El Crack de 1929

Historia. Siglo XX. Crisis Americana. Bolsa de Nueva York. Cronología. Causas. Consecuencias

  • Enviado por: JOSE ANTONIO RODRIGUEZ MERA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

EL CRACK DE 1929.

CAUSAS:

La crisis de 1929 es esencialmente americana, pone fin a uno de los booms especulativos más extraordinarios que haya conocido la Bolsa de Nueva York. Muchas son las causas del crack y la posterior crisis, pero cabe resaltar estas:

  • Había prevista una crisis para principios del 29, pero no es hasta junio cuando la producción mundial no comienza a descender.

  • Especulación bursátil sin relación con la actividad económica, no enfocada a los dividendos, sino en la fe ciega que se tenía en la capacidad del mercado para crear rendimientos espectaculares, por lo que sus acciones aumentaron de precio con rapidez. Se comenzaron a retirar fondos invertidos en el exterior para centrarse en el mercado interior.

  • La incompetencia de la Reserva Federal. Ciertos autores estiman que la especulación de los años 1927-1929 fue el resultado de una inflación monetaria provocada por la política de dinero barato y por la facilidad de los créditos del sistema de la reserva federal. Frente a la afluencia de oro europeo a los Estados Unidos, a raíz de las dificultades británicas de 1925, los gobiernos inglés, francés y alemán piden al gobierno americano y a la Reserva Federal la reducción del tipo de descuento con el fin de desalentar esta afluencia de capitales extranjeros. La Reserva Federal, respondiendo favorablemente a esta solicitud, baja su tipo de descuento y, mediante operaciones de mercado abierto, compra un volumen considerable de títulos del Estado con el fin de hacer bajar el tipo de interés. Estas compras, realizadas por el sistema bancario central, aumentan, por su valor, la cantidad de dinero disponible por los vendedores (bancos, empresas y particulares). Esta facilidad de crédito puede considerarse como un factor inflacionista que dispara la especulación de la Bolsa de Nueva York que llega hasta el "jueves negro".

  • La estructura bancaria americana, fuertemente fraccionada, era muy favorable a la financiación de la especulación que podía alimentarse con préstamos a muy corto plazo. El tipo de interés dependía de la especulación en bolsa y por esta razón en un período de boom podía elevarse hasta el 12 y el 15 % sin frenar la demanda.

  • La estructura de los negocios era también favorable a todos los abusos. El desarrollo de los trust y de los holdings ha sido una causa profunda de insensata especulación. Estas sociedades de "cartera" poseían paquetes de acciones y de obligaciones y tenían interés en hacer subir las cotizaciones.

  • Los factores psicosocioIógicos que caracterizan el comportamiento del público americano. A mediados de 1929 nueve millones de estadounidenses (de una población de 122 millones) habían invertido sus ahorros en el mercado de valores. Muchos de estos inversionistas habían colocado todos sus ahorros en la Bolsa, animados por asesores económicos incompetentes o malintencionados e incluso se crearon nuevas empresas con fines especulativos.

CRONOLOGIA DE LA CRISIS:

El índice de cotizaciones pasa de 100 en 1926 a 381 el 3 de septiembre de 1929, posteriormente caería a 198 el 13 de noviembre, y seguiría cayendo.

  • Hasta principios de 1928 el alza de las cotizaciones no es excesiva porque se mantiene paralela al aumento de los beneficios. A partir de marzo de 1928 cuando se entra en el boom puramente especulativo. La ley de la oferta y la demanda rige la Bolsa. Las declaraciones optimistas de hombres de negocios bien escogidos van a inflamar al alza la corriente especulativa. Los grandes jefes de la industria americana afirman públicamente su esperanza en el futuro de la actividad económica y por tanto de los beneficios. Tales opiniones no dejan a nadie insensible, sobre todo en el contexto psicológico de los Estados Unidos.

  • El 12 de junio de 1928 se produce un primer retroceso en la Bolsa este día 5.052.790 acciones cambian de manos. Se registran disminuciones de 23 enteros.

  • A partir del mes de julio el alza vuelve a continuar y la campaña para las elecciones presidenciales se apoya sobre promesas de prosperidad: los republicanos afirman que la elección del candidato demócrata señalaría " el advenimiento de una depresión en 1929". Hoover resulta elegido por una gran mayoría y la Bolsa acoge la victoria republicana con un nuevo aumento de precios. Se piden créditos a los bancos para comprar títulos de bolsa y ante esta demanda creciente los bancos de Nueva York prestan a muy poco plazo al 12 % cuando obtienen préstamos de la Reserva Federal al 5 %. Todo el mundo hace beneficios y la euforia se propaga junto con la credulidad. Los agentes de cambio prestan a sus clientes tomando como garantía los propios títulos comprados. Una situación como ésta no podía durar, pero las autoridades monetarias no sabían como terminar con ella, o no querían.

  • En marzo de 1929 Herbert Hoover fue nombrado presidente. Su antecesor, Calvin Coolidge afirmaba que el precio de las acciones era todavía muy bajo. Pero algunos empezaron a temer que, como todas las burbujas de jabón, también ésta tendría que explotar. El banco de la Reserva Federal estadounidense aumentó en un 1% el tipo de interés y aconsejó a sus bancos que no concediesen créditos para invertir en la Bolsa, consejo del que se retractó poco después debido a que uno de los directores de la Reserva tenía intereses en el mercado de valores.

  • Desde principios de octubre de 1929 se manifestaron signos precursores de la baja. El 15 de octubre, el profesor Irving Fisher declara: "Las cotizaciones de la Bolsa han alcanzado un alto nivel permanente... espero ver la Bolsa mucho más alta que hoy dentro de algunos meses".

