Devaluación

Problemas del Patrón Oro. Contracción. Solución de la plata

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE QUERETARO

UAQ

ECONOMIA

DEVALUACIÓN

INDICE

LOS PROBLEMAS DEL PATRON ORO

DEVALUACIÓN

DEVALUACIÓN VERSUS CONTRACCIÓN

LA PLATA SOLUCION??

los problemas del patrón oro­

La solución automática que ofrece el patrón oro para los problemas­ de la balanza de pagos no es satisfactoria en la actualidad para muchas personas. Muchos países actuales se han rebelado ante la idea de­ tener una depresión solo para evitar un déficit en su balanza de pagos. Esto involucra otro juicio de valores. La mayoria pensara probablemente que es mejor evitar un deficit, si todo lo demas permanece igual; pero la mayoria pensamos tambien que la prosperidad nacional sin inflacion es algo bueno.

Al respecto, se ha producido aparentemente un cambio importante en las ultimas generaciones. Los Estados Unidos se vieron frente a esa misma eleccion en dos ocasiones durante el siglo XIX, y las dos veces se prefirio corregir el deficit de la balanza de pagos mientras que los tipos de cambio se mantuvieron fijos, aun cuando tal politicas impli­cara una depresion. La primers vez ocurrio al final de la Guerra Civil, cuando los Estados Unidos tenian una economia inflada en un mun­do sin inflacion. Durante la guerra se emitio papel moneda (los bille­tes de "dorso verde") que no era convertible en oro. Despues de la guerra surgio la interrogante de si la nacion deberia "volver al pago en especie", lo cual queria decir volver a convertir dolares en oro al tipo de cambio anterior de la guerra. Para hacerlo, se requeria que los precios en los Estados Unidos descendieran hasta niveles parecidos a los del resto del mundo. Las opiniones estaban divididas; pero final­ mente se decidio retornar al patron oro, al tipo de cambio anterior, aun cuando esa medida implicaba la peor depresion en muchos años

La razon de que nosotros votemos en forma distinta al abuelo cuando se trata de elegir entre la estabilidad nacional a internacional, es que las cosas han variado. En el siglo XIX, cuando la mayor parte de la población constaba de granjeros y artesanos que trabajaban por su cuenta, una depresión implicaba primordialmente una baja en los precios, cosa que podría resultar penosa, pero una vez que bajaban lo suficiente, el problema quedaba resuelto. Las exportaciones se animaban y las importaciones se desalentaban con los precios bajos. El deficit quedaba eliminado permanentemente. Pero en nuestra economía industrial moderna muy poca gente trabaja por su cuenta. La mayoría labora por un sueldo, que resulta difícil de reducir. En consecuencia, una depresión moderna implica sobre todo una contracción en la producción y en el empleo. Es raro que los precios bajen mucho. Como resultado, un pais industrializado moderno que tratara de corregir un deficit en su balanza de pagos usando la vieja medicina del patron oro, se enfrentaría a un largo periodo de depresión en su PNB. Si las autoridades aflojaran alguna vez, es seguro que el de ficit se repetiría. No es sorprendente el hecho de que los estados modernos no acepten tales soluciones.

La devaluación

Si para librarnos de un deficit en la balanza de pagos no queremos incurrir en una depresión, cual es la alternativa? Una posibilidad consiste en devaluar la moneda del pais deficitario, o sea reducir su tipo de cambio en relacion con otras monedas.

En la figura 17.5 se muestra el efecto de la devaluacion. En vez de deprimir la economia nacional, los Estados Unidos reducen el valor del dolar, de cuatro a tres marcos por dolar. Los productos norteamericanos resultan ahora mas baratos en el extranjero, lo cual activa las exportaciones. Los productos extranjeros son ahora mas costosos en el pais, y esto desalienta las importaciones. Con un tipo de cambio de tres marcos por dolar, la demanda y la oferta de dolares estan en equilibrio en la figure 17.5.

Desde luego, para que la devaluació funcione es necesario que el resto del mundo este de acuerdo. Una baja en el valor del dolar en términos de Marcos equivale a un aumento en el valor del marco en terminos de dólares. Los Estados Unidos no pueden anunciar simple­mente que el dolar vale menos ahora. Si los alemanes continúan convirtiendo dolares en marcos al tipo de cambio anterior, no habra nin­guna devaluación. Si un pais mas pequeño ajusta el valor de su mo­neda, el resto del mundo por lo general acepta el cambio; pero los Estados Unidos son mas importantes para el resto del mundo como para que puedan devaluar unilateralmente su moneda.

