Cuentos infantiles

Literatura universal contemporánea. Narrativa (novela) juvenil e infantil. El Nonsense. Twain. Kipling. Kastner. Lewis Carroll. Edward Lear. Beatrix Potter. Roald Dahl. Hadas

  • Enviado por: Alejandro Font
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

  • Nonsense

  • La gran contribución de los británicos a la literatura infantil, estriba en el “nonsense”. Es cierto que en Inglaterra se conocen también los cuentos de hadas, y que allí se han publicado los cuentos de Perrault, de los Grimm y de Andersen. Pero los ingleses han logrado infundirles una nueva vida, como en las Christmas pantomimes.

  • Lewis Carrol (1832-1898)

  • El ejemplo más grandioso de la literatura del “nonsense” es Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carrol. Su verdadero nombre es Charles Ludwig Dodgson, fue un hombre de docencia y de iglesia. Hombre de aficiones apasionadas: la fotografía y la inmoderada producción de bromas lingüísticas y acertijos. Alicia, su personaje, existe realmente. Alicia Liddel es la hija de un colega de Dodgson.

    Esta niña despierta a Dodgson, activa su imaginación y fabula una historia en la que ella aparece como protagonista, para entretener a Alicia y a otras dos niñas, durante una excursión en barca por el Támesis. Y aún parece que se despertaron en Dodgson ilusiones de matrimonio para cuando entrara Alicia en la juventud. La afirmación es pura especulación, pero cuatro años después, su amistad con la familia Liddell sufre un revés irreparable, quizás por la manifestación de su última ilusión.

    En Alicia en el país de las maravillas, el “nonsense” aparece en la primera página del libro. No hay ningún plan, ningún argumento. Sólo el principio, con una situación inverosímil, una niña pequeña y curiosa que, siguiendo a una liebre blanca, se mete por una madriguera y cae más y más hacia el interior de la tierra, tanto que ni siquiera el autor sabe cómo detener la caída. Es el comienzo de un poema “nonsense”.

    Entonces viene el disparate ideal que Carroll lleva a cabo con las dimensiones corporales de una niñita. La convierte en una súper Gulliver y tan pronto se hace pequeña como grande. Alicia se entrega por completo a este juego y a las situaciones que surgen del mismo, siguiendo el impulso de todas sus curiosidades.

    El aniquilamiento de una relación normal de tamaños, valores y acontecimientos ha hecho del libro una mina de hallazgos para psicólogos, surrealistas y literatos. Puesto que improvisa de principio al fin, es lógico que siga lo inconsciente.

    Las conversaciones aparecen escritas en el mismo tono en que el amigo de las niñas solía hablar con ellas. La naturalidad en el lenguaje torna al cuento en vivaz y en apropiado para la lectura en voz alta. El elemento principal del libro es el lenguaje. Nos hallamos ante la experiencia de un lenguaje autónomo, los personajes pueden conducir la conversación a una cuarta e inexistente dimensión, merced a una lógica aplastante. He aquí la lógica, las paradojas y los recursos de reducción al absurdo, de los que es entusiasta el autor.

    Carrol escribió este cuento para una niña, que es al mismo tiempo la heroína del libro. Según sus propias palabras, le acudían las ideas más absurdas en la tierra fronteriza de los sueños. Sufría de insomnio y se inventó un dispositivo para poder escribir en la cama, que denominaba nictógrafo. Alicia surge de lo que él llamaba “the borderland of dreams”.

    El país imaginario en el que introduce a Alicia tiene cortadas las comunicaciones con el estado de vigilia, ya que pertenece al reino onírico. La caterva de seres zoomórficos y antropomórficos resulta mucho más curiosa por su armoniosa pertenencia a una sociedad que avanza sobre los rieles vitales de un orden caprichoso, dislocado e ilógico.

    Algunos años después escribió Alice through the looking glass (Alicia a través del espejo), que es aún más rico en disparates extravagantes, aunque no tiene igual fuerza de penetración que el primer tomo. Desde el punto de vista del “nonsense”, resulta más revelador. Muestra cómo Alicia llena de curiosidad, abandona el mundo real de la habitación en que vive para entrar en el mundo invertido del espejo. Para llegar a la meta, la niña tiene siempre que caminar en sentido opuesto y crea con este principio, una complicación análoga a la que se daba con su estatura en el primer tomo. En este tomo, la reina es una reina de ajedrez. Y Alicia desarrolla una partida de ajedrez en el mundo del espejo.

    La intensidad de los pensamientos de Carroll y de sus sentimientos, unida a la certeza de la invención, le da su fuerza de penetración. Nos enseña que la literatura infantil está sometida a otras leyes que la literatura para adultos. Lewis Carroll escribió a lo largo de su vida sátiras, poesías “La caza del snark” y toda clase de obras matemáticas y teológicas.

    El Doctor Hoffmann escribió poesías y sátiras políticas antes de Struwwelpeter . Andersen creó novelas, poesías y dramas antes de empezar con los cuentos.

    Para terminar, he de hablar de la ilustración de este cuento Alicia en el país de las maravillas. El manuscrito original, aparece ilustrado por el mismo autor, y tales ilustraciones no se utilizaron para las ediciones subsiguientes.

    Carroll encomendó la ilustración a John Tenniel, quien aportó un nuevo elemento al libro que lo enriquece. Tenniel buscó una niñita auténtica y reforzó, no el tono caricaturesco y de “nonsense” del relato, sino lo que había en él de conmovedor. La primera edición es hoy dificilísima de encontrar. La definitiva y satisfactoria apareció en 1867. En 1897 el libro pasó a ser del dominio público y se convirtió en el botín de muchos ilustradores.

    El único que ha conseguido hacer de Alice algo original fue Arthur Rackman. El cuento ha sido traducido a trece idiomas y el lenguaje de la cinematografía la ha hecho asimismo suyo por la obra de Walt Disney.

