Educación para la salud

Tabaco. Nicotina. Adolescencia. OMS (Organismo Mundial de la Salud). Dejar de fumar

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 47 páginas
publicidad

MASTER UNIVERSITARIO

EN

EDUCACION PARA LA SALUD

1º PROMOCIÓN

Trabajo realizado para la obtención del:

"MASTER UINIVERSITARIO EN EDUCACION PARA LA SALUD"

(Iª Promoción)

EDUCACIÓN PARA LA SALUD

TABACO Y ADOLESCENCIA

INTRODUCCION

INTRODUCCION

Para la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo es la epidemia evitable más grave del mundo actual. No es sorprendente que le dedique uno de los tres días mundiales que organiza cada año.

En el presente año el Día Mundial sin Tabaco trata de dirigir la atención de los profesionales sanitarios y del público en general hacia el acuciante problema del tabaquismo en los adolescentes de ambos sexos. El lema "crecer sin tabaco", tiene un doble sentido: el individual, relativo a la posibilidad de pasar de la niñez a la adolescencia y a la juventud sin hacer uso del tabaco, y el colectivo, referente a la por ahora utópica existencia de una sociedad en la que el adolescente no se vea sometido a la tentación del uso del tabaco.

Muy pocos adolescentes que se inician en el hábito de fumar puedan alegar ignorancia respecto a los efectos nocivos a largo plazo del tabaquismo. Luchando contra viento y marea, las autoridades sanitarias han obligado a las compañías tabaqueras en casi todo el mundo a hacer constar en las cajetillas y en la publicidad que el tabaco es perjudicial para la salud. Existen además folletos, revistas y libros, en venta ó regalados por las autoridades sanitarias autonómicas o del estado, que muestran claramente la relación del uso del tabaco con la bronquitis crónica y el ecosistema, los cánceres de laringe, faringe y pulmón, y el infarto de miocardio.

Análisis de la situación

Este año se hablará seguramente menos de los riesgos que comporta el tabaquismo y mucho más de las estrategias que protejan a los menores para que no se inicien en el hábito. Explicar a un adolescente que fumar es nocivo para la salud, y que el tabaco mata cada año a 3.5 millones de personas es correcto, pero no es el mejor mensaje.

Hablar a los jóvenes de la muerte no es la eficaz, porque la ven demasiado lejos y se creen seguros de que podrán dejar de fumar cuando les plazca. Muchos piensan que abandonar el hábito es sencillo y que sólo los adultos tienen problemas para conseguirlo. Sin embargo, cuando lo intenten serán ya adictos a la nicotina. Según la O.M.S., la mitad de aquellos que se arriesgaron a probar un cigarrillo en la adolescencia siguen fumando a los 35 años. De seguir la tendencia actual, 250 millones de los niños de hoy morirán por culpa del tabaco en el futuro.

Pensando a largo plazo, es obvio que la protección de los niños y adolescentes es fundamental, pero también que no es nada fácil. Un reciente informe de los CDC de Estados Unidos, publicado hace poco, señalaba que el consumo de tabaco entre los adolescentes del país ha aumentado de forma alarmante, sobre todo en los estudiantes de raza negra, grupo que ha duplicado la prevalencia del tabaquismo en los últimos seis años, pasando del 14 al 28%. En Estados Unidos, país que se ha caracterizado por una feroz lucha antitabáquica que ha logrado ciertos éxitos, un 55,5% de los adolescentes de raza blanca declara haber fumado algún cigarrillo en el último mes así como el 40,8% de las jóvenes.

En la guerra declarada por la O.M.S. contra las compañías tabaqueras, la organización denuncia que éstas necesitan reclutar nuevos fumadores para reemplazar a todos los que mueren cada año como consecuencia del tabaco. Como está comprobado que son una minoría las personas que comienzan a fumar a partir de los veinte años, la supervivencia de las tragedias depende casi exclusivamente de los adolescentes.

En este sentido el primer frente de lucha lo constituye la guerra contra la publicidad. Durante años, los anuncios de cigarros han llevado implícitos el mensaje de que fumar es agradable, atractivo, maduro... los protagonistas de esos anuncios muestran un carácter independiente, varonil y aventurero; los dirigidos a la población femenina nos muestran mujeres liberadas e independientes...

La restricción de la publicidad es una de las medidas primordiales para proteger a los jóvenes. En algunos países como Francia, Nueva Zelanda y Finlandia, la prohibición de la publicidad ha conducido a una menor prevalencia del consumo entre los adolescentes. Sin embargo, existen muchos intereses sobre este asunto. El Parlamento Europeo ha dado un paso decisivo aprobando una directiva para la prohibición de la publicidad en un proceso que culminará el año 2006, pero se ha podido comprobar que esa decisión ha contado con una fuerte oposición en países como Austria y Alemania.

Pero la industria del tabaco también cuenta con artimañas para seguir seduciendo a los más jóvenes: patrocinio de acontecimientos deportivos, conciertos de rock, marcas de ropa con el mismo nombre que los cigarrillos, e incluso utiliza medios como el cine. Por ejemplo, un reciente estudio publicado en Tobacco Control indicaba que el número de protagonistas fumadores que aparecían en películas escogidas al azahar había aumentado considerablemente en la década de los noventa. El principal problema es que en el cine de hoy no sólo fuman los "malos", sino los protagonistas "buenos" con los que se identifica el espectador y que en muchas ocasiones sirven de modelo a la población adolescente.

Pese a este aluvión de datos, enriquecido a veces con siniestras fotografías de carcinomas pulmonares o lesiones arterioscleróticas, centenares de miles de adolescentes de ambos sexos comienzan cada año a fumar, pasando a ser candidatos de las 3,5 millones de defunciones que, según la O. M. S. produce el tabaco cada año. Con ser ya suficientemente trágica esta cifra, las previsiones muestran que en los años 2020 a 2030 se alcanzarán diez millones de defunciones anuales causadas directamente por el uso del tabaco.

Según datos recogidos por la Oficina Regional de la O. M. S. para Europa, el porcentaje de adolescentes de 15 años, de ambos sexos, que fuman por lo menos una vez por semana ha aumentado en casi todos los países europeos, (con las honrosas excepciones de Finlandia y Noruega). Así, en España, mientras que el porcentaje se mantuvo estable en las jóvenes, aumentó en los varones del 18 al 20,3% entre 1989, 1990 y 1993,1994.

El medio escolar es probablemente el entorno en el que la lucha antitabáquica puede alcanzar máxima eficacia entre los adolescentes. Pero hay que preguntarse si puede imponerse la tarea de la Educación para la Salud a un personal docente que está absolutamente desbordado.

“Crecer sin tabaco” es el lema escogido por la OMS para el Día Mundial Sin Tabaco de éste año, dedicado a la protección de los niños y adolescentes del mundo. Es el mismo tema que la edición de 1990, pero el panorama es tan funesto que a todas luces está justificada

Pero para que los jóvenes no fumen la restricción de la publicidad no es más que una de una serie de medidas encaminadas a ese objetivo. Hay que contemplar la prohibición de fumar en lugares públicos - especialmente en centros educativos -, de vender tabaco a los menores, aumentar el precio y los impuestos, potenciar la educación sanitaria y convencer a padres, profesores, y a todo aquel que pueda representar para los niños un modelo de conducta, para que no fume en su presencia.

