El comercio

Mercadeo. Evolución histórica: época antigua, medieval, moderna, contemporánea. Balanza de pagos. Proteccionismo. República Dominicana

  • Enviado por: Carol
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Profesional en Comunicación Digital (Oficial)
Centro de Estudios Financieros, CEF.-
Este máster te proporciona todos los conocimientos necesarios para convertirte en un experto community manager, SEO,...
Solicita InformaciÓn

Organización y Dirección de empresas
Asociación de Enfermería
Realiza este curso de Organización y dirección de empresas, con el que saldrás preparado para organizar y dirigir...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El Comercio

I. Comercio.

La palabra comercio significa trato o relación entre dos o más personas; en su acepción más estricta se toma como negociación que se realiza comprando, vendiendo o cambiando.

El comercio presenta las siguientes características:

  • Está sujeto a una legislación y a un régimen impositivo.

  • Asegura la prestación de varios servicios esenciales:

  • Traslado en el espacio de las mercancías, al llevar los bienes de consumo de los productores al público consumidor, o de unos productores a otros, y recoger y agrupar los bienes de producción dispersos.

  • Traslado en el tiempo, en cuanto almacena los productos de carácter estacional, y los distribuye a lo largo del año gracias a diferentes sistemas de conservación.

  • Estabilización de precios y rentas, al llevar los productos desde el lugar donde abundan a aquellos en que son escasos o no existen.

  • II- Historia del comercio.

    La historia del comercio se puede dividir, a nivel general, en cuatro grandes etapas:

    II.1. El Comercio antiguo.

    II.1.1. Sociedades primitivas.

    El origen del comercio antiguo se remota a la era prehistórica y termina aproximadamente en el año 1,000 AC, cuando los Griegos comienzan a ejercer su influencia en el Mediterráneo. Los mercados comenzaron a desarrollarse en lugares donde prevalecía la paz y la seguridad y donde se podía intercambiar libremente lo que se producía. Se han encontrado indicios que justifican la existencia de mercados muy antiguos y en diversos grados de desarrollo en China, Fenicia, Egipto e incluso en África y América. Dentro de los pueblos más destacados se encuentran los Fenicios, los Griegos y los Romanos.

    • Los Fenicios.

    Desde los puntos de vista de colonización, navegación y expansión comercial los fenicios se destacaron entre otras razas. Al principio los fenicios desarrollaron sus mercados en el Mediterráneo llevando consigo productos elaborados de oro, plata, hierro, cristal, marfil y madera, pescado salado, textiles y otros que su industria incipiente les podía proporcionar. Estos artículos los dejaban en las costas como regalo con el propósito de estimular a los nativos para que comerciaran con ellos. Los nativos, al ver que estos regalos se repetían con frecuencia, optaron por reciprocar a los fenicios, dejando en su lugar otros artículos de extracción, especialmente frutas, comestibles y minerales. De esta forma se comenzó el intercambio comercial.

    En las postrimerías de su efervescencia comercial llegaron a traficar con esclavos, los que compraban o secuestraban.

    El verdadero aporte de los fenicios al comercio es la expansión que estos le dieron.

    • El Comercio griego.

    La era del Comercio griego comienza con la caída de Fenicia en el año 1000 AC. y termina en el año 200 AC., teniendo por consiguiente una duración de 800 años. Al desaparecer Fenicia como la potencia de mayor ascendencia en el Mediterráneo, Grecia asume el liderato político, social y económico en esta región.

    Aunque los Griegos consideraban la actividad comercial como necesaria y esencial para el desarrollo y el bienestar de la comunidad, la estimaban igualmente como una función de segunda importancia económica para la vida cotidiana del pueblo. Por tal razón, tomaron las debidas precauciones para supervisar y regular toda actividad comercial, de suerte que se controlara las ganancias pecuniarias y el pueblo fuera el que se beneficiara.

    En el período Griego existían ciudades de grandes proporciones que facilitaron el desarrollo del comercio tanto local como internacional.

    En las ciudades de la antigua Grecia, el comercio se efectuaba en centros de mercadeo debidamente organizados y supervisados por las autoridades públicas. Los centros establecidos en las ciudades de Rodas y Mileto eran los más importantes. La ciudad de Rodas sobresalió por haber adoptado normas comerciales de carácter progresivo, por la promulgación de leyes marítimas que se consideran como las bases actuales de las leyes de navegación internacional.

