El Hobbit; J. R. R. Tolkien

Literatura Mitológica. Literatuta Fantástica. Siglo XX. Narrativa. Resumen. Personajes. Ambientación

  • Enviado por: Pepe Capdevila
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


'El Hobbit; J. R. R. Tolkien'

EL HOBBIT

Índice

1.- Resumen del libro

2.- Resumen de acciones

3.- Personajes principales: descripción

4.- Narración ambientada en el libro

Alguna información sobre el libro.

Autor : J.R.R. Tolkien

Ediciones minotauro

Impreso por Romanyà/Valls, S. A.

Titulo original: THE HOBBIT.

1.- Resumen del libro

EL HOBBIT

En un confortable agujero, en un valle muy hermoso, vivía un hobbit llamado Bilbo Bolsón. El señor Bolsón vivía apaciblemente en su agujero hobbit hasta que un buen día llegó un mago llamado Gandalf, el cual, le hace una señal en la puerta para que los enanos, que iban con él, supieran cual era el lugar de reunión.

Al día siguiente lo enanos iban llegando por turnos y cuando todos estuvieron allí, planearon una misión de la que Bilbo no sabía nada. Los enanos y Gandalf pensaban en Bilbo como acompañante para su aventura, pero el hobbit era demasiado cómodo para pensar en aventuras y mucho menos para realizarlas. Sin pensarlo se reunió con los enanos al día siguiente para comenzar lo que sería la mayor y única aventura de su vida.

Se reúnen en Delagua los enanos, Gandalf, y nuestro protagonista, Bilbo. Su objetivo, arrebatar a Smaug, (un dragón), el tesoro de Thorin, (uno de los enanos).

Unos trolls capturan a Bilbo gracias a la precipitación de éste y esto le causa un gran problema. Los enanos, que habían ido a investigar una posible hoguera se encuentran con que Bilbo ha sido capturado por dos trolls. Los enanos, con la intención de ayudar al hobbit, son capturados. En ese momento entra en escena Gandalf, el cual, logra entretener a los trolls hasta que amanece y así logra, que con los rayos del Sol se conviertan en piedra. Los enanos consiguen la comida, la bebida y las monedas de estos.

Proceden llegando al valle secreto de Rivendel, donde son acogidos amablemente y pasan dos semanas, para luego adentrarse a las montañas nubladas.

Durante el camino hacia las montañas nubladas se tienen que refugiar en distintas cuevas ya que había tormenta. En una de dichas cuevas se encuentran con unos trasgos que consiguen atrapar a todos

menos a Gandalf, que es despertado por un estrepitoso chillido de Bilbo. Gandalf, ante tan comprometida situación, realiza uno de sus hechizos y consigue eliminar a los trasgos que les habían atrapado. Los demás trasgos los llevan ante la presencia del rey trasgo y éste los hace prisioneros.

Gandalf, entrando por distintos pasadizos logra hallar el salón y consigue, con otro de sus hechizos liberar a sus amigos. La huida se produce rápidamente y como los hobbits no son buenos corredores, Bilbo pronto se queda atrás. Mientras corren no se dan cuenta que Bilbo (aparte de por su lentitud), se queda atrás porque se da un golpe en la cabeza y queda inconsciente.

Al cabo de un buen rato, despierta y comienza a caminar sin rumbo por todos los pasadizos de la cueva. En uno de estos pasadizos logra hallar un anillo que lo hacía invisible. Mientras continuaba caminando se tope con una criatura llamada Gollum, el cual pacta con Bilbo, que en un concurso de acertijos, si gana Bilbo le enseña la salida y si gana él se lo come.

Gana Bilbo, pero en un intento de la criatura de comérselo sin que éste lo sepa, descubre que ha perdido su anillo y al sospechar de Bilbo, sale corriendo para comérselo y arrebatarle también el anillo. Bilbo sale huyendo, poco después encuentra la salida al exterior y allí ve a sus amigos, estos lo tenían por muerto. Bilbo no tarda en contarles todo lo que le había pasado, menos lo del anillo, que por prudencia, decide no desvelar su secreto, los enanos orgullosos de la valentía del hobbit, comienzan a apreciarle de verdad.

