El conde Lucanor; Don Juan Manuel

Literatura española de la Edad Media. Narrativa (prosa) medieval moralizante o didáctica. Relatos o ejemplos. Contexto. Argumento. Temas

  • Enviado por: Sunrider
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

INDICE

  • Introducción

  • Época

  • La sociedad

  • La cultura, mentalidades

  • La literatura

  • Autor

  • Obra

  • Género

  • Estructura Interna

  • Ejemplo XXIII

  • Tema

  • Trama / partes

  • Personajes

  • Espacio / tiempo

  • Narrador

  • Ejemplo XXXIV

  • Tema

  • Trama / partes

  • Personajes

  • Espacio / tiempo

  • Narrador

  • Ejemplo VII

  • Tema

  • Trama / partes

  • Personajes

  • Espacio / tiempo

  • Narrador

  • Ejemplo XXXVII

  • Tema

  • Trama / partes

  • Personajes

  • Espacio / tiempo

  • Narrador

  • Ejemplo XXXIX

  • Tema

  • Trama / partes

  • Personajes

  • Espacio / tiempo

  • Narrador

  • Estructura externa

  • Lenguaje

  • Opinión personal

  • Bibliografía

  • 1. Introducción

    a. Época:

    El siglo XIV fue una época de crisis en varios terrenos: en el político, económico, religioso, cultural... También se desencadenó la guerra de los Cien Años, junto con la Peste Negra, que fue la culpable de causar grandes estragos entre la población.

    En España se frenó el impulso de la Reconquista. También hubo una crisis política, como consecuencia del debilitamiento de la monarquía y las rivalidades entre los nobles, y como consecuencia de eso, hubo muchas guerras civiles.

    i. La sociedad:

    En la sociedad de la edad media, se desarrolló una paulatina evolución de la nobleza guerrera a una nobleza cortesana, que fueron importantes para la cultura. También había otro estamento dominante, que era el clero, que conservaba sus privilegios. Con la crisis religiosa que hubo en el siglo XIV, hubo una dejadez de moral que explica la corrupción de la mayoría de los clérigos.

    Reaparecen las ciudades, en las que se crea un nuevo grupo social que es la burguesía. Esta era bastante importante y con mucho peso social, pero no llegaba a la importancia que tenían en otros países como Italia o Flandes.

    ii. Cultura, mentalidades:

    La vida cultural del siglo XIV presenta importantes novedades. En Italia, se suceden los grandes poetas Dante y Petrarca, que influirían decisivamente en nuestras letras posteriores, así como el prosista Boccaccio, cuyo libro Decamerón es un gran libro de narrativa. En Inglaterra, Chaucer escribe los Cuentos de Canterbury, en verso, otra obra cumbre de la narrativa medieval.

    En todos estos escritores, al igual que en otros escritores de nuestro país, se percibe el nacimiento de una nueva mentalidad. Se trata de la mentalidad teocéntrica a una mentalidad antropocéntrica. Sus rasgos básicos: El individualismo, la afición a lo mundano y el vitalismo. Cabe relacionar este cambio a con el espíritu mundano, práctico y realista de la burguesía.

    En el campo del arte, continúan las grandes realizaciones del gótico, con la consecuencia de catedrales como las de Barcelona o León. La estructura gótica, fuertemente realista, es indicio también de una nueva manera de mirar la realidad, de una nueva atención a lo humano­­­­.

    iii. La Literatura:

    En lo relacionado con lo observado acerca de los nuevos matices de mentalidad, podemos señalar algunas novedades en la literatura. Así decae el interés por lo heroico y lo publicó, y presenta una nueva atención a lo privado. La mirada se hace más realista también en la literatura. Los enfoques son más prácticos, más dirigidos a vivir en este mundo, aunque no se olvide la vida eterna.

    b. Autor:

    Don Juan Manuel fue nieto del rey Fernando III es Santo y sobrino de Alfonso X el Sabio. Nació en el año 1282, en Escalona. Desde muy joven intervino activamente en la vida política de su tiempo. Fue adelantado del reino de Murcia y murió en esta ciudad en el año 1348.