  • Edward Lear (1812-1888)

  • Edward Lear es conocido por ser junto a Lewis Carrol, el mayor representante del “nonsense” en lengua inglesa. En su caso, las características físicas y psicológicas fueron determinantes de su vida y su obra. Desde niño sufrió de epilepsia, asma y bronquitis, era corto de vista e hipersensible en cuanto a sus peculiaridades físicas (narigudo, gordo y patilargo). Además se vio afectado por las dificultades económicas que padeció su familia cuando aún era muy joven. Su familia había sido rica y sus hijos fueron bien educados.

    Lear con quince años y gracias a su extraordinario talento para el dibujo, era muy capaz de ganar dinero. Su primer libro fue A book of “nonsense” (1846), encarnaba lo cómico y lo grotesco, inspirado por el espíritu de la bondad.

    Tanto en Lea como en Carroll pudimos vislumbrar las características del “nonsense”: La historia que no se desarrolla gracias a ningún principio tomado de los cuentos de hadas o de la realidad, sino que sigue una especie de lógica narrativa surrealista, lo que, no supone prácticamente lógica alguna, realiza en cuanto a la acción y el lenguaje las más alocadas cabriolas. Se halla, por otra parte, desprovista de intenciones pedagógicas o incluso moralizadoras.

    El carácter solitario, melancólico e incluso depresivo de Lear y el cariño que sentía por los niños, le llevan a escribir poemas y algunas historias dirigidas a un público infantil con un carácter disparatado y cómico. Lear encontró en el “nonsense” la forma más apropiada de divertir a los niños y de liberar sus frustraciones y escapar así de la triste realidad.

    Las formas de versificar que él utiliza reciben el nombre de “limerick” y corresponde a la tradición inglesa. Supone un universo sonoro de palabras que muestra como el poeta domina su lengua cuando los versos se leen en voz alta. Él califica su obra como lírica Leárica. Sus poemas al igual que los limericks van acompañados de dibujos descriptivos de las situaciones que se presentan en la obra de Lear, existe de manera subyacente la presión de un estado de ánimo melancólico y el deseo de reivindicar lo excéntrico y lo original. Hay poemas que tratan el tema de la incomprensión, otros muestran estados de soledad como The quangle-wangle´s hat.

    En algunos poemas, por ejemplo The nutcrackers y The sugar-tongs, los protagonistas se rebelan contra la monotonía y las preocupaciones de la vida y deciden escapar. Hay un gran número de composiciones que reflejan personajes con deformidades y por consiguiente con limitaciones y frustraciones. Podemos recordar limericks tristes con hombres y mujeres narigudos: The dong with a luminous nose y The courtship of the yonghy-bonghy-bo. Estos dos últimos relacionados con el amor que Lear sentía por Augusta Bethell con la que nunca se llegó a casar.

  • Beatrix Potter (1866-1943)

  • Nació en Inglaterra en el seno de una familia rica de terratenientes. Beatrix creció en la reclusión de una casa severa, burguesa y convencional, hecho que condiciona su obra. Se educó con una institutriz, por la cual sentía un gran cariño, quien le inculcó su interés por el dibujo y la naturaleza.

    Beatrix Potter comenzó a dibujar plantas, fósiles y animales como una naturalista. Esto se refleja claramente en las ilustraciones que más tarde acompañarían a sus narraciones. Beatrix se introdujo en la producción de literatura infantil de modo fortuito. Escribió una carta al hijo de su institutriz que se hallaba enfermo. Narraba en ella las aventuras de su conejo Peter acompañadas de pequeños dibujos. El éxito de estos cuentos le hizo pensar en publicarlos. Así nació The tale of Peter Rabbit; encontró una buena editorial y en 1902 Norman Warne le ofreció publicar el libro con ilustraciones en color. Escribió después The tailor of Gloucester.

    Beatrix conectaba fácilmente con el espíritu de los niños. El éxito de sus narraciones le facilitó independencia personal y después de cuatro años con Norman Warne se casó, pero él murió poco después. En 1905 se compró una granja en el Lake District, con la que están relacionados algunos libros que escribió allí: Jenima puddle-duck, Tom kitten y The roly-poly pudding.

    Cualquiera que se sumerja en las escenas casi animadas que compones sus historias, comprueba que la genialidad de sus dibujos se debe a la comunicación excepcional que tuvo con los animales que la rodeaban. No está muy claro en qué sentido se puede entender la transformación de sus personajes. Se trata de conejos, ratones, gatos, patos que visten, hablan y viven como niños. La vida de los humanos tan sólo está representada por adultos que se comportan como tales, lejanos y crueles ante los animales con que niños y niñas se identifican de inmediato.

    Esta autora reproduce los patrones de la sociedad en que vive, ciñéndose al ámbito familiar y entrañable de la infancia. Sus personajes “femeninos” son madres llenas de ternura, preocupadas por la crianza de sus hijos, su buena presencia y sus modales, como Mrs Flopsy Bunny, Mrs Tabitha Twitchit o Jemima puddle duck.

    También conocemos a sus hijos que son obedientes y buenos. Son los protagonistas, Tom Kitter o Peter Rabbit los que se meten en líos y hacen travesuras. Todos sus personajes están entrelazados y forman parte de una gran familia. Texto e ilustraciones se suceden en una cohesión difícil de conseguir cuando hay que adaptarlos. Los dibujos le sugieren la historia y viceversa. Las ilustraciones son la historia por si solas, llenas de vida y sugerencias. También los objetos y lugares son reales, no sólo los animales. Elementos auténticos de su entorno que conocía bien.

    El más impresionante en este sentido y el de mayor calidad es The tailor of Gloucester. Las historias son sencillas y cotidianas y el lenguaje no desmerece. No faltan los nombres ingeniosos y llenos de gracia con que bautiza a sus personajes, los juegos onomatopéyicos (pit pat paddle pat!), y la intervención de los propios animales que tienen voz propia. Otros cuentos famosos son Samuel Whiskers, Johnny town mouse y Mrs. Tiggy Winkle.

