, a medida que crecen, las personas van poniendo malicia donde antes reinaba la inocencia. Y cuando hay malicia aparecen sus consecuencias: mentiras, sufrimientos, envidias, recelos, odios, enfados, etc. ¿Tiene Dios la culpa de todo esto?.

5. - La Biblia dice que Dios creó al hombre y a la mujer libres. La libertad aquí significa que somos capaces de decidir por nosotros mismos y saber lo que está bien y lo que está mal. La diferencia de las personas con los animales es precisamente que estos no tienen libertad para decidir lo que está bien y lo que está mal, sino que ellos actúan siempre por instinto. Libertad no es vivir libres sino la capacidad de decidir lo que está bien o lo que está mal.

Las personas cuando hacen un mal uso de la libertad causan grandes males morales. A pesar de eso, Dios quiso crear a las personas libres porque también son muchos los que hacen el bien y se esfuerzan en agradar a Dios. Si Dios no hubiera creado a las personas se habría ahorrado muchos males, pero también muchos bienes.

También es verdad en la mayoría de casos que cuando uno se aleja de Dios se expone más frecuentemente a hacer el mal. Por ejemplo, si un adolescente se aleja de una madre buena, estará más predispuesto al mal que si está junto a su madre. Lo mismo ocurre en la mayoría de personas si se alejan de Dios.

6. - En todas las personas hay una tendencia al mal, los que se dejan arrastrar por esa tendencia al mal, normalmente causarán muchos males que darán lugar a muchos sufrimientos. Pero, a pesar de que las personas hacemos un mal uso de nuestra libertad, sin embargo si que se consiguen logros: De hecho se avanza hacia la paz en muchos países, se consigue algo de tolerancia en muchos sitios, y el hambre y la pobreza es posible erradicarlos si se hace un buen uso de los recursos. Evidentemente queda mucho camino por recorrer aunque algo ya se puede ha logrado hoy día. Es como un vaso de agua medio lleno: los pesimistas dicen que aun falta mucho para llenar y los optimistas dice que ya se ha llenado la mitad y hay que trabajar por llenarlo del todo.

Por ejemplo, en la Edad Media las cosechas dependían de la meteorología. Si esta era buena la cosecha era buena, si esta era mala venían años de hambre. Hoy día gracias al progreso y la inteligencia del hombre es posible hacer alimentos sin depender directamente de las inclemencias del tiempo. Con esto demostramos que a pesar de tener todos una tendencia al mal, cuando queremos si que podemos hacer el bien.

7. - Con respecto al tema de las enfermedades que sufrimos las personas, hay que decir que no se puede culpar a Dios. Las enfermedades y la muerte forman parte de la biología porque los organismos humanos están expuestos a las leyes naturales. Por eso, cuando alguien cae enfermo es incorrecto decir que Dios le ha enviado esa enfermedad, y menos decir que la enfermedad es un castigo de Dios. Esto es una injusticia que la gente comete con Dios, puesto que él no castiga ni a buenos ni a malos, al menos en esta vida.

Lo que si que está claro es que las enfermedades, las imperfecciones, las limitaciones humanas y las dificultades por las que atravesamos las personas forman parte de la naturaleza y sus leyes, pero de ellas se puede sacar una enseñanza y sobre todo sirven para madurar como personas.

Por ejemplo ante una catástrofe natural como la riada de Biescas se suele producir una gran solidaridad. Otro ejemplo, ante una desgracia familiar, se puede llegar a la unión de una familia dividida. Y un último ejemplo, una muerte injusta provocada por terroristas, sirve para concienciar a la sociedad de un gran problema que existe, y que todo el mundo debe unirse para hacer frente a las injusticias provocadas por unas minorías. Es por tanto que si vemos y detectamos los males físicos, también estos provocan bienes como efectos secundarios.

8. - También, hemos de reconocer que todas las culturas y civilizaciones antiguas y todas las religiones han creído en que hay otra vida después de la muerte. Es por eso que los males nos descubren y nos recuerdan que nuestra meta no es este mundo sino el otro. Por mucho que nos empeñemos, algún día tendremos que dejar este mundo.

9. - ¿Qué aporta la religión cristiana al problema del mal?. Para los cristianos, cuando la gente no hace un buen uso de la libertad, se aleja de Dios y comete pecado. Pecado es alejarse de Dios y por tanto desobedecerle. Sin embargo Dios es amor y nos quiere. Por eso Dios envió a su Hijo Jesucristo para salvarnos del pecado y enseñarnos el camino del bien. Por eso, para los cristianos, a pesar de los males que cometemos, creemos que Dios nos ama porque nos ha enseñado el camino de la salvación. Jesucristo, obedeciendo al plan de Dios, fue crucificado para salvar a las personas. Siendo Hijo de Dios tuvo que padecer y morir en la cruz, para después resucitar. El mismo dijo en Jn 15,13: "Nadie tiene amor tan grande que el que da la vida por sus amigos". Jesucristo dio su vida por nosotros.

Dios nos enseña, por medio de los males a que la gente se tome más en serio que Dios existe y que después de esta vida viene la otra. Dios nos enseña a no estar pegados a los bienes materiales de este mundo y a pensar en el cielo. Pero sobre todo Dios nos enseña que las personas siempre debemos esforzarnos y luchar por construir un mundo mejor y debemos luchar contra las injusticias y los sufrimientos en el mundo. Debemos ayudar y solidarizarnos con los que sufren, debemos aportar el amor necesario para que los sufrimientos inevitables sean más llevaderos. Todo esto se puede conseguir si todos y cada uno de nosotros aportamos nuestro granito de arena para construir nuestra sociedad.

10. - Debemos de decir que cada persona se toma de diferente forma los males que le afectan. Por ejemplo cuando a alguien lo critican, uno puede sentirse muy afectado y hundirse en una depresión, y otro, ante una crítica semejante, aguanta el tipo y se ríe de lo que dicen los demás y no le afecta tanto. Con esto podemos afirmar que cuando una persona se toma muy en serio a Dios en su vida, no le afectan tanto los sufrimientos o la muerte de algún ser querido como le afectan a los que no creen. ¿Por qué? porque los creyentes están convencidos de que después del sufrimiento viene la recompensa, y siempre piensan que Jesucristo sufrió más. Por ejemplo la gente que está convencida de la existencia de Dios no suele tener miedo a la muerte, porque está convencida de que es un simple paso hacia la otra vida. Esta es la esperanza de los Cristianos, que los ateos y los agnósticos no la tienen.

