El nombre de la rosa; Umberto Eco

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela histórica. Ambiente medieval. Misterio. Argumento. Personajes. Contexto

  • Enviado por: Fanny
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

Tendencias de la Teoría Literaria Hoy
UNED
Partiendo del extraordinario desarrollo de la teoría literaria en el siglo XX como contexto general, especialistas de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

1. RESUMEN DE LA OBRA.

El joven Adso de Melk acompañe al sabio franciscano Guillermo de Baskerville, antiguo inquisidor en Inglaterra e Italia, a visitar una abadía, sin saber exactamente la misión que llevaba.

PRIMER DIA

En esta abadía el abad Abbone le explica a Guillermo el hallazgo de un monje llamado Adelmo en un barranco; muerto, golpeado por las rocas mientras caía, arrojado desde una de las ventanas del edificio de la abadía. Le autoriza a Guillermo a que investigue el caso. Le autoriza a hacer todo lo necesario para esclarecer el caso, menos que entre en la biblioteca, la mejor biblioteca de todas las abadías , cuya entrada estaba totalmente prohibida a todo el mundo a excepción del bibliotecario, Malaquías.

En la abadía habita un antiguo conocido de Guillermo, llamado Ubertino da Casale, estos hablan de los tiempos que pasaron juntos. Estando Guillermo y Adso en la capilla de la abadía junto con Ubertino aparece un monje de cara perversa, llamado Salvatore el cual vive en esta abadía porque en su día le salvo Ubertino.

Ese mismo día también habló Guillermo con el monje herbolario, severino. Guillermo le preguntó si tenía trato con Adelmo, el fallecido, éste le dijo que no, que Adelmo convivía con otros monjes, con los que frecuentaban el scriptorium.

Visitaron el scriptorium donde conocieron a Malaquías. En ese momento hubo una conversación entre unos monjes en la cual hablaban de Adelmo, Guillermo vio que Berengario, el ayudante del bibliotecario y Venancio mantenían una buena relación con Adelmo. Aquí también conocieron a Jorge, un monje muy antiguo y ciego.

Luego conocieron a Nicola, el monje vidriero. Una vez que entraron en conversación Nicola le dijo a Guillermo que en la abadía ocurrían cosas muy extrañas, sobre todo en la biblioteca. Que veía luces por la noche , que era muy extraño, que no sabía si serían fuegos fatuos, o el resplandor de los bibliotecarios muertos.

Muchos de los monjes de la abadía atribuían los hechos ocurridos a maquinaciones del maligno, es decir, del diablo. Pero Guillermo no creía que esto fuese así, ni tampoco que el joven Adelmo fue asesinado, sino que más bien se trataba de un suicidio.

SEGUNDO DIA

Mientras todos estaban rezando entraron alarmados tres servidores que se dirigieron al abad diciendo que había un hombre muerto. Se acercaron a los chiqueros de los cerdos y en una tinaja llena de sangre de cerdo estaba metido un hombre sin vida que resultó ser Venancio, el especialista de griego en la biblioteca, al cual conoció Guillermo el día antes.

Lo llevaron al laboratorio del herbolario y examinaron su cuerpo.. Pensaban que había sido envenenado. Guillermo preguntó a Severino, el herbolario, si tenía pócimas para envenenar, a lo cual contestó Severino que sí, que en el laboratorio había de todo, pero que no había echado nada de menos.

Guillermo interroga a dos monjes, Benció y Berengario, sobre la muerte de Adelmo. Benció le comentó que hubo una discusión entre Venancio, Adelmo, Berengario y Jorge sobre un libro escrito por Aristóteles el cual Jorge decía que no existía y que después Venancio y Adelmo y fueron a preguntarle algo a Berengario. Berengario le cuenta que vio a Adelmo antes de morir, paseando como un fantasma por el cementerio. Guillermo piensa que Adelmo se suicidó porque estaba atormentado por algo malo que había hecho y se lo reprocho a Berengario al cual vio en el cementerio antes de su muerte, el cual estaba tan asustado que pensó que podría haber sido una visión.

Otro monje, Aymaro , se queja también de que en la abadía ocurren muchas cosas extrañas sobre todo en la biblioteca.

Luego subieron al scriptorium donde Guillermo sostuvo un largo diálogo con Jorge sobre la risa, en la que Jorge expresa que Cristo no reía y que la risa es mala también hablan del libro de Aristóteles donde este habla de la risa pero Jorge comenta que ese libro no existe. Después Guillermo se acerca a la antesala de la biblioteca y se acerca a la mesa del difunto Venancio para ver si encuentra alguna pista sobre su muerte, pero Bencio le dice que deje la investigación y que le siga, que tiene algo muy importante que decirle. Después de hablar con él, Guillermo y Adso, dudan si en realidad Bencio quería decirles algo o lo que quería era alejarles de la mesa de Venancio.

