El árbol de la ciencia; Pío Baroja

Literatura española. Generación del 98. Novela (narrativa) contemporánea

  • Enviado por: Silvia Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

EL ÁRBOL DE LA CIENCIA

ARGUMENTO

Aunque el árbol de la ciencia tiene 53 capítulos, podríamos estructurar esta obra de Pío Baroja en tres partes.

La primera parte es la vida de un estudiante en Madrid. En esta parte el autor realiza un análisis sociopolítico del 98 con optimismo, y desde el punto de vista de una sociedad que no sufre crisis de subsistencia.

Este optimismo contrasta con el pesimismo de Andrés Hurtado.

En la segunda parte, Las carnarias, el autor pinta la miseria de los barrios bajos de Madrid. Es una parte de transición y reflexiva.

La tercera parte, tristezas y dolores, compone el resto de la novela, el autor ha meditado sobre su personaje, trata de buscar una solución ante los problemas ya planteados.

Pío Baroja dice que esta novela es la mejor que ha escrito. A pesar de sentirse identificado con el personaje Andrés Hurtado, no es una biografía sino que tiene un argumento propio, nos da su teoría de la vida.

La corriente filosófica más abundante es el pesimismo que había difundido Schopenhauer.

Andrés Hurtado, se empieza a desengañar de la vida con 17 años. Empieza a estudiar y se encuentra con un mundo vacía, que le obliga a autoeducarse.

Al margen de los estudios, Andrés conoce a Lulú, que vivía en los barrios bajos de Carabanchel, es alegre, generosa, no tiene vicios, es pobre y no es nada hipócrita. Este personaje aporta un cambio en su educación y le hace cambiar su tesis de la vida.

Andrés y Lulú se enamoran y se casan. Lulú se queda embarazada de Andrés, pero en el parto madre e hijo mueren.

Al morir Lulú, Andrés no encuentra a ninguna mujer como ella aunque salió con más. Cada vez, se va volviendo más pesimista, y acaba por suicidarse.

ESTUDIO DE LOS PERSONAJES

Andrés.- Es el personaje principal, el autor se identifica con él. Es un filósofo, razonador, Andrés es impulsivo, intuitivo. Intenta ocultar el fuerte componente sentimental que le une a Lulú.

Lulú.- Mujer alegre, caritativa, sin vicios y pobre. Sobre todo sincera y nada hipócrita.

Padre de Andrés.- Es un hombre despótico pero que no se corresponde en absoluto con el padre real de Baroja, el cual era muy cariñoso con sus hijos.

Aracil.- Es un cínico que no tiene escrúpulos.

Luisito.- En la realidad representa a su hermano Darío, que murió joven, aunque las edades no se correspondan.

Ituiriezoz.- En la realidad representa a su tío, es la otra parte de Pío Baroja, el que se convirtió en rutinario, no podía luchar con el pesimismo y se termina acostumbrando a vivir con él.

A lo largo de la obra, el autor nos muestra muchos personajes, pero la mayoría de ellos son como un decorado, como un telón de fondo. Baroja no se preocupa mucho de ellos. El autor muestra mucho pudor, rasgo que contrasta con Miguel de Unamuno.

INTENCIÓN DEL AUTOR

Pío Baroja muestra en sus novelas una concepción pesimista de la vida. Era un escéptico, misógino, y huraño. El escepticismo era religioso.

Baroja pensaba que la monarquía era inútil, por lo que eligió al partido republicano.

Tampoco críea mucho en la literatura, ni en el concepto del hombre.

La literatura le sirve al autor como un elemento de liberación personal y de comunicación con el lector.

Pío Baroja realiza en el libro "El Árbol de la Ciencia" una profunda reflexión filosófica que le sirve tanto para liberarse de esos pensamientos, como para exponer sus ideas. Para esto utiliza un lenguaje claro, espontáneo, dirigido a la mayoría.

Lo más característico de la novela, es el pesimismo que esta presente en toda la obra.

CONTEXTO HISTÓRICO

En Madrid existía un gran desigualdad social que es criticada por Baroja en sus obras.

Además de esa desigualdad, existía mucha inestabilidad social.

La época histórica coincide con el periodo de Restauración de la monarquía en España tras la primera República de 1868.

Se restaura la monarquía borbónica en el rey Alfonso XII, hijo de Isabel II y el poder político queda en manos de dos partidos, liberal y conservador, que se alternan en el ejercicio del poder.

La primera quiebra importante del sistema de la Restauración se produce en 1898, a raíz de que España pierde sus últimas colonias en las Indias: Cuba y Filipinas.

Pero este hecho no hace más que alentar la concepción pesimista del país.

En España, predominaba la corrupción política, falta de libertad, miseria intelectual y cultural, analfabetismo en las clases populares, ausencia de una mínima reforma agraria y decrepitud general de las estructuras económicas.

Estas características de la España del 98, serán expuestas y realzadas en las obras de Pío Baroja, un escritor perteneciente a la Generación del 98 cuyo pesimismo contrastará con el modernismo de Ramón María del Valle-Inclán, entre otros.

OPINIÓN PERSONAL

Creo que "El Árbol de la Ciencia" es una novela interesante. Es una novela de aprendizaje porque el personaje va aprendiendo a lo largo de la obra.

También es interesante porque nos da su propia teoría de la vida y nos hace pensar que realmente este mundo está vacío. Nos hace creer en ese pesimismo de Schopenhauer, en el vacío de la vida.

Creo que el final del libro, expresa inconformismo más absoluto.

Opino que en el libro esta muy presente el escepticismo, el hombre ideal no existe, ni la vida ideal, nada perfecto existe.

La técnica parece un poco descuidada, no muy trabajada, se nota un acercamiento al lector.

Lo más triste del libro, es la relación familiar porque produce al lector una desagradable tristeza y la idea de que la pertenencia familiar no existe.

Otra parte desagradable es el depósito de cadáveres, pero no del mismo modo, porque esto último produce asco y dolor por observarlo. El dolor por los cadáveres, ya que alguna vez fueron personas, hace pensar en si les hubiera gustado que les examinaran muchos lectores para realizar así sus deseos tras morir.

Como conclusión diré que si es una novela en que los personajes aprenden, el lector también aprende a reflexionar y a formar ligeramente su concepción de la vida, respondiendo a la pregunta final que a mí me ha propuesto el libro. ¿Esta realmente vacía la vida, o existe algo que merezca la pena?

4