Contaminación

Acción humana sobre ecosistema. Imactos negativos. Aire. Agua. Medio natural

  • Enviado por: RAXAO SA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

I. LA ACCIÓN HUMANA SOBRE LOS ECOSISTEMAS.

  • Los primeros hombres y mujeres vivían de ecosistemas naturales. Cuando los recursos empezaban a escasear tenían que desplazarse buscando nuevos emplazamientos lo que permitía una rápida regeneración del ecosistema.

Esta forma de vida se como nómada o cazador - recolector.

  • Al principio del neolítico los humanos desarrollan la agricultura y domesticación de animales, factor determinante en la creación de ecosistemas artificiales.

  • Las primitivas prácticas agrícolas y ganaderas marcan el primer impacto negativo sobre los ecosistemas naturales.

Éstas innovaciones constituyen un hecho decisivo en la transformación del sistema de vida nómada en sedentario.

  • A finales del S. XVIII con el inicio de la revolución industrial se produce la incorporación de máquinas a los procesos productivos humanos, lo que genera una sobreexplotación de los ecosistemas artificiales y el establecimiento de zonas industriales que provocan residuos y contaminación.

  • En la mitad del S. XX se produjo la explosión demográfica que incrementó la población mundial.

  • Éste hecho, junto al extraordinario desarrollo de la tecnología aplicada han llevado a identificar la segunda mitad del S. XX como el período de más grave deterioro ecológico que ha sufrido nuestro planeta desde la aparición de la vida en la superficie de la tierra.

II. IMPACTOS NEGATIVOS.

  • Sobreexplotación de los ecosistemas.

    • El estado de equilibrio de la mayoría de los ecosistemas naturales terrestres es el bosque. Los árboles frenan la acción erosiva de la lluvia. Cuando la acción humana sobre él es excesiva y queda al descubierto el suelo, la lluvia y el viento erosionan el suelo destruyéndolo.

    • Las praderas desaparecen si se sobreexplotan con el pastoreo.

    • Este proceso de degradación conduce a la desertificación.

    • La explotación de las especies marinas por el hombre se incrementó con la incorporación de procesos tecnológicos, con el descenso del número de capturas de determinadas especies, la disminución del tamaño y agotamiento de caladeros.

  • Destrucción de ecosistemas naturales y extinción de especies.

    • La intervención humana en los ecosistemas naturales ha condicionado la pérdida de animales y vegetales.

    • El ritmo de extinción ha ido creciendo. Gran parte de estas especies pertenecen a dos ecosistemas de gran diversidad biológica, los bosques tropicales y los arrecifes de coral.

    • En épocas anteriores a la aparición del hombre también se producían extinciones de especies, las primeras necesitaron millones de años para producirse, las actuales se desarrollan más rápido. La biodiversidad de la tierra se está empobreciendo a un ritmo acelerado.

  • Producción de residuos y contaminación del medio ambiente.

    • Son residuos todas las sustancias producidas y desechadas por la especie humana.

    • La contaminación es una modificación del medio debida a sustancias tóxicas que afectan a la especie humana y a las demás especies.

    • El gran aumento en el grado de contaminación ha dado lugar a desequilibrios en los ecosistemas amenazando su capacidad de autorregulación.

    III. CONTAMINACIÓN DEL AIRE.

    • Los principales contaminantes atmosféricos son los óxidos de carbono, los óxidos de nitrógeno, los óxidos de azufre y las partículas en suspensión.

    • El monóxido de carbono y el dióxido de carbono son los óxidos de carbono que contaminan el aire. El primero es producido por los motores de los vehículos de transporte y es muy tóxico.

    • Efecto invernadero: El dióxido de carbono es un componente normal de la atmósfera, puede aumentar su concentración debido a las combustiones industriales y urbanas, grandes incendios o erupciones volcánicas. Su acumulación en las capas altas impide el paso de las radiaciones de energía calorífica, procedentes de la tierra, que se reflejan de nuevo hacia ella.

    • Lluvia ácida: Los óxidos de nitrógeno procedentes de las combustiones industriales pueden ser arrastrados a grandes distancias por el viento, hasta caer sobre la superficie terrestre disueltos en gotas de lluvia.