    Sus obras están escritas en prosa y casi todas aparecen en un carácter didáctico o moral; más en concreto se proponen la educación de jóvenes permanecientes a la nobleza. Así ocurre, por ejemplo, con el Libro del Caballero y el Escudero, donde el primero aconseja al segundo acerca de la caballería y lo instruye en la Teología, Astronomía… Su obra maestra es el conde Lucanor.

    Don Juan Manuel continúa la empresa de forjar la prosa literaria castellana, iniciada por su tío, Alfonso X: pero lo hace de modo enteramente original. Ante todo, su creación es personal, no de equipo. Además no traduce, aunque que se inspira en obras latinas anteriores, elabora lo que lee, añade experiencias personales y las escribe a su modo. Las obras de Don Juan Manuel son los primeros textos en prosa elaborados en castellano, sin la guía de un modelo que se traduce o se rehace.

    En cuanto a su estilo, en diversas ocasiones insistió en cuales eran las cualidades que le interesaban, y que pueden resumirse en tres palabras: precisión, claridad y brevedad.

    Hemos dicho que Don Juan Manuel, ante todo, es un educador. Hagamos unas precisiones sobre su enfoque moral o didáctico. Es curioso comprobar que sus cuentos contienen una moral práctica, esto es, unos consejos para acertar o triunfar en la vida, para navegar en el mundo, para huir de los peligros que acechan a la sociedad. Don Juan Manuel predica cualidades como el realismo, el espíritu práctico, la prudencia, la precaución y hasta la desconfianza. Tenía, sin duda, un gran sentido de la realidad y acaso un concepto un tanto desengañado del hombre.

    c. Obra:

    Como dijimos, la Europa del siglo XIV cuenta con grandes narradores: Boccaccio en Italia o Chaucer en Inglaterra. Junto a ellos se sitúa Don Juan Manuel con su obra maestra, de la que el título completo es Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio.

    Es una colección de cincuenta y un ejemplos o cuentos, entrelazados entre sí por el siguiente artificio: el joven conde Lucanor consulta a su consejero Patronio sobre diversos asuntos. Patronio en vez de darle una respuesta directa, le relata un cuento adecuado para el caso y, al final, resume la moraleja en un pareado. Todos esos cuentos no son originales, son relatos tradicionales, muchos son originales de oriente. Pero, conforme al método del autor, están narrados en un modo muy personal y con un notable arte del relato.

    i. Género:

    Esta obra esta escrita en prosa didáctica.

    Estructura Interna

    Cada ejemplo tiene dos partes, a y b, que luego utilizaré en cada parte de la estructura interna. La a siempre es la misma en todos los ejemplos y la b siempre cambia en todos los ejemplos.

    a. Ejemplo IV

    De lo que le dijo un genovés a su alma cuando se hubo de morir

    i. Tema:

    a: Si estas bien, no te arriesgues a perderlo todo por ganar mucho.

    b: Si estas bien, no te arriesgues a perderlo todo por ganar mucho.

    ii. Trama / partes:

    Inicio: Un día estaba el conde Lucanor hablando con su consejero, Patronio, sobre lo bien que estaban sus pertenencias, pero que algunas personas le aconsejaban cosas sobre ellas. El conde Lucanor, ante de hacer nada, habló con Patronio.

    Desarrollo: Entonces Patronio le contó la historia de que le dijo un genovés a su alma cuando fue a morir.

    Inicio: Era un genovés que era muy rico y muy afortunado.

    Desarrollo: Pero un día enfermó muy gravemente. Entonces llamó a toda la gente que conocía y hizo que le trajeran todas sus joyas y objetos de valor.

    Final: Cuando le trajeron todo, empezó a hablar con su alma, diciéndole todas las pertenencias que tenía y que no le dejaría puesto que si le dejaba perdería todo lo que tenía el genovés.

    Final: Entonces Patronio le explicó que si con lo que tenía estaba bien, que no hiciera tratos con otras personas, porque cuando estuviera metido en el trato, por fuerza tendría que hacer lo que ellos quisieran. En la Vieja Castilla había un refrán, que a don Juan Manuel le gustó y lo hizo poner en el libro: el conde Lucanor.

    Quien bien se siente, que no se levante.

    iii. Personajes:

    a: El conde Lucanor; el consejero, Patronio y don Juan Manuel.

    El conde Lucanor: Es una persona culta por su lenguaje, es inseguro porque siempre esta pidiendo consejo. Pertenece a la nobleza porque es conde y porque en sus problemas se encuentran sus tierras y vasallos.

