El Capitán Alatriste; Arturo Pérez-Reverte

Literatura española contemporánea. Narrativa actual. Novela histórica. Argumento. Personajes. Espacio

  • Enviado por: Jonathan El JEFE
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

Arturo Pérez-Reverte, (1951-), novelista y periodista español, autor de obras de gran tirada y tirón popular.

Nació en Cartagena en 1951. Ha desarrollado una intensa actividad periodística en radio, televisión y prensa. Su obra narrativa se enlaza con la tradición de la novela histórica y la policiaca. El húsar, de 1986, se sitúa en la época de la invasión napoleónica a España; El maestro de esgrima, de 1988, vuelve al Madrid de la revolución de 1868; La tabla de Flandes, de 1990, parte de un cuadro flamenco para investigar la historia de un crimen cometido en el siglo XV; El club Dumas, de 1993, continúa el procedimiento de la anterior, ya que utiliza grabados como pretextos narrativos. Ha publicado también La sombra del águila (1993), Territorio comanche (1994) y El capitán Alatriste (1996). Tanto El maestro de esgrima como La tabla de Flandes han sido llevadas al cine. Su obra ha adquirido renombre internacional y se han traducido algunas de sus novelas a otros idiomas.

Carlota Pérez-Reverte, (1983-), es una lectora voraz, aficionada a la arqueología, las aventuras de capa y espada, Sherlock Holmes y los viejos folletines de misterio. Ella es quien ha realizado buena parte de la investigación histórica general, la reconstrucción de escenarios en el Madrid de los Austrias, y suministrado el punto de vista del joven paje Íñigo Balboa para El capitán Alatriste.

Argumento.

La España de ésta época era la de Felipe IV, donde la gente vivía gracias a labores poco honestas y a espadachines a sueldo.

Diego Alatriste y Tenorio "el capitán" era uno de ellos. En las guerras de Flandes el capitán conoció a Lope Balboa, compañero de batalla que no sobreviría más tarde. Padre de Íñigo, el cual, seguiría después a todas partes al capitán.

Alatrite vivía en una pensión de Caridad la Lebrijana, entre la calle Arcabuz y la calle Toledo. El capitán fue a la taberna donde se solía reunir con sus amistades. Allí le dijo Martín Saldaña, teniente de alguaciles, que tenía que ir a una casa, donde le encomendarían la misión de matar a dos personas que venían de Inglaterra, "John Smith" y "Thomas Smith".

Al día siguiente, el capitán se reunió con todos sus amigos en la Taberna del Turco, donde bebían sin miedo y donde hablaban de todos los temas de actualidad y de España como guerrera. Allí Íñigo Balboa, estando en su sitio de siempre, en la puerta, conoció a su más dulce, peligrosa y mortal enemiga, Angélica de Alquézar.

Llegado el Viernes, tanto el italiano como el capitán estaban a la hora y en el sitio previsto para lanzar el ataque a los dos ingleses. Una vez llegada la hora, aparecieron los dos ingleses, el italiano y el capitán se lanzaron sobre ellos. Tras una escasa lucha, el italiano ya había tumbado a su adversario y sólo le faltaba una estocada para matarlo. Entonces su compañero se desarmó y pidio cuartel para su amigo. El capitán no podía matar a ese hombre desarmado y tubo que convencer al italiano que ya los matarían otro día. El italiano al escuchar esto, echo a correr y desapareció entre las sombras.

El capitán se quedó allí y con la ayuda de Thomas cogieron a su compañero herido por el italiano. Tras una larga charla entre ellos, el capitán les llevó consigo al palacio de Álvaro de la Marca.

Una vez allí Álvaro le preguntó que si se había dado cuenta a quien había atacado y le contestó que a un tal "Thomas Smith" y a su acompañero. Pero su nombre no coincidía con su verdadera identidad. El tal "Thomas Smith" era el marqués de Buckingham y el otro "John Smith" era el heredero de la corona de Inglaterra Carlos Estuardo. Álvaro le preguntó que si sabía quien le había mandado matar a estos hombres, pero él le dijo que habían sido dos enmascarados y aunque también había sido el fray Emilio Bocanegra, no lo dijo, ya que nunca decía quien le había encomendado una muerte.

Al día siguiente todo Madrid ya sabía el épico viaje realizado por Carlos Estuardo, para conseguir a la infanta María, pero a la casa española no le gustaba mucho que una infanta de Castilla se casara con un príncipe anglicano.

Todo el mundo fue a la casa de las siete chimeneas para ver a las pesonalidades allí presentes y donde otra vez Íñigo Balboa vió a su enamorada, en el carruaje, pero esta vez acompañada de un señor muy raro.

Al día siguiente, Domingo, Felipe Cuarto decidió organizar el primer conociminento entre su hermana la infanta y el pretendiente inglés.