Por otro lado los cristianos debemos trabajar para ayudar y consolar a los que sufren. Hay que ser comprensivos con los que sufren, los deficientes, los enfermos, los pobres, etc. Teresa de Calcuta nos ha enseñado que con el amor, con la fe, y con la esperanza se puede aliviar el dolor mucho más que con los medios técnicos sofisticados.

11. - Conclusión: Dios no es el causante de los sufrimientos humanos. Dios no quiere impedir el mal uso de la libertad de la gente que es el causante de los males morales, porque dejaríamos de ser libres. Tampoco quiere variar las leyes físicas y naturales que rigen el mundo y que provocan muchos males físicos.

Pero si que nos ha dado inteligencia y libertad para que luchemos contra el mal y no lo evitemos. El mundo iría mejor si empleáramos más a fondo nuestra inteligencia para predecir, prevenir y luchar contra el mal físico; y nos sirviéramos de la libertad tan sólo para hacer el bien y luchar contra el mal moral.

Por eso en vez de quejarnos tanto y decir que Dios tiene toda la culpa, reconozcamos nuestra culpa, y luchemos con nuestro grano de arena para rebajar el problema del mal. El sufrimiento es la cosecha que provoca la siembra del pecado en el mundo.

3.8. - EL AGNOSTICISMO

"Cada vez hay menos cristianos y menos ateos. Cada vez aumenta más el número de agnósticos". Esta afirmación se encuentra en un pequeño libro que se titula "¿Qué es ser agnóstico?", y que escribió en 1975 y el que luego sería importante dirigente socialista y alcalde de Madrid, profesor Enrique Tierno Galván.

El pensamiento agnóstico es una superación del pensamiento ateísta. Se basa fundamentalmente en esta ecuación:

1. - Sólo es real = Lo que se conoce

2. - Sólo se conoce = Lo que se puede comprobar empíricamente

3. - Todo lo que excede la razón = Es irracional

Por tanto: Realidad = Lo que se puede comprobar científicamente.

El Máximo representante del Agnosticismo es Tierno Galván. Para él ser agnóstico es reconocer que somos finitos sin más y aceptar este hecho. Ya no se echa de menos a ningún Dios. Él toma unas cuantas ideas del filósofo Wingenstein. Éste filosofo de Viena decía que sólo es real lo que se puede conocer científicamente, y lo que no se puede conocer, mejor es callarse. En este sentido, para Tierno Galván, como la Religión, la idea de Dios, la idea de Moral no se pueden comprobar científicamente, mejor es callarse. Dios no se puede demostrar que exista, tampoco se puede demostrar que no exista, por eso los agnósticos proponen: Vivir como si Dios no existiera. Al fin y al cabo eso es lo que hacen la mayoría de ciudadanos.

El sentido de la vida para Tierno Galván es disfrutar al máximo en este mundo e intentar construir un mundo mejor pero aquí en la tierra, puesto que él ya no cree en el cielo.

Otro Agnóstico llamado Sábada dice: “Ser ateo o no serlo está pasado de moda. Se puede creer por desesperación, originalidad, conveniencia o inercia, pero un hombre adulto e instruido debe despreocuparse de tales cuestiones”. “La religión es una cosa del pasado y en nada afecta a la conducta de los ciudadanos”. “Hoy día hasta muchos creyentes viven de espaldas a la fe”.

Un tercer representante del agnosticismo es Fernando Savater: “Hoy día las personas lo que buscan es el amor propio y el placer”. Cuanto más placer se logra, mejor. Hay que buscar siempre la buena vida, disfrutar al máximo del momento presente (Carpe Diem).

Con todo lo dicho anteriormente ya podemos hacernos una idea de lo que es el Agnosticismo: Podemos concluir que el Movimiento Agnóstico se caracteriza por excluir la pregunta sobre la existencia de Dios y basa su sentido de la vida en disfrutar al máximo del momento presente (de la finitud), o sea disfrutar a tope de los placeres de este mundo.

El Agnosticismo se diferencia del ateísmo en que los ateos buscaban argumentos para criticar la religión y demostrar la no existencia de Dios. Y sin embargo el agnosticismo no se plantea ni las preguntas, simplemente tratan de vivir como si Dios no existiera.

Sin embargo al agnosticismo le hacemos una crítica. Hemos visto que los agnósticos sólo consideran real lo que se puede conocer científicamente. Y esto es un error porque la ciencia no es el único modo de conocer que tienen las personas. Hay otros modos de conocer la pluralidad y a la riqueza de lo real. La ética, el arte, la experiencia religiosa., etc. Por ejemplo, el grado de amor que unos novios se tienen, no se puede conocer ni demostrar científicamente, sino que forma parte de otro conocimiento que no es científico y nadie puede negar que no exista.

3.9. - LA CULTURA DE LA INCREENCIA.

Todos los cambios de ideas en materia religiosa que se están dando en la sociedad europea en esta época, han generado una auténtica cultura de la increencia, que se difunde lenta pero constantemente a través de artículos de periódico, en debates televisivos o en propaganda directamente en contra de los valores cristianos.

Esta cultura de la increencia no tiene carácter violento (ya no se mata a nadie en España por ser católico, ni se queman iglesias ni se suprimen las fiestas religiosas, como en otras épocas). Pero sabemos que existe una oposición irreconciliable entre dos modos de ver el mundo y el hombre que se están enfrentando actualmente en nuestra sociedad. Estos dos modos son la cultura de la increencia y la cultura cristiana. Las dos se molestan mutuamente. Para la Iglesia, la presencia de la cultura de la increencia constituye un enemigo ideológico, ante cuyos efectos descristianizadores difícilmente puede defenderse, al no contar con los potentes medios de comunicación y de poder de que goza su adversario. Las ideas antireligiosas y las leyendas negras que circulan en torno a la Iglesia pesan mucho en la gente de la calle que no se para a pensar un poco más en profundidad (por ejemplo la condena de Galileo, etc.).

Pero también para la cultura de la increencia, la mera presencia de los creyentes, y las intervenciones cada vez más frecuentes de sus líderes religiosos en la vida pública, constituye un obstáculo que impide la consecución de sus objetivos de eliminar la religión de una vez por todas (este proceso se llama secularización). Veamos en este cuadro las dos diferentes visiones que tienen las dos culturas en algunos aspectos:

TEMA

Cultura de la increencia

Cultura de la fe

Sobre la creencia en Dios

- Creer en Dios está pasado de moda y no ayuda a humanizar la sociedad, sino más bien la reprime con sus ideas anticuadas.

- Creer en Dios y vivir sus valores ayuda a que la sociedad sea más justa y solidaria y que la gente sea más humana, más buena y más feliz.

La persona humana

- Para la cultura de increencia, el centro de referencia es el hombre como único absoluto.

- Para la fe, la vida del hombre debe de estar centrada en Dios y en el amor a los demás.

