El señor de las moscas; William Golding

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Alegoría de la crueldad y maldad humana. Moral. Liderazgo. Argumento y temas. Personajes

  • Enviado por: Jesus Navarro
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

1.- BIOGRAFÍA DEL AUTOR

William Golding novelista británico del siglo XX (1911-1993), escribió El señor de las moscas en 1954. Su padre era ateo y él era calvinista, ateo y pesimista. Otros títulos fueron: The inheritos (1955), The piramid (1967), Rites of passage (1980). Recibió el Premio Nobel de literatura en 1983.

2.- ARGUMENTO

EL TOQUE DE LA CARACOLA

Un chico rubio caminaba por un trecho de roca cuando se encontró a otro chico, gordo y bajo que salía de la selva que, además, llevaba gafas de cristal gordo, al que llamaban Piggy por su parecido a un cerdito. Ralph, el chico rubio, le ayudó y ambos se dirigieron a una especie de laguna del centro de lo que parecía ser una isla.

Ralph encontró allí una caracola y después de varios intentos, la hizo sonar con mucha fuerza y su sonido inundó los alrededores. Al cabo de unos instantes una comuna de niños pequeños, de edades comprendidas entre los 6 y los 8 años, aparecieron de entre las ramas con curiosidad de saber que producía aquel sonido ensordecedor. Más tarde apareció un grupo de niños de las edades de Ralph y Piggy, uniformados y con aire muy marcial. A su cabeza estaba Jack Merrydew Que se acercó a Ralph a saludarle.

Se propuso como jefe a Ralph a lo que accedió, de mala gana, Jack ya que él quería ser el jefe. Ralph, Jack y un miembro del grupo de Jack llamado Simon subieron a lo alto de una montaña para ver si en realidad estaban en una isla y como era efectivamente una isla, Ralph decidió que deberían tener un fuego que diese humo como una señal para los barcos que pasasen por esa zona.

FUEGO EN LA MONTAÑA

El grupo hizo un plan, todos subirían y harían fuego en lo alto de la colina y grupos de muchachos vigilarían que no se apagase, otros tendrían siempre agua en cocos para cuando tuvieran sed, otros, como el grupo de Jack, se ocuparían de cazar a cerdos salvajes y el resto, construirían refugios para la noche. Hicieron el fuego gracias a las gafas de Piggy que utilizaron como una lupa. Sin darse cuenta ardieron una gran cantidad de isla y un chico murió a causa del incendio.

CABAÑAS EN LA PLAYA

El plan no funcionaba, los cazadores no ayudaban nada a las otras tareas como la construcción de cabañas en la playa para refugiarse. El fuego estaba apagado la mayoría del tiempo, todo el mundo estaba como si fuera una fiesta, se bañaban, jugaban en la arena. Además, no podían contar con los peques que no hacían otra cosa que jugar y comer.

ROSTROS PINTADOS Y MELENAS LARGAS

Un día salieron los cazadores con Ralph. Cuando estaban tras las huellas de un gran cerdo, Ralph divisó en el horizonte un barco y miró a la montaña, no había señal de humo. Ralph se enfadó con los mellizos que deberían estar al tanto de las llamas, aunque Jack cazó un gran cerdo, Ralph estaba muy disgustado, pensaba que a nadie le importaba que los rescatasen, sólo el hecho de cazar les importaba.

EL MONSTRUO DEL MAR

Por las noches los niños tenían pesadillas a causa de un monstruo imaginario al que temían y llamaban “la fiera”. Ralph decidió formar un grupo e ir a la zona no explorada de la isla y darla caza.

EL MONSTRUO DEL AIRE

Descubren una zona pedregosa bastante acogedora con cuevas, pero ni rastro de “la fiera”. Al volver descubren un cerdo salvaje al que quieren dar caza. Jack y su pandilla ya habían cazado algún cerdo tiempo atrás, pero Ralph no. Ralph le da con la lanza en el hocico, lo que propicia la huida del animal.

SOMBRAS Y ÁRBOLES ALTOS

Al volver a los refugios descubren que el fuego no está encendido, por lo que Ralph, que era el que estaba más preocupado por salir de la isla, se enfada mucho. Sam y Eric, los mellizos, estaban en la colina cuando la supuesta fiera los atacó y salieron huyendo. Ralph, Jack y Simon subieron a la colina. Era de noche y Ralph apenas veía. De repente Ralph se cruza con “la fiera” y sale corriendo perseguido por Jack y Simon.