  • Roald Dahl (1916-1990), un volcán de ternura

  • Desde maestros a críticos tratan de antisocial, cruel e irreverente tanto a la temática de los libros de Roald Dahl como al desarrollo argumental o expresivo de los mismos. Pero a continuación añaden: “están llenos de ternura”. Esta conclusión se alcanza extrayendo lo didáctico de su escritura.

    Dahl fue un excitante contador de cuentos y como muchos otros narradores, sus hijos fueron los primeros destinatarios de una inagotable fantasía oral. En sus primeros libros Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda, hace alusiones a Grimm, Andersen o Perrault. En Danny se desarrolla toda una pedagogía paterno-filial. En este libro y en Las brujas, Dahl teoriza sobre el arte de narrar.

    La corriente emancipadora en la que podríamos encasillar sus libros, implica que el niño campa a sus anchas, tras liberarse de sus enemigos naturales, los adultos, que son ridiculizados o convertidos en meros espectadores o protagonistas secundarios. Y así se libera de sus angustias, encontrando la autoestima, merced a su ingenio, inteligencia y valor.

    Hace Dahl un elogio del ingenio y se recrea en él. Matilda, El superzorro, Danny, Jorge, el señor Happy son personajes que hacen gala de un ingenio encomiable, del que se sirven para alcanzar la felicidad. La espada del antifeminismo estuvo siempre pendiente sobre su cabeza y su obra para adultos rezuma sino misoginia, si cierta mofa de lo femenino; las madres por ejemplo no juegan ningún papel importante en sus libros infantiles.

    Sin embargo ha dado luz a otros personajes femeninos encantadores: Sofía o Matilda, la señorita Jennifer Honey etc... Se observa una evolución de Dahl hacia actitudes más positivas en su apreciación de lo femenino, llegando a admitir diatribas contra el machismo en libros como Matilda.

    Matilda, su libro más significativo presenta a una niña superdotada, circunstancia que aprovecha el autor para decirnos que lo que conviene para la educación de un genio no es precisamente la opinión de la ridícula directora seguidora de métodos pedagógicos represivos tan comunes como los que se llevan a acabo en los internados ingleses y de los que el autor fue víctima. En esta obra, Dahl da pautas, a través de la protagonista (precoz lectora), de cómo debe ser el arte de escribir para niños y de las tres condiciones que debe de tener un libro para entusiasmar a un niño y a los lectores jóvenes: misterio, humor y la forma de contar.

    En Boy, la primera parte de su autobiografía, quedan irónicamente plasmadas sus experiencias escolares, deja translucir sus vivencias negativas y cómo se opuso a ellas. Otra propuesta didáctica de Dahl se refiera a la contumaz crítica a defectos contemporáneos, como el consumismo o la excesiva dependencia de la televisión, o la glotonería contra la que Dahl arremete en cinco libros. Asimismo, la crítica hacia la obsesión de enriquecerse a cualquier precio, el egoísmo, la suciedad, la crueldad etc... elevan los valores de sus libros (para satisfacción de adultos), en detrimento de sus denostados contravalores (para disgusto de los niños).

    Algunos enunciados ético-morales, aparecen en su obra para guía de desorientados. Es la mayor provocación de un autor catalogado como amoral. He aquí una síntesis de sus propuestas:

    • Pedagogía paterno-filial, (el padre ideal).

    • Cómo contar cuentos.

    • Elogio de la fantasía y el ingenio.

    • Rol masculino-femenino.

    • Educación de los superdotados.

    • Pedagogía no represiva.

    • Normas para escribir un buen libro infantil.

    • Crítica a defectos de la sociedad.

    • Enunciados morales.

  • Carrol vs Dahl: dos concepciones del humor

  • Lewis Carrol es el creador junto con Edward Lear de la literatura del absurdo. No podemos concebir este tipo de literatura como genuinamente británica si no tenemos en cuenta el humor. Lo que más divierte a los ingleses son los juegos de palabras, los sinsentidos acompañados de infantilismos, elementos que caracterizan este movimiento literario.

    Asimismo, nos encontramos con otros recursos humorísticos de los que se sirve el “nonsense”: distorsión, inversión o exageración de algunos aspectos del mundo real, asociaciones fortuitas de sonidos y rimas, de malentendidos, juegos de homonimia, de perversas confusiones entre los sentidos figurados y literal de las palabras etc... todo ello aparece en Alicia en el país de las maravillas.

    Tenemos que esperar hasta el siglo XX para encontrarnos con otro autor británico: Roald Dahl con una repercusión mundial similar a la de Carroll, ya que sus obras se han traducido a casi todas las lenguas. Para poder establecer diferencias y apreciaciones entre estos dos autores, debemos matizar qué significa para nosotros el humor y dónde radica. La invención de la palabra humor en el sentido que hoy conocemos, corresponde a Inglaterra.

    Hay varias teorías sobre el origen de la risa dadas por varios autores. Quizás sea Christ Leeds el que nos da una versión más amplia enumerando tres teorías:

  • La sorpresa y el absurdo son las fuentes de la risa de la incongruencia.

  • La risa es por naturaleza burla corrosiva, punzante, y dirige sus dardos contra una persona, una idea, un comportamiento, una institución y todo aquello que pueda ser objeto de escarnio. Humor con grandes dosis de ingenio e ironía.

  • La risa sirve de válvula de seguridad. Este género de humor permite reírse, a veces nerviosamente, en las situaciones difíciles, dolorosas, peligrosas o desagradables.

  • Hay que tener en cuenta la existencia de una relación directa entre el humor y la identidad cultural. El humor es algo muy personal. Lo que sí es cierto es que cada país tiene una forma, más o menos generalizada de percibir la realidad y de dar una respuesta común ante las cosas que le hacen reír. El humor británico es una de las señas de identidad de este pueblo conformando lo que algunos llaman la legendaria flema británica.

