El mundo de Sofía; Jostein Gaarder

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Enseñanza e historia de la filosofía. Corrientes filosóficas. Filósofos. Tema

  • Enviado por: Elyo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas

publicidad

1º SINOPSIS ARGUMENTAL

La obra comienza presentando a la protagonista, una joven normal que va al Instituto y se llama Sofía Amudsen. Todo comienza cuando recibe una carta cuyo mensaje es una breve pregunta: “¿Quién eres?”. A partir de ahí, a Sofía se le abrirán las puertas de lo que es el interés por los misterios del universo, o dicho de otra manera, la Filosofía, e irá aprendiendo más y más sobre este tema de la mano de un enigmático filósofo. Voy a hacer un resumen global de la obra:

Sofía comenzará a recibir correo dirigido a otra persona, una tal Hilde Moller que curiosamente es una joven como ella, de su misma edad.

El curso de Filosofía empieza con un ejemplo: todo es un misterio para nosotros que a la vez somos parte del enigma como si fuéramos un bicho que vive en la piel del conejo blanco que saca el prestidigitador del sombrero en medio de un circo, y el filósofo es el que intenta encaramarse en el pelo donde le ha tocado vivir para intentar ver.

Después, el curso de Filosofía comienza por donde empezaron los filósofos griegos 600 años antes de Cristo, por la discusión de los mitos y la búsqueda de las “leyes de la Naturaleza”. Los filósofos se fiaron de la razón y expusieron sus ideas: los presocráticos sobre la naturaleza, Platón sobre las ideas eternas y sobre el Estado, Aristóteles sobre las distintas ciencias, la lógica, la ética, etc.

En la etapa siguiente, que abarca desde el s. IV a.C. hasta el principio de la Edad Media, es muy interesante la postura de los cínicos, la verdadera felicidad es “¡que no me tapes el sol!”, y los estoicos como Séneca.

La acción de la novela sigue avanzando con el misterio que para Sofía supone el personaje del filósofo anónimo, y para descubrirlo sale de acampada con su amiga Jorunn y entran en una cabaña donde ven un espejo y postales dirigidas a Hilde.

El siguiente paso en el curso de Filosofía es el cristianismo, que influyó en toda la Edad Media y ha contribuido de forma esencial a que seamos como somos. De ahí la cita de Goethe “el que no sabe llevar su contabilidad por espacio de tres mil años se queda como un ignorante”. En este momento la persona que le escribe sobre Filosofía se entrevista con ella, es Alberto Knag, y a partir de aquí los dos dialogan. Hablan de la Edad Media, San Agustín, Tomás de Aquino, etc. que fueron los filósofos de la iglesia. ¡También hubo una filósofa, Hildegarda de Eibingen!

En el Renacimiento, la ciencia se enfrentó con la iglesia: Giorcheno Bruno, Galileo, Copérnico… Igual, por ejemplo, que luego Newton o Darwin.

Descartes en el s. XVII volvió a empezar la Filosofía por su cuenta.

En el s. XVIII lo que predominó fue el empirismo: “adquirimos nuestras experiencias mediante los sentidos”, y ésa es la fuente del conocimiento humano (Locke, Hume).

2º RESUMEN POR CAPÍTULOS

EL JARDÍN DEL EDÉN

Sofía Amundsen, joven de 15 años. Un día, tras llegar del instituto, recoge el correo y ve una carta dirigida a ella. En la carta solamente venía una pregunta: “¿Quién eres?”.

Más tarde, aparece otra carta igual en la que ponía: “¿De dónde viene el mundo?”.

Sofía no hace más que darle vueltas a la cabeza intentado buscar una respuesta para las preguntas, sin conseguir una solución.

Vuelve al buzón y ve una postal de cumpleaños que lleva sus señas, pero no va dirigida a ella, sino a una chica llamada Hilde Moller Knag.

¡Qué cosas tan extrañas le ocurren a Sofía!

EL SOMBRERO DE COPA

A la llegada del instituto, Sofía vuelve a casa y se dirige al buzón, esta vez encuentra, entre otras cartas, una para ella. En esta carta, la persona misteriosa, le habla sobre la Filosofía.

Otro día vuelve al buzón y descubre otra carta. En dicha carta le plantean una nueva pregunta: “¿Quién soy?”. También le habla sobre los filósofos y sobre lo que estos piensan.

Cuando la madre de Sofía llega a casa, la chica le pregunta: “¿Te parece extraño vivir?”. La madre se quedó preocupada por el estado de Sofía y hasta llegó a creer que la joven estaba relacionada con la droga.

LOS MITOS

A la mañana siguiente no había nada en el buzón, pero después encontró una. Comenzó a leerla. El hombre misterioso le cuenta dónde, cuándo y cómo surgió la Filosofía. Para explicarle qué quiere decir “tener una visión mítica del mundo”, le muestra el mito de Tor. Con este mito deducimos que para toda pregunta, la respuesta era sacada de un mito. Los hombres creían que los dioses les salvaban de todo mal, pero sabían que estos no podían salvarlos siempre, entonces es cuando nacen los ritos, para poder alabar a los dioses y luchar contra las fuerzas del mal. También le habla del mito de Trym, que tiene que ver con el de Tor, pues Trym era el rey de los gigantes ( el malo) y Tor era el dios bueno. Este mito se cuenta para explicar algo; lo que ocurre en el mundo de los humanos tiene fácil explicación con este mito. Sobre él se han realizado ritos.

Homero y Hesíodo escribieron muchos mitos griegos, muchos de ellos criticados por los primeros filósofos griegos.