Después de unos minutos de reposo, prosiguen su camino para que los trasgos, que se encontraban por los alrededores, no los encontrasen. Agotados por el largo camino recorrido paran a descansar

en un claro. Al cabo de un momento, se ven rodeados por unos lobos aliados de los trasgos, los wargos. Éstos les hacen huir hacia los árboles y les acorralan no dejándoles bajar de ellos. Al cabo de un rato y sin darles tiempo a los trasgos a llegar, las águilas salvan a nuestros héroes de ser atrapados por los wargos y los trasgos.

Después de ser ayudados por las águilas del peligro, nuestros héroes van a parar a una casa, la casa de Beorn, que era un hombre que se convertía en oso. Para entrar todos en su casa tuvieron que recurrir al mismo método que utilizaron con Bilbo, el ir apareciendo poco a poco para que no se notase que eran muchos. Como a Beorn le encantaban las historias Bilbo le contó la suya y a éste le gustó. Beorn les proporcionó unos poneys para los enanos y un caballo para Gandalf, (ya que éste era más grande), para que cruzaran la nueva parte de su recorrido, el “bosque negro”, que era un bosque muy peligroso ya que la menor variación en el rumbo podría suponer que ya no se lograse encontrar el camino de vuelta.

En la entrada del bosque negro Gandalf abandonó el grupo para ir a una reunión pero les da un consejo, que no abandonen el sendero, ya que se podrían perder. Tras mucho tiempo de dormir al raso y de observar miradas acechantes durante la noche, se encuentran un peligroso río de agua negra. En circunstancias normales no se hubiesen fijado en el color del agua y hubieran bebido, pero Gandalf ya les había advertido sobre esos ríos y decidieron cruzarlos con una barca que había al otro lado. Bilbo, que era el que tenía la vista más audaz consiguió mediante un gancho atrapar la barca y traerla al otro lado. Fueron cruzando rápidamente en grupos distribuyendo el peso, por último cruzó Bombur sólo, ya que era el más gordo. Mientras éste cruzaba un ciervo se abalanzó sobre él y le empujó haciéndole perder el equilibrio, Bombur cayó al agua y quedó profundamente dormido a causa del hechizo del agua, los demás enanos cargaron con él durante el viaje.

Pasaron tres días más de sufrimiento, sin nada que comer y por la noche divisaban hogueras a las que intentaban llegar, el primero que entraba en la luz se quedaba inmóvil y los demás huían rápidamente. En una de estas “hogueras” Thorin fue atrapado por los elfos, que eran los responsables. Los demás enanos fueron atrapados por arañas y Bilbo, con mucho miedo y con el anillo consiguió esconderse. Bilbo quedó profundamente dormido y al despertar, intentó ayudar a sus amigos, que los tenían las arañas. Con el anillo y despistándolas consiguió rescatar a los enanos, que a causa de las mordeduras y picaduras de las arañas estaban muy debilitados.

Después de la batalla con las arañas, los enanos son capturados por los elfos. Bilbo gracias a su anillo se consigue salvar otra vez. Los enanos son encarcelados y Bilbo idea la manera de salvarles, ya que después de unos cuantos días de incertidumbre, de no saber que hacer y de espiar (con el anillo) por todos los rincones del castillo elfo sabía donde estaban todos y cada uno de ellos, incluido Thorin.

Descubre que después de la fiesta que se iba a celebrar son barriles vacíos serían transportados por el río. Aprovechando esta ocasión que seguro no se iba a repetir, liberó a sus amigos y después de sortear a dos guardias consiguen meterse todos en barriles, Bilbo los iba cerrando y luego tuvo que montarse en uno, tirarse al río y agarrarse fuertemente para no caerse río abajo.