En definitiva el objetivo de la O.M.S. es enviar un claro mensaje a todos los rincones del planeta: "existe la necesidad urgente de cambiar el panorama actual, de hacer que el mundo sea un lugar donde no fumar se considera una conducta normal y donde no fumar sea la elección más sencilla."

La Educación para la Salud debe ser una actividad fundamental dentro del Programa “adolescencia y tabaco”, dada la importancia que tiene en la formación física, mental y social de los alumnos en una edad donde no han adquirido aún muchas formas de comportamiento insanas y dónde la receptividad para el aprendizaje de conocimientos y la adquisición de hábitos es muy elevada.

Finalidad.

Se trata de proporcionar información, principalmente acerca de la etiología, desarrollo, cuidados preventivos e instrucciones sobre prácticas completas. Sin embargo, los programas educativos si bien incrementan el conocimiento sobre los riesgos que conlleva el fumar, no conlleva cambios duraderos de comportamiento o de deshabituación.

La programación “adolescencia y tabaco”, es una programación en Educación para la Salud que persigue los siguientes fines:

  • Primero: Favorecer la adquisición del concepto de Salud como un valor positivo que debe ser protegido en el ámbito individual y colectivo.

  • Segundo: Inculcar en los alumnos conocimientos, actitudes y hábitos favorables a la Salud, de gran trascendencia en la configuración de los comportamientos posteriores.

  • Tercero: Proporcionar a los adolescentes una mentalidad crítica que los capacite para controlar su Salud y eliminar los riesgos.

Aspectos generales:

La Educación para la Salud de la adolescencia, y la programación “adolescencia y tabaco”, es una demanda actual de la sociedad por la necesidad sentida de hacer competentes a la comunidad y a los individuos para prevenir y gestionar su Salud.

El sistema sanitario tiene, en el proceso de Educación para la Salud en general, y en la programación “adolescencia y tabaco”, en particular, un papel muy importante, aunque no exclusivo. El complejo entramado de los fenómenos de Salud exige que el sistema sanitario coopere con otros sectores e instituciones de la comunidad para conseguir los objetivos de disminuir los hábitos tabáquicos en la adolescencia. Durante el periodo de edad evolutiva las instituciones más implicadas en un Proyecto de Salud son los servicios sanitarios, la escuela y la familia.

La implantación de un programa en Educación para la Salud eficaz, pasa por un modelo cuyas directrices vienen avaladas por los organismos nacionales e internacionales, especialistas en el tema y personal sanitario y docente que han realizado trabajos en este campo, y que se concreta en:

  • Trabajo multidisciplinar y en equipo entre profesionales docentes y sociosanitarios. Integración de la comunidad escolar en los objetivos educativos de Salud.

  • El agente de Salud básico en la escuela debe ser el propio maestro quien, por su conocimiento de los alumnos y de las técnicas educativas, está en condiciones ideales para desarrollar esta tarea.

  • La Educación para la Salud debe de ser una actividad programada, desarrollada de una forma continua e integrada en el proyecto educativo y sanitario.

Las actividades de Educación para la Salud y del “PROGRAMA ADOLESCENCIA Y TABACO”, como cualquier otra actividad programada requieren de una evaluación que mira no sólo el grado de consecución de los objetivos que alcanza cada alumno, sino también la eficacia del propio programa teniendo en cuenta los esfuerzos de coordinación de los distintos sectores de la comunidad implicados.

En la adolescencia deben continuar reforzándose los hábitos y actitudes adquiridos en los ciclos anteriores y se puede actuar de una forma más intensa en la adquisición de conocimientos.

Durante la adolescencia no se producen cambios radicales en las funciones intelectuales, sino que la capacidad para entender problemas complejos se desarrolla gradualmente. El psicólogo francés Jean Piaget determinó que la adolescencia es el inicio de la etapa del pensamiento de las operaciones formales, que puede definirse como el pensamiento que implica una lógica deductiva. Piaget asumió que esta etapa ocurría en todos los individuos sin tener en cuenta las experiencias educacionales o ambientales de cada uno. Sin embargo, los datos de las investigaciones posteriores no apoyan esta hipótesis y muestran que la capacidad de los adolescentes para resolver problemas complejos está en función del aprendizaje acumulado y de la educación recibida.

El psicólogo estadounidense G. Stanley Hall afirmó que la adolescencia es un periodo de estrés emocional producido por los cambios psicológicos importantes y rápidos que se producen en la pubertad. Sin embargo, los estudios de la antropóloga estadounidense Margaret Mead mostraron que el estrés emocional es evitable, aunque está determinado por motivos culturales. Sus conclusiones se basan en la variación existente en distintas culturas respecto a las dificultades en la etapa de transición desde la niñez hasta la condición de adulto. El psicólogo estadounidense de origen alemán Erik Erikson entiende el desarrollo como un proceso psicosocial que continúa a lo largo de toda la vida.

Historia

Fumar, consiste en inhalar y exhalar los humos producidos al quemar tabaco. Un abuso excesivo de esta acción conduce al tabaquismo. Las hojas secas de la planta del tabaco se fuman en pipa o en puro, pero la forma más extendida es el cigarro o cigarrillo. En la década de 1940 el fumar se consideraba algo inofensivo, pero las investigaciones clínicas y de laboratorio han demostrado desde entonces que el tabaquismo aumenta mucho el riesgo de un fumador de morir de diversas enfermedades, siendo el número uno el cáncer de pulmón.

Los epidemiólogos observaron que el cáncer de pulmón, poco frecuente antes del siglo XX, había aumentado de forma considerable a comienzos de la década de 1930. Algunas organizaciones iniciaron estudios comparando las muertes de fumadores con las de no fumadores durante un periodo de varios años, ya sea que murieran de cáncer o de otras causas. Por otro lado, los estudios experimentales con animales demostraron que muchas de las sustancias químicas contenidas en el humo del cigarrillo son carcinógenas. En 1962, el gobierno de Estados Unidos eligió un grupo de diez científicos para que analizaran las pruebas de que disponían. Sus conclusiones quedaron incluidas en el informe general sobre sanidad de 1964, donde se afirmaba que “fumar es un riesgo para la salud de suficiente importancia como para justificar la necesidad de acciones apropiadas para remediarlo”.

La primera medida que se tomó fue incluir en 1964 una advertencia en las cajetillas. Esta advertencia se reforzó en 1969 hasta quedar así: “Las Autoridades Sanitarias advierten que el tabaco perjudica seriamente la salud”. Desde 1971 se prohibió todo tipo de publicidad de cigarrillos en radio y televisión. En las décadas de 1970 y 1980 varias ciudades y estados aprobaron leyes que exigían espacios reservados para no fumadores en los lugares públicos y de trabajo. En febrero de 1990 una ley federal prohibió fumar en todos los vuelos nacionales cuya duración fuera inferior a seis horas. En Europa la situación ha sido similar incluyendo en las cajetillas la advertencia de que fumar es perjudicial para la salud y prohibiendo fumar en los lugares públicos. Estas medidas van encaminadas a erradicar este hábito tan perjudicial.