    Cada ciudad Griega tenía un lugar de mercadeo, conocido por el nombre de AGORA. Allí se realizaban las transacciones comerciales y la gente se reunía para celebrar actos cívicos, políticos, judiciales y festivos. Había dos clases de AGORA; una para las ventas al detal (detalle) y otra para las ventas al por mayor.

    El control de las AGORAS lo tenían los gobiernos de las ciudades, quienes a su vez delegaban esta responsabilidad a las juntas especiales de mercadeo que se organizaban por ley para ese fin.

    La principal aportación que hicieron los Griegos al comercio fue su organización.

    • Comercio Romano.

    La época del comercio romano cubre un periodo de siete siglos, desde el año 200 AC. hasta el 500 DC., cuando sucumbe el imperio romano. Los romanos se distinguieron como soldados, conquistadores, organizadores y administradores públicos, pero nunca como comerciantes.

    Se aseguraron de mantener libre el comercio internacional mediante su norma de Pax Romana (paz por la fuerza) que obligaron a los piratas que navegaban por el Mediterráneo y a los saqueadores que operaban en tierra firme a reducir drásticamente sus operaciones.

    Los mercados específicos en donde se intercambiaban productos existían en Roma desde tiempos remotos. A tales lugares se les daba el nombre de FORA, que significa sitio de reunión. El mercado principal de Roma era el Foro Romano.

    Con el propósito de atender las necesidades del floreciente comercio en la ciudad de Roma, el gobierno construyó pequeños lugares de mercadeo que se llamaron FORA y que se utilizaban para la venta de ganado, cerdos, pescado, carnes y vegetales.

    El sector mercantil se desarrollo en gran escala en la época de los romanos. El Estado asumió el poder exclusivo de crear y controlar los mercados con el propósito de que las transacciones comerciales estuvieran debidamente reglamentadas. Los mercados eran establecidos por las autoridades públicas para el beneficio del pueblo y las disposiciones legales se redactaban para asegurar que el consumidor pudiera conseguir lo que necesitaba al precio justo y razonable.

    Años mas tarde durante el imperio, los mercados libres comenzaron a identificarse como sistemas monopolísticos, condición que desagradó mucho al pueblo.

    Los romanos pueden ser considerados como los padres del derecho comercial.

    II.2. El Comercio Medieval.

    • Los Germanos.

    La era del Comercio Medieval comienza con la caída del Imperio Romano, en el año 476, y termina aproximadamente en el 1500, poco después que Cristóbal Colón descubrió el Nuevo Mundo. Fue una época de desajustes y ajustes cívicos, de guerras sangrientas, de descubrimientos y de conquistas. Se establecieron sistemas feudales y la Iglesia Católica asume el liderato político, social y económico de Europa. Todo esto trajo como consecuencia una gran variedad de innovaciones y adaptaciones a la técnica de compra-venta, aunque muchos de los principios de los griegos y romanos se siguieron observando.

    Uno de los primeros esfuerzos que realizaron los germanos fue el de buscar todos los medios posibles par fortalecer la industria y el comercio por considerar que la prosperidad y la seguridad del pueblo dependían del éxito operativo de estos sectores económicos. A tal efecto establecieron, como primer orden, un sistema de pesas y medidas, promulgaron leyes para castigar a toda persona que se encontrara culpable de ejercer prácticas ilícitas en el comercio y la industria y redujeron los arbitrios y contribuciones.

    • Los Francos.

    Aunque la economía se debilitó por las continuas luchas internas y las guerras civiles entre los diversos grupos que gobernaban, así como por la inseguridad de la época, la conquista de Italia por los Lombardos en el año 568 y la ascendencia de los Francos en la Europa Occidental dieron nuevamente cierta estabilidad al comercio.

    El comercio internacional se debilitó considerablemente cuando los sarracenos conquistaron a Persia, Siria, y España en el siglo VIII, y al controlar las aguas del Mediterráneo. La situación se empeoró por las continuas invasiones de los vikingos. Estos incidentes contribuyeron a la sustitución del comercio internacional por una economía rural-agraria en que los artículos se producían y consumían localmente, y sin gran interés de venderse fuera de los lugares de producción.

