El arte de vivir; Juan Arias

Filosofía española contemporánea del siglo XX. Filósofos españoles: Fernando Savater. Vida y pensamiento

  • Enviado por: Ramón Goñi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

- Nombre: Ramón Goñi Santalla - Curso: 2º B.U.P. C

- Título del Libro: “El Arte de Vivir”

  • Autor: Juan Arias (“Entrevista a Fernando Savater”)

- Tema Principal: Es una especie de conversación informal, en la que dos amigos (Juan Arias y Fernando Savater), interesados en reflexionar sobre las cosas, confrontan algunas ideas sobre los temas más candentes del fin de siglo. Además estos temas tratan principalmente algunas de las nociones reseñadas en los libros de Savater, siendo éstas de las más controvertidas y criticadas.

- Acercamiento al Autor: Savater, Fernando (1947-), filósofo y escritor español. Nació en San Sebastián en 1947 y desde muy temprana edad manifestó su inquietud en el ámbito de las letras y el pensamiento, hasta el punto de conmocionar el panorama filosófico de su país al publicar en 1972 Nihilismo y acción y La filosofía tachada. En estos ensayos, que nada tenían de juveniles, se manifestaba ya, influido por Friedrich Nietzsche y por E. M. Cioran, su empeño por innovar los modos en que discurría la reflexión en España, obsesión a la que ha sido fiel a lo largo de la incesante actividad periodística, teórica, pedagógica y literaria que desarrolla desde entonces. De otra parte, al compaginar con ingenio, acierto e ironía crítica, filosofía y escritura, Savater ha cultivado diversas pasiones que articulan sus compromisos intelectuales y su evolución como pensador. En primer término, lo que le costó un periodo de exilio voluntario en Francia en los últimos años del régimen de Franco, situado en un anti-autoritarismo radical, muy próximo a las tesis anarquistas; acto seguido, alternando sus preocupaciones críticas y estéticas con las políticas, lo que descubrió su faceta como cinéfilo y mitómano ilustrado que, descreyendo de géneros y fórmulas convencionales, reivindicaba el placer como alternativa emancipatoria frente a una modernidad asfixiada por la razón.

Más tarde, al conjugar sus inquietudes éticas con la elaboración de una teoría liberadora y crítica de la cultura y la política, polemizó con dureza con el filósofo Javier Sádaba, a propósito de los conflictos del independentismo vasco en particular y, en un orden más amplio, del poderoso renacer del nacionalismo y las doctrinas xenófobas, neofascistas y racistas en el mundo.

En 1973 apareció Apología del sofista, título al que siguieron Apóstatas razonables (1976), Conocer Nietzsche y su obra (1977), Panfleto contra el Todo (1978), Humanismo penitente (1980) y la obra con la que conseguiría el Premio Nacional de Literatura de 1981, La tarea del héroe. Este ensayo reflejaría el acusado interés de Fernando Savater por desentrañar la ética de sus engañosos vínculos con la moral y convertirla en una empresa creativa abierta, con autonomía propia, propósito que se decantó asimismo en el ámbito de la ficción literaria. En aquellos años publicó novelas como Caronte aguarda (1981), Diario de Job (1983) y en homenaje a Robert Louis Stevenson, El dialecto de la vida (1985); estrenó textos dramáticos como Último desembarco (1987), Catón. Un republicano contra César (1989), así como ensayos de manifiesta intención divulgadora: Invitación a la ética (1982), El contenido de la felicidad (1986), Ética para Amador (1991) y, en consonancia con la exitosa línea del anterior, un atípico best-sellers en diversos países europeos, Política para Amador (1992). Polifacético, incisivo y heterodoxo, Savater es profesor en la facultad de filosofía de las Universidades de Madrid y Euskadi, tarea que compagina con su tarea como conferenciante, articulista asiduo en el diario El País y director de la revista Claves, verdadero foco de debate intelectual y filosófico.

- Personajes: En este ensayo, por denominarlo de alguna manera, no existen personajes definidos. Los mismos temas de conversación, son los protagonistas de la obra, puesto que los hablantes (F.S. y J.A.) no son personajes sino meros transmisores de sus ideas. En éstas, aparecen todo tipo de personas, animales o cosas, que intervienen en nuestra vida cotidiana, y que modifican nuestra manera de pensar y actuar luego entre la reflexión sobre el tema, y lo que interviene en dicha reflexión, forman el o la protagonista del libro; Podría ser la conversación.

En cuanto a los personajes secundarios, podríamos decir que son el escritor y el entrevistado, que manipulan todos los elementos de dicha conversación, construyendo una gran recapacitación sobre la vida, sus amenidades y problemáticas.

