Cultivo en Chile

Agricultura chilena. Agronomía. Plantación. Geografía. Frutos. Recolección. Climas. Árido. Subtropical. Tarapacá. Climatología. Desértico. Marginal. Antofagasta. Depresiones. Planicies. Naranjo. Limón. Tomate. Cebolla

  • Enviado por: Liz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 47 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


INTRODUCCION

La clasificación de los climas tiene que ver con la ciencia llamada climatología, que se dedica a estudiar en profundidad los tipos de clima alrededor del mundo y sus características.

Nuestro país presenta, a lo largo de toda su extensión, una amplia gama de climas que van desde la aridez del desierto nortino hasta las lluvias torrenciales de la zona sur. Esta gran variedad de climas, nos permite llevar a cabo un sin numero de actividades en las diferentes regiones.

La variación climática favorece, también, la diversidad de especies frutales y hortícolas, lo que transforma a nuestro país en un territorio muy rico en producción agrícola, tanto para consumo interno como para las exportaciones.

CLIMA ARIDO SUBTROPICAL

Estos climas presentan como característica una precipitación anual inferior a 25mm, en la mayor de las zonas donde se registra. La precipitación media anual se ve excedida por la evaporación. La que da un escaso remante de agua, por lo que no existen afluentes de agua permanente en las zonas bajo este clima.

Otras de las características de estos climas es la influencia de la humedad en algunas zonas ubicadas específicamente en el sector costero de la parte norte del país y el factor orográficos el que presenta grandes diferencias desde la zona costera hacia los valles interiores.

En la parte norte del país el relieve permite observar, que a partir de la costa se presenta un clima desértico con nublados abundantes, si avanzamos más hacia el sector oriente se distingue un desierto de marcado rigor que por influencia de la altitud va perdiendo sus características para pasar de un desierto marginal a uno de estepa. Si avanzamos más hacia el sur por la zona costera el clima de desierto con nublados abundantes se ve alterado por una estepa con características similares a las de un desierto con nublados abundantes, mientras que hacia los valles interiores nos encontramos con un desierto marginal bajo y una estepa con humedades muy bajas. Esta situación se presenta desde el limite norte del país hasta aproximadamente los 32º S.

La circulación de aire en los climas desérticos presenta un mecanismo que hay que tener en cuenta. Durante los meses de verano la depresión térmica que se forma sobre la parte continental es muy somera y no afecta a las capas superiores de la atmósfera; tanto es así, que en los meses de mayor calor aproximadamente a unos 4 Km aparece el anticiclón reforzado sobre la zona desértica, es decir, la zona de anillos anticiclónicos se rompe encontrándose uno de estos anillos sobre la zona desértica.

El régimen de circulación predominante en los meses de verano, sobre el desierto es anticiclónico y el delgado estrato de circulación ciclónica sobre la superficie del suelo es insuficiente para llevar el aire hasta el nivel de condensación, mientras que la subsistencia propia del anticiclón superior es suficiente para frenar cualquier movimiento ascendente; es por esta razón que el sol brilla casi ininterrumpidamente durante la mayor parte del año. En invierno la situación, en cierto modo se invierte: en los niveles inferiores de la atmósfera predomina el anticiclón y en los niveles medios una zona depresionaria, pero esta depresión es muy débil y normalmente basta el anticiclón para interrumpir cualquier forma de ascendencia.

PRIMERA REGION DE TARAPACÁ

La región de Tarapacá se sitúa sobre el meridiano 69º30' O y se extiende aproximadamente entre los paralelos 17º30' y 21º28' S.

Limita al norte con la Republica del Perú, separada por la línea de la concordia; al este con la Republica de Bolivia, al sur con la región de Antofagasta y por el oeste con el océano pacífico.

Esta región está definida fundamentalmente por las condiciones desérticas de extrema aridez caracterizada por una carencia total de lluvias, violentas oscilaciones térmicas, ausencia de suelo y tapiz vegetacional.

El territorio de la región presenta rasgos morfológicos bien definidos en cuanto a los principales sistemas longitudinales del relieve, los que tipifican la fisonomía de gran parte del territorio chileno.

Geografía Física

En la Región de Tarapacá se distinguen cinco zonas de relieve, cada una de las cuales posee características particulares. Estas son:

  • La Zona De La Costa Y Las Planicies Litorales: en esta región la costa se presenta muy angosta y plana entre el mar y la Cordillera de la Costa. Estas planicies fueron originadas por la erosión de la Cordillera de la Costa. En esta zona se concentra más del 90% de la población regional (Iquique y Arica).

  • La Cordillera De La Costa: nace en el cerro Camaraca (a 20 Km al sur de Arica) y tiene, en esta región, escaso desarrollo.

  • La Depresión Intermedia: producto de la erosión eólica e hídrica se desarrolla, entre las cordilleras de los Andes y de la Costa, una llanura que alcanza unos 40 Km de ancho y unos 500 Km de longitud. Gran parte de esta zona se conoce, en esta región, como Pampa del Tamarugal.

  • Serranías Del Brazo Occidental De La Cordillera De Los Andes: son montañas que corresponden a los faldeos del lado poniente de la Cordillera de los Andes. Estas serranías se ven interrumpidas, en la Primera Región, por profundas quebradas de extensión variable.

  • El Altiplano: es una meseta casi plana que se ubica entre el cordón occidental y oriental de la Cordillera de los Andes. La altura promedio del altiplano es de unos 4.000 msnm (metros sobre el nivel del mar), desde esta se elevan a alturas incluso superiores a los 6.000 msnm, como es el caso de los volcanes Parinacota (6.342 msnm), Pomerape (6.282 msnm) y Guallatiri (6.060 msnm).

En esta región el recurso hídrico es muy escaso; los cursos fluviales se pierden en las arenas, se filtran o se evaporan. En la zona andina, los ríos se nutren con las escasas lluvias y el derretimiento de las nieves; muchos de ellos corren hacia territorio boliviano (el Lauca). En la meseta intermedia están los “ríos intermitentes” que corren en el fondo de las profundas quebradas (Lluta, Azapa, Camarones y otros). Hay algunos lagos (Parinacota, Cotacotani, Chungara) y embalses (Caritaya).

Descripción Climatológica

Esta región se caracteriza por una extrema sequedad. De esta condición se exceptúan algunas zonas ubicadas a lo largo del litoral y las áreas de la Cordillera de los Andes, es así que de oeste a este podemos distinguir cuatro tipos de climas:

  • Clima Desértico Con Nublados Abundantes: se presenta en todo el sector costero de la región, caracterizándose por el tipo de nubosidad estrato cumulus de limitado espesor que se presenta en horas de la noche disipándose en el transcurso de la mañana. Esta situación origina niebla / neblinas (camanchaca) ocasionales en algunas zonas y recurrentes en otras.

El clima de la zona costera puede representarse por los otros valores medios de las estaciones meteorológicas ubicadas en Arica e Iquique.

Donde:

T (ºC): normales de temperatura media mensual en ºC

Tx(ºC): normales de temperatura máxima mensual en ºC

Tn(ºC): normales de temperatura mínima mensual en ºC

HR(%):normales de humedad relativa media mensual en %

RR(mm): normales de precipitación mensual en mm


ARICA:

latitud:18º28'S

longitud:70º10'O

elevación:58m

AÑO

T (ºC)

18.7

Tx(ºC)

22.4

Tn(ºC)

16.1

HR(%)

74

RR(mm)

0.5

IQUIQUE:

latitud:20º32'S

longitud:70º11'O

elevación:52m

AÑO

T (ºC)

18.7

Tx(ºC)

21.3

Tn(ºC)

15.1

HR(%)

74

RR(mm)

0.6


  • Clima Desértico Normal: este clima se presenta sobre los 1.000m, en la zona denominada la pampa de la primera región. Esta se ve caracterizada por una masa de aire muy estable y seca originando una notoria aridez, cielos claros y brillantes durante todo el año, una oscilación diaria muy significativa y una humedad atmosférica baja.