    Patronio: es muy sabio y culto, porque es consejero y porque utiliza un lenguaje muy culto.

    Don Juan Manuel: Para saber sobre el consultar en la página Nº 4 en la sección de autor.

    b: El genovés y su alma

    El genovés: Es rico en tierras y joyas, con muchos servidores, vive en Génova y esta a punto de morirse

    El alma del genovés: El alma del genovés está a punto de dejar el cuerpo del genovés

    iv. Espacio / tiempo:

    a: Un día entre los siglos XIII y XIV, me imagino que será en la sala del trono del Castillo del conde Lucanor, con Patronio y unos cuantos consejeros más sentados alrededor del conde Lucanor.

    b: En Génova, el día de la muerte del genovés.

    v. Narrador:

    a: El narrador de la parte a es don Juan Manuel, la historia está narrada en la 3º persona y en pasado.

    b: El narrador de la parte b es Patronio, el consejero del conde Lucanor, está narrada en tercera persona y en pasado.

    b. Ejemplo XXXIV

    De lo que le aconteció a un ciego que adiestraba a otro

    i. Tema:

    a: La confianza que debes tener sobre otras personas.

    b: La confianza que debes tener sobre otras personas.

    ii. Trama / partes:

    Inicio: Un día, estaba el conde Lucanor hablando con Patronio, su consejero, hablando sobre que le habían invitado a ir a algunos sitios, que a él no le parecen seguros, a pesar de que le prometen que son muy seguro. El conde Lucanor, antes de hacer nada, le pide consejo a Patronio.

    Desarrollo: Entonces Patronio le contó la historia de que le aconteció a un ciego que adiestraba a otro.

    Inicio: Era un ciego que vivía en una villa en la que también vivía otro ciego, al cual un día le propuso el ir una villa cercana para vivir limosneando, por su problema con la ceguera.

    Desarrollo: El camino hacia la villa estaba lleno de pozos y barrancos. Pero el ciego logró convencer al otro para ir, asegurándole tantas ventajas y diciéndole que sabía el camino de memoria y que no había que temer.

    Final: En cambio, cuando llegaron al trecho final del camino, donde empezaban los peligros del camino, el ciegos que guiaba al otro, se cayó por un precipicio, y más tarde el otro también se cayó.

    Final: Entonces Patronio le explicó que si tenía alguna razón por la que no ir a ese lugar, que no fuera por mucho que le prometieran. Entonces el conde obro de esta manera y todo le salió muy bien. Cuando don Juan Manuel entendió esto, le gustó y lo hizo poner en el libro, el conde Lucanor, y compuso este pareado.

    No te expongas nunca a tu desventura

    Por más que otros crean tu vida segura.

    iii. Personajes:

    a: El conde Lucanor; el consejero, Patronio y don Juan Manuel.

    El conde Lucanor: Es una persona culta por su lenguaje, es inseguro porque siempre esta pidiendo consejo. Pertenece a la nobleza porque es conde y porque en sus problemas se encuentran sus tierras y vasallos.

    Patronio: es muy sabio y culto, porque es consejero y porque utiliza un lenguaje muy culto.

    Don Juan Manuel: Para saber sobre el consultar en la página Nº 4 en la sección de autor.

    b: Los dos ciegos

    El ciego: Es pobre, y perdió la vista.

    El otro ciego: Es necesitado y está ciego.

    iv. Espacio / tiempo:

    a: Un día entre los siglos XIII y XIV, me imagino que será en la sala del trono del Castillo del conde Lucanor, con Patronio y unos cuantos consejeros más sentados alrededor del conde Lucanor.

    b: En una villa

    v. Narrador:

    a: El narrador de la parte a es don Juan Manuel, la historia está narrada en la 3º persona y en pasado.

    b: El narrador de la parte b es Patronio, el consejero del conde Lucanor, está narrada en tercera persona y en pasado.

    c. Ejemplo VII

    De lo que aconteció a una mujer a la que llamaban doña truhana

    i. Tema:

    a: Consigue lo que necesites y no te arriesgues a perderlo todo por muchas esperanzas que tengas.

    b: Consigue lo que necesites y no te arriesgues a perderlo todo por muchas esperanzas que tengas.

    ii. Trama / partes:

    Inicio Al conde Lucanor, un hombre le habló de un asunto interesante de conseguir ciertas cosas y le mostró una manera fácil de conseguirlo, tenía posibilidades de ganar muchas cosas de interés, pero le pidió a Patronio que le aconsejara.

