El hombre romano; Andrea Giardina

Clases sociales en Roma. Ciudadanos. Sacerdotes. Juristas. Soldados. Esclavos. Libertos. Campesinos. Artesanos. Pobres. Bandidos. Extranjeros

  • Enviado por: Eldar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

Capítulo Primero: EL CIUDADANO Y EL POLÍTICO

La historia interna del pueblo romano describe posiblemente todas las hipóstasis posibles de la política: el nacimiento de una comunidad, la organización de los poderes necesarios de una ciudad, la conquista de la igualdad de derechos por parte del pueblo en contra de los “grandes”, las reivindicaciones de libertad contra la opresión, las grandes cuestiones sociales que son la pobreza, las deudas, la “ley agraria”, los “auxilios públicos”… . En definitiva, para los modernos, Roma es el modelo admirado o temido.

Los romanos, tanto bajo la República como bajo el Imperio, son ciudadanos. Gobernados por asambleas, por magistrados anuales y por un Senado, o por un emperador vitalicio. El “pueblo romano” es la totalidad extensiva de todos los ciudadanos romanos. No hay en Roma, en el interior del “pueblo”, distinción entre los que disfrutan del derecho de ciudad y los que no. La ciudad romana es unitaria.

Los itálicos, que son asimilables a los romanos, integran la “alianza romana”. La principal diferencia con ellos es que no participan de la soberanía, además poseen una gran autonomía local.

Si se considera la “población global” de la Italia romana, los ciudadanos en época medio-republicana eran sólo una minoría, así seguirá siendo hasta la guerra social de 90-89 a.c. , desde ese momento la población itálica libre se considera ciudadana.

La ciudadanía, más que un modo de vida, es ante todo un estatus jurídico ( ius ). La igualdad ante la ley es la base de esta forma de asociación que es la ciudad, pero esta igualdad no evita diferencias inevitables, ya sean de tipo natural o de fortuna.

El periodo más igualitario es el último siglo de la república.

El problema principal de la ciudad es el reparto de cargas y de ventajas. Los romanos eran conscientes de que poseían un sistema de organización cívica muy coherente y estructurado cuyo fin supremo era introducir un equilibrio tan perfecto como fuera posible en este reparto de las ventajas e inconvenientes de los cargos y los honores. Este sistema se basa en una operación de recuento y reparto de los ciudadanos: el censo.

La práctica era bastante diferente. La degradación y la desintegración del sistema teórico conducirán al final de la República.

En el ámbito militar debemos decir que el papel militar es el principal de los ciudadanos. Las necesidades de y las consecuencias de las conquistas, sobre todo el reclutamiento de soldados, las que sumieron a la República en una crisis de dónde surgieron un nuevo ejército y una monarquía militar.

El ejército romano es hasta principios del s. II a.c. una milicia ciudadana reclutada anualmente para una determinada campaña y a ser posible licenciada después. El soldado cobra una soldada, que es una indemnización.

En principio se llamaba a la lucha a los más ricos. Este sistema comenzó a caer a partir de la guerra contra Aníbal. Culminó con la profesionalización del ejército con el Imperio.

Una de las reivindicaciones tradicionales de los soldados fue la reclamación de tierras que, en los últimos años de la república, los generales se dedicaron a exigir al Estado y que el Senado se encargó de denegar. Esta fue una causa de la Guerra Civil.

En referencia a la política el ciudadano, soldado y contribuyente, no es un sujeto pasivo y obediente, sino que es miembro de una comunidad que está dotada en sumo grado de autonomía y una actividad. Para expresar su voluntad, los ciudadanos tenían asambleas donde podían hacerlo pero sólo se tenía en cuenta la voluntad colectiva. Además el ciudadano no tenía derecho de iniciativa sino que se limitaba expresarse en referencia a lo que se proponía. El ciudadano no vota cuando quiere, sino en un orden estricto, cuando se le llama.

A partir de la época de los Graco, el voto de las leyes tribunicias se convierte en el instrumento esencial de la política, para el cual desde ese momento el consentimiento del Senado ya no hará falta.

La corrupción era una amenaza del sistema electoral que estaba muy extendida. En las elecciones se llegaba a comprar a grupos que parecían determinantes en el resultado.

A finales de la república surgió la violencia organizada, más peligrosa que la misma corrupción.

Existió un fenómeno muy notable: la influencia ejercida por los conflictos armados de tipo militar, durante medio siglo, sobre el desarrollo de la vida política romana.

Hay un terreno donde el ciudadano estaba directamente implicado por las decisiones que se le sometían: la commoda, las “ventajas materiales”.

A finales del s. II a.c. se empieza a aceptar el reclutamiento de proletarios, si era posible de campesinos pobres.

