Economía

Tipos de bienes. Consumo. Producción y costos. Mercado. Distribución de la riqueza. Sistemas económicos

  • Enviado por: Gabriela Del Río
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

publicidad

ECONOMÍA

Es una ciencia positiva (emite juicio de hechos) que estudia las actividades económicas en cuanto están dirigidas a adecuar los medios escasos y de uso alternativo a los fines múltiples y de diferente importancia del individuo y de la sociedad.

BIEN: es todo medio capaz de satisfacer directa o indirectamente un deseo o una necesidad tanto de los individuos como de la sociedad.

Su clasificación es:

  • S/ su escasez: - bienes libres: son ilimitados y no son propiedad de nadie. Ej. : el aire.

- bienes económicos: son escasos en cantidad en relación con los deseos que hay de ellos.

  • S/ su naturaleza: - bienes: materiales

- servicios: actividades para satisfacer necesidades a personas.

  • S/ su destino económico: - consumo: Duraderos (electrodomésticos)

No duraderos (alimentos perecederos)

- intermedios: los usa una empresa para la producción y le puede seguir aplicando actividades económicas.

- capital: satisfacen necesidades humanas indirectamente.

  • S/ su grado: - materia prima:

- intermedios: deben sufrir nuevas transformaciones antes de convertirse en bienes de consumo o capital.

- finales: ya han sufrido las transformaciones necesarias para su uso o consumo.

  • S/ su relación con el ingreso: - bienes normales o superiores: relación directa entre consumo y qd.

- bienes inferiores: relación inversa entre el ingreso y la qd.

  • S/ su relación con otros bienes: - sustitutos: compiten por una misma necesidad. Ej. : Coca y Pepsi.

- complementarios: los dos se unen para satisfacer una necesidad. Ej.: nafta y el automóvil.

- independientes: no tienen ninguna relación.

  • S/ su forma en que se consume: - privados:

- públicos: plaza, transporte (compartido por varias personas a la vez)

TEORIA: la teoría nos permite explicar el fenómeno y predecir. Simplifica la realidad para poder explicar. Es una abstracción de detalles y una generalización.

La teoría está compuesta por:

  • Variables definidas con precisión

  • Supuestos definen un conjunto de circunstancias en las más factibles condiciones que se imponen en este caso al modelo económico.

  • Hipótesis acerca del comportamiento de las variables y de los agentes económicos.

MODELOS ECONOMICOS: parecido a la teoría vista de un punto de vista parcial. Mayor grado de simplificación. Son representaciones simplificadas de la realidad que nos sirven para comprender explicar y predecir los fenómenos económicos del mundo real.

El modelo es un resumen de la teoría.

PROCEDIMIENTO METODOLOGICO: Observación

METODO INDUCTIVO-INDUCCION

Parte de las observaciones de los hechos, descubre la relación que hay entre ellos y luego generaliza.

Hipótesis

METODO DEDUCTIVO-DEDUCCION

No hace una observación del fenómeno, éste plantea juicios indiscutibles.

Teorías, Modelos

VERIFICACIÓN-CONTRASTACIÓN

Observación

Leyes económicas: son las que expresan las relaciones generales y constantes entre los fenómenos económicos.

MICROECONOMÍA: estudia los comportamientos básicos de los agentes económicos (son aquellos responsables de llevar a cabo la actividad económica) individuales en el mercado y el mecanismo de formación de los precios.

Tiene cuatro teorías:

  • Teoría de Consumo: estudia el comportamiento de las unidades de consumo y cómo se manifiestan en el mercado.

  • Teoría de la Producción y de Costos: estudia el comportamiento de la unidades de producción y dónde se manifiestan.

  • Teoría del Mercado: estudia cómo se determina el precio en los distintos mercados.

  • Teoría de la Distribución: estudia cómo se determinan los ingresos de los distintos factores productivos.

