El misterio de la cripta embrujada; Eduardo Mendoza

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Narrativa catalana. Novela policíaca. Argumento. Contexto social. Lenguaje

  • Enviado por: Beñat Egiarte
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

ESQUEMA BIBLIOGRÁFICO

1.-Título del Libro

El misterio de la cripta embrujada

2.- Nombre del Autor

Eduardo Mendoza

3.- Editorial

Editorial Seix Barral S.A.

LA OBRA

Tema

La obra narra las peripecias de un ex delincuente internado en un psiquiátrico que la policía convence para que resuelva el caso de dos misteriosas niñas desaparecidas en un internado de monjas, a cambio de su libertad.

Argumento

El 7 de abril de 1971 una niña de catorce años se fugó de un internado de monjas cruzando la puerta de su habitación, cerrada con llave, la puerta exterior también cerrada y la verja terminada en afiladas puntas sin dejar rastro alguno, ni forzar las puertas, ni siquiera alterar los dos mastines que vigilaban el edificio. En aquel entonces la policía abandonó el caso, quizá porque la desaparecida fue una adinerada niña barcelonesa... El caso es que seis años más tarde, es decir, en 1977 ocurre el mismo caso que hace seis años, y la madre superiora y el Comisario Flores, acuden a nuestro anónimo protagonista, que esta ingresado en un manicomio, no sabiéndose durante el transcurso de la novela por que razón, aunque a mi modesto entender podría tratarse de un problema de drogas.

Este protagonista acepta el caso y sin comerlo ni beberlo se encuentra, con un cadáver, su hermana en la cárcel y un sin fin de obstáculos que le impiden resolver el caso con eficacia. Aunque su astucia rompe todas las barreras y finalmente consigue resolver el misterio.

Tono

El lugar, la gente, son bastante realistas, aunque la trama sea un poco “demasiado imaginativa”. Su forma de decir las cosas es excesivamente culto para la clase social del protagonista

Personajes

  • Principales

  • EL PROTAGONISTA

    En la novela no se da una descripción detallada de este personaje, aunque durante el transcurso de la historia se le dan al lector ciertas pinceladas de cómo es el protagonista

    Así dice él mismo en las páginas 40-41:

    <<Veo caballero, (...) que algo le impulsa a desconfiar de mí: quizás el natural recelo que inspira mi facha, quizás un rumor de esos a cuya divulgación son dadas las malas lenguas>>

    El protagonista, da la impresión de ser un guarro integral durante el transcurso de la novela: Se mea en los pantalones, suda, viaja en un vagón de tren con pescado, se mete en un cubo de basura etcétera. Bien es verdad, que el pobre hombre dice suspirar por una ducha en algunos tramos de la novela.

    También se podría decir que siente cierta debilidad por la Pepsi-Cola, como se aprecia en las siguientes citas:

    Pag.:10 << ...el doctor Sugrañes pulsó un botón de su interfono, el cual había en su mesa, y dijo a la voz que por allí salió:

    • Traiga una Pepsi-Cola, Pepita.

    Sin duda para mí, ante lo que no pude reprimir una sonrisa de complacencia...>>

    Pag.:69<<- ¿Puedo ofrecerle algo de beber (...)?

    -(...)¿No tendrá por casualidad una Pepsi-Cola?>>

    Pag.:91<<- Podemos ir a mi casa, (...). Allí gozaremos de una relativa tranquilidad, y podré ofrecerle si gusta, un vaso de vino.

    • Si pudiera ser una Pepsi-Cola...- me atreví a insinuar.>>

    Pag.:142<<En un bar de tapas del chaflán frontero pedí una Pepsi-Cola...>>

    Aunque curioso resulta el vicio por la Pepsi-Cola, curioso es también, la simpatía que el protagonista tiene al sustantivo propio “Sugrañes”. Me explico; cada vez que el protagonista debe de pasar inadvertido o tiene que dar un nombre falso utiliza “Sugrañes” por razones que no se dan a entender durante la novela, aunque uno pude llegar a suponer que lo que le pasa a este hombre, es que le tiene mucha manía a su Psiquiatra el Doctor Sugrañes. Eh aquí unos ejemplos de lo anteriormente citado:

    Pag.:69<<- ¿Puedo ofrecerle algo de beber; señor...?