Roma era una ciudad censitaria, donde al igual que todos los ciudadanos no son admitidos en las legiones, o en las centurias preeminentes en los comicios, todos no pueden ser admitidos en los cargos públicos. Desde el siglo IV a.c., con el debilitamiento del patriciado, no hay ya para los plebeyos incapacitación por su nacimiento. Bajo Augusto el acceso a los honores se cierra; en principio reservados a hijos de senadores.

La política no es sólo una carrera, es también generadora de estatus . Además, en la sociedad romana totalmente patriarcal y donde se valora la ancianidad del hombre o la costumbre, el hecho de tener ancestros crea un juicio previo favorable.

Durante la República todo ocurre en un amplio escenario, donde todo o casi todo es público, en el que destaca el poder de la oratoria, del arte de convencer. Con el Imperio llegó el secreto y el silencio.

Capítulo Segundo: EL SACERDOTE

Las funciones sacerdotales sólo pueden considerarse desde el punto de vista de la pluralidad y en función de un contexto social muy preciso. Las condiciones religiosas eran incontables y las competencias sacerdotales muy numerosas. Además, junto al poder sacerdotal de Roma existían numerosas funciones sacerdotales, propias de las diferentes ciudades de Italia.

El modelo que ofrece la vida religiosa pública de Roma puede aplicarse a la vida cultural privada, a los colegios, a las familias, o bien a las ciudades del Imperio, por poco que profundicemos en las formas tradicionales de la religión.

Se considera sacerdotes romanos a todos aquellos que llevaban a cabo actos culturales para una comunidad determinada. Eran además los depositarios del derecho sacro, los únicos que podían administrarlo y desarrollarlo, y en estas actividades estaban necesariamente asistidos por el Senado.

El acto sacerdotal no se podía confiar a las mujeres, pero no estaban excluidas del culto. Cuando una mujer ejercía una función sacerdotal tenía que estar subordinada a un hombre. El acto sacerdotal a menudo se representa en las tradiciones romanas como una colaboración necesaria entre hombres y mujeres.

El sacerdocio no era cuestión de vocación, sino de estatus social.

Las acciones sacerdotales eran confiadas a todos aquellos que eran o habían sido regularmente elegidos como magistrados o sacerdotes del pueblo romano.

Las dos grandes funciones religiosas de los magistrados eran los sacrificios en las celebraciones y los auspicios.

Los cónsules tenían el derecho de iniciativa en el terreno de los asuntos religiosos.

Los sacerdotes se encontraban agrupados en colegios o cofradías con números clausos.

Con el tiempo las funciones sacerdotales se ampliaron y los sacerdotes de los cuatro grandes colegios se convirtieron en los únicos depositarios del derecho sacro.

Los sacerdotes perpetuaban un sistema de reclutamiento prerrepublicano. Los colegios sacerdotales escogían a sus miembros sin control externo. Los sacerdotes ejercían poderes equiparables en el terreno religioso a los de un cónsul.

Hasta finales del s. II los sacerdotes se renovaban por simple cooptación.

Los romanos conciben la ciudad como el lugar donde conviven donde cohabitaban dioses y hombres. Los dioses participaban con los hombres en la vida comunitaria y aspiran a realizar el bien común. Los sacerdotes, por su proximidad permanente con y vitalicia con los sagrado son más venerables que el cónsul, pero en el gobierno de la ciudad se someten a él.

Capítulo Tercero: EL JURISTA

Los juristas romanos no sólo fueron sabios, conocedores o científicos del derecho. Durante una parte de sus historia fueron también sus más importantes y prestigiosos constructores y productores.

A diferencia de los otros derechos de la Antigüedad, el derecho romano no fue solamente el único elaborado “científicamente”, sino el único producido en gran medida por un sector de expertos “profesionalmente” dedicado durante siglos a esa actividad.

La pronunciación del ius en seguida fue rigurosamente reservada al interno de un círculo de sacerdotes: el colegio de los pontífices. La historiografía ha discutido mucho sobre los orígenes de esta exclusividad, que distinguía a los pontífices respecto de los demás grupos sacerdotales. La separación de las funciones es un fenómeno originario en los mecanismos de la más antigua religión urbana. Es un hecho que al margen de cómo sea realizada la división de funciones, los pontífices resultaron ser los custodios y los intérpretes de las más importantes reservas de conocimientos “civiles” de la colectividad. Eran los “sabios” de la ciudad.

El conocimiento del ius no tenía otro sentido más que el de resolver problemas inmediatos y concretos; responder a las necesidades de la comunidad.

