El licenciado Vidriera; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Narrativa del Renacimiento. Novelas ejemplares. Novelillas. Estructura. Desarrollo. Personajes

  • Enviado por: Mcaame
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

EL LICENCIADO VIDRIERA

“El licenciado Vidriera” es una novela corta perteneciente a las “Novelas ejemplares”, de Miguel de Cervantes, escritas entre 1590 y 1612, pero que no fueron reunidas hasta 1613 por el propio Cervantes, tras el reconocimiento obtenido por la primera parte de El Quijote. Estas novelas también han recibido el nombre de novelillas, debido a su breve extensión, entre el cuento y la novela.

Esta obra se puede clasificar como novela corta, ya que, además de estar escrita en prosa, el autor presenta unos personajes y unas situaciones, en las que se produce un conflicto, que se desarrolla y desenlaza durante el transcurso del libro.

A pesar de las descripciones detalladas que aparecen en el libro, El licenciado Vidriera es un texto narrativo.

La estructura es cerrada y los acontecimientos se ordenan de forma cronológica, es decir, los sucesos se narran en el orden lógico temporal, en línea recta, de principio a fin. En la novela se distinguen 3 partes: exposición, desarrollo y desenlace.

1. Exposición: Son los datos necesarios para entender la acción de la obra. Se describe el ambiente y las circunstancias iniciales.

En El licenciado Vidriera la exposición es breve, se presenta al personaje protagonista, Tomás Rodaja, y a los personajes que le acompañaran al principio del libro, dos muchachos adinerados. Sitúa también el lugar en el que comienza la historia, las riberas de Tormes.

2. Desarrollo: Representa la introducción del asunto de la obra, es decir, las acciones de los personajes y sus motivos. Se presenta la acción principal y las tensiones que la rodean, que se explican por medio de los comentarios del narrador y del diálogo. La acción transcurre, sin llegar al desenlace.

Es la mayor parte de la novela. Los muchachos que encuentran a Tomás le ofrecen educación. Se narra la juventud del personaje, sus estudios, su estancia en Italia y Flandes, su regreso a España y su pérdida del juicio al tomar un hechizo amoroso que le ofrece una dama, desesperada por captar su atención. Cuando sanan sus heridas, aunque no su mente, Tomás se convierte en el licenciado Vidriera, que cree estar hecho de vidrio y ofrece consejo a todo aquel que se lo pide. Adquiere gran fama y reconocimiento por la espontaneidad y agudeza de sus comentarios.

3. Desenlace: Presenta la resolución del conflicto.

Tomás recobra la razón, quiere trabajar, colaborar, ofrecer cordura y conocimientos. Si estando sin razón lo había hecho, pensaba que le sería más fácil lúcido. Pero su ingenio de cuerdo se ve despreciado y decide salir hacia Europa enrolándose en la milicia.

El narrador es quien cuenta lo ocurrido y marca el punto de vista.

En El licenciado Vidriera el narrador es omnisciente, es decir, narra en tercera persona todo lo ocurrido, tiene un conocimiento absoluto de la historia, sabe qué es lo que piensan o sienten los personajes en cada momento, aunque no participa en la acción.

Los personajes pueden ser llanos o redondos.

- Un personaje llano es sencillo, en el que no se presta demasiada atención. Puede representar un tipo social, y a veces se le busca lo que puede simbolizar.

- Un personaje redondo manifiesta una personalidad compleja. Leyendo la novela se sabe lo que hace, piensa, dice y siente y todo ello parece realmente humano. La narración puede revelar el carácter de un personaje por medio de la acción, el diálogo, la descripción y hasta por medio del estilo y del lenguaje.

Es el protagonista de la novela, Tomás Rodaja y posterior licenciado Vidriera, un personaje redondo. Mientras que los demás personajes que aparecen en el libro son menos significativos y apenas conseguimos conocerlos del todo, por ello son personajes llanos.

El estilo es el conjunto de rasgos que caracterizan una obra o a un escritor.

El autor escoge utilizar el tiempo verbal presente o pasado o una combinación de tiempos verbales para sugerir tono o ritmo.

La novela de El licenciado Vidriera está exclusivamente escrita con tiempos pasados, el más usado es el pretérito perfecto simple, aunque también aparece el pretérito imperfecto simple.

El lenguaje es importante para dar un estilo propio a la narración. El vocabulario que usa el narrador produce un efecto emocional sobre el lector y también ayuda a comunicar el tema: el lenguaje puede ser llano o poético, lleno de metáforas, símiles u otras figuras literarias, que hacen que el lenguaje sea ambiguo e indirecto. El lenguaje también puede ser muy oficial y formal, con expresiones legales, vocabulario sofisticado y sintaxis pesada y artificial.

El lenguaje que usa Cervantes en esta novela es directo, concreto y sencillo, pero culto al mismo tiempo. Usa expresiones y vocabulario muy naturales, tal como la gente solía hablar en aquella época, lo que nos permite situarnos mejor. Usa un vocabulario preciso y espontáneo que permite visualizar lo que dice con facilidad.

La descripción sirve para crear el marco escénico: tiempo y lugar. En esta parte no ocurre nada, simplemente el narrador presenta la escena: establece el lugar (el espacio físico y temporal) donde tiene lugar la acción y describe física y síquicamente a los personajes. La descripción puede ser decoración, para establecer el tono, el ambiente, o puede ser funcional e incluir información esencial para comprender la acción.

En una narración, como ésta de El licenciado Vidriera, lo más común es que la descripciones sean mínimas y cuando las hay deben ser funcionales.