El príncipe; Nicolás Maquiavelo

Filosofía renacentista. Pensamiento maquiavélico. Conservación del poder político. Comparación con El Padrino. Cualidades de los gobernantes

  • Enviado por: Xavi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

UniversiTAT Ramon Llull

Facultad de les Ciencias de la Comunicación Blanquerna

El Poder

Análisis comparativo entre El Príncipe de Maquiavelo y El Padrino parte I y II

ÍNDEX

Presentación _________________________________________________pág.3

Introducción _________________________________________________pág.4

El Príncipe de Maquiavelo ___________________________________pág.5-7

  • Vida y obra------------------------------------------------------------pág.5

  • Época-----------------------------------------------------------------pág.5-6

  • El Príncipe----------------------------------------------------------pág.6-7

El Padrino I y II__________________________________________pág.7-10

  • La producción-------------------------------------------------------pág.7-8

  • Recursos estilísticos----------------------------------------------pág.8-9

  • Argumento---------------------------------------------------------pág.9-11

Comparación entre El Príncipe y El Padrino___________________pág.11-13

Conclusión____________________________________________ pág.13-15

Bibliografía_____________________________________________pág.16-17

En realitat ell era el seu propi Déu, i un Déu més magnífic que no pas aquell Déu que pudia a encens i s'allotjava a les esglésies. Davant seu s'havia prostrat un bisbe de debò que somicava de plaer. Els rics i els poderosos, els senyors i senyores altius es collvinclaven embadalits, mentre el poble, on es trobaven pares, mares, germans i germanes de les víctimes, s'agrupaven al seu voltant per venerar-lo i celebrar orgies en el seu nom. Un sol senyal, i tots renegarien del seu Déu i l'adorarien a ell, el Gran Grenouille.

Patrick Süskind, El Perfum

Introducción

<<A los hombres se los ha de gobernar con mano de acero dentro de guante de terciopelo>> Napoleón Bonaparte

El hombre, desde el principio de los tiempos, se ha relacionado a partir del poder o la aspiración a éste. Pero conseguir manipular y gobernar a una persona o a un estado no es sencillo. Se necesita ser un buen estratega, cínico y hábil, manipulador de las masas, hipócrita en las acciones, fuerte y justo en los movimientos. Mantener el poder requiere un gran esfuerzo y una gran destreza que no todos los hombres poseen. Maquiavelo, cuando escribió El Príncipe era consciente de esta realidad. Por eso, dedicó su obra póstuma a los políticos de su tiempo.

Ambos libros hablan sobre la autoridad. Pero analicemos que es la autoridad: Ramon Camats nos describe la autoridad como la emoción que permite la aceptación y existencia misma del poder de unas personas sobre otras. Crea un vínculo afectivo entre personas iguales por su condición humana, pero diferentes por la relación que establecen entre ellas. Hemos de tener en cuenta que la autoridad puede adquirir formas perversas, pues el gobernante lo puede manipular para legitimar o perpetuar su poder. Pero conservar el poder no es sencillo. Ya decían bien los teóricos de la Revolución francesa al asegurar que la única manera de destruir la autoridad es conseguir que el pueblo pierda la fe en ella.

Las ideas de Maquiavelo marcaron el inicio de la política como la conocemos hoy en día. Todo gobernante actual que no siga sus consejos no podrá mantener su poder durante un largo periodo de tiempo. Y cuando hablo de gobernantes no me refiero sólo a los políticos del gobierno, sino que me refiero a cualquier persona que quiera poseer poder sobre alguien. En realidad, todos tenemos una pequeña parte de Maquiavelo. Todos queremos obtener un poco de poder sobre las otras personas. Francis Ford Coppola se dio cuenta de esta realidad y quiso reflejar ese poder a gran escala con una compleja historia centrada en la mafia italiano-americana.

El Príncipe de Maquiavelo

<<Lo que impulsa a los adversarios a venir hacia ti por propia decisión es la perspectiva de ganar. Lo que desanima a los adversarios de ir hacia ti es la probabilidad de sufrir daños>> El Arte de la Guerra (Sun Tzu).