Cuanto más se fortalecía la esfera de la política, a partir del s. IV a.c., el peso de la religión y el de las viejas estructuras de parentesco gentilicias se hacía menos intenso en el marco de la ciudad, al tiempo que se expandía el ius que aparecía de forma destacada como el producto de un saber civil, organizado según los criterios enteramente propios y que a fines del s. IV empezaba a figurar como el auténtico logos romano.

Entre el siglo IV y III a.c., la imagen del sacerdote sabio pierde protagonismo hasta desaparecer casi por completo, y ocupa su puesto la del noble-sabio. El conocimiento del derecho sigue siendo, con todo, una función del ejercicio del poder en la ciudad.

El estilo mental del nuevo experto aristocrático no presenta fracturas radicales con respecto al de su predecesor pontífice. Ya no es la práctica pontifical la que fundamenta el conocimiento del ius civile , sino que la doctrina civilista es la que justifica la función pontifical.

La “revolución científica” de la jurisprudencia romana puede darse por concluida en los años de Augusto. Después, los juristas acentuaron su autonomía y la vocación técnico especialista de su doctrina, exaltándolas a través de la elección y el control de lógicas cada vez más complejas.

Durante el Imperio, los más importantes juristas se transformaron en consultores y consejeros casi institucionales de los príncipes.

En los años que cierran el s. II d.c., la jurisprudencia conoce la última metamorfosis de función y de colocación de su larga historia. La transformación se produjo sobre el fondo de un proceso excepcional en muchos aspectos: el nacimiento, sobre las ruinas del modelo Adriano de gobierno imperial, de una verdadera máquina “estatal”, burocrática y centralizadora.

Capítulo cuarto: EL SOLDADO

Los soldados debían sufrir más por el aislamiento y el aburrimiento que por el enemigo.

Poniendo fin a la crisis de la ciudad-estado mediante el establecimiento de un régimen de autoridad basado en el absoluto control sobre el ejército, Augusto creó con carácter duradero una nueva versión del soldado romano que el historiador moderno a menudo toca por encima con hastío, habiendo establecido en la opinión política romana un debate secular y que es objeto de un amplio rechazo: como profesional el soldado romano imperial es tomado por un mercenario; siendo permanente, es visto como un ocioso, una boca inútil durante todo el tiempo que no invertía en luchar, a menudo es un ciudadano reciente, incluso apenas en la fecha de su reclutamiento, es considerado como un bárbaro.

La nueva institución militar retenía aún ciertos puntos fundamentales de la tradición: el ciudadano-soldado y el monopolio del mando por parte de la clase dirigente.

En Roma es el soldado profesional el que a creado al civil ya que antes todos los ciudadanos eran soldados potenciales.

Es posible que muchos ciudadanos se alegraran internamente de que el ejército profesional les liberase de la obligación militar y les permitiera estar enteramente disponibles para su oficio o para el ocio.

El voluntariado como forma de reclutamiento siguió siendo durante el imperio la principal forma de alistamiento. Este voluntariado se impuso mucho antes que la generalización del reclutamiento local del s. II d.c. y sin necesidad de esperar las mejoras aportadas por los Severos a las condiciones del servicio.

La frontera para el servicio entre los aptos y no aptos , sobre todo después de Augusto, no estaba entre ciudadanos romanos y provinciales peregrinos, sino dentro de cada provincia, entre pequeños y medianos propietarios integrados dentro de una estructura urbana, o al menos aldeana, y el pueblo humilde que no poseía ni ciudades ni campos.

Esta línea de demarcación económica coincide con una frontera cultural que opone a una cultura de clases dominadas a una dominante.

Existían ciertas diferencias entre el este y el occidente romano. Mientras que el soldado oriental tendía a menudo a volver, una vez licenciado, a su tierra nata, donde eventualmente retomaba a su lugar en el círculo de magistrados y sacerdocios municipales, en el occidente, más rural, originariamente los campamentos difundieron a menudo la civilización urbana, fijando así en sus límites a sus propios soldados licenciados, independientemente de las colonias de veteranos oficialmente creadas.

La regionalización de los militares trajo consigo a su vez un vínculo local del soldado susceptible de disminuir su disponibilidad para dejar su territorio.

El soldado accedía a un nivel de conciencia imperial, mantenido por los pilares de la religión militar oficial que eran la Roma Eterna, la Victoria Augusta y Júpiter Capitolino.

Hasta el gobierno de Septimio Severo, el soldado imperial soltero en el momento de su incorporación no tenía el derecho durante su servicio a contraer un matrimonio reconocido por el derecho romano. En cambio, la situación de concubinato creada de este modo para el bien de los soldados se encuentra legalizada en el momento de la licencia .

La revancha de los valores morales sobre los valores morales sobre la norma conduce en un primer momento a neutralizarla y luego a suprimirla. En Roma no hay éxito social si no está acompañado por una célula familiar respetable. Los militares se hacían cada vez más frecuentemente representar en familia sobre sus monumentos funerarios, reivindicando así un conformismo moral y social de buena ley.