Hay muchos programas para ayudar a dejar de fumar. Algunos lo hacen con grupos de apoyo, mientras que otros emplean técnicas de aversión en que los participantes fuman muchos cigarrillos en muy poco tiempo hasta llegar a sentir asco con ellos.

No obstante, muchos millones de personas en el mundo dicen que les gustaría dejar de fumar pero no pueden. Una de las hipótesis que explica este problema es que el fumador echa de menos el efecto de la nicotina que contiene el humo. Un informe de 1988 declaraba que la nicotina es una droga adictiva comparable a otras sustancias adictivas en su capacidad de producir dependencia. El informe también indicaba que los costes monetarios y humanos del tabaquismo eran bastante superiores a los atribuidos a la cocaína, el alcohol o la heroína.

Hay proyectos en marcha para ayudar a la gente a dejar de fumar mediante asesoramiento o participación en grupos de apoyo. Los que tienen una fuerte dependencia física de la nicotina pueden sustituir esta sustancia por un chicle que la contiene, para así aliviar el síndrome de abstinencia. Los parches de nicotina también pueden ser de utilidad como alternativa o como refuerzo del chicle.

JUSTIFICACIÓN

Los datos obtenidos por el conjunto del país por el estudio EDIS permiten estimar en un 48% el número de personas que no fuma. El 51,3% de la población fuma, haciéndolo diariamente el 41,2%. Hay que tener en cuenta que el 17,7% de la población fuma entre 21 y 40 cigarrillos diarios y un 62,7% entre 10 y 20. Los fumadores diarios consumen una media de 17,5 cigarrillos al día. Aunque el consumo es mayor en el hombre que en la mujer, los dos sexos tienden a equilibrarse en las edades juveniles.

Existe, sin embargo, una baja conciencia social de los riesgos asociados al abuso del tabaco, a pesar de que, desde hace tiempo se ha descrito una relación epidemiológica entre el consumo de tabaco y el cáncer de pulmón. Por otra parte se observa que el hábito del tabaco se adquiere cada vez más precozmente en la adolescencia.

El estudio realizado por Álvarez y colaboradores (1989) a instancias de la Consejería de Cultura y Bienestar Social en la población juvenil del área rural de Castilla y León, muestra que más de la mitad de los jóvenes entre 14 y 30 años fuman diariamente, siendo la edad media de inicio los 15 años, aunque aparecen indicios de que esta media desciende progresivamente. No existen diferencias significativas de sexo entre los consumidores diarios. A medida que avanza la edad se incrementa el porcentaje de fumadores habituales, de forma que entre los veintisiete y treinta años se alcanza un 68,2%.

El estudio efectuado por Tomás Vega (1987) en una población de estudiantes de Ponferrada, comprendida entre trece y veinte años se observa que más del 50% de los estudiantes de Enseñanza Media han entrado ya en contacto con el tabaco y que el 20% son fumadores habituales. En este estudio se encuentra además que, el número de fumadores a lo largo de la enseñanza media va incrementando desde un 10% de fumadores habituales al comienzo, hasta un 43% al finalizar. Por otra parte se halla una asociación estadísticamente significativa entre el tabaquismo de los profesores y de los alumnos, así como entre el hábito tabáquico y los resultados académicos o la práctica de algún tipo de actividad deportiva.

En una encuesta realizada en la Comunidad Autónoma de Madrid entre 3100 jóvenes de entre 14 y 19 años los resultados fueron los siguientes:

FUMAN: 30.5% BUP 43.9% FP 31.8% ESO

  • Escolarizados: 30.4% Varones 36.37% Mujeres

  • No escolarizados: 61.8% “ “ 68.0% “ “

  • A diario. 65. 3% Escola 83.0 No escolarizados

  • Edad de comienzo: 14 años

  • Consiguen el tabaco en: bares, estancos, discotecas, pubs, centro escolar, casa de amigos, casa propia.

  • ¿Por qué fuman?. Placer, calmar nerviosismo, descanso, relacionarse, es lo normal seguir a otros

EstA programaCIÓN tiene una base sólida porque:

Contribuye directa y considerablemente a mejorar la salud de la población interesada, en este caso adolescente, y al aumento de su calidad de vida.

  • Se basa en procedimientos que pueden ser aplicados en Atención Primaria y puede ser costeado todo, en el marco de la crisis económica en que nos encontramos.

  • Responde a las necesidades sanitarias de una determinada comunidad.

  • La ausencia del programa implica una agravación del problema con el paso del tiempo.

  • Está en la línea de los propuestos por la Administración Sanitaria, autonómica o nacional, con lo cual puede garantizarse apoyo para su realización.

El problema de salud se define con claridad porque:

Los factores condicionantes del problema del tabaco en la etapa adolescente sus consecuencias para la salud y las sociosanitarias, así como las actitudes observadas en este grupo de personas nos llevan a la conclusión de que la extensión del problema es grave porque:

  • Produce una elevada tasa de morbilidad.

  • Produce una elevada incidencia.

  • Produce una elevada prevalencia.

La gravedad del problema del habito de fumar en la adolescencia es importante porque:

  • Reduce la expectativa de vida.

  • Reduce la calidad de vida por las complicaciones e incapacidades que produce.

  • Reduce la calidad de vida por las alteraciones en la relación social que implica su diagnóstico.

  • Disminuye la capacidad de trabajo o aprendizaje.

  • Entorpece el crecimiento y el desarrollo.

  • Tiene consecuencias socio económicas adversas

  • Tiene consecuencias demográficas o políticas adversarios (pérdida de calidad de vida para grupos).

El problema es vulnerable porque: .

Puede ser prevenido, al menos parcialmente, desde el ámbito de la Atención Primaria, (entre otros).

La tendencia en el tiempo del problema es preocupante porque: .

  • Está demostrado que sin tomar medidas el problema del hábito tabáquico en la adolescencia no se soluciona espontáneamente.

  • Sin tomar medidas el hábito de fumar afectaría cada vez a más adolescentes.

Las consecuencias para la salud son importantes porque el problema:

  • Aumenta la mortalidad.

  • Produce complicaciones a diversos niveles.

  • Disminuye la calidad de vida.

Las consecuencias sociosanitarias son graves porque:

  • El tabaquismo aumenta las pérdidas económicas por muerte y bajas laborales.

  • Aumenta el gasto farmacéutico.

  • Aumenta el tiempo que el médico de Atención Primaria debe dedicar a cada paciente.

  • Produce deterioro de la imagen sanitaria del país.

Los hábitos higiénico dietéticos tradicionalmente habidos en la población:

  • Existe algo de desconocimiento de las características del problema en la población.

  • Incumplimiento del tratamiento. En este caso el dejar de fumar.

  • Incumplimiento de los controles habituales.

  • Ausencia de asociaciones de apoyo y autoayuda. Aunque existen estas no son suficientes.

OBJETIVOS GENERALES:

Propósitos.

Mejorar la salud de los adolescentes de la zona, realizando acciones de fomento, protección, recuperación y rehabilitación de la salud, mediante la participación de la comunidad y la coordinación de recursos existentes.

Objetivos

  • Animar a los fumadores a que dejen de fumar

  • Ayudar a los fumadores a que dejen de fumar

  • Informar a los no fumadores a los riesgos que conlleva fumar

METODOLOGIA

La metodología será activa, participativa, no basada exclusivamente en la intervención del técnico en Educación para la Salud, favoreciendo la comunicación intergrupal de los alumnos, y fundamentada en el desarrollo de los contenidos teóricos del programa.

