Drogas: Adicciones

Psicosociología. Drogas. Sustancias sicotrópicas. Alcohol. Tabaco. Juego. Drogadicción: factores. Tratamiento. Abuso. Consumidores: tipos. Tipologías. Efectos

  • Enviado por: Jorge
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 74 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

Desde épocas inmemoriales, personas de todas las clases sociales han usado los estupefacientes y hasta ahora, no se ha probado que exista algún grupo racial o étnico que sea inmune a las toxicomanías. Es probable que el hombre en épocas muy remotas conociera sustancias capaces de provocar nuevas sensaciones y por consiguiente nuevos estados de conciencia, que unidos al deseo de enmascarar la realidad, serían el punto de partida del uso inadecuado de estas sustancias.

El uso de las drogas estupefacientes es un problema social relativamente moderno, no tanto porque la sociedad haya tomado conciencia por sí misma de que el uso de estas sustancias acarrea problemas sociales y problemas individuales, sino más bien, porque solo hoy, el “vicio” ha adquirido la fisionomía de “fenómeno social del siglo XX”. No fue sino a finales del siglo XIX cuando se consideró el uso y el tráfico de estupefacientes como un problema internacional; anteriormente se le veía como un negocio más o menos legítimo y hasta se pensó que el uso de determinadas “drogas” (opio, hojas de coca, marihuana, etc.) provenían de hábitos muy arraigados en algunos grupos sociales en determinados países. Sin embargo, la realidad demostró lo contrario ya que la situación actual es más compleja, porque además del abuso de estupefacientes se usa y abusa de las llamadas “sustancias sicotrópicas”, hasta tal punto que las Naciones Unidas promovieron el control internacional de esas sustancias mediante la “Convención de Viena” realizada en 1971.

Gran número de estupefacientes y sustancias sicotrópicas son productos naturales o sintéticos, que en general tienen uso médico sobre la actividad mental y el estado de ánimo del usuario. En consecuencia, cuando son utilizadas bajo control médico son beneficiosas para la salud; por el contrario, cuando son usadas indiscriminadamente, sin ningún control, cuando en general se abusa de ellas, son nocivas a la salud, al usuario y a la sociedad.

Este folleto está fundamentalmente destinado a impartir conocimientos sobre las drogas a todas las personas interesadas en el mismo, especialmente a los jóvenes para que de esta manera tomen conciencia del daño que puedan ocasionar las drogas a su salud y para la sociedad.

FACTORES CLAVE DE LA DROGADICCIÓN

  • Habituación: es algo que realizamos a diario y que se hace costumbre. El consumo habitual de “Drogas” puede llegar a la dependencia.

  • Dependencia: es la necesidad física de consumir frecuentemente y en cantidades cada vez mayores, dando como resultado problemas físicos y sicológicos al individuo.

  • Estos dos términos se relacionan en gran cantidad:

    • Los dos son realizados diariamente.

    • Ambos le hacen daños al cuerpo.

  • Causa de la habituación y dependencia.

    • Existen factores de orden social, económico y cultural que pueden conducir a la habituación y dependencia.

    • El inadecuado manejo de las emociones y sentimientos, que impiden una buena comunicación con los demás miembros del grupo social y familiar. Esto produce un aislamiento del individuo.

    • El desequilibrio en las relaciones de autoridad, la paternidad irresponsable y despreocupada, así como la falta de responsabilidad y respeto en el hogar, deterioran la relación entre padres e hijos.

    • La disminución de la autoestima o valorización que tiene el individuo de sí mismo, provoca en él sentimientos de incapacidad y frustraciones que lo deprimen.

    • La fácil disponibilidad de las drogas.

    • La poca información sobre las drogas, uso y consecuencias.

    • La curiosidad, el joven tentado por la curiosidad puede consumir drogas.

    • Por inducción cuando condicionan el ingreso del joven a un grupo sino consume drogas.

  • Medidas preventivas a la habituación y a la dependencia.

    • Campañas para informar a la colectividad de manera objetiva y actualizada sobre las drogas, su uso y consecuencias.

    • Orientar al joven para lograr sus metas, valorándolo individualmente y propiciando su participación en actividades para las cuales tenga mejores aptitudes.

    • Fomentar la participación de la juventud en actividades deportivas, culturales y recreativas, para alejarlos del vicio.

    • Informar a la colectividad sobre la existencia de centros de orientación, capacitación y rehabilitación de farmaco-dependientes de forma tal, que éste y sus familiares sepan dónde acudir para su tratamiento.

    • Luchar coordinadamente entre el estado y su administración, ministerio de justicia, ministerio de la defensa, sanidad, familia, medios de comunicación y la colectividad en general, contra el consumo y tráfico de drogas.

    Cada ser humano es un individuo “único”, con características propias, virtudes y defectos, facilidades y limitaciones. Es por lo que cada cual debe orientar sus metas en el sentido que considere sea capaz de lograrlas. Así evitarán frustraciones que puedan llevar al individuo a consumir drogas.

  • Adicción: es el consumo de una droga o la participación en una actividad se convierte en adicción, si a pesar de que le causa problemas en su vida, usted sigue haciéndolo.

  • Causas: entre las causas más abundantes son los problemas familiares, la curiosidad y los amigos.

  • Tipos de adicciones: no sólo se puede ser adicto a sustancias (alcohol, medicinas, tranquilizantes, drogas) también se puede ser adicto a algunas actividades (comer, ver televisión, trabajo) con los mismos motivos y la misma evasión que las drogas. A continuación se tratarán algunas de estas actividades:

    • La adicción al trabajo: la adicción al trabajo se ve como algo respetable. Al fin y al cabo, los “laboradictos” son excelentes empleados. No obstante, en su interior quizás no se sientan realizados. El trabajo puede servir tanto para distraer la atención de los sentimientos dolorosos como para buscar obsesivamente la aprobación de otros.

    Tal como el hielo protege al patinador de ahogarse en el agua, la actividad protege al laboradicto de ahogarse en sus sentimientos. Al igual que el patinador puede causaradmiración en los que lo contemplan. Pero todo es superficial. ¿Qué suele haber escondido debajo? Linda T. Stanford, consejera especializada en salud mental, escribe: “cuando el laboradicto no está absorto en su trabajo, puede verse abrumado por espantosos sentimientos de depresión, ansiedad, ira, desesperación y vacuidad”.

    La inherente compulsión de muchos laboradictos hace pensar que se trata de una característica arraigada desde hace mucho tiempo, posiblemente desde la infancia.

    • Teleadicción: Hay personas que manifiestan que no pueden vivir sin la televisión. Como en el caso de aquellos que dicen que la TV los tranquiliza de los problemas. Se ha destacado que el ver demasiada TV obstruye la capacidad de pensar; también permite que el espectador se aísle del mundo real y entrar en un mundo mental pasivo y agradable. Sin embargo, la TV trae mucho más daño a los individuos con poca capacidad. Peor aún en el mejor de los casos, la TV no es más que un sucedáneo de la vida real.

    • Adicción al juego: El jugador compulsivo suele ser mucho más que la cuestión del dinero. Es exactamente como tomar una droga. Para el jugador compulsivo el estar jugando ya es en sí una recompensa lo cual cambia el ánimo y produce una sensación semejante a la euforia de la droga. El juego trae como consecuencia perder sus amigos, familiares y prácticamente todo su dinero.

    • Adicción a la comida: Los trastornos de apetito, a veces sirven para desviar la atención de sentimientos desagradables. A otros les proporciona una falsa sensación de control y puede que sea el último campo en el que se sientan que puede ejercer cierto grado de autoridad.

    ¿Cómo vencer la adicción a diversas sustancias?

    Abandonar una adicción es como mudarse de la casa donde uno es criado. Aunque vieja y deteriorada, cuesta dejarla, pues ha sido nuestro hogar. Romper con la adicción no será fácil pero el esfuerzo merecerá la pena.

    El primer paso es abstenerse de las sustancias adictivas, deshaciéndose enseguida de toda existencia que tengan en su poder y de todos los relacionados a éstos. Este paso lo podríamos definir como el experimental y el más difícil, ya que van a pasar por una serie de síntomas desagradables; el adicto va a sentir que está caminando en la cuerda floja, que siente temor al mirar hacia abajo por tenerle miedo a las alturas, esto quiere decir, que el miedo de fracasar tal vez lo haga razonar: “Como de todas formas me voy a caer, debo tener el esfuerzo para superarme”. Los problemas no son atacados personalmente, son situaciones que debemos enfrentar.

    Pero el adicto no puede resolver su problema solo. Necesita una ayuda profesional para vencer la adicción en su totalidad.

    Una plaga de adicción mundial

    • Una encuesta llevada a cabo en México reveló que una de cada ocho personas con edades comprendidas entre los 14 y los 65 años es alcohólica.

    • La asistente social Sarita Broden comenta que en Japón proliferan los trastornos del apetito. Dice “Entre 1940 y 1965, la incidencia de los trastornos del apetito fue aumentando paulatinamente, para dar un gran salto entre 1965 y 1981 tanto en los pacientes internos como en los externos. Pero desde 1981 el aumento de los casos de anorexia y bulimia ha sido espectacular”

    • En China parece que la cantidad de consumidores de heroína aumenta muy deprisa. El Dr. Li Jianhua, que trabaja en el Centro de Investigación sobre el Consumo de Drogas de Kunming, dice “La heroína se ha extendido desde la región fronteriza hasta el interior, desde el campo hasta las ciudades, y está llegando a personas cada vez más jóvenes”.

    • En Zurich (Suiza), un mercado al aire libre de carácter experimental para la compraventa de drogas resultó un fracaso. “Pensábamos que conseguiríamos descubrir a los vendedores, pero no fue así”, dice el Dr. Albert Weittstein, lamentando que solo habían conseguido atraer a vendedores y consumidores de lugares lejanos.

    Diferencia entre adicción y abuso

    Hay muchas personas que abusan de ciertas sustancias, sin embargo, existe una diferencia entre abuso y adicción. Hay muchos que abusan de ciertas sustancias, mas no son adictos a ellas. Pueden dejar de consumirlas sin sentir el impulso irresistible de volver a tomarlas. Pero los adictos descubren que no pueden dejar el objeto de su adicción. Además, cualquier placer eufórico que antes derivaban queda eclipsado por una sensación de angustia. En el caso de los adictos, es típico que llegue un momento en que empiecen a odiarse a sí mismos y a sentirse horriblemente atormentados por el dominio que la adicción ejerce sobre ellos.

    “El término adicciones puede aplicarse a toda clase de comportamiento compulsivo”.

    HISTORIA DE LA DROGA

    La historia del consumo de productos tóxicos por el hombre se remonta a épocas perdidas en la niebla del pasado. Tanto en el nuevo como en el viejo mundo existen registros de diversas prácticas realizadas hace siglos, quizás milenios, relacionadas con la utilización de sustancias alteradoras dela mente o embriagantes.

    Desde tiempos muy remotos ha sido un recurso utilizado por los shamanes, sacerdotes y brujos para entrar en trance al fin de llevar a cabo sus actividades religiosas como profetizar, adivinar, sanar enfermos e invocar a los espíritus para comunicarse con él. No lo usaban en forma repetitiva para crear estado de euforia y placer.

    Los habitantes de ciertas regiones de Africa y los Altiplanos de Perú y Bolivia mascan nuez de betel, hojas de coca u otros alcaloides para disminuir la sensación de hambre y cansancio.

    Pero en la actualidad la gente que vive en las ciudades del mundo industrializado, que viven en comodidades, se dedican con insistencia a usar numerosas drogas que alteran la mente y perjudican profundamente las funciones cerebrales, con el único propósito de obtener placer a cualquier costo.

    ORIGEN DEL TERMINO “DROGA”

    Actualmente se utiliza el término genérico “droga” para indicar numerosas sustancias sobre todo de origen vegetal, utilizadas en las industrias de perfumería, farmacia, medicina y alimentación. Sin embargo, el término ”droga” ha experimentado notables cambios. La venta y el uso de las especies en Europa alrededor del siglo XVI, dio al término de “droga”, el sentido vago de “condimentos aromáticos”, solicitados en las comidas de la Corte o de los ricos mercaderes renacentistas. Tanto es así que en muchos relatos de la historia de la época “Drogar” significa simplemente “condimentar con drogas”(canela, pimienta, nuez moscada, etc.)

    La posterior utilización por parte de la farmacopea de algunas de aquellas especies de uso entre los pueblos malayos y polinesios con fines terapéuticos o para ritos de iniciación, desplazó la acepción de “droga” hacia el campo de la medicina y se convirtió en un sinónimo de estupefaciente. Ya en el siglo 19 la práctica y el abuso de los narcóticos naturales formaban parte de las costumbres excéntricas de los artistas y bohemios, se hizo patente la idea de que la droga es “el sublime veneno que exalta y aturde de la monotonía de la vida cotidiana”.

    Las drogas estimulan siguiendo un proceso de los centros nerviosos. Tal proceso va desde una fase aparente de armonía fisiológica denominada la “sinestesia” hasta la fase sucesiva de delirio y obnubilación.

    En términos generales, podemos definir “droga” como agentes químicos capaces de influir, positiva o negativamente, en el proceso de transmisión que cumple la sinapsis, su introducción en el cuerpo humano causa estados de anormalidad que repercuten tanto en la personalidad como en la vida de quienes la usan.

    LA DROGA EN EL MUNDO

    En la China se han encontrado restos de fibra de cáñamo(marihuana) de una antigüedad de más de tresmil años antes de Cristo. Un tratado de medicina del siglo I, asevera que la marihuana tomada en exceso “hace ver monstruos y si se usa durante mucho tiempo puede comunicar con los espíritus y aligerar el cuerpo”.

    En Guatemala, se han encontrado piedra-hongos de unos 30 cm de largo, que tienen casi dos mil años de antigüedad. Antiguamente, cuando los sacerdotes querían comunicase con su dioses y recibir un mensaje, comían de esta planta para provocar el delirio.

    En España inhalaban polvo de cahoba o Yopo para comunicarse con el mundo de los espíritus. Esta droga era utilizada por los nativos de Trinidad y las islas adyacentes.

    Europa Austral y Occidental son el paraíso de las solanáceas alucinógenas, donde crecen en estado silvestre plantas narcóticas como el beleño, la belladona, la mandrágora y varias saturas.

    En los Estados Unidos y Canadá el mercado de consumo ha logrado crecer infinitamente, no sólo porque es en su propio territorio donde funcionan laboratorios que producen drogas, sobre todo sintéticas, que se consumen masivamente, sino porque hacia allá van las inmensas cantidades de drogas que se producen en Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador y Brasil y que por intermedio de Venezuela casi en toda América Central van a surtir ese atractivo mercado que, además, compra en dólares.

    Heroína

    Morfina

    Codeína

    Narcóticos Paregórico

    Petidina

    Metadona

    Barbitúricos

    Tranquilizantes

    Bromuro

    Sedantes Alcohol

    Goma de zapatero

    Nicotina

    Clasificación

    de las drogas. Anfetaminas

    Cocaína

    Estimulantes Cafeína

    APC

    STP

    LSD

    Alucinógenos DMT

    Mezcalina

    Psilocibina

    Alucinógenos Marihuana

    Intoxicantes

    • Narcóticos: Son drogas que producen dependencia física y psicológica, unos de sus efectos son la euforia, reducción del temor, de la tensión, de la ansiedad, la actividad física, produciendo insomnio, vómitos, etc.

    Los drogadictos necesitan dosis más y más elevadas para lograr sus efectos, lo cual es costoso. Las víctimas inveteradas recurren a menudo al crimen para satisfacer su vicio.

    • Sedantes: Son drogas que deprimen y retardan las funciones del cuerpo. A menudo, estas drogas se llaman tranquilizantes y píldoras para dormir o, a veces, simplemente sedantes.

    Sus efectos oscilan entre calmar a personas que experimentan ansiedad y promover el sueño. Tanto los tranquilizantes como las píldoras para dormir pueden tener ambos efectos, según la cantidad ingerida.

    • Estimulantes: El término “estimulante” se aplica a varios grupos de drogas que tienden a aumentar la agudeza mental y actividad física. Algunas personas emplean los estimulantes para contrarrestar la somnolencia y el sentimiento de “cansancio” producido por las píldoras para dormir. Este ciclo de estímulo/depresión es sumamente perjudicial para el cuerpo y además peligroso.

    • Alucinógenos: Son drogas que afectan las percepciones, sensaciones, capacidad mental, conciencia y emociones de las personas.

    Tipos de consumidores de drogas

  • Consumidor experimental

    • Causa más común de su consumo: curiosidad, experimentar un estado de ánimo diferente.

    • Características del consumo: consumo esporádico. Individuos que llegan a probar una vez y luego la dejan y no vuelven a consumirla.

  • Consumidor recreacional

    • Causa más común de su consumo: búsqueda de placer.

    • Características del consumo: esporádico, de tipo social.

  • Consumidor circunstancial

    • Causa más común de consumo: necesidad de lograr un fácil apoyo para enfrentar una situación determinada.

    • Características de consumo: consume cada vez más para sentirse “bien” ante determinadas situaciones.

  • Consumidor habituado

    • Causa más común de consumo: mantener el estado anímico, sicológico o físico que produce la droga.

    • Características de consumo: una o más veces al día.

  • Consumidor adicto

    • Causas más común de su consumo: necesidad permanente y compulsiva de experimentar el estado psicológico y/o físico que la droga produce.

    DROGAS LEGALES

    Son aquellas drogas que se pueden divisar a simple vista, es decir, son permitidas por el Gobierno. Entre éstas podemos mencionar el alcohol, el cigarrillo, los fármacos (tranquilizantes, anfetaminas, analgésicos, barbitúricos)

  • El café, té o colas: Son estimulantes del sistema nervioso central, su sustancia activa es la “cafeína”.

  • La cafeína es un alcaloide extraído del café y el té y de otros vegetales que se utilizan como estimulantes.

    Los antiguos aztecas consumían bebidas rituales preparadas con granos de cacao, ricos en cafeína, con los que elaboraban chocolate. En Africa, la gente empleaba la nuez de cola. Hoy en día ingredientes de muchas bebidas. Y muchas personas beben té, que por taza contiene 50 mg de cafeína, los que toman café consumen 85 mg de este alcaloide. Las personas que se abstienen de tomar café y té también consumen cafeína, esta droga se encuentra en el chocolate, las bebidas de cola y otros refrescos gaseosos, algunos de los cuales están reforzados hasta con 50 mg de cafeína en cada botella.

    Pero no sólo en bebidas también en píldoras para suprimir el hambre, los medicamentos antigripales y antialérgicos, de los remedios para el dolor de cabeza, incluso de un agente para dar sabor a algunos púdines,, postres de leche congelados y alimentos que se cuecen en el horno.

    Efectos de la cafeína: Aumenta el metabolismo, la temperatura del cuerpo y de la presión sanguínea de la persona. Entre otros efectos figuran una mayor producción de orina, niveles más altos de azúcar en la sangre, temblores en las manos, pérdida de coordinación, pérdida del apetito y sueño retrasado. Con dosis muy elevadas pueden ocurrir náuseas, diarrea, insomnio, temblores, dolores de cabeza y nerviosismo. A veces se han producido envenenamientos con cafeína y ésto puede acarrear convulsiones y deficiencia respiratoria y la muerte.

    Aunque es casi imposible que se produzca la muerte por beber café o té, se han declarado muertes por el abuso de comprimidos a base de cafeína.

    La cafeína produce dependencia: un bebedor regular de cafeína que ha experimentado tolerancia también puede sentir un deseo intenso por los efectos de la droga, especialmente para “ponerse en forma” por la mañana. Algunos investigadores han encontrado un síndrome parecido al de retirada entre las personas que dejan repentinamente de beber cafeína. Los síntomas son, entre otros, dolor de cabeza, irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.