Aun en el caso de que disminuya el valor del dolar, la devaluación no servira de nada si se contrarresta por la inflación. Una baja del diez por ciento en el tipo de cambio, junto con un aumento de diez por ciento en los precios, no haran que las importaciones y exportaciones sean mas o menos atractivas que antes. Algunos paises latino­americanos, como Chile y Brasil, padecen devaluaciones a inflaciones casi continuamente; pero sus balanzas de pagos siguen casi igual. Siempre es probable que la inflacion acompañe a la devaluacion, a menos que se haga algo para evitarlo. El incremento a las exportacio­nes y la consiguiente disminucion a las importaciones, causados por la devaluacion, crean un incremento a la demanda agregada nacional. Este aumento de la demanda tendra el mismo efecto en los precios que un incremento a la inversion o a las compras gubernamentales. La devaluacion incrementa automaticamente los precios en el pais de los productos importados. Los precios de los bienes de exportacion ,es probable que aumenten tambien, debido a su mayor demanda. para que la devaluacion funcione, las autoridades deben tratar de evitar que la demanda agregada se eleve lo suficiente como pare hacer subirlos precios en general.

Los gobiernos encuentran a veces dificil la devaluacion politica­mente. Parece que el publico considera el valor de su moneda un asunto de honor, y toda disminucion del mismo sera motivo de vergüenza nacional. Muchas naciones han pagado con creces en terminos de desempleo o de restriccion al comercio la conservacion del valor de su moneda a un nivel muy alto. En realidad, no parece del todo claro que un pais gane mucho prestigio por el hecho de tener una moneda sobrevaluada; pero el publico en general ciertamente parece considerar como cosa mala una baja en el valor internacional de su moneda.

Devaluacion versus contraccion

Si un pais con deficit padece una inflacion, podra mejorar su situaci6n nacional a internacional utilizando una politica fiscal y monetaria mas apretada. La devaluacion probablemente no hara mas que empeorar la situación

si el pais deficitario tiene un serio desempeo el apretar con el fin de mejorar la balanza de pagos agravaria la situacion interna. En este caso, la devaluacion mejoraria tanto la balanza de pagos como el problema de desempleo

Un pais que no desee llevar a cabo el grado de deflacion necesario para que pueda mantenerse en regimen de patron oro, pero que no obstante desea seguir disfrutando de las ventajas de los tipos de cambio fijos que establece el patron oro, puede optar por devaluar su moneda. Devaluar es reducir la paridad oro de la moneda. Un pais puede devaluar su moneda de una plumada o bien puede abandonar el patron oro y volver a el, a una paridad mas baja, despues de algunos meses o años.

En anos recientes han sido devaluadas bastantes monedas, algunas mas de una vez, si bien no ha habido una devaluacion simultanea en todos los paises en regimen de patron oro; por tanto, los tipos de cambio entre es­tos paises han variado considerablemente. La existencia mundial de oro monetario, conmensurada en libras, dolarea o francos ha aumentado a mas del doble desde 1931, y la produccion anual ha aumentado en mas del 50 %. Supongamos ahora que solo un pais devalue su moneda. Su valor se reduce en igual medida respecto al de otras monedas ligadas de oro. Tienden a impulsarse la exportacion y otros renglones del Haber, y sucede lo contrario con la importacion y otros renglones del Debe. Si antes de la devaluacion la balanza de pagos presentaba un deficit continuado, este tendera a reducirse o a convertirse en un superavit. Cabe señalar, sin embargo, que no ocurrio esto en el caso de Francia, que no pudo continuar en regimen de patron oro aun a la paridad inferior adoptada el 10 de octubre de 1936: Esto se debio en gran parte al aumento considerable de los costos de mano de obra, aumento que se llevo a cabo al mismo tiempo y que contrarresto el estimulo a la exportacion, y en parte al hecho de que el grueso de la importacion de Francia ingresaba al paso bajo el sistema de contingentes, de manera que el menor valor del franco no tendio a limitar las importaciones.

siempre y cuando otros paises no sigan su ejemplo, la devaluacion permite a un pais reducir sus tipos de cambio y, a la vez, permanecer ligado a1patron oro. Pero solo se logran las ventajas del patron oro si se tiene seguridad de que el pais pueda mantener y en efecto mantenga la moneda a la paridad nueva. Si en el transcurso de varios años un pais devalua su moneda repetidamente, los comerciantes y los inversionistas dejan de tenerle con fianza. La devaluacion constituye una medida muy importante que puede fracasar completamente si se toma sin la consideracion debida y es seguida

LA PLATA SOLUCION??

La salvación de México, en lo económico, se tiene que apoyar en tres puntos esenciales, relacionados íntimamente:

  • Un presupuesto gubernamental en equilibrio. Necesitamos, irremediablemente, un gobierno que se discipline a vivir dentro de un presupuesto de ingresos, sin pedir prestado, salvo muy excepcionalmente, y con el compromiso de redimir sus deudas a su vencimiento, con pago en pesos plata especificados por ley. El pedir prestado muy excepcionalmente, y con la promesa de reintegrar lo recibido en metálico, traería el beneficio de bajar el costo de intereses. Tal gobierno, podría pedir prestado a tasas de no más del 5% anual.

  • Un sistema bancario liquido. Nuestro sistema bancario no lo es; esta condición se ha manifestado en México, en forma dramática, por razones accidentales. En realidad, todos los bancos del mundo son insolventes por sistema, y lo que hemos padecido en 1995 en México, es simplemente un preludio de lo que le espera al mundo entero.