Ciertas estrategias pueden aumentar la efectividad del consejo con respecto al uso del tabaco:

  • Consejos y sugerencias directas, cara a cara: el mensaje más eficaz del Educado para la salud es una declaración breve, sin ambigüedades, e informativa sobre la necesidad de dejar de usar tabaco. Si es posible, el Educador para la Salud, debería examinar también los beneficios sociales y económicos sobre la salud a corto y largo plazo, del abandono del tabaco y fomentar la opinión del fumador en su capacidad de dejarlo. El mensaje deberá ser dirigido alas preocupaciones del paciente, y a cualquier barrera presentada por la edad, el ambiente social, la dependencia de la nicotina y la salud en general. El Educador para la Salud, deberá intentar conseguir el acuerdo sobre una “fecha de abandono” específica, y deberá preparar al paciente acerca de los síntomas de la retirada. Los pacientes que han experimentado una recaída después de haberlo dejado anteriormente deberán de ser tranquilizados de que la mayoría de los fumadores logran el cese a largo plazo solamente después de varios intentos infructuosos.

Algunas recomendaciones para intentar retrasar el comienzo del hábito de fumar, o evitarlo si es posible, en los jóvenes, serán las preconizadas por Wohg-MacCarthy en su obra sobre el particular. Unas son más difíciles de practicar que otras, pero el conjunto puede resultar eficaz: .

1º. No insistir en exceso sobre las consecuencias negativas que puede tener el tabaco a largo plazo sobre la salud. Los peligros lejanos no atemorizan al niño ni al adolescente.

2º. Insistir más detalladamente sobre los efectos fisiológicos más inmediatos: trastornos del ritmo cardiaco, de la presión arterial, problemas respiratorios.

Es interesante hacer hincapié sobre otros problemas derivados del consumo de tabaco y que, aún siendo nimios desde el punto de vista sanitario, hacen especial mella sobre algunos de los valores que pueden resultar vitales, sobre todo en los adolescentes.

Mencionar la precoz aparición de arrugas, coloración amarillenta de los dedos y dientes, el mal aliento y el desagradable olor que impregna la ropa del fumador, pueden generar un rechazo más intenso del tabaco, en cuanto pone en peligro su narcisismo, las necesarias relaciones satisfactorias con su grupo de iguales. La sola idea de ser rechazado por los demás puede eliminar hasta los hábitos más firmemente enraizados en el joven.

3º. Proporcionarles todos los argumentos posibles que les ayuden a contrarrestar las presiones excesivas por sus compañeros fumadores.

4º. Hacerles ver que la mayor parte de adultos fumadores quisieran abandonar este hábito, y que desearían no haber encendido su primer pitillo.

5º. Ofrecer todo tipo de imágenes "maduras" que no pasen por el tabaco y que se consiguen a través de actividades culturales, deportivas, etcétera.

ACTIVIDADES

A. POBLACIÓN DIANA.

La muestra estaría formada por al menos 107 sujetos, varones y mujeres de Educación Secundaria de una academia del núcleo urbano, de estudios de perfeccionamiento (ACADEMIA PEREZBARBA) de Zamora. La edad media de los sujetos es de 16.8 años, el rango mínimo de 16 y el máximo de 18 años. El 60% de las familias es de un nivel económico medio o medio alto, y la mayoría de los jóvenes pertenecen a una familia de alto nivel cultural, ya que en un 71% de los casos, uno o ambos padres había cursado estudios medios o superiores.

B. DISTRIBUCIÓN DE RESPONSABILIDADES.

Las responsabilidades correrán a cargo del autor de este programa y de los profesores de la academia que, por cierto, son fumadores y colaboran de forma altruista en la realización de este programa.

C. CONTENIDO DEL EXAMEN.

1. - DESCRIPCIÓN.

El programa consta de tres fases:

C.1.- FASE DE INFORMACION

La primera fase va dirigida a todos los alumnos, ya sean fumadores o no fumadores. Consiste esta en preparar el campo de acción entre los alumnos, se pegan carteles en todas, o casi todas las paredes del aula indicando que la realización del programa, se va a llevar a cabo; así mismo se colocan debajo de cada cartel, artículos con la legislación vigente en contra de fumar en recintos públicos. Los profesores durante una semana, antes de comenzar sus clases, advierten a los alumnos que se llevará a cabo una programación titulada los efectos nocivos del tabaco.

C.2. -LOS EFECTOS PERJUDICIALES DE FUMAR.

Esta fase es meramente informativa y se llevará a cabo entre todos los alumnos, ya sean o no fumadores. El contenido de la información se basa en los antecedentes históricos, en la situación actual, para más tarde centrarnos en el tabaquismo como hábito y drogodependencia:

Historia:

En cien años, el consumo de tabaco por día y por sujeto adulto se ha duplicado. Pero es principalmente el número de cigarrillos fumados lo que ha crecido notablemente: esta cifra se ha multiplicado por diez, especialmente durante los cincuenta últimos años. Actualmente, el 95% del tabaco consumido son cigarrillos.

Los primeros europeos que llegaron al continente americano observaron que los indígenas fumaban en pipa las hojas del tabaco, e introdujeron esta práctica en Europa a mediados del siglo XVI. Casi todo el tabaco se consumía en pipas, puros o como rapé. Este modelo cambió a comienzos del siglo XX, cuando cada fumador venía consumiendo más de mil cigarrillos al año. La actitud general de la sociedad era que el tabaco aliviaba tensiones y no tenía efectos nocivos. En los años treinta y cuarenta, casi un 80% de los hombres eran fumadores. El cigarrillo estaba asociado con la virilidad. Entre los hombres, fumar era una norma, animada por la presión de sociedad. Por ejemplo: los cigarrillos eran distribuidos de forma gratuita entre los soldados durante su servicio militar. Durante la II Guerra Mundial los médicos recomendaban enviar cigarrillos a los soldados, por lo que se incluyeron en los lotes de raciones.

El cigarrillo causó lo que podríamos denominar una verdadera epidemia que comenzó en 1970. Era fácil de usar, placentero, aparentemente inofensivo y creaba dependencia. Pero no es una dependencia llamativa, ya que no crea perturbaciones sociales ni de comportamiento. Además se asimila rápidamente entre los hábitos de la vida diaria.

Comenzando en los años cincuenta, la epidemia fumadora creció de forma más amplia, involucrando principalmente a mujeres. Para las mujeres, fumar era visto como un "signo de liberación". Y luego el año mil novecientos sesenta y ocho llegó con su famoso eslogan "prohibido prohibir". Fumar, que hasta entonces no estaba autorizado en los colegios, fue permitido, o por lo menos, tolerado.

Actualidad:

Cada vez la gente fuma a una edad más temprana. De hecho, actualmente los niños comienzan a fumar a los doce o trece años, cuando antes lo habitual era iniciarse a los dieciocho. Del mismo modo, niñas jóvenes fuman más y más y el número de mujeres fumadoras es hoy igual o incluso mayor que el de los hombres.