  • Fármacos: Son sustancias para curar o aliviar algún problema en el organismo, recetadas por un médico. Entre éstas podemos mencionar:

    • Las anfetaminas: (Dexedrina, pevitin, desoxina, bentedina, etc.) Son drogas estimulantes que comprenden tres drogas estrechamente relacionadas: la anfetamina, la dextranfetamina y la metanfetamina. Se inyectan o se ingieren. El producto puede ser en tabletas, cápsulas o en líquido. En su forma pura, son cristales amarillentos. Los adictos a las drogas aspiran los cristales por la nariz o preparan una solución y se la inyectan.

    Uso de las anfetaminas: Estas son utilizadas para fines medicinales, para tratar la narcolepsia (un desorden raro que se caracteriza por episodios de sueño descontrolado) y disfunción cerebral mínima en los niños; también para reprimir el apetito, etc.

    Efecto de las anfetaminas:

    • Efectos físicos: estas drogas causan graves problemas a nuestro organismo como el aceleramiento del ritmo cardíaco y pulmonar y la presión de la sangre, dilatación de las pupilas y reducción del apetito. Además, puede causar sequedad de boca, sudores, dolor de cabeza, pérdida de la visión, mareo, insomnio, etc. Las personas que ingieren dosis muy elevadas pueden experimentar enrojecimiento o palidez, pueden producir un ritmo cardíaco rápido o irregular, temblores, pérdida de coordinación e incluso colapso físico. Una inyección de anfetamina crea un aumento repentino en la presión sanguínea que puede producir la muerte por ataque, fiebre muy alta o insuficiencia cardíaca.

    • Efectos a nivel emocional: Las personas que consumen anfetaminas manifiestan un sentimiento de desazón, ansiedad y malhumor. Con dosis más elevadas se intensifican estos efectos y la persona puede mostrarse excitada y locuaz y experimentar un falso sentido de confianza en sí mismo y poder.

    La persona que consume grandes cantidades de anfetaminas a través de cierto tiempo, también pueden contraer psicosis de anfetaminas: reír, oir, sentir cosas que no existen (alucinaciones), tener pensamientos o creencias irracionales (delirios) y sentirse acorralados (paranoia). Las personas que se encuentran en estado de tensión extrema presentan a menudo un comportamiento extraño y a veces, violento. Estos síntomas desaparecen por lo común cuando se dejan de tomar esta droga.

    • Efectos a largo plazo: El consumo fuerte de anfetaminas a largo plazo puede acarrear desnutrición, desórdenes cutáneos (de la piel) úlceras y distintas enfermedades ocasionadas por deficiencias vitamínicas. El consumo regular de esta droga también puede producir falta de sueño, pérdida de peso y depresión. El uso frecuente de grandes cantidades de anfetaminas puede ocasionar daños en el cerebro con las consiguientes perturbaciones del habla y de la capacidad mental. Además, los drogadictos que se inyectan anfetaminas intravenosamente pueden contraer infecciones graves y mortales con el uso de equipos no estéril o soluciones contaminadas. Al inyectarse puede ocasionar enfermedades pulmonares o cardíacas.

    Las anfetaminas producen dependencia:

    Esta droga produce dependencia psicológica, el sentimiento de que la droga es esencial para el funcionamiento normal. Estas personas continúan tomando frecuentemente la droga para evitar la depresión que sufren cuando desaparece el efecto de las anfetaminas.

    Además, las personas que consumen regularmente anfetaminas pueden adquirir tolerancia, la necesidad de consumir dosis más elevadas para obtener el mismo efecto inicial.

    Cuando la persona deja repentinamente las anfetaminas va a sufrir la llamada “crisis de abstinencia”: apatía, sueño largo e intranquilo, depresión, etc.

    • Barbitúricos: (alprazolam, bromazopan, duazepan, gardenal, luminal, menbotal, seconal, etc.) son sedantes o depresores del sistema nervioso central. Sus sustancias activas son: fenobarbital, pentobarbital, amobarbital. Se ingieren o inyectan, el producto puede ser en tabletas o cápsulas.

    Estas drogas que calman el sistema nervioso son susceptibles de crear adicción. Las personas que trabajan en la noche las emplean para dormir en el día, se sienten indispuestas al despertarse. Para reanimarse, recurren a las drogas o estimulantes. Existen alrededor de un medio centenar de esos hipnóticos, que difieren entre sí sólo por la rapidez y duración de su acción. Entre ellos se encuentran el seconal y fenobarbital, con efectos parecidos a los del alcohol y opuesto a los de los estimulantes. También el pentotal que es un anestésico, el membutal.

    Otras drogas sedantes formadoras de hábitos muy usadas son la cloriclén, el hidrato de cloral, etc.

    Efectos de los barbitúricos:

    Los efectos de los barbitúricos son en muchos aspectos, análogos a los del alcohol: en pequeñas dosis son calmantes y relajan los músculos. En dosis algo mayores pueden ocasionar entorpecimiento del habla, torpeza al caminar, mal funcionamiento y reflejos lentos e inciertos; también un sueño profundo con dificultad para despertar, tendencia a la disputas y malhumor.

    Peligro de los barbitúricos:

    Las dosis excesivas es un factor en las muertes declaradas ocasionadas por las drogas. Entre éstas figuran los suicidios y envenenamientos accidentales con drogas. A veces ocurren muertes accidentales cuando la persona toma una dosis, sufre confusión, y sin pretenderlo toma dosis adicionales o mayores. Con los barbitúricos hay menos diferencia entre la cantidad que produce sueño y la que produce la muerte. Además, la retirada de los barbitúricos puede ser más grave que la de la heroína.

    Entre otros efectos podemos mencionar la fatiga, dolores de cabeza, vértigo, angustia, fiebre y trastornos gastrointestinales son propios de la intoxicación crónica de esos hipnóticos que igualmente causan trastornos cerebrales, temblores e inquietud manifiesta.

    La referida psicosis se traduce en insomnio, alucinaciones y delirio semejantes pero más prolongados que los del delirium tremens de los alcohólicos, cuyas manifestaciones suelen corresponderse con la existencia de alteraciones en el hígado y en el cerebro. Son tan graves los efectos cerebrales que si a un barbitúmano se le suprime la droga, el cerebro se le muestra incapaz de continuar funcionando.

    Los barbitúricos producen dependencia al producirse la intoxicación crónica, las personas muestran un marcado deseo de continuar consumiendo la droga y aumentar la dosis. Eso ocurre porque se crea la dependencia física y la síquica y por que además funciona la tolerancia.

    Los barbitúricos crean habituación

    La habituación ha sido señalada como más peligrosa que la producida por la morfina, indicándose que el punto de partida es la búsqueda del sueño, con un número mayor de víctimas entre las mujeres. Esto explica que los barbitúricos sean expendidos con recetas médicas indicándose si deben ser repetidos.

    • Los analgésicos (aspirina, empirín, bufferin, alka seltzer, migral, tilenol, commel, panadol etc.): son medicamentos suaves para dolores de cabeza, para reducir la fiebre y aliviar dolores leves. Estas drogas, en exceso, pueden llegar a ser tóxicas. En un año se registraron 16.000 casos de intoxicación por aspirina en los Estados Unidos; y según una fuente de ese país, cada tres días muere un niño víctima de una dosis excesiva de alguno de estos medicamentos. Nuestros países latinoamericanos también tienen el mismo problema, aunque no disponemos de datos estadísticos.

    • Los tranquilizantes: (ecuanil, librium, dienpox, valium, leotanil, etc) estas drogas calman el sistema nervioso central y ejercen un efecto sedante sobre el cerebro. Con ellos parece haber menos tensión, menos nerviosismo. Sin embargo, las reacciones musculares y la atención pueden quedar tan débiles que llega a ser peligroso conducir un auto.

    TIPOS DE DROGAS LEGALES

    El alcohol

    Es un sedante.

    El alcoholismo es un trastorno crónico de la conducta, caracterizado por la dependencia del alcohol expresada a través de dos factores fundamentales, (1) la incapacidad de detener la ingestión del alcohol, una vez iniciada y (2) la incapacidad de abstenerse de ello.

    Factores que inciden en el alcoholismo:

    • Sociales: Las bebidas alcohólicas han sido utilizadas por el hombre desde los tiempos antiguos las cuales se consumen en las casas o festividades religiosas.

    Cuando el hombre comienza a socializarse por medio del trabajo, cultura, política, etc., sufre una serie de cambios Muchas personas ingieren alcohol porque piensan que este les facilita la forma de trabajar, de relacionarse socialmente porque lo ve en otros.

    • Culturales: Culturalmente el alcohol tiene influencia en el hombre, éste ingiere alcohol con diferentes finalidades, la forma de beber varía en los grupos ya que éstos siguen ciertos patrones generados por la cultura.

    • Psicológicos: El alcohol ejerce influencias depresivas sobre todas las funciones psicológicas y que afectan más las funciones simples que las complejas, el consumo de bebidas alcohólicas en determinadas cantidades, ritmo y frecuencia afectan a la personalidad de la conducta del hombre, originando cambios, lesiones, sufrimientos y todo esto trae como consecuencias al organismo tanto físico como psíquico, produciendo inestabilidad, agresión, angustia, depresión y confusión mental.

    • Económicos: El productor de alcohol persigue como objetivo obtener utilidad con sus productos sin medir las consecuencias que éstos productos pueden generar en el individuo y lo realizan a expensas de la salud de la humanidad.

    El tabaco

    En la actualidad el tabaco se consume quemando las hojas de las plantas contenidas en un cilindro recubierto de papel. También puede mascarse o aspirarse en forma de rapé o tabaco en polvo. El consumo de cigarrillos manufacturados es una práctica que data de hace algo más de cien años.

    “Los exploradores europeos tuvieron sus primeros contactos en las Antillas en 1492, cuando los nativos les ofrecieron hojas de la planta a Cristóbal Colón y a sus hombres como signo de amistad”

    Muchos investigadores desconocían porque esta planta era tan sagrada; luego descubrieron que en pequeñas dosis, actuaba como estimulante, supresor del hambre y de la sed y como analgésico. También descubrieron que se utilizaban cantidades pequeñas para fines sociales, como: consolidar amistades, estimular las negociaciones, en danzas y en consejos de guerra.

    Difusión del tabaquismo en el mundo

    La primera guerra mundial señaló el momento de la gran difusión del tabaco en el mundo. Miles de soldados fumaban en los cuarteles y el humo calmaba su nerviosidad y los distraía durante los intervalos de inactividad en las batallas.

    Con la segunda guerra mundial se produjo un enorme aumento en el consumo del cigarrillo. Posteriormente, las guerras de Corea y Vietnam contribuyeron a la formación de nuevos adictos de distintas razas.

    Más recientemente, las intensa campañas publicitarias han generalizado el consumo de cigarrillos en la mayor parte del mundo entre hombres, mujeres, adultos y adolescentes.

    Existen factores sociodemográficos fundamentales que han facilitado el comienzo y desarrollo del tabaquismo entre la población de América Latina y el Caribe. Ellos comprenden:

    • El crecimiento de los grupos con tendencia a fumar.

    • La difusión del estilo de vida urbano.

    • El mayor acceso a la educación y la participación de la mujer en la población económicamente activa.

    Hechos que se deben conocer acerca del cigarrillo

  • El 80% de los fumadores que tratan de abandonarlo fracasan.

  • La nicotina, compuesto químico que se encuentra únicamente en el tabaco, es utilizada comercialmente para eliminar la maleza.

  • La nicotina, sustancia adictiva, llega al cerebro en el lapso de 7 segundos en el momento que el fumador inhala.

  • Si se respira el humo del cigarrillo dentro de un automóvil cerrado, se puede producir envenenamiento transitorio con monóxido de carbono.

  • El humo que sale de un cigarrillo contiene cinco veces más monóxido de carbono, tres veces más alquitrán, cuatro veces más carcinógenos y 46 veces más amoníaco que el humo inhalado por el fumador.

  • El humo del cigarrillo contiene más de 3.000 tóxicos.

  • Efectos del tabaco en el cuerpo humano

    El tabaco y el aparato respiratorio, la nicotina, el alquitrán, el monóxido de carbono y otros compuestos químicos tóxicos del humo del cigarrillo ejercen sus maléficos resultados sobre todos. No respetan ni a ricos ni a pobres, a buenos ni a malos, a sabios ni a ignorantes. El caso que sigue es muy interesante y se habla sobre los efectos y enfermedades que ocasiona al aparato respiratorio:

    El fumador habitual que a los pocos años de practicar el vicio no tenga ya uno o varios trastornos iniciales de las vías respiratorias, que son un anticipo de infecciones más graves que sobrevendrán en el futuro. Los que suelen verse con más frecuencia son:

    • Tos seca y persistente que ocasiona molestia

    • Expectoración que suele ser más abundante por las mañanas al levantarse; ésta puede ser de consistencia y color diferentes: blanquecina como moco, amarillenta, verdosa y hasta gris. Puede provenir de la nariz, del fondo de la boca, de la garganta o de los bronquios, por que los componentes del tabaco afectan y dañan todos estos lugares.

    Vamos a mencionar las principales enfermedades que causa el tabaco en el aparato respiratorio.

    • La bronquitis crónica: es una inflamación persistente que produce lesiones destructivas en la membrana mucosa y en los conductos que llevan el aire al interior de los pulmones y lo extraen de ellos. Aparece acompañada generalmente de inflamación de traquea y hoy está demostrado que su causa más frecuente es el hábito de fumar.

    • Corazón pulmonar: es la insuficiencia cardíaca y que está hinchando porque su pulmón funciona mal en esta fase, el sufrimiento es muy grande y el enfermo depende completamente de los demás.

    • Enfisema pulmonar: es la más grave enfermedad crónica del aparato respiratorio y, como consecuencia de ella produce la ruptura de los alvéolos o diminutos sacos de aire distribuidos por todo el tejido pulmonar.

    • El cáncer: podríamos definir el cáncer como la formación de una colonia de células que en ese crecimiento sin control daña a los tejidos normales. El cáncer figura como una de las principales causas de muerte, por eso se ha transformado con justa razón en un verdadero problema para la humanidad ya que el tabaco es el que origina el cáncer en el pulmón, cuerdas vocales, etc.

    Clasificación de los fumadores

  • Los que fuman automáticamente: éstos fumadores no se percatan que tienen un cigarrillo en sus labios. Les parece que se sienten mejor cuando fuman, pero realmente no experimentan ningún cambio.

  • Los que fuman para intensificar el placer: Estos fumadores fuman porque desean experimentar el efecto estimulante del tabaco, aunque ese efecto no sea de larga duración, fuman para relajarse o como culminación de otras actividades placenteras

  • Los que fuman para mitigar sus momentos de frustración: Estos fumadores usan el cigarrillo para disminuir sus temores, vergüenzas, timideces o disgustos de cualquier clase. Sienten necesidad de fumar frente a las tensiones de la vida diaria, pero no cuando están alegres o de vacaciones.

  • Los que fuman por adicción: Son fumadores que desean fumar y están pendientes de sus cigarrillos, de modo que cuando no lo sienten así, se sienten incómodos y desean fumar.

  • El tabaco y el sistema nervioso

    La arterioesclerosis de las arterias que irrigan al cerebro es la causa principal de estos accidentes vasculares. Tanto el régimen alimentario inadecuado como el hábito de fumar, contribuyen al depósito de colesterol en las paredes de las arterias, por lo que el fumador es blanco señalado, o candidato seguro para la senilidad y los ataques cerebrales.

    “Sentirse cansado, despertar angustiado y perder las ganas de trabajar son tres molestias de origen nervioso. El tabaco intoxica lentamente el cerebro, donde se hallan los centros que regulan el funcionamiento de todo el cuerpo. Al intoxicarse el cerebro los órganos funcionan mal; la persona siente un vago malestar, un cansancio inexplicable, sopor y modorra, sueño a deshora. Estos trastornos los intenta combatir fumando más, pues le parece que de momento, el tabaco le aumenta la vitalidad, pero luego de cada cigarrillo queda peor que antes”.

    Las células nerviosas

    Las células del sistema nervioso pueden ser lesionadas y destruidas por la acción directa contra ellas de venenos, sustancias químicas, tóxicas o bacterianas y también por la carencia de sustancias nutritivas o por la falta de oxígeno. Cualquier circunstancia que suprima la irrigación de una parte del cuerpo, produce como resultado la muerte o lesión de millares de células.

    Estas células requieren cinco veces más oxígeno que el exigido por las de cualquier otro órgano de nuestro cuerpo, y no puede quedar más de tres minutos sin oxígeno sin ser seriamente perjudicadas.

    Cuando el hombre fuma, llega menos sangre oxigenada a sus células nerviosas como consecuencia de la vasoconstricción de las arterias, lo que hace que el cerebro del fumador resulte invariablemente perjudicado en mayor o menor grado.

    La nicotina y el sistema nervioso.

    “La nicotina estimula el sistema nervioso; en dosis mediana provoca temblor, las dosis altas convierten los temblores en convulsiones. El tabaco seda al fumador mientras fuma, luego éste se va poniendo progresivamente más nervioso hasta el próximo cigarrillo”

    “La nicotina ejerce su acción directa sobre el sistema nervioso autónomo, el cual controla las funciones inconscientes o automáticas del organismo. Primero estimula, luego deprime y hasta puede llegar a paralizar la actividad de esos nervios”.

    La nicotina es también un estimulante del sistema nervioso periférico. Esta es la razón por la cual los fumadores sienten las mismas sensaciones cuando la nicotina penetra por la vía respiratoria, o por la vía anal, en forma de supositorios, o a través de una inyección intravenosa o muscular.

    Tres trastornos.

  • Neurastenia matinal

  • Significa literalmente, depresión nerviosa y agotamiento. Es una forma leve de enfermedad mental. El síntoma principal es la fatiga excesiva y la pérdida de energía.

  • Cefalalgia

  • La cefalalgia o dolor de cabeza, es probablemente el más común de todos los malestares. No es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma común a muchos desórdenes orgánicos, y casi siempre va acompañado de otras manifestaciones.

  • Insomnio

  • La neurastenia y el dolor de cabeza, sumados a la quema de las energías de reserva ocasionada por el uso del tabaco, determinan con frecuencia la aparición del insomnio, lo que produce al fumador un debilitamiento general con consecuencias diversas, todas ellas negativas.

    La nicotina produce dependencia

    La nicotina actúa sobre el sistema nervioso central y produce un efecto conocido como tolerancia, o sea, exige dosis cada vez mayores para sus usuarios se satisfagan. La nicotina también genera crisis de abstinencia, lo que hace que el acto de dejar de fumar sea mucho más complejo.

    En el caso de quien fuma una cajetilla por día, la nicotina de cada cigarrillo se metaboliza en unos 40 minutos puesto que baja el nivel o índice de nicotina en la sangre, es natural que el fumador vuelva a sentir enseguida el deseo es motivado por la dependencia de la nicotina.

    El tabaco y los órganos digestivos.

  • El cigarrillo y los dientes:

  • La causa más frecuente de la caída de los dientes se relaciona con el hábito de fumar. Cada vez que una persona fuma, los vasos sanguíneos se contraen, disminuye su calibre, se produce una reducción del flujo sanguíneo, lo que debilita los dientes. Las sustancias tóxicas y degenerativas del tabaco penetran en la membrana periodóntica o bolsas gingevales que rodean las raíces de los dientes causando degeneraciones, retracciones gingivales, piorreas, gingivitis, las llamadas infecciones periodontales, caída de los dientes y cáncer.

  • El cigarrillo y el cáncer bucal:

  • El cáncer bucal comienza generalmente como pequeñas heridas o manchas que aparecen sobre todo en los fumadores que “aprovechan” el cigarrillo hasta su última porción, donde se concentran las mayores cantidades de veneno. O bien se produce a partir de esas llaguitas de aspecto inocente que surgen en las comisuras de los labios (estomatitis), que en vez de desaparecer en unos cinco días, permanecen durante un tiempo mayor en los fumadores.

  • Cáncer de la lengua:

  • Aparece con mayor frecuencia en las personas que fuman en pipa o que mascan tabaco. Las sustancias carcinógenas existentes en el tabaco actúan como irritantes químicos sobre las lesiones primitivas de la lengua.