Ejemplo de microeconomía es: El fenómeno de las vacas locas que ocurrió en Inglaterra el año pasado alteró el mercado internacional de carnes.

MACROECONOMÍA: estudia el sistema económico en su conjunto, en un todo.

Tiene cinco teorías:

  • Teoría del Dinero y del Crédito: estudia las funciones del dinero y cuáles son los factores que determinan su valor.

  • Teoría del Sistema Económico Nacionales: estudia las grandes magnitudes nacionales.

  • Teoría de Economía Internacional: estudia los movimientos internacionales y también las relaciones monetarias internacionales.

  • Teoría de las Fluctuaciones Económicas: estudia la depresión y la prosperidad.

  • Teoría del crecimiento Económico: estudia cómo se desarrolla un sistema económico a largo plazo.

Ejemplo de macroeconomía es: El mercado de divisas nunca descansa.

Los tres problemas básicos de la economía son:

QUE PRODUCIR? CÓMO PRODUCIR? PARA QUIEN PRODUCIR?

EL PROBLEMA ECONÓMICO DE LA ESCASEZ:

Por qué preocuparnos de los problemas económicos? Por qué continuamos luchando por mejorar las condiciones de vida?

Hay dos razones fundamentales:

  • Nuestras necesidades materiales son virtualmente ilimitadas.

  • Los recursos económicos o los factores de producción sin limitados o escasos.

  • Por estas razones, no podemos disponer de todas las cosas que deseamos. Nos enfrentamos con la necesidad de elegir algunas y abandonar otras.

    Las necesidades materiales se deben a dos causas:

    • Cada uno de nosotros tiene necesidades biológicas (vestimenta, alimento, vivienda)

    • Estamos dispuestos a trabajar más de lo estrictamente necesario para satisfacer las necesidades mínimas. Necesitamos los bienes y servicios que hagan placentera nuestra vida.

    PROCESO ECONÓMICO: es toda sucesión coherente de una actividad económica (es toda actividad humana que modifica el conjunto de bienes útiles y escasos a disposición de un sujeto para los fines de la vida)

    Que da lugar a tres etapas:

  • Producción: es toda operación que consiste en hacer efectiva y aumentar la utilidad de un bien. Para ello se utilizan los FACTORES DE PRODUCCION:

  • Tierra: que no es solo la tierra cultivable y la urbana sino también los recursos naturales que contiene.

    Trabajo: es la capacidad física y mental del ser humano.

    Capital: son todos los elementos de producción, es el capital físico.

    Capacidad o Dirección Empresarial: dirige y organiza, asume el riesgo de la actividad.

  • Distribución: serie de operaciones que se hace para repartir los bienes producidos. Es la REMUNERACIÓN (retribución) de los factores productivos.

  • Tierra Renta (r)

    Trabajo Salario (w)

    Capital Interés (i)

    Capacidad Beneficio (b)

  • Consumo: aplicar bienes para satisfacer necesidades. Se forman los precios:

    • NOMINAL: es dinero $

    • RELATIVO: está expresado en otros bienes. Ej. : ese jean vale por 3 compacs.

    QUÉ ES UN SISTEMA ECONÓMICO?

    Es un conjunto de instituciones que determinan de qué manera los distintos recursos disponibles en el mundo son utilizados para satisfacer nuestras necesidades.

    Remontándonos a las sociedades primitivas, donde la gente satisfacía sus necesidades utilizando directamente su propio esfuerzo para obtener de los recursos naturales los bienes que satisfacen sus necesidades, las instituciones económicas tenían menor influencia sobre la vida humana. Esto no quiere decir que los sistemas económicos no existían, la gente nace con ciertos deseos básicos que son la base de la actividad económica y, aunque el tiempo transcurre y haya alto grado de interdependencia, un contacto constante de los individuos entre sí y que cada uno dependa de la acción de los demás, llegando a una organización muy elaborada de instituciones; el hombre siempre va a tener la necesidad de satisfacer sus deseos.