    -Sugrañes. Fervoroso Sugrañes, para servir a Dios y a usted.>>

    Pag.:80<<-Traigo un regalo precioso de la Joyería Sugrañes>>

    Decir también, que es un gran amante del sexo, y que no es homosexual.

    Pag.:14<< En circunstancias normales me habría abalanzado sobre la enfermera y habría intentado sobar con una mano las peras abultadas y jugosas que se rebelaban contra el níveo almidón de su uniforme...>>

    Pag.:39<<Pregunté quién era, suponiendo que se trataría de algún maricón que deseaba hacerme alguna propuesta..>>

    Por último, y para concluir con el apartado de este personaje, diré que su forma de expresarse resulta graciosa, por la explosiva mezcla de vulgarismos verdes, con un habla culta hasta tal punto de resultar ridícula.

    COMISARIO FLORES

    El Comisario Flores es el que pide al protagonista que se haga cargo del caso de las niñas desaparecidas.

    Así le describe el preotagonista:

    Pag.:10<<Y ahora describiré a la otra persona o, si se quiere, a la persona que ocupaba el otro sillón (...) un hombre de mediana edad, (...) y sus facciones algo bastas no tenían otra característica digna de mención que la de ser para mí muy conocidas, ya que correspondían o, con más rigor conceptual, pertenecían al comisario Flores, y cabría decir eran el comisario Flores, toda vez que no cabe imaginar a un comisario sin sus facciones o, mutatis mutandis, a ningún otro ser humano, (...) a quien, advirtiendo que se había quedado completamente calvo pese a las pociones y mucílagos que se aplicaba años atrás, dije:>>

    El comisario Flores aparece poco pero es fundamental en la novela, porque es él quien plantea “El misterio de la cripta embrujada”.

    MERCEDES NEGRER

    Mercedes es la amiga íntima de la niña desaparecida en 1971. Mercedes informa al protagonista de la existencia de una cripta en el colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio. Es la que ayuda a esclarecer el caso. El protagonista la describe de la siguiente manera:

    Pag.:90<<No dejé de percatarme, por cierto, de que, con todo, sus facciones eran diminutas, regulares y agraciadas; sus piernas, embutidas en un ceñido pantalón de pana negra, largas y aparentemente bien torneadas; sus caderas, redonditas; su cintura, estrecha, y sus mamellas, que un jersey de lana acanalada pugnaba por constreñir, pujantes y saltarinas. Imaginé que seria de las que se dispensan del sostén, categoría ésta que cuenta con mi beneplácito.>>

    Mercedes parece ser además, una buena chica, pues da cobijo y comida al protagonista, el que al final, parece hacerle tilín.

  • Secundarios

  • DOCTOR SUGRAÑES

    Es el Psiquiatra del protagonista. Da el visto bueno al Comisario Flores para que el protagonista lleve a cabo el caso. Apenas aparece o se habla de él. Aunque como anteriormente, en el apartado dedicado al personaje principal, he dicho, este tiene cierta simpatía, manía o fobia, depende de cómo se mire, hacía el apellido Sugrañes.

    ISABEL PERAPLANA

    Es la niña desaparecida en 1971 en el colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio. Sus escasas apariciones son fugaces, aunque esta en boca de los protagonistas de la novela mucho tiempo.

    El ex-jardinero del colegio la describe así:

    Pag.:71<<-¿De Isabelita Peraplana? ¿Qué le voy a contar? Era la más bonita de su curso, la más, ¿cómo le diría?... virginal. La preferida de las madres, el ejemplo que todas debían seguir. Muy aplicada y muy devota.>>

    Isabel es además hija de un adinerado ejecutivo de la ciudad de Barcelona.

    SEÑOR PERAPLANA

    Padre de Isabel Peraplana, es como anteriormente he dicho, un adinerado ejecutivo barcelonés. Fue dueño del terreno donde a posteriori se edificaría el colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio, y además esta el protagonista le implica en el misterio de la cripta.