Para terminar la carta, le aclara que los filósofos persiguen un objetivo: encontrar explicaciones naturales para todo fenómeno natural.

Sofía le encuentra sentido a todo lo que dice la carta y comprende que los seres humanos debían encontrar explicaciones para todos los fenómenos de la naturaleza y entonces, nacen los mitos.

LOS FILÓSOFOS DE LA NATURALEZA

Sofía recibe una nueva carta en la que el hombre misterioso le plantea unas preguntas un poco chifladas. Tras meditar toda la tarde sobre esas preguntas, llega a casa y encuentra otra carta. En esta última, le cuenta cómo un filósofo piensa y medita sobre una pregunta filosófica.

Los filósofos de la naturaleza (primero los griegos) se hacían preguntas relacionadas con los cambios de la naturaleza y entorno a la materia primaria. Estos filósofos fueron los primeros en buscar respuestas no míticas a estas preguntas. Estas repuestas se acercan más a lo científico.

Comenzamos a hablar de Tales. Este filósofo opinaba que el agua era origen de todas las cosas. Luego comentamos a Anaximandro , el cual decía que el origen de las cosas era lo que él llamaba “lo indefinido”. El último filósofo del que vamos a hablar es de Anaxímenes que decía que el origen de las cosas era el aire. Estos tres filósofos comparten una idea y es que opinan que existe una materia primaria de la que surgen todas las cosas.

Los filósofos de Mileto decían que había una sola materia de la que estaban compuestas todas las demás cosas. Parménides opinaba que todo lo que existe ha existido siempre y no se puede convertir en otra cosa. Este se fiaba más de su razón que de sus sentidos. Por el contrario, Heráclito optaba más por sus sentido s que por la razón. Este fue quién nos explicó “la razón universal”: todo ser humano tiene una razón y dicha razón es común a todos; mediante ella nos guiamos. Empédocles decía que Parménides y Heráclito tenían razón en algo, pero también se equivocaban. Sólo había que rechazar la idea de que hay un solo elemento del cual surgen todas las cosas. Empédocles decía que lo que une a las cosas es el amor y lo que las separa es el odio. Anaxágoras opinaba que las cosas estaban formadas por piececitas muy pequeñas, que ni siquiera podíamos ver. Con esto terminamos la carta.

Sofía se dio cuenta de que le gustaba la Filosofía porque no tenía que estudiarlo, sino pensarlo.

DEMÓCRITO

En la siguiente carta, el hombre le plantea otra pregunta y ella, como buena alumna, comenzó a pensar en la respuesta.

Al día siguiente descubrió otra carta, ésta comenzaba a hablarle de Demócrito. Quien decía que todas las cosas están formadas por unas piezas pequeñas a las que llamó “átomos”. Esos átomos no son todos iguales, tienen formas distintas para poder combinarse y formar infinitas cosas. Cuando los átomos se separan porque esa cosa ha muerto, se dispersan y vuelven a juntarse con otros para formar lago distinto.

En estos tiempos, la ciencia ha llegado a que los átomos están divididos en unas subpartículas más pequeñas denominadas protones, electrones y neutrones.

Sofía iba entendiendo lo que quería decir Demócrito y pensó que este había actuado de forma muy astuta (él sólo contaba con su inteligencia). Sofía también llegó a la conclusión de que Heráclito tenía razón cuando dijo que todo “fluye” porque los humanos, animales y plantas mueren; incluso una montaña se desintegra.

EL DESTINO

Sofía vio otra carta en la que le planteaba tres preguntas. Ella estuvo investigando y dándole vueltas a la cabeza hasta que llegase la siguiente carta y tras meditar sobre estas preguntas, decidió mandarle una carta a su misterioso profesor. Se intercambiaron una carta mediante el buzón. La que el profesor le dio a Sofía le explicaba varias cosas. Comienza por explicarle el destino. Habla sobre el Oráculo de Delfos: los griegos creían que Apolo lo sabía todo sobre el pasado y el futuro. Sofía también lee que muchas personas piensan que el curso de la historia está dirigido por el destino, que las enfermedades son un castigo de Dios. La medicina intenta buscar explicaciones naturales a las enfermedades. Comentamos el juramento que hizo Hipócrates: nunca utilizará su tratamiento para hacer daño, nunca envenenará a nadie aunque se lo pidan, ni ayudará la aborto, etc.

Sofía se despierta el sábado por la mañana y ve debajo de su cama un pañuelo rojo que ponía: “HILDE”. Era la primera vez que veía ese pañuelo. ¿Quién sería Hilde?

SÓCRATES

La siguiente carta que Sofía recibió, fue la contestación a la que ella le había dado al profesor, pero con la carta también aparecen nuevas preguntas. Sofía, como siempre, medita sobre ellas. La chica estuvo leyendo hasta llagar al párrafo en el que le decía que el mensajero, ahora no era el hombre misterioso, sino un amigo de este. ¡Era un perro!

En la carta comenzamos repasando que los filósofos de la naturaleza se centraban en los fenómenos naturales; por el contrario, los filósofos de Atenas se concentraron en el ser humano y en el lugar que ocupa dentro de la sociedad. Explicamos qué son los sofistas y los agnósticos.

SOFISTAS: significa sabio, y eran los que se ocupaban de la enseñanza.

AGNÓSTICOS: son los que no saben si algo existe o no. No es que nieguen la existencia, pero tampoco la afirman.

También explicamos que los sofistas son los llamados en Filosofía escépticos, es decir, creían que los seres humanos no encontrarían respuesta segura a los misterios de la naturaleza.