    Las funciones de los sistemas económicos son:

    • Decidir qué es lo que hay que hacer, es decir, qué bienes y servicios hay que producir y en qué proporción.

    • Consiste en la organización de la producción, conseguir que se haga todo en cuanto se ha decidido vale la pena hacer.

    • Es la distribución, el reparto del producto entre los miembros de la sociedad.

    • Grupo de funciones que tienen relación con el mantenimiento y las mejoras en la estructura social, o con el fomento del progreso.

    • Es la de conseguir el ajuste entre consumo y producción, en cortos períodos de tiempo.

    ECONOMÍA DE TRUEQUE

    En un sistema de trueque -sin moneda- se intercambia un bien o servicio directamente por otro. Aquí no existe la diferencia entre vendedor y comprador. Juega papel la coincidencia de necesidades y además existe un gran problema que es la indivisibilidad (con el ejemplo del granjero y del sastre, puede ser que un vestido equivalga a 100 libras de carne y que el sastre no esté tan hambriento)

    ECONOMIA SIMPLIFICADA

    Existen sólo unidades familiares y empresas. El dinero se utiliza como de cambio. Los individuos o unidades familiares venden a las empresas los factores de producción (tierra, trabajo, capital y dirección empresarial). Aquellas a su vez, le retribuyen con rentas, salarios, interés y beneficio.

    Las empresas venden también bienes y servicios a las unidades familiares, por las cuales aquellas perciben ingresos en forma de los gastos de consumo del ingreso monetario.

    Este modelo es una simplificación extrema del funcionamiento del capitalismo.

    Y presenta las siguientes limitaciones o supuestos:

    • No existe el ahorro

    • No existe el sector privado

    (que recauda impuestos y gasta al igual que recauda o administra)

    • No hay inversión

    • No hay acumulación de stocks

    • No existe el sector externo

    CAPITALISMO: puede ser definido como un tipo de sistema económico caracterizado por la propiedad privada (implica el derecho de propiedad, uso y empleo de la riqueza para obtener ganancia) de los factores de producción y por la iniciativa privada (el incentivo es la oportunidad que ofrece el capitalismo de obtener ganancia como consecuencia de la dirección de negocios lucrativos y también los alienta a emprender tareas productivas con el deseo de maximizarlas).

    Las instituciones más importantes son:

    • La institución legal de la propiedad privada, tanto de bienes de consumo como de los factores productivos o de capitales monetarios.

    • Empresa privada (la dirección de la producción por empresas privadas). Dejando de lado un número limitado de empresas estatales, los bienes son producidos por empresas pertenecientes directa o indirectamente a personas.

    EL MOTIVO QUE INDUCE A LOS EMPRESARIOS A PRODUCIR ES EL DESEO DE OBTENER MAYORES INGRESOS BAJO LA FORMA DE BENEFICIOS.

    Como consecuencia de la propiedad privada de los factores de producción y de la iniciativa privada, la economía capitalista se caracteriza por un gran número de decisiones individuales independientes y por una igualmente gran cantidad de transacciones (entre empresas y propietarios de factores, entre las mismas empresas y entre empresas y consumidores)

    • Control del funcionamiento económico efectuado por el sistema de precios. Éste selecciona los bienes por producirse y la cantidad que se producirá de cada uno de ellos. También controla la selección de técnicas productivas y métodos de organización y sirve como mecanismo de distribución de bienes entre los diversos miembros de la sociedad.

    • Importancia de la competencia: la fuerza que evita la explotación de algunos grupos económicos por otros es la competencia. La lucha de distintos individuos, unos contra otros, para aumentar su propio bienestar económico.