Por la tarde fue Saldaña a buscar al capitán y lo llevó a una casa con apariencia ruin, a las afueras de la ciudad. Allí estaba uno de los enmascarados y fray Emilio Bocanegra. Lo único que les interesaba era si le había contado a alguien, quien le había mandado matar a Carlos Estuardo y al marqués de Buckingham, y porque no los habían matado. El capitán respondió que cuando el otro compañero en vez de pedir clemencia para él, la pidió para su amigo, no pudo matarle. Al oir esto Emilio Bocanegra, le dejó marchar. Pero a su salida estaban esperando tres hombres, allí también estaba Íñigo con las espadas y las pistolas del capitán. Íñigo disparó una vez, hiriendo de gravedad a uno de ellos y el capitán tumbó a otro de ellos y ya sólo estaba frente al italiano, que tras una pequeña disputa se fue.

Los días siguientes tanto Diego Alatriste como Íñigo Balboa no se fueron de la ciudad, pero vivían en perpetua vigilia. El único tema de conversación que había en la ciudad era el príncipe de gales y la infanta.

Un día por la tarde el capitán e Íñigo fueron al corral de la Cruz, para ver una actuación de Lope. Allí se encontraban muchos amigos del capitán e incluso podía estar el rey de incógnito.

Ya empezada la obra Íñigo se había dado cuenta de que cinco hombres estaban fijándose, sin quitar la vista de encima al capitán, y una vez terminado el segundo acto, empezó la faena. El capitán hirió a dos hombres nada más empezar, pero ellos eran cinco, es decir, diez hojas de acero cortando el aire. Estando en pleno lance, sintió que alguien lo acuchillaba en la cabeza y cuando estaban a punto de matarlo apareció don Francisco de Quevedo, al entrar en liza pronunció el nombre de Alatriste y como en el palco estaban Carlos y Buckingham, éstos saltaron también sobre ellos, pues le debían su vida al capitán. Tras intervenir éstos la faena terminó y el capitán junto a dos espadachines se fueron para el calabozo.

Al día siguiente llevaron al capitán a reunirse con el conde de Olivares, que le estuvo haciendo preguntas durante un buen rato. Después entró Luis de Alquézar y tras estar éstos hablando, se fue. Solo quedaban Olivares y el capitán y Olivares le dio una cajita negra, en la cual había un anillo y una carta la cual decía que cualquier súbdito de su Majestad Británica podía prestarle ayuda al capitán si éste la nacesitaba.

Mientras que Íñigo esperaba afuera al capitán, vino Gualterio Malatesta a decirle que le dijera al capitán que en un futuro se volverían a encontrar y que esa vez lo mataría.

Tema Principal.

Yo pienso que el tema principal es la historia de un soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive como espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII.

La intención del autor es darnos a conocer el ambiente da la época, de la España corrupta y la decadencia que estaba sufriendo.

Temas Secundarios.

Los interes de las casas reales de casarse con otras para explotar sus propios mercados.

El interés de la casa real española de matar al monarca inglés, para que no se casara con la infanta.

Otros temas: el valor, la venganza, el odio.

Personajes.

Protagonistas:

Diego Alatriste y Tenorio: fue soldado en los tercios de Flandes, vivía en Madrid, era valiente y compasible, no era muy honesto ni muy piadoso, tenía un sentido del humor áspero, inmutable y desesperado, podía hacer enemigos hasta en el infierno. Siempre iba vestido con capa y sombrero. Era flaco, tenía un espeso bigote y una sonrisa inquietante. Tenía multitud de cicatrices, una mirada glauca y serena y era uno de los mejores espadachines de la época.

Íñigo Balboa: es un personaje redondo, ya que cambia con el transcurso de la obra, va aprendiendo más cultura y empieza a saber lo que es realmente la vida. Es el narrador de la novela, era hijo de Lope Balboa, tenía 12 ó 13 años, no quería perderse ningún detalle del mundo, estaba enamorado de Angélica de Alquézar.

Antagonistas:

Gualterio Malatesta: conocido como el "italiano", era un espadachín callado y peligroso, estaba tan acostumbrado a matar por la espalda que cuando por azar lo hacía de frente se sumía en profundas depresiones, imaginando que perdía facultades.

Luis de Alquézar: era el secretario privado del rey, tenía la cabeza redonda, y en ella flotaban desamparados algunos cabellos entre castaños y grises. Todo su pelo era mezquino y ralo: las patillas hasta media cara, la barbita muy estrecha y recortada desde el labio inferior al mentón, y los bigotes poco espesos pero rizados sobre los mofletes, surcados de venillas rojas igual que la gruesa nariz. Vestía de negro, portaba la cruz de Calatrava, con la golilla poco limpia y mal almidonada, y aquellas manos manchadas de tinta, tenía un grueso anillo de oro en el meñique de la mano izquierda. Los ojos resultaban inteligentes y muy vivos; y la ceja izquierda, arqueada a más altura que la derecha con aire avisado, crítico, daba un carácter taimado, de peligrosa mala voluntad.