  • Alicia: genuinamente inglesa

  • En Alicia, se describen elementos y situaciones características del Reino unido, difícilmente extrapolables a otra cultura. La hilarante partida de croquet, en la que las pelotas son erizos y los mazos son flamencos, que provoca la risa a un niño anglosajón, pasa totalmente desapercibida para uno español.

    Asimismo se sirve de elementos del folclore popular (canciones y refranes) y los modifica para hacer reír al niño, se percibe que en el cuento aparecen personajes como Tweedledee que toman vida propia y sin capaces de expresar sus propias ideas. Lo cierto es que a los ingleses les gusta burlarse de sí mismos, de sus costumbres y de su repertorio de excentricidades.

    El desconocimiento de ciertos patrones culturales es un obstáculo para captar el carácter humorístico de esta obra. La teoría de la incongruencia, tiene su origen en el contraste de la mentalidad de la niña y la de los demás personajes. Carroll ha invertido el cuadro y ha colocado a una niña adulta que no se acaba de entregar nunca del todo ante la insólita experiencia, que se resiste un poco ante los juegos, las bromas y las excentricidades de unos adultos niños. Uno de los grandes problemas es cómo se traduce una obra para que conserve los elementos humorísticos que contiene el texto sin restarle frescura, sobre todo cuando estos residen en los juegos de palabras. La traducción de esta obra al español se caracteriza por la desfiguración y empobrecimiento de la obra original.

  • Dahl, a favor de los niños

  • Road Dahl es un autor imaginativo, impertinente y rabiosamente a favor de los niños. Su tema preferido es el niño inteligente e imaginativo, oprimido por los adultos, que decide transgredir la norma, y obtiene, como recompensa, una vida llena de emociones y aventuras.

    Podemos reconocer el tema en la Alicia de Carroll, cuando nos muestra la confusión que el niño siente ante el mundo de los adultos, lleno de normas, reglas y códigos. Ambos autores saben que a los niños les gusta vagar por los mundos de quimera alejados de la realidad y de la lógica de las personas mayores.

    Los cuentos de Dahl se diferencian de la mayoría de sus contemporáneos: utiliza elementos creadores:

  • Su teoría de la resistencia infantil al proceso civilizador.

  • La exageración y el humor. Su humor se ha tachado de cáustico y se encuadra perfectamente en la segunda teoría de Leeds descrita anteriormente, en este caso sus dardos van dirigidos a los adultos opresores.

  • Dahl da a su humor un tinte especial, por un lado describe situaciones de horror, terror y miedos reprimidos y por otro, provoca la risa, la comicidad hasta la hilaridad. Esta doble vertiente es típica del humor negro.

    Dahl nos arranca la sonrisa porque caricaturiza y describe de forma irónica situaciones que podrían tener validez en el Reino unido, Francia, España o cualquier país del mundo. Satiriza hechos cotidianos mezclándolos con fantasía, exagerándolos hasta llegar a situaciones absurdas. Esto ocurre en su obra: Charlie and the chocolate factory, The Twits, The witches, Revolting rhymes. Dahl enseña a los niños a usar las palabras, el placer de jugar con el lenguaje como en The vicar of Nibbleswick.

  • Del humor localista al internacional

  • Se aprecia una evolución del típico humor británico en la literatura infantil. Este ha pasado de ser un humor localista (Carroll), a ser un humor internacionalizado (Dahl). Dahl no escribe pensando en un niño en particular sino en todos los del mundo, y describe situaciones extrapolables a cualquier lugar, aunque él las sitúe en un contexto concreto. Debemos tener en cuenta algunos factores en la obra de Dahl:

  • Su origen noruego le da una visión más universal del mundo que le rodea.

  • Sus obras son fácilmente traducibles (excepto los juegos de palabras).

  • Los cambios sociales y políticos que se están produciendo en la nueva Europa fomentan el crecimiento y respeto entre los distintos países.

  • Paulatino cambio de mentalidad experimentado en el Reino Unido que conlleva una apertura hacia el exterior.

  • Pese a la distinción clásica entre el humor lingüístico y el humor de situaciones o caracteres a las que se adaptan Carroll y Dahl respectivamente, hay un punto de conexión donde ambas tendencias convergen. A través del humor, el niño lector puede desdramatizar una situación conflictiva, desmitificar una autoridad y resolver muchas tensiones en un efecto liberador.

  • Escritores que escriben también para niños

  • Hablaré de aquellos escritores que escriben para adultos y que se permiten prestar su musa a los niños.

  • Robert Louis Stevenson (1850-1894)

  • Stevenson era hijo de un farero, nació en Edimburgo y murió en Samoa, donde había ido para descansar y recobrar la salud, vio muchos países, mares innumerables y viajó en barcos, muchos de ellos fletados por sí mismo. Todo esto influye en su obra de manera determinante. En su patria escocesa sitúa su novela infantil Kidnapped (1866); el escenario es la tormentosa costa de Escocia, sus islas, sus brumosos bosques etc... Lo escribió empujado por una necesidad material para la revista young folks.

    Cuatro años antes (1882) había publicado La isla del tesoro. Es a la vez un libro de aventuras por excelencia y un bosquejo poético. La presentación constituye una obertura grandiosa, que llega a su punto culminante con la aparición de John Silver, el cocinero del barco con su pata de palo. John Silver y el grumete Jim son los héroes de la acción posterior. Gracias a su calidad literaria, Stevenson supo captar todo el romanticismo simbolizado en los piratas y buscadores de tesoros que se mantiene hasta el día de hoy. Tampoco falta la necesaria porción moral.

