El discurso del método; Descartés

Filosofía cartesiana. Racionalismo. Metafísica. Duda metódica. Reglas metódicas. Dios. Mundo. Hombre. Naturaleza. Existencialismo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


DISCURSO DEL MÉTODO. DESCARTES.

II PARTE: LAS PRINCIPALES REGLAS DEL MÉTODO.

  • CARACTERÍSTICAS DEL MÉTODO.

  • 1ª CARACTERÍSTICA: ESTABLECER LA UNIDAD SISTEMÁTICA DE LAS CIENCIAS.

  • A. En 1619 Descartes estaba en Alemania donde asistió a la coronación del emperador Fernando II.

    La tesis fundamental del proyecto cartesiano es la unión de la ciencia a partir de un único método, a partir de un modelo implicado en las matemáticas. Esta visión se opone a la concepción escolástica que admitía la diversidad de ciencias según objeto y su método. Descartes ofreció una serie de ejemplos para ratificar esto. Una sola mente y una sola persona es la única capaz de hacerlo.

    B. Ejemplo: el edificio de un arquitecto. 2º ejemplo: las antiguas ciudades están mal trazadas comparadas con las de ahora diseñadas por uno solo. 3º: las legislaciones hechas por un solo legislador están mejor realizadas que aquellas en las que las leyes se hacen debido a la incomodidad de los crímenes. Y 4º: las leyes divinas son mejores que todas las demás, hechas por un solo ser que además es perfecto: Dios.

    Cuando se refiere a un prudente legislador hace referencia a Licurgo, legislador de Esparta del siglo VI a.C. Se decía que había dotado a Esparta de elementos básicos de su constitución.

    C. Proposiciones de la física escolástica que carecen del rigor y certeza de las demostraciones matemáticas. Hace alusión al procedimiento acumulativo de los comentarios de la filosofía escolástica.

    Nuestras tendencias y preceptores han sido la norma de conducta de nuestra infancia y siguen siendo muchas veces nuestra guía. Hacemos lo que nos apetece y lo que nos han enseñado.

    D. Los límites del principio.

    • 1º límite: él no tratará de reformar el Estado, sino sólo las ideas. No se puede eliminar el conocimiento completo, pero sí el de cada uno. Descartes rechaza la reforma del Estado por personas no legitimadas, no es partidario de la revolución como medio de cambiar la estructura del Estado. No desea oponerse a la enseñanza oficial, la filosofía escolástica, sólo trata de establecer la propuesta de una reforma; son los poderes públicos, el Estado, quienes han de decidir si tal reforma educativa ha de hacerse extensiva a toda la sociedad. No propugna un escepticismo radical y absoluto, sino metódico y provisional. Cuando Descartes habla de "esos grandes cuerpos" se refiere al Estado o a ciudades muy grandes que, para él, es mejor mantener con sus defectos que se van mitigando con el tiempo que para provocar una revolución.

    • 2º límite: se refiere a individuos de carácter revolucionario en el sentido utópico anarquista. Intenta la reforma teórica del pensamiento a partir de la razón. Descartes insiste en que no escribe el discurso del método como un modelo a imitar, también deja claro qué tipo de personas no deben liberarse de todas las opiniones recibidas; son los precipitados y los prevenidos. En estos casos será major atenerse al saber establecido, que es la enseñanza escolástica, que intentar el ejercicio del libre examen de las ideas sin poseer un método que garantice la verdad.

  • 2ª CARACTERÍSTICA: SÓLO EL MÉTODO PUEDE ERRADICAR LA DUDA Y OTORGAR UN FUNDAMENTO CONSISTENTE.

  • Las opiniones de los filósofos son a veces contradictorias, y las costumbres de los pueblos no pueden ser tampoco un fundamento seguro para la verdad. Descartes utiliza en este párrafo algunas consideraciones de Montaigne, sin embargo, en Montaigne este género de experiencia conduce a la duda escéptica, mientras que en Descartes es metódica y provisional. Tampoco el consenso general tiene valor para el proyecto cartesiano. Para Descartes, la verdadera reforma intelectual sólo es posible a través de la propia reflexión personal.

  • LAS REGLAS DEL MÉTODO.

  • Descartes considera el verdadero método aquel que asegura el recto uso de la razón. Ante la imposibilidad de elegir como modelo a alguien o a algo, Descartes toma la posición de dudar. De esta manera, la duda que se asentaba en el objeto, es transportada ahora al sujeto, es decir, Descartes se pregunta si el sujeto es capaz de captar la verdad.

    "Deficiencias de esas 3 ciencias": lógica, geometría, álgebra.

    Lógica > para Descartes dentro de la lógica, el silogismo (procedimiento lógico deductivo) no añade nada nuevo, pues la conclusión ya está en las premisas, de ahí la dura crítica de Descartes al silogismo como una técnica superflua e inútil.