La temperatura media anual corresponde a los 18º C

  • Clima Desértico Marginal De Altura: este clima se presenta en las zonas próximas a la cordillera por sobre los 2000m de altura. Esta zona se ve caracterizada por una masa de aire inestable, que por efectos de altura da origen a nubosidad e gran desarrollo vertical, que generalmente, da origen a precipitaciones estivales. Las temperaturas registran un régimen relativamente frío.

Las estaciones que caracterizan este clima en la región están determinados por los valores normales anuales de caída de agua en mm, que se detallan a continuación:

AÑO

Camiña

58.1

Mamiña

36.8

Huatacondo

19.0

  • Clima De Estepa De Altura: este clima se presenta sobre los 3.000m de altura. Producto del nivel de elevación, la zona baja de este clima registran valores muy bajos de temperatura y una importante oscilación térmica entre el día y la noche, las precipitaciones generalmente son del tipo convectivo por el ascenso forzado de la masa de aire.

SEGUNDA REGION DE ANTOFAGASTA

La segunda región, se localiza en el extremo norte del país, se extiende aproximadamente entre los 20º56' y 26º05' S; entre los 67º00' O y el océano pacifico.

Limita al norte con la región de Tarapacá; al este con la República de Bolivia, desde el volcán Olca hasta el cerro Zapaleri, y desde allí con la Republica de Argentina hasta el cerro atalaya. Al sur con la región de Atacama y al oeste con el océano pacifico.

Geografía Física

Al igual que la Primera Región, en esta zona se distinguen cinco áreas que caracterizan al territorio. Sin embargo, al este de la Depresión Intermedia nace un nuevo accidente geográfico: la Cordillera de Domeyko.

  • Las Planicies Litorales: alcanza mayores dimensiones en esta región, pero al sur de Antofagasta se ve interrumpida, reapareciendo en el sector de caleta El Cobre. Desde ahí sigue un desarrollo continuo hasta la Tercera Región.

  • La Cordillera De La Costa: es mucho más alta y maciza que en la Región de Tarapacá. De hecho, en esta región registra las mayores alturas del país, como son los cerros Vicuña Mackenna y Amazonas, que sobrepasan los 2.000 msnm.

  • La Depresión Intermedia: Está representada en su mayor parte por el desierto de Atacama y exhibe características similares a las de la Primera Región.

  • La Cordillera De Los Andes Y El Altiplano: En esta zona la Cordillera de los Andes alcanza sus mayores alturas, con cumbres que sobrepasan los 5.500 msnm. El altiplano continúa con las mismas características topográficas que en la Región de Tarapacá.

En esta zona existen numerosos volcanes, muchos de ellos en actividad. Destacan, de norte a sur, el volcán Ollagüe (5.865 msnm), el Linzor (5.555 msnm) y el Licancabur (5.916 msnm), entre otros.

Esta región se caracteriza por un completo endorreísmo (cuencas sin llegada al mar) producto, en gran medida, del clima desértico y la disposición del relieve, siendo el río Loa la gran excepción. Ríos de cuencas endorreicas importantes de esta región son el río San Salvador, el San Pedro y el Salado.

El principal salar de la Segunda Región es el enorme Salar de Atacama, de casi 100 Km de largo. En pleno altiplano se desarrollan algunas lagunas de pequeño tamaño, pero de gran importancia para la fauna local, destacando las de Miscanti, Trinchera, Miñique, Lejía, Tuyajto y La Azufrera.

Descripción Climatológica

La región presenta características climáticas similares a la primera región, una extrema aridez, exceptuando las zonas costera y cordillerana, que presentan algo de humedad. La parte intermedia de la región manifiesta plenamente todo el rigor del desierto el cual tiene un aporte marítimo nulo y, por ello, la humedad atmosférica es casi cero.

  • Clima Desértico Con Nublados Abundantes: este clima abarca todo el litoral de la región en todas las localidades ubicadas bajo los 1.000m. el aire marítimo aporta a la zona humedades significativas, una amplitud térmica anual moderada del orden de los 7.0º C. El régimen pluviométrico esta dado mayoritariamente por la ocurrencia de algunas lloviznas matinales y ocasionalmente de origen frontal, que en algunas ocasiones alcanzan esas latitudes.

Para caracterizar el comportamiento climatológico de este clima se detallan los valores normales anuales de la zona de Antofagasta:

AÑO

T (ºC)

16.4

Tx(ºC)

20.1

Tn(ºC)

13.7

HR(%)

77

RR(mm)

1.7

  • Clima Desértico Normal: por sobre los 1.000m de elevación, se presenta este clima cuya característica es la sequedad atmosférica producto de que no existe ningún aporte marítimo hasta estas regiones, ausencia absoluta de precipitaciones, una amplitud térmica entre el día y la noche, y cielos claros durante todo el año.

Los valores de temperatura anuales entregados por la estación meteorológica de Aguas Verdes es de 14.3º C.

  • Clima Desértico Marginal De Altura: este clima se presenta por el centro de la región, sobre los 2000m de altura. El régimen de las precipitaciones se ven incrementadas en su volumen especialmente en los meses de verano, en tanto el comportamiento térmico registra temperaturas muy frías. En este tipo de clima se observa una mayor concentración de nubosidad con relación a los climas.

Los valores climatológicos representativos de este clima están bien definidos por la zona de Calama y son:

AÑO

T (ºC)

12.1

Tx(ºC)

22.9

Tn(ºC)

2.0

HR(%)

37

RR(mm)

5.6

  • Clima De Estepa De Altura: este clima abarca por sobre los 3.000m de altura. El nivel de elevación de la zona ubicada bajo este clima hace que registren temperaturas muy frías con una marcada oscilación térmica entre el día y la noche, las precipitaciones son relativamente significativas, ya que superan en muchos los 100mm, se registran principalmente en los meses de verano y muy ocasionalmente en invierno cuando algún sistema frontal incursiona por la región.

TERCERA REGION DE ATACAMA

La tercera región, comprende el área situada entre los 25º17' y 29º15' de latitud sur, y entre 68º00' O.

Esta región limita al norte con la región de Antofagasta, al sur con la región de Coquimbo, teniendo como limite oriental la República Argentina y al occidente el océano pacifico.

Geografía Física

Las similitudes entre el relieve de las dos primeras regiones, en la Región de Atacama, se van perdiendo, pues los accidentes geográficos van tomando particulares formas y alturas. En la parte sur de esta región aparece un nuevo accidente del relieve, los valles transversales.

  • La Cordillera De Los Andes: mantiene sus características aunque a la altura de la laguna del Negro Francisco el altiplano desaparece, mostrándose como un solo cordón montañoso. En esta región se presentan sus mayores alturas: Ojos del Salado (6.893 msnm), el nevado de Tres Cruces (6.763 msnm), el Incahuasi (6.621 msnm) y el Ermitaño (6.146 msnm). Frente a Copiapó, la Cordillera de los Andes se divide en dos cordilleras paralelas: las de Domeyko y Claudio Gay.

  • La Depresión Intermedia: es reemplazada por los valles transversales, que gracias a algunas aguas fluviales permiten el desarrollo de actividades agrícolas en esta zona.

  • La Cordillera De La Costa: en esta región se encuentra interrumpida por los valles transversales y su altura disminuye ostensiblemente.

  • Las Planicies Litorales: adquieren una gran amplitud y se confunden con la Cordillera de la Costa.