    Desarrollo: Entonces Patronio le contó la historia de lo que le aconteció a una mujer llamada doña Truhana.

    Inicio: Un día una señora llamada doña Truhana iba hacia el mercado con una olla de miel sobre la cabeza.

    Desarrollo: Por el camino empezó a pensar en que iba a hacer con la olla. Empezó a pensar en que iba a vender aquella miel y que con ese dinero iba a comprar huevos, de los que saldrían gallinas. De este modo sucesivamente hasta llegar a ser la más rica de sus vecinas.

    Final: Pero pensando en eso, se empezó a reír y se llevó la mano a la cabeza, al llevársela le pegó a la olla de miel y se le cayó al suelo rompiéndose, junto con todas sus esperanzas de enriquecerse.

    Final: Entonces Patronio le explicó le explico al conde Lucanor que si todo lo que le dijeran quería que fueran ciertos, que se creyera cosas imaginables que fueran capaces de suceder, y sean razonables, y no esperanzas dudosas y vanas. Al conde Lucanor le gustó el ejemplo que Patronio le dijo y obró de esa manera y todo le fue bien. A don Juan Manuel le gusto este ejemplo y lo puso en el libro: el conde Lucanor, junto con este pareado.

    A lo seguro os encomendad

    Y la vana esperanza dejad.

    iii. Personajes:

    a: El conde Lucanor; el consejero, Patronio y don Juan Manuel.

    El conde Lucanor: Es una persona culta por su lenguaje, es inseguro porque siempre esta pidiendo consejo. Pertenece a la nobleza porque es conde y porque en sus problemas se encuentran sus tierras y vasallos.

    Patronio: es muy sabio y culto, porque es consejero y porque utiliza un lenguaje muy culto.

    Don Juan Manuel: Para saber sobre el consultar en la página Nº 4 en la sección de autor.

    b: Doña Truhana

    Doña Truhana: Era una mujer más pobre que rica.

    iv. Espacio / tiempo:

    a: Un día entre los siglos XIII y XIV, me imagino que será en la sala del trono del Castillo del conde Lucanor, con Patronio y unos cuantos consejeros más sentados alrededor del conde Lucanor.

    b: En el trayecto hacia el mercado.

    v. Narrador:

    a: El narrador de la parte a es don Juan Manuel, la historia está narrada en la 3º persona y en pasado.

    b: El narrador de la parte b es Patronio, el consejero del conde Lucanor, está narrada en tercera persona y en pasado.

    d. Ejemplo XXXVII

    De la respuesta que dio el conde Fernán González a sus gentes después que hubo vencido en la batalla de Hancinas

    i. Tema:

    a: La honra

    b: La honra

    ii. Trama / partes:

    Inicio: una vez, volvía el conde Lucanor de una expedición guerrera muy cansado y herido. En cuanto llegó, recibió la noticia de que otro hecho de armas empezaba. El conde, no sabía que hacer, ir a luchar o quedarse para curar sus heridas, y pidió consejo a Patronio.

    Desarrollo: Entonces, Patronio le contó la historia de que le dijo Fernán González a sus vasallos.

    Inicio: Fernán González venció al rey Almanzor, en Hancinas. Muchos de los hombres de Fernán González murieron en la hazaña y muchos otro, al igual que Fernán González.

    Desarrollo: Antes de que se repusieran de sus heridas el rey de Navarra entró a sus tierras, entonces Fernán hizo ir a sus soldados que fueran a batallar a los navarros. Pero todos los suyos le contestaron que sus caballos estaban muy cansados y que ellos, tanto como él, estaban malheridos.

    Final: Cuando el conde vio que todos ellos no querían combatir mas por su honra que por su salud, les dijo que las heridas que les harían los navarros, haría que olvidaran sus viejas heridas. Entonces sus soldados, cuando vieron que Fernán prefería defender sus tierras y su honra antes que su salud, todos le siguieron.