Más que un hombre de placer, el soldado es considerado como un hombre de deseos, de impulsos, de apetitos. En la imaginación popular romana, el soldado aparece como un goloso o un glotón, equiparable al monje de la Edad Media.

La reconversión del ejército republicano, ejército de predadores, en un ejército de presupuestos se encuentra entre los principales resultados de la obra de Augusto.

Para el soldado las pérdidas eran aparentemente considerables: disminución del botín de conquista y el botín revierte de derecho en el emperador, lo que se presenta como el fin de la demagogia entre los “señores de la guerra”.

Los soldados eran dependientes de sus familias para equiparse, vestirse, mejorar el rancho o pagarse ciertos placeres, sobre todo en el momento de empezar el servicio y los primeros años de la milita.

Si el término de romanización tiene el sentido de integración de culturas locales, sectoriales en circuitos más amplios en lo que a intercambios se refiere, podemos decir que el soldado ha sido un agente económico de la romanización.

Ya sea como consumidor o como prestamista de pequeñas cantidades, el soldado mantiene y propaga formas monetarias de la economía.

Una característica de la fortuna militar es que se acumula de una forma más familiar que individual.

El ejército romano cubría dos áreas lingüísticas muy diferentes, el Occidente latinófono y el Oriente helenófono, donde el latín se había impuesto como idioma militar en los archivos y en papeleos de campamentos auxiliares y legionarios. Esta situación ha hecho al ejército un papel importante en los intercambios y préstamos del latín al griego, y ha dado al lenguaje militar ciertos aspectos de lenguaje de comunicación internacional. Pero la mayoría de los soldados no sabían escribir. El ejército no era un desierto cultural, de hecho muchos soldados se hacían representar en monumentos funerarios, y no funerarios y es posible que los mismos artífices de las representaciones hubieran sido soldados.

El soldado, durante el imperio, va adquiriendo un carácter periférico para la población civil, no por el hecho de la desmilitarización de los territorios donde ya habían terminado las conquistas y se habían asentado los veteranos, sino por el hecho de que los civiles se habían acostumbrado a no ver al soldado como tal en sus territorios, salvo en Roma ( con formas distintas al del ejército: guardia pretoriana, cohortes urbanas, … ) o en Alejandría, en el caso de ciudades.

Capítulo quinto: EL ESCLAVO

El esclavo es ante todo un objeto. Al contrario que el trabajador asalariado, su persona no se distingue de la fuerza de su trabajo.

El ideal de súbdito entra en competencia con el de ciudadano. El imperio romano acelera esta evolución. La ciudadanía es cada vez menos la de una ciudad en concreto, y cada vez más la ciudadanía romana, es decir, una ciudadanía de estado que se desborda de la estrecha localización geográfica y se difunde cada vez más entre la masa de población, hasta el momento en que el edicto de Caracalla (212 d.c.) consagra la posibilidad de acceder al estatus de ciudadano para todos los hombres libres.

Se ha señalado a menudo el corte esencial que separa a esclavos rurales y urbanos, en especial a los que sirven en las casas de sus amos. Esto parece corresponderse a una profunda realidad: cuando la gran revuelta servil dirigida por Espartaco, los esclavos rurales se sublevaron, pero los urbanos reaccionaron poco o nada.

La explotación se encomienda a los esclavos, cuyo trabajos se organiza racionalmente y se vigila. La organización del espacio rural queda centralizada por la villa, que incluye lujosos edificios para cuando el amo llega. Este sistema de villa es el que dominará en el sector agrícola. Por su productividad del trabajo y por la comercialización de los productos, reporta grandes beneficios. Este modo de producción basado firmemente en el trabajo de esclavos, modifica radicalmente la situación en el campo en casi los dos tercios de la península itálica, marginando o haciendo desaparecer a los pequeños propietarios y sustituyendo una economía aún destinada sobre todo al autoconsumo por una intensa comercialización de los productos.

Es la celebridad del amo la que hace la fama del discípulo, y solamente el trabajo invertido por el primero es el que da algún valor al segundo.

No sólo las relaciones entre amos y esclavos reciben una sanción jurídica cada vez más fuerte, sino que la mutación acaecida provoca un cambio de vocabulario. El término erus se sustituye por dominus , que ilustra el paso de un sistema patriarcal a uno donde predomina la noción de propiedad.

Bajo el Alto Imperio, el papel y el lugar de los esclavos en la sociedad romana conocen una profunda evolución. El hecho fundamental es de orden económico. A partir de la primera mitad del s. I, la organización esclavista de la producción, que caracterizaba a gran parte de Italia y que daba a ésta un papel predominante en los intercambios por el Mediterráneo, empieza a estancarse y a entrar en decadencia.