    Los reyes Francos comenzaron en el siglo IX la práctica de crear legalmente y controlar los mercados donde los compradores y vendedores podían realizar transacciones semanal y anualmente. Este paso significativo, copiado del sistema jurídico Romano, establece la prerrogativa del Estado para crear centros comerciales, y fue el inicio del capitalismo europeo.

    • El Feudalismo.

    Las grandes estancias rurales que existían durante la época romana continuaron aumentando y eventualmente se identificaron como la forma de organización dominante dentro de la economía agraria europea.

    El proceso de crear grandes estancias fue igualmente estimulado por los reyes, quienes otorgaban considerables extensiones de tierras y otros favores a personas que pudieran proporcionarles asistencia militar.

    El feudalismo contribuyó muy poco al desarrollo del comercio y llega a su máxima etapa de desarrollo en el siglo XIII. Después comienza gradualmente a decaer.

    • El Desarrollo de las ciudades.

    Según desaparecía el sistema feudal, se desarrollaban nuevas ciudades.

    Cada ciudad contaba con sus respectivas flotas marítimas, y sus comerciantes más prominentes controlaban el gobierno y las finanzas.

    Las ciudades germanas formaron una asociación comercial denominada Liga Anseática que controlaba el comercio internacional en la parte norte de Europa.

    Las ciudades medievales eran primordialmente centros industriales y comerciales que proveían para las necesidades de la comunidad local y zonas limítrofes. Los comerciantes extranjeros que iban a las ciudades a vender, frecuentemente tenían que pagar impuestos especiales al gobierno.

    • Las Ferias comerciales.

    Aunque el control del Mediterráneo por los sarracenos, junto con la inseguridad y los desórdenes internos, habían casi paralizado el comercio, la necesidad por comerciar a niveles locales e internacionales se intensificaba.

    Las ferias anuales, que originalmente se celebraban por disposiciones de las iglesias y los monasterios durante días festivos religiosos, pronto se desarrollaron en centros de mercadeo al por mayor en donde los comerciantes extranjeros podían disponer de la mercancía que llevaban desde diversos lugares de Europa y Asia.

    Fue durante la celebración de estas ferias que se comenzaron a utilizar las letras de cambio y los pagarés comerciales.

    En las ferias se comenzó, por primera vez, a comprar y vender pólizas de seguros marítimos para asegurar al beneficiario contra la pérdida y destrucción de la mercancía que estaba en tránsito. Otra práctica utilizada en las ferias era la de vender mediante muestras y especificaciones, productos que estaban almacenados en otros lugares con el propósito de economizar en los costos de transporte.

    • Las Cruzadas.

    Las Cruzadas ayudaron a fundar el dominio comercial veneciano en el Mediterráneo. Ellas contribuyeron al desarrollo del comercio internacional facilitando el intercambio de ideas, costumbres y productos.

    • Ascendencia monopolística.

    No había forma de controlar los convenios de caballeros entre los artífices y comerciantes en los que se comprometían a vender a un precio determinado, ni contra las compañías de comerciantes que se organizaban a traves de Europa para dedicarse al comercio.

    La necesidad real por dinero se acentuó al extremo de que los reyes adoptaron como política el otorgar privilegios monopolísticos a comerciantes que les prestaran dinero y les regalaran oro.

    • Bolsa mercantil.

    Gradualmente la venta de productos basándose en descripciones dio origen a las transacciones de ventas por contrato. Este tipo de transacción facilitó, considerablemente, el comercio internacional ya que permitía la venta actual de renglones. El lugar en donde se reunían para ejecutar contratos de compra-venta de mercancía se le llamó la bolsa mercantil.

    Con el propósito de facilitar las transacciones en las bolsas mercantiles, se empezó a utilizar los cheques que se podían emitir contra depósitos realizados en los bancos. Las ciudades Italianas fueron las primeras en establecer bancos estatales y pagar intereses al dinero depositado.

    II.3. El Comercio Moderno.

    • Descubrimientos y efectos.

    Al terminar la era del Comercio Medieval en el año 1500, comienza un nuevo periodo de cambios económicos que se extiende hasta 1914. durante estos cuatro siglos se descubren y conquistan nuevas tierras, se investigan nuevas rutas comerciales y se introducen técnicas más eficientes de producción. Como consecuencia aparece mayor variedad de productos para los cuales hay que buscar mercado.

    • Cambios introducidos.