Vida y obra:

Nicolás Maquiavelo nació en Florencia el 3 de mayo de 1469 y murió en la misma ciudad en 1527. Fue escritor, jurista, diplomático y político. Su prestigio comenzó pronto, y a los 25 años se le nombró secretario del gobierno de Soderini. Su cargo político le condujo a hacer varias misiones diplomáticas en estados de Italia y Alemania. En 1502, contrajo matrimonio con Marietta Corsini, con la que tuvo cinco hijos. Cuando Soderini muere, los Médicis vuelven al poder y Maquiavelo es encarcelado y torturado bajo la acusación de conspirador. Una vez liberado, se retira a una finca cerca de San Casciano donde escribirá, en 1513, su obra más célebre: El Príncipe.

También publicó tratados de carácter militar: El arte de la guerra (1519-1520); histórico: Discursos sobre la década de Tito Livio (1513-1518), Historia de Florencia (1520-1525), Anales de Italia (1513-1516); y cómico: Clizia (1525), La Mandrágora (1518) y la novela Belfegor (1518).

Tiene un estilo personal y elegante que se ve reflejado en todas sus obras, en las que demuestra su gran cultura, un pensamiento ágil y profundo y sus dotes de escritor.

Época:

Durante los siglos XV y XVI, Florencia logró convertirse en una de las ciudades más importantes por su actividad cultural y comercial, era el centro de la difusión de las ideas de la revolución renacentista. Europa vive un proceso de transición hacia los tiempos modernos, donde el teocentrismo y el feudalismo ya no tienen cabida. La burguesía se nutre del comercio emergente y el nuevo modelo capitalista de organización de la economía empieza a amanecer. El Estado empezaba a concebirse como un poder secular, no ofrecido por derecho divino sino por intereses económicos, de clase o ambiciones personales.

La Edad Media había creado en Europa un gran número de principados feudales fraccionados y dispersos. Todos ellos operaban como factores adversos a la necesidad de centralización del poder requerido por las nuevas clases sociales en su camino de expansión comercial. La amplia experiencia acumulada por Maquiavelo en las cortes europeas como representante de la cancillería florentina, su contacto con príncipes y su observación de las decisiones gubernamentales, le ofrecieron una visión excepcional sobre el carácter de los hombres y los alcances de sus actos políticos.

El Príncipe:

El Príncipe fue la obra póstuma de Maquiavelo. En ella podemos decir que el autor acabó de definir el “descubrimiento” de la posibilidad de una ciencia política autónoma, independiente de los antiguos principios generales y al margen de consideraciones de orden moral. Según Maquiavelo, el príncipe ha de seguir los preceptos de la utilidad, el valor, la virtud, la fuerza y la astucia <<El príncipe ha de ser como la raposa para conocer bien las trampas y como el león para infundir terror a los lobos>>.

Al escribir esta obra, el secretario florentino parte de realidades, a veces experimentadas personalmente, siendo coherente con su idea de la autonomía de la ciencia política. Se propone dejar de lado las utopías políticas, como la de Platón, para teorizar sobre un nuevo modelo de política más realista y aplicable a los gobiernos de su época. Francis Bacon decía que Maquiavelo se limita a describir lo que los hombres hacen realmente. Lo que son, no lo que debieran ser.

Aunque Maquiavelo empieza describiendo los diferentes tipos de principados, su objetivo es hablar del “príncipe nuevo”, es decir, del hombre que llega a dirigir un Estado por factores como la propia virtud, la buena fortuna, el favor del pueblo o la colaboración militar de otros príncipes. Para cada uno de estos casos, Maquiavelo expone causas y motivaciones, analiza posibles peligros y desequilibrios del poder o de las relaciones de éste con los súbditos y con los nobles o magnates del Estado.

Teniendo en cuenta las vivencias personales de Maquiavelo y su entorno político-social, no es de extrañar su pesimismo extremo <<Los hombres obran el mal, a menos que la necesidad los obligue a obrar bien>>.

