Desarrollo motor y psicomotricidad

Educación infantil. Locomoción. Motricidad. Reflejos. Percepción. Capacidad comunicativa

  • Enviado por: Laura
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

UNIDAD TEMATICA V: DESARROLLO MOTOR Y PSICOMOTRICIDAD

INTRODUCCION…………………………………………………. 2

1. EL DESARROLLO MOTOR……………………………………2

1.1.principios del desarrollo motor………………………….2

1.2. factores que determinan el desarrollo motor………….. 2

1.3. leyes del desarrollo…………………………………… 3

2. FASES DEL DESARROLLO MOTOR…………………… 4

2.1. Tipos de movimientos…………………………… 4

2.2. los reflejos( ver apartado 6)……………………… 4

2.3. El tono muscular………………………………… 4

3. LA ADQUISICION DE LOS AUTOMATISMOS……………… 5

3.1. La presión………………………………………………. 5

3.2. La locomoción…………………………………………... 7

4. LA MOTRICIDAD GRAFICA………………………………….. 10

4.1. Evolución de la motricidad gráfica…………………….. 10

4.2. Actividades para desarrollar la motricidad gráfica……… 11

5. CAPACIDAD DEL RECIEN NACIDO…………………………. 12

5.1. Los reflejos……………………………………………… 12

5.2. Capacidades perceptivas…………………………………. 13

5.3. Capacidad comunicativa del bebe…………………………13

6. ALTERACIONES EN EL DESARROLLO MOTOR……………. 14

7. CUADRO DEL DESARROLLO MOTOR………………………… 15

8. PSICOMOTRICIDAD…………………………………………….. 17

INTRODUCCION

Es prácticamente imposible desligar el desarrollo motor del conocimiento y de los aspectos emocionales. La actividad motora, gracias a la cual el niño explora y reorganiza el medio, es fundamental para su desarrollo. A través de la acción el niño va a descubrir el mundo, va a poder tener conocimiento de las cosas y de sí mismo, y por tanto, podrá dar respuestas ajustadas o expresar sus necesidades.

Así pues, en este tema analizaremos los sistemas o capacidades que permiten al niño actuar: los reflejos, prensión, marcha y los movimientos que adquiera a partir de ellos.

1. EL DESARROLLO MOTOR: PRINCIPIOS; FACTORES Y LEYES.

1.1. Principios del desarrollo motor

  • El desarrollo es un proceso continuo desde la concepción hasta la madurez y sigue la misma secuencia en todos los niños peor su ritmo varia de un niño a otro.

  • Ciertos reflejos primarios, tales como el reflejo de prensión y el de marcha, deben desaparecer antes de la adquisición de los movimientos correspondientes.

  • Durante los últimos meses del embarazo y los primeros años de vida se va a ir dando el proceso de mielinización, fundamental y responsable del ajuste, la adecuación y, la rapidez de los movimientos.

  • A medida que se va perfeccionando el sistema nervioso y el proceso de mielinización alcanza las zonas del córtex, el niño puede llevar a cabo actos conscientes y voluntarios, es decir, ejercer un control de sus propios movimientos.

  • El desarrollo progresa, en general, desde una respuesta débil, global y relativamente desorganizada a una respuesta fuerte, específica localizada y organizada.

1.2. factores que determinan el desarrollo motor

a lo largo del proceso de desarrollo influyen una serie de factores que se dan durante la etapa prenatal, en el momento del parto y después esté.

Sobre los primeros conviene tener presente que los cuidados de la madre, su edad, alimentación, enfermedades, factores de tipo hereditario, exposición a radiaciones, etc…, pueden afectar al crecimiento y desarrollo del feto, con las consecuencias que son previsibles.

Las posibles complicaciones en el momento del nacimiento, que pueden dar como resultado anoxia o lesión cerebral, serán también determinantes del desarrollo.

A partir del nacimiento, los factores que van a influir directamente sobre el desarrollo motor del niño serán:

  • El promedio de maduración física y neurológica.