    Durante las primeras décadas de la era moderna, los reyes, con sus ejércitos mercenarios, reemplazan al feudalismo. Establecen gobiernos centrales y adoptan normas socio-económicas de carácter nacionales. Como consecuencia de las guerras religiosas, coloniales y comerciales, Inglaterra, con su superioridad política y militar, controla la mayor parte del comercio internacional.

    • El Mercantilismo:

    Es el término que se usa para identificar la época en que los países occidentales de Europa, especialmente Inglaterra, Francia, España, Holanda y Portugal regulan y controlan toda actividad económica. El mercantilismo se originó como consecuencia del descubrimiento de nuevas tierras y rutas marítimas, la expansión del comercio internacional, la caída del feudalismo y el poder ascendente del estado en el plano nacional. De hecho, el mercantilismo formula por primera vez una teoría de comercio internacional de la cual se carecía en los siglos anteriores.

    • Expansión comercial.

    El descubrimiento de América, el establecimiento de nuevas rutas marítimas y la filosofía mercantilista contribuyen en forma efectiva al desarrollo del comercio.

    II.4. El Comercio contemporáneo.

    La época del comercio contemporáneo se inicia en el año 1914 al comenzar la primera guerra mundial, y decaer el sistema mercantilista que se desarrolló en Europa durante los siglos XVI al XIX.

    III. El comercio internacional.

    El Comercio Internacional es una teoría de intercambio de equilibrio estático de largo plazo, en la cual se supone que ha sido completado el proceso de ajuste monetario de corto plazo, con el dinero en su papel clásico de velo. El enfoque de teoría del comercio internacional, por naturaleza, es básicamente macroeconómico.

    La importancia del buen desempeño de las relaciones internacionales en el desarrollo, político, comercial, cultural a nivel mundial es primordial hoy día para el logro del desarrollo integral de las naciones.

    La importancia que tienen las relaciones internacionales en el campo comercial, político o cultural ha alcanzado, a nivel mundial, un profundo significado, a tal grado que no se puede hablar tan sólo intercambio de bienes sino de programas de integración.

    Comercio Internacional es el intercambio de bienes económicos que se efectúa entre los habitantes de dos o más naciones, de tal manera, que se dé origen a salidas de mercancía de un país (exportaciones) entradas de mercancías (importaciones) procedentes de otros países.

    III.1. Causas Del Comercio Internacional.

    El comercio Internacional obedece a dos causas principales:

    1. Desigual distribución de los recursos económicos.

    2.Diferencia de precios, la cual a su vez se debe a la capacidad de producir bienes de acuerdo con las posibilidades y gustos del consumidor.

    III.2. Ventajas Del Comercio Internacional.

    EL comercio internacional permite una mayor movilidad de los factores de producción entre países, dejando como consecuencia las siguientes ventajas:

  • Cada país se especializa en aquellos productos donde tienen una mayor eficiencia lo cual le permite utilizar mejor sus recursos productivos y elevar el nivel de vida de sus trabajadores.

  • Los precios tienden a ser más estables.

  • Hace posible que un país importe aquellos bienes cuya producción interna no es suficiente o no sean producidos.

  • Hace posible la oferta de productos que exceden el consumo a otros países, en otros mercados. ( Exportaciones)

  • Equilibrio entre la escasez y el exceso.

  • Los movimientos de entrada y salida de mercancías dan paso a la balanza en el mercado internacional.

  • Por medio de la balanza de pago se informa que tipos de transacciones internacionales han llevado a cabo los residentes de una nación en un período dado.

  • IV. El comercio Formal.

    El comercio Formal es el comercio que se rige bajo las normas de comercio del país en donde se efectúa. Este tipo de comercio se ampara en los estatutos legales vigentes.

    El comercio formal presenta diversas ventajas dentro de las que se pueden mencionar:

    • Garantía en los productos que se ofertan.

    • Instalaciones adecuadas.

    • Diversas formas de pago.

    • Está amparado por la ley.