Maquiavelo da mucha importancia al arte de la guerra como medio para lograr mantener un Estado íntegro y próspero, al igual que insiste en la importancia que el pueblo respete y tema a su señor. Él cree que un príncipe ha de dar una buena imagen de sus atributos, aunque en realidad no los tenga. Maquiavelo alaba la virtud de los gobernantes que son crueles con unos pocos y así mantienen el Estado, mientras que critica a los pueblos y príncipes crédulos que son buenos y dejan que sus enemigos destruyan una parte de su patria, seguros de que así la sed de conquista de sus enemigos se saciará.

El bien del Estado no se subordina al bien del individuo, y su fin se sitúa absolutamente por encima de todos los fines particulares por más sublimes que se consideren. Según Aldous Huxley <<Un estado totalitario realmente eficaz sería aquel que los políticos más poderosos y sus ejércitos de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuera necesario ejercer ninguna coerción porque estos ya querrían su servidumbre.>>

El Padrino I y II

<<Si algo es cierto en esta vida, si la historia nos ha enseñado alguna cosa, es que se puede matar a todo el mundo>> Michael Corleone

La Producción:

Mario Puzo escribió esta obra en 1968, inspirándose en la mafia siciliana. Quería reflejar el mundo de la manipulación y del poder des de la perspectiva de una familia de italiano-americanos. A partir de esta historia, Coppola realizó la primera parte de El Padrino, con la ayuda de Puzo como guionista.

Des del comienzo, el proyecto surgió de la necesidad económica de Puzo y de Coppola. Paramount Pictures no quiso ofrecer más de dos millones de dólares para esa película, pues las últimas películas que se presentaron en la gran pantalla sobre la mafia habían fracasado. Pero cuando vieron el éxito del libro de Puzo, Paramount decidió aumentar el presupuesto a seis millones de dólares. Gracias a eso, pudieron contratar a grandes actores de la talla de Marlon Brando, Al Pacino, Robert Duvall, Diane Keaton o Robert de Niro.

Coppola ya había ganado un Oscar por su guión de la película Patton, y ahora quería buscar nuevas maneras de presentar un film sobre el mundo de la mafia siciliana. El público quería ver alguna cosa diferente. Por eso, acordaron con Puzo de no usar nunca, en ninguna de las tres películas, la palabra “mafia”. Cesar S. Fontenla decía que el padrino <<Es un film sobre la mafia, al margen que la mafia sea su protagonista.>>. Por su lado, Coppola justifica este cambio diciendo: <<La mafia ha dejado de ser una forma e gangsterismo para convertirse en parte integrante del credo americano, según el cual todo es bueno mientras proporcione dinero.>>

Recursos estilísticos:

El montaje que usa Coppola en estas películas es complejo, pero muy acertado. El espectador no puede perder detalle, pues las estrategias que usan los diversos padrinos no son sencillas. <<Parte del atractivo de estas cintas reside en la maestría con que se dejan cabos sueltos, miradas que salen de la sórdida y sangrienta trama, detalles que la impregnan de humanidad, sin por ello, justificarla.>> Por ejemplo, en la segunda entrega de esta particular saga del crimen, Coppola mezcla magistralmente las secuelas y las precuelas, haciéndonos viajar constantemente a través del tiempo, para relacionar los métodos usados por el padre y por el hijo.

Coppola usó muchos recursos expresivos para intensificar su historia, como por ejemplo, el contraste entre la oscuridad del despacho del Padrino con la luminosidad de los paisajes exteriores. Dando a entender que en las zonas oscuras es donde se cuecen los negocios sucios. Al igual que el tono claroscuro que tiende a adoptar la película, dándole así un aspecto más misterioso. En las tres entregas destaca los tonos rojizos, ocres y sepias de sus imágenes, que se han visto repetidas en incontables películas policíacas, thrillers y series de televisión de las últimas dos décadas. Coppola utilizó este recurso para diferenciar el periodo representado en los flash back de la época en la que está ambientada la película.