La corriente del río los arrastró hasta una ciudad. Sacó a los enanos de los barriles y éstos estaban muy mal. Después de descansar le piden ayuda al gobernador y éste accede a cambio de una parte del preciado tesoro de Smaug.

Tras unos días de merecido descanso en la ciudad del Lago donde Thorin es considerado como rey bajo la montaña, se disponen a encontrar la puerta secreta de la guarida de Smaug, ya que entrar por la entrada principal les sería imposible. Esto les lleva tiempo, ya que temían que Smaug los encontrase.

Por fin un día consiguen hallar la entrada secreta y el enviado a inspeccionar es Bilbo. Éste recorrió un largo, húmedo y tenebroso pasillo en cuyo final estaba la sala donde estaban Smaug y el preciado tesoro. Bilbo, como tenía el anillo, se permitió el lujo de mantener una conversación con Smaug y se dio cuenta que aunque tenía el cuerpo recubierto de gemas y armaduras, para no ser alcanzado por ningún ataque enemigo, tenía una zona sin cubrir en el lado izquierdo del pecho. Sin que Smaug se diera cuenta y para probar su valor ante sus amigos cogió una pequeña parte del tesoro. Smaug, que como buen dragón tenía cada parte de su tesoro contada y controlada se dio cuenta y se enfadó muchísimo.

Sin pensarlo dos veces Smaug sale de su cueva y los enanos entran en el pasadizo. El dragón, encolerizado arrasa con su fuego la montaña pero los enanos, ya dentro de la cueva se salvan. Smaug, al observar que no podía quedar nada con vida en la montaña se va al pueblo. Mientras tanto, los enanos se reparten el tesoro, se ponen armas y armaduras, pero Bilbo se apropia de un sustancial objeto, la Piedra del Arca que pertenecía a los antepasados de Thorin. Después de esto salen fuera y Bilbo les cuenta a los enanos el hueco en la armadura del dragón. Un pájaro que había por allí lo había oído todo y fue al pueblo a contarlo.

Bardo, un arquero, en un acto de valentía lanza flechas contra Smaug, pero estas rebotan contra el acorazado pecho del dragón. Bardo, saca su flecha negra, una flecha muy especial con la que nunca había fallado. En ese momento llega el pájaro y le dice a Bardo que lance su flecha contra el agujero de la coraza. Él lo hace así y da muerte al dragón Smaug.

No tardó en llegarles la noticia a los enanos, que por miedo a que les intentasen robar construyen un muro delante de la entrada a la guarida.

Los hombres del pueblo no tardan en llegar para pedir a los enanos parte del botín pero Thorin se niega.

Thorin se da cuenta de que falta su preciada Piedra del Arca y pregunta a los enanos quien la ha cogido.

Bilbo no dice nada y en una de sus guardias sale de la guarida y se va al pueblo. Allí le da a Bardo la Piedra del Arca, para que a cambio de ella Thorin les diese parte del tesoro. Gandalf, que estaba por allí se sintió orgulloso del hobbit y apoyó su decisión.

Al llegar los hombres del pueblo con la piedra y al confesar Bilbo que él se la había dado Thorin se enfadó muchísimo y deseó no haber conocido al hobbit nunca. En ese momento salió Gandalf y apoyó a Bilbo, esto hizo enfurecer aun más a Thorin, que llamó a su primo Dain para que le ayudase a recuperar la piedra.

La noticia de la muerte de Smaug es conocida por los wargos y por los trasgos y se inicia la batalla de los cinco ejércitos, trasgos y wargos contra los enanos, los elfos, y los hombres, a los que luego se unieron las águilas y Borne.

En la lucha mueren Thorin Fili y Kili y el puesto de rey bajo la montaña correspondería a Dain, el primo de Thorin.

Después de la aventura, vuelve a su casa y observa que se habían subastado parte de sus bienes. Bilbo intentó restablecerse en su morada y recuperar todas sus pertenencias. Lo primero lo consiguió pero lo segundo no del todo, ya que no sabía con exactitud donde habían ido a parar.