  • El tabaco y el esófago:

  • Se sabe que los venenos del tabaco atacan los tejidos y mucosas por donde pasan, agrediendo también las paredes rugosas del esófago, todo lo cual produce serias consecuencias.

    Además de esta agresión directa, el esófago sufre también una indirecta, causada por los agentes del tabaco. En efecto, el acto de fumar hace que, a través de las contracciones del estómago, los alimentos pasen con mayor rapidez del estómago al duodeno.

  • El cáncer de estómago:

  • Es uno de los tipos de cáncer que produce mayor número de muertes. Comienza, casi siempre, por una gastritis. Y en la mujer, sigue en frecuencia al cáncer del útero.

    El paciente puede quejarse de digestión lenta e incompleta, sensación de plenitud gástrica, aún cuando haya comido poco. Hay pérdida de peso y adelgazamiento. Al comienzo, la víctima puede no sentir dolor, o puede sentir dolor, o puede sentir desde la simple sensación de pesadez gástrica hasta dolores intensos. Posteriormente, puede aparecer una úlcera que es maligna y que ocasiona dolor. Hay también vómitos, ocasionados al principio por la gastritis, que se producen de mañana en ayunas, sin esfuerzo y con mucosidades. Más tarde, se vomitan los alimentos debido a la estrechez del píloro. Ya en la etapa bien avanzada se producen vómitos hemorrágicos. Este tipo de cáncer aparece, generalmente, después de los 40 años y sus víctimas habituales son los fumadores (80% de los casos).

  • El cigarrillo y el cáncer de vejiga y riñones:

  • Numerosas investigaciones realizadas con animales y seres humanos, demostraron que la orina de los fumadores contiene sustancias químicas reconocidas como causantes del cáncer de vejiga, las que también se encuentran en el humo del cigarrillo.

    Derechos de los no fumadores

    La Conferencia Internacional sobre el tabaco y salud proclamó los siguientes derechos de los no fumadores:

  • Derecho de respirar aire puro.

  • Derecho a protestar con firmeza pero con educación, cuando un fumador encienda un cigarrillo en un lugar público donde no está permitido fumar.

  • Derecho a actuar de acuerdo con las leyes de cada país para conseguir que se extienda la prohibición de fumar en todos los locales públicos.

  • Medidas legislativas contra el tabaquismo

    Las medidas legislativas más importantes que se han adoptado en distintos países en la lucha contra el tabaquismo son:

    • Restricción de la venta de cigarrillos a menores de edad, además la venta de cigarrillos por unidades en Colegios.

    • Restricciones a la publicidad, propaganda y promoción de todos los productos del tabaco.

    • Avisos explícitos y variados acerca de los efectos del tabaco sobre la salud, impresos en las cajetillas de cigarrillos.

    • Publicación del contenido de nicotina, alquitrán, monóxido de carbono y aditivos en todos los productos que contengan tabaco.

    • Restricción de los lugares públicos donde se puede fumar, empezando por los lugares más obvios, hasta concluir con la prohibición de fumar en los lugares de trabajo.

    • Aplicación de impuestos progresivos a los productos del tabaco, destinado un porcentaje de lo recaudado a financiar las campañas educativas y demás actividades contra el tabaquismo.

    TIPOS DE DROGAS ILEGALES

    Son las que están prohibidas por la ley.

    La marihuana

    En las décadas de los 60 y 70, contrariamente de lo que sucede en la actualidad, los drogadictos usaban marihuana de baja potencia que no producía gran efecto euforizante, ni mucho daño: daban algunos chupadas al pitillo y eso era todo.

    Además las investigaciones iniciales acerca de la marihuana eran inconcluyentes y limitadas. Los investigadores sostenían que no estaban seguros, que necesitaban estudios adicionales, que no podían aplicar los resultados a los seres humanos. Todo eso fue interpretado por la prensa y por numerosos científicos como indicación de que la marihuana era inofensiva.

    Hace mucho que sabemos que la marihuana era peligrosa, pero lo que no se ha descubierto aún es hasta qué punto se extienden los limites de su peligrosidad.

    En términos generales podemos decir que la marihuana es un alucinógeno no intoxicante con el nombre de una droga cruda fabricada con la planta Cannabis Sativa. El principal ingrediente psicoactivo en la marihuana es el THC, pero la planta también contiene más de otros elementos químicos.

    Efectos de la marihuana:

    “LA MARIHUANA NO ES INOFENSIVA”.

    Los efectos físicos observados regularmente son:

  • Aceleración sustancial del ritmo cardíaco

  • Ojos inyectados (de sangre)

  • Sequedad en la boca y la garganta

  • Aumento del apetito

  • Reduce la capacidad de memoria y comprensión a corto plazo

  • Altera el sentido del tiempo

  • Disminuye la capacidad de realizar tareas que requieren concentración y coordinación

  • Paranoia

  • Psicosis

  • Somnolencia

  • Como los fumadores de marihuana inhalan profundamente el humo sin filtrar y lo retienen en los pulmones tanto tiempo como puedan, la marihuana es perjudicial para los pulmones. El humo de marihuana contiene más agentes carcinógenos que el humo del tabaco.

    ¿Es adictiva?

    Sí. Estudios han comprobado que el uso constante de la marihuana crea tolerancia hacia la droga. Esto significa que la persona tiene que fumar más cantidad para sentir la euforia que solía sentir con pequeñas dosis.

    También crea una dependencia psicológica, lo cual significa que el usuario apetece la droga por sus efectos.

    El cuerpo igualmente desarrolla una dependencia física hacia la droga, mostrando síntomas de la falta de la droga tales como dificultad de dormir, nerviosismo y mal humor.

    Entre algunos efectos físicos inmediatos de la marihuana figuran los siguientes: aceleración de los latidos del corazón y del pulso, enrojecimiento de los ojos y sequedad de boca y garganta.

    Los fumadores de marihuana sufren frecuentemente dolores de cabeza, de palpitaciones y ansiedad intensa capaz de convertirse en temor a la muerte. Además padecen de trastornos en la secreción salival, náuseas, vómitos y molestias abdominales.

    La risa inmotivada y frecuente prolongada en los consumidores de esta droga es producto de las alteraciones del humor que dan lugar a una especie de euforia vacía.

    El desdoblamiento de la personalidad de estos fumadores es característico y les comunica una sensación de que asisten a la proyección de cintas cinematográficas en las cuales ellos son los protagonistas.

    El cáncer del pulmón es un riesgo con muchas posibilidades en estos fumadores que en número mayor al de los fumadores de tabaco, contraen la enfermedad. Se ha encontrado que el humo de la marihuana contiene los mismos agentes cancerígenos que los del tabaco.

    Al fumar marihuana se aumenta en ritmo cardíaco hasta en un 50%, según la cantidad de THC que contenga el cigarrillo. La marihuana puede ocasionar dolores de pecho en las personas que tengan suministro sanguíneo insuficiente al corazón y produce éstos efectos con mayor rapidez.

    La atrofia cerebral tampoco es extraña en las personas que fuman marihuana durante largos años (diez o más. Por la misma razón se acepta científica que el THC produce lesiones cerebrales, como igualmente produce lesiones en el cromosoma, actuando como factor mutágeno, causa daños en las células de la reproducción.

    Por último, el sistema reproductor. Algunos estudios de investigación indican que el consumo de marihuana durante el embarazo puede producir bebés prematuros y de bajo peso al nacer. Los estudios realizados con hombres y mujeres que fuman marihuana han demostrado que esta droga puede influir en los niveles de algunas hormonas relacionadas con la sexualidad. Las mujeres pueden tener ciclos menstruales irregulares y ambos sexos pueden sufrir una pérdida temporal de fecundidad.

    Efectos de la marihuana sobre la capacidad de conducir

    Los experimentos realizados demuestran que la marihuana afecta adversamente a una amplia gama de aptitudes requeridas para conducir con seguridad: se entorpecen las facultades mentales y los reflejos, se hace más difícil para los conductores responder a eventos repentinos e inmediatos.

    También se ve afectada adversamente la capacidad del conductor para seguir en su vía o carril en las curvas, frenar rápidamente y mantener la velocidad y la distancia apropiada entre los automóviles. La investigación demuestra que estas aptitudes sufren un deterioro menos por espacio de 4 a 6 horas después de fumar un solo cigarrillo de marihuana, en riesgos de accidentes aumenta enormemente. La marihuana produce un peligro patente en la carretera.

    La marihuana puede producir dependencia

    Las personas que consumen marihuana regularmente y a largo plazo puede hacerse psicológicamente dependiente de la droga. Puede serles muy difícil limitar su consumo, puede necesitar una mayor cantidad de la droga para producir el mismo efecto y pueden encontrar problemas en sus puestos de trabajo y en sus relaciones personales. La droga puede convertirse en el principal aspecto de suicidio.

    ¿Qué se entiende por “estar quemado por la marihuana”?

    “Quemado” es un término utilizado inicialmente por los fumadores de marihuana para describir el efecto de un consumo prolongado. Las personas que fuman marihuana asiduamente por largo tiempo pueden experimentar torpeza, lentitud de movimientos y falta de atención. Estos fumadores “quemados” se muestran tan inconscientes de lo que los rodea que no responden cuando les hablan y no comprenden que tienen un problema.

    La cocaína

    Los primeros relatos de los españoles prueban que la coca era ya bien conocida antes de la conquista y gozaba de gran prestigio entre los indígenas.

    Algunos españoles fueron aficionándose a la droga personalmente y, sobre todo, apreciando sus cualidades para hacer trabajar más y con menos nutrición de la mano de obra indígena. Era indispensable que los obispos encontraran un “modis vivendi” pronto y así fue que se toleraría el cultivo siempre que quedase condenada su utilización en cualquier tipo de ceremonia religiosa, y se gravaría con un impuesto cualquier transacción. De este modo, si en 1569 un decreto de Felipe II atribuía sus efectos a la voluntad del maligno, en 1573 una ordenanza del virrey Francisco de Toledo la legaliza oficialmente y determina que el 10% del valor de la compra/venta de estas sustancias corresponderá al clero.

    Para el año 1840, algunos consideraban que el empleo moderado de la coca promovía la salud y prolongaba la longevidad, también consideraban que no era un fármaco, sino que tenía propiedades nutritivas, algo así como un alimento para los nervios.

    Podemos definir a la cocaína como un alcaloide extraído de las hojas de la coca, planta que crece en Sur América; al igual que las anfetaminas, es un estimulante del sistema nervioso central. La cocaína aparece en distintas formas. El clorhidrato de cocaína es la forma más disponible de la droga y se utiliza médicamente como anestésico local. A menudo, es un polvo fino, blanco, parecido al cristal, aunque a veces viene en trozos mayores que en la calle se denominan ”rocas”. De ordinario, la cocaína se aspira o introduce por la nariz, aunque algunos adictos se inyectan o fuman una forma de la droga llamada “base libre”.

    Otra forma de la droga es la pasta de coca. Es un producto crudo fumado en Sudamérica. Puede ser especialmente peligroso ya que también tiene contaminantes tales como el queroseno que puede ocasionar daños a los pulmones.

    Métodos de consumo

    La cocaína puede consumirse por vía nasal, subcutánea, intravenosa.

  • Método del consumo nasal de la cocaína: La vía de elección más frecuente es la nasal, por lo que es absorbida, en inhalación, bajo la forma de polvo. Se calcula que el 80% de consumidores lo hacen por esta vía.

  • Método del consumo subcutáneo de la cocaína: La vía subcutánea, por inyecciones, es poco usada debido a los inconvenientes que trae aparejados: uso de inyectadoras y la facilidad de producir accesos por falta de asepsia.

  • Método de consumo intravenoso de la cocaína: Generalmente esta vía es usada por consumidores inveterados. Lo más frecuente es que se trate de un consumidor de heroína, que utiliza por vía intravenosa una mezcla de heroína-cocaína (en el argot se conoce como “bola rápida”).

  • Efectos de la cocaína

    La cocaína estimula el sistema nervioso central. Sus efectos inmediatos incluyen:

    • Dilatación de las pupilas

    • Aumento de la presión sanguínea, del ritmo cardiaco y respiratorio

    • Aumento en la temperatura del cuerpo

    Su uso ocasional puede producir:

    • Congestión o drenaje de la nariz

    • Ulceración de la membrana mucosa de la nariz

    La inyección de cocaína con equipo contaminado puede producir SIDA, hepatitis y otras enfermedades.

    El uso crónico de esta droga causa los siguientes síntomas en el organismo en adición a los efectos arriba mencionados:

    • Dolor abdominal

    • Nauseas

    • Vómitos

    • Respiración irregular

    • Convulsiones

    • Paro cardiaco

    ¿Es adictiva?

    La cocaína es una de las drogas más adictivas que hay, ya que su efecto, aunque fuerte, es de corta duración. El Crac es extremadamente adictivo.

    Cuando la cocaína se introduce por la nariz, los efectos comienzan a sentirse en cuestión de unos minutos, alcanzan el punto máximo de un intervalo de 15 a 20 minutos y desaparecen en el lapso de una hora. Estos efectos son, entre otros, dilatación de las pupilas y aumento de la presión sanguínea, del ritmo de pulsaciones del corazón y de la respiración del cuerpo. El adicto puede experimentar un sentimiento de bienestar y sentirse más enérgico o alerta y con menos apetito.

    Este alcaloide va acompañado con un estado de irritabilidad que hace difícil la convivencia con sus semejantes. Se torna agresivo, impulsivo, celoso, etc. En este período el sentido genésico se halla exaltado; poder genital que pronto ha de desaparecer para dar lugar a la impotencia o frigidez.

    Todo esto trae un debilitamiento progresivo de la inteligencia; paulatinamente la voluntad, los sentimientos afectivos y el sentido de moral desaparecen, transformando al individuo en un degenerado.

    Los trastornos circulatorios se exteriorizan por alteraciones cardíacas; taquicardia, síncopes, crisis dolorosas, arritmias, etc.

    Los trastornos digestivos se inician con pérdida del apetito, presentándose la anorexia en forma irregular; la piel se hace subictérica, la flacura es bien manifiesta.

    Los trastorno urinarios se manifiestan por albuminurias, oligurias, crisis de poliuria.

    Dependencia de tipo cocaínico

    La dependencia de tipo cocaínico es un estado provocado por la administración repetida de cocaína o de un agente de propiedades semejantes a las de la cocaína en forma periódica o continua. Sus principales características son:

  • Un invencible deseo o necesidad de seguir tomando la droga y de obtenerla por todos los medios.

  • Ausencia de tolerancia para los efectos de la droga durante la administración continua de ésta; en la administración episódica, que es la más frecuente, la droga se toma a veces a pequeños intervalos, acumulándose hasta producir una intensa reacción tóxica.

  • Una dependencia psíquica respecto a los efectos de la droga, relacionada con una aparición subjetiva e individual de esos efectos.

  • Ausencia de dependencia física y, por tanto de síndrome de abstinencia al suprimir repentinamente la droga; esa supresión va acompañada de un trastorno psíquico que se manifiesta por un deseo vehemente de obtener la droga.

  • La heroína

    Es un derivado de la morfina, obtenido por acetilación.

    La heroína es una droga prohibida en casi todos los países del mundo y sus posibles acciones terapéuticas han sido sustituidas por otros analgésicos menos peligrosos.

    La heroína es cinco veces más potente en lo que se refiere a producir dependencia física y psicológica.

    La difusión del uso indebido de la heroína ha adquirido proporciones alarmantes en algunos países. El consumo de esta droga se hace de diversos modos:

  • Inhalación de la heroína en polvo. El polvo de la heroína se coloca en la tabaquera anatómica de la mano y luego se acerca ésta a los orificios nasales, y se aspira fuertemente el polvo. Los heroinómanos que utilizan la droga en esta forma se clasifican habitualmente en:

    • Pequeños heroinómanos, cuya dosis diaria no pasa de 0.25 gramos

    • Grandes heroinómanos, que inhalan grandes cantidades y pueden llegar a dosis de 4,5 gramos por día.

  • Heroína fumada. La heroína puede ser fumada de diversas maneras, tal como a continuación se describe:

    • Heroína fumada en pipa: existen pipas especiales para fumar heroína y la droga es preparada para esta finalidad en forma de píldoras especiales, que se introducen en el hornillo de la pipa. El tubo de la misma debe ser suficientemente largo, porque el fumador no pega directamente la boca a la boquilla del tubo, sino por el contrario, la abre bien y aspira el humo que sale de ella.

    • La “caza del dragón”: es un procedimiento más elaborado. Muchos antiguos fumadores de heroína, pero bajo a forma de “caza del dragón”, traducción de la expresión cantonesa “Chui Lung”.

    • “Disparar el cañón antiaéreo”: para ello se hunde el extremo encendido de un cigarrillo en polvo de heroína. Para evitar que la heroína se caiga, el sujeto tiene que fumar el cigarrillo con la cabeza inclinada hacia atrás, de manera que el extremo encendido del cigarrillo “apunta” hacia arriba, como lo hace un cañón antiaéreo en acción. Una variante de este procedimiento consiste en fumar cigarrillos que con tengan heroína.

  • Heroína administrada por vía parental: Esta forma de la heroína está muy extendida en Norteamérica y en algunos países europeos. Las primeras experiencias se hacen con heroína inhalada, luego por inyecciones y finalmente por vía intravenosa. Una de las razones para usar esta vía es la adulteración que sufre la heroína, hasta el punto de que el índice de pureza no supera el 3 o 5%, entones, la droga adulterada sólo produce el efecto deseado por el toxicómano, cuando se emplea por vía intravenosa.

    • Vía subcutánea: los heroinómanos que usan esta vía de administración, emplean un cuarto o un quinto de la dosis equivalente de la morfina, pero su tolerancia es tal que pueden llegar a inyectarse hasta 4 o 5 gra mos por día.

    • Vía intravenosa: Cuando la tolerancia es muy elevada el heroinómano recurre a la vía intravenosa. El uso múltiple de estupefacientes es un rasgo común entre los usuarios de heroína y en ciertos países está extendida la práctica de inyecciones intravenosas de una mezcla de heroína-cocaína (“bola rápida”) o de heroína-anfetamina (“bola de fuego”).

    Problemas para la salud con la heroína

    Los consumidores regulares de la heroína, derivada de la adormidera, pronto se vuelven psicológica y físicamente dependientes de la droga. La dependencia sicológica causa un ansia incontrolable de sentir los efectos de la droga, la dependencia física se presenta cuando el cuerpo necesita la droga para quitar el malestar de su supresión.

    Algunos estudios han demostrado que la heroína no causa daño cerebral. La droga incapacita a los usuarios. Estos se contentan con sentirse y soñar en un estado eufórico debido a que la heroína suprime el hambre. Además, la heroína elimina el reflejo de a tos, lo cual puede terminar en bronquitis crónica. También provoca deshidratación y enfermedades provocadas por el empleo de jeringas contaminadas.

    Las mujeres que consumen heroína pueden experimentar complicaciones y problemas médicos durante l embarazo y l parto. Las enfermedades cardíacas, la hepatitis y la neumonía se cuentan entre los padecimientos más comúnes. Los riesgos de salud que entraña la heroína no se imitan a las madres. Las adictas suelen dar hijos más pequeños que el promedio, propensos a infecciones graves y con tasas de mortalidad altas. Según algunos expertos, estos niños también nacen con la adicción y muestran síntomas de privación de la coca poco después de nacer.

    Efectos de la HEROINA en el organismo

    Los síntomas son:

  • Ojos llorosos

  • Nariz que gotea

  • Bostezos

  • Transpiración

  • Inquietud

  • Irritabilidad

  • Insomnio

  • Pérdida del apetito

  • Temblores

  • Estornudos

  • Los síntomas siguientes alcanzan un máximo entre 48 a 72 horas subsiguientes a la última dosis:

  • Calambres abdominales y diarrea

  • Aumento en el ritmo cardiaco y la presión sanguínea

  • Escalofríos alternados con transpiración excesiva, acaloramientos repentinos y debilidad

  • Dolor y espasmos musculares

  • Convulsiones

  • Una dosis excesiva puede producir coma y posible muerte. El uso de jeringas contaminadas puede ocasionar enfermedades como SIDA, endocarditis y hepatitis etc.

