Easy Rider

Cinematografía. Road Movie. Reconstrucción histórica. Rebeldía. Fenómeno cultural. Argumento. Música

  • Enviado por: Bruno Lama
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad

EASY RIDER

Análisis del film como fenómeno cultural: ROAD MOVIE

ð

Notas de autor: PRÓLOGO

ðð

Justificación del método analítico: INTRODUCCIÓN

ððð

Interior del séptimo arte: INTRODUCCIÓN

ðV

Buscando mi destino: EASY RIDER

V

Reflexión sobre el viaje: SUEÑO ROTO

ÍNDICE

I. Notas de autor: PRÓLOGO 1

II. Justificación del método analítico: INTRODUCCIÓN 2

III. Interior del séptimo arte: INTRODUCCIÓN 3

IV. Buscando mi destino: EASY RIDER 5

V. Reflexión sobre el viaje: SUEÑO ROTO 11

La semilla: esta obra nace como respuesta a un objetivo de trabajo: ahondar en los acontecimientos que sucedieron en los años 60, acontecimientos que marcaron un antes y un después en la historia, que marcaron un antes y un después en la sociedad, que marcaron un antes y un después en el comportamiento del hombre, de su esencia, de su vida.

El objetivo: no agolpar nombres, ni hechos, ni datos, ... no embutir biografías, lideres, anécdotas o frases, ... no buscar documentación en libros, artículos de revistas, documentales televisivos o páginas de Internet, no tirar de fórmulas dadas, repetidas o copiadas, ... no caer en fáciles, superficiales y ajenas reflexiones ... en conclusión, el objetivo es claramente no adentrarse en un camino asfaltado al que cualquiera pueda tener acceso, no hacer un ejercicio de leer la historia, sino de escribir "una historia". El objetivo es el de intentar llevar a cabo una obra en forma de viaje iniciático (tanto para autor como para lector) que nos muestre las sensaciones de un estudiante del año 2000 respecto a la raíz del concepto de una época marcada por las reivindicaciones y la re-creación de la esencia de la especie humana.

El médium: viajaremos hasta el año 1969, nos sentaremos en la parte de atrás de una moto y viajaremos cruzando América de lado a lado, cruzando la mente humana de lado a lado, con el único fin de aprender, de sentir. El médium: Easy rider de Dennis Hopper, sustento de esta aventura mágica que con ímpetu innovador, propone un viaje por los focos más interesantes de este film, en forma de reflejo del espíritu reivindicativo de los 60. El médium: el cine como fenómeno cultural de la época, con todo lo que conlleva: "la fotografía es verdad. El cine es verdad 24 imágenes por segundo". J.L Godard

Notas de autor: una película, una hojas en blanco y un viaje. Solo esta permitido percibir, sentir, expresar, sentir, aprender y sentir. Una película, unas hojas en blanco y un viaje. Pongámonos el casco. Gracias Dennis Hopper, gracias Peter Fonda.

Como ya queda apuntado en el prólogo, en este trabajo se pretende un viaje al corazón de Easy rider (como muestra del fenómeno cultural del momento) con el objetivo de viajar hasta el corazón del espíritu reivindicativo de la sociedad de los 60. El propósito es sacarle el mayor jugo posible al film como documento histórico y humano, con tal de extraer una determinada visión condicionada y su respectiva percepción condicionadora sobre un contexto, unas características: una historia.

EL FILM COMO REFLEJO DE LAS MENTALIDADES CONTEMPORANEAS

"A veces las películas nos hablan tanto de la sociedad que las ha realizado como del hecho histórico que intentan evocar". Pierre Sorlin. Podemos decir, que el cine como documento histórico tiene dos focos de estudio: por una parte, por el contenido que reflejan, y por otro lado, como testimonio de la sociedad, contexto y ideología de su tiempo. Cualquier película la podemos analizar como un contra-análisis de la historia oficial, siendo el caso de Easy rider , el de un film de un doble valor analítico, tanto por lo que evoca como por lo que refleja, lo mismo: 1968.