    Final: Entonces Patronio le explicó que si tenía que defender los suyos, o su honra o lo suyo, que no se sintiera afectado por penalidades ni esfuerzos. Entonces el conde obró de esta manera y todo le salió muy bien. Cuando don Juan Manuel entendió esto, le gustó y lo hizo poner en el libro, el conde Lucanor, junto con este pareado.

    Tened esto por cierto, pues es verdad probada:

    Que la honra y la holganza no comparten morada.

    iii. Personajes:

    a: El conde Lucanor; el consejero, Patronio y don Juan Manuel.

    El conde Lucanor: Es una persona culta por su lenguaje, es inseguro porque siempre esta pidiendo consejo. Pertenece a la nobleza porque es conde y porque en sus problemas se encuentran sus tierras y vasallos.

    Patronio: es muy sabio y culto, porque es consejero y porque utiliza un lenguaje muy culto.

    Don Juan Manuel: Para saber sobre el consultar en la página Nº 4 en la sección de autor.

    b: Fernán González y sus vasallos.

    Fernán González: Era conde y tenía numerosas tierras y vasallos. Derrotó al rey Almanzor, pero salió herido, aun así lucho contra el rey de Navarra, y también lo derrotó.

    Los vasallos de Fernán González: Eran vasallos del conde Fernán González, y estaban heridos desde la lucha contra el rey Almanzor, que derrotaron, al igual que al rey de Navarra.

    iv. Espacio / tiempo:

    a: Un día entre los siglos XIII y XIV, me imagino que será en la sala del trono del Castillo del conde Lucanor, con Patronio y unos cuantos consejeros más sentados alrededor del conde Lucanor.

    b: El lugar en el que se desarrolla la historia no se sabe, pero me imagino que será al lado del reino de Navarra, puesto que los navarros los invaden.

    v. Narrador:

    a: El narrador de la parte a es don Juan Manuel, la historia está narrada en la 3º persona y en pasado.

    b: El narrador de la parte b es Patronio, el consejero del conde Lucanor, está narrada en tercera persona y en pasado.

    e. Ejemplo XXXIX

    De lo que aconteció a un hombre con la golondrina y con el pardal

    i. Tema:

    a: La elección

    b: La elección

    ii. Trama / partes:

    Inicio: Un día estaba el conde Lucanor hablando con su consejero, Patronio, sobre que tenía la necesidad de entrar en contienda con alguien, con uno de sus dos vecinos. El más cercano era débil y el más lejano era el más poderoso de los dos. El conde Lucanor, ante de hacer nada, habló con Patronio.

    Desarrollo: Entonces Patronio le contó la historia de lo que le aconteció a un hombre con la golondrina y con el pardal.

    Inicio: Era un hombre que se encontraba mal de salud, y sentía un gran enojo con el ruido de las voces de las aves. Entonces le dijo a un amigo suyo que le diera algún remedio para deshacerse de los dos pájaros que le molestaban.

    Desarrollo: Ese amigo le dijo que no le podía ayudar con todos los pájaros, porque él sabía un encantamiento pero para deshacerse de un solo pájaro. El amigo que estaba enfermo le dijo que la golondrina hacia más ruido, pero sólo iba y luego se iba de su casa. En cambio el pardal, vivía en su casa, pero hacía menos ruido que la golondrina.

    Final: Entonces el amigo enfermo le dijo al otro que se deshiciera de la golondrina, que a pesar de hacer más ruido iba y luego se iba, no como el pardal, que estaba siempre molestando aunque el ruido sea menor

    Final: Entonces Patronio le explicó que era mejor que entrara en contienda con su vecino más lejano a pesar de tener otro vecino más débil. Entonces el conde Lucanor le hizo caso a Patronio y todo le salió bien. Como a don Juan Manuel le gustó este ejemplo lo puso en este libro: el conde Lucanor, junto con este pareado.

    Si en alguna contienda te tienes que meter,

    Busca enemigo lejos, aunque tenga poder.

    iii. Personajes:

    a: El conde Lucanor; el consejero, Patronio y don Juan Manuel.

    El conde Lucanor: Es una persona culta por su lenguaje, es inseguro porque siempre esta pidiendo consejo. Pertenece a la nobleza porque es conde y porque en sus problemas se encuentran sus tierras y vasallos.

    Patronio: es muy sabio y culto, porque es consejero y porque utiliza un lenguaje muy culto.