Uno de los recursos más expresivos que usa Coppola es el montaje paralelo que muestra el final de la película. En él se combinan la muerte de Freddo, asesinado en manos de Rocco; el tiroteo que sufre Hyman Roth en el aeropuerto de Miami, el suicidio de Frankie Pentangeli en la cárcel y la imagen de Michael, solo en su despacho, esperando la muerte de su hermano Freddo y recordando, a partir de imágenes, una escena familiar. Coppola al referirse al este final dijo: <<No quería que Michael o la familia Corleone fueran destruidos por otra familia, o por el fiscal general… Quería que los destruyera unas fuerzas internas propias, las mismas fuerzas que los habían creado […] Al término de “El Padrino II” Michael probablemente sea el hombre más poderoso de América, pero es un cadáver.>>

Argumento:

El Padrino parte I: Ganadora de 3 Oscar en el año 1972. En Nueva York de la posguerra, tras la Segunda Guerra Mundial, don Vito Corleone (Marlon Brando) es uno de los padrinos de la comunidad italiana. Sus dos hijos, Sony (James Caan) y Fredo (John Cazale), son parte esencial del negocio familiar. Su hijo adoptivo, Tom Hagen (Robert Duvall), es el abogado de la familia pero, generalmente, se le mantiene al margen de los asuntos sucios del negocio. El tercer hijo de Vito Corleone, Michael (Al Pacino), que ha servido al ejército durante la guerra, mantiene opiniones distintas a las de la familia y, en principio, no quiere saber nada de sus asuntos.

Los Corleone son gángsters que sólo trafican con los vicios “inocuos” del juego y la prostitución, evitando inmiscuirse en el negocio de la droga. La negativa de Vito Corleone a traficar con narcóticos provoca una guerra entre las familias del crimen. El primer resultado es un tiroteo contra el Padrino.

Al ver que su familia está en peligro, Michael cambia de actitud y asesina con sus propias manos a dos de los gángsters que atentaron contra su padre. Este episodio cambiará su vida, pues al cabo de poco tiempo, la corrupción ya se ha adueñado de su persona. A causa del doble atentado, Michael se exilia en Sicilia, donde se casará con una hija de un mafioso de la isla. Tras el asesinato de su esposa y de su hermano Sony, Michael regresa a Nueva York para tomar las riendas de la familia. Pronto, sus métodos serán equiparables en crueldad a los que usaba anteriormente su padre. Así que para poner fin a la guerra de las mafias, decide matar, a todos los capos de las familias enemigas.

El Padrino parte II: Ganadora de 6 Oscar en el año 1974. La segunda parte de la saga de los Corleone no se pensó consideró sólo como una continuación sino que se quiso hacer una extensión de la primera. Cada una de las escenas del Padrino II están hechas de modo que recuerdan a escenas de la primera película. Potenciando así la continuidad de ambas.

La película se desarrolla básicamente en el Lago Tahoe (Nevada) y en la ciudad de La Habana, durante la caída el dictador Batista.

La película se divide en dos partes: la llegada al poder de Vito Corleone (Robert de Niro) y la continuación de poder del nuevo padrino, Michael Corleone. Las dos líneas argumentales se intercalan, avanzan y retroceden en el tiempo hacia los momentos más significativos de la vida de los dos personajes. Mostrando la forma en la que padre e hijo abordan los problemas que conlleva el poder.

Después de la muerte de su familia, Vito Corleone se exilia en Nueva York donde vivirá en el barrio de Little Italy, controlado por Don Fanucci (Gaston Moschin), un mafioso que chantajea a los comerciantes del barrio a cambio de protección. Vito lo asesina y se apodera de su posición. Sus técnicas serán más sofisticadas, pues se gana el respeto de la gente a través del sistema de favores, como dice Maquiavelo en su libro <<Un príncipe sabio ideará la forma para mantener a todos los ciudadanos en situación de dependencia del Estado de forma que confíen en él >>.

Por otro lado, Michael Corleone vive bajo la personalidad de un próspero propietario. No ha mantenido la promesa que le hizo a su esposa Kay (Diane Keaton) de abandonar los negocios familiares. El mafioso judío Hyman Roth, un antiguo amigo de su padre, será el responsable de un atentado que casi acaba con la vida de Michael y su esposa. A raíz de este hecho, el nuevo padrino planeará su venganza, castigando a todos los conspiradores, incluido su hermano Fredo. Ante todo este panorama, Kay abandona a Michael. Ahora la familia ha quedado muy reducida. Michael tan solo tiene a su hermana Connie (Talia Shire), a Tom y a sus hijos.