    ¿Es adictiva?

    Es sumamente adictiva porque se desarrolla tolerancia a la droga con mucha rapidez.

    El opio

    El opio (del griego “opión”, “opos”, que significa “jugos”) se obtiene de una variedad de la amapola.

    Concretamente es el jugo lechoso del fruto no maduro de una planta cuyo nombre científico es “papaver somníferum”. Es una droga natural que no tiene entre nosotros demasiados adictos. Contiene alcaloides (morfina, codeína, tebaina, narcotina, etc.) que producen dependencia.

    El opio fue una de las primeras drogas utilizadas por el hombre para calmar el dolor. Los griegos que conocieron y apreciaron el opio fueron los difusores por Persia, India y China.

    A partir del siglo XIII fueron los cruzados quienes la llevaron a Europa y comenzó a utilizarse como una medicina. A finales del siglo XVII había alcanzado la categoría de “droga social”, es decir, la consumía mucha gente.

    De él, o sea utilizándolo como materia prima, se extraen otras dos drogas que producen efectos mucho más (morfina y heroína).

    Síntomas de intoxicación por opio

    Los síntomas más importantes son los que se enumeran a continuación:

  • Disminución de la apreciación de las impresiones externas. Un estímulo puede desencadenar una respuesta normal o exagerada.

  • Las facultades de concentración y juicios están perturbadas.

  • En oportunidades se pueden provocar sensaciones de calor, dolor y prurito.

  • A dosis tóxicas provoca intensas convulsiones.

  • Actúa sobre las pupilas provocando “miosis” bastante característico, lo cual permite orientar el conocimiento, en los cuadros de intoxicación.

  • Sobre el aparato circulatorio es capaz de provocar descenso de la tensión arterial y trastornos del ritmo cardíaco.

  • Acción sobre la piel: provoca diaforesis, eritema y congestión.

  • Sobre el tracto digestivo ocasiona: náuseas, vómitos, anorexia y estreñimiento.

  • A nivel del aparato urinario: puede provocar disminución de la diuresis y espasmos del esfínter vesical.

  • Síntomas de abstinencia de opio

  • Síntomas leves: bostezos, lagrimeo, rinorrea, estornudos.

  • Síntomas moderados: anorexia, midriaxis, temblores, piel de gallina,

  • Síntomas intensos: Aumento del ritmo y profundidad respiratoria, fiebre, agitación, insomnio, hipertensión.

  • Síntomas graves: vómitos, diarreas, pérdida de peso.

  • LSD-25

    Es la droga alucinógena sintética más fuerte que se conoce.

    Tan pronto como se ingiere, causa vértigo, agitación, dificultades en la concentración, trastorno visuales y accesos de risa.

    Los trastorno visuales vierten las caras de las personas en máscaras grotescas y gesticulantes, cambiando las figuras y colores reales por imágenes fantásticas y desagradables.

    La sensibilidad auditiva llega al extremo de transfomarse en sensación óptica, por eso, intoxicados con LSD-25 dicen que “ven” los sonidos al mismo tiempo que gritan o hablan a solas.

    Muchos han denominado al LSD-25 la “droga diabólica” que conduce con mayor prontitud al suicidio, a actos antisociales y a la locura. Los “viajes” que motivan son verdaderas escapadas de la realidad causada por las perturbaciones globales que produce en el sistema nervioso.

    Igual que con la cocaína, esta droga dilata las pupilas; además, disminuye el ritmo de la respiración y de los latidos del corazón, produce hipo, lagrimeo, sudoración, náuseas, vómitos y hay sensación de “piel de gallina”. Todo esto, como puerta de entrada de las alucinaciones de todo tipo, pero principalmente ópticas.

    Los fenómenos de la despersonalización son frecuentes, como también las sensaciones e que el cuerpo se agranda o se achica, se eleva o se desplaza, perdiendo brazos y cabeza, o piernas; por todo esto, los adictos a esta droga se aíslan y se sumergen en la introversión.

    Las alteraciones del LSD en las nociones del tiempo y del espacio son sumamente agudas, sirviendo por tanto de plataforma a muchos de otros fenómenos que origina, esto explica que, en cuanto al pensamiento, al principio lo acelere y luego lo estanque en determinados contenidos.

    La afectividad emocional también se altera. Los cuadros van desde la euforia pueril a la depresión conducente a la desesperación y al suicidio, que no solo se manifiesta en el momento de consumir la droga o inmediatamente después sino mucho tiempo después (hasta 5 meses) de haberla tomado.

    Las malas formaciones congénitas de hijos cuyos padres han tomado LSD se registran en forma plural. Lo mismo ocurre con los abortos provocados con esta droga. La explicación es que si los adultos sufren las graves consecuencias que les causa el LSD y los niños son aún más sensibles que los adultos a los efectos de la droga tan dañina, con más razón el embrión y el feto, cuyos grados de desarrollo y madurez son aún menores. Los efectos de esta droga pueden causarle la muerte o nacer con problemas tanto físicos como psicológicos.

    Efectos

  • Dilatación de pupilas

  • Aumento en la temperatura corporal

  • Aumento de la presión sanguínea

  • Insomnio

  • Temblores

  • Pérdida de control

  • A la experiencia con esta droga le llaman "un viaje", el cual puede tener una duración hasta de 12 horas. Pero muchas veces éste resulta ser una pesadilla. Algunos usuarios experimentan pensamientos y visiones aterradoras que crean en ellos tal pánico que muchos han saltado al vacío provocando su propia muerte para huir de estas sensaciones que identifican como un peligro real.

    ¿Es adictiva?

    Sí es adictiva porque quien la usa necesita cada vez una dosis mayor para lograr la misma experiencia de igual intensidad.

    P.C.P.

    La PCP (fencicleidina) se llama más frecuentemente “polvo de ángeles” fue desarrollada inicialmente como anestésico en la década de 1950. Sin embargo, se retiró del mercado para consumo humano debido a que a veces ocasionaba alucinaciones.

    La PCP existe en numerosas formas. Puede ser un polvo puro, blanco, en forma de cristales o un comprimido o cápsula. Puede ingerirse, fumarse, aspirarse por la nariz o inyectarse. La PCP se rocía a veces en la marihuana o “perejil” y se consume fumándola.

    Aunque la PCP es ilegal, es fácil de fabricar. A menudo se vende como mezcalina, THC y otras drogas. A veces puede incluso no ser PCP, sino un subproducto letal de la droga. Los consumidores de esta droga nunca pueden estar seguros de lo que compran ya que se fabrica ilegalmente.

    Efectos de la PCP

    Los efectos dependen de la cantidad consumida, de la forma en que se tome y del individuo. Entre los efectos de la droga figuran un aumento de los latidos del corazón y la presión sanguínea, acaloramiento, sudores, mareos y entumecimiento. Cuando se toman en dosis grandes, los efectos incluyen somnolencia, convulsiones y coma. Las dosis grandes del PCP pueden producir la muerte por convulsiones repetidas, fallo cardíaco y pulmonar o rotura de los vasos sanguíneos en el cerebro.

  • Confusión, pérdida de la memoria

  • Comportamiento esquizofrénico

  • Desorientación respecto del tiempo y el ambiente

  • Aumento del pulso, la presión sanguínea, la temperatura del cuerpo y el ritmo respiratorio

  • Transpiración

  • Rigidez en los músculos de las extremidades

  • Los efectos por uso crónico son:

  • Pérdida de capacidades mentales para el aprendizaje

  • Paranoia

  • Pérdida de peso y desnutrición

  • Depresión grave

  • Violencia

  • ¿Es adictiva?

    Los estudios han demostrado la existencia de dependencia psíquica causada por el PCP.

    Metadona

    Descubierta por científicos alemanes durante la 2ª guerra mundial, es un estupefaciente sintético derivado del opio, está controlada por las autoridades sanitarias, de distribución restringida,con los que se ha tratado de eliminar los riesgos tóxicos de la morfina y la heroína.

    Investigaciones farmacológicas, han puesto de relieve el poder aditivo de las drogas, 1 miligramo puede sustituir a 4 de morfina o a 2 de heroína, e impide la aparición del síndrome de abstinencia.

    Los heroinómanos, suelen acudir a ella, obteniéndola ilícitamente cuando no disponen de heroína, esta comercializada con el nombre de "metasedin" pudiendo presentarse en tabletas blancas y liquido con sabor amargo.

    En los últimos años la metadona, ha sido muy discutida, ya que se ha demostrado que crea dependencia física y no solo no cura las toxicomanías sino que las mantiene.

    En el argot de los toxicómanos se le conoce con el nombre de muñeca, chiste o jungo.

    Todo programa de tratamiento con metadona debe ir acompañado, para obtener una mayor eficacia y mejores resultados, de psicoterapia u supervisión médica

    Efectos secuandarios:

    • Aturdimiento

    • Mareos

    • Náuseas

    • Bóca seca

    • Fallos circulatorios

    • Coma profundo.

    • Muerte por fallo respiratorio

    La utilización de la metadona como sustitutivo en el tratamiento de la dependencia de opiáceos está regulada en:

    “Tratamiento de deshabituación con LAAM”

    DESCRIPCIÓN

    LAAM es un agonista opiáceo sintético. Su principio activo es el clorhidrato de l-alfa-dimetilamino-4, 4-difenil-3heptil acetato. C23H31NO2HCl. Se conoce también como levo-alfa-acetilmetadol clorhidrato.

    El compuesto es un polvo cristalino blanco, soluble en agua (15 mg/ml), etanol y acetona. El coeficiente de partición octanol: agua de LAAM es 405: 1 a pH fisiológico. Las dosis de LAAM siempre se expresan como el peso de la sal de clorhidrato (peso molecular 389,95).

    FARMACOLOGÍA CLÍNICA

    LAAM es un analgésico opioide sintético con acciones cualitativamente similares a la morfina (un típico agonista mu) que afectan al sistema nervioso central (SNC) y al músculo liso. Las acciones principales incluyen analgesia y sedación. Se desarrolla tolerancia a estos efectos a través del uso repetido. Generalmente se produce síndrome de abstinencia por el cese de la administración crónica, similar al observado con otros opiáceos, pero con un comienzo más lento, un curso más prolongado y síntomas menos severos.

    En el tratamiento del abuso de opiáceos, LAAM ejerce sus efectos clínicos por dos mecanismos. En primer lugar, LAAM sustituye a los opiáceos de tipo morfina, eliminando los síntomas de supresión en individuos dependientes. En segundo lugar, la administración oral crónica de LAAM puede producir una tolerancia suficiente para bloquear el "techo" subjetivo de las dosis habituales de opiáceos administrados por via parenteral.

    LAAM se mataboliza mediante la desmetilación-N a nor-LAAM y dinor-LAAM, también agonistas opioides. Estos metabolitos son más potentes que la droga original. El efecto opiode producido bajo la administración de LAAM tarda más en comenzar y su duración (72 horas) en superior a la de la metadona (24 horas). Este aumento en la duración de la acción permite una administración de tres veces por semana .

    FARMACODINÁMICA

    La duración de la acción de una sola dosis de LAAM se debe a la suma de la actividad opiácea de la droga original y de sus metabolitos. Los efectos opiáceos de una sola dosis de LAAM administrado por vía oral comienzan, aproximadamente, entre las 2 a 4 horas a partir de su ingestión, y su acción dura de 48 a 72 horas (según las mediciones de la constricción pupilar y la supresión de signos de abstinencia). LAAM sustituye a otros opiáceos como la morfina en individuos opiaceodependientes, y elimina los síntomas de abstinencia producidos por la retirada de estos compuestos. Dosis orales únicas de 30 a 60 mg de LAAM eliminan los signos de abstinencia durante 24 a 48 horas en individuos mantenidos con altas dosis de morfina que se retiran de forma súbita. En dosis más altas (80 mg y superiores), la eliminación de estos signos puede aumentar de 48 a 72 horas en la mayoría de los individuos.

    La administración oral repetida de LAAM puede producir tolerancia suficiente para bloquear los efectos de los opiáceos administrados por via parenteral. La administración crónica de 70 a 100 mg. de LAAM tres veces a la semana produce una tolerancia que bloquea el "techo" de una dosis de 25 mg. de heroína administrada por via intravenosa hasta un máximo de 72 horas; el mantenimiento con dosis inferiores de LAAM (50 mg.) sólo produce un bloqueo parcial durante el mismo periodo.

     

    FARMACOCINÉTICA

    Absorción

    En solución oral, LAAM se absorbe rápidamente. Los niveles en plasma se detectan ya en los 15 a 30 minutos posteriores a la ingestión y alcanzan su pico entre la hora y media y dos horas en estado de equilibrio. LAAM sufre una primera transformación metabólica a su metabolito desmetilado nor-LAAM que, a su vez, es posteriormente N-desmetilado a dinor-LAAM. Ambos metabolitos son activos y contribuyen a la extensión y duración de la actividad clínica de LAAM

    Metabolismo y eliminación

    Como se ha señalado anteriormente, la formación de nor-LAAM y de dinor-LAAM se produce mediante una desmetilación secuencial, de manera que dinor-LAAM se forma a partir de nor-LAAM, y no directamente a partir de LAAM. Aunque la desmetilación N es la ruta primaria del metabolismo, otras vías menores de eliminación comprenden la excreción directa y la desacetilación a metadol, nor-metadol y dinor-metadol.

    Enfermedades renales y hepáticas

    Hasta ahora no se ha realizado ningún estudio farmacocinético en sujetos con insuficiencias hepáticas clínicamente significativas o afecciones renales graves. Ya que en este tipo de sujetos tanto la farmacocinestesia como la farmacodinamia de los agonistas opiáceos se pueden ver alteradas, y puesto que carecemos de datos sobre otros riesgos de la terapia con LAAM en estos pacientes, el médico puede elegir el tratamiento con metadona debido a que ésta tiene un perfil metabólico más simple.

     

    INDIVIDUALIZACIÓN DE LA DOSIFICACIÓN

    LAAM se debe emplear como parte de un programa para el tratamiento integral de la dependencia a narcóticos de la familia de los opiáceos. No se ha demostrado que sea efectivo proporcionar drogas narcóticas a adictos a narcóticos para el tratamiento de la adicción sin una evaluación médica adecuada, sin una programación del tratamiento y sin orientación profesional.

    El objetivo terapéutico al principio del tratamiento con LAAM es reducir el uso de opiáceos ilegales. La dosis de LAAM se debe seleccionar y ajustar con el fin de ofrecer una dosis lo suficientemente alta como para eliminar el síndrome de abstinencia de la droga, la búsqueda y uso de droga ilegal y las correspondientes conductas de alto riesgo. Si una vez controlado el uso de la droga ilegal persisten los efectos colaterales opiáceos, es posible que la dosis de LAAM requiera otros ajustes en fases posteriores del tratamiento para minimizar los efectos adversos.

    El médico debe estar alerta a las diferencias individuales con respecto a los niveles de tolerancia a los opiáceos y a la variabilidad inter paciente en la absorción, distribución y metabolismo de LAAM y de sus metabolitos. Al igual que con la metadona, el tratamiento con una dosis no adecuada de medicación se convierte en una contribución importante para el abuso continuado de drogas ilegales.

    El ajuste de la dosis inicial de LAAM resulta complejo debido a lo que tarda en comenzar su actividad. Si la dosis inicial es demasiado alta o se escalona con demasiada rapidez con respecto al nivel de tolerancia del paciente, pueden aparecer los síntomas característicos debidos a excesos de opiáceos, por ejemplo, una baja concentración, sedación e hipotensión ortostática. Es necesario vigilar la aparición de tales síntomas. y si aparecen, se deberá rebajar la dosis. En casos aislados pueden aparecer síntomas graves de sobredosis narcótica que desembocan en una profunda depresión respiratoria y del sistema nervioso central.

    Si las dosis indicadas para una dosificación de tres veces por semana se administran con demasiada frecuencia, LAAM y sus metabolitos se acumulan rápidamente hasta alcanzar niveles tóxicos. Las dosis recomendadas están indicadas para una dosificación de tres veces a la semana, con independencia de los días, y no se deben administrar diariamente.

    La dosis inicial recomendada para pacientes con una tolerancia a los opiáceos baja o desconocida es de 20 a 40 mg. tres veces por semana o en días alternos. Las dosis sucesivas se pueden ir aumentando en 5 ó 10 mg.. Tras un ajuste en la dosificación, se necesita un mínimo de dos semanas para lograr una estabilidad clínica. El ajuste en un programa de dosificación depende de la tasa individual de desarrollo de tolerancia al nivel creciente de LAAM (y de sus metabolitos), así como del tiempo necesario para que LAAM y sus metabolitos se acumulen hasta alcanzar los niveles de equilibrio.

    Para pacientes en mantenimiento con metadona y con niveles de tolerancia conocidos, la dosis inicial de LAAM recomendada es de 1.2 a 1.3 veces la dosis diaria de metadona recibida por dicho paciente, siempre que no exceda 120 mg.. Desde este momento en adelante se debe tener cuidado de no reajustar la dosis con demasiada frecuencia (generalmente, de 5 a 10 mg de diferencia cada segunda o tercera dosis), ya que un aumento demasiado rápido de la dosis puede desembocar en una sobresedación.

    Después de haber alcanzado el estado de equilibrio farmacológico, la mayoría de los pacientes no experimentan síndrome de abstinencia durante el intervalo de 72 horas inter dosis. En el caso de que sean necesarios más opiáceos, es preferible dar pequeñas dosis complementarias de metadona a dar LAAM en días consecutivos. En estos casos, las dosis de metadona para tomar en casa siempre suponen un riesgo, y el médico debe sopesar con mucho cuidado los potenciales beneficios terapéuticos frente al riesgo de diversión de la metadona.

     

    DURACIÓN DE LA TERAPIA CON LAAM

    Los ensayos clínicos controlados nos han proporcionado información sobre la duración adecuada de la terapia con LAAM. En algunos informes los investigadores señalan que algunos pacientes tratados con LAAM pueden experimentar menos variación en los efectos de los opiáceos y menos ansia por la droga que con la metadona, por lo que se deberá considerar el tratamiento con LAAM en el caso de pacientes que necesiten un mantenimiento a largo plazo durante su rehabilitación social y laboral.

    INDICACIONES

    LAAM está indicado para el tratamiento de la dependencia a opiáceos.

     CONTRAINDICACIONES

    La única contraindicación conocida en el tratamiento de la dependencia a opiáceos esla hipersensibilidad a LAAM. LAAM no está recomendado para ningún otro uso más que el tratamiento de la dependencia de opiáceos.

     

    ADVERTENCIAS

    La administración de LAAM con una frecuencia diaria ha conducido a una acumulación excesiva de droga y al riesgo de una sobredosis mortal.

    LAAM sólo se ha estudiado en régimen de administración con una frecuencia de tres veces por semana o en días alternos. La normativa actual en materia de tratamientos no permite la dosificación diaria de forma habitual una vez que el paciente ha sido introducido en el tratamiento con LAAM

    Independientemente de la razón que la motive, la decisión de administrar LAAM con una frecuencia superior a la de días alternos se debe considerar con extrema precaución. En el caso de adoptar dicha decisión, se debe sólo plantear el uso de las dosis más pequeñas (5 a 10 mg)

    Advertencia a los pacientes:

    Se debe advertir a los pacientes que la actividad pico de LAAM no es inmediata y que el uso o abuso de otras drogas psicoactivas, incluso el alcohol, puede desembocar en una sobredosis mortal, especialmente con las primeras dosis de LAAM tanto al comienzo del tratamiento como después de haberse interrumpido éste por un tiempo.

     

    PRECAUCIONES

    Administración inicial y ajuste de la dosificación. Debido a la larga vida media de LAAM y de sus metabolitos, los pacientes no sentirán los efectos completos de la medicación al menos durante algunos días. Por consiguiente, es necesario extremar la atención cuando se empieza a administrar LAAM y cuando se producen los ajustes en la dosificación inicial.