Sobre la persona de Jesucristo

- La figura de Jesús sólo se valora a partir de su compromiso en favor de los pobres. Su estilo de vida austero, su pasión por la verdad, su compañía con los marginados y la coherencia de su vida hasta morir por su mensaje. Lo que más atrae de Jesús es identificarlo con el guerrillero de América Latina, o al Jesucristo Superestar, etc.

- La figura de Jesús es además de un Hombre, el Hijo de Dios que dio su vida para salvarnos del pecado. Es verdadero Dios y verdadero hombre a la vez . Lo más importante de Jesús no fue sólo su compromiso por los pobres sino su salvación que se consumó en su sacrificio en la Cruz y en su resurrección.

Sobre el papel de la religión en la sociedad actual

- A los ojos de la increencia, la religión ya no tiene nada que hacer en una sociedad avanzada y su progresiva desaparición es una condición indispensable para la modernización del país.

- La cultura de la fe sabe que hay que trabajar por construir un mundo mejor, por eso la presencia de los Cristianos se considera cada vez más necesaria, precisamente porque hay tanto ateo, tanta falta de valores, tanta falta de amor, tanta injusticia y tanta insolidaridad. Por eso los cristianos saben que cuando más desaparezca la religión de las personas, más injusticia se cometerán y más avanzará el mal.

Sobre el papel de la Iglesia en la sociedad actual

- La cultura de la increencia piensa que la Iglesia ya no pinta nada en la sociedad y está pasada de moda. Está llena de dogmas y creencias imposibles de aceptar por la razón moderna, y que se desvían de la doctrina original de Jesucristo. Para los ateos, hay que acorralarla y procurar que no pueda hacer propaganda (un ejemplo, en muchos colegios se quita la cruz y se pone la cuatribarrada y esto lo consideran como signo de progreso). Se lucha contra la clase de religión argumentando que la sociedad en que vivimos es acofensional.

- Para la cultura de la fe, la Iglesia, formada por todos los bautizados, es necesaria para la sociedad actual y su mensaje se hace cada día más necesario para recordar a la sociedad moderna que no se olvide de Dios porque la ciencia y la técnica no pueden hacer feliz a la gente ni dan sentido a la vida, ya que no pueden responder a las preguntas más importantes del ser humano. La iglesia siempre recuerda a los ateos que el progreso no es eliminar las raíces culturales que hemos heredado y nuestras raíces provienen de una cultura cristiana.

Valoración de los cristianos

- De los cristianos sólo se valoran aquellos que trabajan en favor de los pobres. Por tanto se rechaza la religión en cuanto a tal, pero se valora el trabajo social de algunos de sus miembros.

- El trabajar por los pobres es importante pero hay otras dimensiones dentro de la Iglesia que también son muy importantes para los cristianos como la celebración, la oración, la Palabra de Dios, la enseñanza, el patrimonio, la cultura, la literatura cristiana, la santidad de vida, etc.

Sentido de la vida

- Para la cultura de la Increencia hay que vivir a tope el momento presente (Carpe Diem). Hay que pasarlo lo mejor que se pueda. Se busca el máximo placer en todos los aspectos de la vida. Se dice que cada uno haga lo que le dé la gana. Por eso, sin querer, se fomenta el consumo de drogas, alcohol, sexo, velocidad, juegos (de azar, electrónicos, vídeo consolas, de ordenador, concursos de la tele, etc.)

- Para la cultura de la fe, hay que aprovechar el momento presente, pero para pasarlo bien no es necesario tomar drogas, ni alcohol, ni engancharse a los juegos de azar,. Hay que fomentar otros valores y maneras más sanas de pasarlo por ejemplo viajes, excursiones, acampadas, convivencias...

- Evidentemente no hay que amargarse ni pasarlo mal. Nos lo podemos pasar muy bien y jugar, pero con moderación, sin imprudencias ni excesos.

Sentido de la vida

- La cultura de la increencia no ve otro destino que la vida en el mundo y su final será la muerte. Y por eso fomenta tanto el vivir a tope el momento presente.

- La cultura de la fe considera que el sentido de la vida es el encuentro definitivo con Dios tras la vida en este mundo. Y para ese encuentro ya nos preparamos desde aquí.

Metas que la gente se propone alcanzar

- Una de las características de la cultura de la increencia es el Vacío existencial. Ya hemos dicho que han aumentado el número de los indiferentes y ateos. Mucha gente vive su vida sin ninguna meta para alcanzar ni ningún motivo por el que luchar. Esto se llama vacío.

- Las únicas metas que hay para mucha gente es el dinero, el placer, el poder y el bienestar.

- La gente lo que busca es vivir bien y disfrutar y con esto, la cultura de la increencia está fomentando una sociedad sin valores (egoísta, injusta e insolidaria).

- Frente al vacío existencial se hace más necesaria la creencia en Dios y fomentar los valores cristianos

- Para los cristianos es necesario luchar siempre por un futuro mejor. No hay que cruzarse nunca de brazos. No sólo hay que pensar en el momento presente sino también en el futuro inmediato, y en el futuro de después de esta vida.

- Todo el mundo tiene derecho a vivir bien y a disfrutar en la vida

Sobre las consecuen- cias de fomentar el Carpe diem y no tener tiempo para pensar leer o otras actividades de tipo artístico y cultural

En la cultura de la increencia mucha gente solo piensa en pasarlo bien y disfrutar a tope y esto provoca que muchos ya no tengan tiempo para leer, ni para pensar, ni para hablar, ni para cultivar el espíritu, ni para el silencio y menos para Dios. Hasta en los momentos de ocio y silencio se tienen que llenar con algo: como los “Pasotas”, el vídeo - consolas, la televisión, la pasión por el fútbol, etc. La literatura, el arte, la estética, la religión quedan muy poco valoradas ya a las que se dedican poco tiempo.

- La cultura de la fe siempre ha afirmado que es bueno y sano para el cuerpo y la mente llenar los momentos de ocio con deporte, lecturas, arte y dedicar un poco de nuestro tiempo a rezar, y a pensar sobre nosotros mismos para mejorar nuestra vida.

- Para los cristianos es malo que la gente no piense, no lea, no reflexione, no hable con confianza con otros porque favorece el aislamiento y la increencia.

- Para los cristianos dejar la educación de las personas en manos de la televisión es perjudicial porque manipulan a la gente y les dicta lo que tienen que pensar, decir, consumir, vestir, divertirse, etc. y casi siempre estas cosas van contra los valores cristianos. Por eso es buena la lectura y los momentos para pensar.

Conducta moral. ¿Cómo hay que comportar- se?