  • Rudyard Kipling (1865-1936)

  • Nacido en la India, pasó allí su primera infancia y regresó a ella siendo ya un hombre joven para convertirse en redactor de un periódico en Allahabad. Escribió The jungle books (los libros de la selva) en 1894 y 1895. En ellos la selva vive de modo inquietante, hay zumbidos, gritos que resuenan en la noche y, al mismo tiempo cuando los animales se reúnen en el claro del bosque para decidir sobre la suerte del expósito humano, se convierten en seres parlantes de la fábula y actúan como hombres.

    En 1901 escribió su gran novela Kim, el argumento en el que desempeña un gran papel la política y la red misteriosa de la policía secreta, resultaba insólito para la juventud de la época.

    Otras obras son Stalky and Co, Just so stories, Puck of Pook´s hills, The first letter, How the alphabet was made y Rewards and fairies.

    En 1907, Kipling recibió el premio nobel de literatura.

  • Mark Twain (1835-1910)

  • Norteamericano del sur, impresor ambulante primero, luego, durante años, piloto fluvial en el Mississippi, posteriormente periodista, novelista y narrador de viajes, viajero por todos los países y por último editor. Tom Sawyer y Huckleberry Finn sus dos obras más importantes se han convertido en pilares fundamentales de la literatura juvenil, con estilo puramente norteamericano.

    Su obra goza de un humor exquisito y también de una profunda tristeza que se transparenta entre líneas. El horror del crimen da al libro cierto tono macabro, aunque sin dejar de tocar todo el registro de las cualidades y posibilidades humanas.

  • Erich Kästner (1899-1974)

  • Escribió Emilio y los detectives, influenciada claramente por Mark Twain. En Kästner también el ambiente y el mundo de los personajes están sacados de la más íntima experiencia juvenil. Tampoco falta en él el sentimiento de la tristeza que se ofrece como un fondo para su desbordante humorismo. Se da también un rechazo rotundo del romanticismo.

  • Otros escritores destacados

    • En Suecia:

      • Selma Lagerlöf primera mujer en recibir el premio Nobel en 1909, autora de El maravilloso viaje de Nils Holgersson y de Gösta Berling.

      • Luise Rinser autora de Martins Reise, que trata de la historia del pilluelo Martín.

    • En Alemania destacan: Werner Bergengruen, Christian Morgenstern, Susanne Ehmcks, Richard y Paula Dehmel, Franz Wacik y Frank Wedekind.

    • En Suiza Cécile Lambert y Trangolt Vogel.

    • En Dinamarca Karin Michaelis.

    • En el Reino unido, Eric Linklater, escocés. Libros Wind on the moon (1943) y Pirates in the deep green sea (1949), pertenecen a lo más exquisito de la literatura moderna infantil. El viento en la luna, es uno de los ejemplos de cómo un escritor se puede servir del método del “nonsense”. También escribió Winnie the Poo y Mary Poppins, los cuales refuerzan el mundo de los sueños del cuarto infantil.

    Con respecto a la lírica escrita para niños, también Inglaterra se sitúa a la cabeza:

    • William Blake escribió sus Canciones de inocencia para niños.

    • Stevenson, en 1884 escribe A child's garden of verses.

    • Walter de la Mare ( 1873-1956) escribió The three Royal monkeys, relatos, historias de la Biblia y cuentos de animales. También muchas poesías para niños, de las cuales la mas hermosa es Peacock pie.

    • T.S. Eliot se dirigió en numerosas poesías a niños y a adultos por igual. Aunque es difícil que un niño pueda entender su obra.

    • Graham Greene, escribió cuentos y libros de imágenes. Entre estos últimos destacan The little steamroller, The little train, The littlefire engine y The little horsebus.

  • Algunos hechos y pensamientos sobre el libro infantil norteamericano

  • Ya en los siglos XVII y XVIII se suscitaron en Europa movimientos y surgieron personalidades que sostenían la necesidad de reconocer al niño una vida propia y una propia literatura. Prueba de ello es la actividad de John Newberry (1713-1767) como escritor y editor. Hasta la Revolución francesa, la historia del niño y su educación, se mantuvieron bajo una dictadura religiosa teñida de pietismo. El niño no había nacido para vivir feliz, sino para morir santamente. Por lo tanto el elevado índice de mortalidad no suponía un problema. La educación hacía todo cuanto se hallaba en su mano para preparar un final santo.

    El New England primer, apareció en 1775 y enseñaba el alfabeto en pequeños grabados sobre madera. Durante el siglo XVIII dominan en los libros infantiles norteamericanos publicados por todo el país, temas que versan sobre el lado más sombrío del cristianismo. El predominio de representaciones y moralejas no desapareció con rapidez después del 1800.

    Ya a mediados del siglo XVIII aparecen libros traídos por los buhoneros que se denominan chapbooks. Estos libros contenían fábulas, adivinanzas, cuentos, versos infantiles, biografías de héroes y redacciones abreviadas de novelas famosas. En 1785 se reedita Mother loose´s melody or Sonnets for the cradle, escrito por Oliver Goldsmith.

    Otros libros que no se resistieron a la lectura de los niños fueron El pilgrim progress de Bunyan, Robinson Crusoe (1774) de Stevenson y Los viajes de Gulliver de Johnatan Swift.

    La autora que gozó de más éxito fue la irlandesa María Edgeworth que destaca por su realismo y moralidad. Hasta bien adentrado el siglo XIX, muchos pedagogos y escritores continuaron rechazando el “nonsense” que se alentaba en la literatura infantil de Inglaterra, lo mismo que el cuento de hadas antirrealista, por considerarlos inmorales o anticristianos.

    • Nathanael Hawthorne (1804-1864), escribió A wonderbook for girls and boys, que fue ilustrado por Crane en el más puro Jugendstil.

