¿Cuál es la naturaleza del fascismo actual?; Bob Lee

Historia universal. Estado fascista. Raza. Agrupaciones fascistas

  • Enviado por: Lyly
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

¿Cuál es la naturaleza del fascismo actual?

Por Bob Lee

Nota del editor: El siguiente artículo sobre la actual naturaleza del facismo está basada en una parte del reciente reportaje del Comité Nacional de la Liga de Revolucionarios para una Nueva América. El reportaje fué adoptado por el comité en la ciudad de Chicago durante el mes de Abril.

El facismo actual es la expresión política de la concentración de la riqueza y la propagación de la pobreza con base en el reemplazo del trabajo humano por la automatización electrónica. Es la dictadura de la burguesía, libre de las trabas de la democracia burguesa. Existen partes objetivas y subjetivas para el desarollo del facismo.

La parte objetiva:

La concentración sin precedente de la riqueza y el poder en manos de unas cuantas mega-corporaciones y billonarios, es el objetivo fundamental para dirigirse hacia el facismo y hacia un estado facista. Bajo las condiciones de extensa posesión de la propiedad, la democracia burguesa provée la forma del estado para que el capitalismo florezca y se desarolle. Bajo las condiciones actuales, los capitalistas no pueden permitirse decisiones acerca de sus riquezas y propiedades que pudieran ponerlas en manos de una creciente clase social que no tiene vínculos con la propiedad privada o el sistema capitalista. Son necesarios un nuevo tipo de estado y sociedad para que se les permita a los capitalistas expander sus mercados y maximizar sus utilidades bajo las condiciones de globalización. Un extenso aparato de represión, y particularmente el reciente rol de los militares, combinado con el poder en ascenso de las corporaciones establecen las bases objetivas para el facismo.

El dilema que actualmente enfrentan los EU en el mundo forma parte de las bases objetivas para la conducción hacia el facismo. Podemos ver que la economía del mundo en desarrollo y los inicios de la formación de una burguesía mundial están llegando a un conflicto, así como tambien socavando el dominio de los EU en el mundo. Cualquier solución que los EU busquen obligará a la represión doméstica y a la imposición agresiva de su voluntad sobre el escenario mundial.

No hay duda que los EU dominan el capital financiero mundial, esto es, controlan la formación de organizaciones multinacionales que presionan por el libre comercio en todos los rincones del globo, EU y que tiene el poder militar y económico para imponer una "economía pax americana" (paz y tranquilidad social forzadas para el florecimiento de los "negocios") resto del mundo. Porque para el gobierno de los EU el implemento de la política nacional significa la globalización económica bajo la hegemonía de los EU.

Al mismo tiempo, la globalización está socavando tal hegemonía. Mientras éste desafio al dominio de los EU está en sus etapas iniciales y los EU son aún obvia y extremadamente poderosos, un cambio profundo está ocurriendo, si bién aún subterráneamente, en las relaciones del poder mundial. Uno de los varios, indicadores mas significativos en éste proceso es la introducción del Euro y la unificación económica de Europa.

Políticamente, los EU no pueden simplemente imponer su voluntad como lo podían hacer en el pasado y el intentar hacerlo posible está conduciendo cada véz más a la guerra.

Objetivamente, los EU no tienen salida. Ni la militarización y la guerra, ni mercados más libres o la contínua expansión de políticas neoliberales, ni el proteccionismo y el nacionalismo económicos pueden resolver el dilema que plantea la globalización. Todos los caminos conducen a una mayor polarización, a inconformidades masivas y enajenación y al ulterior desarrollo del proletariado.

Por supuesto, los EU simplemente no se rendirán y se saldrán del juego y no solamente porque estén listas las bases objetivas para la economía global y para una burguesía mundial. Esto significa que las fuerzas subjetivas pararan de luchar por sus intereses o por lo que ellos perciban que deben ser sus intereses. Esto significará, no obstante, que el facismo crecerá más allá del proceso de implementar cualquier solución o combinación de soluciones que los EU persigan para proteger y mantener su posición en el mundo.

La parte subjetiva

Las condiciones objetivas establecen los parámetros, pero es la gente quién hace la historia. Para lograr lo que necesitan los capitalistas y las fuerzas que comandan, deberán confiar en la parte subjetiva del proceso. Los capitalistas no están tratando de ganarse a la gente estadounidense para el facismo "per se". Más bién, están cultivando una moral y una ideología entre el pueblo estadounidense que tolerará las formas y reglas que el capitalismo necesita. ¿Cuál es el lado subjetivo del movimiento hacia el facismo hoy en día?

Están los elementos duros del facismo abierto, tales como los Neo-Nazis y el Ku-Klux-Klan. Estos son en muchos modos los remanentes ideológicos del período pasado, sus raíces se afirman en el nacionalismo rabioso y el odio racial que caracterizó al movimiento facista de tiempos previos. También está la ideología derechista -- una agrupación compleja y heterogénea -- la cual ha jugado, y continúa jugando, un rol indispensable en el apoyo al cultivo de un ambiente ideológico que ha realizado y hecho posibles los cambios derechistas en la política y la sociedad.

Más difícil de conceptualizar, quizá, es el rol de las diversas formaciones de propagandistas de la globalización y de las políticas que están siendo utilizadas para llevar a cabo cosas tales como el libre comercio neo-liberal.

Los desacuerdos profundos entre éstos elementos subjetivos no deben obscurecer los fundamentos que la propaganda facista está ayudando a construir. La propaganda para la globalización, por ejemplo, ha incluído la eliminación de la responsabilidad del gobierno para con la sociedad, la sobre-valorización de los derechos de la propiedad privada sobre cualquier otra cosa y la expansión del aparato de encarcelamiento y exterminacion.

Especial señalamiento merecen los implacables esfuerzos por despojar de valorización humana a todos los que "no la pueden hacer" y en la demonización de todos aquellos que se resisten a su "destino". La propaganda ideológica de derecha también despoja a los pobres de su condición humana al proponer por soluciones como la "ley y el orden" y al abogar por el reemplazo del gobierno por la confianza en la familia, la iglesia ó el individuo. Similarmente las agrupaciones facistas públicas hacen eco a tales sentimientos, en su abierta postura antigobierno alimentando sospechas hacia el gobierno y otras instituciones sociales.

Raza y racismo han sido historicamente elementos cruciales de la ideología facista. Como quiera que el fundamento material para el racismo esta siendo erosionado por una nueva tecnología cualitativamente mejor, la conexión entre raza y facismo se esta descomponiendo. Por supuesto, el color aún permanece como una herramienta clave para la manipulación de las masas para el facismo y algunas agrupaciones abiertamente facistas y sus líderes de las "corrientes principales", tales como David Duke continúan dependiendo del color como pieza principal para su propaganda.

Otros elementos no enfatizan el color (aunque por supuesto lo podrían utilizar de modos sutiles). Similarmente, hemos visto que la promoción de una economía global no se acompaña de distinciones raciales en cuanto a quienes deben morir ó a quienes les corresponderá comer. Minimizando las distinciones de raza les permite a estos elementos ampliar sus mensajes, no solamente a cierta sección de negros, sino a un ámplio sector de blancos que no responden públicamente a las peticiones racistas.

De diferentes direcciones y en formas diferentes, los varios aspectos de lo subjetivo están llegando con sus mensajes a la descomunal y difusa masa de descontentos estadounidenses, arrastrándolos hacia el apoyo del facismo sin que siquiera el pueblo norteamericano se dé cuenta. Y si se les deja lograrlo, configurarán de esta manera la visión norteamericana que dará forma a luchas venideras.