Al poco tiempo de vivir otra vez cómodamente en su morada recibe la visita de Balin, que le cuenta lo que había ocurrido en la montaña solitaria.

2. - Resumen de acciones.

EN DELAGUA

Vida cómoda.

Llegan los enanos.

Proposición de aventura.

Aventura.

DURANTE LA AVENTURA

Los trolls.

Consiguen comida armas y oro.

Rivendel.

Descansan.

Montañas nubladas.

Pasan por allí.

Trasgos.

Los persiguen.

Gollum.

Juego de acertijos y anillo.

Wargos.

Intentan retenerlos.

Águilas.

Les salvan.

Beorn.

Les da comida, alojamiento, armas, poneys y un caballo.

Bosque negro.

Arañas, elfos y río negro.

Ciudad del lago.

Alojamiento, (Thorin es considerado rey bajo la montaña).

EN LA MONTAÑA SOLITARIA

Matan a Smaug.

Batalla de los cinco ejércitos.

Muerte de Fili Thorin y Kili.

Dain, (primo de Thorin), nuevo rey bajo la

montaña.

AL REGRESAR

Visita a Beorn.

Subasta de los objetos de Bilbo.

Visita de Balin.

3.- Personajes principales:

descripción.

Bilbo Bolsón: Bilbo, el personaje más importante de “el hobbit” es un hobbit, una raza que se caracteriza por los siguientes rasgos: son o fueron gente menuda de la mitad de nuestra talla, y más pequeños que los enanos Barbados. Los hobbits no tienen barba. Hay poca o ninguna magia en ellos, excepto esa común y cotidiana que los ayuda a desaparecer en silencio y rápidamente, cuando gente grande y estúpida como vosotros o yo se acerca sin mirar por dónde va, con un ruido de elefantes que puede oírse a una milla de distancia. Tienden a ser gruesos de vientre; visten de colores brillantes (sobre todo verde y amarillo); no usan zapatos, porque en los pies tienen suelas naturales de piel y un pelo espeso y tibio de color castaño, como el que les crece en las cabezas (que es rizado); los dedos son largos, mañosos y morenos, los rostros afables, y se ríen con profundas y jugosas risas (especialmente después de cenar, lo que hacen dos veces al día, cuando pueden).

Gandalf: Es el mago, responsable de la aventura. Es la persona que recomienda a Bilbo. Es un anciano con una larga barba al igual que sus cejas, que son espesas. Ayuda a los enanos y a Bilbo a salir de algunas situaciones críticas, pero no durante todo el viaje, ya que en la entrada del bosque negro, los abandona. Es muy astuto y domina perfectamente la magia.

Enanos: Son: Thorin, Dwalin, Bombur, Balin, Bofur, Kili, Bifur, Fili, Gloin, Dori, Oin, Nori y Ori.

Se caracterizan por su atrevimiento y por su espíritu, en busca de la aventura. Realizan aventuras para recuperar tesoros valiosos.

Elrond: Jefe elfo, con rasgos típicos elfos, venerable, fuerte, benévolo y noble. Es también un sabio. Acoge a los enanos Gandalf y Bilbo en el valle de Rivendel.

Los trasgos: Son seres desagradables, feos y crueles. Viven en malolientes grutas llevas de laberintos y pedregosas, son el eterno enemigo, van en contra de todos.

Wargos: Son los aliados de los trasgos, agresivos y peligrosos.

Águilas: Son enemigas de los wargos y trasgos, y no les tienen miedo. Salvan a Bilbo y a los enanos de estos en el Bosque negro.

Beorn: Es un hombre-oso, tiene unos animales amaestrados. Se alimenta de la miel que producen sus abejas.

Elfos: Son muy desconfiados pero no malintencionados. Son buenos magos. Son hospitalarios y amables. Les encanta la noche y cazar.

Arañas: Las arañas que pueblan el bosque negro son enormes. Viven asociadas en manadas para cazar. Les gusta atrapar a sus presas y colgarlas de los árboles para luego comérselas más tranquilamente.