    • Papel limitado del gobierno: el capitalismo se caracteriza por la relativa ausencia del control gubernamental sobre la actividad económica, especialmente sobre los precios y la producción. En el siglo (caracterizado por "laissez faire") las interferencias del gobierno eran muy limitadas. En kla actualidad el control estatal es amplio, actúa en FORMA REGULADORA. Ej. : el gobierno trata de evitar los monopolios, trata de mejorar las relaciones entre empresarios y los que proveen la fuerza de trabajo, trata de evitar la venta de bienes que atenten contra el bienestar social. En otros casos se hace cargo de ciertas actividades debido al alto costo que representa el ponerlos al servicio de los usuarios (ej. : los caminos) o porque tiende a un control monopolio.

    ESTAS CINCO CARACTERÍSTICAS SON GENERALMENTE CONSIDERADAS COMO LAS BÁSICAS DEL CAPITALISMO. ES PRECISO RECONOCER QUE LA EXACTA NATURALEZA DEL SISTEMA CAPITALISTA VARÍA CON RESPECTO AL LUGAR Y TIEMPO.

    SOCIALISMO: la característica básica del socialismo es la dirección de todas o la mayoría de las actividades productivas por el Estado en lugar de serlo por las empresas privadas. Además, bajo el concepto común de socialismo, la sociedad privada de los factores de producción (excepto el TRABAJO HUMANO) es reemplazada por la propiedad estatal con lo cual la propiedad deja de ser una fuente de ingresos

    La gente recibe salarios en dinero a cambio del TRABAJO HUMANO. Estos salarios son la única fuente de ingreso individuales.

    La importancia del sistema de precios en el socialismo no es una consecuencia inevitable de la estructura de la economía como sucede en el capitalismo, sino más bien es el resultado de la elección deliberada por parte del Estado.

    Relación entre el mercantilismo, el absolutismo y el Estado Nacional

    El rasgo característico de la nueva época es la aparición de una economía nacional, en el sentido de una política económica que dirigida por el soberano (absoluto), afecta a todo el territorio sometido a su autoridad y busca el enriquecimiento del Estado. La concentración del poder político en manos del monarca, apoyado en la burguesía mercantil y en los ejércitos mercenarios, pudo lograr la unidad nacional, y con ella, la implantación de un sólido Estado, rector de la actividad económica.

    La obra de centralización, emprendida por los monarcas renacentistas, afectó fundamentalmente a la vida económica, ya que los soberanos, para el despliegue de su política nacional, e incluso para la organización de sus cancillerías y estructuras burocráticas, necesitaron medios económicos abundantes y permanentes. La organización del Fisco es una de las principales realizaciones del Estado moderno.

    Los reyes se dirigen a los grandes comerciantes que juegan de banqueros. Les arriendan los impuestos, contratan los empréstitos y saldan los intereses cediéndoles la explotación de dominios reales, en particular minas. Además, les aseguran su protección contra las leyes de la Iglesia y la opinión pública, hostiles al préstamo con interés, y a las especulaciones.

    La hacienda estatal permitirá al soberano sostener los diplomáticos y soldados, que defenderá el país y le abrirán el camino de su expansión.

    Monarquía absoluta y mercantilismo aparecen, así, en función recíproca. La monarquía con sus dominios, sus impuestos arrendados, sobre todo en la agricultura y sus monopolios comerciales, se convierte en una especie de gran empresa capitalista, cuyos técnicos, auxiliares y proveedores son los financieros.

    El mercantilismo tiene a un Estado fuerte, soberano e imperialista; que no tiene por misión hacer reinar la justicia en el orden, como de imponerse, enriquecerse y extenderse.

    El Estado absoluto conserva los metales preciosos para las necesidades de la política exterior, el trabajo es obligatorio para todos, bajo pena de reducción a la esclavitud, y estrechamente reglamentado. Tiene una política violenta y obra con prudencia en la parte diplomática: las armas económicas y financieras no son las que menos usa. Reina un rudo nacionalismo de poder, perseverante y calculador, para quien las finanzas son un medio. Dentro de la óptica mercantilista se vive para enriquecer a la nación, al príncipe.

