El Castillo Negro en el Desierto; Ana María Güiraldes

Literatura Hispanoamericana. Siglo XX. Narrativa. Novela infantil y juvenil

  • Enviado por: Chalitox13
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas
publicidad

Lectura: El castillo negro en el desierto

Personajes: Ramiro, Tomás, Clara, Luis, Melisa

Escenario de la obra: El castillo negro

Capitulo 1

La arena cae de noche

El viento de medianoche barrio las dunas y las transformo en remolinos y las dejo caer como llovizna seca sobre el pueblo. Se apagaron las luces de las ventanas. Se refugiaban los animales. Cuando solo se escuchó la arena caer en los tejados 4 niños salieron de sus casas, uno de ellos llevaba de la mano a una niña, la trenza de la niña se movía de lado a lado por el fuerte viento que soplaba y hacia mover a la bolsa que llevaba en su hombro, la animaban con frases y ella aceleraba el paso. Siguieron hasta llegar hasta el final de la calle, ahí estaba el caserón abandonado. Aunque la empalizada era muy alta se veían los contornos empinados, el techo con puntas que parecían torreones. Ramiro susurro:

Llegamos al castillo negro.

Entonces Ramiro le dijo a Luis:

Saca la tabla (que tenía marcada desde antes).

Pasa tú primero, ordenó Ramiro a Tomás.

Ahora tú, le dijo a Luis.

Después pasó la hermana de Ramiro, Clara, y después paso Ramiro.

Yo iré adelante dijo Ramiro.

Al llegar a la entrada del castillo negro el jefe hizo un gesto y todos empezaron a empujar la puerta sigilosamente y de pronto se escucho q algo cayo al piso era una llave el jefe no lo dudo ni un minuto y metió la llave en la cerradura empujo y cedió entraron y había un olor a polvo, Ramiro cerro la puerta y de inmediato guardo la llave y saco los fósforos prendió uno y dieron unos pasos y se apago la pequeña llama del fosforo.

Prende otro dijo, Clara.

No dijo Ramiro, no hay que malgastarlos.

Ahora sigamos con el plan cada uno busque un lugar donde dormir.

Acomódense donde quieran y esperemos ah mañana.

Capitulo 2

Un piano y una silla frente a la luz

Ramiro se despertó por una luz blanca que atravesaba la ventanas.

Se levanto de un salto y vio un enorme perro que lo miraba con ojos mansos.

Un perro grito clara.

Fuera dijo Ramiro al animal apuntando con el dedo hacia un extremo del salón.

Al centro del salón resplandecía con el piano blanco que había.

Jefe hay que conocer el resto del castillo negro dijo, Luis apuntando hacia la escalera.

Ramiro dijo todo a su tiempo primero la planta baja.

Miraron una primera puerta y entraron era una gran comedor, tenia 12 sillas, en el comedor había una puerta apenas Ramiro la empujo en su izquierda se alineaban 7 ventanas.

Esta sala será la sala de las 7 ventanas dijo Ramiro en un tono extraño.

Capitulo 3

Vestido de seda y guantes de encajes

Clara entro por la puerta que le dijo el perro, era un dormitorio celeste, con una cama de hierro y cama cubierta por un genero celeste y sobre el genero unos cojines y entre los cojines una muñeca con los brazos abiertos como dando una bienvenida o dando lastima, tenia un sobrerito de encajes y un vestido celeste.

Todos estaban en contra de que Clara se quedara con la muñeca pero clara insistía en que esa muñeca era suya que la estaba esperando en ese lugar.

Ramiro dijo ya vamos salgamos de aquí.

Pasaron a la siguiente pieza había una cama grande y una pintura en la pared de una niña con cabello corto, ojos negros, y una miraba hacia la ventana entristecida.

Ramiro dijo yo dormiré aquí en la cama grande, en ese momento Tomás dijo:

Pensé que yo iba a poder dormir aquí.

Yo soy el jefe por lo tanto yo duermo en la cama grande.

Capitulo 4

Una silla para abarcarlo todo

Ramiro entro a la sala de las siete ventanas y vio la silla en la que todos se querían sentar pero nadie lo había hecho porque sabían que el jefe se querría sentar ahí de pronto se vio demasiado solitaria la silla que Ramiro se sentó y le cambio la mirada al sentarse.