    Don Juan Manuel: Para saber sobre el consultar en la página Nº 4 en la sección de autor.

    b: El amigo enfermo, su amigo, la golondrina y el pardal

    El amigo enfermo: Está enfermo y dos pájaros, una golondrina y un pardal le molestan.

    El amigo: Es el amigo del enfermo y se sabe un hechizo para deshacerse de uno de los pájaros.

    La golondrina: Es un pájaro, no vive en casa del enfermo al igual que el pardal, pero de vez en cuando va a su casa y le molesta con un tono muy alto.

    El pardal: Es otro pájaro, un gorrión, vive en la casa del amigo enfermo y siempre esta molestando al enfermo, aunque con tono más bajo que el pardal.

    iv. Espacio / tiempo:

    a: Un día entre los siglos XIII y XIV, me imagino que será en la sala del trono del Castillo del conde Lucanor, con Patronio y unos cuantos consejeros más sentados alrededor del conde Lucanor.

    b: En la casa del amigo enfermo, en la temporada que estaba enfermo entre que llamó a su amigo para que echara a los pájaros hasta que echó a el pardal.

    v. Narrador:

    a: El narrador de la parte a es don Juan Manuel, la historia está narrada en la 3º persona y en pasado.

    b: El narrador de la parte b es Patronio, el consejero del conde Lucanor, está narrada en tercera persona y en pasado.

    3. Estructura externa

    El conde Lucanor; Don Juan Manuel
    El castellano de la Edad Media no es en ningún caso comparable con el castellano actual. Aun el castellano no es uniforme, pero en la Edad Media aun era menos uniforme, mucho menos. Alfonso X tubo un importante papel al fincar las normas del castellano. A sus órdenes un grupo de sabios judíos y cristianos tradujeron muchos libros al castellano, Pero no tiene completa uniformidad, porque tiene leonesismos, catalanismo, formas arcaicas...

    El libro está escrito en un lenguaje culto, no es un lenguaje vulgar, además es elegante y es un lenguaje respetuoso. Está en un tono didáctico, puesto que en todos los ejemplos se trata de trasmitir o enseñar algo.

    Es todos los ejemplos del libro hay tanto narraciones como diálogos. Si no hubiera diálogos no habría ningún ejemplo, puesto que todos empiezan con un diálogo entre el conde Lucanor y Patronio. En cuanto a las narraciones, en todos los ejemplos las podemos encontrar, puesto que todos los cuentos que cuenta Patronio para ayudar al conde Lucanor a solucionar sus problemas son narraciones.

    No me he percatado de que hubiera ninguna metáfora, hipérbole o epíteto. Pero lo que si hay es un pareado al final de todos y cada uno de los ejemplos.

    Sin embargo hay numerosos pronombres personales pospuestos como: díjole, mándolo, prometióme, ruegos, hízolo, recibiólo, diéronle, fuéronse, rogolé, hallóse, métenme…

    4. Opinión personal

    El libro del conde Lucanor me a parecido muy interesante y didáctico. Porque en los cincuenta y un ejemplos que contiene el libro, en todos aprendes algo que debes o no debes hacer. Además te lo muestra de una manera en la que no te aburres, porque son ejemplos cortos y fáciles de entender.

    En todos los ejemplos, lo que aprendes son cosas sobre decisiones, es decir, ante una decisión que hacer. Igualmente lo haces con unos personajes que hacen acciones en las que cualquiera puede estar metido.

    También es fácil de entender, porque no tienes que leerte el libro de diez en diez hojas sino que puedes hacerlo de dos en dos o de tres en tres, según el tamaño de cada ejemplo.

    En definitiva me a parecido un libro, que es acto para cualquier edad y se puede leer en cualquier sitio y durante el tiempo que puedas.

    4. Bibliografía

    El conde Lucanor: Edición modernizada de C. Sainz de la Maza, Bruño, sexta edición.

    Diccionario: He utilizado el diccionario de la enciclopedia Encarta 2000

    Enciclopedia: Encarta 2000 Larouse y Enciclopedia Planeta Multimedia.

    Libro de texto: 3 Lengua Castellana y Literatura, Anaya, F. Lázaro, V. Tusón y J. M.º Marín

    XVII

    Alfonso X con el grupo de sabios judíos y cristianos que tradujeron muchos libros del árabe y latín al castellano.