La multiplicación de esclavos que desempeñan un papel importante en la gestión de dominios hace de que la situación social de estos financieros sea envidiable. Pero implica, para la seguridad del amo, un estatus servil. En esta situación, ser esclavo se convierte en un medio de promoción social, sobre todo si son esclavos del emperador.

La heterogeneidad del mundo servil no debe esconder una realidad esencial, que es que los esclavos pertenecen a las clases bajas de la sociedad.

De un modo general, la legislación protege cada vez más los derechos de los esclavos sobre su patrimonio: confirma su situación objetiva de propietario.

Por otra parte, la situación de los que son libres pero pobres se acerca cada vez más a la de la masa de esclavos.

Capítulo sexto: EL LIBERTO

La existencia de libertos y de sus condiciones demuestra que los antiguos ofrecían a sus esclavos amplias posibilidades de libertad y progresión social.

Los libertos conforman un medio urbano, pero algunos de ellos vivieron siempre en el campo, o al menos se dedicaron a la agricultura. No tiene la rústica sencillez del verdadero campesino indígena, ni la tibia irreverencia del esclavo doméstico. El liberto se encuentra en la encrucijada de varias divergentes o incluso opuestas. Por un lado ha sido esclavo, y ni él ni los demás podrán olvidarlo. Por otro lado, tiene un estatus de liberto, por lo demás en parte contradictorio. Además, cada liberto disfruta de una situación económica y social determinada. Cada liberto tiene unos orígenes geográficos y culturales que le son propios.

El estatus jurídico del liberto es que es un hombre libre, susceptible a integrarse perfectamente con el resto de población libre del Imperio. Pero en la práctica, se somete a una serie de reglamentos y obligaciones que lo separan de los ingenuos.

Es completamente libre y su libertad queda garantizada por la ciudad o el Estado.

En los últimos siglos de la República y bajo el Imperio el liberto de un ciudadano romano se convertía en ciudadano romano, cualquiera que hubiera sido el procedimiento oficial utilizado para manumitirlo.

El liberto de un liberto tiene asimismo el estatus de su amo liberto, el cual refleja a su vez, como acabamos de ver, el de sus propio amo.

En la práctica, en casi todas las circunstancias de la vida, el liberto sufría numerosas limitaciones y obligaciones jurídicas, que se fueron transformando de una época a otra.

El mantenimiento de lazos de dependencia, el recuerdo de un pasado servil estaba patente. El antiguo amo se reservaba el derecho de recordarle al liberto que apenas si se diferenciaba del esclavo que había sido, de calificarlo de esclavo, o incluso, en casos extremos, de tratarlo como esclavo.

Los libertos, en muchas actividades, sobre todo en las económicas, estaban estrechamente relacionados con el resto de la población. Libertos e ingenuos están mezclados en los oficios y los negocios.

Algunos libertos del emperador muestran cierto afecto hacia la ciudad o región donde nacieron. Los libertos parecen menos reacios de lo que se esperaría a hablar de su nacimiento y de sus orígenes. Sus amos y patronos estaban sin duda mucho menos implicados por el pasado de sus esclavos y antiguos esclavos que los mismos interesados.

A fines de la República y durante el Imperio, los libertos de Roma e Italia, que no son ni los más pobres ni los más ricos de los libertos, se hacen representar mediante bustos sobre sus tumbas. Se relaciona con la imagines de los aristócratas. La imitación les lleva en este caso a una práctica original.

El enriquecimiento y la ascensión social de ciertos libertos, en unos límites definidos y respetando plazos, no se consideran escandalosos.

Capítulo séptimo: EL CAMPESINO

En los primeros siglos de la República, la sociedad romana era fundamentalmente campesina. Más adelante se describe pormenorizadamente la crisis de la pequeña propiedad rural en el s. II a.c. y se busca una explicación en las causas de este proceso. En general, se admite que las reformas de los Graco habrían sido un intento de afrontar la decadencia de la clase campesina.

Junto a los campesinos libres que trabajaban la tierra de su propiedad, existían grupos, muy numerosos, de población agraria que trabajaban terrenos que pertenecían a grandes propiedades agrícolas.

En primer lugar estaban los llamados colonos, que tuvieron un papel esencial en la economía del Bajo Imperio, pero que también eran numerosos en el Alto Imperio, y que abundaron incluso en las postrimerías de la República.

Hay que recordar además a los braceros asalariados, que ejecutaban principalmente labores estacionales, particularmente en el periodo en el que las labores del campo se superponían, y cuyo papel en la economía fue siempre esencial.