    2-

    Caso inglés

    En Inglaterra la política mercantilista fue comprendida de forma más sistemática y completa que en otros países, debido a sus grandes posibilidades económicas y a que carecieron, por lo menos durante el siglo XVI, de las fáciles oportunidades del comercio colonial de que gozarán portugueses españoles y holandeses. Los dirigentes económicos ingleses sin olvidar el comercio colonial, buscaron preferentemente el desarrollo de su producción industrial y de su capacidad de trabajo.

    William Cecil, Lord Burghley, hacia mediados del siglo XVI emprendió una amplia campaña para potenciar la industria inglesa, mediante los más variados expedientes: concesión de monopolios mineros; establecimiento de fábricas de municiones; atracción de operarios extranjeros para instalar industrias metalúrgicas; protección de los bosques en las zonas costeras; etc. En general, procuró el aumento de las inversiones de capital en los diversos ramos industriales.

    En la segunda mitad del siglo XVI, el motivo preferente de la política económica fue el desarrollo comercial, y a lograr este supremo objetivo iban dirigidas las célebres Actas de Navegación de 1651 y sucesivas hasta 1673. Estas regulaciones prohibían la introducción en Inglaterra de ninguna mercancía colonial o europea, salvo en barcos del país originario o ingleses o en los que por lo menos, el capitán y la mayor parte de la tripulación lo fueran.

    Las leyes de navegación imponían también gravámenes más elevados a las mercancías que vinieran a Inglaterra en navíos extranjeros y la obligatoriedad de exportación, en exclusiva, de ciertas mercancías, como azúcar, algodón, etc. Las mercancías importadas en las colonias inglesas, deberían serlo exclusivamente en navíos ingleses. Gracias a estas leyes, Inglaterra obtuvo en el siglo XVIII la primacía marítima.

    La política protectora de la producción y exportación nacional se resume en la Corn Law de 1689, que concedía subsidios a los exportadores de granos cuando los precios del mercado interior eran más bajos de un determinado nivel.

    Comercio colonial inglés

    A semejanza de los holandeses, los ingleses crearon también una Compañía de las Indias Occidentales que recibió por 15 años el monopolio del comercio en el Atlántico y en el Indico. Su centro de acción era Surat, en la costa indostánica del mar Arábigo.

    Los holandeses les ofrecieron la resistencia más tenaz, derivándose continuas luchas. Después de 1713, los holandeses fueron eliminados por Inglaterra de muchas de sus posesiones y la rivalidad se planteó con los franceses. Esta lucha anglo-francesa duró todo el siglo XVIII.

    Los ingleses exportaban cereales, productos metálicos, armas de fuego, pólvora, tejidos que trocaban por especias, algodón, calicoes (tejidos de algodón), goma, perlas, etc.

    Este comercio se saldaba con exportaciones de plata que ocasionó al sector industrial, interesado en cortar las importaciones de calicoes, para plantear serias dudas sobre la rentabilidad de este comercio.

    Los gestores de la Compañía alegaban que la aparente exportación de plata era suplida con los beneficios de las mercancías que se importaban, pues muchas de éstas se vendían después en Africa, Europa y sobre todo en América. Así se recuperaban los metales preciosos que habían sido necesarios para adquirirlas.

    Los ingleses en América del Norte

    Los viajes de descubrimiento en América del Norte fueron seguidos por el establecimiento de compañías comerciales. Una, la londinense, recibió como territorio de acción la zona meridional de los Estados Unidos actuales; otra, formada por comerciantes de Plymouth, la zona septentrional.

    La Compañía de Londres logró establecer colonias de plantaciones de algodón, con mano de obra negra, que se convirtieron en núcleos de desarrollo de los actuales Estados meridionales de la Confederación americana.

    El comercio inglés con las colonias de Norte y Centro América se hacía principalmente por los puertos de Maryland y Virginia. Consistía en la importación de tabaco, azúcar, algodón, arroz, etc. A cambio de tejidos, armas, calzado, vidrios, y víveres ingleses. Más que tráfico directo se hacía el llamado comercio triangular, desde Guinea.

