El florido pensil; Andrés Sopeña

Literatura española contemporánea. Narrativa de posguerra. Educación franquista. Ambientación

  • Enviado por: Anna Ginner
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

EL FLORIDO PENSIL

Ficha tècnica:

Autor: Andrés Sopeña Monsalve

Titulo: El Florido Pensil

Editorial y año de edición : Crítica, 2ª edición Abril de 1995

Nº de páginas: 241

Impresiones personales

El libro “El Florido Pensil” refleja una época determinada de la historia de España después de la guerra civil, a partir de 1939. Desde la escuela se daba una educación a los niños totalmente manipulada. Sólo se explicaba aquella parte de la historia que el gobierno franquista decidía que se debia conocer, dando un gran valor a la religión católica y a la unidad de la patria.

Creo que el pensamiento de las personas se forma en la escuela, principalmente, y a la generación que tuvo este tipo de educación le ha faltado información y conocimientos para poder tener criterio y opinión sobre las cosas que pasan en el mundo.

Pienso que fue bastante grave la ignorancia y las creencias que se fomentaron en los niños de aquella época. Afortunadamente aquello ya acabó y, algunos habrán podido evolucionar, aunque después de tantos años sea bastante difícil recuperar el tiempo perdido.

En los problemas de matemáticas se ponían ejemplos, en la mayoria de los casos, totalmente absurdos y sin lógica, en los que destacaban ,en ocasiones, la clase social del sujeto del problema, que nada tenía que ver con el planteamiento del mismo. “Un pordiosero recogió....” “ un caritativo señor vendió...”

Se daba mucha importancia a la religión católica, que se enseñaba partiendo de la base de que era la única verdadera. Se explicaban historias sobre el infierno, el pecado, etc., que hacían que el miedo al castigo eterno formara parte de la vida de aquellos niños.

La imagen que se enseñaba de cualquier sistema político que no fuera la dictadura franquista , principalmente el socialismo y el comunismo era totalmente distorsionada , acusando a los paises comunistas de ser los causantes de todos los males de la humanidad.

En general, creo que no interesaba el desarrollo de la inteligencia, saber razonar, etc. Las cosas se aprendían de memoria, lo de menos era entenderlo, bastaba con repetir de memoria lo que ponía en los libros, por eso se utilizaban trucos para memorizar, como aprenderse la primera silaba de cada palabra de la lista en cuestión. Asi, por ejemplo, para decir las características de los “hombres de la Meseta” que según decian eran sencillos, serios, laboriosos,nobles, caballerosos y leales... bastaba con aprender una palabra (seselanocaleal), cada silaba daba la pista de la palabra que iba a continuación.

Tenían mucho éxito los tebeos de aventuras, como Roberto Alcázar y Pedrín, en los que siempre ganaban los “buenos”, enfrentándose a los malhechores, con una lección de moral en cada historia.

El cine, como todo lo de la época estaba muy censurado, tanto en las imágenes como en los diálogos. Por lo que se explica en el libro, disimuladamente se inculcaban ideas claramente xenófobas, hablando despectivamente de los indios, los moros, los negros, o los chinos que decían que “no tenían descanso semanal y son fisiológica y espiritualmente inferiores a los demás hombres”, etc.

Una fecha histórica, y que se hacía estudiar como “el día más alto de la Historia de España”, era el 12 de octubre de 1492, descubrimiento de América, explicando que no sólo Colón la descubrió , sino que la conquistó, cristianizó y civilizó. No creo que los indios de América pensaran lo mismo.

Me impresiona pensar la falta de libertad de la juventud de aquella época, obligada a pensar, creer y actuar como el régimen quería, ya que, de lo contrario tenían muchas posibilidades de ser “reprimidos”. En general, la ignorancia de todo aquello que pudiera hacer pensar, debida a la falta de información.

Aunque el tono del libro es evidentemente humorístico y, en esta época parece exagerado creer que haya podido existir este tipo de escuela, me ha hecho pensar en lo importante que llega a ser todo aquello que se explica en la escuela, sobre todo en los primeros años, en los que es tan fácil manipular el cerebro de los niños. La educación que recibieron la generación de la pos-guerra, estoy segura que les ha marcado para siempre y, aunque ahora lo expliquen como si fuera una anécdota y una época ya superada, no lo podrán olvidar jamás.