Mientras tanto Tomas y Luis iban para la sala de las 7 ventanas al llegar vieron a Ramiro sentado en la silla. Tomas pensaba que como se había atrevido a sentarse ahí por que el quería primero sentarse ahí y no era justo que el se hubiera quedado con la cama mas grande y con la silla.

Luis dijo:

Pareces rey Ramiro.

Tomas le dijo rabioso y enfadado:

Cállate estúpido.

Después de la conversación entre Luis y Tomas, Ramiro se retiro a paso lento. Ramiro después de haberse alejado de ahí, Tomas le dijo a Luis:

La próxima vez q le digas rey te arrepentirás.

Pero si es verdad que parecía rey sentado en la silla.

A el no le basta ser jefe ¿No te das cuenta?

Capitulo 5

Cuando el viento no mueve los arboles

Clara puso la mesa almorzar, el pan que ella había traído desde su casa y lo puso a hornear pero no paso nada así que lo coloco así no mas, en la mesa coloco un pan y una copa vacía en cada puesto.

En un minuto llego Ramiro se sentó el la cabeza de la mesa levanto la copa y dijo:

Bienvenidos al castillo negro.

Ramiro pensaba que tendría que ser mas severo con Tomas así que se levanto de su silla y fue a hablar a Tomás para ir a buscar fruta, lo encontró tirando migas por un ventanal al patio.

Fueron a buscar fruta al patio Luis saltaba de árbol en árbol con una canasta y Tomás se le unió desganado.

Capitulo 6

Una risa sonó como llovizna

Los niños fueron a sentarse a los sillones y llevaban la fruta colectada anteriormente, Ramiro ofreció en la penumbra, la pulpa dorada y jugosa, Ramiro juraba que la abuela estaba más envejecida.

Ramiro dijo es hora de irse a acostar cada uno conoce sus piezas.

Todos pensaban en la niña de la fotografía, después todos durmieron menos Clara que peinaba la muñeca y desenredaba su cabello de pronto apareció una niña de ojos negros y cabello corto con vestido celeste era la niña de la fotografía.

De pronto se escucho:

¿Como te llamas? Dijo Clara

Me llamo Melisa y esa es mi muñeca.

Capitulo 7

En el castillo habrá un concierto

Ramiro se despertó ese día y el perro no despertó con Ramiro, el perro roncaba, Ramiro se levanto, bajo las escaleras y escucho un silencio que lo invadía así que abrió el piano para romper ese silencioso decidió tocar la nota mas alta su dedo viajo y cuando estaba por tocar la tecla se escucha un grito y un ladrido era su hermana y el perro.

Clara dijo:

Nadie toque el piano, solo yo puedo tocarlo.

Ramiro la observo y se decía el mismo:

Clara ah madurado en el castillo negro.

Clara dijo:

¿Tienes hambre?

Ahora era la misma.

En el preciso momento bajaban Luis y Tomas todos mojados.

Dijeron ay agua jefe.

Si ya lo se dijo Ramiro.

Ahora a tomar desayuno, comieron las pulpas que habían quedado de anoche.

Luis empezó una guerra con las cascaras de las frutas.

Ramiro lo miraba sereno y sonriente.

Tomas con rabia le dijo a Luis:

Mira se cree mayor que nosotros.

Ramiro es nuestro mejor amigo dijo Luis a lo que Tomas respondió:

Ya no.

Ramiro le bajo las revoluciones a Tomas y le dijo:

Al próximo grite vas.

Te crees el mayor y que nos mandas a todos.

Después de la discusión.

Ramiro siguió a Clara.

Y vio a Clara entrar a la sala que no se podía abrir, la hablo y le dijo que como había podido abrir la puerta ella dijo que no le creería pero que ahora saliera porque tenía que hacer un vestido para ella y la abuela.

Capitulo 8

Clara esta triste

Clara mas que nunca estaba triste por que todos se reían de ella por que decía que iba a dar un concierto.

Ramiro llamo a Tomas y Luis para conversar.