  • La calidad y variedad de sus experiencias

  • Las condiciones, tanto genéticas como ambientales; así, una buena calidad de vida, dieta de alimentación equilibrada, higiene, etc y un clima afectivo sano que proporcione seguridad y favorezca las exploraciones del niño como base de su autonomía.

Las primeras conductas motrices están determinadas por la maduración del sistema nervioso y éstas se perfeccionarán a través de la práctica y la exploración continuas. Existe una gran relación entre el desarrollo físico, mental y emocional, como ya es sabido, y las investigaciones señalan que los niños con disminución intelectual presentan un porcentaje mayor de retraso motor respecto a los niños normales.

1.3. leyes del desarrollo motor.

Los trabajos de Coghill en 1929 a partir de observaciones efectuadas sobre niños ponen de manifiesto los grandes patrones que rigen el desarrollo motor. Están apoyados sobre la idea de la progresión en la organización de los movimientos, que efectúan en el sentido cefalocaudal y proximodistal.

  • La ley cefalocaudal: establece que la organización de las respuestas motrices se efectúa en orden descendente desde la cabeza hacia los pies; es decir, se controlan antes los movimientos de la cabeza que de las piernas. Esto explica el hecho de que el niño sea capaz de mantener erguida la cabeza que la espalda, y estas antes que las piernas puedan mantenerlo de pie.

  • La ley proximodistal: indica que la organización de las respuestas motrices se efectúa desde la parte más próxima del eje del cuerpo a la parte más alejada. Así, se puede observar que el niño controla antes los movimientos de los hombros que los movimientos finos de los dedos.

2. FASES DEL DESARROLLO MOTOR

2.1. Tipos del movimiento

El desarrollo motor evoluciona desde los actos reflejos y los movimientos incordiándoos y sin finalidad precisa hasta los movimientos coordinados y precisos del acto motor voluntario y los hábitos motores del acto motor automático. Así pues, encontramos diferentes tipos de movimientos:

a) el acto reflejo: es una respuesta de carácter automático e involuntario que se da ante una estimulación. Esta respuesta, que es innata, es decir, no aprendida constituye la base para los movimientos voluntarios. Estos reflejos deben desaparecer para dejar paso a la acción controlada.

b) el acto o movimiento voluntario: es el que se lleva a cabo de una forma voluntaria e intencionada. Ante una estimulación determinada, ésta se analiza, se interpreta y se decide la ejecución de la acción. Prácticamente, casi todos los actos realizados de forma voluntaria estaría dentro de esta categoría: coger una manzana y comerla, encender la radio, etc…

c) el acto o movimiento automático: cuando se lleva a cabo la repetición de los movimientos voluntarios, se integran de una forma automática y pasan a ser hábitos; de esta forma se ahorra energía en el proceso de análisis e interpretación del acto. En este tipo se encuentran, por ejemplo, montar en bicicleta, andar, conducir un coche… es necesario un tiempo de aprendizaje de los movimientos voluntarios para que éstos se automaticen. Más adelante se estudiarán los dos automatismos más revelantes en le desarrollo: la locomoción y la presión.

2.2. los reflejos( ver apartado 6)

2.3. el tono muscular

Se denomina tono muscular al grado de tensión o relajación de los músculos. Cualquier movimiento o acción supone un grupo de músculos que se tensan y otros que se relajan; ésta es la base del control de los movimientos voluntarios. Todo organismo, para mantener una posición equilibrada, necesita tener un nivel de tono determinado (mínima tensión).

Se habla de hipertonía cuando hay una rigidez o exceso de tensión muscular y de hipotonía cuando falta tensión o fuerza muscular.

El niño al nacer presenta un grado de hipertensión en los miembros e hipotonía en el eje corporal. Por el tono axial que se manifiesta en el tronco y la cabeza se observa que la musculatura del cuello es insuficiente para mantener el peso de la cabeza, se observa también una ausencia de control en los músculos vertebrales y lumbares para tener erguida la espalda. En cuanto a los miembros, brazos y piernas, cuando el niño está sentado o tumbado no puede extender los miembros superiores e inferiores, y se da una rigidez en la flexión de los mismos. Esto da como resultado la posición característica del recién nacido, conocida como postura fetal.