Según Cesar S. Fontenla, las películas dejan algunos cabos sueltos que el publico desea conocer. Por ejemplo, no muestra la transformación de Don Vito-De Niro en Don Vito-Brando, es decir, la ascensión desde su status de gángster, mafioso u hombre de negocios, como se prefiera, en pequeña escala, al poderoso personaje, con contactos políticos todavía subterráneos.

Según el mismo autor, también queda por saber como Don Michael va a comportarse en los años sesenta y setenta, a medida que el imperialismo de las multinacionales se presenta a cara descubierta en el mundo entero. Por otro lado, ¿Kay va a asumir los movimientos feministas cuyo apogeo la sorprenderá en su lozana cuarentena?

Comparación entre El Padrino y El Príncipe

<< El poder surge del cañón de una pistola>> Mao Zedong

En gran medida, El Padrino es la aplicación práctica de las teorías de Maquiavelo. Si analizamos, parte por parte, la política que siguieron los Corleone para conseguir el poder y mantenerlo, nos daremos cuenta de sus estrategias maquiavélicas.

El principado de los Corleone es hereditario, pues en principio el poder de Vito Corleone tenía que pasar a su hijo Sony, aunque acabó en manos de su hijo menor, Michael. Por eso, a Sony le costó tan poco conseguir el poder. El caso de Michael fue diferente, ya que tomando el mando, se saltaba a su hermano Fredo, y teniéndolo en poca consideración, éste se reveló contra él. Por otro lado, es importante que el gobernante no tenga a nadie con un poder equivalente al suyo, ni dentro ni fuera de “la familia”. Sony no tuvo problemas internos, pues durante su “reinado”, Michael estaba exiliado en Sicilia, y Fredo no era una amenaza. Pero sí que los tuvo con las otras familias de igual poder que él. Su imprudencia hizo que le mataran, error que no cometería Michael, que siguiendo las bases de Maquiavelo, derrotó a todos sus adversarios <<Nunca debe permitirse un desorden para evitar una guerra, porque en realidad no se la evita, sino que se aplaza el conflicto con desventaja propia>>.

Para conseguir este estado, Vito Corleone tuvo que matar y conquistar a su antiguo dirigente Don Fanucci <<Quien usurpa un Estado debe realizar de una vez todos los actos de crueldad que estime necesarios para lograr su objetivo. De este modo no tendrá que repetirlos y vivirá seguro>>. Para hacerlo se sirvió de sus propias armas, pues habría sido imprudente usar las armas de un tercero que estuviera interesado en el principado de Don Fanucci. Cuando tuvo conquistada su nueva posición, no le fue muy difícil establecerse en ella, pues el pueblo estaba harto de las técnicas de chantaje de su antiguo “dirigente”. Pero la política de Vito será muy diferente de la de su antecesor. Él no pedirá “impuestos” para garantizar una protección, sino que iniciará un sistema de favores, usando la crueldad sólo cuando sea necesaria. Es decir, que el Padrino ayuda a los que se la le piden y le dan dinero, a cambio que estos le devuelvan el favor en un futuro. Con esta técnica, el Padrino consiguió el apoyo de políticos y jueces. Por otro lado, la familia Corleone se dispuso a participar en varios negocios relacionados con el juego y la prostitución. De esta manera, el “imperio” que inició Vito creció rápidamente y al no ser estados lo que él conquistaba, no tuvo problemas con la cultura o la lengua de un territorio determinado. Su único campo de acción era el dinero, y su poder hacía que sus “súbditos” acudieran a él, y no al revés. Por lo que no tuvo problemas para mantener su “imperio”.