Por tanto, me atrevo a catalogar Easy rider como un film de reconstrucción y de reconstitución histórica. Es decir, de reconstrucción histórica por la posesión intrínseca de contenido social, como testimonio de las mentalidades de la sociedad de la época en que se creó: forma: música, lenguaje narrativo, focos temáticos, simbolismos, modo de vivir, sentir, comportarse, de vestir e incluso de hablar. Y de reconstitución histórica, por su voluntad directa de "hacer historia" evocando un periodo histórico, reconstruyéndolo con mayor o menor rigor, dentro de la visión subjetiva de cada autor: contenido.

En conclusión Easy rider como documento histórico puede ser abordado por dos caminos: el de la forma y el del contenido. Dos caminos, un destino.

En este apartado simplemente pretendo dar cuatro pinceladas sobre el complejo funcionamiento e interpretación del cine realizado en la época: generalizando el concepto de Easy rider como fenómeno cultural que refleja las inquietudes y esencia social del momento.

PÓCIMAS PSICODÉLICAS Y REBELDÍA

El cine realizado en los 60, responde a un cine contestatario, sobre el que reflexionar, un cine rompedor con los movimientos artísticos pasados que intenta reflejar y adentrarse en la figura humana y sus complejidades. Pócimas psicodélicas y rebeldía convertidas en viajes mentales: un cine que bebe y da de beber a lo ocurrido en el 68: un cine tanto premonitorio, como independiente, como influido por unos hechos, por una época: por un contexto. Cine moderno.

NEOGÉNEROS: ROAD MOVIE

En una época de revisión en todos los aspectos, no se salvan ni las sólidas estructuras de los géneros hollywoodienses. En el caso de Easy rider, el género cultivado es el road movie, una revisión del western, que propone viajes interiores: viajes iniciaticos y cartográficos, viajes por la geografía de la mente humana.

Este nuevo género tiene varios apuntes de especial interés: la muestra del hombre como un ser complejo y dual escondido tras sus apariencias, la muestra de las cloacas de la sociedad del bienestar y la concepción del antiguo héroe como un perdedor (looser).

Se cultiva un cine visionario, marcado por la maquinación, el vértigo y las paranoias. Un código metafórico y simbólico, acompañado por la gran importancia dada tanto al sonido como a la música. Un conglomerado de expresión que crea reflejo, introspección: pesadillas.

En conclusión, Easy rider no cabe concebirlo como un fenómeno aislado, ni mucho menos, sino como parte de un movimiento artístico y cultural de un contexto, de una sociedad. Tanto el film como su forma y su contenido deben ser considerados como causa y consecuencia de una época, como elementos expresivos de impagable valor histórico, cultural y social.

De esta manera, termina este primer bloque y con él, todo este conglomerado de excusas (razonamientos) sobre la elección de una película y en concreto de Easy rider como vehículo de conexión con los 60. Asimismo, termina la iluminación sobre los puntos de interés de la misma y la forma de abordarlos. Ahora pues, fumemos una calada, quitémonos el casco, soltémonos de manos, respiremos aire fresco y volemos hacia el magnifico mundo de la interpretación, que suene la música. Dime donde debo ir, d i m e d o n d e . . . M A M Á ! ! !!!!!.

Born to be wild

Después de realizar un negocio de tráfico de drogas, nuestros dos protagonistas (Dennis Hopper y Peter Fonda) inician su viaje, despegan en busca de la libertad. Inician un viaje en busca de su lugar en la vida, en busca de su destino (la película fue estrenada en España con el título: Buscando mi destino), viajando hasta el otro lado de América donde poder disfrutar de una vida tranquila y libre, sin ataduras económicas.

Por otra parte, este viaje adquiere otras interpretaciones debido a que el viaje se desarrolla en EUA y tanto la chaqueta, como el depósito de la moto de P.Fonda tienen grabados la bandera americana. Va más allá la preparación del viaje, ya que el lugar en el que esconden su dinero, sus sueños, es el deposito de la moto: depositando todas sus esperanzas en la coraza nacional.