    V. El Comercio informal.

    Prevalecen en este comercio las familias, que trabajan con poco capital y manejan pequeñas cantidades de mercancías. Este tipo de comercio, paradójicamente, constituye a menudo un ejemplo de competencia monopolística. Así, factores de localización, captación de clientela o especialización de las tiendas motivan que mercancías físicamente idénticas puedan venderse a precios diferentes, lo que seria imposible en la competencia perfecta, y demuestra que existe un elemento de monopolio. El resultado de esta competencia monopolística no es que los beneficios sean grandes, sino que el número de tiendas es mayor que si existiera competencia perfecta, siendo el consumidor el que paga en la forma de precios más altos los derroches de este mercado imperfecto.

    Dentro de las ventajas que ofrece el comercio informal podemos citar las siguientes:

    • Precios más bajos que en el comercio formal.

    • Posibilidad de regatear el precio.

    • Calidad aceptable en los productos.

    • Lugar accesible para realizar las compras.

    • Sistema de apartado.

    Algunas desventajas del comercio informal son:

    • Falta de garantía en los productos y servicios.

    • Se pueden encontrar productos robados o piratas.

    • Instalaciones inadecuadas.

    • Falta de higiene.

    • Única forma de pago: efectivo.

    VI. La Balanza de pagos.

    La Balanza de pagos es un registro contable sistemático, donde se asientan todas las transacciones en bienes, servicios y capital que un país realiza con el resto del mundo en un año fiscal determinado y que en nuestro país coincide con el año calendario.

    Existen diferentes formas de presentación de la balanza de pagos dependiendo de los propósitos que se persigan en su análisis. Sin embargo, existe una forma general de presentación de la balanza de pagos, que la divide en dos grandes cuentas: la cuenta corriente y la cuenta de capital.

    A su vez, la cuenta corriente se subdivide en las siguientes: la Balanza comercial, la balanza de servicios y las transferencias unilaterales.

    La cuenta de capital se divide en inversión directa extranjera y en préstamos externos.

    VI.1. Contabilización de la balanza de pagos.

    La Balanza de Pagos se construye sobre la base de la contabilidad por partida doble. De esta manera, una transacción económica internacional da lugar a dos entradas en la balanza de pagos: una entrada de débito y una entrada de crédito.

    El valor de importación (o pago) es una entrada débito, la cual aparece como un rubro negativo en la balanza de pagos, y el valor de una exportación (o ingreso) es una entrada crédito, la cual aparece como un rubro positivo.

    La Balanza de pagos

    1.1. Exportación

    1. Balanza 1.2. Importación

    Comercial -------------------------

    Saldo Balanza Comercial 2.1. (-) Flete

    2.2. (-) Seguro 2.3. Gastos Turísticos

    a) Cuenta 2. Balanza 2.4. Zona Franca

    Corriente de 2.5. (-) Servicios de deuda

    Servicios externa

    -------------------------

    Saldo Balanza de Servicio

    3. Trasferencias 3.1. Pública

    Unilaterales 3.2. Privada

    -----------------------

    Saldo Transferencia

    Balanza

    De

    Pagos

    1.1. Pública

    1. Inversión 1.2. Privada

    b) Cuenta Directa ---------------------

    de Extranjera Saldo inversión

    Capital directa extranjera

    2.1. Públicos

    2. Préstamos

    Externos 2.2. Privados

    ---------------------

    Saldo Préstamos

    VII. La Balanza Comercial.

    La Balanza comercial es una subdivisión de la Cuenta corriente de la Balanza de Pagos. Esta balanza está compuesta por dos grandes cuentas:

    • Las importaciones.

    • Las exportaciones.

    Las importaciones son registradas como débitos porque representan salida de divisa, mientras que las exportaciones son registradas como créditos porque representan la entrada de divisas.

    Al restarle al total de las exportaciones el total de las importaciones, da como resultado el saldo de la balanza comercial.

    Si este saldo es positivo indica que el país ha exportado más de lo que ha importado (superávit); si es negativo indica que el país ha importado más de la que ha exportado (déficit).

    VIII. El Proteccionismo.

    Imposición de aranceles elevados con objeto de proteger los productos nacionales de los productos importados, más competitivos, con el objeto de fomentar la producción interior.