Descripción Climatológica

La región presenta climas desérticos pero el incremento de las precipitaciones hace que la condición de desierto no sea tan riguroso, destacándose tres condiciones climáticas: Una presente en el sector costero donde la influencia marítima actúa como un agente moderador de las temperaturas y aporta humedad atmosférica a la zona; Otra corresponde al sector intermedio específicamente en la zona de la Pampa, y por ultimo, el sector cordillerano donde el aspecto de desierto se ve alterado por el incremento de las precipitaciones y un régimen térmico frío.

  • Clima Desértico Con Nublados Abundantes: este clima está presente en el sector costero de la región caracterizado con nubosidad baja y densa que se observa en horas de la noche y comienza a disiparse en el transcurso de la mañana, dando origen a nieblas matinales y lloviznas débiles ocasionales. El régimen térmico es bastante moderado, registrando una amplitud térmica baja. Las precipitaciones en las localidades son frecuentemente de tipo frontal, alcanzando registros significativos para la zona de hasta aproximadamente 45mm.

  • Clima Desértico Marginal Bajo: este tipo de clima lo encontramos en el sector intermedio de la región presentando una característica de sequedad rigurosa de Copiapó al norte, en tanto de Copiapó al sur el agente marítimo, con su aporte de humedad de una característica de desierto atenuado.

Las temperaturas registran una amplitud térmica moderada. Las localidades con este tipo de clima se encuentran bajo el nivel de inversión de temperatura, lo que permite el ingreso de nubosidad desde la costa aportando humedad, lo que de algún modo, genera algún tipo de vegetación en las zonas bajas, específicamente de estepa.

    • Clima Desértico Marginal De Altura: este clima se manifiesta por sobre los 2000m. El régimen térmico es frío registrándose oscilaciones diarias bastantes significativas. Las precipitaciones son abundantes en las localidades bajo este clima, la mayor concentración de lluvias se producen en los meses de invierno y son generalmente de origen frontal.

EL CLIMA Y EL HOMBRE

El clima tiene una gran influencia en la vida de los seres vivos. Los factores climáticos hacen que en la naturaleza existan diferentes ambientes en los cuales se desarrolla la vida vegetal, animal y humana.

La relación que existe entre los seres vivos y un medio ambiente determinado crea un equilibrio natural entre las distintas especies que lo habitan. Si este se altera, se producen grandes problemas en la naturaleza y en la vida de todos los seres vivos.

La variedad que presenta nuestro país es asombrosa, tanto en sus paisajes, gente, como en sus climas.

Si observamos las diferentes culturas, las distintas costumbres y hábitats, podemos hacer un perfil de Chile. Cada lugar tiene una característica propia, asociada al clima, a los recursos naturales que poseen, a las actividades económicas, a la historia y el desarrollo que han tenido. Es por ello interesante, al mirar, preguntarnos cómo viven.

Si observamos el Norte Grande, veremos que su vida está muy asociada a la falta de agua, al clima desértico, a la exposición constante al sol, a la minería, a las terrazas de cultivo, al riego por goteo. Todo esto tiene que ver con una manera muy particular de vivir, y de relacionarse. Las conversaciones en la puerta de la casa, después de las siete de la tarde en verano, el jugar mucho al aire libre, son escenas que vemos constantemente.

CULTIVOS DEL DESIERTO

El desierto de Atacama, como es bien sabido, es el más árido del mundo y por ello presenta condiciones muy hostiles para la agricultura.

Cultivos De La Primera Región:

La Región de Tarapacá cuenta con 13.425 hectáreas de suelos de cultivos. De estas, 5.213,3 has. son destinadas a cultivos anuales y permanentes, mientras que 21,6% corresponde a praderas sembradas, permanentes y de rotación para la ganadería.

Los valles de Lluta, Azapa y Camarones -ubicados en las provincias de Arica y Parinacota- representan 82% del área cultivada de la Región de Tarapacá.

Los principales productos agrícolas que se cosechan en los valles y quebradas de Lluta, Azapa, Camarones, Vitor, Tarapacá y en los oasis de Pica y matilla, son frutas como naranjas, limones, paltas, aceitunas, sandías y melones. Además, se dan productos tropicales como mangos, guayabas y plátanos. En cuanto a las hortalizas se cultivan ajo, maíz, lechugas, habas, pepinos, tomates, zapallos, orégano, repollos y otros.

Cultivos De La Segunda Región:

La Región de Antofagasta cuenta con 5.055,7 hectáreas de suelos de cultivos. De estas, 909.3 has. Son destinadas a cultivos anuales y permanentes, mientras que 1890.3 has corresponde a praderas sembradas, permanentes y de rotación para la ganadería.

En las ciudades litorales el ingenio y el trabajo humano han habilitado pequeños terrenos que orgullosamente llaman quintas, regados artificialmente, donde cultivan algunas hortalizas como lechugas, ajíes, acelgas y otras verduras, pero el volumen de producción es muy limitado.

Cultivos De La Tercera Región:

La Región de Atacama cuenta con 29.799,7 hectáreas de suelos de cultivos. De estas, 2.440 has. son destinadas a cultivos anuales y permanentes, mientras que 14.88,5 corresponde a praderas sembradas, permanentes y de rotación para la ganadería.

La actividad agropecuaria se localiza solo en las áreas irrigadas por las aguas de los ríos Copiapó y Huasco. Si la disponibilidad del agua aparece como un factor limitante, el clima y la calidad de los suelos, convierte a los valles en fértiles campos que pagan con abundante producción el trabajo del hombre. Pese a que los terrenos destinados a la agricultura son pocos comparados con los destinados a la ganadería es importante la producción de frutas de calidad, durazno, damascos, chirimoya, membrillos y uva. Parte de la fruta se seca y se vende en forma de huesillos y pasas, la uva es convertida en alcoholes como piscos y aguardientes.

Otro rubro importante es el de hortaliza; papas cebollas, lechugas, zanahorias, zapallo, coliflores, habas y tomates y finalmente se siembra trigo, maíz y cebada.

PALTO

Persea americana.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

El palto puede cultivarse desde el nivel del mar hasta los 2.500 msnm; sin embargo, su cultivo se recomienda en altitudes entre 800 y 2.500 m, para evitar problemas con enfermedades, principalmente de las raíces.

La temperatura y la precipitación son los dos factores de mayor incidencia en el desarrollo del cultivo.

En lo que respecta a la temperatura, las variedades tienen un comportamiento diferente de acuerda a la raza. La raza antillana es poco resistente al frío, mientras que las variedades de la raza guatemalteca son más resistentes y las mejicanas las que presentan la mayor tolerancia al frío.

En cuanto a precipitación, se considera que 1.200 mm anuales bien distribuidos son suficientes. Sequías prolongadas provocan la caída de las hojas, lo que reduce el rendimiento; el exceso de precipitación durante la floración y la fructificación, reduce la producción y provoca la caída del fruto.

El terreno destinado al cultivo debe contar con buena protección natural contra el viento o en su ausencia, establecer una barrera cortavientos preferentemente un año antes del establecimiento de la plantación. El viento produce daño, rotura de ramas, caída del fruto, especialmente cuando están pequeños. También, cuando el viento es muy seco durante la floración, reduce el número de flores polinizadas y por consiguiente de frutos.

El exceso de humedad relativa puede ocasionar el desarrollo de algas o líquenes sobre el tallo, ramas y hojas o enfermedades fúngicas que afectan el follaje, la floración, la polinización y el desarrollo de los frutos. Un ambiente muy seco provoca la muerte del polen con efectos negativos sobre la fecundación y con ello la formación de menor número de frutos.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Los suelos más recomendados son los de textura ligera, profundos, bien drenados con un pH neutro o ligeramente ácidos (5,5 a 7), pero puede cultivarse en suelos arcillosos o franco arcillosos siempre que exista un buen drenaje, pues el exceso de humedad propicia un medio adecuado para el desarrollo de enfermedades de la raíz, fisiológicas como la asfixia radical y fúngicas como fitoptora.