El número de fumadores tiende a descender como resultado de las recientes medidas reguladoras promulgadas, sin embargo el porcentaje de grandes fumadores sigue creciendo. Fumar tabaco causa cada año cerca de cuarenta mil muertes en España.

  • El consumo de tabaco es la causa principal de morbilidad y mortalidad prematura previsible. El 30% de todas las muertes en la población de 30 a 69 años se deben al tabaco. Cada fumador pierde en tiempo de vida, por término medio, de 10 a 20 años.

  • En el momento actual son atribuibles al consumo de tabaco el 30% de las muertes por todos los cánceres, el 85% de las producidas por cáncer de pulmón, el 35% de las causadas por cardiopatía isquémica, y el 90 % de las Producidas por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. (E.P.O.C.).

  • Durante el periodo 1978 - 1992 se han producido en España aproximadamente unas 621.678 muertes atribuibles al tabaco. En 1992 el número de muertes en España fue de unas 46.226, lo que significó el 15% de la mortalidad global anual de ese año.

  • El consumo de tabaco es responsable de una elevada tasa de morbilidad, relacionándose con más de 25 enfermedades; especialmente cáncer.

  • Otra investigación ha demostrado que las madres que fuman dan a luz con más frecuencia a niños prematuros o con poco peso, debido probablemente a la menor afluencia de sangre a la placenta. Tres estudios publicados en 1981 apuntan que en las parejas en las cuales uno de los cónyuges es fumador pasivo, éste sufre mayor riesgo de cáncer de pulmón, y otros estudios revelan que el índice de enfermedad es mayor en hijos no fumadores de padres fumadores. En España se ha estimado que el 14% del total de las muertes se debe al tabaco. El consumo diario de un paquete de cigarrillos acorta 6 años la expectativa de vida, multiplica por 3 las bajas laborales y en un 15% la duración de las bajas por enfermedad.

  • La severidad del riesgo depende no sólo del número de cigarrillos que se fume, sino también del número de años de exposición al tabaco y la cantidad de humo inhalado. Un fumador de treinta años tiene su esperanza de vida reducida en 6 años si fuma 20 cigarrillos al día, y de 8 si fuma 40.

  • Según la Escuela Nacional de Salud en 1997, el 35.7% de la población española mayor de 16 años era fumadora (el 44.8% de los hombres y el 27.2% de las mujeres). En general, el consumo está descendiendo en los hombres e incrementándose en las mujeres.

Existen riesgos relacionados con el tabaco que afectan no sólo al fumador, sino también a su familia. Los fumadores pasivos existen. De hecho ha sido científicamente demostrado que si los padres fuman los hijos tosen. Durante los primeros años de vida los hijos de fumadores sufren más casos de bronquitis y rinofaringitis. De la misma forma, el riesgo de padecer cáncer de pulmón en personas cuya pareja fuma se incrementa del 20 al 30%.

El primer dato establecido científicamente, demostrando la asociación entre cáncer bronquial y fumar, data de los años cincuenta. El riesgo cardiovascular se determinó en los sesenta.

El tabaquismo: hábito y drogodependencia.

  • El tabaquismo es un complejo proceso en el que influyen factores sociológicos, farmacológicos y sociales.

  • El tabaquismo es un hábito, de fuerte arraigo, que lleva a formar parte de la identidad de las personas fumadoras y por tanto, no resulta fácil de modificar.

  • Además de ser un hábito, el tabaquismo es una forma de drogodependencia. El humo pasa del pitillo a la boca del fumador, si el fumador se traga el humo, su cuerpo entero se contamina con los componentes del tabaco. El humo entra por la tráquea y pasa a los bronquios.

Los cuatro principales componentes nocivos del tabaco son: .

  • Nicotina.

  • Sustancias irritantes.

  • Anhídrido carbónico.

  • Alquitrán.

  • La nicotina pasa a los alvéolos pulmonares, que son el destino final del aire inspirado. En este lugar los componentes del aire inhalado pasan a la sangre, bien para ser exhalados o descompuestos. Cuando la nicotina llega a los alvéolos pulmonares, pasa a la sangre desde donde circula por todo el cuerpo. Tan pronto como la nicotina penetra en la sangre, los niveles de nicotina crecen rápidamente, y en menos de siete segundos, llega al cerebro, produciendo una subida psicológica. Produce dos efectos principales: .

    1. Cardiovascular: aumento de la presión arterial, pulso y aumento del ritmo cardiaco.

    2. La nicotina se une al cerebro a estructuras concretas, conocidas como "receptores de nicotina", que inmediatamente producen estimulación: placer, relajación, sensación de bienestar, estimulación intelectual, un efecto tranquilizante contra el estrés y una acción antidepresiva para aportar apoyo moral.

    Algunos fumadores se sirven del tabaco para controlar su peso. De hecho, la nicotina produce en el cerebro una inhibición del apetito. La nicotina aumenta el consumo de calorías en el cuerpo: alrededor de 300, por cada veinte cigarrillos: el equivalente a caminar una hora para un no fumador. Al principio el fumar produce una sensación placentera como resultado del efecto de la nicotina en el cerebro. Tras un cierto tiempo, el cerebro se acostumbra a esta estimulación. A partir de entonces el cerebro ya no funciona sin ella, fumar que al principio era una fuente de placer, tras el período de habituación, se convierte en un remedio contra la sensación de malestar. La nicotina es la causa de un nuevo tipo de comportamiento adquirido, de hecho produce dependencia sicológica y física.

    El alquitrán del humo del cigarro, comienza a actuar tan pronto como entra en nuestro cuerpo a lo largo de todo el tracto respiratorio. Pronto el alquitrán se deposita en la mucosa de la boca, en la tráquea, los bronquios y los alvéolos. Más tarde entra en el flujo sanguíneo, y es parcialmente eliminado a través de la orina. El alquitrán del humo puede provocar cáncer de boca, faringe, laringe y pulmón. Asimismo, también podrá afectar a otros órganos como el bazo, la vejiga, etcétera...

    El anhídrido carbónico (CO) entra en la sangre, uniéndose a la hemoglobina de los glóbulos rojos, en lugar del oxígeno. Por ello, el cuerpo entero padece una falta de oxígeno. Esto explica la fatiga de los fumadores. Cuando hacen ejercicio, les falta oxígeno y sus órganos se resienten. El anhídrido carbónico también actúa en la pared de los vasos sanguíneos endureciéndola. De esta manera, el ritmo vascular disminuye. Estos distintos procesos, suponen un aumento de riesgo cardiovascular para los fumadores.

    Los irritantes actúan en los bronquios facilitando la producción de la mucosa bronquial. Además estas sustancias inhiben el sistema mucoso que expulsa los componentes extraños. Así es como la bronquitis crónica se desarrolla en los fumadores.

    Estas sustancias pueden causar insuficiencia respiratoria a largo plazo. Pero estas sustancias son después expulsados mediante la exhalación del aire o son disueltas por el cuerpo.

    C.3. - COMPRUEBE SUS CONOCIMIENTOS.

    En esta fase se desarrollan una serie de preguntas con respuesta VERDADERO o FALSO para intentar romper varios tópicos acerca del beneficio del tabaco, ésta continúa siendo fase informativa y educativa:

    ¿Fumar cigarrillos suaves es una alternativa al problema del tabaco?.