Fray Emilio Bocanegra: era inquisidor, tenía oquedades en sus mejillas afeitadas y hundidas, sobre las que un par de ojos coronados por espesas cejas brillaban, febriles. Vestía el hábito religioso negro y blanco de los dominicos. Tenía un rostro flaco, ascético, al que los ojos relucientes daban expresión de fanática firmeza. Debía andar por los cincuenta y tantos años. El cabello gris lo llevaba corto, en forma de casquete alrededor de las sienes, con una gran tonsura en la parte superior. Las manos eran secas y descarnadas, tenían aspecto de ser heladas como la muerte.

Secundarios y terciarios:

Carlos Estuardo: "John Smith", era hijo de Jacobo de Inglaterra, era príncipe de Gales, futuro rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Era ardiente, optimista, tenía 22 añós, quería casarse con la infanta María. Venía de incógnito para así poder dejar deslumbrada a María con tal épico gesto. Tenía un bigotito rubio, manos finas, apariencia aristocrática, pose elegante. Vestía un traje de color castaño, con botas de cuero y sombrero con tres pequeñas plumas blancas.

Jorge Villiers: "Thomas Smith", Conocido en Europa por su título inglés, marqués de Buckingham. Era el favorito del rey Jacobo I de Inglaterra. Era adorado por las damas, elegante cortesano, apuesto, ambicioso, inteligente, romántico y aventurero. Lo hicieron duque en cuadro. Era ya gran almirante de Inglaterra, estaba a punto de recibir el título ducal con lo que lo conocerían la Historia y la leyenda. Tenía un bigotito rubio, aire elegante, ojos azules y apenas 30 años. Vestía un traje de color gris.

Álvaro Luis Gonzaba de la Marca y Álvarez de Sidonia: era conde de Guadalmedina, era apuesto, elegante, rico, le gustaba el juego. Tenía unos 33 ó 34 años. Era hijo del viejo conde de Guadalmedina, don Fernando Gonzaba de la Marca. Era soltero, mujeriego, cortesano, culto, algo poeta, galante y seductor. Llevaba la barba recortada en perilla. Hablaba Francés, Latín y la parla de los herejes.

Caridad la Lebrijana: era la dueña de la taberna del Turco, mujer amable con Diego Alatriste, tenía unos 30 ó 35 años. Era una andaluza vulgar y hermosa, morena, todavía de trapío y buenas trazas, ojos grandes, negros y vivos, y pecho opulento, había sido actriz de comedias durante 5 ó 6 años, y puta otro tanto en la calle de las Huertas. Estaba enamorada de Diego Alatriste.

Lope Balboa: era el padre de Íñigo, guipuzcoano, valiente, muy buen amigo de Diego Alatriste, casi como hermanos. Fue compañero de batalla de Alatriste en Flandes. Murió por un tiro de arcabuz.

María: era infanta de españa, joven, rubia, guapa, discreta, se dejaba querer. Tenía 20 años.

Olivares: era conde, corpulento, de cabeza grande y tez rubicunda. Tenía el pelo negro y fuerte que le cubría las orejas, barba oscura y cerrada sobre el mentón y enormes bigotes que rizaban espesos en los carrillos.

Felipe IV: rey de España, sus rasgos eran pálidos, el cabello rubio y ondulado en la frente y en las sienes, y aquella boca con el labio inferior prominente, tan característico de los Austrias, y libre todavía del enhiesto bigote que luciría después. Vestía de terciopelo negro, con golilla almidonada y sobrios botones de plata. Tenía las manos pálidas y finas, de azuladas venas.

Martín Saldaña: era duro y tostado como un ladrillo. Vestía sobre el jubón un coleto de ante, acolchado por dentro, que era muy práctico para amortiguar cuchilladas; y entre espada, daga, puñal y pistolas llevaba encima más hierro que Vizcaya. Había sido soldado en las guerras de Flandes, había pasado buenos años con el capitán y con Lope Balboa. Era bravo y con malas pulgas. Tenía el pellejo remendado de muchas heridas y sabía hacerse respetar con los puños o con una toledana en la mano. Era todo lo honrado que podía esperarse en un jefe de alguaciles de la época. Apreciaba a Diego Alatriste, y procuraba favorecerlo siempre que podía. Era la suya una amistad vieja, profesional; ruda como corresponde a los hombres de su talante, pero realista y sincera.

Juan Vicuña: era amigo de Diego Alatriste, antiguo sargento de caballos, muy fuerte y corpulento. Había perdido la mano derecha en Nieuport(por gangrena).