NARANJO

Citrus sinensis (L.) Osb.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es una especie subtropical. El factor limitante más importante es la temperatura mínima, ya que no tolera las inferiores a -3ºC. No tolera las heladas, ya que sufre tanto las flores y frutos como la vegetación, que pueden desaparecer totalmente. Presenta escasa resistencia al frío (a los 3-5ºC bajo cero la planta muere). No requiere horas-frío para la floración. No presenta reposo invernal, sino una parada del crecimiento por las bajas temperaturas (quiescencia), que provocan la inducción de ramas que florecen en primavera. Necesita temperaturas cálidas durante el verano para la correcta maduración de los frutos.

Requiere importantes precipitaciones (alrededor de 1.200 mm), que cuando no son cubiertas hay que recurrir al riego. Necesitan un medio ambiente húmedo tanto en el suelo como en la atmósfera. Es una especie ávida de luz para los procesos de floración y fructificación, que tienen lugar preferentemente en la parte exterior de la copa y faldas del árbol. Por tanto, la fructificación se produce en copa hueca, lo cual constituye un inconveniente a la hora de la poda. Es muy sensible al viento, sufriendo pérdidas de frutos en precosecha por transmisión de la vibración.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Necesitan suelos permeables y poco calizos y un medio ambiente húmedo tanto en el suelo como en la atmósfera. 

Se recomienda que el suelo sea profundo para garantizar el anclaje del árbol, una amplia exploración para una buena nutrición y un crecimiento adecuado.

Los suelos deben tener una proporción equilibrada de elementos gruesos y finos (textura), para garantizar una buena aireación y facilitar el paso de agua, además de proporcionar una estructura que mantenga un buen estado de humedad y una buena capacidad de cambio catiónico.

No toleran la salinidad y son sensibles a la asfixia radicular.

LIMON

Citrus limon

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es la especie de los cítricos más sensible al frío, ya que es la más tropical y presenta floración casi continua. Por lo que requiere para vegetar climas de tipo semitropical. En los climas tropicales, el limonero crece y fructifica con normalidad, sin embargo, los frutos que produce no tienen buena calidad comercial, al ser demasiado gruesos y tener poca acidez, por ello en dichas zonas se prefiere el cultivo de la lima ácida (C. latifolia). El clima más adecuado para el cultivo del limonero es de tipo mediterráneo libre de heladas. Los períodos de sequía seguidos de precipitaciones juegan un importante papel en la floración.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Necesitan suelos permeables y poco calizos. Se recomienda que el suelo sea profundo para garantizar el anclaje del árbol, una amplia exploración para garantizar una buena nutrición y un crecimiento adecuado.

Los suelos deben tener una proporción equilibrada de elementos gruesos y finos (textura), para garantizar una buena aireación y facilitar el paso de agua, además de proporcionar una estructura que mantenga un buen estado de humedad y una buena capacidad de cambio catiónico.

No toleran la salinidad y son sensibles a la asfixia radicular.

OLIVO

Olea europaea

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Especie muy rústica, de fácil cultivo, por lo que se ha instalado en terrenos marginales. No tolera temperaturas menores de -10°C. No presenta problemas de heladas, con excepción de las variedades muy tempranas, en las que el fruto se ve muy dañado. Escasos requerimientos de horas frío y elevados de calor (entre la brotación y la floración transcurren 3-4 meses y de la floración hasta la recolección, 6-7 meses). Los agentes meteorológicos m'as graves son los vientos secos y las temperaturas elevadas durante la floración, de forma que se produce el aborto ovárico generalizado, resintiéndose seriamente la producción. Es muy resistente a la sequía, aunque el óptimo de precipitaciones se sitúa entorno a los 650 mm bien repartidos. En casos de extrema sequía se induce la producción de flores masculinas.

Es una planta ávida de luz, de forma que una deficiencia de ésta reduce la formación de flores o induce que éstas no sean viables, debido a la insuficiencia de asimilados en la axila de las hojas.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Es resistente a los suelos calizos, aunque existen diferencias de carácter varietal (Hojiblanca se comporta muy bien). Es muy tolerante a la salinidad.

SANDIA

Citrullus lanatus (Thunb.)

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

La sandía está considerada como una planta de clima templado-cálido.

La temperatura óptima para la fase de germinación es de 25º C y la germinación se obtendrá en 5 ó 6 días.

La fase de desarrollo se ve favorecida a temperatura de 23-28ºC, la floración ocurre cuando las temperaturas se encuentran ente los 18-20ºC.

En cuanto al contenido de humedad, debe existir aproximadamente el 60%, ya que a mayor condición de humedad se desfavorece el crecimiento foliar, la floración y fecundación.

REQUERIMIENTO DE SUELO:

La sandía responde más favorablemente en los suelos areno-arcillosos con 1-2% de materia orgánica. Es tolerante a la acidez, creciendo a pH de 6.8-5.0. En cuanto a la salinidad es medianamente tolerante.

MELON

Cucumis melo L

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

La planta de melón es de climas cálidos y no excesivamente húmedos, de forma que en regiones húmedas y con escasa insolación su desarrollo se ve afectado negativamente, apareciendo alteraciones en la maduración y calidad de los frutos.

Humedad: al inicio del desarrollo de la planta la humedad relativa debe ser del 65-75%, en floración del 60-70% y en fructificación del 55-65%.

La planta de melón necesita bastante agua en el período de crecimiento y durante la maduración de los frutos para obtener buenos rendimientos y calidad.

Luminosidad: la duración de la luminosidad en relación con la temperatura, influye tanto en el crecimiento de la planta como en la inducción floral, fecundación de las flores y ritmo de absorción de elementos nutritivos.

El desarrollo de los tejidos del ovario de la flor está estrechamente influenciado por la temperatura y las horas de iluminación, de forma que días largos y temperaturas elevadas favorecen la formación de flores masculinas, mientras que días cortos con temperaturas bajas inducen el desarrollo de flores con ovarios.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

La planta de melón no es muy exigente en suelo, pero da mejores resultados en suelos ricos en materia orgánica, profundos, mullidos, bien drenados, con buena aireación y pH comprendido entre 6 y 7. Si es exigente en cuanto a drenaje, ya que los encharcamientos son causantes de asfixia radicular y podredumbres en frutos.

Es una especie de moderada tolerancia a la salinidad tanto del suelo (CE de 2,2 dS.m-1) como del agua de riego (CE de 1,5 dS.m-1), aunque cada incremento en una unidad sobre la conductividad del suelo dada supone una reducción del 7,5% de la producción.

Es muy sensible a las carencias, tanto de microelementos como de macroelementos.

MANGO

Mangifera indica L

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es más susceptible a los fríos que el aguacate y resiste mejor los vientos que éste. El mango prospera muy bien en un clima donde las temperaturas sean las siguientes:

  • Invierno ligeramente frío (temperatura mínima de 10ºC).

  • Primavera ligeramente cálida (temperatura mínima superior a 15ºC).

  • Verano y otoño cálidos.

  • Ligeras variaciones entre el día y la noche.