    • Destrucción de la capa de ozono: El óxido nítrico y los (CFC) destruyen el ozono facilitando una mayor permeabilidad de las radiaciones ultravioletas con efectos nocivos sobre los seres vivos.

    IV. LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA Y EL SUELO.

    • La creciente actividad industrial y el aumento de población han producido un incremento en los vertidos residuales sobre las aguas de los ríos y mares, provocando un grave deterioro en la calidad de sus aguas. El resultado es la existencia de cursos de aguas turbias o lagos y mares con una enorme proliferación de algas.

    • Las principales sustancias contaminantes son:

    • La materia orgánica: que contamina las aguas puede proceder de los alcantarillados urbanos o de residuos de explotaciones ganaderas. El aporte de materia orgánica empobrece el contenido de oxígeno de las aguas debido al aumento de la actividad bacteriana que lo consume.

    • Los nitratos y fosfatos: son aportados por los vertidos domésticos. Su presencia en ellas provoca una proliferación excesiva de algas que le confieren un olor y sabor anormales. Los restos descompuestos de estas plantas aumentan el contenido de materia orgánica y el correspondiente consumo de oxígeno.

    • Detergentes: procedentes de los vertidos urbanos, la presencia de fosfatos en la composición produce efectos contaminantes.

    • Incremento en la utilización de plaguicidas en las explotaciones agrícolas ha conducido a la presencia de estos productos en las aguas.

    • Los vertidos de petróleo ya sean accidentales o habituales constituyen las fuentes más importantes de contaminación de hidrocarburos.

    • Si el vertido ocurre lejos de la costa, el petróleo tiene tiempo para transformarse en sustancias asfálticas. Pero cuando se hace cerca de la costa, no hay tiempo.

    • Las aguas continentales pueden aumentar su salinidad natural como consecuencia de aportes de origen industrial. Se considera que las aguas continentales están contaminadas de sales cuando su concentración es superior a 500mg por litro.

    • La presencia de metales pesados en el agua produce una contaminación de graves consecuencias ecológicas. Su origen está en la combustión de los carburantes, en el agua las concentraciones son muy bajas pero se puede acumular en los tejidos de los animales.

    • Contaminación del suelo: Podemos distinguir dos tipos de contaminación que afectan al suelo: los depósitos de residuos sólidos y las sustancias contaminantes.

    • Los depósitos de residuos sólidos constituyen en el momento actual un grave problema ecológico.

    • Los depósitos localizados de residuos sólidos urbanos provocan alteraciones del paisaje y de los ecosistemas sobre los que se asientan, apareciendo nuevas especies que son atraídas por ellos. El abandono de estos depósitos o el tratamiento inadecuado de los mismos puede provocar molestias o incluso incidir negativamente sobre la salud de las poblaciones humanas próximas.

    • Los basureros incontrolados alteran la estética del paisaje y constituyen un grave peligro ecológico por la posibilidad del incendio.

    • Las principales sustancias contaminantes infiltradas en el suelo son los pesticidas, los metales pesados y las sales minerales.

    • Los pesticidas se acumulan en el suelo.

    • Los metales pesados se infiltran con el lavado, por el agua de la lluvia, de los depósitos de residuos sólidos o con los vertidos industriales y mineros.

    • El incremento de la concentración de sales minerales en el suelo es consecuencia de la irrigación continuada de cultivos con aguas de alta salinidad.

    V. LA CONSERVACIÓN Y LA RECUPERACIÓN DEL MEDIO NATURAL.

    • Actualmente en la sociedad existe una mentalidad e inquietud sobre la conservación de nuestro entorno.

    • En la Ley de conservación de espacios protegidos se distinguen los espacios protegidos en las siguientes categorías:

    • Los parques son áreas naturales poco transformadas por la explotación u ocupación humana. Estos ecosistemas poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente.

    • Aquellos parques que, por su singularidad ecológica, y por ser representativo de alguno de los principales sistemas naturales, tienen interés general para todo el estado se denominan parques nacionales.

    • Las reservas naturales son espacios naturales cuya creación tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades que por su rareza o fragilidad, merecen una valoración especial. En ellas está prohibida la recolección de material biológico o geológico, salvo en aquellos casos en que por razones educativas o de investigación se autorice expresamente.