    Es una doctrina, teoría política económica que propugna o pone en practica, un conjunto de medidas que favorecen las nacionales, penalizando la competencia extranjera. A pesar del rigor aparente de los argumentos teóricos que demuestran las ventajas, para todos los participantes del libre cambio, a despecho de los recuerdos desfavorables que ha dejado el periodo entre las dos guerras que, con la crisis, fue señalado por un proteccionismo severo apenas atenuado con por concesiones bilaterales, y a pesar de los esfuerzos llevados a cabo con paciencia de la guerra para reducir los obstáculos para el desarrollo de los intercambios de mercancías, el proteccionismo sigue siendo un aspecto fundamental de la realidad contemporánea. Mas que una doctrina, afirmada en raras ocasiones y cuyo carácter circunstancial salta a la vista, el proteccionismo es ante todo un reflejo, una práctica. Esto explica que se mantenga sin necesidad de justificarse mediante la utilización de fundamentos teóricos elaborados.

    VIII.1. Argumentos a favor del Proteccionismo.

    Los argumentos a favor del proteccionismo que pueden ser usados sin tomar en cuenta otras tendencias podemos mencionar tres que marcan la base de su teoría proteccionista: Los que pretenden un cambio en la composición de la producción, los argumentos relativos al nivel de empleo, y los que defienden un cambio en la distribución de los ingresos. Bajo ciertos supuestos, los tres tipos de argumentos tienen cierta validez teórica, así como algunas limitaciones. Sin embargo, uno de los más antiguos argumentos utilizados a favor de la protección es el denominado argumento de la “industria naciente”.

    Según esta teoría, cuando se reduce o elimina la competencia exterior mediante restricciones a la importación, las industrias nacionales pueden crecer y desarrollarse con más rapidez. En teoría, una vez logrado el desarrollo de estas industrias, se puede suprimir la protección porque las industrias ya pueden competir con las de otros países. Sin embargo, en la práctica la protección permanece, porque las industrias nacionales no logran adquirir la suficiente fortaleza para competir con el exterior. La principal limitación de este argumento es su incapacidad para determinar el tipo de industrias que pueden crecer hasta adquirir la fortaleza suficiente para enfrentarse a una competencia externa.

    El argumento proteccionista de la “defensa nacional” afirma que un país debe evitar depender de otro en lo que se refiere a la fabricación de materiales indispensables para asegurar su defensa frente al exterior, equipos y tecnología que no se pueden adquirir en otros países en caso de guerra. La limitación de este argumento es que no se puede determinar exactamente cuáles son las industrias indispensables para garantizar la defensa nacional.

    Un tercer argumento defiende el proteccionismo para evitar el “dumping” (vertido) externo. El dumping es el fenómeno que se da cuando un país vende en el exterior bienes a precios más baratos de los que adjudica en su propia nación a los mismos productos. La protección está justificada en este caso, sólo si se demuestra que el Estado que practica el dumping pretende lograr en el país que se protege un monopolio, eliminando a los productores nacionales.

    Cuando hay mucho desempleo se defiende la necesidad de proteger al país para incrementar la producción nacional y, en consecuencia, el nivel de empleo; se considera que al reducir las importaciones aumentará la demanda de productos sustitutivos nacionales y la producción interior. Los economistas estiman que ésta es una política fundada en el principio de “empobrecer al vecino”: la mejora del empleo en el país se consigue reduciendo el empleo y la producción de los demás países. La limitación de este argumento es que provoca reacciones por parte de los demás países que terminan adoptando políticas similares.

    La protección puede utilizarse para redistribuir la renta entre diversas naciones y dentro de un mismo país. Por ejemplo, si un país tiene una fuerte demanda de sus exportaciones, puede obtener ingresos a costa de otros mediante la aplicación de restricciones al comercio. Los demás países tendrán más dificultades para conseguir divisas destinadas a pagar las importaciones que desean, por lo que tendrán que reducir el precio de sus productos para hacerlos más baratos, mejorando la relación de intercambio del país proteccionista. Al igual que el argumento anterior, esta táctica suele implicar reacciones adversas por parte de los demás países.

    IX. Evolución del Comercio en República Dominicana.

    Durante los primeros años de colonización la extracción del oro se constituyó en el principal renglón de exportación de la colonia hacia la metrópoli española. La empresa descubridora de por sí mercantil, concentrándose principalmente en el atesoramiento de oro en las arcas de los reyes de España y de ciertos colonizadores y funcionarios vinculados a la corona. De ahí, que la población indígena fuese sometida al trabajo servil y el primer impuesto se pagaba en oro. La explotación de las minas de oro y su exportación a España y la importación de tejidos, implementos agrícolas y animales constituyó el vínculo comercial y primario entre colonia y metrópoli. Prontamente, sin embargo, la pobreza de los yacimientos de oro, la extinción gradual de la raza aborigen y la aparición de las minas en el Perú, y las de plata y oro en México, hizo entrar en crisis la economía del oro, y en su lugar surgió la industria azucarera que floreció hasta mediado del siglo XVI.

