El misterio de la cripta embrujada; Eduardo Mendoza

Literatura española contemporánea. Narrativa. Novela policíaca y suspense. Argumento. Tema. Personajes. Estructura. Estilo literario

  • Enviado por: Chuso
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

1.- Biografía de Eduardo Mendoza:

Nacido en Barcelona en 1943, Eduardo Mendoza fijó su residencia durante unos años, desde 1973 hasta 1982, en Nueva York, donde trabajó como intérprete en las Naciones Unidas.

En 1975 publicó su primera novela “La verdad sobre el caso Savolta”, empezando una carrera literaria que continúa hoy. En esta obra recrea la Barcelona de 1917-1919 manejando con habilidad diversos lenguajes narrativos y una estructura sólidamente organizada. Con ella obtuvo el reconocimiento inmediato y en 1976 fue galardonada con el Premio de la Crítica.

A parte de novelas, también es autor de una obra teatral, “Restauración” (1990), y, en colaboración con su hermana, del estudio titulado “Barcelona modernista” (1989).

Mendoza se ha confesado miembro del extraño Club de Desarraigados en el que los funcionarios internacionales forman un elemento particular. Con un sueldo digno y cierto bienestar material, el funcionario que deambula por ciudades como Ginebra, Viena, Estambul o Nueva York es, de todas formas, un marginal que vive en contacto con otros marginales. Ese mundo, de indiscutible atractivo, puede llegar a convertirse en núcleo de la inestabilidad, cuando uno ya no sabe muy bien quién es, ni dónde está, ni qué idioma habla. Por suerte para sus lectores, el escritor catalán ha conseguido sacar provecho a su peregrinaje. Decidió renunciar a su profesión nómada cuando empezó a intuir, aun sin estar del todo convencido, que se podía vivir de la literatura.

A pesar de las apariencias, Eduardo Mendoza no es ningún solitario. Está casado y tiene dos hijos; durante años mantuvo una intensa relación con los novelistas Juan Benet y Juan García Hortelano, así como con el poeta y académico Pere Gimferrer, que ha sido el editor de casi todas sus obras en España. Se le puede ver lo mismo en actos cívicos que en celebraciones oficiales, aunque prefiere los primeros a las segundas porque se siente más a gusto rodeado de su gente. A menudo, desayuna con su vecino Félix de Azúa, con quien comenta, no siempre de manera pacífica, los titulares de la prensa.

Mendoza ve su ciudad natal como sólo alguien que ha pasado años fuera de ella es capaz de apreciar: comparándola: “Porque he nacido aquí y hace cincuenta años que veo su evolución. En una ciudad todo es anónimo, y las cosas funcionan de una manera muy poco humana, que es, al mismo tiempo, la más humana de todas. Barcelona y yo hemos formado un matrimonio que ha ido muy bien. Hemos tenido hijos muy sanos y fuertes. Pero mi intención no era esta. A mí lo que me interesaba era lo que sucede en la ciudad. Así, en genérico”.

Este interés particular por lo urbano tiene algo que ver con los diez años que el escritor pasó en Nueva York. Allí se fue aburrido de una Barcelona triste, que esperaba el cambio, pero sin saber cómo ni cuando iba a llegar: “Cuando llegué a Nueva York en 1973 parecía que era el infierno, la gente sólo veía al navajero o al violador. Cuando me fui, años después, eran las mismas calles, el mismo índice de criminalidad, pero la gente iba como si fuera al Trianón. Barcelona era un buen ejemplo de ciudad, dio la batalla de la modernidad y creo que la dio bien”.

2.- Tema principal:

El misterio de la cripta embrujada es una farsa burlesca y satírica moral y social que pretende mostrarnos un poco el estado de la España de la Transición y en la que se critica la excesiva influencia de los ricos.

Toda la obra gira alrededor de un enigma que debe resolver un improvisado detective.

3.- Argumento:

En 1977, se produce la misteriosa desaparición de una niña en el colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio, pero lo más curioso del caso es que hace exactamente seis años en el mismo colegio se produjo un hecho muy parecido al ocurrido por lo que todo apunta a que las desapariciones tienen una relación.

El comisario Flores, encargado del caso, hace llamar a un enfermo internado en un psiquiátrico al que promete la libertad a cambio de resolver el caso ya que así demostraría que ya no estaba loco. Este individuo, al que llamaremos “detective” ya que en ningún momento se le da un nombre concreto, se fue a Barcelona para poder comenzar su investigación.

Lo primero que hizo fue visitar a su hermana que trabajaba en una especie de “burdel”, allí se encontró con un sueco, cliente de su hermana, con el que se vería más tarde en una pensión donde se hospedaba amenazándole con un arma de fuego. Tras propinarle un fuerte golpe al sueco que supuestamente le había matado, el detective salió huyendo del lugar al venir la policía en su busca. El detective tras ir al lugar donde trabajaba su hermana, fue con ella a su casa, pero se sorprendió al encontrar allí el cadáver del sueco. Un poco más tarde vendría la policía pillándoles con el muerto, pero el detective, con una de sus astucias logra escapar dejando atrás a su hermana detenida. A partir de allí el detective se dirigió al colegio de las Madres Lazaristas donde drogó al jardinero para poder obtener información que necesitaba para resolver el caso. Éste le dijo que antes había otro jardinero que conocía muy bien a las niñas del colegio. Este otro jardinero le dijo que la joven que desapareció hace seis años era Isabel Peraplana, muy amiga de Mercedes Negrer. Al saber esto el detective hizo una visita a Isabel Peraplana para poder interrogarla pero ésta aseguraba que no sabía nada de lo que le estaba hablando. Después de esta visita inútil el detective fue a La Pobla de l'Escorpi, donde vivía Mercedes Negrer.