Hombres de la ciudad del lago: Son muy amables con las visitas. Son muy buenos amigos de los elfos con quienes comercian.

Smaug: Puede que sea el segundo gran protagonista. Es un dragón que posee un gran tesoro que guarda celosamente como corresponde a un dragón como él. Es avaro y desconfiado. Su tesoro es enorme, nadie sabe con exactitud el valor del mismo. Tiene una coraza que le cubre el pecho pero tiene una parte descubierta en el lado izquierdo por donde le darán muerte.

Gollum: Criatura que vive en una de las cuevas de los trasgos y se alimenta con ellos. Poseía un anillo que Bilbo encontró en el suelo. Era un hobbit pero una maldición le convirtió en monstruo.

Bardo: Es un arquero de la ciudad del lago, es valiente. Da muerte a Smaug con su flecha negra. Después por su valentía fue nombrado gobernador de la ciudad.

4.- Narración ambientada en el libro

Marduk, la tradición continúa

Esta es una historia basada en un hijo del que Bilbo nunca tuvo noticia alguna, Marduk.

En Delagua, más concretamente en Bolsón cerrado, vivió una vez un hobbit llamado Bilbo, este tuvo un hijo con su esposa Dalia y un día los caballeros negros, se los llevaron a los dos, a su esposa y a su hijo Marduk. Desde entonces Bilbo vive muy apenado y no sería para extrañarse que la organización de la aventura fuera, en parte, por este motivo. Pero no nos vamos a entretener más con Bilbo sino con su hijo Marduk, del que Bilbo no tuvo noticias y al que creía muerto.

En un rincón, de la cuaderna del este, del territorio hobbit, vivió Marduk con su madre. Éste, estaba muy intrigado por cómo sería su padre, ya que nada más nacer lo raptaron. La madre de Marduk no le tuvo al corriente de las aventuras de Bilbo ya que no quería que se aficionase a las aventuras como su padre.

Un buen día, hablando con uno de sus mejores amigos, descubrió que un héroe junto con unos enanos y unos hombres derrotó a Smaug, el terrible dragón. Naturalmente, este era Bilbo, pero él no lo sabía. El ansia de la aventura y el irremediable deseo de conocer a su padre, le hicieron recapacitar sobre lo que quería hacer en la vida y decidió ir en busca de aventuras y por qué no, de conocer a su padre.

Al principio Dalia se negó en rotundo a esta petición del hijo pero al final se dio cuenta de que era una tontería negarse a algo que iba a suceder tarde o temprano. Así que, Marduk se fue.

Marduk no podía ir solo, y esto él lo sabía. Así, que se agrupó con otros hobbits y con enanos. En total eran seis. Marduk, hijo

de Bilbo, Lorien, (conocido como Lori) que era un hobbit de la cuaderna del norte, Berny, (enano de la familia de Beorn), de la cuaderna del este, Morietti, un enano procedente de Moria, Boris, un hobbit de la cuaderna del oeste y gran guerrero y Cloud un Guerrero enano cuyo origen no está muy claro.

Partieron todos juntos por el camino del este cruzando el puente de Brandivino hacia las montañas blancas ya que se rumoreaba que había un troll sometiendo a unos elfos. Llegaron a Rivendel aproximadamente un día después. El camino había sido agotador y sin darse cuenta estaba siguiendo los mismos pasos que su padre. Formó una gran revuelta la aparición del grupo en aquellas tierras ya que no estaban acostumbrados a las visitas, y mucho manos de alguien que ya habían visto, (eso creían ya que Marduk tenía cierto parecido con Bilbo, y a este no le vieron durante mucho tiempo). A pesar de todo, seguían siendo igual de amables que siempre. Después de un día de descanso, para el largo camino que debían recorrer. Partieron otra vez camino del Bosque Viejo. En él se encontraron múltiples paradas en su camino con los abominables monstruos que allí había. Lo peor fue cuando llegaron al Bosque Negro, ya que era un lugar muy peligroso. Decidieron, ya que no era un gran problema para el desarrollo del viaje, rodearlo y no atravesarlo. Eso les trajo un retraso, y perdieron rodeando el río unos días de oro que ya no recuperarían. Pero pronto, cuando confiaban que la estratagema les había salido bien, justo en ése momento, vieron que un enorme río les cerraba el paso. Como no tenían ni barca ni nada para cruzarlo decidieron en un principio, cruzarlo a nado. Cloud fue el pionero, pero no pudo luchar contra las impetuosas corrientes que en ese río se formaban. Así que decidieron volver atrás.