Bencio cuenta a Guillermo como una noche vio a Adelmo salir corriendo de la celda de Berengario y como este le perseguía. Después salió hacia el cementerio y otro monje, Venancio, también había observado estas acciones. A la mañana siguiente apareció el cadáver de Adelmo. Se deduce que Berengario se sentía atraído por Adelmo y tuvieron algún contacto sexual aquella noche. Guillermo y Adso decidieron que había que entrar como fuera en la biblioteca si es que les era posible.

Más tarde Guillermo y Adso hablan con el monje más anciano de toda la abadía y consiguen sonsacarle como se puede llegar a la biblioteca una vez que las puertas están cerradas.

Llegada la noche entran en el scriptorium a través de un altar de la iglesia y van hacia la mesa de Venancio en la que encuentran un pergamino con frases en griego y al acercarlo a la llama ven que aparecen unos símbolos, se dan cuenta de que alguien los está expiando, este se da cuenta de que lo han visto y escapa. Guillermo y Adso le persiguen pero no lo pueden atrapar. Cuando Guillermo llega de nuevo a la mesa de Venancio se da cuenta de que le han robado sus lentes, también echan de menos un libro que había encima de una mesa.

Consiguen entrar en la biblioteca y ven que ésta está construida en forma de laberinto, con espejos que desforman la imagen y salas en las que se respira un humo que hace ver visiones después de un largo rato encuentran la salida de casualidad. Al salir se encontraron con el abad éste les dice que no sabe donde se encuentra Berengario, Lo buscan por toda la abadía y no lo encuentran . Cuando se dirigen a su celda ven que esta vacía pero encuentran un paño lleno de sangre.

TERCER DIA

Adso entabla una conversación con Salvatore en la que ve que éste había sido un hereje antes de llegar a la abadía.

Este día Adso tiene una larga conversación con el fraile Ubertino donde le cuenta largas historias sobre el fraile Dulcino, un fraile que pensaba que como Cristo era pobre había que matar a todos los ricos. Esa noche Adso encuentra una muchacha aldeana en la cocina, se sorprende, pero al verse solos hacen el amor y disfrutan de sus cuerpos y cuando todo esto termina la muchacha escapa corriendo , Adso descubre horrorizado un gran corazón sangrante, envuelto en paños de tela enrollada que se había dejado la muchacha. Era un corazón de animal.

Al rato aparece Guillermo y Adso le confiesa lo que había pasado y éste le absuelve de pecado. Luego averiguan que pueden encontrar a Berengario en los baños y cuando van hacia allí encuentran el cuerpo ahogado en una bañera.

CUARTO DIA

Guillermo y Severino, analizan el cuerpo de Berengario y descubren que, tanto las yemas de los dedos, no todos, y la lengua los tienen negros, al igual que le ocurrió a Venancio, y empiezan a sospechar que alguien robó un veneno, hace ya años, y que lo pudiera utilizar para envenenar a los monjes. En ese momento sospechan de los más cercanos a la biblioteca, pero no están seguros.

Guillermo hace que Salvatore y Remigio, el cillerero, confiesen su pasado como herejes y consigue que confiese que es el que deja a entra a jóvenes aldeanas en la abadía para mantener relaciones sexuales con ellas. Severino en ese momento le devuelve las lentes a Guillermo y le dice que las había encontrado entre la ropa de Berengario.

Guillermo consigue descifrar el manuscrito de Venancio pero aún así sigue sin entenderlo.

Llega a la abadía el cardenal Del Poggetto y Bernardo Gui , inquisidor, del que todos habían oído hablar y que se dedicó rápidamente a interrogar a los laicos y campesinos, sobre los sucesos de la abadía, al revés de lo que había hecho Guillermo que empezó preguntando a los frailes.

Guillermo y Adso emprenden nuevamente camino a la biblioteca. En la que ya no tienen perdida porque anteriormente habían elabora un mapa de esta.

Por la noche los arqueros de Bernardo de Gui descubren a Salvatore y a la muchacha, son apresados por los arqueros porque piensan que están haciendo brujería pero con la muchacha están equivocados ya que ella lo único que quería era alimentos para los suyos. Más tarde serían interrogados por Bernardo.