    • Clement Moore, escribió el primer libro de poesías infantiles norteamericanas de valor perdurable, se titulaba Fue la noche antes de Navidad (1822). En Europa y a partir de la Revolución francesa, el niño se vio incluido en los conceptos triunfantes de la libertad. Por el contrario, en Norteamérica sólo se logró de un modo muy parcial. En un libro titulado Siete maravillas del mundo (1814), se describe la pobreza del niño achacándola a la mala conducta de los ricos, al tiempo que se ataca la guerra, incluso la lucha antialcohólica y el movimiento contra la trata de esclavos encuentran ya su expresión en este año (cincuenta años antes de La cabaña del tío Tom).

    • Peter Parley, escritor típicamente norteamericano y anti-inglés, en realidad se llamada Samuel Goodrich. Con este autor, el más productivo de los escritores norteamericanos para niños, acaba el aislacionismo de América. A partir de entonces, penetran en los cuentos infantiles americanos la literatura infantil europea, el “nonsense” inglés, los cuentos de hadas alemanes, Las mil y una noches, Alicia en el país de las maravillas y otras obras.

    • Mark Twain, tuvo gran influjo sobre la literatura infantil europea.

    • Johanna Spyri, con su obra infantil Heidi, crea una heroína de la literatura infantil.

    • Louise M. Alcott, en su obra Mujercitas nos presenta a cuatro alegres niñas, jugando y trabajando en su ambiente familiar. Aquí nos enfrentamos por primera vez a un cierto realismo.

    • Annie Fellows Johnston, escribió El pequeño coronel (1895) del mismo género.

    • Kate Douglas Wiggin, escribe en la misma línea que la escritora anterior la obra Rebeca de la granja y Sunnybrook.

    • Eleanor H. Porter, autora de Pollyanna (1912). Estos tres últimos autores destacan por la naturalidad que se opone a la falseada sociedad de los adultos.

    Pero también el joven norteamericano que, partiendo de los comienzos más míseros llega a hacer una carrera, encuentra representación en el libro infantil.

    • Horatio Alger, se muestra convencido de que cualquier hombre joven, mediante la honradez, la aplicación y un poco de suerte se puede conseguir el triunfo. Se observa su opinión en sus libros Ragged Dick (1867) y Mark the matchboy.

    Si meditamos sobre la actualidad estadounidense y sobre su pasado más reciente vemos la influencia de los comics y de Disney, sus películas en el libro infantil, así como de la criminalidad debido a la influencia de las revistas y de los cuadernos de horror. Por lo demás, ningún otro país realiza tantos esfuerzos por proporcionar a los niños buenos libros y bibliotecas. El editor norteamericano, sus lectores y sus colaboradores artísticos han reconocido, durante los últimos decenios el efecto causado por el lenguaje de las imágenes y eso es lo que han tratado de producir.

    Así quiere introducirse al niño en la historia del pasado de su país. La vida de los indios se describe para todas las edades e incluso del lenguaje de las imágenes propio de los indios se ha llegado a hacer un libro ilustrado: Little elk hunts buffalo (1961).

    • Munro Leaf, puede considerarse como un verdadero artista de la palabra y de la pluma. En él todavía irrumpe la enseñanza moralizadora. En lugar de la severa amenaza es el watchbird, un pájaro, el que hace sus comentarios y el que actúa como conciencia y preceptor al mismo tiempo. Es ante todo el creador de Fernando el toro, un cuento considerado fábula moderna.

    Los viejos versos y canciones infantiles y el cuento de hadas han sido despertados a una vida nueva por la actuación de ilustradores modernos. Cabe destacar a Martin y Alice Provensen por su obra sobre temas del mundo juvenil, la vida de los animales, la Biblia, leyendas griegas etc... y a Roger Duvoisin y Louise Fatio por Happy Lion.

    Mientras tanto, Europa experimenta un florecimiento del libro infantil y en especial del libro ilustrado. Niños norteamericanos y europeos viven en el mismo mundo de imágenes y cuentos y mediante ellos tienen conocimiento unos de otros.

  • Primeros tiempos de la literatura infantil norteamericana, Benjamin Franklin y otros autores

  • Aquellos que comienzan por llamar al país Nueva Inglaterra, del mismo modo que en América se llamó a los territorios Nueva España, impusieron sus libros, sus costumbres y su moral. Con el tiempo lo indígena se fusionó con la cultura de los nuevos pobladores, dando lugar a una literatura infantil original. Así no es nada raro que en 1691 se publicase el New England Premier, inspirado en aquellos primers o abecedarios de Inglaterra.

    Además de abecedarios se encuentran oraciones e himnos de Watts y el libro de John Cotton titulado Spiritual milk for the american babes y el famoso Dialogue between Christ, Youth and the Devil.

    Es interesante la biografía de Benjamín Franklin (1706-1790) publicada en 1849. En ella nos cuenta cuáles eran las lecturas de un niño norteamericano. Franklin leyó a Bunyan y a R. Burton, escritos religiosos, Plutarco, Defoe: An essay on projets y al Dr Mathe: un ensayo para hacer el bien. En 1732 publica poor Richard´s almananach que contiene máximas de prudencia y consejos para la vida.

    En 1827 empieza a publicarse un periódico para los niños: The youth companion, en 1829 fue absorbido por The american boy. En él colaboraron escritores de la talla de Tennyson, Mark Twain, Gladstone y otros. En 1827 se publica también un libro de Peter Parley (seudónimo de Samuel Goodrich) que alcanza gran éxito: Tales of Peter Parley about America, en el que hay una serie de historia de divulgación geográfica de su país.

    • Lydia María Child (1802-1880), escribe libros dedicados a los niños y a las familias. El libro de las madres, la biblioteca de jóvenes familias y flores para niños. También una novela poética Philotea. Debemos citar también a los autores Félix Summerley y Henry Cole.