- La conducta debe ser la propia de la “modernidad” y del “progreso”, que no suelen ser otra cosa que la resultante de las opiniones mayoritarias reflejadas en las encuestas sociológicas de opinión. Lo bueno es lo que la mayoría cree que es bueno.

- Para el cristiano, la conducta que debe seguir es la que propone Cristo en el evangelio. Y no dejarse arrastrar por lo que crean una mayoría, ni dejarse arrastrar por las opiniones de las encuestas. Por ejemplo, aunque una mayoría considere aceptable el aborto, los cristianos no lo aceptan porque lo prohibe el evangelio.

Sobre la conducta moral: ¿Quien me dice lo que está bien y lo que está mal?

- Para la cultura de la increencia y del ateísmo, es cada persona quien se hace sus leyes y sus normas. Esto significa que cada uno se constituye como señor del bien y del mal. El bien y el mal están condicionados por el amor propio y el placer personal, es decir, para muchas personas lo bueno es lo que a mi “me agrada”, “me apetece”, “me gusta”, “me sirve”, lo malo es lo que a mi me prohibe hacer lo que me apetezca.

- Pero ante el caos que esto supondría, lo que normalmente se hace es que se considera bueno lo que la mayoría cree que es bueno y malo lo que la mayoría así lo determina.

- Para la cultura de la fe es malo que cada uno se haga sus propias leyes y sus propias normas porque siempre tendrá en cuanta lo bueno para él antes que los demás y se hace insolidario.

- Esta concepción que fomenta la cultura de la increencia, para los cristianos está provocando: injusticias, insolidaridad, soledad, malos tratos, etc. Porque al fin y al cabo siempre se impone la ley del más fuerte. Por eso el cristianismo se pone en contra de esta idea tan común de que la gente se haga sus propias leyes. Para los cristianos hay que seguir las leyes de Dios que son el amor, la solidaridad y el respeto hacia la vida y los bienes de los demás. Cuanto menos gente cumpla las leyes de Dios, más injusticias habrá en este mundo

Sobre la solidaridad con los demás

- La cultura de la increencia predica la solidaridad y la justicia pero en el fondo mucha gente es insolidaria, porque nadie se preocupa de nadie y la idea predominante es que cada uno haga lo que le da la gana. Y al final se fomenta que cada uno piense en sí mismo, en su placer, en su bienestar y en su comodidad y los demás que se aguanten.

- La cultura de la increencia, con la idea de que cada uno haga lo que le de la gana, fomenta el individualismo y con esto cada uno se preocupa sólo de si mismo, su placer, su dinero y su bienestar, y se vuelve egoísta e insolidario, olvidándose totalmente de los demás.

- La cultura religiosa fomenta el amor a los demás, especialmente a los más débiles y necesitados.

- La cultura religiosa fomenta el grupo y las asociaciones precisamente para preocuparse de los demás y juntos caminar por el camino del bien, la justicia y la solidaridad.

- La cultura religiosa tiene muy claro que todos somos responsables de los males de este mundo y por eso no hay que ser individualista sino social. Es un deber de toda persona religiosa preocuparse de los demás, de los más débiles y necesitado. En ese sentido nadie como la Iglesia ha tenido tanta gente trabajando por los demás.

Visión sobre la sexualidad humana

- La cultura de la increencia fomenta muchas veces el Sexo fácil o Hedonismo. El sexo está en el mercado, en los anuncios, en las películas, en las revistas. Se vende sexo, aparecen revistas y videos, tiendas especializadas y hasta programas de ordenador. Con esto se fomenta más la separación entre sexo y amor.

- La sociedad nos marca los lemas: “No seas estrecho/a” lo que significa que hay que ser liberal y estar disponible para que pueda pasar de todo, en cualquier momento, con cualquiera y de cualquier forma.

- La idea básica que se fomenta es que cada uno haga lo que le dé la gana

- Esto choca frontalmente con la visión cristiana de la sexualidad, del matrimonio y de la familia. El amor deja de ser un proyecto entre dos personas que es como lo entienden los cristianos.

- Si el amor deja de ser un proyecto de vida se convierte, en muchos casos, en placer por placer. Se busca el contacto sexual y se valora lo instintivo y animal. Mucha gente se junta para disfrutar y cuando se cansan lo dejan. Esto no es correcto ni educativo para la cultura de la fe porque propicia la aparición de hijos sin padres, violaciones, abortos, agresiones sexuales, morbo, acoso sexual, pornografía infantil, tráfico de personas. Todo girando en torno al disfrute placentero y el dinero, separando sexo del amor.

Nuevos ídolos y dioses:

¿Qué es lo que adora la gente?

- La sociedad de la increencia, como no cree en Dios, los sustituye por nuevos ídolos. Estos son el dinero, el poder y el placer, riqueza y fama.

Pero también hay muchas personas admiradas, veneradas y adoradas por el resto de los mortales. Son toreros, princesas, multimillonarios, banqueros, actores, actrices, modelos, famosos/as, cantantes, deportistas. Se imitan sus peinados, su manera de vestir, sus chalets, sus coches…Se está pendiente de su dinero, de sus líos amorosos, de sus fiestas, etc. Todo esto forma parte de lo que se llama las revistas del corazón y ejercen una gran influencia sobre nuestra sociedad. Mucha gente está pendiente de estos nuevos ídolos.

- A estos nuevos dioses se dedica mucho tiempo, muchas lecturas, muchos programas y se sacrifican: la amistad, la familia, la fe, etc.

- La cultura de la fe ve con preocupación como la gente dedica más tiempo a enterarse de los líos amorosos entre famosos que de vivir y escuchar la palabra de Dios. No es bueno que la gente sustituya a Dios por estas cosas y que la gente ponga más empeño en imitar a famosos que en vivir imitando a Cristo.

El culto al cuerpo

La cultura de la increencia fomenta el Culto al cuerpo. La sociedad impone el criterio del cuerpo ideal con anuncios, dietas, vitaminas, perfumes, salones de belleza, clínicas privadas de estética, etc. Y la gente se deja arrastrar mucho por esta moda..

- Para la cultura de la fe, hay que cuidar el cuerpo, pero no hay que fijarse tanto en las apariencias externas sino en el interior de las personas. A una persona no se la ama por su físico sino por su interior.

- El culto excesivo al cuerpo conduce a una valoración superficial de la otra persona.

3.10 - LA CULTURA ACTUAL

Existen varios nombres para designar la cultura actual.. Entre los intelectuales se la suele llamar cultura postcristiana, posindustrializada, posmoderna, pluralista, aconfesional y sobre todo cultura de la increencia.