QUINTO DIA

Lo primero que ocurre el es una reunión entre las legaciones que habían llegado en la que además participan Guillermo, el abad, y otros frailes de la abadía en la que, entre otras cosas, se discute la pobreza de Jesús.

Durante la reunión Guillermo es avisado de que Severino quiere verle ya que dice que ha encontrado un libro extraño entre los suyos. Guillermo le dice que lo guarde muy bien que ahora no puede ir pero que en cuanto termine la reunión está con él.

El encuentro entre Guillermo y Severino es observado por algunos monjes, estos son Jorge, Aymaro y Venció. Adso observa y trata de seguir a Jorge, pero se le escapa. Entonces ve a Remigio, que sigue a Severino, pero confía que, en caso de que quiera hacerle algo, Severino sabrá defenderse y Adso vuelve a la sala capitular donde se sigue celebrando la reunión. Allí llega la terrible noticia de que han asesinado a Severino en el herbolario.

Todo el mundo corrió hacia el herbolario. Severino yacía en el suelo en medio de un gran charco de sangre y con el cerebro medio abierto por un fuerte golpe. El local estaba todo revuelto como si alguien hubiese estado buscando algo desesperadamente. Bernardo acusa a Remigio del crimen pero Bencio le dice a Guillermo que éste no había sido y les insinúa que el culpable era Malaquias. Guillermo, Adso y Bencio se pusieron a buscar el libro (escrito en griego) pero no lo encontraron se fueron, más tarde Guillermo se acordó de uno de los libros que estaban en el herbolario (escrito en árabe) y se dio cuenta de que solo las primeras hojas eran griego y las demás eran árabe, es decir, que ese era el libro que buscaban, pero ya no estaba, sospecharon de Malaquias y también de Bencio.

Bernardo el inquisidor fue llamado Remigio el cillerero a declarar lo que sabía. Se le acosó duramente para hacerle hablar y que dijese todo cuanto sabia. Reconoció que tenía complicidad en ciertas cosas con Malaquias, pero fue tan duramente acosado por Bernardo que acabó diciendo cosas que había hecho y otras que no había hecho con tal de que acabara el interrogatorio. Dijo que en sus tiempos había cometido autenticas herejías a las ordenes de Dulcino. Se acaloró e insultó duramente a Bernardo y a todos los suyos y dijo haber matado a Adelmo a Venancio a Berengario y a Severino por diferentes motivos a cada uno. Guillermo lo miraba confundido porque piensa que Remigio está mintiendo, que lo que quiere es que lo maten ya y no le sigan torturando con tanta pregunta.

Tal y como se están poniendo las cosas por parte de Bernardo, Guillermo le dice a Ubertino, que también tiene un pasado confuso , que abandone la abadía.

Se entera de que Bencio ha sido nombrado ayudante de Malaquias y que el libro ha sido cogido por éste y ocultado en la biblioteca.

A continuación fueron todos a los rezos Jorge dio el sermón, en el que vino a decir, que mientras que los monjes curiosos no irrumpieran en la biblioteca la abadía no volvería a la normalidad y lo que a Guillermo le hizo pensar que este monje era clave en los asesinatos.

SEXTO DIA

En el transcurso de las oraciones de la mañana cantó el coro de la abadía y todos acudieron a la iglesia menos Malaquias. Al cabo de un rato apareció y se sentó en su asiento sigilosamente, pero instantes después caía desplomado al suelo y quedaba muerto. Malaquias también tenía negra la lengua y los dedos. Se nombra bibliotecario a Bencio y a Nicola se le nombra cillerero, al menos de momento.

El abad habla con Guillermo, prácticamente le echa de la abadía. Pero antes, y en un último intento de descubrir algo y casi por casualidad descubren la entrada a la sala “finis Africae” donde se guarda el deseado y buscado libro.

A través de unos ruidos descubren que alguien se ha quedado atrapado en un pasadizo secreto anterior a la entrada de la biblioteca la cual es muy difícil de abrir y puede morir allí ya que al rato empieza a faltar el aire y la atmósfera. El infortunado da golpes pero no pueden descubrir quien es.

SÉPTIMO DÍA

El caso es que Guillermo y Adso consiguen al fin entrar en la sala llamada “ finis Africae” y allí esta Jorge y en este capitulo es donde se revela todo lo ocurrido en la abadía ya que el ciego es conocedor de todo lo ocurrido.