    FALSO. Todos los cigarrillos, sean fuertes o suaves, contienen diez miligramos de nicotina por cada miligramo de tabaco. El número marcado en la cajetilla es el resultado obtenido por una máquina que fuma automáticamente cigarrillos.

    Además un fumador dependiente de la nicotina que cambia a cigarrillos suaves, inhalará más profundamente para "recuperar" la nicotina que su cuerpo necesita. Siendo este el caso, absorberá también más alquitrán y más monóxido de carbono (CO).

    ¿Fumar le permite perder peso?.

    VERDADERO.- La nicotina reduce el apetito y aumenta el consumo calórico, de hecho un fumador suele pesar dos o tres kilos menos que un no fumador de su mismo sexo, edad y peso.

    ¿Fumar estimula la actividad intelectual?.

    VERDADERO.- La nicotina es un verdadero psicoestimulante que aumenta la concentración y la memoria a corto plazo. Cuando un fumador deja de fumar, a menudo se produce un déficit (que afortunadamente es temporal, como mucho tres o cuatro semanas) en la habilidad intelectual. A medio y largo plazo, la habilidad intelectual vuelve a la normalidad e incluso se mejora. De hecho al inhalar humo se absorberá también anhídrido carbónico (CO) que sustituye al oxígeno en la sangre.

    Abstenerse de fumar mejora la oxigenación de los tejidos y por ello facilita la habilidad intelectual.

    ¿Dejar de fumar es sólo una cuestión de fuerza de voluntad?.

    FALSO.- La fuerza de voluntad o mejor dicho la motivación, es indispensable, pero no siempre suficiente. En algunos fumadores el fumar llega a crear una cierta dependencia. Por tanto este proceso ya no está bajo control voluntario.

    No inhalo el humo cuando fumo, ¿ los cigarrillos, no son perjudiciales para mi cuerpo?.

    VERDADERO.- Sólo si el fumador realmente no inhala. De hecho, el fumador inhalará mucho más de lo que se da cuenta.

    Sólo fumo 5 cigarrillos al día, así que ¿ puedo no ser dependiente del tabaco?.

    VERDADERO.- De hecho una persona que sólo fuma cinco pitillos al día sin que voluntariamente reduzca el número de pitillos fumados, generalmente puede dejar de fumar cuando quiera. Pero esa persona no es dependiente.

    ¿Al 70% de los fumadores, les gustaría dejarlo?.

    VERDADERO.- Pero son conscientes de las dificultades y a menudo rehusan su intento de dejarlo. Esta son las pruebas más fehacientes de la existencia de la dependencia.

    ¿Los efectos beneficiosos de dejar de fumar, se observan desde los primeros días?.

    VERDADERO.- En pocos días, los beneficios son evidentes: la persona recupera el aliento, su tez recupera su resplandor, los sentidos del gusto y del olfato vuelven. Los riesgos de enfermedad cardiovascular disminuye desde el momento que la persona deja de fumar.

    ¿Los anticonceptivos orales están contraindicados para las fumadoras?.

    VERDADERO.- La combinación de tabaco con los estrógenos presentes en los anticonceptivos orales, aumenta considerablemente el riesgo de patologías cardiovasculares relacionadas con el tabaco. Es aconsejable dejar de fumar.

    C.4. -COMPRUEBE SU MOTIVACION PARA DEJAR DE FUMAR

    Esta fase va dirigida a los fumadores, y en especial a los que quieren dejar de fumar. Consta de unas preguntas y respuestas y explica a los fumadores las fases de que consta el proceso de dejar de fumar.

    • ¿Fuma Vd.?

    • ¿Quiere dejar de fumar realmente?

    • ¿Cuantos cigarrillos fuma al día?

    • ¿Ha intentado dejar de fumar alguna vez?

    ¡Quiero dejar de fumar! : El problema radica en que no sólo el fumador ha de querer dejar de fumar, sino que tiene que decidir como dejarlo y saber cuándo hacerlo.

    La decisión de dejar de fumar nunca se toma de forma repentina. Es siempre el resultado de un lento proceso de evaluación, llevado a cabo a lo largo de varios años.

    En cualquier caso es siempre SU DECISIÓN.

    Ciclo de la toma de decisión del diagrama de Raw:

    1. Fumador satisfecho.

    2. Fumador indeciso.

    3 Decide intentar dejarlo.

    4. Intenta dejarlo.

    5. Deja de fumar.

    6. No vuelve a fumar.

    7. Vuelve a fumar.

    En todas las etapas del diagrama, existe una explicación, de los procesos que motivan al fumador; antes de que alguien pueda dejar de fumar, él o ella debe de pasar por una serie de pasos decisivos cada uno de los cuales es tan importante como el siguiente. En cada etapa diferentes razones motivan al fumador:

  • El fumador satisfecho: El fumador satisfecho esta contento consigo mismo, generalmente es consciente de los peligros latentes en el tabaco, pero no se siente afectado. En este estado, es aconsejable dirigirse al apartado: de los efectos nocivos del fumar.

  • Fumador indeciso: La motivación de un fumador indeciso que quiere dejarlo, se incrementa si discute el problema con su médico de cabecera o con personal de centros especializados en ayudar a fumadores a romper su hábito. Un médico está más cualificado para convencer a un fumador, refiriéndose a la salud general del mismo.

  • Decide intentar dejarlo: Para mantener la motivación del fumador en esta etapa, éste debe ser consciente de los problemas que puede encontrarse durante su período de abandono, para estar informado de ellos. Ahora el principio por el que se basa esta estrategia para dejar de fumar va a desarrollarse a lo largo de todo el programa.

  • Intenta dejarlo: Debe permanecer firme. Es decir, aprovechar al máximo las ventajas de dejar de fumar. (redescubrir los sentidos del gusto y el olfato, respirar, etcétera.), y limitar el contacto con otros fumadores durante los s primeros tres meses.

  • Deja de fumar: En esta etapa, la motivación es fácil. Debe encontrar compensaciones en los beneficios que conlleva deja de fumar (por ejemplo una mejor calidad de vida) y darse pequeñas recompensas con el dinero ahorrado (viajes, actividades culturales, etcétera) y, lo más importante de todo: nunca vuelva a coger un cigarro "para ver cómo es".

  • No vuelve a fumar. : Exito. El ex - fumador, consciente de los beneficios de vivir sin fumar, ha superado las dificultades del programa, gracias a una estrategia adaptada a sus necesidades personales.

  • Vuelve a fumar: Cuando un fumador que estaba intentando dejarlo no lo consigue y vuelve a fumar, no debe sentirse vencido. Cada intento, es un paso hacia el éxito de romper "el habito". El fumador debe, analizar los obstáculos encontrados y desarrollar una estrategia que sea más adecuada paga él.

  • La decisión de dejar de fumar, casi nunca se toma de forma repentina. Es siempre el resultado de un lento proceso de evolución, llevado a cabo a lo largo de varios años. En cualquier caso es siempre SU DECISIÓN.

    NORMAS PARA LA REALIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES

    CUMPLIMENTACION DE LOS TEST

    Son estudios hechos a través de cuestionarios, para valorar la satisfacción personal, la motivación para dejar de fumar, la dependencia del tabaco, el tipo de fumador y el estado mental y psicológico en el momento de la realización de los cuestionarios.