Esta cultura que se ha desarrollado fundamentalmente en Europa se expande hacia otras zonas del planeta. Antes de describirla hay de decir que en general la sociedad es un entramado complejo y difícil de describir, formado por países, regiones, personas, instituciones, ideas, etc. Por eso vamos a describir carácterísticas generales, aunque después cada aís, cada región y cada persona tiene sus rasgos particulares.

Veamos las características generales positivas de nuestra sociedad: Industrialización; Emigración; gran desarrollo de la ciencia y la técnica, grandes avances en medicina; emancipación de la mujer; gran desarrollo de los medios de comunicación; desarrollo de la publicidad y el marketing, gran desarrollo de la informática; desarrollo de la escuela obligatoria y de la universidad para mucha gente; desarrollo de las libertades y libertad religiosa en muchos países; consumismo, confort y comodidad; la unidad europea; concienciación ecológica; sensibilidad hacia los derechos humanos; desarrollo de valores como la tolerancia y la paz; la supresión de barreras para integración de todas las personas en la sociedad; denuncia de la injusticias; concienciación de que todo el mundo formamos una comunidad humana mundial, etc.

Pero junto a estas características positivas aparecen las negativas: Vivimos en la opulencia y al mismo tiempo en la miseria, la división entre ricos y pobre, norte y sur se acentúa cada vez más. Tenemos una sociedad capaz de erradicar la pobreza, el hambre y la miseria y en cambio éstos aumentan cada vez más. Tenemos una sociedad muy industrializada, informatizada y programada y en cambio cada vez hay más paro y la gente es menos feliz. Se aceptan los derechos humanos pero aumenta la violencia, la inseguridad ciudadana, las matanzas de los inocentes, los abusos, etc. Se potencia la ecología y se contamina más que nunca. Hay más posibilidades de vivir en el campo gracias a las comunicaciones y en cambio la gente se agrupa más y más en las ciudades. Se avanza en medicina y en cambio aparecen muchas enfermedades nuevas o incluso olvidadas. Se potencian las libertades y el respeto a las diferencias, pero se nos impone la manera de vestir, el consumo, las bebidas, los regalos, los perfumes, los juguetes, la comida…¡todo!. Parece que hay una cultura que trata de imponerse a las demás: la americana.

Se fomentan los valores de la tolerancia y la paz y en cambio hay un aumento de la violencia en todos los ámbitos de la vida. Estamos constantemente bajo la influencia de imágenes violentas que nos llegan a través de la televisión, periódicos, deportes, etc. Además hay una perdida de sensibilidad hacia la vida humana ya que ni siquiera nos afectan muchas de las terribles imágenes que muestra la televisión.

Han aparecido nuevos problemas sociales como el paro, terrorismo, narcotráfico, delincuencia, violencia, etc. Pero sobre todo hay un aumento de otros problemas sociales como parados de larga duración, los que han roto las relaciones familiares. Mucha gente suele marginar a los mayores y enfermos porque los considera como que ya no sirven. Esta concepción choca frontalmente con el Cristianismo que siempre valora a la persona como persona y nunca por lo útil que esta sea. La sociedad discrimina a los que ella considera como "inútiles". Aunque muchos estén concienciados en que hay que integrar a los disminuidos en la sociedad, por el contrario se los discrimina

Esto serían los grandes rasgos de la sociedad actual. Se podrían incluso destacar otros porque describir toda una sociedad es muy difícil pero aquí tenemos unos rasgos que están en la sociedad.

4. - LA RESPUESTA DE LAS CIENCIAS OCULTAS.

4.1. - Constatación de un hecho: el aumento de las ciencias ocultas en nuestra sociedad.

En un mundo tan científico y tecnológico como el que nos ha tocado vivir, se podría pensar que estas dimensiones ocultas de la existencia humana serían dejadas de lado en espera de una investigación rigurosa. Pero, paradójicamente, ocurre justamente lo contrario.

Se intenta penetrar en la oscuridad del destino humano a través de las artes adivinatorias como la quiromancia, el tarot o las cartas astrales. Proliferan los horóscopos en revistas y periódicos serios, y éstos son consultados cada vez con mayor avidez. Libros esotéricos, como las profecías de Nostradamus, están en todas las librerías y obtienen grandes éxitos editoriales. Igualmente se da una presencia regular en programas de radio o de TV sobre temas esotéricos que suelen tener mucha audiencia y salen una serie de personajes que ofrecen sus pretendidas dotes paranormales para adivinar el futuro, hacer o deshacer hechizos, etc.

Se vive igualmente una fascinación por lo curativo. Son muchos los que acuden con credulidad a curanderos o a sanadores dotados de poderes paranormales, que apelan a rituales más o menos religiosos o a viejos conocimientos de la sabiduría tradicional para producir la curación sorprendente. Cuando no, se cree ciegamente que brazaletes, colgantes o amuletos, dotados de propiedades magnéticas insospechadas que producirán con toda seguridad, alivio o curación de la enfermedad.

Lo sorprendente y misterioso aparece también vinculado al mal. En nuestra sociedad, tan reticente muchas veces a aceptar las doctrinas cristianas sobre Dios, la salvación del hombre, el pecado y el mal, se vive la fascinación de los relatos de casas encantadas, espíritus que molestan a la gente, de posesiones diabólicas, de exorcismos o de cultos satánicos. Ciertas películas sobre el diablo (un ejemplo es la famosa película sobre el Exorcista) gozan del favor de un sector del público y en ellas se mezclan el espanto ante las fuerzas diabólicas con la violencia y el sexo. Y tampoco faltan noticias en los periódicos de prácticas de magia y misas negras, con resultados muchas veces de aberraciones sexuales y de muerte.

Finalmente, la fascinación por lo misterioso alcanza su cumbre en la atracción que provocan todas las informaciones relacionadas con los ovnis y los seres de otros mundos. No se trata aquí de hipótesis científicas sobre la posibilidad de vida en otros lugares del universo, sino de la creencia extracientífica, alimentada por revistas especializadas, de encuentros y mensajes tenidos con personajes de planetas lejanos, a los que se les dota de cierto halo sobrenatural. Hay revistas como Más Allá o Muy interesante, o las series como Expediente X que tratan constantemente estos temas. E incluso se ha llegado a mezclar la creencia de los extraterrestres con la Biblia de tal manera que muchos creen que los ángeles de los que habla la Biblia son extraterrestres y cosas extraordinarias que cuenta el A.T. fueron los ovnis.

