Desarrollo emocional y social

Psicopedagogía. Sociología. Crecimiento. Socialización. Apego. Formación. Familia. Estilo autoritario, permisivo, democrático. Sobreprotección. Hermanos. Grupos de iguales

  • Enviado por: Howard
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


DESARROLLO EMOCIONAL Y SOCIAL

1. SOCIALIZACIÓN

La especie humana es de las más frágiles en el momento del nacimiento, depende de la figura de crianza en mayor medida que las demás especies, lo que se refleja en una serie de necesidades:

  • Necesidades básicas: comer, beber, higiene…

  • Necesidades de protección de las crías, accidentes…

  • necesidad relacional: la persona es un animal eminentemente de relación, necesitamos mostrar y que nos muestren afecto.

  • El proceso de socialización comienza a partir del mismo momento del nacimiento. Es esta socialización un proceso interactivo por el cual el individuo satisface sus necesidades, aprende los elementos fundamentales de su cultura para que se produzca la adecuada integración del individuo a la vez que la sociedad se perpetúa y desarrolla.

    SUBPROCESOS DE SOCIALIZACIÓN

    • Mentales o cognitivos: aprendizajes de aspectos teóricos de la sociedad; conocimientos sobre el funcionamiento social, normas, costumbres sociales, lengua común, instituciones…

    • Emocional o afectivo: todo lo relacionado con la formación de vínculos emocionales que el individuo establece con la familia, con el grupo de iguales a través de la amistad, con la pareja a través de una relación amorosa…

    • Conductual o comportamental: práctico de conductas o comportamientos que tienen que ver con las habilidades sociales del individuo.

    FUENTES DE SOCIALIZACIÓN

    Entre los agentes de socialización que van a permitir al niño el aprendizaje de representaciones y conductas sociales figuran la familia, la escuela, los amigos, los medios de comunicación...

    La importancia es siempre relativa a la edad del individuo, al contexto cultural en el que se desarrolla el individuo.

    2. APEGO Y FORMACIÓN

    El apego ha sido estudiado principalmente por la etología (estudio de la conducta animal); para los etólogos, la psicología sería una parte de la etología, que estudia qué puntos en común tenemos con otras especies humanas.

    El primer etólogo fue KONRAD LORENZ (Papá Oca); su principal aportación fue el descubrimiento de la conducta de impronta. Los polluelos al nacer siguen a la madre, lo que implica un mecanismo heredado que en el nacimiento se activa para asegurar la supervivencia de las crías, consistente en seguir en todo momento a la mamá oca. Produce además una identificación sexual en la cría, de tal forma que esa primera figura maternal da pistas a las crías para que, en su momentote reproducción, busquen seres de su especie

    3. ETAPAS EN LA FORMACIÓN DEL APEGO

    Según Boulby, este vínculo emocional no termina nunca.

    • 1ª etapa: sensibilidad social indiscriminada (0-2 meses)

    • 2ª etapa: sensibilización social diferenciada (2-8 meses)

    • 3ª etapa: apego centrado (8- 24 meses); el niño manifiesta conductas de extrañamiento a personas ajenas. Esto va remitiendo a medida que nos acercamos a los dos años. En torno al año y medio, aunque sigue teniendo una preferencia natural de estar cerca de su madre, aparece un deseo de ser más autónomo (corren mirando atrás, contactando visualmente con la madre).

    • 4ª etapa: desarrollo emocional (0-6 años); la emoción es un proceso psicológico que contiene cambios fisiológicos, sobre todo en relación al sistema nervioso autónomo, también un componente cognitivo, que se refiere a la vivencia e interpretación subjetiva de ese estado, y un componente motor que se refiere a los cambios tanto en la expresión facial y en la postura corporal. Pueden tener un tono positivo, negativo o neutro. El hombre tiene un repertorio emocional que es universal en todos los seres humanos. El desarrollo emocional en los niños se va tejiendo en permanente relación con las emociones de la familia, que es el factor más importante en el desarrollo emocional humano.

    • A partir de los 6 años los niños son capaces de autorregular las emociones mucho mejor que antes. Implica la diferenciación entre la vivencia emocional y su expresión externa. Además, está relacionado con la capacidad del niño para resistir mejor la frustración

    • De 6 a 12 años hay una reconfiguración del autoconcepto; a partir de los 6 el autoconcepto se hace más diferenciado. A través de la comparación social asigna un valor positivo o negativo a distintas áreas de su vida. A partir de los 7 años son capaces de comprender las emociones contradictorias (vacaciones-no ver más a sus amigos).

    4. PAPEL DE LA FAMILIA

    ESTILO AUTORITARIO

    El grado de control de estos padres es alto, con medidas de disciplina enérgicas y con un control de la conducta fiscalizador; las exigencias de madurez son altas, casi demasiado. No expresan sentimientos positivos hacia sus hijos y la comunicación es unidireccional. Los hijos en edad preescolar pueden tender a obedecer, a ser ordenados, conformistas, aunque pueden presentar timidez y poca constancia persiguiendo metas.