    Caso francés

    Francia, alejada también de la escena colonial durante el siglo XVI, desarrolló una política bullonista más fundada en la teoría de la balanza comercial activa que en el comercio ultramarino. Richelieu, primer ministro de Luis XIII, fomentó el comercio exterior y la construcción y ampliación de los principales puertos.

    Pero fue Colbert, el máximo representante del mercantilismo francés. Bajo su inspiración, esta doctrina mercantilista recibió un sello especial que ha merecido el nombre de colbertismo, política caracterizada por su gran pragmatismo.

    Su idea esencial era que el desarrollo de la producción constituía el fundamento de la riqueza general del país y la balanza comercial activa. Como la actividad privada era incapaz de lograr estos propósitos, el Estado debía subsanar sus deficiencias y estimularla mediante su intervención.

    Para fomentar la producción industrial se controlaron las corporaciones y se estimuló el trabajo; se facilitaron las inversiones de capitales y la creación de fábricas y factorías. Como el fomento industrial requería también la mano de obra. Colbert concedió subsidios a las familias numerosas, se atrajo a artífices extranjeros y obligaba a trabajar a mendigos y vagabundos, a mujeres y niños desamparados.

    No escapó a Colbert la dificultad que para el desarrollo de la industria y del comercio suponía la existencia de mercados aislados urbanos y provinciales. Para evitarlo procuró suprimir peajes y aduanas, excepto para los cereales. Incluso, para equilibrar las diferencias entre las diferentes áreas regionales, estableció una distinción entre provincias industriales y no industriales, abastecida del comercio exterior.

    Sin embargo, el balance final del colbertismo no fue afortunado. Los gastos militares de la política expansiva de Luis XIV fueron en gran parte responsables del fracaso. Los ensayos coloniales tampoco fueron demasiado afortunados. El fracaso de Colbert, es una prueba de que el porvenir económico de Francia, más que en el comercio, estaba en el desarrollo de su agricultura y de sus industrias de equipo, descuidadas por éste. La intervención estatal fue excesivamente rígida, entorpeciendo el estímulo privado.

    Comercio colonial francés

    Los franceses, ya desde 1540 practicaron la teoría de ocupación de territorios ultramarinos no habilitados por europeos.

    Colbert dio un gran impulso a la expansión colonial, mediante la creación de compañías privilegiadas. En general, fueron un fracaso. En 1681, Colbert hubo de suprimir su política de monopolio y autorizó el libre comercio con la India bajo determinadas condiciones, como el uso de navíos de la Compañía y la sujeción a su control.

    Solamente el comercio de las islas de América (Haití, Martinica, Guadalupe) se desarrolló rápidamente en la segunda mitad del siglo XVII. A cambio de vinos y aguardientes, carne salada, tejidos, mercería, etc., exportaban a Francia a azúcar, tabaco, y algodón. El aspecto más lucrativo fue la trata negrera y el comercio de contrabando con la América española.

    Caso español

    Todo el problema para España consiste en conservar para ella el oro que importa de sus colonias de ultramar, impedir que se vaya fuera de sus fronteras y que se reparta entre los otros países de Europa. De ahí la política que se ha llamado bullonista (del inglés bullion = lingote) y que es una política de proteccionismo monetario directo y defensivo: interdicción de salidas de oro; obligación para los exportadores españoles de repatriar sus créditos y para los exportadores extranjeros de mercancías españolas, gastar sus ganancias en España.

    Las medidas tomadas para impedir que subieran los precios, se mezclaban con las medidas para retener el oro. El estado interviene a diestra y siniestra en todo sentido. El resultado fue la suba de precios, la parálisis del comercio exterior, la miseria general. El flujo excesivo de oro americano y la política bullonista que impidió que el oro pasará al extranjero, fueron el origen de la declinación económica de España.

