Dermatomicosis

Medicina. Dermatología. Enfermedades de la piel. Infección cutánea. Tiña. Hongos. Sintomatología

  • Enviado por: Luz Elena Argüelles
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cálculo - Series Numéricas
Cálculo - Series Numéricas
¿Ya estas en la Universidad? ¿Cómo te va con Cálculo? Si ya habéis llegado al tema de series numéricas y os...
Ver más información

Geometría Analítica
Geometría Analítica
En el curso de Geometría Analítica aprenderás los fundamentos de esta rama de las...
Ver más información

publicidad

DERMATOMICOSIS

INFECCIÓN DE LA PIEL POR HONGOS

Derivado de los términos dermato-, piel; y del griego mykes, hongo, hace referencia o define a las enfermedades de la piel y sus anexos (glándulas sudoríparas, vello, etc.) producidas por hongos de los tipos Trichophyton, Microsporum y Epidermophyton. Incluye las dermatofitosis (infecciones producidas por hongos parásitos de la piel, potencialmente patógenos para el hombre y los animales) y distintas clases de tiña.

Las infecciones de la piel por hongos son relativamente frecuentes

DESCRIPCIÓN

Para que tenga lugar la infección es necesario que se den diversas circunstancias:

  • Contaminación

  • Incubación durante 2-4 días

  • Diseminación, Expansión

  • Retroceso (involución)

  • Periodo refractario (de resistencia) que puede durar incluso años

CLASES DE INFECCION

Existen diferentes formas clínicas de infección:

Tinea capitis: También conocida como Tiña, afecta al cuero cabelludo, cejas o pestañas. Muy contagiosa, se transmite por contacto directo: utensilios u objetos contaminados, contacto directo entre escolares, etc. Presenta tres variedades:

  • Tiña Tonsurante

  • Tiña Capitis

  • Tiña Fávica

  • Tinea barbae: Afecta a adultos varones en la barba y el bigote. Se presenta en veterinarios, agricultores, jardineros, ganaderos, criadores de animales y técnicos de laboratorio

Tinea corporis: Afecta a la piel de la cara, tronco, extremidades (excepto palma de las manos y planta de los pies) y pliegues inguinales. La manifestación más frecuente es la denominada tinea circinata.

  • Tinea cruris o inguinal: Relacionada con la ropa de vestir. Afecta a los pliegues corporales, especialmente a la ingle.

  • Tinea pedis: Afecta a las zonas interdigitales (entre dedos), es muy contagiosa y la más frecuente y cosmopolita. Conocida como erosio interdigitalis, lepidermofitosis interdigitoplantar y pie de atleta. Determina mal olor y un aspecto blanquecino. Suele contagiarse a partir de lugares y utensilios contaminados, sobre todo el suelo de duchas y piscinas públicas, toallas, alfombras de hoteles, etc.

  • Tinea manuum: Relacionada con utensilios deportivos, toallas, etc., se presenta en el pie y zona de pliegues (inguinal, etc.)

Tinea unguium o ungueal: Afecta a los dedos, constituye entre el 15-20% de las onicopatías (enfermedades de los dedos). Su duración suele ser exasperante.

CAUSAS

La causa es la infección por hongos del tipo de:

  • Trichophyton: Parasita la piel, uñas y pelo

  • Microsporum: Parasita la piel y también el cabello

  • Epidermophyton: Parasita la piel y a veces las uñas

Vías de infección

En una dermatomicosis, es habitual distinguir entre dos fuentes de infección: endógena y exógena.

Endógenas

Las infecciones endógenas están causadas por especies de hongos que se encuentran entre los organismos comensales que habitan naturalmente en el cuerpo, como Candida albicans o Pytosporum ovale. Los cambios en el cuerpo debidos a una medicación o a una enfermedad, como la diabetes, pueden activar el paso de la fase no infecciosa (saprofítica) a la infecciosa (parasitaria) (46), (49). Los cambios en el estado de la inmunidad del anfitrión que pueden predisponerle a una infección pueden involucrar a factores inmunológicos, como una IgA reducida sobre la superficie del endotelio, y a factores no inmunológicos, como la pérdida de integridad funcional de la epidermis debida a mecanismos de inflamación

Exógenas

En una infección exógena, los hongos se transmiten desde el exterior del cuerpo. Existen tres categorías diferentes de infección
o patógeno:

Las infecciones por especies antropofílicas de hongos, las cuales infectan principalmente al ser humano, se contraen de otras personas, ya sea por contacto directo o indirectamente de elementos de tejido infectados (escamas); p. ej. Microsporum audouinii.

Los patógenos zoofílicos prefieren anfitriones animales, aunque también pueden infectar a humanos que están en contacto directo con animales; p. ej. Microsporum canis.

Las especies geofílicas de hongos se desarrollan naturalmente en el entorno y pueden infectar tanto a humanos como a animales;
p. ej. Microsporum gypseum.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Aunque varían de un tipo a otro de micosis, pueden ser mencionados los siguientes:

  • Comezón

  • Pelos frágiles que se desprenden

  • Color rosado, aunque puede variar

  • Inicio en zonas con cierta humedad (dedos de los pies, ingle, pliegue de la mama, etc.)

TRATAMIENTO

El tratamiento se realiza principalmente con antimicóticos o antifúngicos, es decir, sustancias que combaten las infecciones por hongos.

En algunos casos resulta útil también la indicación de glucocorticoides y antibióticos.

Por otro lado, y dependiendo del agente responsable de la infección se requerirá:

  • Realizar un estudio a los familiares

  • Realizar un estudio a los animales domésticos

CUIDADOS

El mejor cuidado es prevenir el contagio, para ello:

  • Mantenga buena higiene corporal

  • No intercambie ropas

  • Lave sus ropas adecuadamente

  • No use ropa ajustada

  • Use calcetines y zapatos que permitan la transpiración

  • En los lugares públicos (piscinas, baños de hotel, etc.) utilice zapatillas de agua al bañarse

  • Evite andar descalzo en los lugares públicos y sobre alfombras

CANESTEN (Bayer)

El principio activo de Canestén, el clotrimazol, fue el primer derivado imidazólico en todo el mundo. Introducido en el mercado en 1973, su aparición mejoró las expectativas terapéuticas de las infecciones fúngicas debido a su amplio espectro de actuación contra la mayoría de los hongos patógenos de la piel. Numerosos estudios realizados sobre miles de pacientes en todo el mundo han demostrado la excelente eficacia y sostenida tolerabilidad de Canestén. Por eso, Canestén y Gine-Canestén, siguen siendo el patrón de referencia en el tratamiento antimicótico dermatológico y ginecológico.