OFRENDA A LAS TINIEBLAS

Convocan una asamblea en la que Jack decide irse por su cuenta y formar una especie de tribu con sus antiguos compañeros, con todos menos Sam, Eric y Simon. Ellos se dedicarían a cazar y a pintarse la cara durante todo el día sin preocuparse por el rescate. Por cada cerdo que matasen, colocarían su cabeza en un palo para que la fiera no les atacase a ellos.

UNA MUERTE SE ANUNCIA

Simon se acercó a la zona de la tribu y observo a la cabeza del cerdo, El señor de las moscas, que le hablaba cosas extrañas, Simon perdió el conocimiento y al despertarse se dirigió a la montaña y descubrió que “la fiera” no era más que un cuerpo atado a un paracaídas, el cual por la fuerza del viento le levantaba y a causa de eso, parecía tener vida.

Abajo en la zona del grupo de Ralph, habían encendido un fuego para tener humo que alertara a los barcos de su situación. Por la noche el grupo de Jack se llevaba ramas encendidas para poder asar a los cerdos que cazaban, lo que no sentaba nada bien a Ralph y compañía.

Un día Jack invitó a toda la isla a un festín a lo que acudieron todos. Esa noche la tribu estaba comiendo y bailando, hacían una especie de rito y parodiaban la muerte del cerdo. De repente apareció desde la maleza una sombra y todo el mundo se abalanzó sobre ella hasta matarla. Era Simon pero nadie se dio cuenta hasta que estuvo muerto.

LA CARACOLA Y LAS GAFAS

Al día siguiente Ralph y Piggy hablaban sobre el tema con los mellizos quitándose la culpa de la muerte y atribuyéndosela a la tribu de Jack. Ese día decidieron que la hoguera sólo estaría encendida por el día.

De noche, como el fuego estaba apagado, la tribu de Jack no pudo llevarse ninguna rama encendida y tuvieron que quitarle las gafas a Piggy. Él ya no podría ver el mundo con claridad sin sus grandes gafas.

EL PEÑÓN DEL CASTILLO

Ralph decidió ir a la zona de la tribu para hacerlos entrar en razón. Que le devolvieran las gafas a Piggy sería una condición fundamental. Llevaron la caracola con sigo, la portaría Piggy, y hablaron con Jack. Este mandó coger a los mellizos y Roger lanzo una gran piedra sobre Piggy y le mató, como Piggy llevaba la caracola, ésta quedó reducida a cenizas.

Ralph se enzarzó en pelea con Jack, pero tuvo que salir huyendo para que Jack no le mataran a él también.

EL GRITO DE LOS CAZADORES

Volvió al día siguiente, los mellizos estaban vigilando la zona, subió a hablar con ellos y ellos le dijeron que tuviera cuidado, que irían a por él y que estaban obligados a recibir ordenes de Jack. Él les dijo que se escondería en los matorrales de las cercanías del castillo de la tribu.

Al día siguiente Roger sacó la información a los mellizos, la situación de Ralph ya era conocida por la tribu y todo el grupo se dirigió, ocupando toda la horizontal de la isla en busca de indefenso Ralph. Éste tenía una lanza con dos puntas, que había sacado del cerdo empalado, para defenderse con él y mataría a todo aquel que se acercase a su escondite. Alguien introdujo la mano en su dirección y Ralph obró en consecuencia clavándole la lanza todo lo que puso, y luego salió huyendo. Se dio cuenta de que Jack había mandado incendiar el bosque y así hacerle salir mediante el humo sofocante. Se volvió a esconder y cuando alguien se acercó salió huyendo hacia la laguna donde encontró un oficial de la marina. Jack llegó y vio al hombre asombrado. Después de todo, podrían volver a casa.

Fin

3.- PROBLEMÁTICA EXPUESTA EN LA NOVELA

Nada más llegar a la isla y reunirse todos, surgen los problemas, quien será el jefe, como se organizarán para sobrevivir...

Para sobrevivir es necesario organización, cada cual que haga su trabajo y no estorbe a los demás, ni reste posibilidades a los otros, ni tache de innecesario una acción tan sólo por que no le guste a él, ni tampoco excluya a nadie de la sociedad por su aspecto físico.

El problema surge cuando se piensa que son unas vacaciones pagadas, y no una situación de supervivencia en la que hay que adaptarse para sobrevivir y hay que actuar condicionado por los recursos que se tengan, y no dedicarse al ocio y esparcimiento mediante juegos y diversión.

