El mundo de Sofía; Jostein Gaarder

Literatura universal contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela. Historia de la filosofía. Corrientes filosóficas. Filósofos. Adolescentes. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

EL MUNDO DE SOFÍA

RESUMEN:

Sofía Amundsen es una chica de 14 años aparentemente normal que va al instituto y habla con sus amigas igual que cualquier chica de su edad. Pero ésta aparente normalidad cambió un día en el que se encontró con una carta dirigida hacia ella y sin remitente. Dentro había un folio con una pregunta: “¿Quién eres?”. Todo esto la sorprendió y le hizo pensar en cosas en las que no se había parado a meditar nunca. De nuevo un extraño sentimiento le hizo volver al buzón y se encontró otra carta con las mismas características. Pero la pregunta cambiaba: “¿De dónde viene el mundo?”. Ahora la cabeza de Sofía discurría entre dos cuestiones, la respuesta a la pregunta del sobre y quién es el personaje misterioso que se ha metido en su vida de casualidad. Por tercera vez volvió al buzón a ver si encontraba otra carta para ella, pero en vez de esto encontró una postal de las Naciones Unidas dirigida a otro personaje desconocido, Hilde, la cual pronto cumpliría 15 años. Por más que pensaba, Sofía no encontraba solución al enigma que había envuelto su vida, pero estaba completamente segura de que tanto la postal como las cartas estaban relacionadas; pero hasta el momento decidió no contar nada a nadie porque no sabía cómo explicar lo ocurrido.

Al día siguiente volvió a mirar en el buzón y se encontró de nuevo con otra carta, en la que ponía: “Curso de filosofía. Trátese con mucho cuidado.” Involuntariamente, Sofía se había sumergido en el viaje por toda la Historia de la Filosofía. Rápidamente cogió el sobre y corrió hacia el refugio del callejón para leerlo. Cuando terminó de leerlo su curiosidad la llevó de nuevo hasta el buzón para ver si había un nuevo sobre. Así es, allí estaba lo que Sofía deseaba leer ansiosamente, una nueva entrega del nuevo curso. Y de nuevo lo leyó. Tras terminar, entró en su casa y guardó todas esas misteriosas cartas en su habitación. Bajó al salón donde se encontraba su madre, la cual se empezaba a preocupar por su hija porque hacía unos días que daba unas respuestas un poco raras o hacía preguntas algo absurdas.

A la mañana siguiente, antes de irse al instituto, miró de nuevo el buzón pero no encontró nada. Cuando terminó su jornada escolar volvió a su casa apresuradamente, necesitaba saber si había recibido otra carta. Cuando abrió el buzón se encontró con una postal de su padre que se encontraba lejos del hogar debido a que era capitán de un gran petrolero, y además una nueva carta sin remitente y para ella. Abrió la misteriosa carta y, esta vez, hablaba sobre la visión mística que se tenía del mundo antes de s.VII. En esta época, todos los procesos de la naturaleza se explicaban mediante mitos. En esa misma tarde, otra nueva carta sorprendió a Sofía. En ella formulaba tres nuevas preguntas:

-“¿Existe una materia primaria de la que todo lo demás está hecho?”

-“¿El agua puede convertirse en vino?”

-“¿Cómo pueden la tierra y el agua convertirse en una rana?”.

Nuestra protagonista no paró de pensar en estas “preguntitas”. Pero no tardó mucho tiempo en encontrar otra enigmática carta en el buzón. Ahora, Sofía leía sobre los primero filósofos griegos, los llamados filósofos de la naturaleza. Entre tanto filósofo y su pensamiento, a Sofía le comía la curiosidad de saber quién era su misterioso profesor, para averiguarlo ideó un plan. Pero antes tuvo que reflexionar sobre una nueva pregunta: “¿Por qué el lego es el juguete más genial del mundo?”. Esta pregunta hace referencia a la teoría atómica desarrollada por Demócrito. Nuestra protagonista tras haber aprendido algo sobre este nuevo personaje recibió un sobre con nuevas preguntas, las cuáles intentó responder. Además escribió una carta a su desconocido profesor en la que le invitaba a tomar un café para conocerlo. Tras una jornada algo ajetreada, Sofía cayó en la cama rápidamente pero cuando estaba a punto de quedarse dormida vio la figura de un hombre mayor, el cual depositó un sobre en su buzón. Ésta bajó rápidamente para ver de quien se trataba. No consiguió alcanzarlo y rendida recogió la nueva entrega y se dispuso a leerla. Ahora leía sobre el destino y el Oráculo de Delfos. Al despertar a la mañana siguiente no sabía si lo que había vivido era un sueño o la realidad. Pero, cuando fue a guardar el contenido del sobre con el resto, se encontró una nueva carta. En ella, su profesor, Alberto Knax hablaba sobre Hilde, es persona desconocida para ambos y que ha entrado en sus vidas de repente. Mientras intentaba responder a las nuevas preguntas formulada apareció el mensajero de Alberto, su perro. El nuevo sobre hablaba sobre Sócrates y además contenía u n video, el cual le mostraba algo de Grecia y como no, de su filosofía. Al día siguiente recibió un nuevo sobre, ahora tocaba Platón. El perro se lo entregó y se marchó rápidamente. Sofía intentó seguirlo, pero se le escapó. Pero, vio un claro entre los árboles que estaban al lado de su casa y fue a ver qué era aquello. Se encontró con una laguna y una cabaña. La curiosidad le recorría todas las venas y tuvo que entrar en esa cabaña. Una vez dentro, vio cuadros y algo que le sorprendió mucho, un espejo mágico. Sofía pensó que esa cabaña era el hogar de Alberto. Allí encontró, de nuevo, unas preguntas para reflexionar.