Platón, alumno de Sócrates, fue quien difundió algo sobre la vida de Sócrates. Lo que él hacía no era enseñar, sino aprender mediante la conversación y las preguntas que hacía a la gente. Él ayudaba a la gente en sus razonamientos. Sócrates dijo: “sólo sé que no sé nada”. Él era un filósofo, pero no es lo mismo un filósofo que un sofista. El sofista se considera sabio y el filósofo no, solamente intenta prender cosas.

ATENAS

Esta vez no recibió carta, sino un vídeo que le mostraba la ciudad de Atenas. El hombre comenzó por enseñarle y hablarle de la Acrópolis. Poco a poco le fue mostrando todo lo más bonito de Atenas, también le enseñó desde la pantalla a Sócrates y a Platón, ¡Pero qué extraño! ¿Cómo podría ser posible que su profesor estuviera allí con Sócrates y Platón?

Platón le formuló unas preguntas a Sofía. Ella no se paró a razonarlas, subió a su habitación y se durmió.

PLATÓN

El perrito mensajero le trajo una carta, ella le sigue, pero no consigue alcanzarlo. Ahora comenzamos a hablar de Platón. Este fundó una escuela que la llamó la Academia y le sirvió para hablar y escribir sobre su maestro, Sócrates. Platón decía que todo lo que tocamos y podemos percibir por los sentidos fluye. Él distinguió entre “el mundo de los sentidos” y “el mundo de las ideas”, también explicamos el mito de la caverna de Platón. Este filósofo dividió el cuerpo en tres partes: cabeza, pecho y vientre. A cada parte le corresponde una habilidad del alma.

Cabeza: la razón.

Pecho: la voluntad.

Vientre: el deseo.

Otra cosa que sabíamos de Platón es que él decía que las mujeres tienen la misma capacidad de razonar que los hombres.

LA CABAÑA DEL MAYOR

Sofía fue caminando por dónde había desaparecido el perro mensajero y llegó a una laguna que en la otra orilla había una casa roja. Vio una barca, se subió y remó hasta la otra orilla, entró en la casa y se dio cuenta de que era la casa de su misterioso profesor y de su perro. Cuando estaba mirando todo lo que había en la casa, oyó de lejos al perro, se asustó y salió pitando de la casa, pero antes cogió una carta que había encima de una mesa dirigida a la joven. Cuando llega a casa su madre empieza a hacerle preguntas, Sofía se lo cuenta toso (sólo lo de la cabaña. Su madre le dijo que la cabaña que había visto la llamaban la “Cabaña del Mayor” y estaba deshabitada, Sofía no se lo creía. Para disculparse por haber entrado en su casa le escribe una carta. Más tarde lee la carta que había robado de la casa donde aparecen, como normalmente, unas preguntas que comienza a editar. Por último su madre la llama para comer, mientras hablan de cómo va a celebrar su decimoquinto cumpleaños.

ARISTÓTELES

Aristóteles estaba de acuerdo con Platón en dos cosas, todo lo que percibíamos por los sentidos fluye y que el “molde del caballo” por ejemplo, es eterno e inmutable. Y estaba en desacuerdo, en que la “idea de gallina” está antes que la gallina. Aristóteles piensa que la “idea de gallina” se ha formado después de que los humanos hayamos visto una.

Platón opinaba que todo lo que vemos son meros reflejos de lo que existe en el mundo de las ideas, Aristóteles, decía lo contrario, pero que también tenemos una razón innata con la que nacemos. El ser humano no puede nacer con alguna idea.

Aristóteles decía que la realidad está compuesta de una serie de cosas individuales que constituyen un conjunto de “materia” y “forma”.

Pensaba que hay cuatro clases de causas en la naturaleza, la más importante es la” causa final”, también decía que en nuestra mente ordenamos las cosas, y que el ser humano solamente será feliz si utiliza todas sus capacidades y posibilidades.

Según él, hay tres clases de felicidad: placeres y diversiones, ser libre y responsable y ser un filósofo e investigador. Si las tres condiciones se dan simultáneamente, el hombre será feliz.

El ser humano es un “animal político”, somos alguien gracias a la sociedad que nos rodea.

Tenía una visión muy rara sobre la mujer, creía que le hombre da la “forma” y la mujer contribuye con la “materia”. Todo lo que se hereda, es porque se hereda del hombre.

EL HELENISMO

El Helenismo fue la unión de Grecia con Egipto y todo el Oriente hasta la India. Son tres reinos helenísticos: Macedonia, Siria y Egipto. Poco a poco, Roma fue conquistando los reinos helenísticos y comienza la época romana.

Surgieron varias nuevas religiones. Mucha gente tenía dudas y se sentía insegura ante las visiones y conceptos de la vida. La Filosofía se movía cada vez más hacia la salvación y el consuelo, también en la ciencia había mezcla de diferentes culturas.

Los cínicos enseñaron que la verdadera felicidad no depende del lujo y el dinero, tampoco debíamos preocuparnos por la salud, no siquiera del sufrimiento y la muerte. Los estoicos opinaban que todos los seres humanos formaban parte de la misma razón universal. Según los epicúreos, para vivir una vida feliz es muy importante no tener miedo a la muerte.

Hablaremos del neoplatonismo. Plotino decía que había dos extremos: una era la luz divina (Dios) y el otro extremo es la oscuridad total.

El alma está iluminada por la luz de Dios. Plotino lo llamó el Uno, y la materia es la oscuridad.

Nuestro “yo”, no es realmente nuestro “yo”. Nos fundimos en un “yo” mayor que es Dios, desaparecemos en Dios. Esto es lo que dicen los míticos.

