Dolor agudo y crónico

Neurología. Fibras nerviosas. Dolores. Tratamiento: fármacos

  • Enviado por: Kaac
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Álgebra Elemental
Álgebra Elemental
En este curso de Álgebra Elemental se trataran las operaciones básicas entre expresiones algebraicas...
Ver más información

Curso de Integrales Múltiples
Curso de Integrales Múltiples
En este curso aprenderás integrarles dobles sobre funciones de dos variables e integrales triples sobre...
Ver más información


DOLOR AGUDO Y CRÓNICO.

El dolor es una experiencia de la que todos alguna vez hemos sido partícipes. En el presente trabajo distinguimos entre dolor agudo y dolor crónico, así como también desarrollamos la neurofisiología del mismo en los diferentes niveles: periférico, medular y central

DOLOR AGUDO
El dolor inmediato, agudo o epicrítico proviene de la lesión tisular, aunque también puede desencadenarse por una disfunción orgánica o una enfermedad. Los nociceptores de las terminaciones nerviosas sensitivas perciben la lesión y, en respuesta, liberan neurotransmisores que viajan por fibras de conducción rápida A delta (ADolor agudo y crónico
) hacia la médula espinal, y hacen sinapsis en las láminas I y V del cuerno posterior con la segunda neurona y llegando al tálamo lateral, donde la tercera neurona se proyecta hacia la cisura poscentral de la corteza cerebral. Incremento de secreción de las glándulas sudoríparas y de la tensión muscular. Puede haber aumento de la presión sanguínea, dilatación de las pupilas e intensificación de la frecuencia respiratoria.

DOLOR CRONICO
Las señales de dolor persistente ingresan a la raíz posterior de la médula por fibras C de conducción lenta y se interconectan en la lámina II con neuronas que llegan hasta el tálamo medial, donde se producen conexiones con regiones cerebrales que modulan el afecto y el comportamiento, así como con la corteza de la cisura poscentral. Si continúa persistiendo el dolor, todo el sistema nervioso puede programarse de nuevo para crear un umbral doloroso más bajo. Los estados de dolor crónico, sobre todo las enfermedades del aparato locomotor, muestran un cuadro multiforme de síntomas que pueden dificultar el diagnóstico. Hay trastornos del sueño, falta de apetito, pérdida de contacto con el medio, falta de concentración, ensimismamiento e irritabilidad.

 

Fibra nerviosa ADolor agudo y crónico
con cubierta de mielina
(conduccion rapida del dolor)

Dolor agudo y crónico

1 Núcleo de célula de Schwann
2 Filamentos nerviosos
3 Membrana basal 
4 Microtúbulos

5 Capa de mielina
6 Nódulo de Ranvier
7 Axón
8 Núcleo de célula de Schwann

Fibra nerviosa C sin cubierta de mielina
(conduccion lenta del dolor)

Dolor agudo y crónico

1 Axón
2 Mesoaxón externo
3 Mesoaxón interno

4 Núcleo celular
5 Axón de célula amielínica
6 Axón amielínico (visión lateral)

Existen diferentes tipos de fibras nerviosas somatosensoriales, que se clasifican según el diámetro y la presencia o ausencia de mielina. Dentro de las que transmiten las sensaciones dolorosas se encuentran las fibras denominadas ADolor agudo y crónico
, de mayor diámetro y mielinizadas, por lo que la velocidad de conducción es considerablemente superior a la de las fibras C. Las fibras C son de diámetro pequeño y carecen de cubierta mielínica. Por lo tanto, las primeras transmiten las sensaciones de dolor rápido, mientras que las segundas se relacionan con el dolor lento.
Las pruebas anatómicas y clínicas recientes indican que las vías rápidas y lentas del dolor son diferentes. El dolor rápido (epicrítico), asociado con un pinchazo, está relacionado con el sistema neospinotalámico, mientras que el dolor lento y sordo (protopático), se transmite a través del sistema paleoespinotalámico y espinorretículotalámico.

DOLOR. DEFINICIÓN

El dolor además de sensación es experiencia en la que todos alguna vez hemos sido sujetos activos. Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (I.A.S.P.). El dolor es una experiencia subjetiva desagradable que asociamos con lesión hística y que describimos en términos de tal daño, o cuya presencia es revelada por manifestaciones visibles y/o audibles de la conducta. Es una experiencia displacentera originada en la periferia y hecha consciente a nivel de la corteza cerebral.