Jorge se hace el disimulado e invita a Guillermo a leer el libro pero este se pone unos guantes para pasar de hojas. Guillermo le hace contar todo lo ocurrido con la muerte de los frailes, unos matan a otros y otros mueren envenenados al tocar con los dedos humedecidos con la lengua las paginas del libro maldito que estaban impregnadas de veneno. Jorge cree que Guillermo ya se habría envenenado pero éste le dice que se a puesto un guante para ojear el libro. Jorge y Guillermo hablan y cada uno expone su filosofia acerca del segundo libro de Aristóteles. Jorge le dice que es el que ha tendido una trampa al abad para que queda atrapado en el laberinto hasta quedarse sin aire.

Al final de la discusión el ciego anuncia que todavía tiene que haber otra muerte; la suya y empieza a comerse las páginas del libro y Guillermo trata de impedirlo, más que por salvar al viejo por hacerse con el preciado libro pero el viejo es muy listo y se defiende a pesar de su ceguera. En un determinado momento les apaga la lámpara de un manotazo y se rie diciéndoles que ahora todos están a oscuras y que el tiene ventaja en la oscuridad. Se escapa de la habitación y Guillermo y Adso tardan en reaccionar por falta de visibilidad. Al final recuperan de nuevo la lámpara, la encienden y tratan de atrapar a Jorge, y éste antes de ser atrapado y le quita la lámpara a Guillermo y la arroja con fuerza y va a caer al lado de unos libros que empiezan a arder.

La biblioteca empieza a arder pero nadie puede hacer nada por apagarla porque no son conocedores de la entrada a ella y porque no tienen medios para hacerlo. El fuego empezó a expandirse y toda la abadía acabo en llamas, por suerte Guillermo y Adso consiguieron escapar de las llamas.

ÚLTIMO FOLIO.

La abadía ardió durante tres días y tres noches y todo quedo destruido. Fue algo horrible.

Guillermo y Adso emprendieron la huida pero llegó el momento de separarse ya que cada uno tenia diferente destino. A Adso le dio mucha pena separarse de Guillermo al que admiraba profundamente a pesar de sus errores. Este le dio ánimos de cara al futuro diciéndole que era un joven con gran porvenir y en ese momento le regaló una de las lentes que tenía para que tuviera un recuerdo suyo. Con un gran abrazo se despidieron para siempre.

Aún Adso , años después, volvió a la abadía a contemplar sus ruinas. Encontró ruinas , desolación y miseria, si bien como conocía todos los entresijos del convento, se internó entre sus ruinas y aún encontró en algunos rincones restos de folios y de libros que con gran cariño trató de recomponer. Entre estos recuerdos y otros muchos paso los últimos años de su vida. Y la última frase de este libro, escrita en latín, viene a significar: DE LA ROSA QUEDA UNICAMENTE EL NOMBRE.

2. BUSCA EN UNA ENCICLOPEDIA O MANUAL LA SITUACIÓN HISTORICA, POLÍTICA Y FILOSOFICA DEL S.XIV EN EUROPA Y RELACIONALO CON LA OBRA.

Economía y organización social:

Este siglo pertenece a finales de la Edad media comprendida entre los siglos V y XV. La Europa occidental de esta época se organizaba según un modelo económico y político llamado feudalismo que a partir del s.XII empieza a entrar en crisis a consecuencia del gran auge económico que empieza a haber; las ciudades que antes eran muy pequeñas empiezan a crecer y con ellas se multiplican las rutas comerciales. La sociedad estaba dividida en tres estamentos: los eclesiásticos, los nobles y los labradores.

La descomposición del feudalismo es clara ya en este siglo en el cual hay una época de crisis general: violentas sublevaciones, luchas despiadadas entre los propios aristócratas, gran inestabilidad política, división dentro de la Iglesia (el Cisma de Occidente con la existencia de varios papas simultáneos, órdenes mendicantes, herejías diversas, proliferación de movimientos militaristas). A todo esto se le suma las sucesivas oleadas de peste que azotan Europa y que provocan la huida de los campesinos a las ciudades y la falta de brazos para trabajar en las tierras. Lucha por la hegemonía entre la Iglesia y el Estado.

Ideas y cultura medievales:

A partir del s.V la cultura escrita se refugia en los monasterios, donde los monjes son los encargados de conservar y transmitir los saberes de la antigüedad. Allí se copian a mano los libros (manuscritos), tarea muy laboriosa y costosa , ya que se realizaba sobre hojas de pergamino, elaborado con piel de animales. Esto hace que los libros no sean muy abundantes y que no existan importantes bibliotecas fuera de las de los propios monasterios. Esta cultura se caracteriza por una concepción cerrada del saber: se supone que todo está ya dicho, y de ahí la labor de copia del sabio. Ello explica el concepto de autoridad (en sentido cultural) tan típico de la Edad Media: será prueba de la verdad de una afirmación el que un autor antiguo (Aristóteles, Platón...) lo haya afirmado en sus escritos. Toda esta visión estática de la cultura se corresponde con una visión estática de la sociedad y del tiempo. Hay una concepción teocéntrica de la realidad, en la que hay una ordenación jerárquica piramidal en cuya cúspide se encuentra Dios, que es quien justifica toda su creación. Existía también una cultura popular de transmisión oral, propia de una sociedad agrícola.