Una vez que Vito ya tiene consolidado su campo de poder, analizaremos la estructura que le dio a éste: En primer lugar, y como buen príncipe, siempre se bastó con sus fuerzas, y no se fió de los soldados mercenarios, es decir, de todos los hombres que tenía a sueldo. Y no se equivocó, puesto que en la segunda parte es, precisamente, un hombre a sueldo el que lo delata delante del juzgado. De manera que, Vito, y después Michael, sólo se fiaban de unos pocos hombres de confianza, de quienes escuchaban su consejo para después meditar una decisión. El papel de consejero lo hacía el hijo adoptivo, Tom Hagen, que según el juicio de Maquiavelo, desarrollaría bien su papel. Hagen es discreto, mira por el bien de la familia y no por el suyo propio. Es listo y un buen estratega, pero no lo es más que el Don.

En un punto difieren Maquiavelo y Vito Corleone, y es que según el primero, la palabra dada se puede romper en beneficio propio <<Si todos los hombres fueran honestos, este principio no sería válido, pero como son perversos y no mantienen lo que prometen, tampoco uno debe mantenerlo>>. En cambio, Vito Corleone era conocido y respetado por no faltar nunca a su palabra. Pues, manteniendo las promesas, hizo que los otros gobernantes respetaran su persona y temieran su poder. Ésta postura le fue beneficiosa en un principio ya que consiguió el respeto y la confianza de su “pueblo”, pero el ser un hombre de palabra, clemente, que ofrecía una excesiva confianza le perjudicó durante la última etapa de su mandato ya que ya no tenía tanto poder y, por consiguiente, tampoco respeto de las otras familias. En cambio, Michael fue temido por sus castigos y su crueldad, pero como bien dijo Maquiavelo, <<más vale ser temido y cruel que no clemente y amado>>.Lo que Maquiavelo no tuvo en cuenta es la felicidad del gobernante. Michael se quedó solo a causa de su crueldad.

El Padrino ha de hacerse respetar, evitando hacerse odioso o menospreciable. Ha de ser calculador, y contra lo que dice Maquiavelo, no ha de ser impulsivo. Cuando muere Sony, Vito Corleone no se venga, es más, decide firmar la paz entre las familias, llegar a un acuerdo para que no corra más la sangre. Vito es calculador y medita antes de actuar. Sony, al contrario, es impulsivo, irreflexivo y demasiado violento. Por eso, el enemigo no lo teme tanto como a su padre. Prueba de ello, es la emboscada en la que lo matan. Michael, por su parte, no es impulsivo, ni usa la violencia sin una justificación, pero es más tajante y cruel que su padre. Él prefiere la guerra a la paz. Prefiere ser el verdugo antes que temer por ser la próxima víctima. A diferencia de su padre, no perdona la traición, y se venga de los que le han amenazado. Pero su crueldad le impidió conservar lo que más en estima tenía: la familia. Es calculador, un buen estratega y, posiblemente, su forma de gobernar es la que más se adhiere a los consejos de Maquiavelo.

Conclusión

<<Yo sólo obro lo que mucho mando. Yo sólo mando lo que mucho puedo. Mas como gobernante supremo también soy vuestro padre natural, vuestro amigo, vuestro compañero>>

Como bien dice el refrán el poder y el dinero no llevan a la felicidad. Dudo que Michael se viera compensado por haber asumido el mando de la familia. Ahora tenía más poder, más dinero, más reconocimiento y respeto. Pero había sacrificado su vida y, en parte, a su familia. Si tenemos en cuenta que el poder y la familia son inseparable para los Corleone ¿hasta que punto Michael obtuvo todo el poder que deseaba?

El juego constante del poder acarrea dos preocupaciones: procurar ampliarlo y defender el que ya tienes. Nunca hay suficiente. El gobernante quiere ampliar su territorio, ya sea por tener más dinero o más poder. Aunque los dos elementos suelen presentarse en un mismo envoltorio.

¿Realmente existe el modelo del gobernante perfecto? Después de haber visto la teoría en El Príncipe y la práctica en El Padrino, dos modelos difíciles de superar en nuestra realidad, me atrevería a decir que no. La crueldad nunca debería justificar el poder. Me gustaría llevar la contraria a Maquiavelo y la familia Corleone, y decir que el fin no justifica los medios. Pero el anhelo del poder es más fuerte para el hombre que el anhelo de justicia. Maquiavelo no iba demasiado desencaminado en su descripción del poder y de la sociedad.