    CAGOMELO PURGA

    Fue jardinero del colegio durante la desaparición de Isabel Peraplana en 1971. Es un señor mayor y jubilado, que habla al protagonista sobre Isabel Peraplana, y le pone al corriente de la existencia de Mercedes Negrer.

    El protagonista dice así:

    Pag.:68<< Aborreciendo como aborrezco la petulancia, me cayo bien la llaneza del antiguo jardinero...>>

    Parece ser un entrañable anciano amante de su trabajo como jardinero.

    LA MADRE SUPERIORA

    La Madre Superiora del colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio, acompaña al manicomio al comisario Flores para hablarle sel caso de la niña desaparecida. No habla ni interviene durante la novela.

    Nada más verla, esta fue la descripción del protagonista:

    Pag.:9<<...allí, digo, había una mujer de edad indefinida, aunque le puse unos cincuenta mal llevados, de porte y facciones distinguidas, no obstante ir vestida de baratillo, que sostenía, a la manera de bolso, sobre sus rodillas cubiertas de una falda plisada de tergal, un maletín de médico oblongo, raído y con una cuerda en lugar de asa. La Dama en cuestión sonreía con los labios cerrados, pero su mirada era escrutadora y sus cejas, muy pobladas, estaban fruncidas, lo que hacía que una arruga perfectamente horizontal surcara su frente, por lo demás tan tersa como el resto de su cutis, en el que no había traza de afeites y sí una tenue sombra de bigote. De todo lo que antecede deduje que me encontraba en presencia de una monja, deducción que proviniendo de mí, no carecía de mérito..>>

    CÁNDIDA

    Cándida es la hermana del protagonista. Es prostituta, y le acusan al igual que a su hermano del asesinato de un cliente de esta, que por cierto es prostituta.

    Según su hermano su físico no es muy afortunado:

    Pag.:30<< Alguien, Dios sabe con que fin, le había dicho a mi hermana, siendo ella adolescente, que se parecía a Juanita Reina. Ella, pobre, lo había creído y todavía ahora, treinta años más tarde, seguía viviendo aferrada a esa ilusión. Pero no era cierto, Juanita Reina, si la memoria no me engaña, era una mujer guapetona, de castiza estampa, cualidades éstas que mi hermana, lo digo con desapasionamiento, no poseía. Tenía, por el contrario, la frente convexa y abollada, los ojos muy chicos, con tendencia al estrabismo cuando algo la preocupaba, la nariz chata, porcina, la boca errática, ladeada, los dientes irregulares prominenetes y amarillos. De su cuerpo ni que hablar tiene: Siempre se había resentido de un parto, el que la trajo al mundo, precipitado y chapucero, acaecido en la trastienda de la ferretería donde mi madre trataba desesperadamente de abortarla y de resultas del cual le había salido el cuerpo trapezoidal, desmedido en relación con las patas cortas y arqueadas, lo que le daba un cierto aire de enano crecido como bien la definió con insensibilidad de artista, el fotógrafo que se negó a retratarla el día de su primera comunión so pretexto de que desacreditaría su lente>>

    Personalmente digo, que esta descripción me parece majestuosa, divertida y disparatada, creo que es el texto estrella de la novela.

    EL SUECO

    Es el cliente de Cándida, que se muere delante del protagonista mientras este le hablaba, que luego aparece muerto en el apartamento de Cándida, y que más tarde aparece en la cripta. Este personaje no dice una palabra, y se muere casi al principio de la novela.

    Su descripción, según el protagonista:

    Pag.:34<< Se trataba, cosa rara entre la clientela de mi hermana, de un hombre joven, fornido de planta entre juncal y amorcillada como la de un torero entrado en carnes, por así decir. Su rostro agraciado adolecía de una sugestiva ambigüedad, cual si fuera un vástago, por citar nombres, de Kubala y la Bella Dorita. Su traza gallarda y su vestuarío impropio de nuestro clima lo identificaban como marinero; su pelo pajizo y sus ojos claros, como extranjero, probablemente sueco.>>

    MEDIO SOCIAL

    En esta novela aparecen varios medios sociales.