    De modo tal que durante casi todo el curso del siglo XVI el azúcar fue el renglón de explotación fundamental de la colonia de Santo domingo, aparte de otros productos de menor importancia como el añil, el jengibre y otros; pero a finales del mismo siglo la industria azucarera de la colonia entra en dificultades tales que casi desapareció de la estructura productiva de Santo Domingo, volviendo a la era de los trapiches productores de melaza y a la existencia de ingenios de poca significación. Las exportaciones de azúcar desaparecieron casi totalmente.

    El lugar de la industria azucarera lo ocupó a finales del siglo XVI y principios del XVII el Hato Ganadero. La cría de ganado se convirtió en le renglón fundamental de la producción colonial. En le mismo siglo, pero principalmente en XVII el hato ganadero experimentó un desarrollo, antes desconocido. Este fenómeno se debió a la fuerte demanda de ganado que se originó en la parte francesa de la isla. Esta gran demanda, convirtió a este renglón en el principal producto de exportación. Las pieles también tenían una gran demanda.

    En lo que respecta a las importaciones debe decirse que España, desde el momento mismo de la colonización de la isla, no estuvo en posibilidades de suplir la demanda de manufacturas que exigían las necesidades de consumo de la población colonial, debido al escaso desarrollo su propia industria manufacturera.

    Por otra parte, las actividades de los corsarios de diversas nacionalidades que se establecieron en la isla Tortuga, y el consiguiente comercio que con ellos se estableció constituyó una fuente de acceso de manufactura a la colonia de Santo Domingo. No puede dejarse de lado las medidas prohibitivas establecidas por España a este tipo de comercio.

    En las postrimerías del siglo XVIII y a inicios del siglo XIX el hato ganadero entró en una etapa de decadencia como consecuencia de la desaparición de la fuerte demanda de ganado de parte de la colonia francesa. Este fenómeno se agudizó por los efectos de la revolución Francesa de 1789 en la colonia de Saint Domingue y la revolución haitiana de 1801 y sus consecuencias en la parte Española. La economía de Santo Domingo adquirió características relativamente autárquicas. Es decir, el comercio colonial entró en una aguda crisis, aunque no desapareció totalmente. Pero al producirse las invasiones haitianas de 1801 y 1804, el comercio de exportación de la colonia de Santo Domingo, ahora bajo el gobierno de Toussaint Louverture, surgió con cierta dinámica, las medidas tomadas por Toussaint en el plano agrícola, como las leyes de incentivos a la producción de tabaco, café, cacao y frutos menores, para ser destinados a la exportación, dieron un empuje importante al desarrollo de las corriente comerciales con el exterior y la apertura de la puertos y la liberalización de impuestos al comercio, completaron el cuadro que le deparó el dinamismo al comercio exportador. En esta breve etapa entraron una buena cantidad de manufacturas de países europeos y de algunas islas del caribe. Con la desaparición del gobierno de Toussaint y el advenimiento de la dominación francesa la dinámica del comercio se detuvo momentáneamente, pues la situación de intranquilidad política registrada en esos momentos afecto el intercambio,, situación esta que empeoró con el periodo de la España Boba (1809-1821). Los principales renglones de exportaciones en estos momentos eran la madera preciosa y en menor medida el cuero, pero estas exportaciones eran pequeñas y no constitúyanlos elementos que impulsaran la economía de la parte Española de la isla. En las primeras etapas de la dominación haitiana de 1822 la economía de Santo Domingo dio un salto considerable y esto se reflejó positivamente en la expansión del comercio exterior. Boyer tomó medidas de incentivo a la producción y abrió las puertas al comercio internacional, factores que se tradujeron en una expansión de las corrientes comerciales, de las exportaciones de los productos de Santo domingo y de las importaciones de algunos países de Europa y América, así como de las islas del caribe.