Un árbol de buen desarrollo puede soportar temperaturas de dos grados bajo cero, siempre que éstas no se prolonguen mucho tiempo. Un árbol joven, de dos a cinco años, puede perecer a temperaturas de cero y un grado centígrado.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Puede vivir bien en diferentes clases de terreno, siempre que sean profundos y con un buen drenaje, factor este último de gran importancia. En terrenos en los que se efectúa un abonado racional la profundidad no es tan necesaria; sin embargo, no deben plantarse en suelos con menos de 80 a 100 cm de profundidad. Se recomiendan en general los suelos ligeros, donde las grandes raíces puedan penetrar y fijarse al terreno. El pH estará en torno a 5.5-5.7; teniendo el suelo una textura limo-arenosa o arcillo-arenosa.

PLATANO

Musa cavendishii

REQUERIMIENTOS CLIMATICOS:

Exige un clima cálido y una constante humedad en el aire. Necesita una temperatura media de 26-27 ºC, con lluvias prolongadas y regularmente distribuidas. Estas condiciones se cumplen en la latitud 30 a 31 º norte o sur y de los 1.00 a los 2.00 m de altitud. Son preferibles las llanuras húmedas próximas al mar, resguardadas de los vientos y regables. En la cuenca del Mediterráneo es posible su cultivo, aunque no para producir frutas selectas, en las localidades donde la temperatura media anual oscila entre los 14 y 20 ºC y donde las temperaturas invernales no descienden por debajo de 2ºC.

El crecimiento se detiene a temperaturas inferiores a 18ºC. Se producen daños a temperaturas menores de 13ºC y mayores de 45ºC.

En condiciones tropicales, la luz, no tiene tanto efecto en el desarrollo de la planta como en condiciones subtropicales, aunque al disminuir la intensidad de luz, el ciclo vegetativo se alarga. El desarrollo de los hijuelos también está influenciado por la luz en cantidad e intensidad.

Los efectos del viento pueden variar, desde provocar una transpiración anormal debido a la reapertura de los estomas hasta la laceración de la lámina foliar, siendo el daño más generalizado, provocando unas pérdidas en el rendimiento de hasta un 20%. Los vientos muy fuertes. rompen los peciolos de las hojas, quiebran los pseudotallos o arrancan las plantas enteras inclusive.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Es poco exigente en cuanto a suelo, ya que prospera igualmente en terrenos arcillosos, calizos o silíceos con tal que sean fértiles, permeables, profundos, ricos y bien drenados , especialmente en materias nitrogenadas. Prefiere, sin embargo, los suelos ricos en potasio, arcillo-silíceos, calizos, o los obtenidos por la roturación de los bosques, susceptibles de riego en verano, pero que no retengan agua en invierno. La platanera tiene una gran tolerancia a la acidez del suelo, oscilando el pH entre 4.5-8.

CHIRIMOYA

Annona cherimola Mill

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es un frutal de origen subtropical, por lo que prefiere un margen estrecho de condiciones climáticas (sin grandes oscilaciones). No tolera las heladas, pues estas producen daños en las hojas y en los frutos, siendo su zona óptima de cultivo aquella que se caracteriza por una ausencia total de heladas. El factor más limitante son las bajas temperaturas que redundan en una falta de cuajado; si las temperaturas son inferiores a -13ºC producen manchas negras en la piel y en la pulpa del fruto.

Los vientos secos y las altas temperaturas en floración disminuyen el cuajado (seca los estigmas y disminuye la población de Orius, principal agente polinizador), pudiendo influir también negativamente en el anclaje, debido por un lado al sistema radicular superficial y a la copa tan voluminosa que forma.

El chirimoyo produce mal en zonas con temperaturas máximas superiores a 30ºC en verano, influyendo negativamente en el cuajado del fruto y en el crecimiento del árbol, pudiendo ocasionar quemaduras en hojas y frutos muy expuestos al sol.

En zonas con temperaturas cálidas y humedades relativas elevadas (áreas costeras) el cuajado natural es suficiente para la rentabilidad del cultivo sin llevar a cabo la polinización artificial aunque actualmente ésta se realiza de forma mayoritaria.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Le van bien los suelos ligeros, profundos, provistos de materia orgánica, bien drenados y que permitan una buena aireación de las raíces; vegetando muy difícilmente en suelos duros, compactos, arcillosos e impermeables.

El pH óptimo está comprendido entre 6,5 y 7,5 y con contenidos en caliza total inferiores al 7%, aunque se han dado casos de deficiencias de calcio.

MEMBRILLO

Cydonia oblonga Mill

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Requiere climas templados o relativamente fríos, de inviernos largos y veranos calurosos. Puede cultivarse en toda la región de la vid, resistiendo las más bajas temperaturas. La exigencia de frío va de 100-500 horas-frío, según la variedad. En zonas elevadas las flores y frutos recién formados pueden verse afectados por las heladas tardías. Requiere además situaciones aireadas, y si se cultiva en valles cerrados u hondonadas, por ser muy sensible a la invasión del hongo causante de la lepra o moteado puede perderse parte del fruto.

Se trata de uno de los frutales que reclama más cantidad de luz.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

El membrillero se adapta desde los suelos más fértiles a las tierras más ingratas, mientras sean de naturaleza fresca y con pH ligeramente ácido; los valores extremos de pH para el membrillero oscilan entre 5.6 y 7.2. 

Puede vegetar a la orilla de los cauces sin que el exceso de humedad lo perjudique, en las tierras de regadío y de secano.  Aunque es poco exigente en cuanto a suelos, prefiere los franco arcillosos bien drenados, bastante fértiles y que retienen una cantidad moderada de humedad. Presenta problemas de clorosis férrica en suelos de más de 8% de caliza activa.

DURAZNO

Prunus persica (L .) Batsch.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Se trata de un frutal de zona templada no muy resistente al frío, su área de cultivo se extiende entre 30 y 40º de latitud. 

Las temperaturas mínimas invernales que el melocotonero puede soportar sin morir giran en torno a los -20ºC.

A -15ºC en la mayoría de las variedades se producen daños en las yemas de flor.

Requiere de 400 a 800 horas-frío y los nuevos cultivares requieren incluso menos. La falta de frío puede ser un problema si la elección varietal es errónea. 

Las heladas tardías pueden afectarle, los órganos más sensibles a las mínimas térmicas son los óvulos, el pistilo y la semilla.

Es una especie ávida de luz y la requiere para conferirle calidad al fruto. Sin embargo el tronco y las ramas sufren con la excesiva insolación, por lo que habrá que encalar o realizar una poda adecuada.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Los diferentes patrones le permiten cualquier tipo de suelo, aunque prefiere suelos frescos, profundos, de pH moderado y arenosos. El melocotonero es muy sensible a la asfixia radicular; por ello hay que evitar los encharcamientos de agua y asegurar una profundidad de suelo no inferior a 1-1.50 m.

También es muy sensible al contenido en caliza activa, que no debe ser superior al 2-3%, ya que puede producir clorosis férrica.

DAMASCO

Armeniaca vulgaris JUSS.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es un árbol bastante rústico, propio de climas templados, aunque resiste bien los fríos invernales. Debido a lo temprano de su floración, puede sufrir por las heladas tardías en las localidades frías. Exige calor estival para la completa madurez de la fruta. Es resistente a la sequía. Se da mejor en exposiciones aireadas y soleadas de las mesetas y colinas que en las llanuras. La mejor altitud para su cultivo es la de 200-500 metros.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

En cuanto a suelo, es muy poco exigente pero prefiere los suelos cálidos, secos, ligeros y profundos, no adaptándose a los suelos fuertes, fríos y húmedos. La permeabilidad del subsuelo tiene una gran importancia en este cultivo, pues todo estancamiento de agua es fatal para el albaricoquero. En tierras profundas toma un gran desarrollo y los frutos son de buena calidad. En malas tierras (laderas secas), los árboles se desarrollan menos, pero los frutos son más perfumados.

