El alquimista; Paulo Coelho

Literatura hispanoamericana contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Argumento. Personajes. Valores de trasfondo: fé y convicción

  • Enviado por: Arturo López Mireles
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad

EL ALQUIMISTA

Existen tres tipos de Alquimistas:

  • Aquellos que son vagos por que no saben de lo que están hablando.

  • Aquellos que so vagos por que saben de lo que están hablando, pero también saben que el lenguaje de la alquimia es un lenguaje dirigido al corazón y no a la razón.

  • Aquellos que jamas oyeron hablar de Alquimia, pero consiguieron a través de sus vidas, descubrir la Piedra Filosofal.

Santiago es un pastor que vivía feliz, manejando la vida de sus ovejas, sus únicas amigas y él creía que eran las únicas que lo podían entender; ellas confiaban en él, por que él sabia donde estaba su alimento, ninguno de los dos tenia preocupaciones.

Conforme pasaba el tiempo se acercaba la fecha, en la que él tenia que volver a una aldea para que esquilaran a sus ovejas. En esta aldea había conocido a la hija del esquilador de la cual él creía estar enamorado, un año atrás la había sorprendido al darse cuenta ella que el pastor sabia leer, él estaba dispuesto a pedir su mano.

En el transcurso a la aldea había soñado varias veces con un desierto y unas pirámides en donde había un niño que lo guiaba hasta una de esas pirámides y le mostraba un lugar donde había un tesoro. Un día después de ese sueño repetido se decidió a llegar con una gitana a pesar de conocer su fama de estafadoras, al llegar con la gitana se sorprendido de todo lo que ella le explico, para su sorpresa ella no le cobro solo le pidió una décima parte del tesoro que encontraría mas adelante, le explico que debía de hacer caso a ese tipo de señales; al salir de ese lugar se encontró con un viejo que le dio a conocer términos extraños para un pastor como el de “Leyenda Personal”, entonces entendió, a que se refería la gitana.

Este viejo resulto ser un Rey, él le obsequio dos piedras, Urim y Turim, estas cumplían la función de unas runas, él viejo le advirtió que solo debía usarlas con preguntas concretas y que ellas le ayudarían a decidir correctamente, pero también le dijo que él tenia que tomar las decisiones importantes, finalizo diciéndole que no se preocupara que tendría “Suerte de principiante”.

Santiago se decidió a vender todas sus ovejas y adentrarse a la aventura de su tesoro, tomo un barco rumbo a Egipto, comenzó a viajar a llevar a cabo su leyenda personal, al final de cuentas era lo que él había decidido al ser un pastor solo que esta vez tomaría mas en serio su papel de viajero.

Al llegar a un pueblo de Asia se metió a un bar y después de un altercado perdió todo su dinero, fue entonces cuando utilizo a Urim y Turim. Sorprendentemente al día siguiente de haber perdido todo su dinero se levanto de muy buen humor gracias a su buen estado de animo consiguió un empleo en una tienda de cristales muy descuidada.

En esta tienda duro un año en el cual hizo progresar de una manera increíble aprendiendo el idioma de aquel lugar y entablando un lazo amistoso con el dueño de la tienda.

Al conocer la vida de este señor se dio cuenta de que son pocos los que logran llevar acabo su leyenda personal. Durante ese año él junto suficiente dinero como para duplicar el rebaño de ovejas que tenia, se decidió a dejar aquel pueblo y continuar con su vida anterior, pero fue mas fuerte el recuerdo de aquel sueño repetido y se decidió a tomar en serio el titulo que él se había dado antes de partir, el de u viajero en busca de aventura.

Mas adelante conoció a un viajero Ingles que iba en busca de su leyenda personal, la leyenda de este viajero tenia el nombre de Alquimia, algo que dejo estupefacto a nuestro viajero Santiago y una vez mas el rumbo de su leyenda personal cambiaría.

Conforme avanzo su viaje se documento de todo lo que era la Alquimia, después de no comprenderla se dedico a leer el silencio del desierto y este le enseño mas.

El tesoro, el amor de una mujer, entender las señales del alma del mundo, ser un consejero de un oasis o ser el aprendiz de un Alquimista.

COMENTARIOS

Cuando te decides hacer algo, dice el libro, todo el universo conspira para que lleves acabo esa acción. Los seres humanos somos como el rebaño de las ovejas de Santiago, siempre hay alguien que nos guía al agua y a la comida y no vemos mas allá de esos pastizales.

Muchos otros somos como aquel comerciante de cristales, conformistas, y abandonarnos nuestros sueños preocupándonos por el mundo material, olvidamos que dentro de nosotros hay una leyenda que golpea las paredes y gritando que quiere vivir.

“No quiero cambiar por que no sé cómo cambiar. Ya estoy muy acostumbrado conmigo mismo” Son ideologías fáciles de aplicar para una vida sencilla para quienes no les gusta complicarse la vida.

El miedo a cambiar y de soñar nos impide que vivamos nuestras vidas y muchas veces es un factor que trunca nuestros sueños.

Nos enseña a tomar en cuenta los pequeños detalles de la naturaleza que nos dan mayor satisfacción y que no necesitan mayor esfuerzo ni dinero, como es el simple hecho de observar hacia nuestro alrededor

Esta historia nos invita ser más soñadores y seguir de forma inteligente nuestros impulsos y deseos. También que no debemos rendirnos ante ninguna adversidad y que pese a lo que se os venga encima debemos de sonreír, pues nunca sabemos que es lo que nos espera más adelante.

El pastor creyó encontrar el tesoro en Fátima o en su amor, pero en realidad el tesoro estaba en él, en la sencillez de ver la vida, cosa que no se aprende en los libros que el leía y que no se aprende en las aulas en las que asistimos.

Hacer lo que uno cree y creer en lo que se hace, es muy fácil hablar de cosas que nunca se han hecho y criticar lo que se ve, pero es más interesante ser parte del juego y “sumergirse en el desierto”, adentrarse en la vida y exprimirla y sacar el provecho intelectual y vivencial de las personas que nos rodean.

El secreto esta en aprender a no rendirse y tener la fe en la vida bien puesta y tener una bandera bien definida para navegar por el mar de la vida.

No hay tesoros enterrados en estos tiempos, ni monedas de oro ni coronas de reyes olvidados en un cofre en el fondo del mar, aquél árabe no abandono su lugar a pesar de soñar el lugar de donde venia nuestro viajero, y él también vio un tesoro, pero quizá el si lo encontró de la forma en la que era feliz, nuestro viajero tuvo que darse golpes en la vida para encontrar su tesoro, que es el que cada uno queramos tener.

No hay peor lucha que la que no se hace y cómo el mundo es de los hombres intrépidos, dice mi madre, entonces, busquemos que necesita nuestra vida y sigamos nuestras corazonadas, o algo así.