Por tanto, Easy rider comienza como un doble viaje paralelo hacía un lugar muy lejano, tanto como los conceptos que buscan y pretenden: por una parte, viajan en busca de lo que inicialmente consideran su libertad; y por otro lado, en busca de América: de su sustancia, de su materia, de su identidad. A lo largo del viaje, las diversas experiencias irán tiñendo estos conceptos inmateriales de matices, hasta deformarlos de su forma inicial.

Un inicio de viaje marcado por la fe, las esperanzas, el positivismo y la confianza,... un viaje que dejará de ser una fita personal para ser una búsqueda de la naturaleza del hombre (born to be wild). Un viaje que irá más allá de la simple coraza americana, entrando a hurgar en su más oscuro interior. Un viaje en busca de dejar un tiempo atrás, dejando las ataduras y controles sociales: un viaje en busca de la vida, de la libertad, de la intemporalidad . P.Fonda lanza su reloj. Ambos arrancan sus motos y se adentran en un camino del que no se divisa el final. Suena la música: Born to be wild.

HABLAN LAS CONCIENCIAS

De forma introductoria me gustaría decir que la música fue un fenómeno cultural de expresión de vital importancia en la época, que el cine como ha sucedido siempre con cualquier novedad artística o tecnológica, lo supo conjugar relevándole la debida importancia. Caben citar muchas películas que lo hicieron de forma inmejorable: 2001: a space odyssey, The graduate, ...

La música no acompaña, la música invade el sentido del viaje como una expresión de aprendizaje y como un grito de protesta de los dos moteros. Es un color más en el arco iris de focos de expresión que viajan de la mano de nuestros protagonistas, tanto en su avance físico como en su reflexión mental.

Las canciones aparecen en todo momento en primer plano y prácticamente son puestas en su totalidad (sin cortarlas) como muestra de la importancia que se les da a las mismas. Estas canciones van acompañadas la mayoría de veces (salvando dos excepciones) de imágenes de naturaleza, paisaje, avance de las motos, amaneceres, atardeceres, soleadas, ríos, aguas, ... En las dos excepciones citadas, acompañan un baño con unas chicas y un viaje psíquico y revolcón físico con otras dos. Por tanto yo consideraría la música como un elemento que forma parte del transcurrir de la vida, del sonido de la naturaleza, que viaja de la mano de unos conceptos tan naturales e indispensables como son: el Sol, el agua y la reproducción.

Pero a parte de esta concepción del elemento musical, considero que la función que cumple la música en la película es la del sonido de las conciencias de los moteros que avanzan en silencio por la carretera, por la experiencia, por la vida. Por tanto simboliza la reflexión más interna de nuestros protagonistas, su voz de la conciencia: atravesando el viaje físico y mostrando el sentido reivindicador y de aprendizaje del mismo.

CASA SIN TECHO

P. Fonda se despierta por la mañana, abre los ojos, el Sol golpea con fuerza, decide pasear por el descampado y observa ... y mira: una casa sin techo, un reloj parado, un libro con hojas en blanco, un terreno quemado por el tiempo: ¿metáfora?

Ambos se encuentran en la gran casa de los hipíes, una de las chicas del grupo coge un libro y empieza a leer: "empezar trae infortunio, perseverar trae peligro, no todas las exigencias de cambio en el orden establecido deben atenderse, por otro lado no debe dejar de prestarse oído a las quejas repetidas y bien fundadas ...". En el momento en que una chica pretende explicar estas palabras, aparece un grupo de teatro en la habitación que anuncian que vienen a por la cena (primero pidiéndolo y más tarde exigiéndolo), acabando por echar a la gente, sin más que expresar: ¿metáfora?

Se encuentran los dos protagonistas con Jack Nicholson, alrededor de una hoguera y este empieza a explicar porque los extraterrestres no se presentan sin más ante los humanos, acabando en su reflexión, por comparar su sociedad con la americana: habla de sociedades más evolucionadas, sin líderes, ni guerras, ni dinero, con autoalimentación y sin preocupación por el transporte, que contrasta con los anticuados sistemas terrícolas y su estructuración y desigualdades sociales: como decía Hitchcock, las cosas se dicen una vez, otra por sí alguien estaba despistado o no lo había pillado y una tercera, para el tonto de la última fila.