VID

Vitis vinifera L

REQUERIMIENTOS DE CLIMA:

Esta especie pertenece a zonas templadas e intertropicales, pudiendo realizarse en zonas donde la temperatura media anual no desciende de los 9 grados centígrados. 

La Vid es bastante resistentes a las heladas invernales, pero esta resistencia se reduce luego de la brotación, comprometiéndose la cosecha. Esto lleva a que algunos viñedos muy expuestos estén equipados con dispositivos de lucha contra las heladas, eficientes pero costosos, como el riego por aspersión o estufas con gasoil. 

Durante el periodo vegetativo la vid debe sufrir una acumulación de calor diario suficiente a fin de madurar correctamente sus racimos. Dicha acumulación va desde los 2800 a 4000 grados centígrados dependiendo del cepaje. 

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Se puede acomodar a distintos tipos de suelos, desde el pobre al más fértil y desde el más ácido al más calcáreo. 

Los buenos suelos vitícolas se caracterizan por una riqueza de mediana a débil, con un poder de infiltración elevado, gravosos que permiten un rápido calentamiento en primavera. En cuanto al ph es dependiente de la cepa que se utiliza. 

ACELGA

Beta vulgaris L. var. cicla (L.).

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

La acelga es una planta de clima templado, que vegeta bien con temperaturas medias; le perjudica bastante los cambios bruscos de temperatura. Las variaciones bruscas de temperatura, cuando las bajas siguen a las elevadas, pueden hacer que se inicie el segundo periodo de desarrollo, subiéndose a flor la planta.

La planta se hiela cuando las temperaturas son menores de -5ºC y detiene su desarrollo cuando las temperaturas bajan de 5ºC. En el desarrollo vegetativo las temperaturas están comprendidas entre un mínimo de 6ºC y un máximo de 27 a 33º C, con un medio óptimo entre 15 y 25º C. Las temperaturas de germinación están entre 5ºC de mínima y 30 a 35ºC de máxima, con un óptimo entre 18 y 22ºC.

No requiere excesiva luz, perjudicándole cuando ésta es elevada, si va acompañada de un aumento de la temperatura. La humedad relativa está comprendida entre el 60 y 90% en cultivos en invernadero.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

La acelga necesita suelos de consistencia media; vegeta mejor cuando la textura tiende a arcillosa que cuando es arenosa. Requiere suelos profundos, permeables, con gran poder de absorción y ricos en materia orgánica en estado de humificación.

Es un cultivo que soporta muy bien la salinidad del suelo, resistiendo bien a cloruros y sulfatos, pero no tanto al carbonato sódico. Requiere suelos algo alcalinos, con un pH óptimo de 7,2; vegetando en buenas condiciones en los comprendidos entre 5,5 y 8; no tolerando los suelos ácidos.

AJO

Allium sativum L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

No es una planta muy exigente en clima, aunque adquiere un sabor más picante en climas fríos.

El cero vegetativo del ajo corresponde a 0ºC. A partir de esta temperatura se inicia el desarrollo vegetativo de la planta. Hasta que la planta tiene 2-3 hojas soporta bien las bajas temperaturas. Para conseguir un desarrollo vegetativo vigoroso es necesario que las temperaturas nocturnas permanezcan por debajo de 16ºC.

En pleno desarrollo vegetativo tolera altas temperaturas (por encima de 40ºC) siempre que tenga suficiente humedad en el suelo.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Los suelos deben tener un buen drenaje. Una humedad en el suelo un poco por debajo de la capacidad de campo es óptima para el desarrollo del cultivo.

El ajo se adapta muy bien a la mayoría de suelos donde se cultivan cereales. Prefiere los suelos francos o algo arcillosos, con contenidos moderados de cal, ricos en potasa.

LECHUGA

Lactuca sativa L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Temperatura: La temperatura óptima de germinación oscila entre 18-20ºC. Durante la fase de crecimiento del cultivo se requieren temperaturas entre 14-18ºC por el día y 5-8ºC por la noche, pues la lechuga exige que haya diferencia de temperaturas entre el día y la noche. Durante el acogollado se requieren temperaturas en torno a los 12ºC por el día y 3-5ºC por la noche.

Este cultivo soporta peor las temperaturas elevadas que las bajas, ya que como temperatura máxima puede soportar hasta los 30 ºC y como mínima temperaturas de hasta -6 ºC. 

Cuando la lechuga soporta temperaturas bajas durante algún tiempo, sus hojas toman una coloración rojiza, que se puede confundir con alguna carencia. 

Humedad relativa: El sistema radicular de la lechuga es muy reducido en comparación con la parte aérea, por lo que es muy sensible a la falta de humedad y soporta mal un periodo de sequía, aunque éste sea muy breve.

La humedad relativa conveniente para la lechuga es del 60 al 80%, aunque en determinados momentos agradece menos del 60%. Los problemas que presenta este cultivo en invernadero es que se incrementa la humedad ambiental, por lo que se recomienda su cultivo al aire libre, cuando las condiciones climatológicas lo permitan. 

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Los suelos preferidos por la lechuga son los ligeros, arenoso-limosos, con buen drenaje, situando el pH óptimo entre 6,7 y 7,4.

En los suelos humíferos, la lechuga vegeta bien, pero si son excesivamente ácidos será necesario encalar.

Este cultivo, en ningún caso admite la sequía, aunque la superficie del suelo es conveniente que esté seca para evitar en todo lo posible la aparición de podredumbres de cuello.

En cultivos de primavera, se recomiendan los suelos arenosos , pues se calientan más rápidamente y permiten cosechas más tempranas.

En cultivos de otoño, se recomiendan los suelos francos, ya que se enfrían más despacio que los suelos arenosos. 

En cultivos de verano, es preferible los suelos ricos en materia orgánica, pues hay un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos y el crecimiento de las plantas es más rápido.

CEBOLLA

Allium cepa L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Es una planta de climas templados, aunque en las primeras fases de cultivo tolera temperaturas bajo cero, para la formación y maduración del bulbo, pero requiere temperaturas más altas y días largos, cumpliéndose en primavera para las variedades precoces o de día corto, y en verano-otoño para las tardías o de día largo.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Prefiere suelos sueltos, sanos, profundos, ricos en materia orgánica, de consistencia media y no calcáreos. Los aluviones de los valles y los suelos de transporte en las dunas próximas al mar le van muy bien. En terrenos pedregosos, poco profundos, mal labrados y en los arenosos pobres, los bulbos no se desarrollan bien y adquieren un sabor fuerte.

El intervalo para repetir este cultivo en un mismo suelo no debe ser inferior a tres años, y los mejores resultados se obtienen cuando se establece en terrenos no utilizados anteriormente para cebolla.

Es muy sensible al exceso de humedad, pues los cambios bruscos pueden ocasionar el agrietamiento de los bulbos. Una vez que las plantas han iniciado el crecimiento, la humedad del suelo debe mantenerse por encima del 60% del agua disponible en los primeros 40 cm. del suelo. El exceso de humedad al final del cultivo repercute negativamente en su conservación. Se recomienda que el suelo tenga una buena retención de humedad en los 15-25 cm. superiores del suelo. La cebolla es medianamente sensible a la acidez, oscilando el pH óptimo entre 6-6.5

PAPA

Solanum tuberosum

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Temperatura: Se trata de una planta de clima templado-frío, siendo las temperaturas más favorables para su cultivo las que están en torno a 13 y 18ºC.

Al efectuar la plantación la temperatura del suelo debe ser superior a los 7ºC, con unas temperaturas nocturnas relativamente frescas.

El frío excesivo perjudica especialmente a la patata, ya que los tubérculos quedan pequeños y sin desarrollar.