La complejidad del dolor viene dada por el hecho de ser experiencia. En realidad el dolor es otro mecanismo que tiene el hombre para relacionarse con el medio, debiendo hablar en el ser humano de sistema nociceptivo modulador de la información dolorosa, con un sustrato anatómico que conduce dicha información y un sustrato bioquímico o sustancias que la inician, transmiten y modulan.

El sistema nociceptivo está formado por una serie de sinapsis (vías de conducción del dolor y de modulación), conectadas por neurotransmisores (sustancias químicas) que conducen a un estado anómalo que se siente como dolor y que se manifiesta en forma de conducta de dolor.

El dolor como mecanismo de relación del individuo con el medio tiene una finalidad protectora, es un sistema de alerta. Este es el concepto de dolor agudo, dolor síntoma o dolor señal. El dolor que se cronifica pierde sentido protector y se convierte él mismo en enfermedad, o elemento fundamental de ella. Se define el dolor crónico como aquel que no responde a un tratamiento médico convencional y que dura más de tres meses. Es el dolor enfermedad que repercute en la propia personalidad, produciendo alteraciones del humor y de la afectividad, incide en las relaciones del enfermo y en su propia libertad, factores que a su vez disminuyen la resistencia al dolor.

Dolor agudo y crónico

 

El abordaje terapéutico de las dos clases del dolor es distinto. En el caso del dolor agudo hay que buscar el tratamiento etiológico. En el caso del dolor crónico hay que conocer también la etiología y actuar sobre ella, pero siempre podemos ofrecer un tratamiento sintomático, puesto que la causa que lo produce o es intratable (dolor neoplásico), ha desaparecido (dolor de la neuralgia postherpética) o ha desbordado la zona anatómica primitiva.

NEUROFISIOLOGÍA DEL DOLOR

 

Como sensación que es, el dolor depende de la transmisión de estímulos desde la periferia hasta el SNC. Para que este proceso ocurra es necesaria la existencia de unos receptores periféricos del estímulo, de unos neurotransmisores y de unas vías de transmisión. En la actualidad se acepta que, además de una cierta especificidad en el tipo de receptores, la respuesta de estos está en función de la cantidad de energía que llegue al receptor. En función del tipo de estímulo y potencial de acción que son capaces de transmitir a la fibra nerviosa, clasificamos los receptores en dos variedades fundamentales: aquellos que sólo responden ante altas presiones (receptores de altas presiones —RAP—), y otros, polimodales, que responden tanto ante presión como temperatura, estímulos químicos u otro tipo de estímulo (receptores polimodales —RPM—).

Posteriormente, la sensación dolorosa se transmite hasta la médula a través de fibras nerviosas, fundamentalmente las A delta y C (fibras finas, amielínicas o muy poco mielinazadas, de poco tamaño y de velocidad de conducción más bien baja), que corresponden anatómicamente a las terminaciones axónicas bifurcadas de las neuronas pseudomonopolares de los ganglios raquídeos. Allí, se establecen distintos tipos de sinapsis y, posteriormente, la sensación dolorosa se proyecta al tálamo, corteza y otras áreas cerebrales. En la médula también se ha evidenciado un complejo mecanismo de modulación de la sensación dolorosa, previo al paso de ésta a niveles superiores del cerebro.

Los cambios bioquímicos que tienen lugar en la transmisión y/o modulación del dolor los podemos plantear a tres niveles:

1. Nivel Periférico

El mecanismo en virtud del cual una serie de estímulos de distinta índole son capaces de excitar a los receptores periféricos. Determinados estímulos dolorosos tales como presión, temperatura o descargas eléctricas son capaces, de despolarizar la membrana nerviosa en un primer momento. En un segundo estadio, diversas sustancias procedentes de tejido circundante lesionado estimularían o mantendrían una excitación de los receptores.

Los posibles mediadores del dolor a este nivel provienen fundamentalmente de dos tipos de fuentes:

a) El análisis de las sustancias presentes en focos inflamatorios dolorosos.

b) La producción de dolor mediante la administración de sustancias bien por vía intravenosa, intraarterial o subcutánea, o bien depositándolas directamente en zonas cruentas de la piel. Entre otras sustancias la bradiquinina, sustancia P, histamina, prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos se hallan normalmente en zonas inflamatorias. Asimismo, cuando se administran histamina, serotonina, sustancia P, bradiquinina, acetilcolina, potasio y prostaglandinas por cualquiera de las vías descritas, se produce dolor.