    • Washington Irving (1783-1859). Autor muy conocido fuera de las fronteras de América y muy popular en su tierra, su primer libro The sketch book se publicó en 1819. Está lleno de folklore y leyendas americanas y como resultado dio lugar a otro libro Rip Van Winckle. Irving viajó a Europa y se detuvo en la España romántica especialmente en Andalucía. Vivió en Granada y allí escribió Las leyendas de la Alhambra teñidas de orientalismo hispano-árabe. Junto a la literatura didáctica aparecen literatos de literatura infantil, se funden periódicos y comienza la literatura de aventuras.

  • Fenimore Cooper y las novelas de indios. Ballantyne Melville.

  • Fenimore Cooper nace en Burlington en 1789 y vive en Coopestown, tierra de fronteras, que luego va a ser el fondo ambiental de sus novelas. En 1930 publica su novela El robinsón del volcán. En 1926 publica la novela que le ha dado fama: El último mohicano donde narra los sucesos de la guerra que tiene lugar en 1757 entre Inglaterra y Francia por la posesión de un gran territorio de los Estados Unidos que pertenece a los indios indígenas. El tema principal es el indio primitivo, habitante de Norteamérica, al perder el indio sus tierras, comienza la desaparición de esta raza, ya que se atacan entre sí al ser utilizados por los combatientes blancos para sus fines.

    Se trata de una novela histórica. Fenimore Cooper hace historia del presente más inmediato y los caballeros son pieles rojas y hombres blancos enzarzados en peleas caballerescas. La originalidad de Cooper es que deja fijado para siempre el modelo de las novelas de indios. Aparecen en El último mohicano escenas que luego serán tópicos y el lenguaje de los pieles rojas será imitado en novelas posteriores. Este libro tiene su precedente en Atala o la historia de dos salvajes en el desierto la cual aparece con matices románticos y los pieles rojas héroes de novela.

    En 1822 Cooper publica El piloto, novela de aventuras que tiene por tema la guerra de la independencia de América. Este autor tuvo muchos pleitos y complicaciones, por dedicarse a la literatura política en que defendía siempre los derechos americanos. El último mohicano también se trata de una novela política. Cooper escribió también Las aventuras del capitán Miles Wallingford y Lucia harding.

    • Robert Michael Ballantyne 81823-1894) es otro de los grandes autores de novelas de aventuras. Es autor de Coral Island, The young fur trades y A eskimo tale.

    • Herman Melville (1819-1891) escribió Moby Dick, la cual no se incluye en la literatura infantil norteamericana. Sin embardo se han hecho tantas adaptaciones para niños que no queremos dejar de citarla. A parte de su simbolismo, es una novela de aventuras.

    • Edgar Allan Poe (1800-1849) escribió historias extraordinarias. Fue el verdadero inventor de la novela policíaca.

  • Harriet Beecher Stowe y La cabaña del tío Tom. El puritanismo y su acción social.

  • En 1852 se publica cabaña del tío Tom, que conmueve y revoluciona el país. Harriet Beecher nace en 1811 en Connecticut, se educa en un ambiente piadoso y puritano que va a determinar casi toda su obra. En 1843 publica una colección de historias con el título de El Mayflower, que relata la llegada de los primeros colonizadores americanos.

    La situación social de los Estados unidos estaba de tal modo establecida, que en pleno siglo XIX tenía vigencia la esclavitud. Harriet, como su marido Stowe, eran decididos partidarios de la abolición de la esclavitud. La obra Uncle´s Tom cabin es el producto de una exaltación religiosa y del convencimiento de que todos los seres humanos son iguales ante Dios. Pone en práctica el evangelio y al mismo tiempo ataca la discriminación racial. Tiene esta novela, por lo tanto, una intención claramente social, es literatura comprometida.

    Harriet usa un lenguaje de púlpito. Considera que esta raza debe conseguir la emancipación y la educación. Nos hace ver el origen puritano de la guerra de secesión, pues frente a poderosos motivos económicos existían motivos religiosos del puritanismo del norte. La novela alcanza tal éxito que escribe al año siguiente Una clave para la cabaña del tío Tom. En 1865 la autora tiene la satisfacción de ver cómo se decreta la abolición de la esclavitud.

    En 1867 publica Little pussy willow en el semanario infantil Our young floks. Su obra por excelencia, La cabaña del tío Tom estaba dirigida a todos los hombres cristianos, y se convirtió en un libro de lectura de los niños y de la juventud. Su estilo es directo y convincente. Fue traducida a todos los idiomas y se hicieron representaciones en todo el mundo basadas en el tema de esta obra.

  • Louise May Alcott. Experimentos educativos en “Mujercitas” y “hombrecitos”.

  • Los orígenes de la literatura de Louise están en la literatura pedagógica inglesa y en la alemana, pero el resultado será muy de América. Nace en Pennsylvania y vive en un ambiente familiar en el que la pedagogía es tomada muy en serio. Muy joven trabaja como enfermera en un hospital durante la guerra de secesión y comienza a colaborar en un periódico. Publica en 1863 Esbozos de un hospital.

    En 1867 publica el libro que le da fama Little women, esta historia se desarrolla durante la Guerra Civil, y tiene como protagonista a la familia March, que tiene que arreglárselas sin el padre que está lejos combatiendo en el ejército. Con escasez de dinero las cuatro hijas Meg, Jo, Betty y Ann se las ingenian para llevar la casa y ser felices. Adivinamos que detrás de Jo se esconde la propia escritora, por los rasgos comunes en su carácter.

    La novela es afirmativa y estimulante y lleva el espíritu americano. Estas jovencitas gozan de una gran libertad, decisión y autonomía propias de la mujer norteamericana. Se unen el sentido práctico, la seguridad moral y la educación.

    En 1871 escribe Little men. Esta novela de chicos es la historia de una experiencia educativa. La autora desarrolla las ideas pedagógicas de su padre y ofrece el modelo de una educación integral, física, intelectual y espiritual donde predominan la comprensión, la ayuda mutua y la colaboración, ideal sobre el que se basa la vida americana.