    El análisis de lo antiguo > los geómatras griegos (Arquímedes).

    Geometría: los griegos operaban directamente sobre figuras, ya que desconocían los signos algebraicos, por lo que frecuentemente acudían más a la imaginación que a la razón.

    Álgebra: siglo XVI-XVII. Moderna.

    Italianos matemáticos y franceses del siglo XVII. Estos matemáticos utilizaban unas cifras llamadas cifras cósicas.

    VENTAJAS DEL MÉTODO: Descartes creará un método que tal como la lógica tradicional sirviera para el recto uso de la razón, que a su vez fuese semejante al análisis de los geómatras, para descubrimientos de nuevas verdades. Y por último, que estuviese basado al igual que el álgebra de los matemáticos modernos en reglas claras y fijas estrictamente aplicadas.

  • REGLA DE LA EVIDENCIA.

  • Abarca dos aspectos: el 1º establece el principio de evidencia como único criterio de verdad. El 2º señala las condiciones necesarias para la evidencia: claridad y distinción. La evidencia es una intuición intelectual que se resiste a todo aquello que implique duda. En esta regla se excluye la precipitación, pues conlleva a aceptar como evidente algo que tras una 1ª impresión es sólo oscuro y confuso. Se rechaza también la prevención, es decir, la actitud mental de no aceptar aquello que se nos muestra con claridad y distinción.

    Claridad > es aquella idea que se muestra de modo presente y manifiesto a un espíritu atento, es decir, una idea clara es cuando se conocen todos los elementos que la integran. Una idea es distinta cuando no puede ser confundida con otra.

  • REGLA DEL ANÁLISIS.

  • Esta segunda regla consiste en descomponer una idea compleja en sus elementos simples; es un procedimiento riguroso que va de lo desconocido a lo conocido, de las nociones complejas a los principios simples de los cuales depende.

  • REGLA DE LA SÍNTESIS.

  • La síntesis abarca los siguientes aspectos: establecer un orden lógico en la deducción, lo que permitirá el paso de lo más simple a lo más complejo, y 2º, partir del conocimiento claro y distinto.

    Toda idea deducida habrá de estar justificada por el criterio de evidencia.

  • REGLA DE LA ENUMERACIÓN COMPLETA.

  • Es la justificación de la 2ª y 3ª regla. Intentará hacer revisiones generales que permitirán asegurarnos el no haber omitido nada en el proceso deductivo. La enumeración equivale a una intuición, pues habrá de ser ininterrumpida y ordenada. Esta revisión iluminará las deficiencias de la memoria, a menudo fuente de errores asegurando el orden total.

  • APLICACIONES Y CONSECUENCIAS DEL MÉTODO.

  • APLICACIÓN DEL MÉTODO AL CÁLCULO ALGEBRAICO Y LA GEOMETRÍA.

  • Empieza por las ideas más simples según lo establecido en la 3ª regla del método. Descartes se inclina de modo decisivo hacia el valor y la eficacia del método matemático como paradigma (modelo) de certeza y evidencia científica.

    La filosofía escolástica establecía diversas ciencias matemáticas según la diversidad de sus objetos. Una de las características del método cartesiano será atender la unificación de la ciencia desde el pensamiento que las constituye, en lugar de diferenciarlas según sus objetos como sucedía en la filosofía escolástica.

    Descartes expone en este texto las coordenada cartesianas eligiendo la línea como símbolo más simple y fácil de imaginar. También alude a las nuevas anotaciones algebraicas que puso en práctica a partir de 1619 (exponentes usados normalmente, x2). Lo que pretende es recoger del análisis geométrico el apoyo a la imaginación, y del álgebra la anotación simple y sencilla que permite el simbolismo. De este modo, Descartes apunta su descubrimiento de la geometría analítica, que consiste en aplicar a las coordenadas cartesianas el cálculo algebraico y el análisis.

    Descubre en 3 meses exponentes, coordenadas cartesianas y análisis geométrico.

  • APLICACIÓN DEL MÉTODO A LA FILOSOFÍA Y A LAS DEMÁS CIENCIAS.

  • Los principios de la filosofía que no había encontrado todavía era la metafísica o el pienso, luego existo. Descubrirá la física, deducirla, y el conocimiento acabará coronado por la moral. Concibió su proyecto filosófico de edificar el saber de modo ordenado empezando por los principios metafísicos, después la física científica para terminar con la moral. La realización de esta obra no será acabada hasta 1641.

    IV PARTE: FUNDAMENTOS DE LA METAFÍSICA. YO, DIOS Y EL MUNDO.

  • LA BÚSQUEDA DEL CRITERIO DE CERTEZA.