Constituía una excepción el caso de los siervos, casi colonos; es decir, esclavos que trabajaban parcelas de terreno y cuya posición era similar a la de los colonos.

A los campesinos se les denominaba en latín como rusticus . Los otros términos que denominan al campesino -agrícola y colonus- se relacionan con otros aspectos de su vida. Agrícola se llama a quien cultiva la tierra, que labora sus campos. También se puede referir al rico propietario de tierras.

En el periodo estival, los senadores se iban al campo y se ocupaban de la agricultura; controlaban las labores agrícolas.

En la tradición que habla de los campesinos de la Roma republicana está siempre presente la motivación de los pequeños lotes de tierra que cultivan.

En el siglo II a.c. se produjeron cambios fundamentales en las condiciones de la clase campesina, así como en toda la estructura agraria de Italia. Se relacionan con las grandes transformaciones que sufrió la península apenina en el periodo de las grandes conquistas logradas por Roma en el Mediterráneo. Roma vive en parte de las guerras emprendidas y de la explotación de las provincias conquistadas.

La crisis de la pequeña propiedad campesina y la eclosión de una propiedad agraria grande y media, fundada en el trabajo de los esclavos. Entre los intentos de superarla, que no triunfaron, estaban los proyectos de reforma de los hermanos Graco.

Una segunda causa de la crisis de la pequeña propiedad campesina hemos de verla en la rivalidad de la gran propiedad agraria y en la afluencia de cereales a bajo precio de las provincias.

Las reformas agrarias introducidas en el siglo I a.c. tenían un carácter completamente distinto. Su objetivo era asignar las tierras a los veteranos de carrera del ejército, ya que, desde el principio del s. I a.c. éste solía estar formado por la población más pobre.

El Bajo Imperio fue un periodo en el cual la falta de mano de obra fue enorme. Predominaba la situación de “tierra sin hombres”. Una de las maneras de hacer frente a este estado de cosas fue instalar como colonos en la tierra a los bárbaros.

Capítulo Octavo: EL ARTESANO

En Roma prohíben al hombre de bien cualquier actividad artesanal o manufacturera. Relegan al artesano a la categoría de sub-hombre o, en el mejor de los casos, a la de ciudadano de segunda clase. Al mismo tiempo llama la atención la inmensa cantidad de manufacturas que han sido realizadas.

El artesano romano sólo aparece en las fuentes cuando la ley o el derecho tratan de él o si se da alguna innovación técnica que pueda picar la curiosidad de los naturalistas, o cuando un individuo debe su infamante notoriedad al haberse enriquecido con el ejercicio de un oficio, o cuando un alto personaje demuestra un gusto perverso al buscar la compañía de los artesanos.

La inmensa hermandad de lo que podemos considerar como artesanos, miserables o inmensamente ricos, y así de amplio es el campo.

La diferencia entre un artesano y un sirviente es además bastante artificial, ya que estamos en una sociedad donde muchos productos artesanales se fabrican en la domus y en las villae. El artesano se confunde, a menudo, con el comerciante, en un mundo de tenderos donde se desarrolla una amplia parte de la actividad artesanal de Antigüedad.

Sabemos que los artesanos romanos no siempre gozan de autonomía e iniciativa.

Puede ser libre de nacimiento, liberto, o esclavo.

El artista escultor, pintor, grabador de camafeos, o bien el técnico o el arquitecto, apenas si se distinguen del artesano a ojos de la opinión pública. Salvo excepción, no salen del anonimato. Para los romanos, el verdadero autor de la obra de arte es el que la ha deseado y la ha financiado: el comanditario. Para los romanos todas las artes eran oficios.

Entre los romanos que se dedican a la artesanía a los que mejor conocemos por su actividad y personalidad son los que hacen parte de una “burguesía”. Los artesanos tienden a agruparse topográficamente por afinidades, por oficios.

Es difícil pensar en la artesanía romana desde un punto de vista femenino. En su inmensa mayoría, las mujeres vinculadas a la artesanía se sitúan en los extremos del abanico de posibilidades. Las mujeres se solían dedicar al mundo textil, también a la peluquería, a confeccionar coronas de flores, o a la panadería.

Los aspectos económicos del artesanado, la vida económica del artesanado, son difíciles de delimitar. Generalmente, sólo conseguimos aprenderlos a través de los escasos textos concernientes sólo a escasos extremos.

Es indudable que la agricultura es en la Antigüedad la única actividad realmente fundamental, ya que lo básico era asegurar la subsistencia de los individuos.

Sería erróneo querer vincular sistemáticamente la artesanía a la agricultura y subestimar su propia importancia económica. La artesanía y la agricultura apenas tienen relación, además, es en las ciudades donde trabaja la mayor parte de los artesanos.