A finales de la Edad Media, la cultura escrita saldrá de los muros eclesiásticos, ciertos nobles formaran sus propias bibliotecas particulares. A este proceso contribuirá también contribuirá también la aparición en las incipientes ciudades desde finales del s.XI, XII y XIII de las primeras universidades: Bolonia, París, Oxford...estas poseían sus bibliotecas.

La Iglesia se veía a sí misma como una comunidad espiritual de creyentes cristianos, exiliados del reino de Dios, que aguardaba en un mundo hostil el día de la salvación. Los miembros más destacados de esta comunidad se hallaban en los monasterios, diseminados por toda Europa y alejados de la jerarquía eclesiástica.

Inicios de la ciencia política:

Una de las conflictos de este siglo, particularmente en las corporaciones señoriales de las ciudades italianas, fue la intensificación del pensamiento político y social que se centró en el Estado secular como tal, independiente de la Iglesia.

La independencia del análisis político es sólo uno de los aspectos de una gran corriente del pensamiento bajomedieval y surgió como consecuencia del fracaso del gran proyecto de la filosofía altomedieval que pretendía alcanzar una síntesis de todo el conocimiento y experiencia tanto humano como divino.

La nueva espiritualidad:

Aunque este desarrollo filosófico fue importante, la espiritualidad de la baja edad media fue el auténtico indicador de la turbulencia social y cultural de la época. Esta espiritualidad estuvo caracterizada por una intensa búsqueda de la experiencia directa con Dios, bien a través del éxtasis personal de la iluminación mística, o bien mediante el examen personal de la palabra de Dios en la Biblia.

Toda la población, laicos o clérigos, hombres o mujeres, letrados o analfabetos, podían disfrutar potencialmente una experiencia mística. Concebida ésta como un don divino de carácter personal, resultaba totalmente independiente del rango social o del nivel de educación pues era indescriptible, irracional y privada. Por otro lado, la lectura devocional de la Biblia produjo una percepción de la Iglesia como institución marcadamente diferente a la de anteriores épocas en las que se la consideraba como algo omnipresente y ligado a los asuntos terrenales. Cristo y los apóstoles representaban una imagen de radical sencillez y al tomar la vida de Cristo como modelo de imitación, hubo personas que comenzaron a organizarse en comunidades apostólicas. En ocasiones se esforzaron por reformar la Iglesia desde su interior para conducirla a la pureza y sencillez apostólica, mientras que en otras ocasiones se desentendieron simplemente de todas las instituciones existentes.

La inquisición:

Poco después de que la Iglesia de Roma hubiera consolidado su poder a principios de la Edad Media, los herejes o heréticos pasaron a ser contemplados como enemigos de la Sociedad. El llamado crimen de herejía estaba definido como una negación deliberada de un auto de Fe y una publica y obstinada persistencia de este error. A su vez apelando en nombre de la unidad cristiana y de las reglas que regían a la Sociedad Medieval, se consideraba a los herejes como traidores a la convivencia de la sociedad misma.

Escolasticismo:

Movimiento filosófico y teológico que intentó utilizar la razón natural humana, en particular la filosofía y la ciencia de Aristóteles, para comprender el contenido sobrenatural de la revelación cristiana. Principal movimiento en las escuelas y universidades medievales de Europa, desde mediados del siglo XI hasta mediados del siglo XV, su ideal último fue integrar en un sistema ordenado tanto el saber natural de Grecia y Roma como el saber religioso del cristianismo.

Como los escolásticos creían que la revelación era la enseñanza directa de Dios, ésta tenía para ellos un mayor grado de verdad y certeza que la razón natural. En los conflictos entre fe religiosa y razonamiento filosófico, la fe era siempre el árbitro supremo, la decisión de los teólogos prevalecía sobre la de los filósofos.

Humanismo:

En filosofía, actitud que hace hincapié en la dignidad y el valor de la persona. Uno de sus principios básicos es que las personas son seres racionales que poseen en sí mismas capacidad para hallar la verdad y practicar el bien. El término humanismo se usa con gran frecuencia para describir el movimiento literario y cultural que se extendió por Europa durante los siglos XIV y XV.