  • Para recuperar la normalidad y el funcionamiento saludable de la banca, es imperativo reconstruir el sistema bancario mexicano, a lo brevedad posible, sobre bases que garanticen su liquidez y solvencia permanente.

    3. Una moneda inalterable. Es indispensable que los mexicanos contemos con una moneda de contenido de plata inalterable, con la cual llevar a cabo todas las actividades económicas: compras, ventas, cobro de sueldos y operaciones de crédito: ahorro, contratos de crédito y de préstamos, etc.

    La forma de estimular el ahorro en el país, tiene que comenzar por consideraciones microeconómicas. ¿Qué incentivo requiere el ahorrador individual, para querer ahorrar? Necesito estar convencido que lo que ahorra le será devuelto íntegramente, más sus intereses, en la fecha en que el banco se lo haya prometido. Sólo una moneda metálica puede garantizar esto. El ahorro nacional no ocurrirá por decreto. Ocurrirá cuando a cada persona le sea atractivo ahorrar.

    El orden de las partes individuales, conducen al orden del todo. Lo que funciona para un individuo o para una familia, funcionará para todas. La plata como moneda, premia la conducta ahorrativa, el esfuerzo productivo, al consumo dentro de los límites de lo posible. Y por otro lado, castiga al dispendioso y al flojo.

    México será solvente, ahorrativo y altamente productivo, cuando todos los mexicanos tengamos una excelente razón para ahorrar y trabajar. Los esfuerzos individuales orientados hacia las mismas metas, darán por resultado solvencia y prosperidad.

    México es el primer productor de plata en el mundo. Hasta los años cuarenta, usábamos la plata, y la habíamos estado usando como dinero, desde principios de la Colonia -más de cuatrocientos años.

    La moneda mexicana de ocho reales fue usada como moneda por los americanos de las colonias del noreste de los Estados Unidos, porque Gran Bretaña no les permitía acuñar su propia moneda - la causa fundamental de la Guerra de Independencia de las colonias en contra de Gran Bretaña-. La moneda de ocho reales fue la moneda que se copió para acuñar el dólar de plata. El recuerdo histórico de la moneda de ocho reales persiste hoy en día en los precios en que se cotizan las acciones de la Bolsa de Nueva York, que son dólares y octavos de dólar.

    Hoy en día, México subasta su hermosa plata, a precios de regalo, en los mercados internacionales, para que se use como cualquier otro metal. En lugar de jugar un papel clave en nuestra economía, este tesoro nacional lo rematamos al mejor postor.

    No puede imaginarse una sola medida política más importante que restablecer la plata como cimiento de nuestra economía nacional. Los efectos serían casi mágicos. La verdadera magia, se ha dicho, es la invocación de grandes fuerzas espirituales para realizar las posibilidades de la naturaleza. Las fuerzas espirituales responden no a caprichos, sino a potencialidades.

    Retomar la plata como moneda mexicana, base de su sistema monetario y financiero, efectuaría un cambio mágico en el país. Resurgiría intempestivamente la esperanza para los mexicanos, con un nuevo orgullo de nuestra nacionalidad; el peso se volvería la mejor moneda del mundo. Todo el orbe desearía ser poseedor de dinero mexicano y éste sería aceptado por doquier.

    Las inversiones fluirían a México en cantidades superabundantes.

    Se restablecería el orden público, porque gran parte de la criminalidad que padecemos, nace de la inseguridad económica y de la desmoralización que causa.

    Se preguntará: "¿Es políticamente posible?" La respuesta es: sí, porque a todos nos conviene.

    A los estudiantes universitarios que se preparan para el de México del futuro. A los hombres de negocios agobiados por recesión y deudas, que luchan denodadamente por salvar sus empresas y empleos de quienes trabajan con ellos.

    A todos los técnicos excelentes que trabajan por construir el México del futuro. A todos los hábiles ejecutivos que manejan empresas, grandes y pequeñas.

    ¿Es económicamente posible, en este siglo XX, construir un sistema económico basado en la plata como moneda?

    Sí es posible, por las siguientes razones:

    1. Porque existió en el pasado. Por cuatro siglos usamos la plata como moneda en México.

    2. Porque somos el primer productor de plata en el mundo.

    3. Porque sobre una base de plata, se puede construir un sistema financiero fuerte, a prueba de crisis.

    4. Porque usando la plata, tendremos un flujo enorme de inversiones a largo plazo al país, y se estimulará el ahorro interno, que crecerá en forma totalmente inesperada.

    5. Porque la plata como moneda, no significaría freno al desarrollo, sino todo lo contrario: crédito abundante y barato para empresas solventes. Las empresas mexicanas se desarrollarían en forma sólida, a prueba de crisis, tan sólidas como la Sierra Madre que nos da la plata.

    6. Porque la plata no puede bajar de precio o devaluarse, más que muy escasamente, en el peor de los casos. Hace unos años, llegó a bajar hasta a $3.50 dólares la onza. Actualmente, vale unos $5.50 con tendencia a subir. Quedarían totalmente anuladas las posibilidades de futuras devaluaciones del peso,