DOS CIVILIZACIONES

Los indoeuropeos eran politeístas, es decir, su cultura se caracteriza por la adoración a varios dioses. Estas personas tenían una manera de concebir el mundo que es que es entre dos fuerzas: la del bien y la del mal. Intentaron siempre predecir el destino del mundo y llegar a verdaderos conocimientos sobre el ciclo de la naturaleza. Solían tener la tendencia de crear imágenes de sus dioses basándose en los mitos. Tenían una visión cíclica de la Historia, creían que esta avanzaba en ciclos (como las estaciones del año). En muchas culturas indoeuropeas también se creía en la reencarnación del alma. La vida religiosa se caracterizaba por la auto contemplación y la meditación.

Los semitas eran monoteístas, es decir, creían en un solo dios. Por ejemplo: el judaísmo, el cristianismo y el Islam. Según los semitas, la Historia era como una línea que comenzó cuando Dios creó el mundo y terminará el día en que Dios juzgue a vivos y muertos.

Para los indoeuropeos era importante la “visión”, bien; para los semitas lo importante en el “oído”. Estos tenían prohibido crear imágenes de dios o de lo sagrado. No se preocupaban por la reencarnación de las almas, sino del pecado y la culpa. La vida religiosa se caracteriza por las oraciones, predicaciones y lectura.

Alrededor Del año 1000 a.C. hubo tres grandes reyes en Israel: Saúl, David y Salomón.

Israel era una sola monarquía, los reyes obtenían el título de “Mesías” y eran considerados intermediarios entre Dios y el pueblo. A los reyes se les llamaba “Hijos de Dios” y al país “Reino de Dios”.

Israel se dividió en dos: Israel y Judea. Israel fue invadido por los asirios y Judea conquistado por los babilonios.

¿Qué creían los judíos sobre esto? Ellos creían que Dios estaba castigando a su pueblo por desobedecerle y no cumplir los mandamientos. Surgen las “profecías de la salvación”: una parte del pueblo se salvaría. Pero, ¿Quién reinaba allí cuando sucedió todo esto? Era el rey David. Los profetas dijeron que un Mesías llegaría, que salvaría Israel y fundaría el “Reino de Dios”.

Muchos creían que ese “Mesías” no sólo salvaría a Israel, sino al mundo entero. Aparece Jesús. Este no era ningún rebelde militar o político, sino que su misión era la salvación y el perdón de Dios para todos los hombres.

Pero hubo protestas contra Jesús y pronto sería ejecutado. Según Jesús, el reino de Dios es amar al prójimo, incluso a nuestros enemigos. Los que siembran el mal pero luego piden perdón a Dios, serán perdonados.

Según el cristianismo, Jesús era el hombre más justo que había existido y éste murió por los hombres, para que pudiéramos reconciliarnos con Dios y salvarnos de su castigo.

Tras la muerte de Jesús, se dijo que había resucitado demostrando así que era el Hijo de Dios. Así, la Iglesia cree en la “ida eterna” y en la “resurrección del cuerpo”.

Después de la muerte de Jesús, un hombre llamado Pablo que era fariseo, se convirtió al cristianismo. Él convirtió el cristianismo en una religión mundial por sus largos viajes. Pablo llega a Atenas y en el Monte de Areópago formula un discurso cristiano a los atenienses sobre la salvación. Tras el discurso, algunos se unieron a Pablo y otros se burlaron de él.

Hubo más religiones es esa época además de la cristiana. Los cristianos querían resumir lo que era la doctrina cristiana y delimitarla respecto a otras religiones. Surge así el Credo que resume los fundamentos cristianos más importantes. Uno de estos fundamentos era que Jesús era Dios hecho hombre.

LA EDAD MEDIA

Para estos filósofos, el cristianismo era lo verdadero. Veamos los dos filósofos más importantes de esta época. Empezamos por San Agustín. Este filósofo, antes de ser cristiano, pasó por muchas otras religiones y corrientes, el estoicismo y el neoplatonismo.

San Agustín no vio distinción entre la filosofía de Platón y el cristianismo; aunque este se consideraba totalmente cristiano. Según él, la teoría de las ideas de Platón se unía con el cristianismo. ¿Y las ideas eternas? San Agustín creía que antes de que Dios creara el mundo, las ideas existían en el pensamiento de Dios.

¿De dónde viene el mal? San Agustín decía que hacer el bien es obedecer a Dios y el mal aparece porque los hombres desobedecen a Dios. Este filósofo también decía que el hombre tiene cuerpo material, pero es además un ser espiritual, tiene alma. Opinaba que Dios salva a algunos hombres de la perdición y sobre los que se salvan ya está decidido de antemano.

Veamos a Tomás de Aquino. Este filósofo intentó unir la filosofía de Aristóteles y el cristianismo. Decía que con la ayuda de la razón, podíamos llegar a lo mismo que nos dice la Biblia. Él opinaba que había una serie de “verdades naturales”. Por ejemplo: para llegar a Dios hay dos caminos; a través de los sentidos y a través de la fe. No debemos apoyarnos exclusivamente en la razón o en la Biblia. Para algunas cosas no sólo vale la razón, sino hay que recurrir a la Biblia; pero Tomás pensaba que basándose en Aristóteles se podría comprobar la existencia de Dios.

Aristóteles tenía una escala. Él pensaba que era así:

Tomás tenía la misma visión sobre las mujeres que ARISTÓTELES. El hombre es superior físicamente. Para los cristianos y los judíos, Dios no sólo era hombre, sino que tenía un lado femenino denominado “Sophia”.

EL RENACIMIENTO

Renacimiento significa “nacer de nuevo”.