Después de pasar la noche en su casa, el detective consiguió por fin que Mercedes le contase toda la verdad sobre lo sucedido hace seis años. Cuando el detective regresa a Barcelona descubre que Isabel Peraplana está siendo llevada a una ambulancia lo que le hace suponer erróneamente que se había suicidado, por lo que decide quedarse delante de la casa de los Peraplana para ver que pasaba, pero por una enorme casualidad advirtió a Mercedes Negrer que estaba pasando por allí ya que había visitado horas antes a Isabel. Tras este encuentro el detective decide, con la ayuda de Mercedes, seguir al señor Peraplana que se dirigía a la consulta de un dentista. Un rato después Peraplana salía con el dentista con la niña desaparecida enrollada en una sábana para llevársela con él y devolverla secretamente al internado. Tras esto el detective subió a la consulta del dentista donde este le contó que Peraplana le había obligado a entregarle a su hija para usarla como hizo con su propia hija hace seis años en la que fue acusada de asesinato. Tras esto el detective se dirigió a la Cripta de la que le hablo Mercedes. Ya en la cripta éste se perdió por el laberinto hasta que se desmayó. Más tarde, cuando se despertó, se encontró con el comisario Flores y Mercedes que le habían encontrado. A partir de ese momento siguieron todos juntos hasta encontrar un funicular abandonado que les llevaría hasta una casa donde vivía una familia que no tenía nada que ver con el caso.

Tras esto, vino un coche patrulla que les iba a llevar a Barcelona; por el camino, el detective decidió explicar como logró resolver el caso. En su explicación afirmaba que Peraplana era el autor de todo lo sucedido, incluida la muerte del sueco ya que estaba metido en un asunto de tráfico de drogas. Pero el comisario Flores decidió cerrar el caso porque el detective estaba acusado de muchos delitos, por lo que el comisario Flores decidió no darle la libertad puesto que supondría mucho papeleo seguir con el caso en los tribunales, pero le reconfortó al decirle que había ayudado a Mercedes Negrer a salir de la marginación a la que estaba sometida en aquel aburrido pueblo.

4.- Personajes más importantes:

Protagonistas: “detective”, Mercedes Negrer.

Secundarios: Cándida, Sueco, Dr. Sugrañes, Cagomelo Pisuerga, Isabel Peraplana, Vicenzo Halfmann, Plutonio Sobobo Cuadrado, comisario Flores.

El “detective”: es un enfermo mental que perdió a sus padres siendo muy joven. Tiene una hermana mayor: Cándida. Le gusta jugar al fútbol y tiene un gran don para la investigación.

Mercedes Negrer: fue una estudiante del colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio. Al ser testigo de la desaparición de su amiga Isabel Peraplana y debido a la influencia del padre de su buena amiga, se tuvo que exiliar a un pequeño pueblo donde ejercía de maestra. Físicamente es muy atractiva.

Doctor Sugrañes: director del manicomio donde el protagonista está encerrado.

Comisario Flores: policía que utiliza al protagonista de confidente y que lo hace soltar del manicomio para que ayude en la investigación.

Cándida: hermana del protagonista. Prostituta y con un cuerpo deforme.

El Sueco: va a ver a la hermana del protagonista. Luego sigue al protagonista hasta su pensión y supuestamente cae muerto en ella. Cuando va a casa de su hermana el cadáver está en ella.

Isabel Peraplana: primera niña desaparecida seis años antes de nuestra historia.

Vicenzo Halfmann: vendió a Peraplana el edificio que él luego vendió al colegio y donde ocurrieron las desapariciones.

Plutonio Sobobo Cuadrado: dentista y padre de la segunda niña desaparecida.

5.- Estructura:

El libro consta de 19 capítulos relacionados entre sí, y siguiendo un riguroso orden cronológico.

La estructura es lineal, presenta plantamiento, nudo y desenlace.

Podríamos decir que el primer y segundo tema, son el planteamiento. Desde el tercero hasta decimoctavo, el nudo. Y el decimonoveno, el desenlace.

6.- Valoración personal:

Se trata de una obra de carácter cómico, como podemos observar en muchos de los capítulos. Por ejemplo: cuando el protagonista define a su hermana mayor Cándida; o bien cuando el protagonista piensa lo que haría con la enfermera que lleva la Pepsi-Cola; o cuando le roba el billete de tren a un niño….

El autor no quiere que conozcamos la transición y la adorna cómicamente, haciendo que quede escondido su significado.

En la narración también podemos observar la innobleza del dinero: por ejemplo cuando el mayordomo va a darle una propina por traer un regalo de boda.

Durante la narración hay muchas salidas de tema. Me ha llamado la atención que un delincuente o más bien dicho, un enfermo mental, tenga la capacidad de hablar tal y como nos muestra el autor con este lenguaje tan literario.

Es una novela fácil de leer; tiene un lenguaje sencillo y ameno.

El tema que ha escogido el autor me ha parecido muy interesante ya que

consigue que el lector (o por lo menos a mi) se cree un ámbito de intriga al leer el libro.

7.- Estilo del autor:

El autor de este libro pertenece a la generación de la democracia, el libro en sí pertenece al género de las novelas policíacas, ya que toda la obra gira alrededor de un enigma que debe resolver un improvisado detective.

INDICE:

Biografía del autor……………………………………………………………………1

Tema…………………………………………………………………………………………2

Argumento……………………………………………………………………………….3

Características de los personajes……………………………………………4

Estructura de la obra………………………………………………………………5

Valoración personal………………………………………………………………..6

Estilo del autor………………………………………………………………………..7