A medida que va madurando el sistema nervioso, va llevando a cabo el control del tono muscular, y por tanto de la postura, el equilibrio y los movimientos. De esta forma con arreglo a las leyes cefalocaudal y proximodistal el niño conseguirá alcanzar la posición erecta.

3. LA ADQUSICION DE LOS AUTOMATISMOS

Como se ha visto anteriormente, un automatismo es un acto intencionado, complejo y coordinado, sin intervención de la atención, que se automatiza a través de la ejercitación. Los dos automatismos básicos en el desarrollo, que se tratan a continuación son la presión y la locomoción.

3.1. La presión

La presión es la capacidad para coger objetos con la mano; esta capacidad representa una de las actividades humanas más complejas. El papel que tiene la mano es de vital importancia para el desarrollo intelectual, ya que permite el acceso a experiencias manipulativas en las que el niño buscará soluciones a través de lo concreto para más adelante ser capaz de resolver tareas más complejas de tipo abstracto.

Aunque en un primer momento el bebé realiza la actividad exploratoria a través de la boca, no cabe duda que pronto va a dejar paso a la mano como medio privilegiado para la exploración.

DESARROLLO

- 1etapa: desde el nacimiento hasta el cuarto mes. Aparece primero la conducta refleja de presión. El niño cierra el puño cuando se estimula la palma de la mano, u así coge los objetos: responde de esta forma sin verlos; esta conducta es involuntaria. Durante este período es normal verle llevándose las manos a la boca para explorarlas. En principio el bebé tienden a tener las manos cerradas, con el paso de los meses conseguirá tenerlas abiertas como postura natural. Al final de la etapa el reflejo de Grasping se va relajando y comienzan a manifestarse los primeros signos de actividad voluntaria.

  • 2ª etapa: del 4º al 6º mes. En este momento ya se da una coordinación entre visual y el espacio táctil, que había comenzado anteriormente de forma rudimentaria. Observa detenidamente sus manos y trata de coger los objetos que se le presentan. Hacía el sexto mes ya es capaz de alcanzar los objetos con mayor precisión.

  • 3ª etapa: del 6º al 10º me. El niño ya es capaz de coger el objeto deseado. Empieza el período de manipulación, propiamente dicho. La posición de sentado le permitirá el perfeccionamiento distinguir dos actividades distintas:

~ La aproximación de la mano al objeto.

~ La toma del objeto.

Hacía el sexto mes se da una aproximación lateral debido a la articulaciones del hombro y su presión es palmar; el objeto es cogido entre los últimos dedos y la palma.

Hacia el séptimo u octavo mes el codo se hace más flexible y comienza el uso del pulgar. Ya es capaz también de pasarse un objeto de una mano a otra, con lo que la exploración se hace más perfecta.

Hacía el noveno y décimo mes ya entrar en juego las articulaciones del hombro, codo, muñeca, mano y dedos. La toma del objeto se caracteriza por la utilización de la pinza, es decir, índice y pulgar opositor.

  • 4ª etapa: esta capacidad que ha adquirido el niño le servirá de base para aprender actos más complejos y destrezas. Se van a multiplicar las posibilidades de acción basadas, por un lado, en los deseos de exploración del niño y, por otro, en las necesidades de la vida social, como aprender a utilizar la cuchara, beber en taza, etc…

A modo de resumen, y como propone Landreth, en el desarrollo de la prensión se observa una evolución que va:

& Desde la localización visual del objeto a tratar de cogerlo.

& Coordinación básica óculo-manual.

& Desde unos movimientos amplios y globales a los movimientos que requieren menos esfuerzo.

& Desde la actividad de los músculos próximos al eje, a la actividad de los músculos más distantes.