El movimiento humanista comenzó en Italia, donde los escritores de finales de la edad media Dante, Giovanni Boccaccio y Francesco de Petrarca contribuyeron en gran medida al descubrimiento y a la conservación de las obras clásicas. Los ideales humanistas fueron expresados con fuerza por otro estudioso italiano, Giovanni Pico della Mirandola, en su Oración, obra que trata sobre la dignidad del ser humano.

Neoplatonismo,

Denominación colectiva de las doctrinas filosóficas y religiosas de una escuela heterogénea de pensadores especulativos que buscó desarrollar y sintetizar las ideas metafísicas de Platón sobre todo en lo relacionado con su teoría de las formas. Esta síntesis se produjo de modo especial en Alejandría con el judaísmo helenista, ejemplificado por el filósofo Filón de Alejandría, entre otras tendencias. La doctrina conservó en esencia su carácter griego. Por extensión, el término se aplicó a teorías metafísicas similares expuestas durante la edad media, el renacimiento y en épocas modernas.

Relación con la obra:


Guillermo el primer día habla con su antiguo amigo Ubertino sobre temas de la iglesia medieval: los franciscanos y su poder, el proceso de los herejes, las torturas y la relación que se produce entre el torturador y el hereje, el poder de los papas, la disputa por una iglesia pobre contra los partidarios de la iglesia rica. También nos ilustra sobre el arte medieval al describirnos el tímpano del interior de la iglesia. El coloquio en la biblioteca nos habla de Aristóteles y el segundo libro, perdido de su poética que habla de la risa. La discusión que se repetirá todo el libro es: ¿la risa es mala? La religión entendía la curiosidad como un peligro, incluso como el mal.

El segundo día hay un juicio sobre las ordenes mendicantes, y otra vez una discusión sobre la risa entre Guillermo y Jorge, éste dice que reírse del mal es darse cuenta de que no existe lo cual sería muy malo para la iglesia porque había una concepción religiosa basada en el temor de Dios, o más bien, en el temor a lo que se viene después de la muerte. También se hablan de anécdotas de herejías medievales. El Abad y Guillermo hablan de los preparativos para la reunión entre los representantes del Papa y los del emperador. A un lado al Papa y los obispos que representan el poder de las ciudades, de otro al emperador y los benedictinos, que representan el poder material y espiritual, los franciscano del lado de los benedictinos.

El tercer día Adso y Guillermo hablan de un problema de la filosofía medieval, poniendo como ejemplo las múltiples herejías. En este capítulo también se habla de la historia de fray Dulcino el cual creía en la pobreza de Cristo y saqueaba y mataba a todos los ricos.

En el cuarto día donde Adso habla del amor después de la experiencia con aquella muchacha, es un amor frío, hay un juicio moral sobre la sexualidad. Lo divide en amor concupiscente, del amistoso, del voluntario, de lo bueno y lo malo. Los monjes no podían mantener relaciones sexuales con ninguna mujer sin embargo muchos de ellos les daban comida a aldeanas para que mantuviesen relaciones con ellos y otros monjes, como es el caso de Berengario el cual era homosexual mantenía relaciones con otros monjes a cambio de secretos de la biblioteca. Cuando entran en la biblioteca Adso lee un libro que habla muy mal del amor, a él esto le asusta mucho ya que en esa época la verdad consistía en que hubiese sido enunciado por algún filósofo. El inquisidor descubre a la muchacha y a Salvatore y piensa que estaban cometiendo una herejía, la acusación, la culpa, la relación verdugo víctima se bien claramente reflejadas. En esta época el orgullo intelectual era algo muy importante.

El quinto día hay un juicio sobre la pobreza de Jesús y más tarde un discurso de Jorge sobre el Anticristo, en esa época la mayoría de los monjes estaban obsesionados con ese tema

El sexto día el Abad intenta echar a Guillermo de la abadía porque éste le habla de los asesinatos y de las relaciones “antinaturales” que hay y el Abad no los quiere reconocer ya que en una época así sería una humillación para el Abad saber que en su abadía estaban ocurriendo cosas así.

El séptimo día es cuando la biblioteca arde y Guillermo se preocupa más de salvar a los libros que a Jorge ya que piensa que éste no tiene cura y dado el valor de los libros en aquella época decide intentar salvarlos.