Las Prostaglandinas

Tanto ellas como los radicales superóxido liberados en su síntesis son productores de dolor, mediadores comunes en la inflamación e interactúan con uno de los grupos de fármacos analgésicos más importantes, los AINES.

Dolor agudo y crónico

 

Cuando se administran en concentraciones similares a las que se encuentran en zonas inflamadas, las prostaglandinas parecen más bien potenciadoras del dolor secundario a la inflamación producida por otros agentes que sustancias algizantes en sí mismas. De hecho la administración subcutánea de prostaglandinas o su aplicación en zonas cruentas de la piel, no suele producir dolor. No obstante, la zona edematosa que produce dicha aplicación sí que se vuelve dolorosa al simple toque, como ocurre, por ejemplo, cuando administramos prostaglandina PGE1 después de la inyección subcutánea de histamina o bradiquinina. Sin embargo, a concentraciones mayores de las fisiológicamente presentes en las zonas con inflamación, la PGE1 produce dolor durante largo tiempo. De duración de acción más corta pero más potente es la PGI1.

La sustancia P

Este polipéptido actúa como neurotransmisor liberado por axones de neuronas sensitivas a nivel medular. Estas neuronas ocupan los ganglios espinales y son pseudomonopolares, es decir sus axones se bifurcan dentro del ganglio y se dirigen, simultáneamente, en direcciones opuestas: hacia el asta medular posterior y hacia la periferia (piel, músculo, articulaciones, etc.). La estimulación antidrómica de estas fibras periféricas también produce liberación de sustancia P en piel, pulpa dentaria y ojo. Los opiáceos bloquean o anulan esta liberación de sustancia P, que por otra parte, es facilitada por la estimulación eléctrica. La función de la sustancia P en tejidos periféricos no está aclarada, pero dada la gran riqueza de sustancia P en áreas inflamatorias, y que la administración de sustancia P aumenta el grado de inflamación, se ha insinuado que podría actuar sobre la base neurogénica de ésta y que podría ser responsable de los cambios tróficos articulares de las artritis.

Histamina y Serotonina

Presentes en zonas inflamatorias. La inyección intradérmica de histamina produce dolor, pero la inyección subcutánea sólo lo produce si se hace simultáneamente a la de PGE.

Colecistoquinina

Péptido que coexiste con la sustancia P en determinadas neuronas del asta posterior. Posee tanto acción analgésica como antagonista de los opiáceos administrados previamente.

Catecolaminas

La guanetidina alivia el dolor en la artritis reumatoide. Estas acción es una agonista alfa, permite sospechar la participación a este nivel de catecolaminas endógenas aún no determinadas.

Capsaicina

Sustancia obtenida del pimiento rojo. Exógena, no presente en el organismo del hombre ni de los mamíferos. Su uso se ha hecho muy popular como agente neurotóxico de neuronas sensitivas. Su administración produce por un lado una liberación brusca, aguda y dolorosa de sustancia P; y por otro una profunda y permanente disminución de la respuesta al dolor como consecuencia de la deplección obtenida de sustancia P. Se utiliza, pues, como una herramienta farmacológica para actuar sobre la sustancia P. De forma similar, su aplicación directa sobre nervios periféricos o su administración intratecal produce analgesia regional aparentemente irreversible. En la actualidad, se ha preconizado su uso tópico en el tratamiento de las neuralgias postherpéticas.

2. Nivel Medular

El segundo nivel sería el de neurotransmisión y/o neuromodulación a nivel del asta posterior de la médula.

Sustancia P

Se encuentra en los cuerpos o somas neuronales de los ganglios raquídeos y en el asta posterior. Aparece en las fibras A delta y C, en el citoplasma de las neuronas pseudomonopolares de los ganglios espinales. Se libera en el asta posterior como respuesta a estímulos dolorosos, a la estimulación eléctrica evocada periférica, y a la estimulación mediante la administración de ión potasio.

Dolor agudo y crónico

 

La liberación es calcio-dependiente y está modulada/controlada por la activación de receptores medulares opiáceos y adrenérgicos alfa 2. Esto supone nuevas posibilidades de intervención farmacológica sobre el asta medular posterior. Excita a las neuronas del asta posterior que, a su vez, proyectan sus axones a niveles superiores del cerebro.