Después de unos tres días de marcha y otros tres días de vuelta se plantaron en el mismo sitio pero en el lado opuesto. Prosiguieron su camino hacia Fangorn, una ciudad rodeada por un espesísimo bosque que daba miedo incluso a los más valientes, y esta expedición no salió inmune ya que tuvieron que entrar en Fangorn al habérseles acabado los víveres.

Entraron ya un poco asustados de lo que les podía pasar pero cuando hubieron entrado, no encontraban palabras para lo que allí estaban viendo, era aterrador. Había gusanos por los árboles que cuando picaban salían sarpullidos, esto lo probó el pobre Marduk, que quedó muy desilusionado a partir de esto. También había animales enormes y grandes felinos muy peligrosos. A pesar de esto, gracias a la sigilosidad de los hobbits y a la fuerza de los enanos consiguieron adentrarse en la ciudad. Los habitantes quedaron impresionados y no tenían palabras para describir lo que pensaban. Con miedo de por si eran hechiceros malignos los habitantes de la ciudad no tardaron en darles cobijo, comida y agua. Estaban muy cansados de manera que decidieron quedarse un par de días allí y luego partir hacia las montañas blancas, territorio del malvado troll Yagim.

Al cabo de tres días partieron hacia las montañas blancas, sede del maligno plan de Yagim el troll.

No se decidieron a atacar ya que la ciudad estaba bien protegida por los trolls, que la defendían con su vida. Un día bajo la luz de la luna llena Boris observó una inscripción escrita en runas que logró descifrar Cloud. La runa decía: “SI NO SABÉIS QUE HACER NI POR DONDE PASAR EL CAMINO ENCONTRARÉIS DONDE MENOS OS LO ESPERÉIS”, estaba claro, pero ¿quien había escrito el mensaje?, ¿a qué se referirá?, éstas eran unas de las innumerables preguntas que se cuestionaban.

Un día, cuando las runas ya estaban medio olvidadas, estando sentado Marduk en el campo, vio al lado de un árbol, un objeto brillante, era un anillo, y al estirar de él se abrió una compuerta. Todos se reunieron para pasar por allí y al cabo de dos días en las profundidades de un espeso laberinto no pensaban mas que en comer. Salieron por la noche de lo que sería el segundo día ya que habían perdido la noción del tiempo.

Tardaron unos días en idear el plan de ataque, durante estos días estaban escondidos en una casa abandonada. Un día se decidieron a atacar por la noche y mataron a Yagim, a su hijo, y a su

corte real, ahora el problema no estaba del todo resuelto, deberían salir de allí sin que les viese nadie, pero se encontraron con una sorpresa, los elfos, que estaban como prisioneros, decidieron atacar con la incertidumbre y derrotaron a los trolls. Los elfos se mostraron muy agradecidos con los aventureros, ya que habían sido ellos los que les habían ayudado.

El camino de regreso fue más tranquilo y sosegado, Marduk, cuando hubo llegado a casa, se encontró con una sorpresa, su madre había ido a por su padre Bilbo para que a su regreso lo conociese. En ese momento Bilbo se puso muy contento de haber conocido a su hijo. Bilbo le empezó a contar las historias que le habían sucedido y a Marduk le interesaban. Desde ese momento, se inició una fuerte relación padre - hijo y compartían las aventuras juntos.