    • Lesiones cerebrales y aumento de la presión intracraneal.

    • Asma y otras alteraciones respiratorias: LAAM, como otros opiáceos, debe ser empleado con precaución en pacientes con asma. con enfermedad pulmonar obstructiva o cor pulmonale.

    • Pacientes con riesgos especiales: pacientes con una disfunción renal o hepática significativa, hipotiroidismo, enfermedad de Addison, hipertrofia prostática o estenosis uretral.

    • Efectos sobre la conducción cardíaca: Se ha demostrado que LAAM prolonga el segmento ST del electrocardiograma en perros a los que se ha administrado una dosis cinco días a la semana. En algunos pacientes, los ECG seriados efectuados en un estudio farmacocinético demostraron una prolongación del intervalo QTc que no se asoció a la dosis.

    • Cuadrosde abdomen agudo: Como el caso de otros agonistas mu, puede ocurrir que el tratamiento con LAAM oscurezca el diagnóstico o el curso clínico en pacientes con cuadros de abdomen agudo.

    Interacciones con otras drogas:

    Polidrogadicción y abuso de alcohol: Cuando se sabe que el paciente abusa de sedantes, tranquilizantes, propoxifeno, antidepresivos, benzodiazepinas o alcohol, se le debe advertir del riesgo de sobredosis grave si toma alguna de estas sustancias mientras sigue el tratamiento con LAAM.

    • Anestesia y analgesia: Los pacientes tratados con LAAM desarrollarán un nivel de tolerancia hacia los opiáceos similar al de los tratados con metadona. Los anestesistas y demás clínicos deben estar preparados para ajustar adecuadamente el tratamiento en este tipo de pacientes.

    • Otras interacciones con drogas: Se ha descubierto que la droga antituberculosa rifampicina produce una notable disminución (50%) en los niveles séricos de metadona, lo que conduce a la aparición de síntomas de abstinencia en pacientes tratados con metadona bien estabilizados.

    Información para el paciente:

    Los estudios sobre la reproducción animal no están completos y no existen datos clínicos acerca de la seguridad de LAAM durante el embarazo. Por estos motivos, el uso de LAAM no está recomendado en el embarazo. La mujer que pueda quedarse embarazada debe ser avisada de los riesgos con la terapia con LAAM y de la conveniencia de interrumpir el tratamiento con LAAM antes de un embarazo planificado. En la normativa actual se ordenan pruebas de embarazo mensuales en las pacientes potencialmente fértiles que se están tratando con LAAM

    Si a pesar de estas precauciones una paciente se queda embarazada durante el tratamiento con LAAM, es recomendable el cambio a metadona durante el resto del embarazo. Si resulta más apropiado el mantenimiento de LAAM en una paciente concreta, el médico debe tener en cuenta la posibilidad de depresión respiratoria del recién nacido y demás complicaciones perinatales.

    Parto y nacimiento: Se desconocen los efectos de LAAM durante el parto y nacimiento Sin embargo como otros agonistas opiáceos mu, es presumible que LAAM produzca depresión respiratoria y un posible síndrome de dependencia neonatal con una emergencia retardada de síntomas de abstinencia. El empleo de LAAM durante el parto y el nacimiento no está recomendado salvo que, en opinión del médico, los beneficios potenciales superen los posibles peligros.

    Madres durante el periodo de lactancia: No se han estudiado los efectos de LAAM sobre los hijos de madres en periodo de lactancia. No se sabe si LAAM es excretado en la leche humana en una concentración suficiente como para afectar al niño. El empleo de LAAM en madres lactantes no está recomendado salvo que, en opinión del médico, los beneficios potenciales superen los posibles peligros.

    Uso pediátrico: No se ha estudiado el uso de LAAM en adictos menores de 18 años. Su uso no está recomendado y es contrario a la normativa actual.

    Otras drogas

  • Drogas alucinógenas

    • El PEYOTE (DET) es el más conocido y consumido entre los hongos de origen mexicano, causa intoxicación en dos fases que comprenden la sobreexcitación general de alegría, de euforia, y la pereza física y de imágenes coloreadas.

    Sustancia activa: N-dietil-triptamina.

    Origen: obtención por síntesis.

    Modo de consumo: fumado.

    • La MEZCALINA (DMT): hace que el consumidor, en medio de su borrachera, luzca desinteresado por todo cuanto le rodea y que, de ordinario, le hubiese despertado la atención. Pero no lo hace por desprendimiento absoluto, como ocurre a causa del síndrome de motivación, sino porque se siente atraído por cosas que le resultan más interesantes tanto en su mundo exterior como en el interior.

    Sustancia activa: N, N dimetr-triptapina.

    Origen: Obtención por síntesis.

    Modo de consumo: por inyección o fumado a dósis de 50 - 100 mg. o puede ser mezclado con fragmentos de hoja y enrrollado como el cigarrillo, disuelto en un líquido y goteado en un cigarrillo normal.

    Duración del efecto: 5 - 30 minutos.

    • La SILOCIBILINA (STP): contenido en otro hongo de origen mexicano, produce más efectos de despersonalización que el LSD. Esta droga puede causar modificaciones de la afectividad, de la relación con el mundo exterior y del comportamiento, como también fenómenos psicosensoriales, transformación corporal, despersonalización.

    Sustancia activa: 8-metil, z5 dimetoxl Alfametil fenitilamina.

    Origen: por síntesis.

    Modo de consumo: vía oral.

    Duración del efecto: 18-72 horas.

    Presentación: tabletas, ranurada simple, color blanco, naranja o durazno, también cápsulas.

  • Drogas narcóticas

    • La CODEÍNA: es un estupefaciente débil que se encuentra en baja concentración en el opio. Sin embargo, la mayor parte de la codeína que se produce hay día se obtiene de la morfina mediante un proceso de metilación. La codeina tiene propiedades análogas a la morfina aunque sus efectos analgésicos solo representa un 10% del efecto mórfico.

    • La MORFINA: es obtenida a partir del opio y constituye un valioso analgésico. Pero ésta deprime el sistema nervioso central. Su sustancia activa es el sulfato de morfina. Se ingiere o se inyecta. La morfina es un polvo blanco, tableta o líquido. Sus efectos en el organismo son: euforia, adicción, constipación, inapetencia.

    • Los SOLVENTES. La inhalación de solventes comerciales parece constituir un fenómeno creciente especialmente entre los adolescentes. La inhalación intencional de los vapores que emanan de las “pegas” y “cemento” utilizados para el embalaje.

    Los síntomas de las personas que han inhalado estos vapores de acetona y otros solventes: vómitos, dolor de cabeza, trastornos respiratorios y cardíacos, disartria, incoordinación motora, irritación de la piel y coma.

    Efectos de ESTEROIDES en el organismo

    Los efectos secundarios y reacciones adversas que producen los esteroides son más de 70. El uso de esteroides afecta gravemente al hígado, y a los sistemas cardiovascular y reproductor. Sus efectos psicológicos en ambos sexos incluyen el comportamiento muy agresivo conocido como "roid rage" y depresión. Algunos de los efectos secundarios aparecen rápidamente. Otros, como ataques cardiacos y apoplejía son ocasionados con el uso continuo de esteroides a través de los años. Efectos:

    • Acné

    • Cáncer

    • Aumento de colesterol

    • Edema (retención de agua en los tejidos)

    • Daño fetal

    • Crecimiento del clitoris en las féminas

    • Continua erección en los varones (priapismo), sumamente dolorosa

    • Disminución del buen colesterol

    • Enfermedades cardiacas

    • Crecimiento excesivo de vello en la mujer (hirsutismo)

    • Ictericia

    • Tumores en el hígado

    • Calvicie femenina con patrón masculino

    • Piel grasa en la mujer •agrandamiento de la próstata

    • Reducción en el tamaño de los testículos

    • Esterilidad

    • Crecimiento óseo retardado

    • Cálculos biliares

    • Erupciones cutáneas

    • Alta presión

    • Impotencia

    • Irregularidades menstruales

    • Calambres musculares

    • Piedras en los riñones

    • Continuo mal aliento

    • Vómitos de sangre

    • Crecimiento de las tetillas o hinchazón en los varones

    • Aumento anormal de peso

    • Diarreas

    El traficante

    El traficante, hombre o mujer, es en tal sentido, la constante que aparece sobre todos los espacios contaminados por las drogas, ejerciendo sus influencias nefastas.

    Es un factor de relación cuyo concurso se nutre y robustece la expansión del problema de las drogas, como atentatorio que es contra los valores fundamentales del individuo, de la familia y del estado.

    El traficante, aunque mencionado así en singular, se pluraliza en razón de las acciones antisociales que cumplen, es el delincuente cargado de inmensa peligrosidad, que se mueve en los sectores más insospechados y conjuga actividades que van desde las finanzas hasta la buhonería.

    Desde luego, y como inteligentemente lo hace la Ley venezolana, la responsabilidad no es la misma para quienes trafican a escalas diferentes. Pero desde el punto de vista conceptual, el papel que cumplen los traficantes dentro de la guerra de las drogas es de alta capacidad de daño, tanto como las drogas mismas, pues el veneno que son las drogas se dinamiza y avanza en perjuicio de la sociedad por influjo de quienes trafican con ellas.

    ¿Qué significa “NARCOTRAFICO”?

    La palabra “narcotráfico” viene del inglés la realización del problema en nuestro país.

    Nosotros no tenemos problemas sociales a causa del tráfico y consumo de narcóticos como heroína y otros opiáceos.

    Nuestro problema está en el tráfico y consumo de marihuana, cocaína, basuco, inhalables y medicamentos.

    Si seguimos usando la palabra narcotráfico, no estamos llamando al pan, pan; ni al vino, vino.

    Usando “narcotráfico” es hacer estático el problema, cuando la heroína era lo importante y eso es falso hoy ya que el mercado de las drogas se amplió, ya no se usa sólo la heroína sino también la marihuana y la cocaína.

    También si usamos la palabra “narcotráfico” estamos haciendo ver que el problema es igual en todas partes.

    La heroína se trafica y consume en algunos países de Europa, Asia y Estados Unidos, en América Latina no, aún cuando existen algunos cultivos en México y Brasil, pero esa producción va directamente a Norteamérica.

    Por otra parte, el tráfico y consumo de drogas trae sus consecuencias, ya que se tiene que desplazar la mercancía de un país a otro, de un lugar a otro. Por eso, el tráfico y consumo de drogas no es igual en todos lados. Cada país tiene su cultura y situaciones concretas de cada día.

    Debemos hablar del tráfico de drogas con “s” para indicar que son varias y que son diferentes. Y no olvidemos que al lado de la mercancía tiene que estar unido el tráfico, o sea, el comercio. No hay una sin la otra. Por eso necesitamos cambiar el término “narcotráfico” por tráfico y consumo de drogas para que se refleje exactamente la realidad del problema.

    Los capos

    En segundo lugar, tenemos a los traficantes a gran escala, los llamados “capos” de la droga, quienes reciben las ganancias más exorbitantes que cualquier negocio pueda producir. Estos “capos” se valen de una real información y distribución que les permite llevar la “mercancía” a los mejores mercados.

    Una vez colocada la droga en el país en el cual va a ser distribuida, comienza la comercialización en gramos, paletas o pitillos. El precio de cada una de estas dosis varían de acuerdo al país y a la pureza de la droga, siendo más barata la marihuana, por no requerir ningún tipo de procesamiento previo a su consumo. Este sector es el último favorecido por el tráfico de drogas. Sin embargo, es quien más riesgo corre de ser aprehendido debido que opera generalmente en sectores urbanos.

    El tráfico de drogas como problema de Estado

    El tráfico de drogas, lejos de ser visto como problema socio-cultural que recae directamente en lo económico, se ha tratado como un problema político e ideológico- cultural, porque ha sido abordado normalmente en materia represiva o de control y fiscalización de la droga.

    Según la CONACUID (Comisión Nacional Contra el Uso Indebido de las Drogas), los cambios conceptuales sobre el fenómeno de las drogas obedece a que en nuestra sociedad latinoamericana el problema de las drogas presenta toda una serie de interconexiones económicas, políticas, sociales y culturales, que debe ser tratada como un fenómeno global y lo político debe ser determinante.

    Cifras impresionantes

    En México, los ingresos provenientes de la exportación de drogas, equivale a un 75% del ingreso por exportación petrolera. En Colombia, el ingreso que produce la venta de drogas, supera por lo menos tres veces a los ingresos percibidos por la exportación del café. En Venezuela, las cifras por incautación de drogas indican que se estarían manejando unos 3.400 millones de dólares (algo así como el 30% de las exportaciones petroleras y un tercio del presupuesto nacional). En el caso de Bolivia, el ingreso por concepto de drogas, representa el doble de sus exportaciones formales y para 1984 se decía que este ingreso era equivalente al producto interno bruto de la economía formal.

    ¿Quiénes son los culpables?

    Como podemos observar, el negocio de este siglo afecta no sólo a los países tercermundistas, a los cuales se les trata de cargar las culpas de este fenómeno que varía dependiendo del punto de vista del analista. Sería necesario verlo desde dos ámbitos: primero, los responsables del fenómeno son los productores (En gran parte países tercermundistas) y en segundo lugar, los consumidores (En gran parte países industrializados). El problema es que cada uno trata con objetividad el tema y, por supuesto, siempre sale airoso el más fuerte, apareciendo éste como el más afectado. Independientemente de buscar a un culpable del tráfico y consumo de drogas, se trata o se debe tratar de solucionar el peso social que ha originado este fenómeno.

    Legalizar la cocaína para derribar el poder del narcotráfico

    Cuando el narcotráfico se convierte en un estado paralelo, tan, y a veces más poderoso que el legítimo, capaz de comprar conciencias, penetrar en las instituciones, dominar la economía e imponer sus propias leyes (leyes del terror), no hace falta una gran capacidad polìtica para comprender que situaciones de esa naturaleza no son permanentes.

    ¿Cómo derribar el poder del narcotráfico?

    La legalización del tráfico tendría para empezar un resultado económico inmediato: se vendría abajo el precio del producto. El cultivo de la coca, en efecto, ni es difícil ni es costoso, ni exige mucho efecto, ni exige mucho trabajo.

    ¿QUÉ DEBEN HACER LOS PADRES PARA EVITAR LA DROGADICCION EN LOS HIJOS?

    Evite:

  • Hablar como si lo supiera todo, sin escuchar las opiniones de sus hijos.

  • Ignorar los problemas escolares y personales de sus hijos porque considera que son “cosas de niños”

  • Adoptar medidas de coacción, sin razonar, que limiten su libertad desmesuradamente.

  • Mantener posturas excesivamente permisivas.

  • Ocultar información de todo lo que les pueda afectar en el presente o futuro.

  • Que exista contradicción entre lo que exige a sus hijos y lo que usted mismo hace al respecto.

  • Hacer de su hogar un sitio inaguantable.

  • No tener tiempo para ellos.

  • Que dependan excesivamente y sin necesidad de usted.

  • Procure:

  • Sentirse a gusto con ellos. Participe del ambiente familiar y ellos participarán con usted.

  • Escucharlos y razonar cuando no esté de acuerdo con ellos.

  • Seguir su rendimiento escolar y atender a los problemas que vayan surgiendo en su desarrollo.

  • Ayudarles y facilitarles la comunicación con los demás.

  • Informar a sus hijos sobre el tema desde los 10 u 11 años, con veracidad y credibilidad, dosificándole la información según la edad.

  • No olvide que somos un modelo a imitar. Su conducta será más importante que sus consejos.

  • Seguir actividades de tiempo libre, deportivas, culturales y de entretenimiento fomentándolas desde la familia.

  • Los hogares “crea”

    Es una organización comunitaria, residencial, libre de drogas, sin fines de lucro, fundada en el año 1968, con el propósito de ofrecer servicios de prevención y tratamiento para la adicción a drogas.

    Esta organización ofrece programas de prevención tales como: conferencias, programas de radio y TV, folletos informativos y otros. Además, ofrece un programa de tratamiento debidamente estructurado, a través del desarrollo del carácter del adicto.

    Cada hogar CREA es una comunidad donde el adicto encuentra un verdadero hogar con los elementos físicos, emocionales y espirituales que le ayudan a formar un carácter sano. En ese medio el adicto va creciendo y madurando emocional y espiritualmente.

    En los hogares CREA se recibe a toda persona de cualquier edad o sexo, que presente una condición adictiva y esté dispuesto a someterse a tratamiento.

    En el caso de los menores y adolescentes, no sólo se confronta la problemática de adicción, también se consideran aquellos casos que presentan problemas de conducta o disciplina.

    El cultivo de la voluntad:

    Los que se encuentran metidos en el cenegal de las drogas y de pronto comprenden que si no hacen algo ellos mismos se hundirán irremediablemente en él, tienen a su disposiciòn un valioso recurso personal que pueden utilizar para escapar de la destrucción.

    Señalaremos a continuación algunas maneras prácticas, entre otras, que contribuyan a cultivar en forma positiva la voluntad:

  • A través de un plan de adicción, lograr una disciplina y ordenamiento interiores y exteriores de la vida.

  • Cumplir con fidelidad y puntualidad los diversos deberes, sin eludirlos jamás al no haber causas justificadas.

  • Ser fiel en los compromisos libremente adquiridos.

  • Actuar con mayor dedicación cuando más cuesta algo, o cuando hay menos deseos de hacer algo.

  • Lograr un espíritu de sacrificio que lleve a vencer todos los obstáculos que se presenten en el camino.

  • Adquirir un dominio de los sentimientos y afectos que nacen del corazón. Esto se conseguirá con un amor puro y desinteresado hacia Dios y al prójimo, olvidándose de sí mismo.

  • Adquirir el dominio de las pasiones, las tendencias, los instintos y los afectos desordenados.

  • Hacer un esfuerzo constante para ir, poco a poco, buscando ideales serios y profundos para el futuro y, a su vez, tratar de ir realizándolos.

  • Poner empeño por mantener la paz interior y exterior en medio de los diversos trabajos y problemas.

  • Revisar la vida constantemente mediante un examen de conciencia, por el cual se afirmará el buen propósito y se enmendará en lo que se encuentre mal.

  • Cada ser humano es un individuo “único”, con características propias, virtudes y defectos, facilidades y limitaciones. Es por lo que cada quien debe orientar sus metas en el sentido que considere sea capaz de lograrlas. Así evitarán frustraciones que puedan llevar al individuo a consumir drogas.

    Preguntas de salud

  • ¿Qué consecuencias traería en una situación de emergencia el desalojo de personas ebrias o drogadas?

  • El desalojo de una persona ebria o drogada traería como consecuencia muy graves y hasta mortales, porque estas personas no están en su pleno razonamiento y no entenderían lo grave de la situación, por ejemplo esta persona podría impedir, con su actitud de agresividad el desalojo de las restantes personas.

  • ¿Qué tipo de emergencias (quemaduras, asfixia, insolación, shock.) podría sufrir una persona ebria o drogada?

  • Las personas ebrias o drogadas traerían como emergencia quemaduras, asfixia y shock, de estas personas en este estado como no están en su pleno razonamiento podrían producir un incendio como comúnmente sería con una colilla de cigarrillos, la asfixia podría ser por medio de cualquier cosa y el shock se produce por la intranquilidad de la persona ebria o drogada.

    Conclusiones

    El problema del consumo y abuso de drogas es muy complejo, ya que existe una red internacional que la controla; tan poderosa, que ha incursionado hasta lo más alto del nivel político y económico de algunos o de casi todos los países, de allí el nombre de nuestro folleto: “LAS DROGAS NO TIENEN FRONTERAS”. No distingue razas credos, clases sociales, etc.

    El consumo de drogas, especialmente en los jóvenes, es tan alarmante, que se han organizado conferencias a nivel mundial para implementar medidas que frenen al tráfico y consumo de las mismas.

    Las drogas en nada benefician nuestra salud, por el contrario, la dañan tanto física como mentalmente mas cuando se abusan de ellas ya sean legales (cigarrillo, alcohol, etc.), ilegales (cocaína, marihuana, etc.). El otro tipo de adicción como a las comidas, TV, trabajo, juegos, etc., ocasionando el deterioro en el núcleo familiar y por ende una descomposición social.