& Desde los movimientos gruesos y poco hábiles al control de los movimientos de los dedos, que permiten realizar acciones con mayor precisión, como coger objetos pequeños y otras destrezas.

& Desde la utilización indistinta o simultánea de las dos manos, a la especialización de una de ellas.

INTERVENCION EDUCATIVA PARA FAVORECER EL DESARROLLO DE LA PRENSION

En el primer momento se tratará de favorecer la estimulación visual y el descubrimiento por parte del niño de sus manos, para ello debemos:

& Mostrarle objetos que mire, o hablarle de frente.

& Llevarle las manos al centro para que las vea y se las toque.

& Ofrecerle objetos para que los coja por acto reflejo.

& Cuando tenga las manos cerradas estimular el dorso de la mano.

& Llevar sus manos a su rostro y acariciar…

Más adelante se puede seguir con otras actividades como:

" Ofrecerle objetos desde distintas posiciones

" Ofrecerle distintos objetos de distintos tamaños

" Ofrecerle otros objetos para que suelte los que ya tiene.

" Ofrecerle otros objetos para que suelte los que ya tiene.

" Ofrecerle objetos que rueden, o se empujan, etc.

" Colocar aros en vástagos, encajes, puzzles, etc.

" Colorear primero con pintura de dedos, después con ceras, pinturas…

" Mirar cuentos y pasar páginas.

" Juegos: cinco lobitos, palma palmitas, este encontró un huevito, etc…

" Objetos para apilar…

" Instrumentos de percusión.

" Manipular masas: plastilina, barro, etc…

" Jugar con papel: rasgar, romper, arrugar, agujerear, retroceder, trocear, enrollar…

3.2. La locomoción

la locomoción consiste en la posibilidad de desplazarse por el espacio en posición erguida; esta actividad supone el control del equilibrio y la coordinación de los movimientos alternos de los miembros inferiores, así como la adquisición del tono muscular que permite sostenes el peso del cuerpo sobre las piernas.

La adquisición de la locomoción o marcha constituye un logro muy importante en el desarrollo del niño, ya que le permite la autonomía en los desplazamientos y el acceso a múltiples experiencias de descubrimiento del entorno.

DESARROLLO

La locomoción evoluciona de forma ordenada, siguiendo la ley cefalocaudal del desarrollo, realizándose así un control progresivamente del tono del eje corporal desde la cabeza, nuca, espalda, pelvis, piernas. Según Shirley, en el desarrollo locomotor del niño se distinguen cinco grandes etapas:

1ª etapa desde el nacimiento hasta el 5º mes se va obteniendo un control postural de la parte superior del tronco que permite al niño pasar de la posición tumbada a elevar el pecho, estar sentado con ayuda en la espalda y agitar las piernas.

2ª etapa desde le quinto mes adquiere un control postural del tronco y las piernas y ya es capaz de sentarse solo, ponerse de pie con ayuda y rodar sobre el costado.

3ª etapa el niño lleva a cabo esfuerzos para desplazarse y avanzar reptando sobre el vientre.

4ª etapa hacia los 10 meses el niño ya es capaz de ponerse de pie ayudándose de objetos que se encuentran en sus desplazamientos por reptación.

5ª etapa en esta última etapa se da un control del equilibrio y coordinación de la marcha, primero con ayuda y posteriormente solo. Los primeros pasos son inseguros: piernas separadas, pies que se levan mucho, el cuerpo inclinado hacia delante y los brazos extendidos. Parece que el niño está preparado para protegerse de posibles caídas, progresivamente irá adquiriendo más control, y puede decirse que la marcha está definitivamente automatizada alrededor de los 3 años; el ritmo, equilibrio, alternancia de brazos y velocidad serán casi perfectos al final de la etapa infantil.