Capítulo noveno: EL COMERCIANTE

En los contactos entre los grupos humanos, el comercio daba la medida de distancia y de la diversidad. En la inquietante aparición del comerciante extranjero, la diferencia exterior (de lengua, de indumentaria, …) venía a sumarse a la más oculta amenaza del espíritu engañoso e insidioso. Sobre todo en las sociedades más cerradas, donde el contraste con las figuras dinámicas de los comerciantes generaba inevitables tensiones psicológicas, la reacción a la ganancia incontrolable fijaba un esquema mental en el cual el ethnos diferente podía definirse a partir de algunos defectos irreductibles. Se trataba de defectos milenarios de los comerciantes: la astucia, el engaño y el fraude.

La relación entre la mercancía y la palabra originaba situaciones escabrosas en el corazón de las ciudades al hallarse sustraída a las utopías y desplazada de los espacios de “frontera”. La palabra astuta se entretejía en una relación sin prejuicio con el tiempo.

El oficio de comerciante era trabajo competitivo: la ventaja inesperada, la captura de la ocasión favorable, la habilidad para convertir la debilidad ajena en fuerza propia, eran elementos que lo hacían semejante al más competitivo de los oficios: el de atleta.

La insidia del comerciante se manifestaba sobre todo en la inclinación natural de una inteligencia dotada para la previsión, que le permitía conocer antes que a los demás la mutación de las situaciones, la sobreabundancia o la escasez de las mercancías, las buenas cosechas y las carestías.

La razón del comerciante es una razón que borda sobre el tiempo, que ve más allá: no es casual que su beneficio será también indicado por una expresión como captare pretium , que expresa precisamente la captura rápida y astuta del precio favorable. Esta expresión está relacionada con otra, también significativa: captare annonam , que indica la especulación sobre el encarecimiento de los precios en tiempo de carestía, natural o artificial.

En la actividad del comerciante existía una connatural inclinación a la mentira, casi un vínculo férreo que ligaba el lucrum y la fraus . Cabía reaccionar frente a esta constricción de dos maneras: evocando figuras ideales extremadas o reivindicando una la necesidad de una adquisición atemperada no sólo a escala humana, sino también a escala celestial.

La función que podríamos definir como “naturalmente democrática” del comercio se ve alterada por la casi imposible conciliación entre ética y ganancia.

En Roma, el tipo del modesto revendedor se asimilaba al del proxeneta.

El gran comercio, el que se hacía por mar, estaba fuera de la lista negra de los oficios sórdidos. El valor del comerciante marítimo era un dato de hecho que acababa inevitablemente por sostener la colocación de esta figura en la jerarquía de los valores sociales. El valor y prestigio de un mercader marítimo, de un capitán de barco, se medía por el número de viajes realizados.

Capítulo Décimo: EL POBRE

La evidencia epigráfica sobre lápidas funerarias no deja duda de que la categoría principal de la plebe de Roma estaba clasificada socialmente como libertos. Los libertos, como los esclavos, no eran una clase separada de pobres.

En Roma, podemos estar seguros, se dieron todas las categorías de pobreza.

Podemos hacernos una idea de la enorme diferencia entre ricos y pobres mediante sus ingresos relativos. Un trabajador no cualificado ganaba sobre tres sestercios al día, lo que hace una relación de 1:200 a 1:400 con las ganancias o fortunas de un rico moderado, como la de Catón.

En términos romanos de estatus, el término “pobre” significa normalmente “cualquiera que no pertenece a los órdenes gobernantes”, y esto quedó institucionalizado en la teoría legal del Imperio por la división entre honestiores en sentido lato (propietarios) y humiliores (en general, trabajadores).

En las condiciones de los pobres existía de forma inherente un potencial para clasificarlos social y económicamente de modo no muy distinto al sistema de clasificación de los grupos más ricos.

La diferencia entre un senador y un carpintero se encuentra más en la “estratificación vertical” de sus casas que en la existencia de barrios o suburbios aislados, como en las ciudades modernas.

La sanidad e higiene en una ciudad vasta y sin planificar eran rudimentarias y toscas pese al mito de que el aprovisionamiento de agua mantenía a la población saludable.

Los baños que usaban tanto pobres como ricos deben haber transmitido enfermedades terribles, sin tener en cuenta estatus o riqueza personal. Los ricos no disfrutaban de una enorme ventaja sobre los pobres en lo referente al cuidado de la salud, porque se sabía poco sobre enfermedades infecciosas o nutrición.

La pobreza no se definía sólo por el consumo, sino también por la vestimenta.

Las naturales divisiones entre los pobres, junto con las rivalidades políticas entre facciones de patronos ricos, hacen virtualmente imposible distinguir causas genuinamente populares de los disturbios estimulados desde fuera.