La reflexión sobre la sociedad y sus estructuras (tentáculos) es una de las quejas básicas del film, reflejo de un país sin rumbo y agitado por no poder hacer frente a la reivindicación de libertad individual y colectiva, sin reseñas. Un país dividido y marcado por la radicalidad incontrolada, por el rechazo de ideales y versiones convencionales de la identidad americana. Una casa sin techo, que hace necesaria una nueva forma de ver las cosas: mediante el intento de evasión, mediante el intento de revolución.

EL FUEGO CAMINA CONMIGO

Cada noche, los personajes principales encienden un fuego a su alrededor sobre el que reflexionan, es la muestra de su fuego interno, que cada noche antes de ir a dormir observan y calibran entre surrealistas y/o interesantes conversaciones.

Podemos considerar el objeto de revolución como un grito de angustia contra la autoridad: la lucha por unas reivindicaciones, por unos nuevos ideales y una multidentidad. Ante todo se dan las circunstancias bajo las cuales se observa una casa sin techo, concepto que da lugar al grito por la necesidad de cambio.

Arde un fuego interior, que ha sido rebufado por acontecimientos como la guerra del Vietnam, el asesinato de Kennedy y Martin Luther King y el conglomerado de las circunstancias de una época que hacen todo cuestionable y hacen crecer más y más el fuerte sentimiento de enjaulamiento interno por las directrices externas: ausencia de libertad, omisión, no existencia.

Necesidad de revolución: los conceptos pasado y presente se conjuntan en diversas escenas en las que se trasmite la queja ante el orden establecido y la necesidad de cambios, rechazando absolutamente todo el pasado. Cuando ambos están en la cárcel, encerrados físicamente, como símbolo de su situación existencial, observamos una placa en la pared que dice lo siguiente: " el mismo ayer, para hoy y para siempre", símbolo del objetivo y rumbo de la inamovible cárcel social. Otro ejemplo más, cuando se encuentran por dos veces en un cementerio: en el primer caso, riendo de forma descuidada y respondiendo con burla ante la demanda de respeto; y en el segundo caso, en el viaje psíquico y revolcón físico, en lo que es un acto de rechazo ante todo lo anterior, buscando la gestación de un orden nuevo. El fuego camina conmigo: un contexto, una ideología, una necesidad, un sentimiento.

LAS CARAS DE UN GRITO DE PROTESTA

El film congrega la imagen popular de la espada de tres puntas que representó a esta época: los moteros con chupa de cuero que rompen con todo, los estudiantes visionarios y los hipíes. Tres puntas marcadas por la sensibilidad y la incomprensión, marcadas por el optimismo desbordado y la consecuente ira incendiaria.

Los moteros: la película nos muestra mediante los dos protagonistas, la complejidad y dualidad del ser y de sus comportamientos. Por una parte tienen lugar los conceptos: provocación, improvisación, naturalidad e ímpetu (D. Hopper); y por otro lado, se refleja el concepto de la evolución de la mirada de estos visionarios sin límite que fueron viendo en progresión como sus objetivos se convertían en utopías históricas

Los estudiantes: refleja el espíritu estudiantil en el que había un sentimiento desbordado y sin ataduras, una concepción contra la autoridad, el conservadurismo y el miedo. Filosofía activa.

Los hipíes: pueden definirse en grupos o poblados, en una perfecta comunión de amor. Son seres místicos y pasivos con amor por la evasión, las ideas religiosas y espirituales, el gusto sencillo.

En conclusión, el film no ahonda en exceso sobre los diferentes frentes de protesta, ni sus reivindicaciones especificas, conformándose con mostrar simbólicamente la figura de los tres frentes populares de EUA. Pero ante todo, Easy rider intenta ser la expresión de la multitud diversa de caminos posibles para llegar al mismo final de camino abstracto: la libertad, basándose en unas concepciones, unos ideales, unos instintos y sueños, esperanzas, fe: "si Dios no existiera, habría que inventarlo".