Dolor agudo y crónico

 

Además de la sustancia P como mediador-transmisor de la sensación dolorosa a nivel medular podemos encontrar estos tres tipos: serotonina, catecolaminas y péptidos opiáceos endógenos. Son sustancias que pueden a este nivel y de manera fisiológica, modificar, modular o atenuar esta sensación. Aquellas actuaciones terapéuticas que tengan por objeto aumentar la actividad de dichas sustancias, producirán un aumento del umbral del dolor y analgesia. Por el contrario aquellas otras que disminuyan su actividad conducirán a una mayor percepción del dolor.

Serotonina

Básicamente se halla contenida en grupos neuronales bulbares grandes, a nivel de la línea media. Sus axones se proyectan en dirección caudal hasta la médula, donde se establecen sinapsis de carácter inhibitorio con neuronas del asta posterior. La estimulación eléctrica de estos núcleos produce analgesia y liberación de serotonina en el asta posterior de la médula.

La administración intraespinal de serotonina produce analgesia. La deplección de ésta obtenida mediante la lesión de núcleos del SNC produce disminución del umbral doloroso e hiperalgesia. La administración cerebral de morfina produce liberación de serotonina a nivel medular.

Catecolaminas

La administración intratecal de noradrenalina produce una inhibición de los potenciales evocados registrados en asta posterior tras el estímulo de las fibras A deltas y C. Asimismo, esta administración produce analgesia tanto en los animales como en el hombre. Por el contrario, la administración de alfa-bloqueantes bloquea la analgesia obtenida tras la administración intratecal de morfina. La analgesia obtenida tras la administración de catecolaminas es dependiente de la activación de los receptores alfa presinápticos (alfa 2: clonidina, guanfacina o azepexol).

Péptidos Opiáceos Endógenos

En 1973 se describen por primera vez los receptores opiáceos y dos años después se describen los primeros péptidos opioides endógenos. Actualmente se les agrupa en tres grandes familias:

a) Pro-opiomelacortina, péptido grande de 256 aminoácidos, precursor común de ACTH, MSH, beta-lipotropina y beta-endorfina.

b) Pro-encefalina A, originaria de leucina y metionina encefalinas y otros péptidos pequeños.

c) Pro-encefalina B, de la cual se originan alfa-neoendorfina, dinorfina A, dinorfina B y leucinaencefalina.

Los péptidos opiáceos endógenos se comportan como auténticos neuromoduladores: tienen una gran afinidad por los receptores opiáceos, su unión a estos desarrolla acción inhibidora, fundamentalmente disminuyendo el paso de sodio a través de la membrana, pero también mediante un mecanismo indirecto, presináptico, de disminución del grado de despolarización neuronal. Simultáneamente inhiben la liberación de sustancia P por las fibras A delta y C a nivel del asta posterior. Esta inhibición es reversible por la administración de naloxona.

Somatostatina

Se encuentra a nivel de fibras sensitivas periféricas, ganglio espinal y asta posterior. A nivel del SNC tiene una función moduladora espinal de la sensación dolorosa.

Baclofen

Su administración produce una inhibición de las neuronas del asta posterior y una acción analgésica. En la actualidad, tiene interés su administración continua intratecal para el tratamiento de la espasticidad.

Adenosina

La administración intratecal de distintos derivados de adenosina produce analgesia que se puede antagonizar mediante el uso de antagonistas específicos de la misma. Esta acción analgésica no parece debida a un efecto presináptico sobre las fibras A delta o C.

Dolor agudo y crónico

Colinomiméticos

La administración intratecal de acetilcolina y otros agonistas muscarínicos inhibe los potenciales evocados de las neuronas del asta posterior y produce un aumento de los umbrales dolorosos que es reversible mediante la administración de atropina, pero no por naloxona o antagonistas adrenérgicos.

Calcitonina

Es otro polipéptido que se encuentra normalmente en el cerebro, LCR e hipófisis. Su administración espinal produce analgesia. Como precursor de la calcitonina se describió el CGRP, péptido que podría estar implicado en la transmisión del dolor. De hecho, es sintetizado, por neuronas de los ganglios espinales y liberado por estimulación eléctrica, por estimulación con potasio o mediante la utilización de veratridina. Por otra parte, se le ha atribuido cierta función trófica, ya que aumenta el número de receptores muscarínicos en las uniones neuromusculares.