Durante todo el libro se ve las diferencias de estamentos, del que más habla es del eclesiástico ya que la novela transcurre en una abadía, se ve la importancia de los libros, se ve que la tarea de los monjes más sabios era trabajar con los libros, la inteligencia era muy valorada en esa época. Se ve también el miedo a la muerte, las herejías que se cometían. La importancia de las ciudades las cuales habían crecido.....el miedo juega un papel muy importante en esta novela ya que sin el no hubiese tantos creyentes

3. BUSCA, ASIMISMO, DATOS DE ARISTÓTELES SOBRE LA COMEDIA Y LA TRAGEDIA.

La tragedia:

  • Es famosa la definición de la tragedia que da Aristóteles: “Una tragedia es la imitación de una acción grave y que, además de grandiosa, es completa en sí misma, en deleitoso lenguaje, cada peculiar deleite en su correspondiente parte; en forma dramática, no narrativa; con peripecias que provocan la conmiseración y el terror, de suerte que se cumpla la purgación de tales pasiones”.

  • Aristóteles enumera seis elementos constitutivos de la tragedia: la intriga o fábula, los personajes, el pensamiento, la dicción, el espectáculo y la melodía.

  • El más importante de estos elementos es, en opinión de Aristóteles, la intriga o trama, que es “el propósito y fin de la tragedia”. Es más importante que los personajes. Aristóteles razona así esta tesis un tanto extraña: “La tragedia es esencialmente una imitación no de personas sino de la acción y de la vida, de felicidades y desgracias. Es imposible que haya una tragedia sin acción, pero en cambio puede haber una sin caracteres”.

  • Claro que Aristóteles no pretende disminuir la importancia de la pintura de los personajes en el drama: admite que una tragedia en la que sus caracteres no tengan fuerza y personalidad es una tragedia defectuosa.

  • Aristóteles piensa no en el discurso en cuanto que revela directamente al personaje, sino en el discurso “sobre un tema puramente indiferente”, o sea, en el pensamiento manifestado “en todo lo que los personajes dicen cuando aprueban o rechazan algún punto particular o cuando enuncian alguna proposición universal”

  • La dicción, esto es, el verso o la prosa.

  • La melodía es “el principal de los accesorios placenteros de la tragedia”

  • El espectáculo es, ciertamente, un atractivo; pero es “la menos importante de todas las partes y tiene poco que ver con el arte poética”

  • Exige Aristóteles, según hemos visto, unidad en la intriga o fábula, una unidad orgánica, estructural. La trama de la obra no debe ser, ni tan vasta que resulte imposible abarcarla toda con la memoria, ni tan corta que se quede en anécdota insignificante. Pero indica también que la unidad de la acción “no consiste, como suponen algunos, en que sólo un hombre la realice”. El ideal está en que los diversos incidentes de la acción vayan tan bien ligados unos con otros “que la transposición o la omisión de uno o de ellos suponga el disloque y la destrucción del conjunto”.

  • Piensa Aristóteles que la tragedia consta de la peripecia o del descubrimiento.

  • Dado que la tragedia es una imitación de las acciones que provocan pena y horror, hay tres modalidades de intriga que se han de evitar en ella:

  • No deberá verse a un hombre bueno pasando de la dicha a la desgracia, pues esto, según Aristóteles, es sencillamente odioso y hará que nuestros ánimos se distraigan llenándose de tanto disgusto y horror que no podrá producirse el efecto trágico.

  • Tampoco deberá verse a un malvado pasar de la desdicha a la felicidad. Esto es de lo más “antitrágico”, pues ni mueve a piedad ni espanta.

  • Ni se debe ver cómo un hombre extremadamente perverso cae de la felicidad en la desgracia. Esto puede suscitar un sentimiento humano, pero no piedad ni terror.

  • Sólo queda, por consiguiente, que la tragedia ponga anta nuestros ojos un tipo “intermedio” de personajes que padezca desgracias por algún error de juicio y no por sus vicios o depravación.

  • La piedad y el terror trágicos deberían ser provocados por la acción misma y no por elementos extraños a ella.

  • La finalidad psicológica de la tragedia, es el suscitar piedad y terror para que se produzca la catarsis. La dificultad de interpretar esta doctrina se agrava aún por el hecho de que no ha llegado hasta nosotros el libro segundo de la Poética -en el que, según se conjetura, explicaría Aristóteles qué es lo que entendía por catarsis (y probablemente trataba también de la comedia).

  • La catarsis en cuestión es una “purificación” de las emociones de piedad y terror, tomada la metáfora de las purificaciones rituales.

  • La catarsis es una purga o “eliminación temporal” de las emociones de piedad y terror, tomada la metáfora de la medicina. Esta segunda es la más aceptable.