  • Mark Twain y la novela de “Tom Sawyer”. Nathaniel Hawthorne. La literatura norteamericana actual.

  • Samuel Langhorne Clemens escribió con es seudónimo de Mark Twain. Fue un hombre inquieto y vagabundo, al morir su padre desempeña diversos empleos: trabaja en una imprenta, es minero en Nevada, buscador de pieles, lo que le da una enorme experiencia de la vida. Al fin encuentra su verdadera vocación: periodista y escritor.

    En 1976 publica Las aventuras de Tom Sawyer. Es una novela realista: aventuras posibles y reales de un chico norteamericano. En ella se refleja un costumbrismo cotidiano que nos familiariza con el ambiente y la sicología de los seres humanos. El autor dice en el prólogo de su libro que la mayor parte de las aventuras ocurrieron realmente; algunas fueron experiencias propias y otras de amigos suyos. Huck está sacado de la vida real, y Tom Sawyer de tres chicos conocidos suyos.

    El humor unido a la observación y a una intriga a veces policíaca hace que esta obra tenga un éxito resonante. En 1885 Mark Twain escribe la segunda parte de Tom Sawyer. Se titula Huckleberry Finn, otro muchacho despierto a través del que descubrimos la vida norteamericana. El viaje a Europa del escritor la inspira la novela un yanqui en la corte del Rey Arturo. En la universidad de Oxford recibe el título de Doctor Honoris Causa.

    Mark Twain escribió dos artículos muy interesantes para la literatura infantil: “niño bueno” y “niño malo” con finales muy pedagógicos. El escritor es consciente de los tópicos que eran fundamentos inconmovibles de la literatura infantil. Desde el siglo de la Ilustración el niño bueno era modelo para el resto de los colegiales.

    Este exceso de bondad sin mezcla de mal alguno se contraponía al tipo de niño malo, con todas sus consecuencias. Por espíritu de contradicción y paradójico humorismo, en estos artículos Mark Twain hace que el niño malo triunfe y sea feliz y que el bueno sea un desgraciado sin premio. Gracias a esta terrible paradoja quedaban anulados los tópicos tradicionales y nacía un niño de verdad, lejos de los esquemas asépticos y antipáticos por exceso de idealismo. Así el realismo más autentico irrumpía en la literatura infantil, dando paso al niño de carne y hueso que es Tom Sawyer.

    • Nathaniel Hawthorne (1804-1864). Autor de La letra escarlata. Dedicó algunos libros a la infancia. En 1875 publicó Cuentos mitológicos y en 1889 Leyendas extraordinarias, traducidos al español con el titulo de La edad de oro. El autor razona en el prologo de esta obra por qué algunos relatos terribles no dañan a la infancia.

    • Clement Mome (1779-1863) Contemporáneo de Hawthorne, profesor de enseñanza bíblica y autor de un libro muy difundido: The night before Christmas.

    • Mary Mapes Dodges que escribió Hans Brinker (1865) sobre Holanda.

    • Horacio Alger (1834-1899), Autor popular que escribió más de cien libros cuyo personaje es un chico pobre que triunfa a través de todos los obstáculos. En 1867 publica Ragged Dick al que siguen The regged Dick Series, Luck and pluck series y Tatteres Tom series.

    • Frances Hodgson Burnett escribió una novela de gran difusión Little lord Fauntleroy.

    • Howard Pyle (1853-1911), Autor e ilustrador. Corresponde a la edad de oro de la literatura infantil norteamericana. El cuento popular y las leyendas atraen al autor casi como las novelas caballerescas tradicionales. En este último género destacan entre otros sus libros : The merry adventures of Robin Hood y King Arthur.

    • Palmer Cox (1840-1921), Many more nights.

    • Eliza Orne White (1856-1947) destacan sus novelas: when molly was six, a little girl of long ago, the blue aunt.

    • Carl Sandburg, Rotabaga stories y Abe lincoln grows up.

    Hacia 1925 empiezan a ponerse de moda los libros ilustrados para niños muy pequeños:

    • Wanda Gag publica en 1928 Millions of cats que alcanzó gran popularidad, también escribió The funny thing, Snippy & Snappy y Tales of grimm.

    • Muroe Leaf famoso por su historia del Toro Fernando, contribuye con él a enriquecer los álbumes ilustrados.

    • Marguerite de Angeli, autora de Ted an Nina go to the grocery store (1935), Cooper teed boots (1938) y The book of nursery and mother goose rhymes y Bright april (1946).

    • Ruth Sawyer, autora de The way of storyteller y The lones Christmas (1941).

    • Maud y Miska Reterham autores e ilustradores.

    • James Thurber ,Many moons.

    • Alice Dalgliesh, The little angel.

    • Luise Lenski, We live in the south, We live in the river, Little Sioux girl. Para los más pequeños ha escrito: Spring is here, Now it´s fall y I like winter.

    • Barbara Cooney, Chanticleer & the fox.

    • Mary Stolz, To tell your love.

    • Meindert de Jong, obtuvo la medalla Andersen por su obra en 1962, Far out the long Canal, The house of sixty fathers, The wheel on the school y Dick´s dog bello.

    • Scott O´dell, obtuvo la medalla Andersen en 1972, Island of the blue dolphins, The king´s fifth, The black pearl y The dark canal.

    • Louis Slobokin, Alice y Martin Provensen, Robert Mc Closkey, Frank Baum, Laura Ingals Wilder, Clyde Robert Bulla y Tomi Ungerer.

    En los últimos años destacan los autores:

    • E.B. White, Charlotte´s we web.

    • John Gardner, Dragón, dragón.

    • Eleanor Cameron, El patio de los niños de piedra.

    • Jean Craighead George, Julie y los lobos.

    • William Steig, La isla de Abel.

    • Isaac Bashevis Singer, Mazel y Shlimazel.

    • Destaca en el campo de la investigación la revista “Phaedrus”.

    INDICE

    1