3. Nivel Central

Constituido por aquellos neurotransmisores y mecanismos implicados en la percepción cerebral del dolor y correspondientes mecanismos centrífugos inhibidores de dicha sensación. Así pues encontramos:

Noradrenalina

La administración cerebral de noradrenalina lo que hace es excitar vías descendentes serotoninérgicas, que a su vez, son inhibidores de la transmisión dolorosa en asta posterior.

Somatostatina

Su acción tiene carácter inhibidor de la actividad neuronal en hipotálamo y otras zonas cerebrales relacionadas con la percepción del dolor. Zonas en las que, por otro lado, se ha descrito la presencia de receptores a somatostatina, como ocurre con la hipófisis. La administración ventricular[ produce analgesia.

Neurotensina

DOLOR AGUDO Y DOLOR CRÓNICO

 

El dolor agudo se caracteriza por ser de causa conocida, con tratamiento específico y, generalmente, de buenos resultados. Es muy importante el valor del dolor como semiológico de una enfermedad a cuyo diagnóstico nos orienta por su naturaleza, localización, extensión, duración, aparición e intensidad.

El dolor crónico constituye una entidad nosológica bien porque la causa es benigna y desconocida, como puede ser una cefalea o una neuralgia, bien porque la causa es conocida pero intratable como puede ser el estadio final o metastásico de un cáncer. El dolor crónico causa insomnio, anorexia, disminución de la actividad psíquica y depresiones reactivas que a su vez lo aumentan provocando un círculo vicioso que se ha de romper lo más pronto posible con un tratamiento adecuado.

Diferencias entre dolor agudo y crónico

Dolor

Agudo

Crónico

Incidencia

Duración
Causa
Estado emocional
Tratamiento

Resultados
Investigación

Común
Relativamente bien tratado
Menos de un mes
Conocida y tratable
Ansiedad
Lógico y efectivo

Buenos
Buena

Raro
No bien tratado
Varias semanas, años
Incierta y difícil de tratar
Depresión
Empírico y con frecuencia
sólo en parte efectivo
A veces desalentadores
Difícil

Casos más frecuentes de dolor crónico

Traumático





Músculo-esqueléticas



Neurológicas








Sist. nerv. autónomo



Neoplasias
Problemas diagnósti-
cos y psicosomáticos
Miscelánea

Neuromuscular: Neuroma o lesiones musculares o tendinosas
Fracturas
Cicatrices dolorosas
Muñón de amputación o dolor del miembro fantasma
Hernia discal
Cambios mecánicos y degenerativos
Espondilitis anquilosante y enfermedad de Paget
Lesiones nerviosas: atrapamientos nerviosos y neurálgias
Dolor facial y dental
Jaquecas
Dolor central o talámico
Espasticidad y espasmos musculares
Síndrome del miembro fantasma
Drogo-dependencia
Insuficiencia vascular periférica
Causalgia y distrofias reflejas simpáticas
Sordera unilateral repentina
Primarias o metastásicas


Carotidinia

 

Para que se produzca el dolor físico hace falta que unos receptores periféricos se exciten (térmicos, mecánicos o químicos), fundamentalmente a través de la sustancia P, una vía que los transporte a la médula (fibras C y A) y al tálamo (vías espinotalámicas y espinoreticulares), de cuyas interconexiones dimana la dificultad que existe al actuar sobre ella, y una proyección difusa al cerebro que es el que en definitiva controla todo el fenómeno doloroso. No todas las vías dolorosas entran a la médula por el asta posterior, sino que, aproximadamente el 30%, tras sufrir el recambio en el cuerpo celular del ganglio sensitivo, vuelve el camino andado y entran por el asta anterior o motora. Por otro lado, se sabe que cortando todas estas vías el dolor sigue, o vuelve a aparecer, dando la impresión como si existiesen unos circuitos impresos que vuelven a ponerse en marcha.

CONCLUSIONES

 

El dolor, al ser uno de los peores transtornos que padece la humanidad, ha hecho en la actualidad que, en aquellos países en donde las epidemias y el hambre han desaparecido, los mayores esfuerzos sean encaminados hacia su tratamiento, en cuanto a cuidados de salud se refiere. A la medicina de hoy se le exige que alargue la vida, sino que también mejore su calidad haciéndola más fácil y mejor.

Lo más significativo de lo que hoy caracteriza el dolor es la rapidez con que se suceden los estudios de investigación del mismo, existiendo una gran variedad de publicaciones al respecto