Aunque El Príncipe fue escrito para los gobernantes en el siglo XVI y El Padrino es una película sobre un mundo tan alejado de nuestro día a día como la mafia, los dos tratan un tema común en todos los hombres: el poder. Estas prácticas y consejos también nos las podemos aplicar a nuestra vida diaria. Por ejemplo, el típico problema que no se soluciona des de un principio, y que poco a poco va creciendo hasta convertirse en un quebradero de cabeza; o la persona, que para poder ser bien considerada, ofrece demasiado a los que le rodean para ganarse su amistad, y estos, acostumbrados a su bondad, nunca le toman en serio. Todo el mundo, en mayor o menor medida, tiene su “Estado” para gobernar, y gestionar el poder y la ambición.

La muerte está estrechamente unida al poder. Un buen gobernante, según Maquiavelo, ha de saber administrar bien la muerte para poder sacar partido de ella. Es curiosa la teoría de Étiene de la Boétie. Él cree que el poder no está en manos de los gobernantes, sino que del pueblo. Es éste quien consiente que le “corten” el cuello, pues ellos tiene la posibilidad de elegir entre su cautiverio y la libertad, y por una extraña razón eligen el primero. En cierta manera, busca su propio mal.

Como hemos visto, a todos los hombres, en mayor o menor medida, les gusta el poder. ¿Pero todos los hombres quieren, a su vez, someterse a él? Algunos autores, como Dostoievski creen que son los mismos hombres los que permiten que una autoridad superior los someta

<<El gran inquisidor dijo a Jesucristo:

Hemos corregido tu obra i la hemos basado en el milagro, el misterio y la autoridad. Los hombres se pusieron muy contentos al verse a si mismos conducidos como un rebaño. Por fin sintieron que su corazón se libraba de aquella terrible y pesada piedra de la libertad >>

¿Pero el motivo que les induce a ese vasallaje es el miedo, la seguridad o la admiración? Si tenemos en cuenta que el miedo es la forma más primitiva y elemental del poder, podremos considerarlo como una de las causas principales. La violencia es el medio para infundir el terror, y el terror conlleva el respeto, la admiración o quizá, la seguridad. ¿Cómo puede ser que algo tan inestable y incómodo como el miedo, puede infundir seguridad en el pueblo? Maquiavelo creía que si se utilizaba la violencia con astucia, el gobernante podría sacar provecho de ella. ¿Vivimos en un mundo tan cruel cómo para venerar el poder, con todo lo que éste conlleva? No entiendo la naturaleza humana, pues estos son los únicos seres capaces de tirarse piedras encima.

Bibliografía

Libros

  • CAMATS, R. Les Emocions del Poder. Barcelona: Edicions 62, 1998.

  • DE LA Boétie, É. Discours de la servitude volontaire. París: G-F, 1970

  • DOSTOIEVSKI, F. Els germans Karamazov. Barcelona: Club Editor, 1996

  • HUXLEY, A. Un Món Feliç. Barcelona: Llar del llibre, 1989.

  • LATORRE, J.M. El Padrino II / La Dolce Vita. Barcelona: Dirigido, 1996.

  • Maquiavelo, N. El Príncipe. Barcelona: Planeta, 1983.

  • ROA - Bastos, a. Yo, el Supremo. Madrid: Cátedra, 1987

  • SANTOS FONTENLA, C. Francis Coppola. Madrid: JC, 1980.

  • SÜSKIND, P. El Perfum. Barcelona: Seix Barral, 1987.

  • Películas

  • El Padrino [película cinematográfica]. Dir. Francis F. Coppola. EUA: Paramount, 1972.

  • El Padrino II [película cinematográfica]. Dir. Francis F. Coppola. EUA: Paramount, 1974.

  • Páginas Web

  • El Padrino [en línea] geocities <www.geocities.com/Hollywood/Academy/3055/padrino. html> [consulta: 1 de abril de 2002].

  • El Padrino I [en línea] Fila Siete <www.filasiete.com/padrino.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

  • El Padrino, Parte II [en línea] geocities <www.geocities.com/cine/padrino.html> [1 de abril de 2002].