    Por lo anteriormente escrito, se hace necesario compenetrar mejor la familia, la comunidad y en general la sociedad actual con el problema a fin de trabajar y hallar una solución.

    CONSEJOS PRACTICOS ANTE UN ADICTO A LAS DROGAS

    Aunque cada caso es singular, se ofrecen unos consejos generales:

  • No dramatice el hecho, ya que con esa actitud, se corre el riesgo de que el adicto sobrevalore su conducta.

  • Procúrese información del afectado por el problema, averiguando el tipo o tipos de drogas que consume, tiempo de consumo, cantidad, modo de administración, etc.

  • Reflexione y tenga consciencia de que algo, generalmente grave, ha sucedido para conducirle a tal uso indebido de drogas, tratando de averiguar el por qué.

  • Consulte con el médico, solicitando su consejo, ya que las drogas producen dependencia: psíquica (necesidad o deseo de proseguir el consumo de la misma) ó física (trastornos orgánicos que se producen al abstenerse de consumirla).

  • Oriente al adicto, bajo la dirección del médico, o diríjale hacia un Centro de desintoxicación, sobre todo en los casos de consumo de drogas gravemente peligrosas, como los alucinógenos, anfetaminas, opiáceos, etc.

  • Después de la desintoxicación hay que ocuparse de la rehabilitación y reinserción social y laboral del drogadicto. Es una fase clave. No lo olvide. Durante este período de readaptación hay que devolverle la confianza en sí mismo y en los demás, procurarle afecto, y dotarle de una preparación que sea medio de seguridad en su vida. Esto, hoy, es posible con métodos y sistemas especializados, dirigidos por profesionales preparados al efecto.

  • La prevención precoz

    Es importante poner énfasis en el problema de la PREVENCION PRECOZ, realizada antes que la droga llegue al individuo, mediante:

    • Una información veraz, con técnicas adecuadas de publicidad, que permita conocer lo que dice la Ley, combinada con una información objetiva sobre los efectos de las drogas.

    • No se debe penalizar el consumo, pero sí la tenencia, cuando esta sea para su posterior difusión, determinando en las leyes una dosis media y penalizar todo lo que exceda de éstas, y cuando el intoxicado sea peligroso, se le pueda someter a medidas de rehabilitación.

    • Aplicar la legalidad vigente con una más rigurosa fiscalización de los estupefacientes y psicotrópicos.

    • Establecer un procedimiento rápido, privado de todo matiz penal, que permita el internamiento del alcohólico y toxicómano en centros de tratamiento y rehabilitación totalmente desligados de las instituciones penitenciarias. El tratamiento no debería de terminar hasta la reinserción del ex-adicto.

    • Establecer unos centros de Protección ciudadana que permitan seguir un tratamiento enteramente voluntario, respetando el anonimato, y sin intervención alguna de autoridad judicial o policial.

    • Actuar contra la incitación y apología de la droga que se viene haciendo desde los medios de comunicación social, tanto en lo que respecta a las drogas legales como a las ilegales.

    • Sensibilizar a la familia para que asuma sus responsabilidades en la formación y educación de sus hijos para que puedan sobrevivir en un mundo condicionado por la química, y recabar su colaboración con los organismos e instituciones a fin de evitar el consumo de drogas y / o en su caso, conseguir el tratamiento necesario de sus hijos afectados de toxicomanías.

    • Necesidad de una política de protección de la familia en materia de vivienda, educación, trabajo, tiempo libre, etc.

    • Los profesores, maestros, etc., que concedan prioridad al desarrollo armónico de la personalidad de los alumnos, a la formación de valores humanos espirituales, para que sepan vivir en libertad y correcta convivencia.

    • Desarrollar el artículo 43 de la Constitución Española en lo referente a la salud pública, con la clara referencia en lo que respecta a la educación para el ocio creativo.

    • Proporcionar una información técnica, puesta al día, que permita a los diferentes profesionales en relación con el problema, un conocimiento objetivo sobre las drogas y sus efectos.

    • Campañas educativas sobre prevención de toxicomanías.

    • Recabar de la sociedad en general y de los poderes públicos en particular, la imperiosa necesidad de una política responsable sobre la materia contemplada en sus variados aspectos, volcando sin límite las ayudas de todo orden precisas para controlar, paliar y encauzar los nefastos efectos del indiscriminado y masivo uso de drogas legales e ilegales por la población española.

    ¿Qué hacer para que su hijo no las consuma?

    Muchos jóvenes escapan a través de las drogas de la falta de amor, la incomprensión, la sed de atención que experimentan en el hogar.

    La tarea de criar a nuestros hijos es probablemente la que más satisfacción nos produce pero, a la misma vez, es la más exigente!

    Ser madre o padre requiere tiempo, atención, paciencia y energía. Pero, ante todo, requiere amor.

    Es importante desarrollar destrezas como madres y padres para estar mejor preparados y poder ayudar a nuestros hijos a desarrollar sus talentos al máximo en todos los aspectos de sus vidas.

    Estas destrezas también nos ayudarán a satisfacer las necesidades físicas, emocionales e intelectuales de nuestros hijos.

    Nuestro papel como madre y padre cambia a medida que nuestros hijos crecen.

    Durante los años infantiles, tenemos que satisfacer todas las necesidades de nuestros hijos: alimentarlos, vestirlos, bañarlos y amarlos.

    Según van creciendo, nuestra función se va ampliando. Asumimos papeles de maestro y consejero.

    Como maestros, ayudamos a nuestros hijos a aprender sobre la alegría y las maravillas del mundo.

    Les explicamos por qué y cómo funcionan las cosas.

    Les contestamos preguntas de una forma que ellos pueden entender.

    Como consejeros, aconsejamos a nuestros hijos durante tiempos agradables y difíciles, dándoles amor, apoyo y orientación.

    Debemos estar conscientes de las necesidades de nuestros hijos.

    Las siguientes son las necesidades más importantes de que ellos tienen:

    Necesidades físicas:

    • Buena nutrición

    • Descanso

    • Cuidado médico

    • Ropa apropiada

    • Seguridad física

    Necesidades emocionales:

    • Amor

    • Aceptación

    • Sentido de pertenencia

    • Reconocimiento

    • Seguridad emocional

    Necesidades intelectuales:

    • Hablemos con nuestros hijos. A medida que nuestros hijos crecen, debemos hablar con ellos, explicarles lo que vemos, lo que hacemos y por qué, animándoles a hacer preguntas. Participación en su labor académica

    • Participemos en la educación de nuestros hijos. Debemos conocer los maestros de nuestros hijos y lo que le enseñan. Ayudemos a nuestros hijos con sus asignaciones escolares, pero no las hagamos por ellos. Desarrollo del potencial creativo

    • Fomentemos la habilidad creadora. Dejemos que nuestros hijos exploren su mundo. Fomentemos interés en los deportes, la música, el baile, la escritura, el drama, etc.

    • Proveamos medios alternos de aprendizaje Dependiendo de la edad de sus hijos, considere cubos, rompecabezas, modelos y libros como medios alternos de aprendizaje. Nosotros, las madres y los padres, tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros hijos a desarrollar un comportamiento apropiado.

    Esto lo podemos hacer con las siguientes recomendaciones:

    • Castigue con amor

    Asegúrese de que existan reglas en el hogar y que sus hijos las conozcan y las comprendan. Que ellos sepan que es importante seguirlas. De no seguirlas, castigue con firmeza, pero con amor. No entre en una lucha de poder con sus hijos. Este es el error más grande que cometemos como padres y madres. Nuestros hijos deben saber que, si ellos no cumplen con sus responsabilidades y deberes, habrá consecuencias. Es nuestra responsabilidad cumplir con las consecuencias en una forma firme pero con mucho amor y sin gritar ni perder la paciencia.

    • Enseñe habilidades sociales

    Los buenos modales, compartir, escuchar y respetar las necesidades, opiniones y diferencias de los demás son importantes para un desarrollo saludable.

    • Enfrente la frustración

    Enseñemos a nuestros hijos que las emociones son normales, pero que gritar, golpear, etc., no son las mejores maneras de expresar sentimientos. Es importante animarlos a que hablen sobre sus sentimientos, en vez de comportarse de forma inadecuada.

    • Comunicación efectiva

    Hablemos con nuestros hijos acerca de sus experiencias y sentimientos. Seamos francos, pero no juzguemos a nuestros hijos. Nuestras críticas deben ser constructivas. Esto animará a nuestros hijos a compartir con nosotros sus temores, fantasías, planes y sueños.

    Siempre debemos explicarles lo que nosotros creemos y por qué establecemos las reglas.

    Cuando nuestros hijos no están de acuerdo con nosotros, debemos escucharlos y estar dispuestos a negociar con ellos dentro de lo que sea posible y razonable.

    Debemos ser imparciales cuando nuestros hijos tienen disputas con sus hermanos o amistades.

    Debemos escuchar a todos con cuidado antes de intervenir.

    Debemos recordar que los niños aprenden mucho imitando a los demás.

    Como padres y madres, somos los mejores o peores modelos para nuestros hijos:

    • Si mostramos amor, nuestros hijos harán lo mismo.

    • Si respetamos a nuestros hijos, ellos nos respetarán a nosotros y a otros también.

    • Si tenemos autodisciplina, ellos también la tendrán.

    • Si tratamos a los demás cortés e imparcialmente, nuestros hijos lo harán también.

    • Si actuamos con serenidad cuando las cosas van mal, nuestros hijos harán lo mismo ante la adversidad.

    • Si actuamos con coraje y rencor, nuestros hijos lo harán también.

    • Si nosotros enfrentamos nuestros problemas con una actitud positiva ("puedo hacerlo") en vez de qué hago ahora?"), nuestros hijos harán lo mismo.

    ¿Por qué se drogan?

    En los últimos años, se viene observando una correlación entre el consumo abusivo de drogas y el incremento del índice de criminalidad, alcanzando cada vez edades más cercanas a la niñez.

    El consumo de drogas se presenta como un hecho social derivado de otros factores previos como son la marginación social o integración de los individuos, las expectativas socio-profesionales, la integración o desintegración familiar, etc.; en suma, de todo aquello que favorece o dificulta la consecución de una estabilidad afectiva que lleve al individuo a una situación de madurez.

    En general, podemos afirmar que la mayoría de las veces, las personas las usan para intentar cambiar el estado de ánimo, siendo su fin sentirse más felices, quizá buscando escapar de sus problemas, de dolores, de la ansiedad o de frustraciones; y aunque, en algunos casos, se consumen para satisfacer una curiosidad o probar lo prohibido, el peligro que se corre en la mayor parte de las ocasiones procede del desconocimiento de la sustancia utilizada, de los peligros y perjuicios que la droga puede acarrear por sí misma o por las mezclas que a menudo realiza el traficante para obtener más rendimiento a la "mercancía".

    La droga, por sí sola, no resuelve los problemas; tan solo pospone, y, casi siempre, los agrava; lo que suele hacer que su resolución sea cada vez más difícil. Dicen algunas personas que en ocasiones, al utilizar las drogas por su cuenta, se sienten mejor. No es cierto, y sus efectos ficticios, como no perduran, inducen a volverlas a consumir, aumentando generalmente la cantidad para sentir los efectos apetecidos.

    FACTORES ASOCIADOS AL CONSUMO DE LAS DROGAS

    Factores de tipo personal

    • La Edad: Se da un inicio entre los 10/12 años, un consumo masivo entre los 16/20 años, y un descenso a partir de los 20 años

    • El sexo: No determina un mayor o menor consumo el hecho de ser hombre o mujer. Se da muy por igual en ambos sexos, si bien los varones son un porcentaje mayor.

    • Ocupación: El consumo se da por igual ente estudiantes, trabajadores y jóvenes en paro (Si bien entre estos últimos las tasas de consumo son proporcionalmente más elevadas)

    Factores del círculo de amigos

    Entre los que cabe señalar principalmente el grupo de referencia de amigos, las personas con quienes se vive (hay más consumo entre quienes viven con un grupo de iguales, no con la familia de origen). No hay que olvidar que el consumo de estas drogas ilegales está envuelto en toda una mística y ritual y no tanto individual.

    Factores de tipo estructural

    • El medio familiar, particularmente en familias con situaciones anómalas.

    • La actividad socio-profesional, particularmente la insatisfacción profesional y las situaciones de paro a que se ven obligadas las generaciones más jóvenes, ya que este ocio forzado, favorece notablemente el consumo de tóxicos.

    • El medio educativo, ya que la rigidez del sistema educativo origina no pocos fracasos escolares que revierten en situaciones personales de marginación y consiguientemente favorecen el ocio, obligando al consumo de drogas.

    • Medios de comunicación social, dada su capacidad de manipulación, con la insistente incitación al consumo de tóxicos legales, favorecen notablemente el hecho.

    En los últimos años, se viene observando una correlación entre el consumo abusivo de drogas y el incremento del índice de criminalidad, alcanzando cada vez edades más cercanas a la niñez.

    El consumo de drogas se presenta como un hecho social derivado de otros factores previos como son la marginación social o integración de los individuos, las expectativas socio-profesionales, la integración o desintegración familiar, etc.; en suma, de todo aquello que favorece o dificulta la consecución de una estabilidad afectiva que lleve al indivíduo a una situación de madurez.

    ¿CÓMO DETECTAR EL CONSUMO DE DROGAS?

    Es posible que si su hijo, un amigo o un familiar está consumiendo drogas se identifiquen algunas de las siguientes señales:

    Señales Físicas:

    • Ojos vidriosos, enrojecidos y pupilas dilatadas

    • Astenia y anorexia

    • Fotofobia, lagrimeo

    • Alteraciones del sueño con permanencia prolongada en cama

    • Manos temblorosas

    • Está soñoliento con gran frecuencia

    • Tiene constante secreción nasal

    • Le falta el apetito

    • Padece de sudores

    • Le dan dolores de cabeza a menudo

    • Mareos

    • Nausea y vómitos

    • Visión borrosa

    • Falta de concentración

    • Disminución en coordinación muscular

    • Insomnio

    • Muestra marcas de pinchazos en los brazos

    • Flebitis en forma de cordones en antebrazos debido a los pinchazos

    • Alteraciones hepáticas (hepatitis)

    • Picores cutáneos

    • Muestra marcas de quemaduras en las manos

    Señales Emocionales:

    • Se observa nervioso, inquieto y se irrita con facilidad

    • Muestra depresión o ansiedad

    • Tiene falta de entusiasmo o indiferencia por las cosas que antes le interesaban

    • Se dan cambios radicales en su carácter y personalidad

    Cambios en el patrón de conducta:

    • Gasta mucho dinero sin que se vea en qué

    • Tiene nuevos amigos o cambia de grupo de amigos

    • Demuestra irresponsabilidad

    • Muestra dejadez en su vestir y aseo personal

    • Se ausenta de la escuela y sus notas bajan

    • Tiene tendencia a aislarse

    • Problemas laborales

    • Bajo rendimiento intelectual y laboral

    • Crítica de las normas sociales, con las cuales desea romper drásticamente

    Otros indicadores:

    • Sus camisas muestran manchas de sangre en las mangas

    • Se encuentran quemaduras en la cama o en la ropa

    • Descubre una aguja hipodérmica, un gotero o una cuchara en su cuarto o entre sus pertenencias

    • Se encuentran en su cuarto u otro lugar de la casa pequeños pedazos de papel de celofán que hayan estado doblados

    • Del domicilio comienzan a desaparecer cosas de valor

    • Falta de higiene general

    • Uso de mangas largas

    • Gafas oscuras

    • Vestimenta informal en la que predomina colores oscuros

    Consideraciones generales

    Para poder identificar si su hijo está utilizando drogas, se deben de tomar en consideración la suma de varias de estas manifestaciones y no expresiones aisladas que puedan tener su origen en otro tipo de problema. Si identificamos que nuestros hijos están experimentando en el uso de drogas, no debemos asumir actitudes irritables, agresivas ni de rechazo. La actitud debe ser una de diálogo, comprensión, confianza y búsqueda de ayuda en profesionales y centros especializados en drogodependencias

    ¿Puede curarse un drogadicto?

    Por principio, sí. No obstante para que los tratamientos sean positivos es necesario que el paciente sea voluntario y desee perder su dependencia. Bajo este supuesto hoy se pueden conseguir resultados eficaces mediante las técnicas que actualmente se están empleando.

    Los métodos terapéuticos más habituales que se están utilizando son:

    • Eliminación brusca del consumo bajo vigilancia médica en un medio hospitalario.

    • Deshabituación progresiva de la sustancia con ayuda psiquiátrica.

    • Uso en una primera fase de drogas de sustitución que no eliminan la dependencia, pero que en algunos casos pueden contribuir al tratamiento de deshabituación, evitando el síndrome de abstinencia y permiten pasar en segunda fase a los métodos antes reseñados.

    • Uso de antagonistas, por ejemplo: la morfina y la apomorfina.

    DIFERENTES TIPOS DE INTOXICACIONES

    Intoxicación aguda por estimulantes

    Las intoxicaciones agudas por estimulantes ( cocaína, anfetaminas, MDMA, etc...) son cada vez más frecuentes por el aumento en el consumo de estas sustancias. Pueden producirse tras el consumo "fumado" o "esnifado" en el caso de la cocaína, o por vía oral en las anfetaminas. Es mucho menos frecuente la intoxicación por vía endovenosa.

    Los síntomas vienen determinados por el efecto estimulante de estas sustancias. Suele tratarse de sujetos excitados e hiperactivos, a veces confusos y agitados, lo que les convierte en potencialmente peligrosos. Su grado de ansiedad, en ocasiones pánico, es muy alto. Sudorosos, con la frecuencia cardíaca, y tensión arterial elevadas ( refieren palpitaciones, taquicardias, dolor torácico, etc...) con midriasis y a veces náuseas, vómitos o diarreas. Es frecuente la cefalea, aunque el sujeto no la manifiesta, si no se le pregunta acerca de ello.

    No es extraña la ideación paranoide de persecución, observación y sensación de control. Puede haber alucinaciones visuales ( halos alrededor de los objetos ) auditivas o táctiles, aunque mantienen totalmente la orientación.

    Pueden aparecer convulsiones, arritmias cardíacas, isquemia coronaria y accidentes cerebro-vasculares.

    ACTITUD: Habitualmente hay que ser precavido al acercarse a este tipo de intoxicado, haciéndolo de forma lenta, serena y tranquila, evitando movimientos bruscos o apariencia amenazante, empleando un tono de voz sosegado y nunca elevado y autoritario.

    Procurar no aumentar su angustia, evitando actitudes o acciones que puedan aumentarla. Si el sujeto esta de "bajada" puede sentirse deprimido y necesitar apoyo.

    En caso de necesidad, ante una especial agresividad o violencia contra sí mismo o contra otros, habrá que reducirle forzosamente y trasladarlo a un centro hospitalario, donde reciba ayuda.

    Intoxicación aguda por barbitúricos

    La intoxicación aguda por barbitúricos fue frecuente en los medios hospitalarios a causa de la popularidad de estas sustancias, el alto numero de productos farmacéuticos que las contenían y el elevado consumo de las mismas. Actualmente la incidencia de este cuadro es escasa ya que hay pocos barbitúricos comercializados y se ha restringido su uso terapéutico.

    La intoxicación se produce por vía oral aunque se han dado casos de intoxicación por vía parental. En muchos de estos procesos hay un trasfondo suicida.

    Su sintomatología es de una intensidad variable que oscila entre una disminución del nivel de conciencia, con confusión u obnubilación, y un coma profundo que puede acabar en el fallecimiento del intoxicado por parada respiratoria.

    En los casos de intoxicación ligera, el cuadro clínico se asemeja a una intoxicación etílica aunque falta el olor característico del etanol.

    Entre los signos y síntomas habituales nos encontramos con una bradipnea (enlentecimiento del ritmo respiratorio) y una cianosis (color azulado de la piel), característicos de la depresión respiratoria. Hay también hipotensión arterial, disminución de la temperatura corporal, hiporeflexia (disminución de los reflejos) y miosis (pupilas contraidas) que puede pasar a midriasis (pupilas dilatadas) por depresión respiratoria.