María de Castro: actriz que encarnaba a doña Laura, había de ocupar más tarde cierto espacio en la vida del capitán Alatriste.

Francisco de Quevedo: era un poeta cojitranco y valentón, putañero, corto de vista, caballero de Santiago, tan rápido de ingenio y lengua como de espada, famoso en la corte por sus buenos versos y su mala leche. También era testarudo y orgulloso, sin embargo era buen compañero de mesa y buen amigo para sus amigos, entre los que estaba el capitán Alatriste. Solía beber vino y se empeñaba en tirar la espada y batirse con Cristo. Fue espía y era enemigo de Góngora.

Felix Lope de Vega Carpio: digna figura clerical vestida de negro, el rostro enjuto con cabellos cortos, casi blancos, el bigote gris y la sonrisa cordial, algo ausente, como fatigada.

Angélica de Alquézar: era perversa y malvada, las manos todavía infantiles y blancas como papel de seda. Tenía el cabello largo y rubio peinado en tirabuzones, los ojos azules, una mirada luminosa y purísima. Tenía 11 ó 12 años.

Dómine Pérez: padre jesuita que desempeñaba sus funciones en la iglesia de San Pedro y San Pablo.

Licenciado Calzas: un leguleyo listo, cínico y tranposo, asiduo a los tribunales, especialista en defender causas que sabía convertir en pleitos interminables hasta que sangraba al cliente de su último maravedí. Le encantaba la bulla y siempre andaba picando a todo hijo de vecino.

Luis Pacheco Narváez: era el maestro más reputado de esgrima de Madrid.

Don Ambrosio Spínola: era antiguo general de Alatriste.

Mendo el Toscano: fue soldado en Nápoles, era barbero y tenía un gran aprecio a Alatriste.

Análisis del tiempo.

La época en que se desarrollan lo hechos es el Madrid de Felipe IV, en la cual, España estaba empezando a sufrir un periodo de decadencia, ya no era la potencia mundial de siglos anteriores y también estaba empezando a ser corrupta, la gente se ganaba la vida con tareas poco honestas y sí hacía falta a cambio de una vida.

El orden en que se presentan los hechos es en "Flash-back", ya que está recordando una historia ya pasada. También predomina algunas veces la prolepsis, ya que nos avanza hechos que tendrían lugar tiempo más adelante.

El desarrollo de la obra es lenta, ya que utiliza bastantes descripciones para definirnos lo mejor posible a cada personaje y lugar que aparece y también ya que hay mucho diálogo entre los personajes.

Espacio.

Los espacios donde ocurren los hechos son en Madrid.

Predominan tanto los sitios abiertos como los cerrados, algunos de los acontecimientos principales como el ataque que sufren los dos ingleses, se realiza en un espacio abierto y otro de los acontecimientos principales como el ataque que sufre el capitán se realiza en un espacio cerrado, en el Corral de la Cruz.

San Felipe, era el sitio más animado, bullicioso y popular de Madrid.

La taberna del Turco, donde se solía reunir el capitán con sus amigos.

La casa en ruinas, ha donde es llevado el capitán para reunirse con los enmascarados.

La casa de las Siete Chimeneas, donde están Carlos Estuardo y el marqués de Buckingham.

El Palacio de Álvaro de la Marca, donde lleva el capitán a los ingleses después del ataque.

El edificio de la Estafeta de los correos reales, donde se recibían las cartas y noticias del resto de España y de todo el mundo.

El Portillo de las Ánimas.

Además también nos nombra una serie de calles de Madrid: la calle de Toledo, la calle de Arcabuz, la calle Mayor, los Jerónimos.

Punto de vista.

La capacidad del narrador para introducirse en el personaje haciéndose hasta cierto punto cómplice de la percepción de los hechos, hace que estemos ante un relato narrado internamente. Pues el narrador se situa en el personaje de Íñigo y transpone lo que pasa tanto por su interior como por su exterior. El punto de vista corresponde únicamente al personaje.

Es un narrador subjetivo, ya que conoce muy bien la historia, porque está en el personaje de Íñigo, que es el personaje que nos cuenta toda la novela.

Opinión personal.

Este libro está muy interesante, me ha gustado la intención que tiene el autor de reflejarnos la España del siglo XVII. Lo bien que está representado el ambiente de época, por la multitud de descripciones que predominan en la novela, que te hacen meterte de pleno en cada situación y el interior de cada personaje y estar atento en cada palabra que se lee. Además no tienes ningún momento de aburrimiento, por el continuo diálogo entre los personajes.

También tienes una intriga hasta el final, lo cual me parece importante para que sigas con toda la atención la lectura.

Bibliografía.

Enciclopedia Encarta 01.

Libro del capitán Alatriste

1