En la mentalidad romana se hallaba inserta una visión romántica de las virtudes de la pobreza, especialmente de la pobreza rural, que estimulaba alabanzas regulares y rituales de los moralistas a héroes antiguos.

La solidaridad entre los pobres estaba institucionalizada por organizaciones de carácter religioso y social.

Capítulo Undécimo: EL BANDIDO

El bandolerismo es una forma de poder personal. En raras ocasiones los bandoleros transforman su liderato en formas más institucionalizadas de poder, como el Estado; pero en tanto que permanecen siendo bandidos, representan una afirmación de la persona, un tipo de protesta individual según lo ha expresado el historiador moderno.

Este poder individual basado en el carisma personal, en la apariencia, en la fuerza bruta y en los lazos de carácter personal, está probablemente entre las primeras formas de poder conocidas por los humanos; como tal, es lógica e históricamente anterior al Estado.

Es un medio de vida parasitario en el que la adquisición de bienes y servicios depende directamente del uso de amenazas y de la violencia física.

Esta faceta del bandidaje como una peculiar “economía de la violencia” fue ampliamente reconocida en la antigüedad.

La definición del bandido hecha por el Estado romano lo rechaza y reprobaba tanto como tipo que el término “bandido” (latro) pudo ser libremente empleado para designar a los oponentes políticos a los que se desaprobaba, y en especial a enemigos políticos declarados que formulaban un tipo de violencia que amenazaba con hacer retroceder la sociedad civilizada al caos primigenio.

Las murallas urbanas no sólo demarcaban los límites sagrados e institucionales de un centro urbano por oposición a su hinterland rural; también era un defensa contra la persistente amenaza de ataques de baja intensidad por parte de bandoleros, sobre todo por la noche.

En las provincias interiores y poco guarnecidas del Imperio, la capacidad del gobernador y de las comunidades locales para enfrentarse a las incursiones de los bandidos dependía directamente de la fuerza de la vigilancia y patrullaje local; pero ésta podía variar mucho.

A pesar de su apariencia de Estado descomunal, el Imperio Romano carecía de una fuerza de policía centralizada que sirviera de contrapartida civil a su poder militar. Para controlar estallidos de bandolerismo a gran escala el Estado dependía, por tanto, bien de la autodefensa local, bien del ejército.

Capítulo duodécimo: LOS ROMANOS Y LOS DEMÁS

Humanitas quiere decir cultura literaria, virtud humana y estado de civilización.

Los descubrimientos de la civilización no provienen de un orden que la cultura viene a superponer a la naturaleza y que permite al hombre salirse de la fatalidad natural; al contrario, ya están prefigurados en la naturaleza.

Los romanos no ignoraban que la frontera oriental de su Imperio no llegaba no llegaba ni a la mitad del conjunto de las tierras emergidas.

A los ojos de los modernos, el universalismo estoico es tremendamente tímido, porque virtud que ellos definen de un modo muy particular, permite cumplir el modo de existencia que la finalidad natural ha previsto para la especie humana; esta virtud es una facultad que la naturaleza ha dado a los representantes de las especie humana.

La Humanidad es un arte de buena sociedad, una delicadeza en las relaciones mutuas; un político debe hacer una política seria, pero en las coyunturas diarias debe adoptar maneras filantrópicas.

Bajo la República, la justificación ideológica no se basaba en el derecho de Roma a mandar, sino en la honestidad con la cual ejerce su mando.

Ya que el pueblo romano era un pueblo rey, sus relaciones con sus súbditos o los extranjeros eran un patrocinio, no son unas relaciones con unos socios a pie de igualdad, según reglas formales, sino que son unas reglas personales, desiguales e informales: no se le impone una regla a un rey, se remite uno con toda confianza a su buena fe y humanidad; he aquí por qué Roma concibe las relaciones internacionales como una clientela, que no tiene otra ley que la buena fe del patrón.

Cuando Roma constata la sumisión de las provincias que ha conquistado, descubre que había tenido una misión: hacer reinar la paz. La unificación moral se realiza en torno a un ideal de civilización.

El poder central no intenta romanizar: los provinciales se romanizaban espontáneamente, el poder central aplaude y sanciona la creación de nuevas ciudades. Porque la ciudad se considera el marco natural de una vida civilizada.

Los romanos son empíricos y no se comportan como ideólogos convencidos, naturalizan al extranjero y al liberto mucho más fácilmente que los griegos.

Las diferencias étnicas contaban tan poco para los romanos que a fines de la antigüedad no vacilaron en reclutar sus soldados y generales entre los germanos.

La religión tampoco era una barrera: los dioses de todos los hombres, civilizados o bárbaros, eran verdaderos, o incluso podían ser los mismos dioses con nombres diferentes.