    La dosis mortal por la ingesta de barbitúricos podría situarse potencialmente entre los 6 y 10 gr de fenobarbital y entre los 2 y 3 gr de amobarbital, secobarbital y pentobarbital.

    Hay que tener presente que el cuadro se agrava con el consumo asociado de alcohol opiáceos y tranquilizantes, también depresores del SNC y potenciadores por ello de los síntomas citados.

    ACTITUD: Controlar la función cardiorrespiratoria, aplicando si fuese necesario masaje cardíaco o respiración artificial, ya que de ello puede depender el desenlace de la intoxicación.

    Provocar el vómito en caso de que la ingesta se haya efectuado en el plazo de las 2-4 horas anteriores. Nunca se realizará si el afectado está inconsciente por el riesgo de aspiración pulmonar.

    Traslado a un centro hospitalario en ambulancia si es posible, e intentando aportar el mayor número de datos sobre la intoxicación (hora de la ingesta, tipo de barbitúricos, numero de pastillas tomadas, otros consumos asociados ....) la compañía de familiares o testigos puede ser útil en este sentido.

    Intoxicación aguda por alucinógenos

    La intoxicación aguda por alucinógenos no es muy habitual en la actualidad y resulta extraño que se presente sin estar asociada al consumo de alcohol, cannabis, "speed", etc. Aún es mas rara la intoxicación secundaria a alucinógenos naturales ( amanita muscaria, datura estramonium, etc.).

    Normalmente los intoxicados precisan ayuda por causa de las crisis de pánico derivadas de un "mal viaje" (experiencia negativa y desagradable) cuyos síntomas son la angustia y depresión asociadas a confusión mental y alucinaciones visuales, sensación de incapacidad, culpabilidad y riesgo de conductas agresivas con perdida de autocontrol y peligro de suicidio.

    ACTITUD: Aislar al intoxicado en un lugar tranquilo y poco iluminado, evitando excesivos estímulos a su alrededor. Puede ser útil una música suave.

    Acompañarle de una persona que le serene y tranquilice. Puede utilizarse los propios compañeros del afectado que le sirvan como punto de referencia.

    Intentar tranquilizarle mediante una conversación suave. Se le puede explicar serenamente lo que le ocurre, recordando la acción temporal de su situación y los efectos pasajeros de los alucinógenos. Muchos están especialmente preocupados por la idea que han destruido sus cerebros, de que son ellos mismos los que se han llevado a la locura y de que serán incapaces de volver a su estado normal.

    Su traslado a un centro hospitalario, debe realizarse teniendo en cuenta las premisas anteriores.

    Intoxicación aguda por inhalantes

    Las intoxicaciones agudas por inhalantes se producen tras la aspiración de estos productos por la vía respiratoria. Su uso común en determinadas actividades de la vida cotidiana puede propiciar intoxicaciones involuntarias que no buscaban el efecto psicoactivo de estas sustancias.

    Los síntomas son variables atendiendo a la diversidad de sustancias. Es habitual un cuadro confusional y de cierta desorientación asociada a cefalea, mareo, conjuntivitis, rinitis, faringitis, náuseas, vómitos, tos, expectoración y sensación de ahogo, debilidad muscular, alteración de la marcha, etc.

    El cuadro puede conllevar arritmias cardíacas, un estado estuporoso e incluso coma y muerte súbita.

    ACTITUD: Se deberá intentar salvaguardar las constantes cardio-respiratorias.

    Es necesario el traslado a un centro hospitalario. La gravedad del caso puede requerir su ingreso en las unidades de cuidados intensivos.

    Intoxicación aguda por opiáceos

    La intoxicación aguda por opiáceos ( sobredosis ) suele acontecer en individuos que, manteniendo un patrón de consumo habitual, usan excepcionalmente dosis mas altas de las acostumbradas ( papelinas de heroína de alta pureza, adulteración de la droga al mezclarle otras sustancias, consumo asociado de diversos opiáceos : heroína, buprenorfina, codeína, metadona, etc.) o bien en individuos que tras un proceso de desintoxicación o rehabilitación retornan al patrón de consumo anterior.

    Habitualmente se produce tras el consumo intravenoso aunque no es raro tras el abuso oral de comprimidos o excepcionalmente de algún jarabe rico en codeína.

    Los síntomas más destacados son la disminución del nivel de conciencia ( que puede llegar hasta el coma ), miosis ( pupilas pequeñas ), ralentecimiento del ritmo cardíaco ( hay riesgo de parada cardíaca ) y respiratorio ( cianosis y fases de apnea ) e hipotensión arterial.

    El efecto tóxico cardiopulmonar más grave derivado de la intoxicación aguda por heroína corresponde al edema agudo del pulmón.

    Cuando la intoxicación aguda es debida al consumo de codeína, propoxifeno y meperidina, suelen ser frecuentes las arritmias cardíacas y las convulsiones. El uso habitual de otras sustancias psicoactivas podría agravar los síntomas citados.

    ACTITUD: La sobredosificación por opiáceos supone una urgencia médica que requiere la atención en medio hospitalario.

    Hasta ese momento hay que mantener el ritmo cardiorrespiratorio, realizando un masaje cardíaco y respiración artificial si fuese necesario.

    Intentar aportar el mayor número de datos sobre el origen de la intoxicación. Fijarse en la existencia de jeringuillas, cucharillas, tortores, típicos del consumo intravenoso. Recoger toda la información posible de compañeros o familiares.

    La Naloxona ( naloxona ) es un antagonista opiáceo que podría aplicarse en una dosis de 0,4 mg. vía intravenosa o subcutánea.

    Intoxicación aguda por cannabis

    La intoxicación aguda por cannabis se produce en nuestro medio por vía inhalatoria al fumarse el hachís mezclado con tabaco.

    La sintomatología de la intoxicación es variable aunque siempre suele presentarse enrojecimiento conjuntival y taquicardia.

    También aparecen sequedad de boca y garganta, ligero descenso de temperatura, caída de la fuerza muscular y perturbaciones de la coordinación corporal. Tras el consumo aparece cierta euforia con una sensación progresiva de bienestar corporal, hilaridad, comunicación fácil y mayor sugestionabilidad. Subjetivamente se agudizan todas las percepciones especialmente las visuales y auditivas.

    Se altera la percepción del espacio y la medida del tiempo así como la memoria inmediata. Es dificultosa la realización de tareas concretas y se alargan los tiempos de reacción.

    Tras los efectos eufóricos aparecen sedación y somnolencia.

    Pueden darse reacciones de ansiedad y pánico, ideación paranoide, alucinaciones o crisis de despersonalización. Los cuadros de ansiedad y pánico son relativamente frecuentes aunque por experiencia (sobre todo si el consumo es en grupo) se valora como una alteración transitoria y sin grave riesgo para la vida del sujeto, por lo que no suele precisar ayuda.

    ACTITUD: Tranquilizar al intoxicado estableciendo una relación de empatía que permita serenarle. Procurar para ello un lugar tranquilo y aislado.

    Recoger información del intoxicado y de sus compañero sobre consumos asociados que podrían complicar la intoxicación.

    Recordar que numerosos estudios han demostrado que la intoxicación por cannabis empeora la conducción de vehículos, el pilotaje de aviones y otras actividades relacionadas con habilidades complejas, por provocar déficit de la atención, la coordinación motora y la percepción durante 10 o más horas tras el consumo. Esta es la razón por la que no debería permitirse tras la intoxicación la realización de ese tipo de actividades.

    En caso de crisis de ansiedad grave u otras alteraciones psiquiátricas como las citadas, sería preciso su traslado a un centro hospitalario para realizar una valoración.

    Fuerte aumento del consumo de alcohol entre las mujeres

    El Plan Nacional sobre Drogas asegura que las chicas entre 15 y 18 años beben más que los chicos y que es el fin de semana cuando se toman otras sustancias

    MADRID: El Plan Nacional sobre Drogas ha detectado un aumento «histórico» del consumo de alcohol entre las mujeres que, por primera vez, se ha igualado al del sector de población masculina. Además, según adelantó a Europa Press el responsable del Plan, Gonzalo Robles, las mujeres alcanzan incluso el primer puesto en ingesta de alcohol en la franja de edad comprendida entre los 15 y los 18 años.

    Este será uno de los puntos a tratar hoy en un encuentro internacional de expertos en drogas, organizado en Madrid por el Gobierno, en el que se pretende trasladar a la opinión pública «la nueva realidad en el consumo de sustancias y sus repercusiones en el futuro».

    En lo que concierne a la particular realidad social española, los datos que maneja la Delegación del Gobierno en el Plan Nacional sobre Drogas consolidan un modelo de consumo de carácter lúdico y recreativo, tal y como ha venido siendo reflejado desde hace tres años en los últimos estudios oficiales. «Es curioso ver cómo gente que no consume absolutamente nada, ni siquiera alcohol, durante la semana, lo hace todo de golpe durante los fines de semana», destaca Robles.

    Este modelo, se aplica tanto a sustancias legales, como es el alcohol, como a ilegales. En estas últimas, el consumo se está concentrando básicamente en el conjunto de psicoestimulantes (drogas sintéticas como anfetaminas o éxtasis) y cannabis.

    Teniendo en cuenta estos datos, las autoridades pretenden extender a la sociedad la conciencia de que la droga ya no está ligada a la heroína o la figura del «yonqui marginado y deteriorado físicamente», tal y como ocurría hace dos décadas. Por el contrario -apunta Robles-, las nuevas sustancias no deterioran la imagen de una persona, sino que provocan un daño interior y psicológico. «Por ello, la prevención ha de ir encaminada hacia personas absolutamente normalizadas; gente que estudia y trabaja, chicos y chicas estupendas, pero que durante los fines de semana llevan una conducta de riesgo para ellos y para otras personas», asevera.

    Los indicadores sanitarios de Interior han detectado, por otra parte, un nuevo fenómeno ligado al consumo de drogas. El Plan ha comprobado, por vez primera, un aumento en la demanda de tratamientos terapéuticos derivados del consumo de cocaína. Hasta el momento, se había pensado que esta sustancia no repercutiría en las demandas de tratamiento.

    «Esto se debe a que los consumidores han pasado durante mucho tiempo en un periodo que podemos denominar "subclínico"», apunta Robles. El perfil de estos sujetos, según los estudios del Plan Nacional, es el de personas de mediana edad, que empezaron a consumir la droga aproximadamente hace 10 años y que en la actualidad, empiezan ya a notar los efectos de su abuso.

    «Sondas» de Interior en discotecas y lugares de ocio

    Otra de las novedades que serán presentadas en la Jornada Internacional sobre Consumos que se celebra hoy, es un nuevo indicador sociológico que el Plan Nacional sobre Drogas acaba de poner en marcha para detectar los niveles de consumo de sustancias ilegales.

    El indicador consiste en un conjunto de sondas instaladas de forma estratégica en determinadas discotecas y lugares de ocio, que permitan detectar inmediatamente, todas las nuevas situaciones que se vayan produciendo (aparición de nuevas drogas sintéticas, nuevos comportamientos).

    Así, se han situado de forma estratégica en el territorio nacional, una serie de antenas que van a permitir recibir información con mensualmente. Hasta el momento, Interior recibía estos datos cada año, pero se carecía de la agilidad suficiente para detectar nuevas situaciones.

    EL ALCOHOLISMO

    Introducción

    Aquí se aborda el tema del alcoholismo que actualmente constituye un grave problema de salud pública en España. Las consecuencias negativas que genera, así como su extensión a sectores de la población no especialmente afectados hasta ahora, como las mujeres o los adolescentes, han sensibilizado a la opinión pública.

    A pesar del gran número de personas aquejadas y del gran coste humano y social que esta enfermedad ocasiona, la inversión en medios humanos y materiales para atender tanto a los centros asistenciales como a los programas preventivos ha sido mucho mayor en otras drogodependencias. Las razones no son casuales. La brusca irrupción de las politoxicomanías en España a partir de los años ochenta la edad temprana de los sujetos afectados; la vinculación de este hecho no solo a problemas graves de salud, como el Sida o la muerte por sobredosis sino también a fenómenos de marginación social, han llevado a cuantiosas inversiones en el tratamiento y la prevención de las drogodependencias no legales. No es cuestión de poner en entre dicho la prioridad otorgada en los últimos años a la dependencia de opiáceos, sino que se trata simplemente de recalcar la necesidad ineludible de volver la vista sobre un fenómeno muy arraigado en nuestra cultura que no deja de extenderse a todas las edades y capas sociales: el consumo excesivo del alcohol.

    Los problemas ocasionados por el consumo abusivo de alcohol rebasan con creces los derivados del hábito a la bebida. Las alteraciones de la salud, los trastornos psicopatológicos y conflictos psicosociales constituyen una realidad compleja que requiere un tratamiento adecuado.

    Las posibilidades de recuperación son relativamente altas cuando los sujetos no son muy mayores y están implicados activamente en la terapia. Por decirlo en otras palabras, la mayor urgencia clínica estriba en captar a las personas para el tratamiento porque, una vez incorporadas a él, las posibilidades de rehabilitación son relativamente buenas.

    Bebidas alcohólicas

    El alcohol etílico es el componente psicoactivo fundamental de las bebidas alcohólicas. Los grados representan el porcentaje de este compuesto que está presente en un líquido. De este modo, si un vino tiene 12º quiere decir que contiene un 12% de es sustancia. Aunque son muy variables tanto en el olor como en el sabor, las bebidas pueden clasificarse en tres grupos:

    CLASIFICACIÓN DE LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS

    MÁS FRECUENTES

    Bebidas fermentadas (5º-15º)

    Vermús y aperitivos 16º-24º

    Cava 12º

    Vino 11º-12º

    Cerveza 4º-5º

    Sidra 3º

    Bebidas destiladas (25º-60º)

    Ron 40º-80º

    Whisky 40º-50º

    Coñac 40º

    Ginebra 40º

    Vodka 40º

    Anís 36º

    Pacharán 28º

    Bebidas alcohólicas sin alcohol (0.5º-1º)

    Cerveza sin alcohol 0.8º-1º

    Las bebidas fermentadas

    Este proceso químico se produce cuando se dejan reposar determinados vegetales y frutas de gran contenido en glucosa durante un periodo de tiempo largo y a una temperatura apropiada. En estas circunstancias algunos microorganismos que se encuentran en el aire y en la superficie de la fruta transforman la sacarosa en alcohol. Por lo tanto, la fermentación espontánea de cualquier líquido azucarado conduce a la obtención de una bebida fermentada.

    Las más consumidas en nuestro país son el vino de la mesa(11º-12º), la cerveza(4º-5º) y la sidra(3º). Los vinos aperitivos, como los vermús, oscilan entre una graduación de 18º a 24º, y se forman a base de añadir al vino, sino que también otras sustancias vegetales amargas o estimulantes.

    Las bebidas destiladas

    Se obtiene cuando se hierven las bebidas fermentadas. Al eliminarse por el calor parte de su contenido enagua, se eleva la graduación de alcohol. Así se fabrican los licores, que suelen oscilar entre 25º y 50º, a los que se suelen añadir algunas sustancias acompañantes (aromas, azúcar o agua) para que sean más suaves y agradables al paladar. Son, además, el ingrediente principal de los combinados y cócteles.

    Entre las más consumidas se encuentran el whisky(50º), la ginebra(40º), el ron(40º.80º), el coñac(40º), el anís(36) y el pacharán(28º). También hay bebidas más purificantes, como ciertos rones o aguardientes, que sobrepasan una concentración de alcohol del 50%.

    Las bebidas sin alcohol

    Se trata de algunas cervezas y, en menor frecuencia, vinos o aperitivos que se anuncian como consumiciones carentes de este compuesto pero que, sin embargo, tienen un contenido alcohólico de 0,8º a 1º. Por ejemplo, tres latas de cerveza sin alcohol equivalen a un vaso de vino o a medio whisky.

    El mayor o menor efecto de una bebida sobre el organismo depende de su graduación, de la cantidad tomada, del momento del día en que se consuma (en las comidas o fuera de ellas), de la mayor o menor costumbre que se tenga, así como de las circunstancias físicas (salud, lugar, uso asociado con otras drogas o fármacos) y psicológicas (estado de ánimo, expectativas y compañía) que se posean. Por otra parte, la acción del alcohol varía según sea su forma de consumo. En concreto, la tendencia actual a beber cubalibres o combinados, responde a dos motivos fundamentales: potenciar el efecto el alcohol gracias al dióxido de carbono presente en estas bebidas y facilitar su tránsito por el aparato digestivo.

    LÍMITES DE RIESGO DEL CONSUMO MÁXIMO DE ALCOHOL

    Tipo de consumo

    Población

    Cantidad

    Seguro

    Hombres

    Mujeres

    0-40 gramos/día

    0-20 gramos/día

    Arriesgado

    Hombres

    Mujeres

    41-60 gramos/día

    21-40 gramos/día

    Perjudicial

    Hombres

    Mujeres

    Más de 60 gramos/día

    Más de 40 gramos/día

    Alcoholismo y problemas en la bebida

    Tomar alcohol constituye un placer para una gran parte de la población. No tiene porque ser algo necesariamente problemático.

    Los bebedores moderados hacen un uso razonable del alcohol. Desde un punto de vista cuantitativo, toman bebidas de baja graduación, alternan las bebidas alcohólicas con otras que no lo son y no las consumen a diario ni con el estomago vacío. Suelen beber lentamente, y nunca sobresalen de la cantidad de 40-60 gramos de alcohol al día en los adultos, 40 en los jóvenes y 20 en las mujeres.

    INTOXICACION ALCOHOLICA AGUDA

    Signos

    • aliento alcohólico

    • marcha inestable

    • descordinación de los movimientos

    • lenguaje farfullante

    • vértigos

    • vómitos

    • temblor

    • disminución del nivel de conciencia

    Síntomas

    • pensamiento mas lento de lo habitual

    • euforia o depresión

    • deterioro de la memoria reciente

    • inestabilidad emocional: sollozos o risas

    • verborrea

    Abuso del alcohol

    Se manifiesta en aquellas personas que exceden de los limites señalados anteriormente, ya que lo que beben resulta perjudicial para el organismo. En estos casos es frecuente la aparición de ciertas alteraciones gastrointestinales (perdida de apetito, molestias de estomago, diarreas, nauseas matinales) o neurológicas (dolor de cabeza al despertar, problemas de sueno) que los bebedores minimizan.

    Dependencia del alcohol

    Muchos bebedores excesivos serán alcohólicos al cabo de unos anos. Este ascenso en el nivel de la gravedad dependerá de unos datos objetivos: la cantidad y los años del consumo del alcohol, pero también de las diferencia individuales de las personas. El hecho de que un consumidor habitual no se convierta en bebedor crónico no quiere decir que el alcohol le resulte inofensivo, su calidad de vida va a quedar, en cualquier caso disminuida.

    Manifestaciones clínicas del alcoholismo

    • Perdida de control. La persona es incapaz de detenerse al consumir alcohol.

    • Necesidad de consumir alcohol en ayunas.

    • Aparición del síndrome de abstinencia siempre que se deja de beber. Cuando es leve, aparecen temblores de manos acompañados de sudor, nauseas, diarreas, enrojecimiento de los ojos, calambres en las piernas, ansiedad, dificultades para dormir, etc. Al ser mas grave, aparecen los síntomas anteriores mas otros, como los celos o la persecución, alucinaciones visuales, fiebre e hipertensión.

    • Tolerancia ante el alcohol.

    • Perdida del trabajo, de la familia o de los amigos por culpa de esta adiccion.

    • Fallos de la memoria a corto plazo.

    • Perdida del conocimiento de la realidad y negación de la enfermedad. Los alcohólicos no reconocen su adicción además de recurrir a la mentira y a la autojustificación. Según ellos, solo beben cuando están con los amigos, porque hace frío, para celebrar algo alegre o superar una crisis. Suelen acudir a la consulta sólo cuando el grado de deterioro es muy manifiesto.