    TEST DE MOTIVACION

    ¿Podría dejar de fumar si fuera fácil?

    NO

    ¿De verdad quiere dejar de fumar?

    De ninguna manera

    Un poco

    Moderadamente

    Mucho

    ¿Cree que lo va a dejar durante las siguientes dos semanas?

    NO

    A lo mejor

    Probablemente

    Seguramente

    ¿Cree que en seis meses será Ex - fumador?

    NO

    A lo mejor

    Probablemente

    Seguramente

    DEPENDENCIA. ¿ES USTED DEPENDIENTE?

    • ¿ Fumar le ayuda a controlar su peso?...

    • ¿Cuál es su peso actual?.......

    • En su opinión: Es usted dependiente de los cigarrillos:

    • Psíquicamente

    • Físicamente

    • Psíquicamente y físicamente

    • No especialmente

    • No sé

    (señale con una X)

    TIPO DE FUMADOR

    Cuando fuma el acto de fumar es importante para usted

    NADA

    UN POCO

    CON MODERACION

    MUCHO

    Le resulta placentero fumar

    NADA

    UN POCO

    CON MODERACION

    MUCHO

    El fumar le ayuda a manejar situaciones estresantes

    NADA

    UN POCO

    CON MODERACION

    MUCHO

    Fumar es intelectualmente estimulante para usted

    NADA

    UN POCO

    CON MODERACION

    MUCHO

    Fumar es un tipo de apoyo moral para usted

    NADA

    UN POCO

    CON MODERACION

    MUCHO

    ESTADO PSICOLOGICO

    Me siento nervioso e irritable

    CASI TODO EL TIEMPO

    A MENUDO

    ALGUNA VEZ

    NUNCA

    Siempre obtengo el mismo placer en las cosas que me gustan

    SÍ, SIEMPRE

    NO TANTO

    CADA VEZ MAS RARAMENTE

    YA CASI NUNCA

    Me siento asustado como si algo terrible me fuera a suceder

    SÍ, MUY CLARAMENTE

    SÍ, PERO NO MUY SERIAMENTE

    UN POCO PERO NO ME PREOCUPA

    NADA

    Se como reírme y buscar el lado cómico de las cosas

    IGUAL QUE SIEMPRE

    UN POCO MENOS

    CLARAMENTE MENOS

    YA NUNCA

    Me preocupo mucho

    MUY A MENUDO

    A MENUDO

    SOLO EN OCASIONES

    YA NUNCA

    Me siento contento, de buen humor

    NUNCA

    RARA VEZ

    ALGUNAS VECES

    CASI SIEMPRE

    Puedo sentarme tranquilo, sentirme relajado

    NUNCA

    RARA VEZ

    SÍ, GENERALMENTE

    SÍ SIEMPRE

    Me siento como si hubiera aflojado el paso

    TODO EL DIA

    MUY A MENUDO

    ALGUNA VEZ

    NUNCA

    Me siento ansioso, como si tuviera un nudo en la garganta

    MUY A MENUDO

    RELATIVAMENTE A MENUDO

    ALGUNAS VECES

    NUNCA

    He perdido interés en mi aspecto

    COMPLETAMENTE

    YA NO PRESTO ATENCION

    YA NO PRESTO LA SUFICIENTE ATENCION

    PRESTO LA ATENCIO NORMAL

    Estoy de los nervios

    SÍ, ESE SOY YO

    UN POCO

    NO DEMASIADO

    PARA NADA

    Soy optimista respecto al futuro

    COMO SIEMPRE

    UN POCO MENOS QUE ANTES

    MUCHO MENOS QUE ANTES

    PARA NADA

    Sufro repentinos ataques de pánico

    MUY A MENUDO

    RELATIVAMENTE A MENUDO

    RARA VEZ

    CASI NUNCA

    Me interesan Los buenos libros y la TV de calidad

    A MENUDO

    RELATIVAMENTE A MENUDO

    RARA VEZ

    CASI NUNCA

    Cuantos cigarrillos fuma al día

    MENOS DE 15

    ENTRE 16 -25

    ENTRE 26 - 40

    MAS DE 40

    Inhala el humo al fumar

    NUNCA

    ALGUNA VEZ

    CASI SIEMPRE

    SIEMPRE

    Fuma por la mañana más cigarrillos que durante el día

    ALGUNA VEZ

    CASI SIEMPRE

    NUNCA

    Cuánto tarda en encender el 1º pitillo desde que se levanta

    MEDIA HORA

    UNA HORA

    DOS HORAS

    TRES HORAS

    En su opinión, que cigarro es indispensable para usted.

    EL PRIMERO

    DESPUES DE COMER

    EN LA CENA

    OTRO

    Fuma cuando está con gripe, en la cama

    NUNCA

    ALGUNA VEZ

    CASI NUNCA

    Le resulta difícil evitar fumar en lugares prohibidos

    NUNCA

    ALGUNA VEZ

    CASI NUNCA

    resultados

    En esta fase se analizan todos los resultados de los test efectuados a los alumnos y se establecen las estadísticas. Así agruparemos a los fumadores y no fumadores. Por otra parte, de los fumadores, veremos los que son dependientes físicamente del tabaco o los que son dependientes psicológicamente. Por otra parte veremos el estado de motivación para dejar de fumar y su estado psicológico.

    Seguidamente pasamos a la fase de concienciación, en ella tenemos que hacer hincapié, de que se puede dejar de fumar con las técnicas que vamos a emplear teniendo en cuenta que, si una vez se ha intentado, se puede volver a intentar.

    Con los resultados analizados, podremos ver la situación epidemiológica, y hacer un estudio comparativo con otros realizados y publicados.

    En todos los fumadores, ya sean dependientes físicamente o psicológicamente, le podremos aplicar el programa de deshabituación tabáquica; con lo cual, pasamos a la siguiente fase:

    ¿CÓMO VA A DEJAR DE FUMAR?

    Preparación.

    En una primera fase, prepare cuidadosamente su táctica para dejar de fumar.

    A) Tiene que elegir un día concreto, dando preferencia a la época donde los pequeños hábitos diarios son menos importantes, por ejemplo durante el periodo vacacional.

    B) Debe dejarlo de forma abrupta y total, no se preocupe, es más fácil dejarlo completamente, que ir disminuyendo el número de cigarrillos fumados.

    C) Informe a sus familiares y compañeros de profesión como si de un reto se tratase.

    D) Tire todos los cigarrillos que todavía tenga. No busque entre los cajones un cigarrillo en caso de crisis, esto podría ser una invitación para volver a fumar incluso antes de haberlo dejado.

    E) Deshágase de todos los accesorios usados para los fumadores: cigarrillos, mecheros, cerillas y ceniceros; deshágase de cualquier cosa que le recuerde el hecho de fumar.

    F) Si vive con otros fumadores o mantiene un estrecho contacto con ellos, aprovéchese de su motivación actual para animarles a que sigan su ejemplo. Tener varias personas intentando dejarlo simultáneamente es una parte importante de la motivación.

    G) En cualquier evento durante este periodo evite cualquier contacto con fumadores, tanto como le sea posible.