    Comercio colonial español

    Los españoles realizaron en América una profunda obra colonizadora, que repercutió en su estructura económica; su regulación se hizo directamente y con los recursos de la Corona.

    El sistema monopolista español descansó en un control exclusivamente fiscal y administrativo. Debido al peligro de los corsarios, las expediciones hacia a América se organizaron de forma colectiva, mediante un sistema de flotas y galeones.

    La esencia del tráfico hispanoamericano consistía en el intercambio de productos manufacturados europeos: objetos de metal, armas, mercurio y mercancías de lujo, por materias primas elaboradas, metales preciosos y perlas.

    El monopolio comercial español en América no solo tropezó con la oposición extranjera, deseosa de participar también en aquel tráfico; desde el punto de vista económico tampoco podía mantenerse. La gran demanda de una economía en expansión no podía ser suplida por una oferta controlada para imponer márgenes comerciales rentables. La industria española, en recesión desde finales del siglo XVI, era incapaz de proveer los bienes de equipo y de consumo que América necesitaba.

    Cambios de pensamiento del siglo XVIII que forman las nuevas teorías económicas

    El pensamiento escolástico y el mercantilismo subsistían todavía en las ideas y en los hechos a mediados del siglo XVIII, cuando los "filósofos" se interesaron en las realidades económicas. Tres nociones consideradas por ellos como esenciales encontraron su aplicación en el dominio económico: la libertad, que debía permitir a las empresas económicas desprenderse de todas las trabas y de todos los reglamentos; la razón, que debía afirmar que la vida económica no estaba sometida a los caprichos del azar sino a leyes; la Naturaleza por último, que debía manifestar su armonía y su equilibrio orgánico en la vida económica como en todas partes.

    Los fisiócratas eran aquellos pensadores de la segunda mitad del siglo XVIII, vinculados al movimiento filosófico, que intervinieron en el nacimiento de la legislación económica de la Constituyente. El jefe de la escuela fue el Dr. Quesnay, quien se interesó por la agricultura.

    Su precepto esencial era el siguiente: la agricultura constituye la única forma de actividad que representa verdaderamente un beneficio ya que la acción de la Naturaleza crea "gratuitamente" los bienes. La vida económica no se desarrolla por azar, esta sometida a leyes; las doctrinas deben, en primer lugar, descubrir estas leyes, y los poderes públicos hacer representar su libre juego. Por esta razón los fisiócratas dieron tanta importancia a la fórmula "laisser faire, laisser passer".

    Si la idea dominante de los fisiócratas -la agricultura única productora de riquezas- perdió rápidamente su interés y apareció como manifiestamente falsa, por el contrario la noción del libre juego de las leyes naturales en materia económica tuvo un enorme éxito y había de ser una de las causas del liberalismo económico.

    La obra de Adam Smith tuvo un alcance considerable: a ella se refirieron la mayor parte de los doctrinarios liberales y justificó el auge y el éxito del capitalismo.

    En su Ensayo sobre la riqueza de las naciones (1776), esbozó un sistema bastante coherente, no obstante sus contradicciones, en el que se insertan, en la extraordinaria armonía, los factores de la producción, del progreso económico y del equilibrio. El hombre, impulsado naturalmente por el interés, se orienta hacia el trabajo y el ahorro, que le proporcionarán y permitirán mantener los bienes que ambiciona. He aquí los dos elementos básicos del sistema capitalista: el capital y el trabajo.

    Rechazó la idea de los fisiócratas sobre la primacía de la agricultura; al contrario, insistió en la importancia de la libertad y creía que el ser humano está movido esencialmente por su interés personal. El juego natural y normal de los diversos intereses personales realiza al mismo tiempo, por un acuerdo armonioso, el interés general.

    Smith era un optimista que confiaba la Naturaleza y en el valor del hombre; su pensamiento estaba por otra parte matizado y admitía algunas enmiendas a la noción de libertad económica total.