Clara esta muy extraña dijo Ramiro.

Háganle caso en lo que diga ya sea algo sin sentido o con sentido ya que al entrar al castillo negro.

Tomas se enojo porque bien era su hermana pero nunca para hacerle caso en todo lo que dijera solo por ser la hermana del jefe.

Tomas se sintió victorioso y dio un puño al aire en señal de victoria gritando:

Le gane, le gane, al jefe.

Capitulo 9

Nadie cree en lo que teme

Clara lloraba por que se habían reído de ella, su hermano preocupado fue a hablar con ella y le dijo:

Clara tienes que ser una niña valiente y no te tienes que poner mal por las bromas de los demás.

Tú eres el que no es valiente porque le tienes miedo a una niña, a Melisa.

No dijo Ramiro, yo no le temo a nada.

Entonces escucharas mi concierto.

Si dijo Ramiro y dio una sonrisa solo de cara.

Luego de eso Ramiro convoco nuevamente a Tomas y Luis les dijo:

Clara ah inventado un juego y creo que hay que seguirle la corriente y hoy nos dará un concierto en la noche, quiero que no se rían y que solo la escuchen por favor.

Tomas pensaba el jefe tiene una debilidad su hermana.

Al caer la noche Clara les pidió que por favor la esperaran cerca del piano, sentado en los sillones de cuero con los ojos cerrados.

De pronto bajo la escalera la vieron venia con un hermoso vestido ella y su muñeca que venia entre su brazo se sentó en el taburete y sus manos se estaban en el aire y buscaban donde posicionarse cuando de pronto inclino la cabeza y sus manos empezaron a tocar una melodía repetitiva de pronto aparecieron dos claras, pero una no era clara después, se desprendió de Clara la segunda línea en el cuerpo de Clara.

Era Melisa quien estaba en el cuerpo de Clara.

Capitulo 10

Un sótano para vencer el miedo

Los niños asustados se fueron a la pieza de Ramiro conversando y sin moverse por el acontecimiento que había ocurrido mientras Clara les explicaba que Melisa quería mucho ah la abuela y que cada día envejecía más para poder irse con su amiga.

Tomas dijo que no tiene susto y Ramiro para demostrarle que el menos propuso que fueran al sótano abrieron la puerta de la cocina, la blancura estaba en todas partes pero apenas abrieron la puerta del sótano la oscuridad invadió todo.

Ramiro desafiante le dice bajare sin luz, a lo que Tomas responde:

Entonces deja los fósforos aquí de acuerdo dijo los dejo afuera bajaron y bajaron.

Capitulo 11

Hay que imaginar la luz

Al bajar la escalera se hacían preguntas para cada uno hacerse la idea de cuan valiente era el otro hasta que Tomas dijo:

¿Quieres ver a Melisa?

Si, ojala pudiera verla.

De pronto empezaron a ver una luz, un pequeño destello que se transformo en un gran destello era Melisa ella pregunto:

Ustedes me llamaban, a lo que Ramiro respondió:

Moviendo la cabeza y Tomas dio un si pero parecía una queja.

¿Por que bajaron, se que tienen miedo?

Ramiro dijo:

Para verte a ti.

Capitulo 12

La luna tiene los ojos negros

Melisa vivía cerca del mar cuando se vino a vivir al pueblo miraba mucho el cielo muy blanco y la tierra muy oscura.

Melisa aprendió a tocar el piano antes de poder hablar.

Un día Melisa toco y toco y la música hizo resplandecer toda la casa de pronto su cabeza cayo en el piano y esos acordes que se escucharon al caer su cabeza hizo despertar ha sus padres.

Se la llevaron a su cama y al día siguiente fue el medico y dijo que su sangre había adelgazado demasiado y que estaba muy débil al día siguiente la madre seguía cosiendo vestidos para la muñeca, Melisa vio el cielo mas celeste y el mar mas azul.

Le pidió ayuda a su muñeca para que la ayudara a respirar pero ella le prometió que nuevamente iban a estar juntas.

Al mes siguiente los padres se fueron del caserón, no se llevaron nada por que le recordaba a su querida Melisa.