INTERVENCION EDUCATIVA PARA FAVORECER EL DESARROLLO DE LA LOCOMOCION

Conviene recordar que nunca hay que forzar la sedentación y la marcha; se debe esperar a que el grado de madurez del niño lo permita. En primer lugar es preciso actuar sobre los reflejos tónicos de hipertensión de los miembros e hipotensión del tronco, y aprovechar los momentos en que el niño está despierto para:

& Frotar los brazos desde los hombros hasta las manos, y las piernas desde los muslos a los pies, varias veces, así como moverlos en dirección arriba-abajo, dentro-fuera, flexiones de codos y rodillas.

& Apoyar al niño sobre el vientre y llamar su atención hablando, o con algún objeto, para que levante la cabeza.

& Promocionarle juguetes de arrastre.

& Darle cajas grandes para entrar y salir

& Pasar caminos que se van estrechando hasta llegar a la línea.

4. LA MOTRICIDAD GRAFICA

Una de las destrezas más importantes que le niño va a necesitar desarrollar para su adaptación al medio social en el que vive es la capacidad de escribir o de manipular determinados utensilios que dejan huella o trazos sobre un soporte. Estos trazos en un principio sólo responden a un simple placer motor, posteriormente van a adquirir significado. En la actividad gráfica intervienen los siguientes factores:

  • motor: determinado por el nivel de maduración. Hace referencia a la capacidad de control neuromuscular (presión del instrumento, postura del cuerpo, independencia funcional del brazo y mano, coordinación óculo manual).

  • Perceptivo: hace referencia a la forma y característica del trazo (posición, orientación, tamaño, proporción, etc.) el niño debe darse cuenta de las características del mismo para poder reproducirlo con eficacia. El aprendizaje de las nociones espacio-temporales con el tiempo le ayudará a comprender las diferencias entre b y p, d y q, etc…

  • Representativo: hace referencia al significado del trazo. Este significado puede ser más o menos personal, como el dibujo libre, o codificado, como las palabras en la escritura.

4.1. Evolución de la motricidad gráfica.

Hacía el año y medio aparecen las primeras manifestaciones. El niño ya es capaz de coger un objeto, en este caso el lápiz o pintura, y realiza trazos en forma de garabatos; es un movimiento impulsivo y rápido, sin control, se mueve todo el brazo y no hay coordinación visual y manual. Hay un placer en la mera actividad, el movimiento de la mano es lo que mueve a realizar el acto gráfico:

Hacia los veinte meses ya entra en juego la articulación del codo, y como resultado aparece un garabato de vaivén, denominado “barrido”, el niño no observa lo que hace. Posteriormente el garabato se hace circular.

A partir de los 2 años y medio, y con un mayor control de la muñeca y el movimiento de pinza, es capaz de hacer trazos independientes. Su mirada sigue los movimientos de la mano. El acto motor es independiente aún del acto visual. Interés sobre todo el placer que obtiene en el movimiento.

Alrededor del tercer año se empieza a establecer la coordinación óculo manual y entra en juego la percepción. El niño ya mira lo que dibuja y trata de controlar o dirigir el movimiento de la mano. Se observa en el niño un mayor interés y atención en sus producciones. Empieza a respetar los limites del espacio (no se sale del papel), trata de cerrar las líneas, etc.

A partir de los tres años se observa un salto significativo. Hay un momento en el que el niño de forma espontánea, da nombre al dibujo que realiza. En principio no hay una relación de semejanza entre el dibujo y el nombre que le asigna, peor posteriormente si se observará una ligera relación.

Hacía el cuarto año, el niño dice antes lo que va a dibujar. Y hacia el quinto año el niño está en condiciones de iniciarse en las actividades de preescritura a través de la ejecución de grecas, cenefas trazos de distintos sentidos y direcciones, etc.

4.2. actividades para desarrollar la motricidad gráfica.

En general, todas las actividades de manipulación de objetos favorecen la motricidad gráfica, así como las que desarrollan las capacidades perceptivas (de observación) y las de representación (juegos, dramatizaciones, observar cuentos, etc.)