Esta fascinación por lo misterioso hoy día en cualquiera de las variantes anteriormente estudiadas, es, si se observa más detenidamente, un intento de dar sentido a su vida y de entrar en relación con el Misterio de la existencia. El hombre moderno se muestra, la mayoría de las veces, indiferente ante las creencias religiosas tradicionales, pero sigue buscando en lo paracientífico, en el más allá, en lo oculto (en definitiva en lo que no se puede comprobar científicamente), las huellas de lo sagrado, intentando a su vez dominarlo por procedimientos dudosamente racionales, cuando no claramente mágicos. En definitiva se busca las respuestas a las preguntas sobre el sentido de la vida.

4.2. - Un esquema de las ciencias ocultas

Nosotros vamos a estructurar mediante un esquema todo lo que entraría dentro de lo que llamamos el Más allá:

1. - Más allá de lo normal (Llamado normalmente Paranormal):

- Poderes extrasensoriales: Poderes que pueden desarrollar algunas personas y que van más allá de los de sentidos. Nos referimos a cosas como la levitación o la telequinesia (es decir, trasladar objetos utilizando simplemente la mente).

- Percepciones extrasensoriales: Nos referimos percepciones que pueden ser captadas por alguien que aun no tienen explicación como por ejemplo la Telepatía (comunicarse a través de la mente) y clarividencia (intuir con antelación algo que va a ocurrir). Sabemos que los animales presienten el peligro mucho antes que las personas, eso significan que han desarrollado un sentido más que las personas, aunque también las hay que presienten peligros o cosas que pasan.

- Instintos desarrollados. Hay gente que sí que desarrolla algún sentido por encima de otras personas, es el caso de los zahoríes que son capaces de encontrar agua con una rama de árbol.

2. - Más allá del Tiempo y del Espacio:

- Adivinación (descubrir el futuro) a través de los Naipes, tarot, sueños, líneas en la mano…

- Astrología: Trata de descubrir la influencia de los astros en las personas.

- Horóscopos: La influencia de las constelaciones y la posición de los planetas en la vida de las personas.

- Extraterrestres: Hay mucha gente que vive obsesionada con la presencia de seres de otros planetas, que han visto OVNIS, que han sufrido perdida de tiempo, aducciones, etc. Hay años que suele estar más de moda este tema.

3. - Más allá de lo racional y de cualquier explicación científica:

- Superstición: se trata de un reflejo del miedo (evitar las cosas que se cree que trae mala suerte como por ejemplo el cruzarse un gato negro, o el romper un espejo...)

- Cadenas mágicas o cadenas de oración. Se refieren a las cartas que a veces envían con una peseta y te recomiendan que envíes treinta cartas con una peseta cada una porque si no todo te saldrá mal.

- Espiritismo, contactar con los espíritus que están en la otra dimensión.

- Magia: Dominar los poderes de la naturaleza, y los espíritus por medio de ritos y fórmulas.

- Magia Negra: Dominar las fuerzas ocultas de la naturaleza para hacer daño a otras personas de una manera directa.

- Hechicería, brujería y vudú. Es tan antigua como el hombre, se trata de intentar captarse los favores de las potencias invisibles que actúan en el mundo a través de fórmulas

- Curanderos (mediante ritos extraños o técnicas orientales intentan curar a las personas, aunque ellos muchas veces dicen que lo que hacen es descargar a las personas de la energía negativa).

- Posesiones diabólicas. Es muy famosa la película de “el exorcista”.

- Médium o como dicen en los pueblos “esa persona tiene luz”, se refiere a los que son capaces de contactar con los espíritus.

- Milagros (curaciones sin ninguna explicación científica)

- Apariciones de la Virgen.

4. - Más allá de la conciencia:

- Meditación trascendental para dominar el cuerpo, la respiración ( es el ejemplo de esos espectáculos en el que un hombre se mete en una pecera atado y sumergido y tiene que desatarse), controlar el dolor (es el caso de los fakires), entrar en trance, etc.

4.3. - El Cristianismo desconfía de las ciencias ocultas.

A - Con respecto a los sucesos paranormales, el Cristianismo ha desconfiado siempre de todas estas ciencias ocultas y, de hecho, para reconocer como auténticos muchos fenómenos paranormales como por ejemplo: los milagros, las apariciones de la Virgen, las visiones, las casa encantadas, las posesiones diabólicas, los estigmas de un santo, etc., ha tenido que realizar largas investigaciones. Por regla general el Cristianismo no se fía de estas cosas porque hay mucho fraude en estos asuntos. El mismo Mateo en Mt 24,24 ya nos advierte: "surgirán muchos falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos..." Sin embargo si que ha reconocido como auténticos algunos milagros y apariciones, pero sólo algunos por ejemplo Fátima o Lourdes.

B - Con respecto a los adivinos, la Biblia tiene palabras muy severas de cara a ellos. La magia no es buena para el hombre: le engaña y le esclaviza. En Dt 18,10-11 dice: "No debe haber en ti (se refiere al pueblo de Israel) quien practique adivinación, hechicerías o magia, ningún encantador ni consultor de espectros, ni adivino ni evocador de muertos" y en Dt 18,14-15 advierte: "Porque las naciones que tu vas a desalojar de tu tierra escuchan a astrólogos y adivinos. Pero a ti, tu Dios no te permite semejante cosa. Yahvé tu Dios pondrá en medio de ti a uno como profeta, escogido de entre tus hermanos a quien debéis escuchar". La Biblia es muy clara a la hora de advertir que el creyente debe seguir a Dios y solo Dios basta (como decía santa Teresa de Jesús). Lo otro no es bueno para el que cree en Dios y quiere seguir el camino que nos enseñó Jesucristo.

C - Con respecto a la idea de que en los astros se encuentra el porvenir de alguien "inscrito" de antemano, o la influencia de los astros en las conductas de las personas, el cristianismo no lo puede aceptar porque esto significaría que las personas no son libres y por tanto no son responsables de sus actos. Y esto no es correcto. Las personas deciden obrar el bien o el mal según su propia libertad y no bajo la influencia de los astros. Y si algún día tienen mala suerte y otro buena suerte no se debe a la posición de los astros. La Biblia advierte a los que confían más en los astros que en Dios estas duras palabras: ¡Quédate con tus sortilegios y tus muchas hechicerías!, que se presenten y te salven los que observan las estrellas y hacen predicciones cada mes sobre lo que va a suceder. Pero son (los adivinos y magos) como paja que devora el fuego; no te salvarán del poder de las llamas..." (Isaías 47, 42-44).

D - Con respecto al Espiritismo, está claro que la muerte no es el final de la vida sino que después de la muerte la vida continúa. Eso es lo que nos enseña la Biblia. Lo que pasa es que muchas almas, cuando se separan de los cuerpos, tienen que pasar por un periodo de purificación (que los cristianos llaman Purgatorio) hasta llegar a encontrarse con Dios. Mientras los difuntos caminan purificándose hacia Dios, los vivos, desde la tierra les ayudamos con misas y oraciones para que el Señor borre sus pecados y entren al cielo. Evidentemente, el terreno de los muertos pertenece a Dios y los hombres no deben de interferirse en él. Pero esta concepción cristiana choca con los espiritistas que desean contactar con los espíritus de los muertos para pedirles consejo o información.