    H) Temporalmente, limite las ocasiones en que fumar sea casi un acto reflejo. Especialmente la ingestión de estimulantes como café, té o licor.

    Empiece ahora mismo. Piense en otras actividades compensatorias que sean placenteras.

    I) Cada vez que sienta la necesidad de fumar acostúmbrese a beber un vaso de agua.

    Dieta.

    En una segunda fase de su esfuerzo, tendrá que tomar algunas precauciones respecto a su dieta, de hecho fumar es un inhibidor del apetito, mientras está tratando de dejarlo puede haber notado que su apetito ha aumentado.

    Tenga o no tenga un problema de peso, recuerde que un fumador pesa 2 - 2,5 kilogramos menos que un no fumador, por lo cual hay que controlar el peso. Para algunos fumadores, el dejar de consumir nicotina, puede aumentar temporalmente su deseo de comer dulces. Puede consultar a un especialista en nutrición si siente la necesidad de hacerlo.

    Adopte el habito de beber un vaso de agua siempre que sienta la necesidad de tomar un bocado o de fumarse un cigarrillo; vigile su ingestión de calorías, y no se acostumbre a tomar caramelos duros que puedan chuparse durante todo el día. Aproveche que no se fatiga para practicar algún deporte. Los kilos adicionales serán sólo un problema pasajero.

    Ayuda durante el período de abandono.

    Debería pensar en otra acción que pueda reemplazar el hecho de fumar. Deporte, ahorrar el dinero que se gastaba en tabaco y proyectar un viaje. Hacer bricolaje...etc.

    Tratamiento. Terapias sustitutivas.

  • Parche de nicotina: Se pega un parche en la piel y la nicotina es gradualmente absorbida a través de la piel y hacia la sangre durante veinticuatro horas.

  • Si no se es físicamente dependiente de la nicotina, el parche o cualquier otra forma de nicotina (chicle), no son necesarios en su caso. En cualquier caso le aconsejamos que hable de esto con su médico de cabecera. Hay centros que disponen de personal cualificado que escucha y da consejo, además de ofrecer un seguimiento sencillo y con motivación. Dicho seguimiento, ofrece una mayor posibilidad para dejar de fumar.

  • Resultado inmediato:

    Pocos días después de haberlo dejado, experimentará beneficios inmediatos.

    No volverá a quedarse sin aliento, su cutis recuperará su esplendor, redescubrirá los sentidos del gusto y del olfato, su aliento mejorará, sus dientes se volverán más blancos. En general todo su entorno mejorará, especialmente. Además, pocos días después de haberlo dejado, los riesgos que derivan de la consumición del tabaco, disminuirán.

    Post - cura.

    Una vez superado el período inicial de abandono deberá definir su estrategia a medio y largo plazo para resistirse a fumar. De hecho un ex fumador con dependencia física a la nicotina es frágil y puede volver a reincidir bajo ciertas circunstancias.

    A veces se vuelve a fumar debido a un suceso existente (ya sea bueno o malo), que causa un shock emocional, estrés o cierto estado depresivo.

    Otras causas comunes de la reincidencia en los fumadores son el aumento de peso y apetito. Pese a que, son situaciones temporales, suelen ser muy mal toleradas.

    La tercera trampa más común, es fumar socialmente, por lo que alguien puede hacerlo para parecer más sociable alrededor de otros fumadores o sólo por la curiosidad de ver cómo sería. Hay demasiadas circunstancias que podría llevar a un exfumador a volver a hacerlo, depende de cada uno el identificar sus puntos débiles y atacarlos.

    Cuidado, sólo hace falta "un cigarrillo" para volver a fumar, así que esté alerta y recuerde cada día los beneficios de dejar de fumar.

    CONCLUSIONES

    Existen muchos métodos para dejar de fumar como: parches de nicotina, chicles de nicotina, acupuntura, etcétera. Estos métodos sólo producen un efecto placebo, es decir hasta ahora sus resultados no han sido científicamente demostrados. Como otros “placebos” pueden aportar una cierta cantidad de apoyo psicológico y moral.

    Hasta hace poco el problema de cómo dejar de fumar no había sido tomado muy en serio, ni siquiera por los médicos. De hecho, muchos de ellos todavía piensan que dejar de fumar, es una cuestión de fuerza de voluntad.

    Se ha investigado muy poco sobre los mecanismos para dejar de fumar. Por tanto, los fumadores que querían dejarlo se tenían que conformar con estos métodos.

    Ahora está reconocido que el fumar crea dependencia y que los mecanismos de esta dependencia están empezando a ser conocidos.

    Un método racional, efectivo y personalizado puede ofrecerse a personas que están motivadas para dejar de fumar. Esto es lo que ofrecemos en esta programación.

    Durante el período de abandono podremos encontrarnos sobre todo "ansiedad". Sea o no una persona ansiosa, dejar de fumar produce ansiedad. Por eso vamos a ofrecerle una estrategia que combina varios consejos. Primero evaluaremos la motivación, más tarde determinaremos el tipo de dependencia y dependiendo de los resultados intentaremos dar un consejo adecuado e individualizado para dejar de fumar. Normalmente, es suficiente seguir unas pequeñas pistas para evitar los escollos que supone dejarlo. Se hará un seguimiento individualizado y se darán consejos para pasar estos períodos sin pena.

    Después de todo lo anterior tendríamos que realizar una evaluación que mire no sólo el grado de consecución de los objetivos que alcanza cada adolescente, sino también la eficacia del propio programa teniendo en cuenta los esfuerzos de coordinación de los distintos sectores de la comunidad implicados.

    Bibliografía:

    • Oficina Regional de la O. M. S. para Europa.

    • Programa de prevención de tabaquismo.- Ministerio de Sanidad y Consumo 1998

    • Estudio realizado por Álvarez y colaboradores (1989) a instancias de la Consejería de Cultura y Bienestar Social en la población juvenil del área rural de Castilla y León

    • Tomás Vega (1987) estudio en una población de estudiantes de Ponferrada

    • Hoja informativa de Salud Pública, (28 de Octubre de 1998).- Ministerio de Sanidad y Consumo

    • Como dejar de fumar sin esfuerzo: Gilbert Lagrue M.D., Ph. D. y Solange Cormier: Asistencia Pública - Hospitales de Paris.

    • Enciclopedia Microsoft Encarta 1998

    • Medicina Interna, J. Rodés Teixidor y J.Guardia Massó.

    • Revista Jano: Tomo monográfico sobre Tabaco y Salud

    • “Psicología de la Educación”. Textos universitarios. Dir. : Juan Mayor (Editorial Anaya).

    • Profa. I. Serrano Pintado. : Explicaciones en Título de Especialista Universitario en Educación para la Salud en la Escuela 4ª promoción. (Profesora Titular de la Facultad de Psicología. Universidad de Salamanca).

    • Manual de Atención primaria de Enfermería. : I. Zurdo

    • Educación para la Salud. : W. H. Green.- Editorial Iberoamericana

    • Enciclopedia Microsoft Encarta 98. Microsoft Corporation

    proyecto final del MASTER UNIVERSITARIO EN EDUCACION PARA LA SALUD

    1

    5

    5

    . No se preocupe, cada intento le acerca más al éxito.

    NO. No espere, desde el 1º día notará las ventajas de haberlo dejado.