  • LA DUDA METÓDICA.

  • La primera regla del método excluye lo probable o verosímil. Desde un punto de vista metódico, la búsqueda de la verdad excluye la duda. El conocimiento sólo puede ser absolutamente verdadero o absolutamente falso. Descartes establece la duda no como un fin pero sí como un medio para llegar a la verdad. No es una duda escéptica, sino metódica y provisional hasta alcanzar una 1ª verdad.

    **Motivos de la duda:

    1º- el engaño de los sentidos.

    2º- error en el razonamiento.

    3º- ilusiones de las imágenes y la necesidad de saber cuándo estamos despiertos o dormidos.

  • LA PRIMERA CERTEZA.

  • El cogito ergo sum (pienso, luego existo), desvanece la duda. Es de carácter intuitivo, pues el mero hecho de que pienso implica por sí mismo mi existencia. Esta proposición, se constituye en el criterio de verdad de toda la filosofía; su evidencia clara y distinta significa que no puede ser negada, pues se caería en contradicción. Se establece como paradigma de toda verdad.

  • EL ALMA -YO-, SU NATURALEZA Y DISTINCIÓN DEL CUERPO.

  • Se afirma aquí la existencia del yo como pensamiento con independencia de la existencia del mundo exterior. Si dudo de mi existencia o del mundo exterior estoy afirmando la duda como forma de pensamiento. Descartes recogió la noción de sustancia de la filosofía escolástica. La define como una cosa existente de tal modo que no necesita de otra para existir. La sustancia según Descartes tiene como atributo esencial el pensamiento para las sustancias espirituales, y la extensión para la sustancia corpórea.

    Insiste en la existencia del alma frente al cuerpo. Esta independencia no será total, pues como se verá después todo quedará subordinado a la sustancia de Dios. Para Descartes el alma y el cuerpo no son una sola sustancia, como mantenía la tesis aristotélica-tomista, pues tenemos un conocimiento intuitivo y directo; además es condición necesaria para conocer el cuerpo, porque todo conocimiento verdadero presupone la existencia del cogito.

    La evidencia de la suposición "pienso, luego existo" se convierte en regla general y criterio de certeza, todas las cosas que veamos tan claras y distintamente como el "pienso, luego...", serán verdaderas.

  • DIOS Y SUS PRUEBAS. PRUEBA DE SU EXISTENCIA Y NATURALEZA.

  • 3.1. LA PRUEBA GNOSEOLÓGICA.

    Es un argumento basado en el concepto de Dios. Descartes pasa a demostrar su existencia como primer objeto de conocimiento. Para ello parte de nuevo de la duda, lo que lo hace imperfecto, aunque posee la idea innata de lo perfecto. Descartes no dice que las cosas del mundo exterior (si existe), las podamos conocer gracias a nuestro pensamiento, y si no existe también se pueden explicar por mi imperfección. Para Descartes el pensamiento piensa siempre ideas, es decir, no recae directamente sobre las cosas, sino sobre la idea de las cosas. Divide las ideas en innatas, adventicias y ficticias. Las ideas innatas son los datos de mi conciencia, que provienen de la facultad de pensar, son ideas claras y distintas, evidentes, y por ello verdaderas, necesarias y eternas; como por ej. la idea de Dios.

    Para Descartes, siguiendo el principio de causalidad según la causa no puede ser más perfecta que el efecto, aparece la idea de Dios como una idea innata, no creada por el hombre.

    Partiendo del axioma cartesiano de que nada procede de la nada y del principio de causalidad según el cual no puede haber más en el efecto que en la causa, se sigue que lo imperfecto no puede ser la causa de lo perfecto. En conclusión, como la perfección no puede proceder de la imperfección, es preciso que Dios exista y que sea causa de esta idea que yo tengo de la perfección.

  • PRUEBA DE LA CAUSALIDAD: LA IMPERFECCIÓN Y DEPENDENCIA DE MI SER.

  • Esta 2ª prueba incide en la idea de que la propia imperfección y contingencia necesita de otro ser más perfecto, causa de mi existencia. Para corroborar la tesis anterior, Descartes introduce una hipótesis accidental: si yo existiese como ser único e independiente debería poseer las perfecciones atribuidas a Dios, sin embargo, no las posee. Luego es necesario que mi ser dependa de otro ser más perfecto, Dios (infinito y eterno. Omnisciente: conoce todo conocimiento).

  • NATURALEZA Y PROPIEDADES DIVINAS.

  • La idea de lo perfecto, utilizada para demostrar la existencia de Dios, permite también ahora determinar la naturaleza y propiedades divinas por medio de la negación, es decir, señalando lo que Dios no es. Descartes señala la diferencia entre la sustancia pensante y la sustancia extensa (corpórea). Explica que toda composición implica perfección, por lo tanto, como Dios es perfecto no está subordinado a nada ni compuesto de nada; pero el ser humano, es como una máquina (sustancia corpórea) aplicada a un espíritu (sustancia pensante).