Evidentemente hay mucho fraude en este asunto, pero quitando el fraude, hay que reconocer que también hay sesiones en donde de verdad se contacta con algo. La explicación no está clara y de hecho mucha gente se lo cree y otro no se lo creen porque no se puede demostrar científicamente. Lo que si que nos advierte la Biblia en Dt 18,10-11 es: "No debe haber en ti (se refiere al pueblo de Israel) quien practique adivinación, hechicerías o magia, ningún encantador ni consultor de espectros, ni adivino ni evocador de muertos". Y en Dt 18,14-15 advierte: "Porque las naciones que tu vas a desalojar de tu tierra escuchan a astrólogos y adivinos. Pero a ti, tu Dios no te permite semejante cosa. Yahvé tu Dios pondrá en medio de ti a uno como profeta, escogido de entre tus hermanos a quien debéis escuchar". Debemos pensar que si la Biblia y el Catecismo de la Iglesia prohiben el Espiritismo se debe a que no es un juego interferirse en el terreno de los difuntos. Y el que juega con fuego ,acaba quemándose.

Desde el punto de vista médico, lo que si que sabemos es que en algunas personas, la práctica del Espiritismo, tiene efectos nocivos para la salud mental. Hay gente realmente angustiada por el miedo que pasan y que tienen. Y es que la mayoría de los espíritus que supuestamente contactan son los llamados "malos espíritus" porque los buenos ya están con Dios.

Por tanto, lo que de verdad deben hacer los cristianos es rezar a sus difuntos, y creer en lo que dice el Credo: Creo en la comunión de los santos, en la resurrección de la carne y la vida eterna..., pero deben abstenerse de estas prácticas porque entran en contradicción con el respeto y la aceptación que el cristiano debe únicamente de Dios. Esta claro que muchos acuden al espiritismo por ignorancia, pero el que, de verdad, cree en Dios no necesita recurrir a ninguna ciencia oculta para saber el futuro o conseguir lo que sea. Los cristianos no creemos en el destino predeterminado, puesto que el Espiritismo y la Magia lo que buscan es averiguar el destino para cambiarlo o influir en él. Los Cristianos creemos en la providencia divina.

E - Por último con respecto a la idea de reencarnación hay que decir que es una idea muy difundida en las religiones orientales (el Budismo y el hinduismo). Ellos piensan que el alma se va encarnando en sucesivos cuerpos hasta llegar al feliz Nirvana (un gran todo cósmico donde se funde todo aquel que ha cumplido fielmente el ciclo de renacimientos). Los cristianos creemos en la resurrección de los muertos y en la vida eterna, y no en la reencarnación, porque así nos lo ha enseñado Jesucristo. Y al final de nuestra vida nos espera el cielo y no el Nirvana, pero si alguien se ha portado muy mal, su lugar será el infierno.

4.4. -¿Por qué han aumentado la creencia en las ciencias ocultas hoy día?

Los ateos, los científicos y las personas religiosas, ante el aumento espectacular de las ciencias ocultas y de las creencias en estas, se preguntan ¿Por qué resurgen las ciencias ocultas en la actualidad?, ¿Cómo es posible que en una sociedad moderna, científica y aconfesional aumenten estas creencias?. Podemos dar varias respuestas:

1. - Esta fascinación por lo misterioso hoy día, en cualquiera de las variantes anteriormente estudiadas, es, en definitiva un intento de dar sentido a la vida.

2. - El hombre moderno se muestra, la mayoría de las veces, indiferente ante las creencias religiosas tradicionales, pero sigue buscando en lo paracientífico, en el más allá, en lo oculto (en definitiva en lo que no se puede comprobar científicamente), las huellas de lo sagrado, intentando a su vez dominarlo por procedimientos dudosamente racionales, cuando no claramente mágicos. Y la razón es porque la ciencia y la técnica avanzan mucho, pero no hacen felices a las personas.

3. - Porque la gente, aunque se declare atea y no acepte las religiones tradicionales, siempre necesita creer en algo. Hay una necesidad de los religioso. Es imposible que se de un "ateo" en estado puro, es decir que no crea en nada.

4. - Además, hay que señalar el gran problema de la sociedad actual, ya que tal y como está montada, obliga a mucha gente a prepararse muy bien en el terreno de sus estudios y de su trabajo, pero muchas veces no hay tiempo para preguntarse por las preguntas del sentido, ni hay tiempo para reflexionar ni pensar. ¿Qué pasa? Que la gente es muy sabia en su terreno pero muy analfabeta en cuestiones religiosas y existenciales porque no se han preocupado de aprender, ni de pensar, ni ha tenido tiempo, ni nadie les ha enseñado la doctrina cristiana. Por desgracia esta es la mejor manera de preparar la clientela para los magos, espiritistas y adivinos.

Todo esto obliga a los cristianos comprometidos a tomarnos más en serio y explicar siempre y en cualquier lugar nuestras creencias en Cristo, en la Resurrección, en la vida eterna, en la comunión de los santos, en el cielo, en el purgatorio y en el infierno.

4.5. - ¿Qué dicen los científicos acerca de las ciencias ocultas?

Ya hemos dicho que estas “ciencias ocultas” se suelen presentar a la gente como verdaderas ciencias. Pero no se pueden comprobar científicamente. Por eso muchos científicos las califican como “Pseudo - Ciencias” porque no se basan en el método científico puesto que tratan temas que van más allá de lo científico. Pero en muchos casos lo que predomina es el error, la superstición y en el fraude. Aunque muchas gente crea en ellas, no se pueden comprobar científicamente.

Vamos ahora a ver este artículo publicado en el diario el País el 30-10-1990 por el catedrático de física de la Universidad de Valencia.