Luego está el problema de las posiciones opuestas. Si una piensa que deberían hacer humo para salir, el otro piensa que hay que cazar, como piensan Ralph y Jack, respectivamente, que influyen al resto de muchachos.

Piggy, es el único que piensa con sentido común e intenta inculcar sus ideas, para poder sobrevivir y salir de aquella isla No se precipita en sus conclusiones y su forma de actuar es, casi siempre, la correcta.

Los dos líderes intentan que sus ideas sean acogidas por el resto de chavales y llegan a formar dos sociedades de rasgos muy diferentes. La sociedad de Ralph es la más dialogada, se reúnen para discutir las reglas, organizan sesiones para organizarse y cada uno da su palabra a los demás, es una sociedad parlamentarista. Por el contrario, está la sociedad de Jack, el único jefe, el mandamás, el dicta y los demás obedecen, no hay libertad, es una dictadura.

La sociedad necesita un jefe que organice la gente y proponga leyes, no es tanto un jefe, es más un portavoz del grupo que expone ideas, las cuales se aprueban o desaprueban.

Cada sociedad tiene unas reglas que han de cumplirse. En la sociedad de Ralph, la principal regla es la del humo, la de poder mantener una señal en el cielo para poder así ser rescatado. En cambio, están las reglas de Jack, que se podrían resumir en dos:

  • Jack siempre tiene la razón

  • Si no tuviese razón, aplíquese la primera regla

  • Los chicos piensan de manera diferente al no tener a sus padres detrás para decirles lo que deben o no deben hacer, simplemente dejan correr su imaginación y hacen lo que les viene en gana al no tener a nadie que se lo impida.

    Como situación de justicia se podía tomar la parte en la que Jack le quita las gafas a Piggy y este pide lo que es suyo. Libertad, como cuando Jack tiene de rehenes a los mellizos y les obliga a obedecerle. Igualdad, la que pide Piggy , él no quiere ser rechazado por su aspecto. Solidaridad, la que pide Ralph en la construcción de las cabañas de la playa a los cazadores de Jack. El autor utiliza bastantes ejemplos, por lo que se deduce que considera importantes estos principios.

    Un caso de coacción podía ser, la obligación que impone Jack a los mellizos que deben patrullar y pintarse la cara como el resto de la tribu. El segundo sucede cuando Roger obliga a los mellizos a decir donde estaba escondido Ralph, en la parte final del libro.

    La sociedad de Jack es una sociedad primitiva, se pintan y solo cazan por diversión, y piensan que los demás, los que no están con ellos, están contra ellos, y deben destruir la otra sociedad más racional y con más dialogo.

    El símbolo de la sociedad de Ralph, es la caracola, que representa la unión, el dialogo y la coordinación, la libertad y la solidaridad. Por el contrario, el símbolo de la sociedad de Jack, es la lanza de dos punta con la cabeza del cerdo en una de ellas, símbolo de la muerte, el miedo y la autoridad.

    4.- OPINIÓN PERSONAL

    SOBRE LA PROBLEMATICA

    Los problemas que se exponen en este libro sobre la imposibilidad del hombre de relacionarse con otras personas de manera normal en situaciones de peligro, simplemente utilizando los impulsos primarios, hace pensar en el problema que tiene el hombre, él es su propio enemigo. Éste libro hace reflexionar sobre la incapacidad del hombre de actuar, en momentos de supervivencia, reflexionando sobre la mejor manera de llevar la situación dando como resultado la actuación irracional, volviendo al hombre de las cavernas y produciéndose unos resultados nefastos, ya que al actuar instintivamente se necesita saber que yo soy el que tiene la razón y si no estás conmigo, estás contra mi. La forma de actuar que tiene Jack a lo largo del libro responde claramente a lo que he mencionado antes, él es capaz de hacer caso a sus más primitivos instintos y dedicarse a matar a todo aquel que no este con él.

    SOBRE EL LIBRO

    Éste libro plasma sensacionalmente el pesimismo del autor imaginándose la peor reacción de los niños. Es un gran libro, la capacidad de descripción de los paisajes de la isla del autor es simplemente magnifico, la gran cantidad de recursos literarios utilizados, como pudieran llegar a ser las metáforas y los símiles, en las descripciones del entorno dan un toque poético al libro. La acción está muy bien llevada a lo largo de las paginas del libro, llevando cada cosa a su tiempo, produciéndose una gran calidad y belleza en este gran libro.