Si la temperatura es demasiado elevada afecta a la formación de los tubérculos y favorece el desarrollo de plagas y enfermedades.

Heladas: Es un cultivo bastante sensible a las heladas tardías, ya que produce un retraso y disminución de la producción.

Si la temperatura es de OºC la planta se hiela, acaba muriendo aunque puede llegar a rebrotar.

Los tubérculos sufren el riesgo de helarse en el momento en que las temperaturas sean inferiores a -2ºC.

Humedad: La humedad relativa moderada es un factor muy importante para el éxito del cultivo.

La humedad excesiva en el momento de la germinación del tubérculo y en el periodo desde la aparición de las flores hasta a la maduración del tubérculo resulta nociva.

Una humedad ambiental excesivamente alta favorece el ataque de mildiu, por tanto esta circunstancia habrá que tenerla en cuenta.

Luz: La luz tiene una incidencia directa sobre el fotoperíodo, ya que induce la tuberización.

Los fotoperíodos cortos son más favorables a la tuberización y los largos inducen el crecimiento. Además de influir sobre el rendimiento final de la cosecha.

En las zonas de clima cálido se emplean cultivares con fotoperíodos críticos, comprendidos entre 13 y 16 horas.

La intensidad luminosa además de influir sobre la actividad fotosintética, favorece la floración y fructificación

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Es una planta poco exigente a las condiciones edáficas, sólo le afectan los terrenos compactados y pedregosos, ya que los órganos subterráneos no pueden desarrollarse libremente al encontrar un obstáculo mecánico en el suelo.

La humedad del suelo debe ser suficiente; aunque resiste la aridez, en los terrenos secos las ramificaciones del rizoma se alargan demasiado, el número de tubérculos aumenta, pero su tamaño se reduce considerablemente.

Los terrenos con excesiva humedad, afectan a los tubérculos ya que se hacen demasiado acuosos, poco ricos en fécula y poco sabrosos y conservables.

Prefiere los suelos ligeros o semiligeros, silíceo-arcillosos, ricos en humus y con un subsuelo profundo.

Soporta el pH ácido entre 5.5-6, ésta circunstancia se suele dar más en los terrenos arenosos.

Es considerada como una planta tolerante a la salinidad.

ZANAHORIA

Daucus carota L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Temperatura: Es una planta bastante rústica, aunque tiene preferencia por los climas templados. Al tratarse de una planta bianual, durante el primer año es aprovechada por sus raíces y durante el segundo año, inducida por las bajas temperaturas, inicia las fases de floración y fructificación. La temperatura mínima de crecimiento está en torno a los 9ºC y un óptimo en torno a 16-18ºC. Soporta heladas ligeras; en reposo las raíces no se ven afectadas hasta -5ºC lo que permite su conservación en el terreno. Las temperaturas elevadas (más de 28ºC) provocan una aceleración en los procesos de envejecimiento de la raíz, pérdida de coloración, etc.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Prefiere los suelos arcillo-calizos, aireados y frescos, ricos en materia orgánica bien descompuesta y en potasio, con pH comprendido entre 5,8 y 7. Los terrenos compactos y pesados originan raíces fibrosas, de menor peso, calibre y longitud, incrementándose además el riesgo de podredumbres. Los suelos pedregosos originan raíces deformes o bifurcadas y los suelos con excesivos residuos orgánicos dan lugar a raíces acorchadas.

La zanahoria es muy exigente en suelo, por tanto no conviene repetir el cultivo al menos en 4-5 años. Como cultivos precedentes habituales están los cereales, patata o girasol. aunque los cereales pueden favorecer la enfermedad del picado; como cultivos precedentes indeseables otras umbelíferas como por ejemplo el apio. Son recomendables como cultivos  precedentes el tomate, el puerro y la cebolla.

COLIFLOR

Brassica oleracea L. var. Botrytis

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Las coliflores son algo más sensibles al frío que el bróculi, ya que responden mal a las bajas temperaturas (0ºC), afectándole además las altas temperaturas (>26ºC). La temperatura óptima para su ciclo de cultivo oscila entre 15.5-21.5ºC. 

Las variedades y su ciclo se cultivan en relación con las posibles heladas donde se presenten. En estos casos se utilizarán variedades cuyas hojas arropen las pellas cuando alcancen su tamaño de mercado, debiendo cosecharlas antes de que las hojas se abran y dejen de proteger la pella que puede ser dañada entonces por las heladas.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

La coliflor es más exigente en cuanto al suelo que los restantes cultivos de su especie, necesitando suelos con buena fertilidad y con gran aporte de nitrógeno y de agua. En tierras de mala calidad o en condiciones desfavorables no alcanzan un crecimiento óptimo.

La coliflor es un cultivo que tiene preferencia por suelos porosos, no encharcados, pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la humedad del suelo.

El pH óptimo está alrededor de 6.5-7; en suelos más alcalinos desarrolla estados carenciales. Frecuentemente los suelos tienen un pH más bien elevado, por tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un efecto alcalinizante sobre el suelo.

Los abonos estabilizados no solo no aumentan el pH del suelo, sino que lo pueden bajar 2 ó más unidades en el entorno inmediato de las raíces, siendo su efecto tanto más pronunciado cuanto más alto sea el Ph.

HABA

Vicia faba L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Aunque no es de las más exigentes prefiere temperaturas uniformes templado-cálidas y los climas marítimos mejor que los continentales. En climas fríos su siembra se realiza en primavera. Sus semillas no germinan por encima de 20ºC. Temperaturas superiores a los 30ºC durante el periodo comprendido entre la floración y el cuajado de las vainas, puede provocar abortos tanto de flores como de vainas inmaduras, aumentado la fibrosidad de las mismas. Son muy sensibles a la falta de agua, especialmente desde la floración hasta el llenado de las vainas.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

Es poco exigente en suelo, aunque prefiere suelos arcillosos o silíceos y arcillosos calizos ricos en humus, profundos y frescos. Le perjudican los suelos húmedos mal drenados. El pH óptimo oscila entre 7,3 y 8,2. Es relativamente tolerante a la salinidad.

PEPINO

Cucumis sativus L.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

El manejo racional de los factores climáticos de forma conjunta es fundamental para el funcionamiento adecuado del cultivo, ya que todos se encuentran estrechamente relacionados y la actuación de uno de estos incide sobre el resto.

Temperatura: es menos exigente en calor que el melón, pero más que el calabacín.

Etapa de desarrollo

Temperatura (ºC)

 

Diurna

Nocturna

 Germinación

27

27

Formación de planta

21

19

Desarrollo del fruto

19

16

Las temperaturas que durante el día oscilen entre 20ºC y 30ºC apenas tienen incidencia sobre la producción, aunque a mayor temperatura durante el día, hasta 25ºC, mayor es la producción precoz. Por encima de los 30ºC se observan desequilibrios en las plantas que afectan directamente a los procesos de fotosíntesis y respiración y temperaturas nocturnas iguales o inferiores a 17ºC ocasionan malformaciones en hojas y frutos. El umbral mínimo crítico nocturno es de 12ºC y a 1ºC se produce la helada de la planta. El empleo de dobles cubiertas en invernaderos tipo parral supone un sistema útil para aumentar la temperatura y la producción del pepino.

Humedad: es una planta con elevados requerimientos de humedad, debido a su gran superficie foliar, siendo la humedad relativa óptima durante el día del 60-70% y durante la noche del 70-90%. Sin embargo, los excesos de humedad durante el día pueden reducir la producción, al disminuir la transpiración y en consecuencia la fotosíntesis, aunque esta situación no es frecuente.