“Desde hace algunos años, astrólogos, quirománticos y otros futurólogos desarrollan una “ofensiva” en los medios de comunicación sin que, hasta ahora, se haya dado el saludable contrapeso crítico… Hay que esclarecer los verdaderos términos del debate entre astrología y astronomía. No se trata de dos teorías científicas que compiten por descubrir el mismo fenómeno. Por el contrario, la renuncia de la astrología al método empírico hace que surjan muchos aspectos de la vieja polémica entre religión y ciencia… Muchos partidarios de la astrología muestran como rasgo su deseo de creer… Esa fe suele ir acompañada de un rechazo a la ciencia, a la que censuran su incapacidad de satisfacer las aspiraciones de los hombres… Olvidan que la ciencia se ocupa de las leyes de la Naturaleza, no de la felicidad humana… Hace siglos la astronomía se separó de la astrología, como la química lo hizo de la alquimia. A pesar de ello hoy florecen la astrología, el tarot, las cartas y otras doctrinas inútiles. Los médium y quirománticos se arropan con títulos misteriosos expedidos por universidades fantasmas - nunca mejor dicho - para llenar sus consultorios abusando de la angustia y credulidad humana y sacándoles el dinero. La actitud de los medios de comunicación es lamentable, cuando no son cómplices…¿Podría la astrología ser una ciencia?. Si la astrología es el conjunto de “conocimientos” que permiten predecir los avatares humanos a través de los astros, la respuesta es que no… Hace pocos años, la revista científica "Nature" publicó una experiencia de un grupo de astrólogos británicos, muy prestigiosos: El número de aciertos estuvo muy por debajo de la estadística con que debían producirse… Entre tanto, y mientras no se aporte ningún hecho cierto, la astrología, lo paranormal y las “ciencias ocultas” no merecen otro calificativo de “dogmas seudocientíficos” basados en el error, la superstición, y, con demasiada frecuencia, en el fraude. José A. de Azcárraga

5. - LA NEW AGE (la Nueva Era).

A pesar de la increencia reinante y de la crisis de las religiones tradicionales, en nuestra sociedad, se está produciendo un auge de nuevas formas religiosas. Y es que ya dijimos que el hombre es un ser religioso. Necesita de la religión y la busca para dar sentido a su vida. Y si está cansado de las religiones tradicionales, la buscará en los nuevos movimientos religiosos como las sectas o lo que se ha puesto ahora de moda: la New Age (Nueva Era).

5.1. - ¿Por qué se llama New Age (Nueva Era)?

La New Age, es un movimiento religioso - cultural, sumamente complejo. Pero se llama Nueva Era porque estamos a punto de presenciar el paso del sol del signo Piscis al de Acuario. Para los integrantes de este movimiento han fracasaron las visiones racionalistas y materialistas del pasado. Ahora se impone la primacía de lo espiritual. Atrás quedaron la era de las antiguas religiones e imperios de Mesopotamia (cuando el sol estaba en la constelación de Tauro), del judaísmo (cuando el sol pasaba por Aries), de la religión cristiana dogmática (cuando el sol está en la constelación de Piscis), y amanece, finalmente, un ciclo nuevo (una nueva era) ... En el 2.160 entrará el sol en la constelación del signo Acuario. Entonces una nueva religiosidad, capaz de reconciliar las Iglesias y todas las religiones, será la luz de hombres y mujeres nuevos.

5.2. - ¿Cuáles son las características principales de la Nueva Era?

La primera característica que presenta el movimiento es la gran desconfianza hacia el progreso. Por efecto de una industrialización descontrolada durante los dos últimos siglos, nuestro planeta se está viendo seriamente amenazado por los efectos de la polución ambiental, los cambios climáticos, la deforestación y la destrucción de la capa de ozono. Ello ha despertado en las personas más avisadas la preocupación por la ecología y el compromiso en favor de la defensa de la naturaleza. Es más, la tierra comienza a considerarse como un ser vivo que hay que cuidar y que transmite una fuerza vital a las personas. La New Age concibe la Tierra como un ser divino pero al mismo tiempo necesitado de cuidado. Se vuelven a las ideas ancestrales de la diosa Madre Tierra.

Los integrantes de este movimiento suelen ser contrarios a la energía nuclear, a las guerras, y se consideran ecologistas, pacifistas, feministas. Fomentan la medicina naturista o las nuevas terapias psicológicas (yoga, magnetismo...), además realizan prácticas de relajación, meditación, gimnasia china, dieta vegetariana, y creen en ciencias ocultas y astrología, reencarnaciones, etc. Una de las representaciones más características de este nuevo movimiento es la música de relajación llamada también Música New Age. En definitiva lo que buscan sus integrantes es una vida diferente y feliz en nuestra sociedad.

Ante esta sociedad marcada por el estrés, se buscan nuevos horizontes y nuevas alternativas para ser feliz. Buscan siempre un mayor desarrollo personal y de unas nuevas relaciones con los demás y con la naturaleza. Las prácticas que se ofrecen para conseguirlo son muy variadas y constituyen en su conjunto un nuevo estilo de vida, que se caracteriza por "defender una vida suave, sana y placentera; mantener actitudes pacifistas, no violentas, respetuosas y dialogantes; la búsqueda de la sabiduría, de la ampliación de la conciencia y de la interioridad; la práctica de la relajación y de la meditación; la defensa del medio ambiente, la utilización de medicinas alternativas, la vuelta a la autenticidad de la naturaleza"

Aunque no es una religión propiamente dicha puesto que el movimiento no cuenta con una organización central, ni con una jerarquía definida, ni con unos dogmas o ritos determinados, sin embargo tiene formas religiosas.

- Conciben a Dios como una fuerza o energía, presente dentro del mundo (esta idea tomada de la religión hinduista se llama Panteísmo). Esta concepción de Dios se aleja de la fe cristiana porque nosotros creemos en un Dios personal, que está fuera del mundo y nos ama y nos salva.

- La Nueva Era elimina la salvación que hizo Cristo por nosotros diciendo que el hombre se puede salvar con sus propias fuerzas, practicando una transformación interior. Esto también es erróneo para los cristianos, puesto que nosotros creemos que Dios envió a su Hijo para salvarnos del pecado y enseñarnos el camino que debemos seguir. Pero el que nos salva es él. Nosotros tenemos que creer en él, y Dios con su gracia nos ayudará a eliminar el pecado, y con sus sacramentos nos ayudará a ser santos.

- En la nueva era se intenta transformar el “Yo” mediante una serie de etapas de superación de conciencia. Se superarán las causas de división que están dentro del mismo individuo: se superará la división entre el hemisferio izquierdo (la razón y la lógica) y el hemisferio derecho (lugar del sentimiento, arte e imaginación). La nueva era traerá una época de paz y un mundo más fraternal.

- La Nueva Era no quiere ser una Religión, en el sentido tradicional de la palabra, sino la superación de todas las religiones que hasta ahora han existido. Los cristianos no deben seguir este movimiento, basado en creencias orientales, aunque se pueden aprender cosas positivas como por ejemplo: hay que promover una reconciliación mundial en el que se superen las divisiones y enfrentamientos de la humanidad, Hay que superar la cultura de la violencia, hay que defender la Naturaleza...

10

21

El sentido de la vida