BUSCANDO EXCURSIÓN PSÍQUICA

Uno de los pilares de sustento de esta generación la podemos encontrar en las drogas, para ser exactos cabría destacar dos: la marihuana y el LSD, y ambos los podemos considerar como una búsqueda de excursión psíquica de diferentes niveles, como una búsqueda de introspección.

La marihuana está presente absolutamente todas y cada una de las noches que pasan los moteros reflexionando alrededor de su fuego, manteniendo conversaciones que intentan explicar situaciones, paranoias, sueños. Es un método de viaje interior, de búsqueda de la paz interna, de búsqueda del ser que llevamos dentro. Suponen una nueva forma de ver la vida y como dice J.Nicholson "y falta que hace". (Considero que toda la película en sí, acompañada de mi modesta interpretación personal, piden a gritos la legalización de la marihuana en todos los ámbitos: tanto con uso médico, como evasivo, como introspectivo, como artístico. Ahora me quedo más tranquilo, continuemos)

La aparición del LSD, significa un viaje en forma de video-clip, en el que el sonido tiene vital importancia, donde la moto no existe y el viaje se adentra profundamente en las inquietudes de las mentes de los personajes. Este viaje al inconsciente, al alma de los moteros podemos considerarlo como una síntesis de las reflexiones que estos se plantean en silencio durante todo el viaje, mostrando la significación de todo su recorrido de aprendizaje y reivindicaciones: de búsqueda. El odio, el lloro, la impotencia, las paranoias, el surrealismo, ... son las notas predominantes de este viaje mental del que extraigo un concepto de interés basándome en una serie de reflexiones consecutivas. Estas reflexiones vienen dadas con voz femenina, por lo que considero que surgen del más sincero interior de cada uno de los protagonistas, de su interior más irracional: "siento lo de fuera pero no lo de dentro, no te pares me estoy muriendo", "por favor, que suceda", "estoy aquí", "quiero salir": todas ellas las consideraría como gritos de su conciencia por llevar a término lo que su fuego interno les dicta, la voluntad de llevar a término ideales, comprometiéndose con su postura, luchando por que suceda, por mostrar que están aquí, por poder vivir su instinto interno, por sentir su alma, su vida, la libertad. Son un grito agónico y encerrado, muestra de la claustrofóbica opresión de la naturaleza del hombre, voces internas que no pueden parar de sentir anhelo; gritos que advienen susurros y se pierden ante el ruido mecánico de nuestra sociedad.

NO ES LO MISMO HABLAR DE ELLA QUE TENERLA

El viaje de D.Hopper i P.Fonda a medida que va avanzando se va adentrando en el interior de los conceptos expuestos como destino inicial: la libertad y el otro lado de EUA. La experiencia y el aprendizaje que supone el viaje les mostrará un concepto de libertad diferente, en el que el hombre para ser libre no debe escapar de su situación, sino que debe enfrentarse a ella en busca de la naturaleza de su ser. Con ello, los conceptos de libertad y felicidad asumen unos rastros de utopía que los hacen más lejanos. A su vez en su viaje hacía el interior de América, encontrarán que no es lo mismo hablar de la libertad que tenerla, ya que el alma y corazón profundo de EUA no es más que una comparsa conservadora que responde al "hecho de libertad" con miedo y consecuente peligro: reflexión de Jack Nicholson frente al fuego " ... todo el mundo quiere ser libre, pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro que no les digas jamás que no son libres porque entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son. Están todo el día dale que dale, dale que dale con la libertad individual y ven un hombre libre y se cagan de miedo".

Al llegar a su destinación, al pueblo (América sincera, profunda: el corazón) no encontrarán más que obstáculos. Ya durante todo el viaje se hace patente la dificultad de hospedaje, de "búsqueda de sitio". Pero al llegar al alma de EUA no encontraran más que rechazo, arrogancia. Acabarán despertándoles del sueño (mientras dormían) a palos, acabando con sus esperanzas, acabando con una búsqueda sin destino, alejando de su alcance las utopías y mostrándoles en forma de reflejo de que esta hecho el ser humano, y por todo ello, matándoles ideologicamente, espiritualmente: "la jodimos".

.