    En la etapa escolar, en la preadolescencia, aparece más intensa la rebeldía. Tienden a tener una pobre interiorización de los valores morales, porque suelen estar más orientados a evitar el castigo que hacia el significado intrínseco de la conducta. El locus de control suele ser externo.

    ESTILO PERMISIVO

    Se caracteriza por presentar poco control sobre sus hijos, pocas exigencias en su madurez y un alto nivel de comunicación y de muestras de afecto. Tienen una actitud muy positiva en cuanto al comportamiento del niño, usan poco el castigo y aceptan bien sus impulsos. Consultan a los niños sobre las decisiones que tienen que ver con ellos, pero son blandos, laxos en la disciplina. Depositan la responsabilidad en el niño para la organización de sus propias conductas.

    Estos hijos suelen tener un bajo nivel de autoexigencia y también tienen dificultades para disponer de un autocontrol de sus impulsos. Muchos son definidos como inmaduros, poco constantes, no tienen hábitos estructurados de orden, responsabilidad…

    Suelen ser niños alegres, espontáneos, sin dificultades para establecer relaciones sociales.

    ESTILO DEMOCRÁTICO

    Mezclan el aspecto positivo de los otros dos modelos. Altos niveles de exigencia, altos niveles de control, de afecto y de comunicación. Intentan evitar los castigos, pero sin huir de ellos; prefieren reforzar una conducta que castigar la contraria. Intentan estar atentos a las necesidades de sus hijos, pero no se dejan chantajear por ellos. Tienden a dirigir sus decisiones con sus hijos, las explican; además se les favorece niveles de autonomía apropiados para su edad. Estos niños suelen tener mayores niveles de autocontrol y autoestima; suelen ser capaces de afrontar metas nuevas con confianza y son más tenaces, más persistentes. Suelen tener buenas habilidades sociales, tienden a la independencia y suelen ser cariñosos. Conceden más valor al aspecto intrínseco de la conducta que a las consecuencias sancionadoras que resultan de su violación.

    LA SOBREPROTECCIÓN

    Se define como la tendencia de los padres a tratar a sus hijos como si fueran más pequeños de lo que en realidad son. Intentan evitar cualquier riesgo para los niños, aunque esos riesgos sean una deformación percibida por los padres. La relación es de dependencia, y el mensaje implícito es que el niño se siente un inútil. Estos niños son la pasividad en persona, sin iniciativa, se sitúan en una posición inferior en el grupo de iguales, hay falta de autonomía y unas expectativas bajas de sí mismos. Buscan relaciones fuera de la familia siempre en situación de dependencia.

    HERMANOS

    La influencia de los hermanos depende de muchas variables; la propia estructura de la familia, el número de hermanos y el orden que ocupa cada uno. El sexo es importante, también. Parece enriquecedora la convivencia entre hermanos, y no el hijo único. También son importantes las celotipias fraternales; no se deben hacer comparaciones ni favorecer la competitividad.

    En cuanto al divorcio, puede ser un trauma, pero depende de variables; en este proceso, al niño se le debe contar al mismo tiempo y por parte de ambos padres, en un lenguaje propio a la edad del niño. Se le debería decir sólo lo que necesita saber, sin detalles escabrosos; que se les va a querer igual; es importante también desculpabilizarlos.

    Los padres deben enfatizar que la situación es definitiva, porque la fantasía de retorno es universal. Se les ha de asegurar a los niños la forma de cuidado que van a tener, es decir, la custodia. Ayudar a los hijos a elaborar la pérdida y reducir la rabia.

    5. GRUPO DE IGUALES

    La escuela supone, entre otras cosas:

    • Un espacio nuevo para relacionarse con iguales, tanto en las relaciones formales como en las informales.

    • Exige al niño ajustarse a unas normas, disciplinas, rutinas que tiene que compartir con sus compañeros.

    • La escuela favorece en los niños una autorregulación conductual, imprescindible para sus relaciones sociales.

    • En la escuela se favorecen las relaciones de igualdad (sobre todo de oportunidades). Debe ser un contexto integrador.

    • Favorece la independencia progresiva y la autonomía gradual acercándose a una autogestión en sus propias tareas académicas, de higiene, alimentación…

    • Es un espacio de aprendizaje de habilidades sociales básicas, como pedir “por favor”, dar gracias, aceptar y respetar opiniones…

    Los maestros deben:

    • Evitar las posibles actitudes paternalistas.

    • Las intervenciones del profesor deben ser lo más serenas y tranquilas posibles.

    • Las normas sociales del aula deben ser las menos posibles, claras, precisas y tenerlas siempre a la vista.

    • Hacer que los niños intervengan, en la medida de sus posibilidades, en la solución de los problemas.

    • Fomentar las relaciones de cooperación y solidaridad, y huir de la competitividad, porque favorece el estrés y la ansiedad.