Después de esta pequeña aventura, regresó a su casa donde la esperaba su madre bastante preocupada. Tras todo esto y después de leer esas preguntas, escribió una carta dirigida al profesor. Cuando llegó Hermes, el perro, le entregó de nuevo otra carta sobre Aristóteles. Todos los días, Sofía miraba en el buzón para ver si había una cara de su padre o de su profesor a distancia. Esta vez se encontró con algo que no se esperaba, una postal para Hilde de su padre.

Tras esta pequeña sorpresa se tuvo que enfrentar a un examen de religión, el cual no pudo estudiar mucho debido a todas las nuevas cosas que le estaban pasando. Pero, a pesar de todo, sacó un sobresaliente aplicando todo lo que la filosofía le estaba enseñando. Luego regresó a casa y encontró un nuevo sobre. Lo leyó tranquilamente, asimilando toda la información. Pasaron bastantes días sin que recibiera ningún tipo de información sobre el curso. Además decidió irse con su amiga Jorunn de acampada a la cabaña del Mayor y allí encontró un montón de postales para Hilde de su padre, Alberto Knax. Tras este pequeño improvisto, Sofía tuvo que contarle a Jorunn lo del curso de filosofía. Después de esto volvieron a casa.

Sofía recibió de nuevo un sobre de Alberto en el que le anunciaba que pronto se encontrarían cara a cara. Esta noticia alegró mucho a Sofía. Unos días después recibió una llamada telefónica, era su profesor a distancia. Esta cita esperada ya tenía lugar y hora, se encontraría en una pequeña iglesia por la noche. Sofía entró allí llena de miedo por lo desconocido. Se sentó en un banco y esperó. Al rato apareció un hombre vestido de monje de la Edad Media, era Alberto. Le habló sobre la filosofía de la Edad Media y de sobre el misterio de Hilde. Alberto Knax (soldado de las Naciones Unidas) enviaba postales a su hija Hilde y éstas mismas a Sofía, pero les quedaba por resolver una pregunta, ¿por qué?.

Después de su primer encuentro, volvieron a verse varias veces para hablar sobre la filosofía en el Renacimiento, el Barroco, el Romanticismo, el Realismo-Naturalismo y la filosofía contemporánea. Alberto también le habló sobre algunos filósofos y su pensamiento, como: Descartes, Locke, Hume, Berkeley, Kant, Hegel, Kierkegaard, Marx, Darwin, Nietzsche, Freíd o Sastre; todos ellos merecen ser nombrados porque han influido sobre el pensamiento de las personad a lo largo de la historia.

Entre todo esto, mientras ponía en orden toda la información acumulada, Sofía no paraba de preguntarse cuál era la relación entre ella, Hilde y su padre. Después de múltiples averiguaciones y descubrimientos, Alberto Knax le tenía una nueva sorpresa a su única alumna. La llevó a una librería y una vez allí, le mostró un libro muy especial y único, “El mundo de Sofía”. En este libro, Sofía y su profesor eran los protagonistas. Ahora veían como su vida era una mezcla de realidad y fantasía creada por el inquieto padre de Hilde. A su vez, Hilde recibió como regalo de cumpleaños por parte de su padre este libro. Lo leyó rápidamente y al ver lo que le ocurrían a sus dos protagonistas se enfadó mucho con su padre y quiso ayudarlos a conseguir lo único que buscaban: ser libres de la imaginación de Alberto. Con la ayuda de Hilde y con el plan que habían tramado lo consiguieron. La noche de San Juan era el decimoquinto cumpleaños de Hilde y Sofía. Esta última hizo una fiesta filosófica en su jardín con un invitado especial, su profesor particular de filosofía. Esta fiesta terminó siendo un desastre. Era el momento de escapar de la mente del autor, ahora o nunca. Consiguieron su objetivo al despistar al Mayor haciendo lo inesperado, así salieron de toda esta historia. Pero no todo volvió a ser igual que antes. Ahora, los dos protagonistas no pertenecían a la realidad, sino a otro mundo en el que sus vecinos eran brujas, hadas y monstruos transparentes salidos de los cuentos e inmersos en un nuevo mundo, el de la fantasía. Eran como fantasmas, ninguna persona que viviese en la realidad podía escucharlos. Ahora su objetivo era encontrarse con Hilde y su padre, que ese mismo día volvía del Líbano. Cuando Sofía encontró a Hilde, se sentó a su lado en el balancín del jardín de la hija del autor e intentó hablarle pero no le oía. Al rato llegó Alberto para felicitar a su hija, tras una agradable cena y después de haber hablado sobre el origen del universo; Alberto y su hija observaron como una barca se había desamorado y la corriente del agua la arrastraba lentamente. Hilde tuvo lo sensación de que Sofía había estado allé, aunque en este punto su padre no estaba de acuerdo.

El autor utiliza la historia de la filosofía para mostrarnos un mundo que existe y que no podemos ignorar, el de la fantasía. En cualquier momento de nuestra vida cotidiana mezclamos fantasía y realidad, al imaginar, al soñar, al desear… Estos dos mundos conviven en nuestra mente en total tranquilidad y armonía. Sin estos dos elementos no seríamos del todo felices, ¿por qué? Porque la fantasía es aquello que permite despegar, flotar, soñar, hacer castillos en el aire e incluso motivarnos para llegar a conseguir todo aquello que deseamos, pero lo realidad es la que te hace aterrizar en la tierra e incluso tropezarte en el camino de la vida.

II