  • Orígenes sobre la comedia y la tragedia:

  • Según Aristóteles, la tragedia comenzó por una “improvisación” del director del ditirambo, sin duda entre las dos mitades del canto coral. En su origen, pues, habría estado vinculada al culto de Dionisio.

  • La comedia empezó de un modo parecido, a partir de los cantos fálicos, “que aún perduran como instituciones en muchas de nuestras ciudades”. Pensaba, probabilísimamente, que el que dirigía aquellos cánticos se habría lanzado a improvisar algunas procacidades.

  • Lo más significativo en el desarrollo del drama es, para Aristóteles, la creciente importancia del actor.

  • Cuando se introdujeron partes habladas, se echó mano al metro yámbico como el “más apropiado para la alocución”.

  • 4. SEÑALA SIMBOLISMOS, METÁFORAS, IMÁGENES QUE APAREZCAN EN LA OBRA.

    Los monasterios o abadías tenían que ser construidos fuera de la ciudad porque se entendía como un mundo fuera de lo terrenal, veían la abadía como la reconstrucción de Jerusalén, por lo que debía ser amurallada y concebida como una unidad arquitectónica, en la que todos los elementos se subordinan a una idea central: el altar, que era donde se custodiaba el cuerpo de Cristo. En todos los monasterios el esquema se repetía. Constaba de 2 partes: la iglesia estaba construida sobre terreno sagrado y orientada con la cabecera hacia el Este, de donde nace el sol, porque éste es símbolo de luz y la luz está identificada con Cristo, que es el símbolo de la vida. La iglesia tenía forma cuadrada y en su centro una fuente de la que confluían cuatro caminos o ríos, identificados con los cuatro libros bíblicos; o un árbol ya que crece de la tierra al cielo. El refectorio aludía al lugar donde se reunió cristo con sus discípulos. El rosetón por el cual entra luz a través de las vidrieras es símbolo de Dios.

    5. DESCRIBE LA FORMA EN LA QUE INVESTIGA GUILLERMO.

    Guillermo es una persona de gran inteligencia y muy observadora esto le ayuda a descubrir las causas de los asesinatos y suicidios que se estaban cometiendo en la abadía. Se basaba en las leyes lógicas, se fijaba mucho en la naturaleza a la hora de investigar, decía que en la naturaleza se quedaban grabadas todas las pistas, un ejemplo de esto se ve claramente en el comienzo del libro cuando están buscando a Brunello, el caballo del Abad y Guillermo que nunca había visto al caballo les dice hacia donde se dirigía y como era ya que se había fijado en las huellas de la nieve y en las ramas... otro ejemplo es cuando quieren averiguar la muerte de Venancio y mira en la nieve y descubre que alguien lo arrastro hasta la tinaja.

    Otra forma de investigar que tenía era deshacer el problema en otros menores para ir resolviéndolo paso a paso y sin multiplicar las explicaciones ni las causas mientras no hubiese estricta necesidad de hacerlo una vez resulto los pequeños problemas los uniría y al analizarlo en conjunto se irían atando cabos.

    6. OPINIÓN PERSONAL.

    Con respecto al libro; me a sorprendido mucho esta novela, me habían hablado de esta pero nunca me pare a leerla ya que la lectura no es mi pasión y me parecía una novela bastante extensa, aún así me alegro de haberla leído, ya que es una historia muy entretenida que consigue enganchar porque no puedes llegar a imaginarte ese final, el cual me fascino.

    Se ve claramente la inteligencia del autor y como ha trabajado y se ha nutrido en los temas relacionados con esa época y como luego a sabido ilustrarlos en la novela, esto es una de las cosas que me ha gustado del libro ya que te ayuda a entender las formas de pensar, los miedos de la gente, las reglas establecidas, la cultura de la época, lo cual es bastante interesante, aunque en ocasiones me parecía que introducía demasiada información, aunque en realidad pienso que se me hacía más largo porque desde el principio estaba deseosa de conocer el final.

    Lo que no me a gustado del libro son los textos en latín ya que dificultan la lectura, pero por otra parte hace que parezca mucho más real ya que en esa época era la lengua más importante, también me ha hecho mucha gracia la mezcla de lenguas que existía, como por ejemplo en Salvatore, el ayudante del cillerero.

    Lo que más me a sorprendido de esta novela es la inteligencia que Umberto Eco dota a Guillermo, he disfrutado leyendo como resolvía todos los problemas y lo fácil que parecía la solución cuando se la exponía a Adso.

    Me he fijado en como trataba Aristóteles la tragedia y me gustaría decir que se me parece bastante a la forma que ha tenido Umberto Eco a la hora de hacer su obra aunque no pienso que esta sea una tragedia.