  • Juego del Poder[en línea] México: Hundacareo, 2002 <www.huandacareo.net/Entreten/ Juego_de_Poder.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

  • Mejía, J.C. Análisis del Príncipe [en línea] Análisis <www.comunidad.derecho.org/ djcm/djcm.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

  • MEMBA, J. ¿Por qué nos gusta tanto <<El Padrino>>? [en línea] Madrid: el Mundo, 2002 <www.el-mundo.es/2002/01/08/cultura/1091008.html> [consulta: 5 de abril de 2002].

  • MÉNDIZ, A. El Padrino (1972), de Francis Ford Coppola Hollywood/Academy/3055/ padrino2.html> [5 de abril de 2002].

  • ¿Qué es la Manipulación? [en línea] geocities <www.geocities.com/Tokyo/Harbour/ 8292/trucosmanipula.htm> [consulta: 1 de abril de 2002].

  • ramis, P. Comentario El Príncipe de Maquiavelo [en línea] illesbalears <www.uned-illesbalears.net/forums/Filosofia/posts/9.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

  • Romero, J. L. El Padrino: historia de una gran familia [en línea] Madrid: Canal Plus, 2001 <www.plus.es/codigo/cine/cine_padrino_serie01.asp> [consulta: 9 de abril de 2002].

  • Vida y obra de Maquiavelo [en línea] Lycos, 2000 <www.usuarios.lycos.es/ Crom_el_nordico/Maquiavelo.html> [consulta: 1 de abril de 2002].

  • Juego del Poder[en línea] México: Hundacareo, 2002 <www.huandacareo.net/Entreten/ Juego_de_Poder.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

    MAQUIAVELO, N. El Príncipe. Barcelona: Planeta, 1983.

    CAMATS. R. Les Emocions del Poder. Barcelona: Edicions 62, 1998

    Juego del poder [en linia] [9 de abril de 2002]

    MAQUIAVELO, N. El Príncipe. Cap. XVIII, pág. 82.

    Estadista y filósofo inglés nacido el 1561 y muerto el 1626

    Op. cit., pág. 112.

    HUXLEY, A. Un món fliç. Barcelona: Llar del Llibre, 1989. Pág. 27

    El Padrino II [película cinematográfica].COPPOLA, F. Barcelona: Paramount Pictures, 1974.

    El Padrino[película cinematográfica].COPPOLA, F. Barcelona: Paramount Pictures, 1972.

    SANTOS FONTENLA, C. Francis Coppola. Madrid: JC, 1980. Pág. 34

    Ibid. Pág. 35

    ROMERO, J. L. El Padrino: historia de una gran familia [en línea] Madrid: Canal Plus, 2001 <www.plus.es/codigo/cine/cine_padrino_serie01.asp> [consulta: 9 de abril de 2002].

    Op. Cit.. Pág. 43

    MAQUIAVELO, N. El Príncipe. Cap. IX, pág. 46

    Santos Fontenla, C. Francis Coppola.

    Juego del Poder[en línea] México: Hundacareo, 2002 <www.huandacareo.net/Entreten/ Juego_de_Poder.html> [consulta: 9 de abril de 2002].

    MAQUIAVELO, N. El Príncipe. Pág. 17

    Ibid, pág. 43

    Recordemos la escena en la que la familia deja una cabeza de caballo cortada en la cama de su propietario, para que este aceptara incluir en su película al cantante Johnny Fontaine.

    “El Don” es el apodo que se les daba antes a los capos de la mafia: Don Fanucci, Don Vito Corleone. En este caso nos referimos a Vito y a Michael.

    MAQUIAVELO, N. El Príncipe. Cap. XVIII, pág. 82. Relaciónese con la cita 3 <<los hombres obran el mal, a menos que la necesidad los obligue a obrar bien>>.

    Ibid. pág. 57.

    ROA - BASTOS, A. Yo, el supremo. Madrid: Cátedra, 1987. Pág. 155

    De la Boétie, É. Discours de la Servitude Volontaire. París: G-F, 1970. Pág. 31

    DOSTOIEVSKI, F. Els germans Karamazov. Barcelona: Club Editor, 1996. Pág. 127

    14

    2