    Alcoholismo y trastornos físicos

    Trastornos de la sangre

    Puede ser resultado del efecto del alcohol, de la malnutrición y de las anomalías hepáticas.

    Los más frecuentes son la anemia alcohólica o descenso de los glóbulos rojos, aumento del tamaño real de los hematíes, y el descenso de los glóbulos blancos que deja al sujeto a merced de las infecciones.

    Disfunciones sexuales

    El consumo moderado del alcohol contribuye a la reducción del apetito sexual.

    Los fracasos episódicos de la erección producen en el varón una sensación de malestar y un sentimiento de la ansiedad respecto a su funcionamiento sexual adecuado.

    Adicción al juego debido al alcohol

    El habito al alcohol facilita la dependencia de otras sustancias o a conductas susceptibles de abuso. Entre los alcohólicos hay alrededor de un 20% de pacientes que manifiestan problemas con el juego.

    Las razones de esta doble adicción son muy diversas. Un ludópata consume alcohol en el momento del juego para potenciar la estimulación y como vía para enfrentarse a las vivencias negativas (como por ejemplo: remordimientos o experiencias pasadas desagradables). Pero la bebida también puede contribuir temporalmente a superar un estado de animo deprimido y a olvidar las perdidas o problemas del enfermo.

    FUNCIONES DEL ALCOHOL EN LA ADICCION AL JUEGO

    SITUACION

    FUNCION

    Antes del juego

    Durante el juego

    Después del juego

    Si se ha abandonado el juego

    enfrentamiento a las vivencias negativas del juego.

    potenciación de la estimulación.

    superación del estado de animo deprimido

    sustitución de la adicción

    ALCOHOLISMO Y TRASTORNOS PSICOPATOLÓGICOS

    Depresión y suicidio

    --ansiedad crónica

    Trastornos de ansiedad --fobia social

    --ansiedad de adaptación

    Celos patológicos

    Adicción al juego

    LAS DROGAS Y SUS EFECTOS

    Lo malo

    Las drogas son sustancias naturales o sintéticas que cuando se introducen en el organismo pueden modificar una o más funciones, podernos agregar que su uso afecta al individuo de modo tal que provoca alteraciones psíquicas, físicas y de comportamiento.

    Drogas: Adicciones

    La drogadicción es la unión de dos palabras: droga y adicción. La adicción a las drogas es un estado de intoxicación provocado por el consumo repetido de una droga. Sus características son: un deseo o necesidad (compulsión) para seguir consumiendo la droga, una tendencia a aumentar la dosis (tolerancia), una dependencia psíquica y casi siempre física en cuanto a los efectos de la droga.

    Existe una clasificación de tipos de drogas según los efectos que producen en el organismo humano; por ejemplo:

    • se consideran estimulantes a las anfetaminas y cocaína;

    • depresores o sedantes a los barbitúricos y tranquilizantes

    • narcóticos al opio y sus derivados (como la morfina y heroína)

    • alucinógenos a la marihuana y el LSD.

    • Inhalantes: como gasolina, tiner, removedores de esmaltes, resistol, etc

    Drogas: Adicciones

    La dependencia es cuando el sujeto ya no busca experimentar las sensaciones generadas por la droga, sino evitar el sufrimiento que le produce su carencia. Las drogas pueden causar dos tipos de dependencia la psicológica y la física.

    • Dependencia psicológica: Ocurre cuando la sustancia tóxica se integra en el metabolismo del cuerpo, la persona depende de la droga para sentirse mejor en sus actividades cotidianas.

    Por lo general, quienes muestran dependencia psicológica buscan sustancias más fuertes, debido a que el organismo desarrolla tolerancia o capacidad de resistencia a los efectos de la droga. La tolerancia aumenta cuando el uso repetido, por lo que, con el tiempo, se requiere una dosis mayor para provocar los efectos originales. De esta forma se pasa de la dependencia psicológica a la física.

    • Dependencia física: El uso cotidiano de la droga afecta las funciones del organismo; Por lo mismo, si la persona pretende dejar de consumirla o no puede usarla por un tiempo, sufre malestares graves.

    • Síndrome de abstinencia: Cuando existe abstinencia física y se suspende la administración regular de la droga, se presenta una serie de síntomas psicológicos y fisiológicos sumamente desagradables. La tolerancia y la abstinencia a menudo provocan la muerte; la primera, por el aumento constante de la dosis, y la segunda, porque los síntomas se tornan peligrosos cuando se interrumpen bruscamente el consumo de las cantidades de droga al que el organismo estaba acostumbrado.

    Drogas: Adicciones

    Lo bueno

    ¿HAY DROGAS BENIGNAS?

    NO, un organismo sano o normal no necesita drogas. A corto plazo, todas son malignas o destructivas. Hay una tendencia a clasificar las drogas en legales e ¡legales, siendo las legales aquellas que, recetadas por un profesional, están indicadas para tratar dolencias específicas. Aún el consumo de estas drogas debe ser controlado y restringido al máximo para evitar caer en adicciones.

    Algunas drogas en la medicina son utilizadas muy comúnmente ya que se ha comprobado que estas ayudan en el tratamiento de diversas enfermedades ya que pueden calmar el dolor y llegan a disminuir la gravedad de esta. Por ejemplo:

    • Hiperactividad: Se les da un estimulante: Ritalin

    • Enfermos de SIDA: Se les da algo para estimular el apetito. Son derivados del Cannabis.

    • Enfermos de SIDA y Cáncer, Radioterapia: Se les da un antivomitivo derivado del cannabis: Marinol.

    • Muchas drogas se utilizaban como anestésicos, sobretodo en veterinaria, pero ya se han retirado del mercado.

    • Pacientes premórbidos (probabilidad de una esquizofrenia) hay una mala interacción con el cannabis, tienen más probabilidades de desarrollar la esquizofrenia si consumen esta sustancia.

    ARGUMENTOS

    Argumento a favor

    Las drogas utilizadas en la medicina son buenas ya que ayudan al paciente a aliviar tanto el dolor y algunas veces la enfermedad.

    El 45% de los casos en los que se detecta una enfermedad a tiempo y esta es tratada utilizando algunas drogas como medicamento, el diagnostico ha sido favorable.

    Argumento en contra

    Las drogas utilizadas sin prescripción medica son malas ya que afectan el sistema nervioso central de la persona y modifican su comportamiento de una manera negativa.

    El uso indebido de una droga provoca en el individuo un deterioro cada vez más serio que puede llevarlo a la muerte. LO más habitual es que una sobredosis, es decir una cantidad excesiva, provoque la muerte pero hay que grabarse que tocios los caminos de la droga, (violencia, locura, sobredosis, SIDM, conducen a la muerte.

    Producen daños cerebrales, dado que las drogas afectan a las neuronas y una célula nerviosa o neurona que se destruye no puede ser reemplazada.

    CONCLUSION

    “LAS DROGAS IMPLICAN UNA RENUNCIA DEL HOMBRE A PENSAR, A QUERER Y ACTUAR COMO PERSONA LIBRE Y LO LLEVAN A NO PODER EXPRESAR SUS PROPIOS SENTIMIENTOS “

    Consideraciones generales

    Una droga es cualquier sustancia química, natural o sintética, que una vez ingerida altera la conducta, la percepción, modifica el estado de ánimo, aumenta o disminuye el rendimiento físico o psíquico. Su característica más importante es que crean hábitos, hay un deseo irreprimible de repetir su uso, porque confieren al hombre una sensación de bienestar.

    La adicción a las drogas es un estado de alteración, a veces de intoxicación, provocado por la ingestión de una o varias drogas.

    La Toxicomanía es la intoxicación causada por distintos agentes como el alcohol, el tabaco o los alcaloides que perturban la vida y pueden llegar a destruirla.

    Los motivos principales de todas las toxicomanías son el miedo al dolor y el ansia de bienestar. Todas las drogas que causan dependencia son nocivas para la salud y conducen a trastornos que se manifiestan por dolores internos, perdidas del conocimiento y perturbaciones nerviosas cada vez más graves que terminan en crisis de alucinaciones y delirios, semejantes a los de la esquizofrenia.

    Las bases neurológicas de la dependencia a las drogas están casi comprobadas. Se habla de una alteración en los niveles de dopamina en determinadas áreas cerebrales como principal causante de adicción. Las drogas adictivas pueden cambiar el cerebro de modos fundamentales, dice Leshler al producir ansia y consumo de drogas compulsivos e incontrolables.

    Drogodependencia: ¿es una enfermedad cerebral?

    El fenómeno fundamental de convertirse en adicto es un fenómeno biológico, por lo tanto los principios subyacentes que describen la vulnerabilidad o la propensión a volverse adicto son universales.

    No hay duda de que hay diferencias individuales en las experiencias de consumo de drogas, y que no todos se convierten en adictos con la misma facilidad, unos lo hacen con marcada rapidez, mientras que otros no tan rápidamente. Esto dependerá seguramente de los genes y de otros factores como el ambiente, el contexto social y de la persona misma.

    De acuerdo a un trabajo multicéntrico israelí, la predisposición a la adicción a la heroína o a cualquier otro opiáceo puede ser hereditaria: se ha encontrado en varios adictos un gen que codifica un gen de dopamina en el cerebro. Por años los científicos han tratado de profundizar en esta hipótesis pero no tenían las herramientas necesarias para hacerlo. Ahora son varios los genes de dopamina que se han relacionado tentativamente al abuso de las drogas y el alcohol (especialmente D2 y D4). Variaciones hereditarias en estos genes modifican la eficacia con la que las neuronas procesan dopamina. A consecuencia los científicos especulan acerca de la posibilidad de que un gen supereficiente transportador de dopamina “limpie” la dopamina de la sinapsis de manera extremadamente rápida puede ser este un factor que predispondría a algunos individuos al consumo de sustancias.

    De los 50 aproximadamente neurotransmisores descubiertos hasta hoy, una buena cantidad, incluyendo a la dopamina, juegan un papel importante en las adicciones.

    Las neuronas que producen este mensajero molecular son sorprendentemente raras. Estas neuronas influyen en la actividad neurológica en varias regiones cerebrales, incluyendo el núcleo accumbens, una primitiva estructura que es una especie de “llave” del centro de placer cerebral. A nivel bioquímico, todas las experiencias que el ser humano encuentra placenteras (ya sea escuchar música, comer un chocolate, abrazar a un ser querido) se deben a un aumento, a una especie de “explosión” de dopamina en el núcleo accumbens.

    La dopamina es una amina biógena, es, junto con la noradrenalina y la serotonina, una catecolamina que se sintetiza primariamente desde el aminoácido tirosina. Hay tres tractos dopaminergicos importantes en el Sistema Nervioso Central, a saber:

    • El tracto nigroestrial proyecta desde sus cuerpos celulares en la substancia nigra sobre el corpus striatum;

    • los cuerpos celulares del tracto tuberoinfundibular;

    • el tracto mesolímbico mesocortical proyecta desde sus cuerpos celulares en el área Tegmental Ventral (ATV), hacia la mayor parte de las áreas de la corteza cerebral y del Sistema Límbico

    Tanto la cocaína como el tabaco, el alcohol la marihuana la cocaína, la heroína, los barbitúricos, los inhalantes tiene su propio sistema receptor y mecanismos de acción comunes. Ese mecanismo de acción común es lo que en realidad es un circuito llamado el camino de la gratificación mesolímbico, que tiene un neurotransmisor que es la dopamina. Todas las drogas que provocan adicción estimulan este circuito d recompensa cerebral. Este circuito activa una región del Sistema Límbico que es la que regula la emoción y el comportamiento y es la que nos da la percepción de placer. Cuando las neuronas liberan ciertos neurotransmisores y se activan estos circuitos es cuando nos sentimos bien. Sin embargo, las drogas de abuso pueden alterar este mecanismo de recompensa. Lo que hacen estas drogas es enseñar a su consumidor a tomarlas una y otra vez. Es como un refuerzo del sistema de recompensa.

    La utilización prolongada de una determinada sustancia puede modificar estos sistemas cerebrale ya que el cerebro necesitaría la presencia de sustancias exógenas para mantener su homeotasis. Inicialmente el consumo de opiáceos aumentaría los niveles de dopamina, pero con el tiempo se necesita la incorporación de más sustancia para lograr el mismo efecto de euforia o placer.

    Se han publicado varios estudios que demuestran que cuanto mayor es la activación del Sistema de la Dopamina, mayor es la experiencia de euforia. Por lo tanto, se sabe que la dopamina es el elemento crítico y que toda sustancia adictiva modificaría los niveles de dopamina en esta parte del cerebro.

    La idea de que todo puede estar relacionado a una sola sustancia química ha interesado profundamente a los científicos y ha cambiado el modo de mirar una amplia gama de dependencias. La dopamina no es sólo un químico que transmite señales de placer sino que es también la más importante molécula involucrada en la adicción.

    Esto no significa que la dopamina sea la única sustancia química que determina el abuso crónico de drogas, sabemos que el cerebro es mucho más complejo. Las drogas modulan una gran variedad de químicos cerebrales cada uno de los cuales interactúa con los demás.

    La hipótesios de la dopamina provee un marco de trabajo para entender como una clave genética (como la tendencia a producir poca dopamina por ejemplo) puede interactuar con el ambiente y crear una disfunción seria en la conducta.

    La dopamina, como la mayoría de las moléculas biológicas importantes, deben mantenerse dentro de ciertos niveles esperados. Poca dopamina en ciertas áreas cerebrales desencadenan los temblores y las parálisis de las enfermedad de Parkinson; demasiada dopamina causa las alucinaciones y los pensamientos bizarros de la esquizofrenia.

    En estos años se han encontrado mas evidencias que relacionan a la dopamina con la adicción a las drogas. A saber: las anfetaminas estimulan la producción de dopamina en las células; la cocaína bloquea una enzima denominada DAT cuya función normal es absorber la dopamina que descargan las neuronas siendo la consecuencia de este bloqueo un incremento generalizado de la dopamina en el cerebro; la heroína se une al receptor del neurotransmisor y estimula directamente los canales de refuezo; la nicotina y el alcohol desencadenan una compleja “cascada química” que eleva los niveles de dopamina y además hay un químico desconocido en el cigarrillo que aumenta los niveles de dopamina bloqueando la enzima MAO B.

    La dopamina , como ya mencioné, es más que una molécula de placer, también juega un extraordinario papel en lo referente al aprendizaje y a la memoria. El grado en que el aprendizaje y la memoria sostienen, por así decirlo, el proceso adictivo, está siendo estudiado. Cada vez que un neurotransmisor como la dopamina llega a una sinapsis, los circuitos que gatillan el pensamiento y la motivación a la acción son disparados y esparcidos por el cerebro. Además el neurotransmisor que mantiene la adicción es tan potente que las personas, objetos, situaciones y lugares en que se consumió la droga quedan impresos en la memoria. Se ha demostrado también que estimulados por el olor a tabaco los fumadores no pueden controlar la urgencia por prenderse un cigarrillo así como los perros de Pavlov no podían dejar de salivar.

    El cerebro tiene varias formas de asegurar que el acto irracional de tomar drogas, que causa placer por estar involucrada la dopamina, vaya a ser reparado. Imágenes PET revelan que la absorbción de la cocaína por las neuronas esta marcadamente reducida en los adictos a esta sustancia en contraste con sujetos normales. Una posible explicación sería la siguiente: las neuronas de los adictos, ”asaltadas” por una anormal y elevada cantidad de dopamina responden defensivamente y reducen el número de receptores de dopamina. En ausencia de drogas estas neuronas probablemente experimenten un déficit de dopamina, lo que explica el porque los drogadictos empiezan tomando drogas para sentirse mejor para luego tener que consumirlas para evitar la sensación de caimiento y de malestar, como así también el porqué necesitan cada vez más sustancia para lograr el mismo efecto.

    Otros estudios llevados a cabo en cocainómanos han demostrado una marcada inhabilidad para procesar glucosa (la mayor fuente de energía de trabajo de las neuronas) a nivel cerebral. Esta inhabilidad se da sobre todo a nivel de la Corteza Prefrontal, un área rica en dopamina que controla la conducta irracional e impulsiva.

    Los adictos por lo tanto, presentan algunos síntomas de los pacientes que han sufrido isquemias o lesiones en la Corteza Prefrontal. Un daño en esta área del cerebro, como ya dije, destruiría el compás emocional que controla las conductas que el paciente conoce y sabe inaceptables.

    Los americanos tienden a pensar que la adicción es una falla en el carácter. Pero este estereotipo esta siendo dejado de lado actualmente para reconocer que la dependencia a las drogas tiene claras bases biológicas. Muchos científicos se atreven a decir que la adicción es una enfermedad cerebral que no es diferente de otros tipos de enfermedades mentales.

    Podríamos pensar así a la dopamina como una recompensa que el cerebro distribuye a las redes neuronales para mejorar las opciones de supervivencia.

    Reconocer que la adicción a las drogas es una enfermedad cerebral puede ser un factor clave para poner el problema del abuso de sustancias bajo control. Se necesita ver al adicto como alguien cuya mente (léase: cerebro) ha sido fundamentalmente alterada por las drogas. Si entonces podemos reconocer a la adicción como un desorden cerebral crónico se establece el foco de atención en el tratamiento medico. Desde que las drogas realizan cambios en los procesos cerebrales, el principal objetivo de tratamiento debe ser revertir y compensar dichas modificaciones. Una terapia con medicamentos y de comportamiento podrá compensar ewl ciclo de la adicción que si se mantiene sin tratamiento, puede perjudicar a los afectados de por vida.

    Es una droga derivada de la morfina, la cual se obtiene de la flor de opio. Se conoce con los nombres de “Azúcar Negra”, “Smack”, “Horse”, “Big H”, entre otros.

    Es un polvo de color blanco a marrón oscuro o sustancia parecida al alquitrán. Su aspecto puede variar de acuerdo a los procesos de purificación a los que se haya sometido.

    La diacetilmorfina o heroína puede ser ingerida en forma de comprimidos, o secante con unas gotas, aspirada por la nariz, hasta 3 o 4 gramos diarios, fumada (llegando al cerebro en aproximadamente 7 segundos). Su forma de administración más frecuente es la inyectada, ya sea intravenosa o subcutánea. Si se inyecta a la vena o a un músculo, su efecto llega al cerebro entre 15 o 30 segundos.

    OPINIÓN FINAL

    Las drogas adictivas pueden cambiar el cerebro de modos fundamentales. Hay que separar el consumo inicial de la droga de la adicción. Si bien la adicción es el resultado del consumo voluntario de drogas, la misma ya no es un comportamiento voluntario, es un comportamiento incontrolable. De modo que el consumo y la adicción a las drogas no son parte de un solo proceso continuo. Uno procede del otro, pero el individuo pasa en realidad a un estado cualitativamente diferente. En algún punto del patrón de drogodependencia se dispara un switch neurológico. Cuando esto ocurre el individuo se mueve al estrato de la adicción.

    El cerebro del adicto es distintivamente diferente al de un no-adicto. El uso prolongado de drogas causa cambios en las funciones cerebrales que persisten mucho tiempo después de que un individuo detiene el insumo de las sustancias. Se sabe que algunas medicaciones pueden compensar o mejorar los cambios en la capacidad de producir dopamina. Lo que todavía no se sabe es si mejoran hasta volver a la normalidad total.

    En gran medida la sociedad ignora los aspectos neurológicos de la adicción, prefiriendo concentrar los comportamientos adictivos en motivaciones de carácter moral y social.

    No obstante, si la adicción es una enfermedad neurológica, desde una perspectiva médica, debemos considerar los afectados como a los pacientes que sufren de otras enfermedades cerebrales como la esquizofrenia o la enfermedad de Alzheimer.

    Con esto no quiero decir que debemos poner a los drogadependientes en alguna institución cerrada como se hacia con los esquizofrénicos a principio de siglo, sino que al igual que ellos los drogadictos necesitan de tratamiento médico que acompañe la terapia para que el proceso de recuperación se lleve a cabo satisfactoriamente.