Para humedades superiores al 90% y con atmósfera saturada de vapor de agua, las condensaciones sobre el cultivo o el goteo procedente de la cubierta, pueden originar enfermedades fúngicas. Además un cultivo mojado por la mañana empieza a trabajar más tarde, ya que la primera energía disponible deberá cederla a las hojas para poder evaporar el agua de su superficie.

Luminosidad: el pepino es una planta que crece, florece y fructifica con normalidad incluso en días cortos (con menos de 12 horas de luz), aunque también soporta elevadas intensidades luminosas y a mayor cantidad de radiación solar, mayor es la producción.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

el pepino puede cultivarse en cualquier tipo de suelo de estructura suelta, bien drenado y con suficiente materia orgánica. Es una planta medianamente tolerante a la salinidad (algo menos que el melón), de forma que si la concentración de sales en el suelo es demasiado elevada las plantas absorben con dificultad el agua de riego, el crecimiento es más lento, el tallo se debilita, las hojas son más pequeñas y de color oscuro y los frutos obtenidos serán torcidos. Si la concentración de sales es demasiado baja el resultado se invertirá, dando plantas más frondosas, que presentan mayor sensibilidad a diversas enfermedades. El pH óptimo oscila entre 5,5 y 7.

TOMATE

Lycopersicon esculentum Mill

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

El manejo racional de los factores climáticos de forma conjunta es fundamental para el funcionamiento adecuado del cultivo, ya que todos se encuentran estrechamente relacionados y la actuación sobre uno de estos incide sobre el resto.

Temperatura: es menos exigente en temperatura que la berenjena y el pimiento.

La temperatura óptima de desarrollo oscila entre 20 y 30ºC durante el día y entre 1 y 17ºC durante la noche; temperaturas superiores a los 30-35ºC afectan a la fructificación, por mal desarrollo de óvulos y al desarrollo de la planta en general y del sistema radicular en particular. Temperaturas inferiores a 12-15ºC también originan problemas en el desarrollo de la planta.

A temperaturas superiores a 25ºC e inferiores a 12ºC la fecundación es defectuosa o nula.

La maduración del fruto está muy influida por la temperatura en lo referente tanto a la precocidad como a la coloración, de forma que valores cercanos a los 10ºC así como superiores a los 30ºC originan tonalidades amarillentas.

No obstante, los valores de temperatura descritos son meramente indicativos, debiendo tener en cuenta las interacciones de la temperatura con el resto de los parámetros climáticos.

Humedad: la humedad relativa óptima oscila entre un 60% y un 80%. Humedades relativas muy elevadas favorecen el desarrollo de enfermedades aéreas y el agrietamiento del fruto y dificultan la fecundación, debido a que el polen se compacta, abortando parte de las flores. El rajado del fruto igualmente puede tener su origen en un exceso de humedad edáfica o riego abundante tras un período de estrés hídrico. También una humedad relativa baja dificulta la fijación del polen al estigma de la flor

Luminosidad: valores reducidos de luminosidad pueden incidir de forma negativa sobre los procesos de la floración, fecundación así como el desarrollo vegetativo de la planta.

En los momentos críticos durante el período vegetativo resulta crucial la interrelación existente entre la temperatura diurna y nocturna y la luminosidad.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

la planta de tomate no es muy exigente en cuanto a suelos, excepto en lo que se refiere al drenaje, aunque prefiere suelos sueltos de textura silíceo-arcillosa y ricos en materia orgánica. No obstante se desarrolla perfectamente en suelos arcillosos enarenados. 

En cuanto al pH, los suelos pueden ser desde ligeramente ácidos hasta ligeramente alcalinos cuando están enarenados. Es la especie cultivada en invernadero que mejor tolera las condiciones de salinidad tanto del suelo como del agua de riego

MAIZ

Zea mays

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

El maíz requiere una temperatura de 25 a 30ºC. Requiere bastante incidencia de luz solar y en aquellos climas húmedos su rendimiento es más bajo. Para que se produzca la germinación en la semilla la temperatura debe situarse entre los 15 a 20ºC 

El maíz llega a soportar temperaturas mínimas de hasta 8ºC y a partir de los 30ºC pueden aparecer problemas serios debido a mala absorción de nutrientes minerales y agua. Para la fructificación se requieren temperaturas de 20 a 32ºC.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

El maíz se adapta muy bien a todos tipos de suelo pero suelos con pH entre 6 a 7 son a los que mejor se adaptan. También requieren suelos profundos, ricos en materia orgánica, con buena circulación del drenaje para no producir encharques que originen asfixia radicular.

TRIGO

Triticum aestivum

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

La temperatura ideal para el crecimiento y desarrollo del cultivo de trigo está entre 10 y 24 ºC, pero lo más importante es la cantidad de días que transcurren para alcanzar una cantidad de temperatura denominada integral térmica, que resulta de la acumulación de grados días. La integral térmica del trigo es muy variable según la variedad de que se trate. Como ideal puede decirse que los trigos de otoño tienen una integral térmica comprendida entre los 1.850 ºC y 2.375 ºC.

La temperatura no debe ser demasiado fría en invierno ni demasiado elevada en primavera ni durante la maduración. Si la cantidad total de lluvia caída durante el ciclo de cultivo ha sido escasa y es especialmente intensa en primavera, se puede producir el asurado.

Se ha demostrado en años secos que un trigo puede desarrollarse bien con 300 ó 400 mm de lluvia, siempre que la distribución de esta lluvia sea escasa en invierno y abundante en primavera.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

El trigo requiere suelos profundos, para el buen desarrollo del sistema radicular. Al ser poco permeables los suelos arcillosos conservan demasiada humedad durante los inviernos lluviosos. El suelo arenoso requiere, en cambio, abundante lluvia durante la primavera, dada su escasa capacidad de retención. En general se recomienda que las tierras de secano dispongan de un buen drenaje.

ORÉGANO

Origanum vulgare

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS:

Los mejores resultados, tanto cualitativos como cuantitativos, se obtienen en las zonas cálidas del sur.

REQUERIMIENTOS DE SUELO:

El cultivo del orégano tiene éxito en todos los tipos de terreno ricos en materia orgánica, sueltos, silíceos arcillosos, francos, humíferos, calcáreos, arcilloso - arenosos e incluso en lugares áridos.

CONCLUSIÓN

Las regiones de Tarapacá, Antofagasta y Atacama se encuentran enclavadas en uno de los desiertos más áridos del mundo, el Desierto de Atacama, lo cual nos diría que estas condiciones son desfavorables para el desarrollo de la actividad agrícola .

El hombre ha sido capaz de adaptarse a estas condiciones de relieve y clima adverso, y con ello ha podido desarrollar una agricultura de subsistencia, a través de la incorporación de cultivos capaces de soportar las difíciles condiciones de climáticas.

La primera región de Tarapacá muestra una agricultura mucho más amplia que las regiones de Antofagasta y Atacama, debido a la mayor cantidad de agua que llega a sus pampas, además posee un terrenos mucho menos salino que la segunda región y mas plano, en comparación con la tercera región de Atacama.

La segunda región de Antofagasta, posee una agricultura muy pobre, debido principalmente a que su actividad económica mas importante es la minería y por otro lado posee suelos muy salinos, producto de los salares ubicados en dicha región.

Por ultimo, la tercera región de Atacama posee un relieve mucho mas irregular pero esto no impide el desarrollo de la agricultura, ya que el paso del río Copiapó otorga agua durante todo el año.

BIBLIOGRAFÍA

PAGINAS WEB:

TEXTOS:

  • Dirección Meteorológica de Chile. “Climatología de Chile”. Editorial Dirección Meteorológica de Chile. Santiago. 2001.

APUNTES:

  • Ficha técnica de sandía

  • Ficha técnica de uva

20