Los humanistas renacentistas consideraban al ser humano como algo grande y valioso. Dos grandes figuras del Renacimiento fueron Ficino y Pico della Mirándola.

En la Edad Media el punto de partida era Dios. En el Renacimiento el punto de partida es el hombre.

Podemos hablar de un “nuevo método” que era investigar la naturaleza con los sentidos y experimento. Se denomina “método empírico”.

Ahora los seres humanos ya comienzan a utilizar, aprovechar y dominar la naturaleza. Por supuesto, se hizo el bien y se hizo el mal: hubo mejoras, enriquecimientos, pero también hubo paro, empobrecimientos, enfermedades, contaminación...

Vamos a hablar de Copérnico, el cual dijo que la Tierra giraba alrededor del Sol y no al revés; la Tierra gira alrededor de su propio eje. En conclusión, dijo que todo giraba alrededor del Sol. Pero esto último no es correcto ahora porque él creía que el Sol era el centro del universo y no es así.

Fue Kepler quien dijo que los planetas recorren órbitas elípticas, que tienen mayor velocidad cuando están más cerca del Sol, también vivió en esta época Galileo que estudió los cráteres de la luna y vio que estaba formada por valles y montañas como la Tierra. Éste formuló la ley de la Inercia.

Newton explicó cómo se mueven los planetas alrededor del Sol, pero también explicó por qué se mueven así. Éste formuló la ley de la Gravitación Universal. Kepler pensaba que la marea alta y la marea baja se debía a alguna fuerza de la luna y que los astros se mantenían en sus órbitas gracias a alguna fuerza del Sol.

El Renacimiento dio lugar a una “nueva relación con Dios”. A partir del Renacimiento, la Biblia no sólo la leen frailes y sacerdotes (ya que estaba en latín) porque se traduce a lenguas vulgares. Lutero fue uno de los reformadores, tradujo la Biblia al alemán y se olvidó se muchas costumbres religiosas de la Edad Media. Lutero pensaba que no hacía falta pasar por la Iglesia para obtener el perdón de Dios. Decía que los hombres reciben la salvación mediante la fe.

DESCARTES

Descartes era racionalista. Decía que sólo podemos fiarnos de la razón, nunca de los sentidos.

Muchos filósofos llegaron a un escepticismo, pero Descartes no. ¿Cómo? Él comenzó por dudar de todo. No podemos estar seguros de nada. Un genio maligno nos engaña, tampoco podemos fiarnos de nuestros sentidos. Aquí es cuando cae en el escepticismo, pero, ¿Cómo logra salir de él? No está seguro de nada, pero de algo sí: de que duda. Luego, si duda es que piensa, luego existe. “Pienso, luego existo”. Él dice que está seguro de que existe como conciencia, pero no está seguro de que exista como cuerpo.

Para Descartes la verdadera realidad, la verdadera sustancia es Dios, es evidente que hay un Dios. Todos tenemos la imagen de Dios. También hay otras sustancias, el alma y el mundo como totalidad. Las dos sustancias últimas provienen de Dios porque Dios es el único que existe independiente de todo.

Descartes distinguía entre “res extense” y “res cogitans”, es decir, lo exterior a nosotros y lo interior a nosotros. Para él, el hombre es el único ser con alma y los animales pertenecen a la “res extensa”.

SPINOZA

Spinoza era heterodoxo, por eso fue rechazado por sus amigos, incluso por su familia. Él estaba en desacuerdo con la doctrina católica, con la Biblia. Para Spinoza Dios es el mundo, no es independiente de él. Spinoza decía que la vida del hombre está condicionada por las leyes de la naturaleza. Así como Descartes distinguía entre mundo y alma, Spinoza no admitía esa distinción. No era dualista, era monista; decía que todo proviene de una sola sustancia. Él a veces lo llamaba “Dios” o “naturaleza”. Para él, el mundo y el alma son dos cualidades de aparición de Dios, “atributos de Dios”. Por tanto, las cualidades que conocemos de Dios son: mundo y alma. Todo lo que encontramos en la naturaleza es mundo o alma. Dios dirige el mundo mediante las leyes de la naturaleza.

Según Spinoza, la ambición y el deseo nos impiden lograr la verdadera felicidad y armonía.

HUME

Según Hume, el ser humano tiene dos tipos de percepciones:

- impresiones: La inmediata percepción de las cosas.

- Ideas: recuerdo de la impresión.

Tanto impresiones como ideas pueden ser simples o compuestas.

Según Hume, existen otros conceptos denominados conceptos falsos que surgen cuando el ser humano compone dos experiencias diferentes que no estén unidas en la realidad, pero sí en nuestra imaginación. Por ejemplo, un ángel. Existen dos ideas unidad; la idea de hombre y la idea de alas; entonces surge el ángel (hombre con alas).

Bien, Hume intenta investigar cada concepto para saber si se trata de un concepto falso o no. Opina que Dios es un concepto falso porque es una idea que consta de inteligencia, sabiduría, bondad, etc. Tenemos una “idea compuesta” de Dios.

¡Ah! Hume era agnóstico. Y por último, según Hume nuestros sentimientos son los que deciden lo que hacen.

BERKELEY

Berkeley opinaba que no podemos saber nada más del mundo que lo que percibimos por los sentidos. También decía que las cosas en el mundo son tal y como las sentimos, pero no son “cosas”.

Todas nuestras ideas tienen una causa fuera de nuestra conciencia. Esa causa es espiritual, no material. Entonces, nuestro alma puede ser causa de nuestras ideas. Berkeley pensaba que hay un espíritu que causa “todo en todo” y ese espíritu es Dios, que está en nuestra conciencia. También dudaba de “tiempo” y el “espacio”.