  • LA PRUEBA ONTOLÓGICA: LA IDEA MISMA DE PERFECCIÓN IMPLICA LA EXISTENCIA.

  • Tenemos la idea de Dios, por tanto, existe. Para Descarte la materia (sustancia extensa) tiene como propiedad esencial es ser divisible. El espacio, según Descartes, carece de límites, pues es continuo y no existe el vacío. También es divisible indefinidamente, es decir, sólo puede ser limitado por otro espacio.

    La existencia de la sustancia pensante y extensa se subordina a la existencia de Dios. Los objetos geométricos y los seres finitos sólo existen porque Dios los ha creado. Esta prueba fue denominada por Kant argumento ontológico, aunque fue formulada anteriormente por San Anselmo. Según Descartes la existencia está comprendida en la misma esencia de Dios, con la misma necesidad que en un triángulo rectángulo sus 3 ángulos son iguales a dos rectos.

  • EL CONOCIMIENTO DE DIOS Y DEL ALMA.

  • Descartes critica el fundamento teórico de la filosofía aristotélica recogida por la filosofía escolástica que dice que el conocimiento humano se inicia en los sentidos y acaba en el entendimiento o razón. Para Descartes sin embargo, las ideas del alma y de Dios son innatas, no provienen de la experiencia exterior sino de mi facultad de pensar. Intentar comprender los objetos del entendimiento o del conocimiento a través de los sentidos es un grave error. Según Descartes es lo mismo que pretender percibir un color por el olfato; sólo a través de la facultad racional se puede probar la existencia del alma o de Dios. Las pruebas para demostrar la existencia de Dios para Descartes son a priori, basada en la razón (no se puede conocer a Dios por los sentidos), frente a la vía de Santo Tomás que era a posteriori (partiendo de la experiencia Sto. Tomás llegaba a la existencia de Dios).

  • LA EXISTENCIA DEL MUNDO EXTERIOR.

  • 4.1. LA VERACIDAD Y PERFECCIÓN DIVINA COMO GARANTÍA DE TODA EXISTENCIA.

    Tiene mayor seguridad en la existencia de Dios que en la del mundo material.

    Seguridad moral > la existencia del mundo corpóreo es probable, por tanto, menos cierta que la existencia de Dios y del alma. No obstante, es suficiente para las necesidades de la vida práctica.

    La verdad metafísica es indubitable (sin duda). Descartes sostiene que la existencia del mundo exterior se fundamenta en la certeza metafísica de la existencia de Dios. La existencia de Dios avala nuestra existencia. Este razonamiento conduce a lo que algunos críticos han denominado el círculo vicioso: una idea es clara y distinta porque Dios existe, y Dios existe porque tenemos de él una idea clara y distinta. ¿Pero quién avala la idea de Dios? Es un círculo vicioso. Comienza y acaba en Dios. Es un error. Al ser una idea clara y distinta debe ser avalado, pero no por él mismo.

    Dios garantiza la verdad de las ideas claras y distintas, luego las ideas innatas de sustancia finita e infinita provienen de Dios.

    Sustancia finita > mundo exterior.

    Sustancia infinita > Dios.

    La idea oscura y confusa no es una idea, ya que pretende representar como existente lo que es inexistente. El error consiste en juzgar cosas que no son claras y distintas como si lo fueran. El error sólo es inmutable a nosotros que somos seres imperfectos, por tanto el error no puede provenir nunca de Dios.

    4.2. DIOS, FUNDAMENTO DE LA VERDAD, DE LAS IDEAS DEL MUNDO EXTERIOR.

    Las ideas claras y distintas las vamos a percibir mejor estando despiertos y no dormidos.

    La verdad consiste en la evidencia de las ideas claras y distintas. El sueño no es la causa de la duda o el error. Sólo debemos persuadirnos por la evidencia de nuestra razón, tanto en el sueño como en la vigilia. Así puede ocurrir que tengamos pensamientos verdaderos en el sueño y falsos estando despiertos. Según Descartes, nuestros sentidos no nos muestran la naturaleza de las cosas, sino sólo aquello para lo que nos son útiles. Sólo la razón puede distinguir la propiedad esencial de los objetos. Por tanto, según Descartes, el fundamento y origen de toda verdad es Dios, que es su 1ª duda, y garantiza la verdad de las ideas y de la ciencia.

    No todos nuestros pensamientos son verdades, el sueño es un estado cuyas condiciones fisiológicas son menos aptas que las de la vigilia para ejercitar el pensamiento y llegar a la evidencia. Se hará mejor estando despiertos que dormidos.