De manera específica las actividades que nos interesan se pueden diferenciar atendiendo a:

$ Superficie: o soporte donde se deja el trazo. Puede ser papel, cartón, pizarra, el suelo, la tierra, cristal, harina, etc. Y en general todo aquello que nos permita dejar huellas o trazos.

$ La posición puede ser horizontal o vertical. Para los niños más pequeños la posición vertical es la más adecuada ya que les permite trabajar de pie y realizar trazos amplios. La posición horizontal puede ser sobre le suelo o sobre la mesa. Está posición puede implicar una postura de sentado en la silla que será más conveniente para los más mayores.

$ el tamaño del soporte estará en función de la tarea que se realice, peor también de la capacidad de control del niño. Cuanto más grande sea aquel, los trazos pueden ser más amplios y grandes y menor la dificultad de control fino.

$ Útil: es el instrumento que permite dejar trazos en el soporte. En un principio, con los más pequeños se usarán las propias manos y los dedos en los distintos materiales (pintura, agua, etc) para posteriormente pasar a utilizar un instrumento que tendrá mayor dificultad. En función del soporte se podrán utilizar: pinturas, rotuladores, esponjas, pinceles, tizas, palitos, etc.

La combinación de soportes y útiles dará lugar a una gran variedad de actividades. Estas pueden ser libres, o se puede sugerir que dejen trazos determinados, como anchos, puntos, rayas, círculos, cenefas, etc.

Conviene tener en cuenta la necesidad de adquirir unos hábitos motores correctos, como la postura del cuerpo y el modo de coger los útiles de trabajo, lo que puede ser iniciado a partir de los 3 años.

Otras actividades que pueden ayudar a la motricidad gráfica son: el rasgado, troceado, modelado, picado, ensartado, coloreado, etc, y el general todas las técnicas de expresión plástica.

5. CAPACIDADES DEL RECIEN NACIDO

las creencias populares consideraron que le recién nacido dispone de diversos sistemas de conductas para relacionarse con su entorno:

% Sistemas para actuar: los reflejos

% Sistemas para recibir información: sensaciones

% Sistemas para transmisión de información: expresiones emocionales y llanto.

Aunque el bebé pasa unas 16 horas durmiendo, cuando se encuentra en estado tranquilo de vigilia, presentará atención a cualquier cosa interesante que se le presente, y podrá empezar a conocer el rostro y la voz de quien le toma en brazos.

5.1. Los reflejos

El recién nacido dispone de conductas reflejas que se dispara automáticamente en respuesta a estímulos externos o internos adecuados.

La importancia diagnostica de los reflejos es considerable. Su no presencia en el nacimiento, o su no desaparición en el caso de los reflejos que no se mantiene, es síntoma de lesiones cerebrales o de algunas enfermedades genéticas, entre ellas el síndrome de Down o mongolismo.

Reflejos inalterables a lo

Largo de toda la vida

%fisiológicos: estornudos, tos, pupilar, rotuliano y de eliminación de sustancias de desecho( micción y defecación)

Reflejos arcaicos

%babinski: consiste en extender los dedos del pie como en abanico cuando se estimula la planta

%moro: cuando al perder el sustento, extiende y flexiona los brazos rápidamente.

%hozamiento o puntos cardinales: si excitamos las comisuras de la boca gira la cabeza para chupar el estímulo.

Reflejos que reaparecen como

Conductas aprendidas

%marcha: si colocamos al bebe en posición vertical sostenido por las axilas y sobre una superficie dura efectuará un movimiento similar a la marcha.

%subida de escalón: sostenido al bebé por las axilas si estimulamos el empeine con una superficie dura y fría efectuará un movimiento como de subida de escalón.

% Reptación: si colocamos al bebé decúbito prono sobre una superficie dura y horizontal.

%natación: si introducimos al bebe en un medio acuático realiza un movimiento rítmico y coordinado semejante al nado.

Reflejos que se transforman

En conductas voluntarias

%succión

%prensión: si estimulamos la palma del bebé con un objeto cerrará la mano, por el contrario si estimulamos el dorso la abrirá.