LA ILUSTRACIÓN

Se debe “ilustrar” al pueblo para conseguir una sociedad mejor, había que tomarse en serio la educación de los niños. La obra cumbre de la Ilustración es la Enciclopedia.

Nada más que se extendieran los conocimientos y la razón, la humanidad progresaría. Los filósofos ilustrados eran partidarios de la vuelta a la naturaleza y no querían ni la Iglesia ni la civilización. También defendían la idea de valorar la infancia.

Los filósofos ilustrados creían en Dios. Claro está, algunos eran ateos, pero otros no. Se consideraba razonable creer en la importancia del alma.

Muchos defendieron el deísmo. Para los deístas, Dios creó el mundo, pero desde entonces no se ha aparecido ante el hombre de forma “sobrenatural”.

Los filósofos ilustrados lucharon por los “derechos naturales del hombre”. En 1789 fue aprobada la “Declaración de los Derechos Humanos”.

A la mujer no se le consideraba con los mismos derechos que el hombre, por tanto, muchas se revelaron aunque no consiguieron nada.

KANT

Recordemos que lo racionalistas decían que la base de todo conocimiento humano está en la conciencia del hombre. Los empiristas decían que todo conocimiento viene de las percepciones.

Kant opinaba que ambos tenían razón, pero que ambos se equivocaban en algo. Él pensaba que tanto la razón como la percepción son importantes para percibir el mundo.

Kant habló de las dos “formas a priori de la sensibilidad, el espacio y el tiempo”. Todo lo que percibimos (y nosotros también) deben estar en un tiempo y en un espacio determinados. Éstas son anteriores a cualquier experiencia.

Este diferenció entre la cosa “en sí” y la cosa “para mi”. No podemos conocer el mundo “en si”, pero si lo podemos conocer “para mi”, es decir, como lo vemos los humanos.

Kant también distinguió entre dos condiciones para que el hombre pueda percibir el mundo:

- Condiciones exteriores, de las que no podemos saber nada hasta que no las percibamos. Podemos llamarlas “material del conocimiento”.

- Condiciones internas del mismo ser humano (tiempo y espacio). Podemos llamarlas “formas del conocimiento”.

Kant dijo que ni la razón ni la idea experiencia son bases para decir que Dios existe. Estaba de acuerdo con los racionalistas en que todos los seres humanos sabemos lo que está bien y lo que esta mal, ya que somos capaces de razonar.

Existe una ley moral universal que es la que te dice cómo debes actuar en todas las situaciones. Es válida en todas ellas, para cualquier personas y cualquier época.

Para concluir, sólo una cosa más, Kant dividió al hombre en dos: en cuerpo y razón.

EL ROMANTICISMO

El Romanticismo surgió en Alemania. Los nuevos lemas fueron el sentimiento, imaginación, vivencia y añoranza. El Romanticismo tiene muchos rasgos comunes al Renacimiento, como la importancia del arte y de su significado para el conocimiento del hombre. Los románticos se sentían atraídos por la noche, el amanecer, viejos castillos, ruinas y por lo sobrenatural. Se interesaban por lo enigmático, lo tétrico y loo misterioso. Otro rasgo fundamental del Romanticismo era la añoranza de la naturaleza.

El filósofo romántico más importante fue Schelling. Él creía que la naturaleza y la conciencia humana eran dos expresiones de lo mismo porque había un “espíritu universal” que estaba en la naturaleza y en la conciencia humana. También vio una evolución en la naturaleza de tierra y piedra a la conciencia del hombre..

Había dos clases de Romanticismo:

  • Universal: se preocupaban por la naturaleza, el alma universal y el genio artístico.

  • Nacional: Se interesaban por la cultura del pueblo.

MARX

Marx fue filósofo, sociólogo, economista e historiador. El punto de partida de Marx fue Hegel.

Marx quería mostrar que los cambios materiales son los decisivos. No son las “condiciones espirituales” las que crean los cambios materiales como decía Hegel, sino, según Marx, era al revés.

A las condiciones materiales económicas y sociales de la sociedad, Marx las denominó “base”.

A la religión, moral, arte, Filosofía, ciencia y cómo se pensaba en la sociedad lo denominó “supraestructura”.

Marx dijo que hay una relación dialéctica entre “base” y “supraestructura”, por eso él es un materialista dialéctico.

También se pueden distinguir tres niveles de “base” en la sociedad:

- “Las condiciones de producción, es decir, las condiciones y recursos naturales de las sociedad”.

- “Las fuerzas productivas”, es decir, la clase de herramientas y máquinas de la sociedad.

- “Las relaciones de producción”, es decir, la división del trabajo y las relaciones del propietario.

Así, podemos concluir que “el modo de producción” es el que decide las condiciones políticas e ideológicas que hay en una sociedad.

Antes de ser comunista, a Marx le interesaba qué le pasaba al ser humano cuando trabajaba. Para Marx, la conciencia del hombre está en relación con su trabajo.

A Marx también le preocupaba la gran diferencia entre las clases sociales, por ejemplo: entre la nobleza y los obreros.

gente.

DARWIN

¿Qué es el naturalismo? El naturalismo no admite otra realidad que no sea la naturaleza. Para un naturalista, el hombre es parte de la naturaleza.

Darwin demostró que el hombre es el resultado de muchos procesos biológicos.

Fue escogido para hacer un viaje de dos años por todo el mundo para estudiar a los seres vivos y todo lo relacionado con ellos. Al final el viaje duró cinco años.

Publicó un libro titulado “El origen de las especies”. En él presentó dos teorías:

- Todos los seres vivos actuales descienden de otros más primitivos. Existe evolución.