  • El 23 de octubre se vendieron seis millones de acciones, a precios cada vez menores.

  • El jueves 24 de octubre, el “jueves negro”, estalla el pánico con una oferta de venta de 12.894.650 acciones y una demanda casi nula. Los precios se hunden. Intervienen los bancos para parar la caída y consiguen restablecer momentáneamente la confianza. Al final, el descenso de las cotizaciones varía entre 12 y 25 enteros. El viernes y el sábado podía creerse que se había parado la baja.

  • El lunes 28 de octubre comienza el desastre sin que sea posible frenar la caída de las cotizaciones: se ofrecen a la venta 9.250.000 acciones. El índice de las cotizaciones de las acciones industriales publicado por el Times baja 49 enteros. Los banqueros intervienen con buenas palabras pero no compran más.

  • El martes 29 de octubre es el día más desastroso que haya conocido jamás la Bolsa de Nueva York. Se ofrecen a la venta 33 millones de títulos y las cotizaciones sufren una nueva caída, tan grande como la de la víspera. Lo ocurrido en Wall Street se reprodujo de una forma vertiginosa en las demás bolsas de Estados Unidos, desde Chicago hasta San Francisco.

  • De septiembre de 1929 a enero de 1933, según el índice Dow-Jones, 30 acciones bajaron de una media de 364,9 $ a 62,7 $ por acción; los 20 títulos de la deuda del Estado pasaron de 141,9 $ a 28 $ y 20 acciones de compañías de ferrocarriles de 180 $ a 28,1 $.

Entre el mes de octubre de 1929 y el fondo de la depresión en julio de 1933, el valor total del capital negociado en Bolsa disminuyó en unos 74.000 millones de dólares. Este año la renta nacional americana no alcanzó los 40.000 millones de dólares.

CONSECUENCIAS:

La depresión que sigue al crack de 1929 es extraordinariamente profunda y va a durar hasta 1932. Por sus consecuencias sobre los intercambios internacionales va a extenderse al mundo entero:

  • Cae la producción, como ejemplo cabe resaltar que a producción industrial se reduce casi a la mitad y la producción de bienes de equipo disminuye en un 75 %.

  • Cae la inversión a nivel mundial un 55 %. La inversión total bruta del sector privado pasa de 15.800 millones de dólares en 1929, o sea el 15,4 % del producto nacional bruto, a 900 millones de dólares en 1932- es decir, el 1,5% del producto nacional bruto. La inversión privada permanece extraordinariamente débil tras el comienzo de la recuperación e, incluso en 1937 es inferior en un 30 % al nivel de inversión de 1929.

  • Quiebras bancarias, 5096 bancos hacen suspensión de pagos entre 1929 y 1932. La estructura fragmentaria del sistema bancario americano es una de las primeras causas de las quiebras en cadena. Existen por aquellas fechas en los Estados Unidos 24.000 pequeños bancos independientes que operan sobre un territorio muy limitado y cuyo éxito o fracaso depende de las condiciones de la actividad económica de la región en que se hallan enclavados, por ejemplo el hundimiento de los precios agrícolas y las dificultades financieras de los agricultores que no pueden devolver los préstamos bancarios llevan a la bancarrota a un gran número de pequeños bancos.

  • Aumento del paro, en octubre existen más de 4.600.000 parados en los Estados Unidos, un año más tarde esta cifra es de 7.800.000, en octubre de 1932 son 11.600.000 y en 1933 más de 13.000.000, o sea el 27 % de una población activa de 48 millones. Hasta la víspera de la segunda guerra mundial y a pesar de la recuperación de 1933 a 1937, los Estados Unidos no alcanzarán ni el pleno empleo ni el nivel de producción logrado en 1929.

  • El abandono del patrón oro, motivado por la creencia de que un país aumentaria su comercio mediante la devaluación de su moneda modificando el tipo de cambio. Sin embargo, con el tiempo las ventajas que esta política tenía desaparecieron a medida que los demás países abandonaban a su vez el patrón oro.

  • Vuelta al proteccionismo, una de las primeras medidas adoptadas por los Estados Unidos fue la de aumentar los aranceles so pretexto de proteger la agricultura americana. Esta medida se amplió rápidamente a los productos industriales y el Congreso votó la famosa ley Hawley-Smoot en junio de 1930. A esta política respondieron inmediatamente un gran número de países aumentando, a modo de represalia, los derechos aduaneros.

  • Repatriación masiva de capital en el extranjero, donde el país más afectado fue Alemania.

  • El excedente de la balanza comercial americana baja de l.440 millones de dólares en 1928 a 357 millones de dólares en 1933. A partir de 1934 las importaciones resultan mayores que las exportaciones y crean un déficit de 740 millones de dólares. Este déficit supera los 1.000 millones de dólares en 1935, 1936, 1937 y 1938.

BIBLIOGRAFIA:

ENCICLOPEDIA PLANETA De AGOSTINI.

Editorial Planeta.

ENCICLOPEDIA ENCARTA 98.

Microsoft.

GRAN ENCICLOPEDIA LAROUSSE.

Editorial Planeta.

HISTORIA ECONOMICA MUNDIAL DEL SIGLO XX:

DE VERSALLES A WALL-STREET, 1919-1929.

Derek H. Aldcroft.

Crítica.

HISTORIA DE LOS HECHO ECONOMICOS CONTEMPORANEOS.

Maurice Niveau.

RONDO CAMERON.

Vídeos relacionados