- Fondo: Como este libro no tiene personajes definidos, tampoco tiene un fondo determinado completamente. El temario expuesto es tan extenso como el razonamiento del lector se lo permita, pues las cuestiones y reflexiones que se nos proponen, son introducciones a un debate más extenso y documentado. Es un conjunto de disquisiciones filosóficas sobre temas de la vida cotidiana, que cautiva la mente de la persona que lo lee, porque son provocaciones al sistema de vida rudimentario. Mientras que hay muchas personas que se limitan a seguir corrientes contemporáneas y temporales, aquí se nos plantea una filosofía clásica de ver la vida, pero con matices liberales y modernos, que lo convierten en un arte, una ciencia que estudia el cómo vivir mejor, sin dejar de estar vivo”, es decir vivir la vida con entidad propia.

El fin de siglo, llega con una confusión tremenda sobre la naturaleza de la persona, y la manera de actuar de ésta. Aquí simplemente se analizan temas conflictivos en los que existe una diversidad de opiniones tremenda, y se da rienda suelta al pensamiento de cada uno, para extraer una opinión propia de cada cuestión. El fallo, que quizá se podría dilucidar, es que por la misma razón por la que la gente piensa en masa, y no por separado para luego compartir opiniones, se puede caer en el error de estar de acuerdo con todo, sin analizar previamente tu propia versión de los hechos.

Por tanto, es muy positivo, para gente que tenga una cierta capacidad de análisis, y que sepa confrontar sus propias ideas con las de los demás, y no dejará de ser un mitin político más, para la gente sin capacidad de reflexión, pues el poder de convencimiento que tiene este hombre, es tremendo.

No sería objetivo, reflexionar sobre cada uno de los temas que se tratan en el libro, y plasmarlo aquí, pues cada tema tiene su polémica, y por supuesto daría para escribir 10 libros como éste, pero lo que si es cierto, es que el poder de reflexionar sobre las cosas lo tenemos todos, y es utilizable hasta en el acto más rutinario de nuestra vida.

Para eso está el ensayo, y cada uno de nosotros deberíamos “ensayar dos o tres veces, cada factor influyente en nuestra, para los irracionales, miserable vida, y para los sensatos, la VIDA, ya que se define por sí sola.

Esto es una introducción al ensayo, escrita en forma de conversación para que pueda ser comprendido por todo el mundo, y si verdaderamente queremos darle sentido a nuestra vida, debemos “ensayar la inexacta ciencia de la vida y aquí mejor calificada como “Arte de Vivir”.

- Forma: Para hallar el lugar donde se desarrolla ésta apacible conversación, es necesario imaginar al filósofo descansando en un sofá, mientras se fuma su purito, rodeado de todo tipo de objetos exóticos y curiosos. Habrá que imaginarle riendo a carcajada limpia, después de cada una de sus respuestas a las preguntas, estímulos o provocaciones. Como dice en el libro, por voluntad del filósofo y del autor, ha mantenido su forma original de “texto hablado con toda su salsa. El lector de esta forma, puede entrar en la conversación que los dos amigos mantienen, y vivir el clima pacífico y sosegado, que caracteriza a las reflexiones, pero que a la vez poseen un alto sentido crítico.

Trata los temas más candentes del fin de siglo, de una manera juiciosa, caracterizando e incluso caricaturizando la sociedad que actualmente vivimos. No teme entrecruzar las críticas sobre los temas más discordantes, sino que los mezcla de tal manera que crea un medio de confusión, y a la vez un ambiente de reflexión, es decir que te incita a pensar. El lenguaje es claro y directo, además de muy bien ejemplificado. Habla de Niestzche o de Kant, como si los conociese de toda la vida, y en cierto modo los conoce, pero saca sus hipótesis con una aparente facilidad pasmosa. El estilo, sin duda es muy profundo, divagado y “ensayado”.

La obra no tiene una estructura ordenada. Al principio de cada tema a tratar, hay un pequeño título a modo de introducción, pero en realidad, no llega a abarcar ni un cuarto de la mitad de lo que conversan después. Empieza hablando sobre la confusión con la que entra el hombre en el siglo XXI, y concluye con el existencialismo del Planeta Tierra, y eso es lo que provoca una lectura cómoda, a la vez que productiva.

En líneas generales, es un libro claro, profundo y al alcance de cualquier persona que le guste pensar un poquito sobre las cosas.

- Crítica Global: En resumen, es un libro muy ameno y fácil de leer gracias a la forma en la que está escrito. Es muy dinámico en cuanto a mezcla de temas, ya que tan pronto está hablando sobre la ecología, como cambia al conflicto sobre la personalidad humana, y gracias a eso no se hace aburrido para el lector. Además la forma de comentar las cosas de Fernando Savater es cómica e irónica, y de esa manera, mantiene al lector atento e impide que el libro sea pesado y que parezca una conversación de dos cincuentones deprimidos al borde de la jubilación.