- La evolución se debe a la “selección natural”.

Darwin era gradualista porque admitía que en la evolución no hay saltos, sino que se produce de forma gradual.

Este también nos habló de la “lucha por la existencia”. En la naturaleza sólo sobreviven los seres mejor adaptados de cada especie.

Vamos a hablar un poco de Lamarck; éste decía que los caracteres que se adquieren se heredan a lo largo de generaciones.

Podemos hablar de mutaciones, a veces beneficiosas y otras veces dañinas.

NUESTRA ÉPOCA

¿Qué es el existencialismo? Pues, el existencialismo abarca varias corrientes filosóficas que tienen como punto de partida la existencia del hombre. Un filósofo existencial fue Sartre.

La palabra clave de la filosofía de Sartre es “existencia”. El hombre es el único ser vivo que es consciente de se propia existencia. “La existencia precede a la esencia” dijo Sartre. “Esencia” es la naturaleza de una cosa. El hombre debe crear su propia “esencia”. Según Sartre no podemos saber qué es el hombre ni qué naturaleza tiene, tenemos que elegir cómo queremos vivir.

También pensaba que cuando el hombre se da cuenta de que existe y de que va a morir, entonces crea la angustia.

Sartre opinaba que para que nuestra vida tenga sentido, nosotros debemos darle ese sentido. La vida, por sí sola, no tiene sentido.

Otra cosa importante es que pensaba que nuestra existencia es la que nos hace decidir cómo percibir las cosas de nuestro alrededor . Aunque dos personas estén en el mismo lugar y al mismo tiempo, no quiere decir que perciban las cosas de su alrededor de la misma manera.

En el siglo XX, hubo otras corrientes filosóficas como neotomismo, filosofía analítica o empirismo lógico, neodarwinismo y neo marxismo.

Otra es el materialismo que dice que la materia es de lo que está formado todo lo demás, es decir, la “partícula elemental”.

LA GRAN EXPLOSIÓN

La Tierra es uno de los muchos planetas que se mueven alrededor del Sol. Quizá sea el único donde haya vida.

Cuando miramos una estrella, vemos algo que ocurrió hace miles de años. La galaxia más próxima a la Vía Láctea es la Nebulosa de Andrómeda.

¿En qué consistió la gran explosión? Esta explosión hizo que se formase el universo. ¿Cómo? Cuando se produjo la explosión, toda la materia salió despedida en todas direcciones y se iba enfriando y, así se formaron las estrellas, galaxias, luna, planetas.

El universo sigue expandiéndose, pero existe la gravedad que actúa en sentido contrario. Puede que la gravedad haga que algún día suceda la “implosión” y los astros se vuelvan a unir.

3º DESCRIPCIÓN DE PERSONAJES

-Sofía Amundsen: era una joven quinceañera que nunca había estado contenta con su aspecto. Le decían a menudo que tenía los bonitos ojos almendrados, pero seguramente se lo dirían porque su nariz era demasiado pequeña y la boca un poco grande. Además, tenía las orejas demasiado cerca de los ojos. Lo peor de todo era ese pelo liso que resultaba imposible de arreglar, para el cual no servían ni el gel ni el spray. A veces su padre le acariciaba el pelo llamándola "la muchacha de los cabellos de lino", como la pieza musical de Claude Debussy.

-Aristóteles (384-322 a.C.)"...un hombre meticuloso que quiso poner orden en los conceptos de los seres humanos..." : no era ateniense, fue alumno de la Academia de Platón durante 20 años. Provenía de Macedonia y llegó a la academia de Platón cuando este tenía 61 años. Era hijo de un reconocido médico, y por consiguiente, científico. Lo que más le preocupaba era la naturaleza viva. No sólo fue el último gran filósofo griego; también fue el primer biólogo de Europa.

-René Descartes (1596-1650) "...quería retirar todo el viejo material de construcción..." : vivió una vida errante por Europa. Desde muy joven había nutrido una fuerte esperanza de conseguir conocimientos seguros sobre la naturaleza de los hombres y del universo. Pero después de haber estudiado filosofía se convenció cada vez más de su propia ignorancia.

-Georg Wilhlm Friedrich Hegel (1770-1831) "...lo que es sensato es lo que tiene posibilidad de vivir..." : fue un verdadero hijo del Romanticismo. Casi se puede decir que siguió el espíritu alemán conforme éste se iba desarrollando en Alemania. Nació en Stuttgart y comenzó a estudiar teología en Tubinga a los 18 años. A partir de 1799 colaboró con Schelling en Jena, justo cuando el movimiento romántico se encontraba en su florecimiento más explosivo. Después de ser profesor, fue nombrado catedrático en Berlín en 1818. Murió de cólera en el mes de noviembre de 1831.

-David Hume (1711-1776) "...déjaselos a las llamas..." : se crió en Escocia, en las afueras de Edimburgo. Su familia quería que fuera abogado, pero él mismo dijo que sentía una resistencia infranqueable hacia todo lo que no era filosofía y enseñanza. Vivió en la época de la Ilustración. Su obra más importante, Tratado acerca de la naturaleza humana, se publicó cuando Hume tenía 28 años, pero el mismo dijo que a los 15 años ya tenía la idea del libro.

-Jesucristo: "Mesías" en forma de líder político, militar y religioso. Este salvador se concebía como un liberador nacional que acabaría con los sufrimientos de los judíos bajo el dominio romano. Además, no sólo salvaría del yugo a los israelitas, sino también salvaría a todos los hombres del pecado, de la culpa y de la muerte.