    A partir de 1844 el comercio de la naciente república se orientó a las islas del caribe, EE.UU., Alemania, Francia, y otros países. Pero no se desarrolló un comercio regular. La propia situación de inestabilidad influyó en el fenómeno. Esta situación se mantuvo en los años de 1844-1850. De este ultimo año a 1870 es cuando la economía dominicana comienza a convertirse en una economía de exportación. El tabaco, el cacao y las maderas son los productos principales de exportación. En esta etapa se establecen ya vínculos estables en la Republica Dominicana y el mercado mundial capitalista, proceso que se fue acelerando con el resurgimiento de la industria azucarera en la década de 1870-1880.

    En este momento, Saint Tomas y curazao forman el puente obligado entre el mercado nacional y el mercado mundial.

    Desde inicios del siglo XX la economía dominicana se define exportadora de materias primas y productos agrícolas. Para abastecer el consumo local toman cuerpo las importaciones de consumo y de capital, combustibles, etc., procedentes de varios países del mercado mundial capitalista, entre los que se pueden citar Francia, Inglaterra, Alemania, España y Estados Unidos.

    A partir de la intervención norteamericana de 1916 y durante todo el periodo comprendido entre los años de la dictadura de Rafael L. Trujillo, el azúcar se convirtió en el renglón principal de las exportaciones dominicanas, orientadas básicamente al mercado norteamericano e ingles. Las importaciones también provenían principalmente de los Estados Unidos.

    La caña de azúcar, el cacao y el tabaco en rama constituían los principales renglones de cultivo, y en menor medida, la producción de madera. El azúcar constituía el 60% del valor total de las exportaciones.

    Desde las postrimerías del año 1930 las exportaciones del país se orientan hacia Alemania, el Reino Unido, Holanda, Canadá, España, Francia, Cuba, Antillas Holandesas y Estados Unidos de América. A partir de 1932 se agregan al intercambio comercial dominicano Puerto Rico e Italia, mas tarde las antillas francesas y Marruecos.

    A partir de 1935 hasta 1950 las importaciones y las exportaciones adquieren una dinámica considerable, sobre todo de 1939 a 1950 a consecuencia de los altos precios que las materias primas y los productos dominicanos adquieren en el mercado mundial.

    Finalmente, en el año 1950 las exportaciones dominicanas continuaron aumentando en una dinámica relativamente constante. Esta situación dura hasta por lo menos la caída de la dictadura de Trujillo.

    En 1961, una vez concluida la dictadura, las exportaciones dominicanas siguen en escala ascendente hasta la guerra del 24 de Abril de 1965 que tuvo repercusiones negativas para el comercio exterior dominicano.

    Con la subida al poder del Dr. Joaquín Balaguer en 1966, las exportaciones dominicanas readquieren su dinámica favorecidas por los altos precios de los productos del agro (principalmente el azúcar), pero el gobierno orientó las divisas hacia la industria de la construcción, servicio y no hacia la producción agrícola, conjuntamente con el creciente aumento de la deuda externa, debido a los déficit de la balanza de pagos, arrojan en 1969 un saldo desfavorable en la balanza comercial de país.

    Sin embargo, el aumento creciente de los precios en el mercado mundial favoreció el volumen en RD$ de las exportaciones dominicanas hasta 1974.

    Entre 1965 y 1994 el intercambio comercial se registra un índice deficitario en la balanza de pagos que aumenta de manera acelerada.

    El origen de este déficit tiene dos causas fundamentales: el injusto régimen de intercambio comercial que ha prevalecido en las ultimas décadas entre las naciones industrializadas y la otra causa es la caída de la producción agrícola nacional lo cual ha contribuido con un aumento importante de las importaciones de muchos productos alimenticios.

    Tal situación constituye un factor importante que limita la capacidad de pago de la deuda externa.

    X. Situación actual del Comercio.

    La reducción de las barreras comerciales y la continuada expansión del comercio internacional son dos logros importantes del periodo posterior a la segunda guerra mundial. Las reducciones de los aranceles comerciales se han logrado gracias al Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), así como mediante la creación de uniones aduaneras. Aunque las exportaciones mundiales se han multiplicado, este crecimiento no ha sido igual para todos los países.

    Durante el siglo XX, el comercio ha crecido hasta el punto que es el aspecto más importante de la economía mundial. Se asume que la creciente interdependencia entre países continuara en el futuro, aunque debido a la tendencia a crear bloques económicos regionales, ciertos países serán más dependientes que otros.

    1