    Creo oportuno clasificar a nuestro protagonista y a su hermana en clase baja, porque el protagonista es un ex-delincuente y probablemente ex-toxicómano también, no tiene ni casa ni trabajo, y un sin fin de antecedentes penales. Cándida es prostituta, una profesión no muy bien vista por la sociedad, que además no gana mucho dinero.

    El doctor Sugrañes y el comisario Flores son de clase media, tienen un empleo y una vida normal, así como Mercedes Negrer, que es profesora de escuela. También están en esta en esta clase media Cagomelo el jardinero y la Madre Superiora.

    El sueco no se donde incluirlo, porque no sabemos nada de él.

    LUGAR

    La novela transcurre mayoritariamente en Barcelona, capital de Cataluña, al nordeste de la península Ibérica. Es un lugar real, no es imaginario. Barcelona es, podríamos decir mundialmente conocida, dados su éxitos deportivos este último siglo.

    ÉPOCA

    La acción transcurre en el año 1976, y dura aproximadamente tres días.

    TIEMPO

    El tiempo es lineal, no hay ningún tipo de salto en el tiempo. La fecha tampoco es concreta, aunque el escritor hace uso de frases que ordenan el tiempo, como por ejemplo: Al día siguiente etcétera. La verdad es que no utiliza muchos, porque el tiempo que transcurre en la novela es breve.

    LENGUAJE

    En mi opinión, el lenguaje es el factor más gracioso de esta novela. Creo que el personaje utiliza una forma de expresarse excesivamente culta para la clase social a la que nos hace ver que pertenece, durante el transcurso de la novela. Habría quien me podría discutir que la cultura nunca es excesiva, en cierto modo es cierto, pero yo creo que es obligatorio adaptarse al entorno social en que nos encontramos en cada momento. Me refiero concretamente a frases tan rebuscadas como “substraje una revista”, que para un mangui como el protagonista es muy culto y queda gracioso, a lo mejor es que el inculto soy yo.

    Por otro lado nuestro culto protagonista nos sorprende con frases vulgares donde las haya, tales cómo “pera” por pecho o seno femenino; o “maricón” por homosexual.

    El Juicio

    El título de la novela me parece adecuado a su contenido. Creo que puede incitar a los lectores a leerla, porque lo que más nos atrae es aquello que no conocemos, en este caso la brujería. Si tendría que elegir un título sustitutorio, pondría por ejemplo El misterio de las niñas sonámbulas, me parece adecuado dada la problemática que plantea la novela.

    La problemática que plantea este relato, es lo simple que puede llegar a ser un tema que aparentemente no tiene solución alguna, y que además, puede dar más de sí una persona astuta, lista, aunque sin medios; que otro ser con muchos más medios, aunque poco astuto.

    Creo conveniente añadir que este libro no es un libro instructivo, sino simplemente una novela que tiene como fin hacer pasar un rato agradable al lector.

    Me parece que utiliza un estilo un poco rebuscado, aunque terriblemente divertido y fácilmente entendible. No se si situar este habla en nuestro tiempo. Sí, en caso de que nos limitemos a resumir lo contemporáneo al siglo XX, no en caso de que queramos profundizar un poco más, lo cual es mi fin. Por lo tanto digo que utiliza un lenguaje que se me hace un tanto desconocido, pues creo que se trata de un lenguaje hablado por la gente de la zona de España, que se utiliza poco en la sociedad vasca. Por lo tanto resumir, que como no conozco el habla no soy capaz de clasificarla como actual o anticuada.

    Para terminar diré que la novela me ha gustado. Me parece que la problemática que plantea es una cosa que a las sociedades capitalistas nos pasa cada vez más, es decir, tenemos tantos medios que no nos hace falta la astucia y que creo que es una novela amena, que yo personalmente recomendaría a cualquier persona. Me parece que tiene unas descripciones majestuosas de lo “cutre” y antisocial (las drogas, la prostitución..)de la sociedad barcelonesa y española en general, de aquella época.

    Creo a esta novela digna de calificársele con 17 puntos sobre veinte.