-Platón (427-347 a.C.) "...una añoranza de regresar a la verdadera morada del alma..." : fue discípulo de Sócrates. La 1ª acción fue publicar el discurso de defensa de Sócrates. En el discurso se refiere a lo que Sócrates dijo al gran jurado. Fundó su propia escuela a las a fueras de Atenas, la llamó Academia, debía su nombre a al héroe mitológico griego Academo. En ella se enseñaban filosofía, gimnasia y matemáticas. El diálogo fue la forma escrita de Platón.

-Sócrates (470-399 a. C.): es quizás el personaje más enigmático de toda la historia de la filosofía. No escribió nada en absoluto. Sin embargo, es uno de los filósofos que más influencia ha ejercido sobre el pensamiento europeo. Esto se debe en gran parte a su dramática muerte. Lo que es seguro es que era feo de remate. Era bajito y gordo, con ojos saltones y nariz respingona. Pero interiormente se decía que era maravilloso.

4º FRASES CURIOSAS

“Los caballos nacen, pero las personas no nacen, se hacen”. Pág.240

Según mi manera de entender esta frase, quiere decir que para llegar a ser personas, debemos recibir una educación, tener una formación, y así llegar a ser personas.

“Los fósiles eran hullas de animales que no consiguieron sitio en el Arca de Noé”. Pág. 502

Esta frase es una tontería, puesto que no hay ningún Arca de Noé. El fósil, en geología, es un término usado para describir cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad, cualquier organismo muerte por causas naturales, no porque quedaran fuera del Arca de Noé.

“Si el cerebro del ser humano fuera tan sencillo que lo pudiéramos entender, entonces seríamos tan estúpidos que tampoco lo entenderíamos”. Pág. 402

Me pareció una cita muy interesante. Kant decía que no podemos esperar a entender algún día lo que somos. No podremos nunca entendernos a nosotros mismos. Podremos entender una mesa, un gato, pero lo que nosotros somos no.

“La naturaleza es buena, y el hombre es bueno por naturaleza”.Pág.381

Supongo que se referirá a que el hombre nace bueno, pero depende de la educación o de la gente que le rodee, luego lo seguirá siendo o no.

“Dios no es un titiritero”. Pág. 299 y 305.

Un titiritero dirige a los títeres desde fuera, es la “causa externa” de lo que hacen los títeres. Dios no dirige el mundo así. Dios es la “causa interna”, dirige el mundo mediante las leyes de la naturaleza.

5º MENSAJE PRINCIPAL

"El mundo de Sofía”, con el que Jostein Gaarder quiere dar a entender que si no sabemos cuál es el camino que el hombre ha recorrido hasta el s. XX somos como el mono.

6º OPINIÓN PERSONAL

Se puede decir que esta novela se divide en dos historias, una la que nos cuenta el profesor de Filosofía, que es la parte del aprendizaje, un aprendizaje entretenido. Por otro lado está la historia de Sofía. Esta “mezcla” es lo que más me llamó la atención del libro, y como a partir de un libro se puede aprender tanto sobre alguna materia, en este caso de la Filosofía, pienso que deberían mandarnos leer más libros de este tipo y dejarse de mandarnos memorizar lecciones que luego vamos a olvidar.

7º DATOS BIBLIOGRAFICOS:

El autor de “El Mundo de Sofía”, se llama Jostein Gaarder y nació en Oslo en el año 1952. Fue profesor de Filosofía y de Historia en un liceo de Bergen durante once años. En 1986 publicó “El Diagnóstico”, una colección de relatos a los que siguieron dos libros para jóvenes: “Los Chicos de Sukhavari” (1987) y “El Palacio de la Rana”(1988). En 1990 recibió el Premio Nacional de Crítica Literaria en Noruega y el Premio Literario del Ministerio de Asuntos Sociales y Científicos por “El Misterio del Solitario”. Pero es “El Mundo de Sofía (1991) el libro que le convierte en uno de los autores de más éxito en Europa, en donde la novela se ha convertido en un autentico best-seller en varios países habiéndose traducido a más de quince idiomas. En 1992 publica “El Misterio de Navidad”, y ese mismo año recibe el Premio Europeo de Literatura Juvenil

La época en que esta escrito el libro, y la época en la que se desarrolla la acción del libro coincide, y es la época actual, una época de gente totalmente conformista y sin curiosidad, ya que piensan que no hace falta tener curiosidad por las cosas, puesto que ya hay científicos que trabajan para resolver los grandes misterios de la humanidad, solo los niños, y los adultos que nunca llegan a crecer del todo (los filósofos) siguen teniendo esa curiosidad.

Título: El mundo de Sofía

Autor: Jostein Gaarder

42º edición, septiembre de 2000

ÍNDICE

1º Sinopsis argumental I

2º Resumen por capítulos:

-El jardín del Edén II

-El sombrero de copa II

-Los mitos II

-Los filósofos de la naturaleza III

-Demócrito III

-El destino IV

-Sócrates IV

-Atenas IV

-Platón V

-La cabaña del mayor V

-Aristóteles V-VI

-El helenismo VI

-Dos civilizaciones VI-VII

-La Edad Media VII-VIII

-El Renacimiento VIII

-Descartes VIII-IX

-Spinoza IX

-Hume IX

-Berkeley IX

-La ilustración X

-Kant X

-El Romanticismo X-XI

-Marx XI

-Darwin XI-XII

-Nuestra época XII

-La gran explosión XII

3º Descripción de personajes XIII-XIV

4º Frases curiosas XV

5º Mensaje principal XVI

6º Opinión personal XVII

7º Datos bibliográficos XVIII

El mundo de Sofía

XVIII