La muñeca había visto pasar a todo el pueblo por la casa y nadie la tomaba en cuenta.

Al tiempo después llego el perro llego solo no se sabe por que, pero el perro defendía a la casa.

Capitulo 13

Con los ojos cerrados no se escucha

Clara quería hacer comer al perro si o si, ella pensaba que era bueno que su hermano y su amigo no le temieran a Melisa en ese momento paso por el comedor y vio la puerta cerrada hablo a su hermano le dijo que lo iba a sacar de ahí pero el dijo que no se lo prohibía, que solo saldría si Tomas le abría, el no esta contigo pregunto, si subió y me encerró.

En ese momento ella fue a la sala de las siete ventanas vio en la silla ah Tomas y le dijo esa silla es de mi hermano el jefe pero ahora no lo es soy yo ¡dime jefe! dijo Tomas no respondió Clara ese es mi hermano.

En ese momento se corto la luz y invoco a Melisa y se fue con Luis y Melisa al segundo piso.

Capitulo 14

Melisa en el claro oscuro

Clara se decidió a ir a ver a la abuela mientras Melisa hablaba con Luis y le pregunto si le tenía miedo el dijo:

No, no tartamudeo.

Si, tú me tienes miedo repitió.

Al llegar al segundo piso fueron a buscar a la abuela que estaba mas vieja que antes ahora parecía un durazno reseco.

Melisa le dijo a Clara tienes que dejarla partir en paz.

Si dijo la niña lloriqueando.

A Ramiro lo estaba cambiando la oscuridad, sus sentimientos, su alma.

Pero le sirvió para pensar y reflexionar la oscuridad.

Capitulo 15

Brillo de bronce, Brillo de cirio

Tomas se sentía mal por lo que había hecho pero tenia miedo, así que busco los fósforos en el piso cerca de la puerta pero no estaban así que se guio por la baranda de bronce de la escalera hasta llegar a la pieza de Clara, que se veía un resplandor por debajo de la puerta entro y vio una luz amarilla que iluminaba toda al pieza.

Dijo quien tiene los fósforos que me los de inmediato ven a buscarlos dijo Luis ya no te tememos, si dijo Clara ya no te tememos le quito la muñeca y pidió los fósforos se los entregaron y el bajo corriendo al primer piso a tropezones después bajaron Clara y Luis en eso se cerro la puerta de las siete ventanas y apareció Melisa quien dijo no los puedo ayudar pero la abuela cerrara los ojos cuando tenga que cerrarlos y de sombra pasara a luz Tomas se encerró en la sala de las siete ventanas y ya no dependía de nadie ya que lo tenia todo la muñeca la silla y los cirios.

Tomas grito ¡ya esta cerrando los ojos! Clara se levanto pateo, grito, golpeo hasta el cansancio.

Déjenlo que haga lo que quiera dijo Melisa.

Capitulo 16

Las luces en el vuelo de seda

El perro tomo su último aliento y derribo la puerta cayendo encima de Tomas, de repente Tomas le dijo a Luis saca al perro no me deja respirar le golpeo el lomo al perro y recién se dio cuenta que el perro estaba muerto mientras la muñeca cerro los ojos para siempre.

Melisa los miro a todos, a Clara primero, a Luis segundo, Tomas tercero mientras la muñeca se iba como el agua a las manos de Melisa.

De pronto vieron afuera y estaba nublado, no eran nubes era humo.

Capitulo 17

Y el viento dejo caer su llovizna

El castillo negro estaba en llamas Tomas, Clara, Luis, fueron a buscar a Ramiro y Tomas dijo esto es cosa mía saca a Clara de aquí saco a Ramiro medio somnoliento mientras Ramiro salía Tomas fue a buscar el cadáver del perro que estaba tirado en el suelo al salir no miraron atrás mientras los adultos soñaban que los niños estaban en el caserón y estaba en llamas, al llegar todos callaron y todos se despidieron y dijeron:

A que jugaremos mañana dijo Tomas.

No se tu decide te toca ser jefe dijo Ramiro.

Mientras que a Clara le había cambiado el rostro era igual a Melisa o a la abuela.

FIN